Libre albedrío y determinismo

Top PDF Libre albedrío y determinismo:

¿Es necesario el libre albedrío para la responsabilidad moral? un estudio sobre la discusión determinismo libertarismo

¿Es necesario el libre albedrío para la responsabilidad moral? un estudio sobre la discusión determinismo libertarismo

Incluso si un filósofo indeterminista fuera capaz de ofrecer soluciones aceptables a estos problemas, enfrentaría los problemas adicionales que se examinan en el capítulo dos de este trabajo. Como Van Inwagen ha argumentado, incluso si el determinismo fuera falso no daría lugar a una importante cantidad de casos en los cuales los agentes son capaces de hacer otra cosa que lo que en realidad hacen. Esta incapacidad para actuar de otra manera en un número significativo de casos parecería indicar que sólo rara vez podríamos ser considerados responsables de nuestras acciones. Al menos con respecto a las objeciones de Fischer y Ravizza, Van Inwagen ha argumentado adecuadamente que este no es el caso. Aunque somos incapaces de hacerlo de otra manera en un número significativo de casos, todavía podemos ser considerados responsables de las acciones que están determinadas por nuestro carácter. Es por esto que estoy convencido de que los agentes pueden ser considerados responsables de las acciones que se derivan de su carácter, incluso si ellos no son responsables de su carácter. Por lo tanto, parece ser que no hay relación intrínseca entre responsabilidad moral y libertad. Puesto que puede o no haber libertad y sigue existiendo la responsabilidad moral; a lo que podríamos plantear que el problema del libre albedrío es irrelevante para que exista la responsabilidad moral.

97 Lee mas

Determinismo, compatibilismo y escepticismo respecto al libre albedrío

Determinismo, compatibilismo y escepticismo respecto al libre albedrío

y que esa elección no esté determinada por las leyes naturales o los eventos pasados. Esta discusión, respecto a si un sujeto S está determinado a decidir A (si decide A) o B (si decide B) es una arista de la disputa compatibilismo – incompatibilismo. Se entiende por incompatibilismo aquella postura que rechaza la composibilidad del determinismo y la libertad, específicamente del determinismo causal. La propuesta incompatibilista ha dado lugar al rechazo de que un sujeto S pueda realizar acciones libres, o que tenga entre sus facultades el libre albedrío. Se ha denominado a esta postura extrema escepticismo respecto al libre albedrío (Free Will Scepticism). Si la postura incompatibilista intenta sustentar el libre albedrío y descartar determinismo, corresponde a lo que se denomina una tesis libertaria o libertarianismo (Libertarianism). Ya que uno de los objetivos principales de esta postura incompatibilista pro libre albedrío es evitar que la noción de responsabilidad moral sea rechazada por un determinismo fuerte (hard determinism), el libertarianismo debe dar cuenta de si el indeterminismo permite mantener dicha responsabilidad, o conduce a sostener un carácter estocástico de porque S realiza A en lugar de B. La consecuencia no deseada es que ni el determinismo, ni el indeterminismo, permitirían sostener que hay libre albedrío. Al respecto, un antecedente relevante es Gulliver, quien cuestiona el nexo acción libre – acción no causada (uncaused), y su restricción a causación física (physical causation): “It is and must-be true that the libertarian doctrine denies the application of the law of physical causation to volitions. It is not necessarily true that it denies the application of the law of causation to volitions” (1894:63).

11 Lee mas

El libre albedrío y la búsqueda de la felicidad

El libre albedrío y la búsqueda de la felicidad

concebible y coherente esta clase de libre voluntad? Esta pregunta es conoci- da como “Cuestión de Inteligibilidad”, y Kane la ha planteado de la siguiente manera: “¿Podemos darle sentido a una libertad o libre albedrío que es in- compatible con el determinismo? ¿Es dicha libertad coherente o inteligible? ¿O es, como reivindican muchos críticos, esencialmente misteriosa y termi- nantemente oscura?” (Kane, 1996: 13; traducción propia). A este respecto, el mayor reto al que se enfrenta el libertarismo es el conocido como “argumento de Mind” o “argumento del azar”, por el cual no puede haber libre albedrío si la voluntad no está determinada porque el indeterminismo lleva consigo aleatoriedad y, por tanto, falta de control sobre nuestras decisiones y/o accio- nes. No en vano, las propuestas libertaristas deben intentar explicar de modo inteligible cómo el indeterminismo permite al agente gozar de dos condicio- nes que son tenidas como fundamentales por el libertarismo: 1) posibilidades alternativas de decisión y/o acción, y 2) control último (es decir, autoría au- téntica) sobre las propias decisiones y/o acciones.

22 Lee mas

Antropologa del cerebro:determinismo y libre albedro

Antropologa del cerebro:determinismo y libre albedro

Esta línea de pensamiento lleva directamente a la con- clusión de que aunque la libertad es una mera sensación, es, sin embargo, una ilusión útil. Es ventajoso creer que las personas deben recibir premios y castigos orientados por una ilusoria determinación de merecimientos. Es útil la sensación de autoría que se percibe al actuar intencionalmente. La ilusión sirve también, piensa Wegner, para ordenar el rompecabezas causal que nos rodea. Ade- más, se puede comprobar empíricamente que quienes creen en el libre albedrío son más eficientes. Al pensar en su ar- dua defensa de que el libre albedrío es una ilusión muy útil y reconfortante, uno acaba preguntándose si, a partir de estas premisas, lo mejor no sería más bien optar por el silencio: ¿para qué revelar que estamos atados a una cade- na causal determinista si la ilusión es tan benéfica? La úni- ca ventaja que obtenemos al disipar la ilusión −según Wegner− es la paz mental que supuestamente nos invade cuando aceptamos resignadamente nuestro sometimiento al determinismo, en lugar de luchar denodadamente por el control. Esta alternativa, propia por ejemplo del budis- mo Zen, se propone renunciar a nuestra pretensión de con- trolar intencionalmente la cadena causal. Pero en seguida Wegner se percata de que acaso no sea posible renunciar intencionalmente a la ilusión de intencionalidad. Ha caído en una curiosa contradicción.

9 Lee mas

Pena, determinismos y la imagen que tenemos de nosotros mismos

Pena, determinismos y la imagen que tenemos de nosotros mismos

A grandes rasgos, el problema se presenta cuando vemos que, si la tesis del determinismo es verdadera, no es posible que exista el libre albedrío. El razonamiento básico es el siguiente: si se entiende que el libre albedrío implica poder realizar cambios en el mundo espontáneamente (por medio de acciones) sin ningún tipo de determinación, no se puede afirmar a la vez que todo evento en el mundo sea dependiente por completo de otros eventos remotos. Esto queda claro si consideramos que esa dependencia se explica a través de leyes de la naturaleza y la forma en que estas rigen las relaciones entre eventos remotos, siendo que ni las leyes (su validez y contenido) ni dicho eventos remotos (en el tiempo y en el espacio) están a nuestra disposición. Esto es lo que se ha denominado el argumento de la consecuencia por Peter van Inwagen 5 . Por otra parte, si se considera que el

24 Lee mas

Libertad y libre albedrío a la luz de la neurociencia: una revisión del experimento de Benjamin Libet

Libertad y libre albedrío a la luz de la neurociencia: una revisión del experimento de Benjamin Libet

El experimento de Benjamin Libet ha sido interpretado bajo la óptica de la rama anticompatibilista, que encontraba en la realización de dicho experimento el argumento necesario para la defensa de que la libertad humana es incompatible con el mundo de causas y efectos, el mundo físico. Así, desde esta óptica, se han dado una notable cantidad de interpretaciones que situaban en la activación cerebral previa al ser consciente de la decisión, la justificación y prueba de que existe un determinismo biológico, y que por lo tanto, la libertad no es compatible con este mundo físico. En este sentido, la libertad es para algunos incompatibilistas, concretamente para aquellos que defienden el mundo físico de causas cerradas, un mero epifenómeno, una ilusión. Por otra parte, existen los incompatibilistas dualistas que para defender la posibilidad de la libertad, sostienen que hay una realidad más allá del mundo físico. De hecho, Libet parece situarse en esta línea. Como planteamos en nuestra propuesta de interpretación acerca de cómo hemos de entender el experimento y qué limitaciones encontramos en las conclusiones que se han extraído de él, el argumento de que la toma de decisión se haga consciente a posteriori de una carga eléctrica en el cerebro, concretamente en el córtex premotor, no implica de ninguna de las maneras que estemos predeterminados a actuar como actuamos o a elegir lo que elegimos. Por eso, nuestra propuesta abre todo un campo de posibilidades a la hora de examinar la compatibilidad de la posibilidad de la libertad de elección en el ser humano con nuestro mundo físico de causas y efectos, y que por lo tanto, nuestra libertad no sería una mera ilusión, sino una realidad.

34 Lee mas

El determinismo de Maimónides

El determinismo de Maimónides

Saadia rechazó esta posición, postulando que la habilidad para actuar existe necesariamente antes del acto, de modo que da al hombre la posibilidad de obrar tanto como la de refrenarse de hacerlo. Insiste además en que ningún hombre realiza acción alguna a menos que elija (bo ˙ er) hacerlo, pues es imposible actuar si no se tiene libre albedrío; el correlato con respecto a la omnisciencia, en Saadia, comporta que Dios no interfiere, con Su poder, en el más mínimo detalle concerniente a la acción de los hombres, ni les compele de modo que sean obedientes a Sus mandatos. Pero si Dios sabe lo que ocurrirá aun antes de que suceda, sabrá, por ejemplo, si un hombre habrá de desobedecerle; y así no sería posible que éste le obedezca, salvo que –como arguye Saadia- el conocimiento divino no sea causativo. Proclama así el pensador que la omnisciencia divina concierne a las cosas, pero no es causa de las mismas. Si fuese causativa, los futuros contingentes existirían desde la eternidad, ya que el conocimiento de los mismos por parte de Dios es eterno. Así, el conocimiento de una cosa, por parte de Aquél, no es causa de su existencia, del mismo modo en que el conocimiento humano de las cosas que han sucedido no es la causa de que éstas ocurrieran. Pero, de nuevo se pone la cuestión: si Dios sabía que una persona desobedecería, ¿podía ésta obedecer?. La respuesta, en Saadia, es: si esta persona había de obedecer en lugar de no hacerlo, habríamos dicho, con respecto a lo primero, que Dios sabía que obedecería y no lo contrario. El egipcio –como después ha- Levi- argumenta la posibilidad de libertad de elección sobres bases fenomenológicas. Nuestra propia consciencia del poder que tenemos para elegir entre alternativas atestigua, por sí misma, la existencia de libertad electiva. Pero si el conocimiento divino no es causativo con respecto a las acciones futuras, ¿son éstas causativas al respecto de aquél? Saadia no se detiene en esta cuestión, cuyas implicaciones últimas habrían de considerar por extenso filósofos posteriores a él, en el seno de la filosofía judía.

22 Lee mas

ADE conoc 1 2015 I

ADE conoc 1 2015 I

Este término es usado en diversas disciplinas: derecho, religión, filosofía, etc. Así, por ejemplo, San Agustín decía que el libre albedrío designa la posibilidad de elegir entre el bien y el mal; mientras que en algunas doctrinas del derecho penal, el libre albedrío se emplea como una causalidad de la culpabilidad de un delincuente.

23 Lee mas

“La muerte predestinada” (AT 934): del Libro del Caballero Zifar a la tradición oral asturiana

“La muerte predestinada” (AT 934): del Libro del Caballero Zifar a la tradición oral asturiana

Por otra parte, y dejando de lado el texto medieval del Caballero Zifar, la disyuntiva apuntada entre “predestinación” y “libre albedrío” se manifiesta con claridad en función de la solución que adoptan las distintas versiones de la tradición oral moderna respecto de la “muerte” o la “salvación” del protagonista, hecho éste que seguramente convendría observar a la luz de las tres religiones del Libro —cristiana, musulmana y judía— e, incluso, de las creencias precristianas de los pueblos de la Europa del Norte, ya que las versiones orales de este cuentecillo se extienden —como apuntamos al principio— por una extensa área geográfica que abarca las tres grandes ramas lingüísticas del continente europeo (germánica,

18 Lee mas

Influencia de la doctrina de la transmisión del pecado según Agustín de Hipona y Pelagio en la Iglesia Adventista del Séptimo Día

Influencia de la doctrina de la transmisión del pecado según Agustín de Hipona y Pelagio en la Iglesia Adventista del Séptimo Día

y principios del siglo XVII. A pesar de que nación en Holanda fue formado teológicamente en Ginebra. En su teología destacan elementos distintos a los de la teología de Calvino, elementos como el libre albedrío y la gracia de Dios. Se opuso claramente a la doble predestinación que Calvino propuso basado en la teología de Agustín. Con respecto a la predestinación, enseñaba que estaba basada en el pre conocimiento divino. Dios conoce desde la eternidad quienes van a creer y a estos predestinó para salvación. La diferencia entre los electos y réprobos es que unos creen y los otros no. La gracia de Dios puede ser resistida o rechazada. Por tanto, el factor determinante en nuestra salvación es nuestra respuesta al llamado del evangelio. (v. Carl Bangs, Arminius, A Study in the Dutch Reformation, 2nd edition, (Grand Rapids: Zondervan Publishing House, 1985).

76 Lee mas

Las Leyes Divinas

Las Leyes Divinas

El Cristo y la Jerarquía espiritual nunca han infringido el derecho divino de los hombres a tomar sus propias decisiones, ejercer su libre albedrío y alcanzar la libertad, luchando por ella en forma individual, nacional o inter- nacional. Cuando la verdadera libertad reine en la tierra veremos el fin de las tiranías: política, religiosa y económica. No nos referimos a la democracia moderna como una condición que satisface la necesidad, porque la democracia es en la actualidad una filosofía anhelante y un ideal no logrado. Se habla del período que ciertamente vendrá, en que gobernarán personas iluminadas, las cuales no tolerarán el autoritarismo de la iglesia ni el totalitarismo de ningún sistema político; tampoco aceptarán o permitirán que ningún grupo ni “ser” alguno

14 Lee mas

El poder de decisión o el último grito del Ápeiron

El poder de decisión o el último grito del Ápeiron

Epicuro se detiene en este punto y piensa que, de acuerdo con el sentido común, el movimiento existe y la caída atómica también, pero agrega que en la caída debe existir un desvío, una inclinación atómica, el clinamen. La declinación atómica sería necesaria para que ante diferentes inclinaciones los átomos pudieran formar las distintas cosas en el universo; además, y aquí es donde el sustento metafísico le da el basamento a una ética, si los átomos cayeran en línea recta entonces todo tendría un principio y un fin, un origen y un destino, todo podría estar previamente predeterminado. Esto sin duda es un fatalismo puro (origen de un determinismo, por cierto) pues sin esta inclinación atómica nosotros podríamos tener un destino y poco importaría si pudiéramos tener poder de decisión o no. El clinamen epicúreo viene a proporcionar precisamente una idea de libertad, e intro- duce al mismo tiempo una idea que incomoda mucho a los científicos en la historia; si todo está sujeto a la inclinación atómica, entonces, ¿estos encuentros atómicos de qué dependen? Epicuro no lo menciona pero no logró impedir que en su sistema de pensamiento se introdujera la idea de azar, las colisiones atómicas estarían sujetas al azar, y hasta la fecha se sigue discutiendo si nuestras decisiones sólo son la resulta de una cantidad inmensa de situaciones y condiciones previas. “Epicuro introdujo este razonamiento porque temía que, si el átomo era siempre transportado por una gravedad natural y necesaria, no nos quedaba ninguna libertad, ya que el ánimo se mueve obligado por el movimiento de los átomos 4 ”.

10 Lee mas

Intuiciones opuestas sobre el libre albedrío y la justicia: comentarios sobre Causation and Free Will, de Carolina Sartorio

Intuiciones opuestas sobre el libre albedrío y la justicia: comentarios sobre Causation and Free Will, de Carolina Sartorio

Fuera de la filosofía profesional, muchas personas educadas parecen creer que el hecho de que la libertad es “inherente” o “esencial” a los seres humanos justifica el derecho a una variedad de libertades políticas o económicas 2 (tales como la libertad de expresión y la libertad contractual), límites constitucionales al poder del gobierno, y más generalmente prácticas o instituciones que promueven o respetan la libertad individual, tal como ésta es comúnmente entendida en nuestra cultura política. Esta línea de argumentación parece incurrir en la falacia de concluir que ciertas libertades políticas deben ser promovidas o respetadas a partir de premisas que afirman la existencia del libre albedrío. Dos consideraciones parecen apoyar este cargo de falacia. En primer lugar, la libertad que interesa a los metafísicos, y ciertamente es el foco de atención de Causation and Free Will, es un hecho (real o posible) concerniente a la acción humana, y es lógicamente imposible que las proposiciones fácticas, por sí mismas, justifiquen acciones, prácticas o instituciones, incluyendo acciones, prácticas o instituciones que promuevan o respeten libertades políticas. Me hago eco aquí de lo que han sostenido muchos

12 Lee mas

Análisis de la responsabilidad penal de los adolescentes a la luz de los esquemas filosóficos del delito

Análisis de la responsabilidad penal de los adolescentes a la luz de los esquemas filosóficos del delito

influenciados por el pensamiento de la ilustración –especialmente por los postulados de Beccaria- sostienen que el delito es una declaración jurídica del Legislador con el propósito de garantizar la seguridad de los ciudadanos cuyo desconocimiento tiene como consecuencia la imposición de un mal proporcional al daño causado, que restablezca al orden jurídico; la pena. El Jurista Colombiano Nódier Agudelo Betancourt (1978) hace notar la influencia de la escuela clásica italiana en América Latina desde finales del Siglo XIX, especialmente, de los planteamientos matemáticos de Francisco Carrara, los cuales son considerados “un hito fundamental en la ciencia jurídico penal latina” (p. 17); según este autor, cuando Carrara habla de responsabilidad penal (culpabilidad) señala que esta es fruto del libre albedrío del individuo, pues el hombre escoge dirigir su conducta entre el bien y el mal, de ahí que predique que la pena es una retribución moral, tal como se entendía en la época referenciada. De tal manera que la imputabilidad estaría ubicada en el principio de libre albedrío.

30 Lee mas

Ethics and health care quality: an inseparable pairing

Ethics and health care quality: an inseparable pairing

Valorando y procurando asimilar el amplísimo basamento teórico de la calidad en salud —testi- moniado a través de miles de páginas escritas en el mundo entero—, tenemos el convencimiento pleno que su aplicación práctica debe ser verifi- cada y cuantificada aplicando instrumentos de comprobación y medición basados en indicadores de calidad generales y específicos, hasta lograr que cada unidad de servicios —con sus respectivos prestadores— sea capaz de identificar por sí mis- ma cuáles deben ser “sus” propios indicadores de calidad en cada una de las prestaciones que brinda y que, a modo de guías, sean los referentes que orienten su rumbo de manera permanente. Este sería un ejercicio estimulante que promovería la superación constante hasta alcanzar la excelencia plena, que en buenas cuentas no es otra cosa que calidad posible de ser garantizada, expresión esta última muy comprometedora y que muchas veces se utiliza de manera libre y desaprensiva, sin com- prender realmente su profundo significado ético y jurídico.

9 Lee mas

1985-10-19 Cristo en Ti, Esperanza de Gloria

1985-10-19 Cristo en Ti, Esperanza de Gloria

precisará también una gran buena voluntad, una tremenda buena voluntad con respecto a aquella persona y después un entendimiento claro y profundo para saber cómo y de qué manera vamos ayudarla. No hay necesidad de que la persona se entere de que está siendo ayudada, la manera más secreta es pedir a Dios por aquella persona porque Dios sabe más que nosotros cómo debe ser ayudada. Claro que parecerá muy mística esta afirmación, no lo es, es muy dinámica, porque como les decía el otro día hay dos cosas en el individuo que hay que conocer exactamente para saber los límites de la acción: primero el libre albedrío, después la voluntad espiritual. Si ustedes a nuestra propia voluntad espiritual le dan el nombre de Dios, estupendo, queda muy bien; y si al libre albedrío le dan ustedes la forma o el símbolo de la personalidad y quiere ayudar también tendrán razón, pero, dense cuenta que una de las expresiones del libre albedrío es la tremenda capacidad que tiene el hombre de equivocarse, es decir, en el sentido de elegir cosas que no le interesan o no le convienen, está dentro del conflicto de la elección, siempre, constantemente: hay que hacer esto o hay que hacer lo otro, esto constituye el campo o la prueba para todos los seres humanos, pues la equivocación, a fuerza de equivocarse lleva como consecuencia una rectificación, pero la Voluntad es Dios en nosotros, el Espíritu de Cristo en ti esperanza es de gloria, entonces éste sí que no se equivoca, éste sí que sabe cómo ayudar, de qué manera ayudar y a quién ayudar, pues el Espíritu de Cristo en nosotros, o nosotros mismos, no estamos sujetos a la ley de la elección, de estar constantemente escogiendo de entre todas las cosas que están en nuestra consideración o análisis sino que está en la fuerza misma de las cosas, pues la voluntad del hombre a la que hago referencia, forma parte de la propia voluntad de Dios y no es en manera alguna el libre albedrío. El libre albedrío está unido a la mente concreta y cómo ustedes saben es la matadora de lo real como decía Mdme. Blavatsky; entonces, si creamos el "antakarana", -ya estamos con el sistema educativo- tendremos que el libre albedrío debe conectarse a través del "antakarana" con la Voluntad de Dios en nosotros o Cristo en ti esperanza de gloria, ¿y qué pasa entonces?, entonces, el libre albedrío se transforma en la propia Voluntad de Dios, ya no puede equivocarse, ya no está sujeto al conflicto de la elección, cuánto dice, cuánto hace, cuánto siente es verdad, no puede equivocarse Dios en nosotros, nosotros fuera de Dios sí nos equivocamos constantemente y esta afirmación forma parte del equipo de los discípulos en esta Nueva Era, forma parte de la gran responsabilidad de los discípulos en esta Nueva Era, constituye nuestra fuerza suprema en esta Nueva Era y no existe Nueva Era aparte de la voluntad del hombre, aparte de la voluntad entera de la humanidad.

28 Lee mas

El determinismo del patriarcado

El determinismo del patriarcado

Ante el auge del movimiento feminista, el determinismo biológico afirmaba que desempeñar papeles de líder en la vida pública es cosa de hombres. Atacan al movimiento feminista también afirmando que el hecho de que las mujeres ocupen un lugar destacado en los negocios traería consigo cierto peligro, en tanto que se produciría desorganización en las empresas por las “olas de embarazos”. La conclusión a la que quiere conducirnos el determinismo es la de que es un error que las mujeres trabajen fuera de casa , ya que trastorna la economía, porque la seguridad social tiene entonces que pagar sus servicios, que de estar la mujer en el hogar serían suministrados a través de su labor femenina no remunerada.

4 Lee mas

1984-06-14 El Libre Albedrío en el Hombre y el Plan de Dios

1984-06-14 El Libre Albedrío en el Hombre y el Plan de Dios

el suicida o el mago negro van contra la ley, porque si el karma tiene que cumplirse en el año 1980 y se quita la vida en el año 1920, quedan sesenta años. Entonces, ¿qué haremos con los sesenta años? Esotéricamente no se miden en forma temporal sino en términos de energía, la energía que se hubiese generado durante sesenta años de acuerdo con las analogías cósmicas, de acuerdo con el karma y de acuerdo con las posibilidades o grado de evolución de aquella entidad que se ha suicidado. Como veis, en el caso del Iniciado se va a favor de la ley, en el caso de un mago negro y en el caso de la persona que atenta contra su vida, que se la quita voluntariamente, va contra la ley, altera todos los planes del Creador con respecto a su minúscula vida, pero, ¿qué sucedería si fuese una cantidad impresionante de seres humanos que se hubiesen muerto voluntariamente por no querer afrontar el riesgo de la acción, el riesgo del karma?, ¿qué sucedería entonces?, porque el Logos Planetario sabía exactamente a qué se exponía allí cuando al hombre-animal le dotó de mente, y al dotarle de mente le dotó de autoconciencia, y al dotarle de autoconciencia le dotó de voluntad individual o individualizada. Y esto es el libre albedrío, y sabe Dios que durante el curso de los siglos esta voluntad ha estado constantemente en contra de los principios divinos, en contra de los planes establecidos. Así que cuando la Jerarquía prepara un Plan, digamos, para dentro de cien años, no sabe si la humanidad podrá responder a las exigencias del Plan, si podrá corresponder con su propia voluntad al desarrollo de este Plan, no lo sabe, ¿verdad? Pues entonces la Jerarquía tampoco, ni cualquier entidad espiritual dentro de este gran cuerpo que es el Logos Planetario, no podrá disponer una actividad dentro de la humanidad si la humanidad no se lo consiente. Y como hay una ley que no se puede alterar el karma de la humanidad y aquella voluntad del hombre está creando karma, resulta que el karma de la humanidad se está agrandando cada vez más llegando a extremos inverosímiles. No está escrito dentro de los planes, digamos, del Logos planetario, ni de Sanat Kumara, que exista una degradación artística, que exista una degradación moral, que exista una degradación humana, no está escrito, está escrito el progreso constante. ¿Qué sucede entonces? Entonces, lo que puede hacer la Jerarquía, inspirada por Shamballa, es aumentar el ritmo espiritual sobre los discípulos, porque a medida que van avanzando los discípulos se contrabalancea el peso de aquellos que van en contra de la ley, y establecen un ritmo positivo dentro de un caos negativo, y entonces se va cumpliendo la ley más lentamente, pero se va cumpliendo.

10 Lee mas

Lmites de la autonoma en el paciente peditrico

Lmites de la autonoma en el paciente peditrico

No puede hablarse del paciente pediátrico como si fuera una circunstancia única, o una entidad patológica. Todo paciente es un individuo (indivisible en cuanto a su natura- leza), y es único e irrepetible en cuanto a su existencia y en cuanto a su esencia. Pero además, el paciente pediátrico variará, de acuerdo a su edad y a su grado de madurez, para tomar decisiones. En este artículo se expone lo que significa una decisión libre, y la posibilidad real que existe en el niño de tomar una decisión de esa naturaleza. Ade- más se aclara la diferencia entre autonomía y libertad. Palabras clave: decisión libre, autonomía, libertad.

8 Lee mas

1975-09-13 La Sensibilidad

1975-09-13 La Sensibilidad

lo profundo de su corazón. Yo, a este contacto del hombre con su arquetipo superior lo denomino: sensibilidad. Lo demás es un andar en pos de la sensibilidad. Hasta aquí hemos creado conflictos por el apego, o sea, en el campo de los sentidos, en el campo del psiquismo, en el campo fluctuante constantemente de las emociones o, en los niveles intelectuales de la mente. Al llegar a este punto, la problemática encuentra su vía completa de solución, entonces, empezamos como seres humanos a reflejar en tiempo y espacio la gloria divina. Hasta aquí hemos llegado en el proceso de invocación constante de sensibilidad, cuando adquirimos la sensibilidad, cuando estamos en contacto con un arquetipo, el arquetipo diseñado para cada cual a través del tiempo, entonces, se produce un hecho insólito en la naturaleza del hombre, que obliga a cambiar fundamental y radicalmente para siempre, entra, como esotéricamente se dice, en la gran corriente de Vida Divina, entonces, todo cuanto ve desde esta elevada atalaya, todo cuanto puede concebir su imaginación y todo cuanto realiza en el mundo de relaciones, es correcto. Esto nos lleva también a la pregunta que se me hizo la otra vez, sobre el papel que juega el libre albedrío del hombre en la búsqueda de su propia sensibilidad, habida cuenta de que llegado el ser humano a cierto punto, cuando está invocando constantemente la gloria de Dios en su vida, está perdiendo la capacidad del libre albedrío. Esto parece un sacrilegio, porque todos estamos habituados a trabajar, a crear a través del libre albedrío, pero, es que el libre albedrío, analizado fundamentalmente desde un punto de vista de verdad intuitiva, aparece como una división dentro de la mente o dentro del corazón que nos hace propicios a elegir una cosa en vez de otra o, un grupo de cosas en vez de otro grupo de cosas, que hace que elijamos nuestros amigos, que elijamos la familia, nuestro trabajo, profesión, etc., etc., lo cual, en el fondo, si lo analizamos desde un punto de vista intuitivo, aparece como una negación de la vida espiritual, que es unidad, porque analizando el asunto más críticamente, sin perder el punto de vista de sensibilidad espiritual, vemos que solamente puede actualizar la verdad la mente de aquel hombre que por haber realizado un arquetipo en su vida, ha perdido la capacidad de libre albedrío, o sea, la capacidad de elegir entre una o más cosas; se sobreentiende que el hombre que ha alcanzado la verdad no está sujeto a opción entre la verdad y la mentira, sino que habiendo alcanzado la verdad siempre actuará en verdad, en espíritu y en vida y, por tanto, está su problemática más allá de las lindes del tiempo, más allá de los senderos ilusorios, más allá del maya de los sentidos, de los espejismos astrales y de las ilusiones del mundo mental.

12 Lee mas

Show all 10000 documents...