LITURGIA DE LAS HORAS

Top PDF LITURGIA DE LAS HORAS:

La palabra de Dios en la liturgia de las horas

La palabra de Dios en la liturgia de las horas

El proceso iniciado a partir del Concilio Vaticano II ha revelado que la “reforma” en la liturgia consistió no pocas veces en la recuperación de ele- mentos y tradiciones más genuinas que caracterizaron a la oración de la Igle- sia. La celebración de la Liturgia de las Horas no fue una excepción, y uno de esos elementos ha sido el lugar más destacado −si cabe− de la Palabra de Dios en dicha celebración. El propósito de este artículo es, justamente, poner de relieve ese lugar la Palabra en la Liturgia de las Horas y los criterios que han iluminado tales disposiciones. El autor concluye con una serie de reflexiones acerca de la sacramentalidad de la Palabra.
Mostrar más

20 Lee mas

Liturgia de las horas del Lunes 16 de octubre de 2017

Liturgia de las horas del Lunes 16 de octubre de 2017

daré gloria a tu nombre por siempre, por tu grande piedad para conmigo, porque me salvaste del abismo profundo. Dios mío, unos soberbios se levantan contra mí,. una banda de insolentes a[r]

12 Lee mas

I Parte: La música al servicio de la liturgia

I Parte: La música al servicio de la liturgia

Varios factores determinan la decisión respecto a qué partes de la misa deben cantarse. Algunos tiempos y fiestas del año litúrgico ameritan una celebración mayor, como la Pascua, la Navidad y sus respectivos tiempos. Durante estos tiempos tan importantes no solo cantamos más partes de la liturgia sino que también agregamos instrumentaciones y contrapuntos a las partes que cantamos habitualmente. Este principio recibe el nombre de “solemnidad progresiva” (Ordenación General de la Liturgia de las Horas, 271–273). Otro aspecto de este principio tiene en cuenta el flujo y reflujo de cada celebración individual de la liturgia y la relativa importancia de cada parte (OGMR, 40). También se evalúa la composición de la asamblea para determinar qué partes se cantarán. Por ejemplo, si la asamblea consiste predominantemente de niños pequeños o si asiste poca gente o si el idioma o la cultura es un factor, quizás se necesite recurrir a la simplificación. Las partes de la misa que deberían cantarse, de ser posible, se dividen en cuatro categorías: I. Diálogos y aclamaciones
Mostrar más

6 Lee mas

La liturgia, sacramento de la misericordia de Dios

La liturgia, sacramento de la misericordia de Dios

Esta espiritualidad, que tiene su fuente y culmen en la Litur- gia, sobre el plano de la realización y manifestación, es la inserción plena en el misterio de la salvación, al punto de llevar a cada uno de los fieles al encuentro con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, los cuáles vienen a visitar a los hombres, para hacerlos similares a ellos “partícipes de la naturaleza divina” (2Pe 1, 4) y embriagarlos siempre con su amor (cf. Pro 5, 19). Toda acción litúrgica, cada una a su modo, realiza este encuentro misericordioso y transformante: la celebración de la Eucaristía, así como todos los demás sacramentos , la celebración de la Liturgia de las Horas , la celebración de los mis- terios de Cristo durante el año litúrgico, esto es, Pascua, Cuaresma, Navidad, Adviento, el tiempo Ordinario y las fiestas de los santos 31 .
Mostrar más

18 Lee mas

La Biblia en la liturgia y la homilía

La Biblia en la liturgia y la homilía

El leccionario es, por lo tanto, el intermediario principal entre la Biblia y el cristiano, porque la Iglesia hace de aquella una lectura sistemática, pedagó- gica, al servicio de la celebración de la fe, acompasada al tiempo dentro del año litúrgico, que recorre el misterio de Cristo, tanto en el ciclo temporal (Tiempo Ordinario, Adviento-Navidad, Cuaresma-Pascua), como en el santoral. En resu- men, el leccionario representa una síntesis armoniosa de Biblia y Liturgia, que se completa con los libros de la Liturgia de las Horas. Sus índices finales son herramientas valiosísimas para conocer y estudiar el uso que la liturgia hace de los distintos libros de la Biblia, tanto en la eucaristía y la liturgia de las horas a lo largo del año litúrgico, como en los sacramentos.
Mostrar más

17 Lee mas

Espiritualidad desde la Liturgia

Espiritualidad desde la Liturgia

Leemos en SC 90: “El Oficio divino, en cuanto oración pública de la Iglesia, es además fuente de piedad y alimento de la oración personal”. La oración litúrgica tiene, pues, un valor normativo en la vida de oración del cristiano. Como dice el Catecismo de la Iglesia Católica, en el n. 1073, en la liturgia “toda oración cristiana encuentra su fuente y su término”. No siempre se tiene presente este principio en la pastoral de la oración. Viene al caso la poca resonancia que han tenido las palabras de Pablo VI en la Exhortación Apostólica Marialis cultus, del 2 de febrero 1974, cuando en el n. 53, interpretando el Decreto del Vaticano II Apostolicam actuositatem, n. 11, proclama la primacía de la Liturgia de las Horas como oración de la familia cristiana y seguidamente añade: “Pero después de la Liturgia de las Horas –cumbre a la cual puede llegar la oración doméstica–, no hay duda que la Corona de la Bienaventurada Virgen María ha de ser considerada como una de las más excelentes y eficaces oraciones en común, que la familia cristiana es invitada a recitar” (n. 54). En las iniciativas pastorales de estos últimos decenios no parece que se haya respetado esta jerarquía de valores.
Mostrar más

49 Lee mas

Liturgia

Liturgia

La Universidad Pontificia Comillas no admite matrícula de alumnos de enseñanza libre, siendo obligatoria para todos los alumnos la asistencia a las actividades docentes presenciales. La inasistencia a más de un tercio de las horas presenciales en cada asignatura puede tener como consecuencia la imposibilidad de presentarse a examen en ella en la convocatoria ordinaria del mismo curso académico. Las normas académicas del centro podrán extender esta consecuencia también a la convocatoria extraordinaria.

10 Lee mas

El lenguaje simbólico de la liturgia

El lenguaje simbólico de la liturgia

La mirada de la fe descubre, desde lo más remoto de la historia de la hu- manidad, un ingente esfuerzo del Espíritu creador volcado hacia la Luz, que más tarde habrá de manifestarse. En el Misterio de su Trinidad y de su Uni- dad, Dios atraviesa la eternidad para incrustarse en el tiempo a través de la misión conjunta del Hijo y del Espíritu. Es el tiempo de las promesas que só- lo dejará paso a la plenitud del tiempo cuando se extinga la lámpara de Juan el Bautista: el anuncio cede a la realidad, y el Verbo-Luz hunde sus raíces de carne en Nazaret. De este modo, María, asintiendo a su divina maternidad, se hace portadora de la Luz. En el día más corto del año, cuando el sol cós- mico brilla menos horas, la Iglesia invoca a Cristo como «Sol que nace de lo alto» 14 . Cuando Jesús fue presentado en el Templo, fue reconocido por el an-
Mostrar más

22 Lee mas

La liturgia del futuro o el futuro de la liturgia

La liturgia del futuro o el futuro de la liturgia

acompañó el proceso, aunque con sospechas y tímidamente. Está claro que un movimiento no se gesta en comisiones, ni se direcciona por la fuerza imperativa de las normas. Brota como un torrente desbordante que debe siempre encauzarse, pero que en su desborde vivifica también todo lo que encuentra a su paso. Los focos de un nuevo movimiento que lleve adelante la reforma hay que encontrarlos hoy, sin dejar de lado aquellos ámbitos de riqueza que transmitieron la liturgia en otros tiem- pos, en los espacios litúrgicos de las comunidades: parroquiales, dioce- sanas y nacionales, allí donde se piensa y vive la fe celebrada. Los cen- tros litúrgicos que han tenido origen en las últimas décadas son dignos de mención: CPL (Barcelona), Comunitá di Bose (Italia), y nuestra SAL (Argentina). Estos y otros son lugares donde la liturgia se asume con competencia científica, espíritu contemplativo y eclesial, que en el futu- ro deberían poder tener una palabra iluminadora y en diálogo abierto con el magisterio de los obispos. 30
Mostrar más

16 Lee mas

Arte y Liturgia: miradas y desafíos

Arte y Liturgia: miradas y desafíos

El arte en la liturgia debe compartir la mesa y el pan de la comunidad que celebra su fe en el Resucitado. El arte en función de la liturgia, debe comulgar con la identidad teológica, histórica y cultural de las personas que se reúnen a celebrar el culto. De ahí que el arte, aunque se fundamente en una herencia iconográfica común a todas las iglesias (el pez, la cruz, el cáliz y el pan, el cordero pascual, la paloma) debe intentar recrear símbolos, texturas, sonidos, gestos y fragancias más cercanas y significativas al grupo humano que protagoniza la liturgia. El arte, como la liturgia misma, debe sufrir un proceso de inculturación para poder convertirse en un medio eficaz que tienda puentes entre la fe y la cultura del pueblo. Por esta misma razón, todo arte litúrgico, aunque sea realizado por una persona, debe reflejar la identidad de una comunidad, volviéndose un patrimonio colectivo, sentido como propio. (figuras 1 y 2)
Mostrar más

8 Lee mas

Jóvenes y liturgia: frentes y pistas

Jóvenes y liturgia: frentes y pistas

He puesto el ejemplo de parroquias, aunque sean parroquias potentes de Estados Unidos, porque la parroquia es la red más amplia de la que dispone la Iglesia católica. Pero nos pode- mos fijar también en Taizé y su capacidad de atraer e iniciar jóvenes. Los monjes de Taizé cuidan con mimo la liturgia: las velas, el espa- cio, la luz, los iconos, la música, sus gestos cor- porales, los silencios, las aclamaciones, los lec- tores. Esto no se improvisa. Exige una enorme inversión de tiempo, de energía, de creatividad, tesón. Pero permite invitar a vivir algo, marcan- do un estilo, siguiendo una pedagogía que ini- cia a un modo de estar ante el Señor, de orar, de escuchar, de adorar, de suplicar, de interceder.
Mostrar más

15 Lee mas

LA EUCARISTÍA. Colección Liturgia 7 COMISIÓN DIOCESANA DE LITURGIA DIÓCESIS DE CHOSICA (LIMA-ESTE)

LA EUCARISTÍA. Colección Liturgia 7 COMISIÓN DIOCESANA DE LITURGIA DIÓCESIS DE CHOSICA (LIMA-ESTE)

(=Eucaristía) en que el sacerdote, en nombre de la comunidad reunida, alaba y da gracias al Padre por el gran regalo de Jesucristo y en esa Plegaria Eucarística hace presente el misterio[r]

44 Lee mas

Liturgia Viva del Transfiguración del Señor

Liturgia Viva del Transfiguración del Señor

Para que seamos hombres y mujeres liberados en Cristo, comprometidos a transformar este mundo con justicia, verdad, paz y libertad para todos, y que aprendamos a amarnos unos a otros com[r]

5 Lee mas

La liturgia, la belleza que salva

La liturgia, la belleza que salva

La Liturgia ha de servir al propósito de restaurar la belleza original del mundo, del hombre, de la Iglesia. Ella será el camino para llenar de esperanza el corazón del hombre, ella, unida al compromiso con el hombre, con sus dolores y esperanzas, ha de ser la expresión de una humanidad renovada, reconciliada, santificada. La liturgia hace que la Belleza se convierta en clave del Misterio. Ya lo dijo Juan Pablo II, en su carta a los Artistas:

6 Lee mas

Función Catequética de la Liturgia

Función Catequética de la Liturgia

no sólo provee datos para ser usados en la catequesis, sino que ella misma es pedagogía para el Pueblo de Dios. Por ello se resalta que la función de la liturgia es la de ser escuela de formación permanente en torno al Señor Resucitado, lugar donde el hombre a través de unos signos sensibles puede acercarse para contemplar el misterio de Dios. Dice al respecto el Santo Padre Benedicto XVI: la liturgia es “escuela permanente de formación en torno al Señor resucitado, lugar edu- cativo y revelativo en el que la fe adquiere forma y es transmitida” 17 .

11 Lee mas

La Liturgia y la Piedad Popular

La Liturgia y la Piedad Popular

Así pues, los ejercicios de piedad se convierten en un medio para transmitir el mensaje evangélico, y, posteriormente, para conservar la fe cristiana. Debido a las normas que tutelaban la Liturgia romana, parece que fue escaso el influjo recíproco entre la Liturgia y la cultura autóctona. Siempre hubo en el siglo XVI personas como los monjes camaldulenses Pablo Justiniani y Pedro Querini, autores de un Libellus ad Leonem X que buscaron fomentar la auténtica vida litúrgica en el pueblo, los clérigos y religiosos. Pero después del Concilio Lateranense V, hubo que enfrentar la crisis de la reforma protestante. El Concilio de Trento debió enfrentar la crisis pastoral y doctrinal, y eligió el camino de enfrentar los errores para salvaguardar la fe. En esto se emanaron normas que condenaban errores y custodiaban la fe recibida y ense- ñada y desde luego celebrada» 21 .
Mostrar más

30 Lee mas

Liturgia y nueva evangelización

Liturgia y nueva evangelización

Desde este punto de vista, el cardenal Ratzinger proponía una evangeli- zación como un modo que lleva a establecer una relación con Dios; por esto la liturgia no era un tema más de la predicación del Dios vivo, sino que suponía la concreción de nuestra relación con Dios. En este contexto, él hacía una ob- servación general acerca de la cuestión litúrgica: «Con frecuencia nuestro mo- do de celebrar la liturgia es demasiado racionalista. La liturgia se convierte en enseñanza, cuyo criterio es que la entiendan. Eso a menudo tiene como conse- cuencia la banalización del misterio, el predominio de nuestras palabras, la re- petición de una serie de palabras que parecen más inteligibles y más gratas a la gente. Pero esto es un error no sólo teológico, sino también psicológico y pas- toral. La oleada de esoterismo, la difusión de técnicas asiáticas de relajación y de auto-vaciamiento muestran que —en nuestras liturgias— falta algo. Preci- samente en el mundo actual necesitamos el silencio, el misterio no meramente individual, la belleza».
Mostrar más

9 Lee mas

LA ESPIRITUALIDAD EN LA LITURGIA UNA VIVENCIA INTERGENERACIONAL

LA ESPIRITUALIDAD EN LA LITURGIA UNA VIVENCIA INTERGENERACIONAL

adoración y personas invitadas para cantar sobre este aspecto y su responsabilidad en el cuidado de la salud durante el culto.. Consideración Retos[r]

19 Lee mas

El entierro de Manon: liturgia y necrofilia

El entierro de Manon: liturgia y necrofilia

La cuarta práctica a tener en cuenta es el acto de des Grieux de cubrir con su propia ropa el cuerpo de Manon –el cual se convierte inmediatamente en «l’idole» 15 de su corazón–, que hay[r]

12 Lee mas

La Sagrada Escritura en la liturgia  Operatividad y eficacia

La Sagrada Escritura en la liturgia Operatividad y eficacia

Otro aspecto decisivo de la presencia de la Escritura en la liturgia es el de la proclamación dentro de una continuidad de historia de la salvación. La Es- critura ayuda a la comunidad a evocar las grandes obras de Dios; es más, hace efectivamente presente los antiguos acontecimientos por medio de la memoria, que el Espíritu vivifica en los creyentes ocupados en celebrar. Al mismo tiem- po, las obras de la historia antigua encuentran su correlato y la continuación en lo que es entregado a los creyentes hoy gracias a la liturgia. El entrelazamiento de memoria y presencia, ligado a la Escritura proclamada en la liturgia, puede ser bien expresado retocando un quasi-adagio, retomado por L. Alonso Schö- kel: qui locutus est per prophetas, hodie loquitur per lectorem 34 .
Mostrar más

17 Lee mas

Show all 2287 documents...