Miedo en el niño

Top PDF Miedo en el niño:

"Del otro lado de las cosas": el miedo del niño tras las gafas

"Del otro lado de las cosas": el miedo del niño tras las gafas

maltratan, el niño al que el azar macabro del accidente o la enfermedad mortal deja sin padres, el niño sin hogar, el miedo de esos niños es un miedo lógico. El miedo sigiloso e injustificado del niño con gafas es, para colmo, absurdo. Pero si hablamos de miedo, quién puede dejar de considerar tantas veces la sombra de lo absurdo. Los amantes tienen miedo a no amar lo suficiente o a no ser suficientemente amados. El durmiente con arsenal de despertadores por la casa tiene miedo a no despertarse. Todo eso es absurdo y no. Tanta gente ha dejado de amar o de ser amada. Tanta gente ha dejado de despertar.
Mostrar más

5 Lee mas

Tratamiento psicológico de la fobia a la oscuridad en niños de 5 a 8 años mediante una terapia de juego: eficacia de sus componentes

Tratamiento psicológico de la fobia a la oscuridad en niños de 5 a 8 años mediante una terapia de juego: eficacia de sus componentes

En la adquisición y mantenimiento de la fobia a la oscuridad diversos son los factores que influyen y numerosas las vías que intervienen (Méndez, 1999). Destaca, en primer lugar, la doble asociación que se establece cuando el niño se despierta en mitad de la noche a causa de una pesadilla y la madre acude de inmediato encendiendo la luz de la habitación para tranquilizarle. El niño asocia la luz con la seguridad que le proporciona la presencia de la madre y relaciona la oscuridad con el temor sufrido por las pesadillas. Por otro lado, el niño puede percibir que muchos acontecimientos negativos como secuestros, asesinatos o robos ocurren por la noche, como se muestra en las películas (observación) y en los cuentos o historias relatados por sus padres u otros adultos (transmisión de información). Destacan además las ganancias del niño que tiene miedo a la oscuridad, puesto que con sus llantos y protestas consigue mayor atención, cercanía y cuidado de sus padres.
Mostrar más

8 Lee mas

Influencia de la modificacion de los patrones de crianza en las técnicas de guia de la conducta en odontopedriatría / tesis doctoral presentada por Dña  Cristina Segarra Ortells ; dirigida por [la] Dra  Marta Ribelles Llop [y la] Dra  Ana Ma  Leyda Menénd

Influencia de la modificacion de los patrones de crianza en las técnicas de guia de la conducta en odontopedriatría / tesis doctoral presentada por Dña Cristina Segarra Ortells ; dirigida por [la] Dra Marta Ribelles Llop [y la] Dra Ana Ma Leyda Menéndez

Toda comunicación implica siempre diversos tipos de lenguaje. El odontopediatra necesita desarrollar un lenguaje verbal y un lenguaje no verbal. El lenguaje verbal tiene que estar encaminado no solo a comunicar al niño lo que necesita hacer para llevar a cabo una sesión exitosa, sino también a apreciar sus sentimientos (nerviosismo, incertidumbre, alegría o sorpresa) o a expresarle agradecimiento por su colaboración. Además los niños requieren información sobre los aparatos, el instrumental, etc. Esta información debe ser veraz, concreta y sencilla, reflejando que el profesional está capacitado para ayudar al paciente a conseguir los propósitos de las acciones clínicas con un mínimo de molestias 12 . En el lenguaje verbal utilizado durante estas explicaciones es muy recomendable evitar términos que puedan generar miedo o ansiedad, utilizando un lenguaje pediátrico 2 . En la Tabla 4, se sugiere la terminología que debe usarse, ajustándolo según el nivel de desarrollo del paciente, aunque luego cada profesional inventa creativamente términos que ayudan al niño a ir introduciéndose en el mundo odontológico sin temor ni preocupación.
Mostrar más

210 Lee mas

El miedo a la vida

El miedo a la vida

Con la colabor ación de las delegaciones de Educación y Sa- lud de la Junta y organizado por el Centro de Pr ofesores de Jaén y la Asociación Jiennense de Me- dicina Escolar (AJME), las jor- nadas perseguían conocer la di- mensión actual de este proble- ma de salud, que afecta directa- mente al rendimiento escolar, y sentar las bases para desarrollar protocolos conjuntos de segui- miento que faciliten un trata- miento integral del problema. “Los servicios de educación y de salud necesitan conocerse más de cerca y complementarse , y el TDAH representa un paradig- ma perfectamente válido para comenzar este mutuo entendi- miento”, señala Mariano Andújar, presidente de AJME y médico de uno de los equipos de orientación educa tiva de Jaén. El gran reto de estos profesio- nales es poder diagnosticar “cuanto antes” y de forma co- rrecta esta disfunción biológica que, en algunos casos, puede te- ner un componente hereditario. Para ello resulta fundamental la colaboración entr e padres y pro- fesores porque son en estos dos ambientes donde el niño se ma-
Mostrar más

7 Lee mas

El miedo en los cuerpos: miedo a caer

El miedo en los cuerpos: miedo a caer

Calmels (2009) hace referencia a los juegos de sostén, como parte de los juegos de crianza, donde el adulto con el niño en brazos lo hace mecer, girar, elevar, caer. Los juegos de sostén se desarrollan en un espacio corpóreo: en, desde y sobre el cuerpo del adulto. En estos juegos el cuerpo del adulto opera como plataforma de lanzamiento y pista de aterrizaje, territorio de la escena lúdica. Podemos pensar que aquí está el inicio de lo que luego serán los juegos de caída.

9 Lee mas

El dolor infantil, un acercamiento a la problemtica desde la biotica

El dolor infantil, un acercamiento a la problemtica desde la biotica

mitos y creencias erróneas sobre el dolor infantil, miedo a efectos secundarios del tratamiento analgésico, dificultades para la correcta evaluación del dolor en el niño, escasos conocimientos científicos por parte de los profesionales sanitarios, así como la ausencia de estudios farmacológicos por escasez de ensayos clínicos. 3

7 Lee mas

EL MIEDO A LA LIBERTAD

EL MIEDO A LA LIBERTAD

menos sin alguna persona a quien pueda manejar como un instrumentos pasivo en sus manos. Mien- tras, en este caso, los sentimientos amorosos apare- cen sólo cuando la relación amenaza disolverse, en otros la persona sádica "ama" de una manera com- pletamente manifiesta a aquellos sobre los cuales ex- perimenta su poder. Ya se trate de su mujer, de su hijo, de su ayudante, del camarero o del mendigo de la calle, siempre hay un sentimiento de "amor" y hasta de gratitud hacia estos objetos de su domina- ción. Puede creer que desea dominar sus vidas por- que los quiere tanto. Y de hecho los quiere porque los domina. Los soborna con regalos materiales, con alabanzas, con seguridades de amor, con exhibicio- nes de ingenio y agudeza o con muestras de interés. Les puede dar todo, todo excepto una sola cosa: el derecho de ser libres e independientes. Esta conste- lación puede observarse a menudo, especialmente en las relaciones de los padres con sus hijos. En esos casos la actitud de dominación —y de propiedad— se oculta con frecuencia detrás de lo que parecería una preocupación natural con respecto de los hijos, o un lógico sentimiento de protección hacia ellos. El niño es colocado así en una jaula de oro; puede obtenerlo todo siempre que no quiera dejar su áurea prisión. A menudo la consecuencia de todo esto es el profundo miedo al amor que experimenta el hijo cuando llega a la edad adulta, miedo debido al he- cho de que el amor, para él, implica dejarse atrapar y ver ahogada su propia ansia de libertad.
Mostrar más

333 Lee mas

365 meditaciones para el Aquí y el Ahora

365 meditaciones para el Aquí y el Ahora

Sucede siempre en el frente de guerra, cuando los soldados salen a combatir, que los domina el miedo, porque la muerte los espera. Quizá jamás regresen. Tiemblan, no pueden dormir, sufren pesadillas. Una y otra vez sueñan con que los han matado o mutilado. Pero en cuanto llegan al frente, todo el miedo se desvanece. En cuanto ven que la muerte está aconteciendo, que la gente muere, que otros soldados han muerto, que sus amigos puede que estén muertos, que las bombas caen y las balas silban... en menos de veinticuatro horas se asientan, el miedo desaparece. Lo aceptan; empiezan a jugar a las cartas mientras a su alrededor silban las balas. Beben té y lo disfrutan como nunca antes lo han disfrutado, porque puede que sea su última taza. Bromean y ríen, bailan y cantan. ¿Qué hacer? Cuando la muerte está ahí, está ahí.
Mostrar más

197 Lee mas

Miedo y medios en El país del miedo de Isaac Rosa

Miedo y medios en El país del miedo de Isaac Rosa

En Miedo líquido (libro que Isaac Rosa utilizó como bibliografía para escribir la novela publicada en 2008), Zygmunt Bauman analiza la relación entre el poder y los temores de la sociedad actual. Habla de capital del miedo, al que se le otorga rentabilidad política y comercial. Es preciso aclarar que el sociólogo polaco considera que el Estado, al ver que su existencia peligraba, modificó la promesa de proteger a la sociedad a la promesa de garantizar la seguridad del individuo. Esta promesa se convirtió en un argumento de venta en las estrategias de marketing de productos de consumo. Así, los políticos, para mantener su poder, explotan el miedo a un enemigo fantasma, sobre todo luego de la sucesión de atentados terroristas en países del primer mundo. El otro, de religión y cultura diferente, se convirtió en el atacante al que había que combatir. De esta manera, los gobernantes se benefician enormemente con el ciudadano medroso, ya que su objetivo es tener más seguridad y vota al político que le da mayores certezas. Como lo destaca el relato del escritor sevillano, no sólo los políticos se benefician con el pavor, sino también los comerciantes de material y de dispositivos de autodefensa.
Mostrar más

5 Lee mas

Análisis narratológico de la obra: Cupido es un murciélago, de la escritora María Fernanda Heredia

Análisis narratológico de la obra: Cupido es un murciélago, de la escritora María Fernanda Heredia

sus personajes, con dos vitalidades, la propia y la del mundo que la rodea. Personajes del mundo real, con sus peripecias, dolores y alegrías, que se “recuentan” en las palabras de cada uno de ellos, y que a pesar de esta dureza existencial en que viven, sin reyes ni princesas, no afectan la personalidad de los niños; su significado lo podemos relacionar con lo dicho por Roland Barthes, que la palabra cuchillo no corta. Por el contrario, esta caracterización nos trasmite ternura, ingenuidad infantil, desde los personajes del lado bueno, que inmediatamente generan empatía y solidaridad del lector, niño o adulto. Y desde los personajes antagonistas que retratan problemas de la sociedad contemporánea, nos deja una sensación de entendimiento y comprensión de sus actos; el padre autoritario, la traición del hogar, la violencia escolar, el maestro impaciente, las tareas escolares, etc. todas ellas combinadas con dosis interesantes de humor.
Mostrar más

88 Lee mas

De la superación del miedo a protestar al miedo como estrategia represiva del 15M

De la superación del miedo a protestar al miedo como estrategia represiva del 15M

En todo caso, diversas condiciones contextuales coincidían dando paso a una mo- vilización de gran intensidad que, coincidiendo con diversos teóricos, nos lleva a afir- mar que estamos ante un nuevo ciclo de acción colectiva. Es decir, en los años 2010, 2011 y 2012 se produce, con rapidez, un ciclo de protesta que gana en intensidad y que con alguna excepción cumple con los rasgos establecidos por Sydney Tarrow (1997) para hablar de este concepto (Aguilar, 2012). En una línea parecida, Josep Fontana (2011) remarcaba un aspecto de mucha importancia para justificar el foco de este artí- culo: la protesta social parecía distinta a la de ocasiones anteriores, cada vez era menos claro si el sistema sería capaz de ofrecer compensaciones a los jóvenes que protesta- ban, así como si había sido capaz de hacer con los jóvenes que protestaban en el mayo del 1968, a la vez que no era tan claras las posibilidades de contención de esta protesta. El sociólogo Manuel Castells (2012) también remarcaba la fortaleza de la protesta al su- perar el miedo que el Estado impone mediante su aparato represivo:
Mostrar más

26 Lee mas

Miedo y medios. Hacia una mirada interdisciplinar sobre la construcción del miedo

Miedo y medios. Hacia una mirada interdisciplinar sobre la construcción del miedo

Por otro lado, para entender lo que implica la cultura del miedo como proceso de florecimiento periódico de la paranoia colectiva, se toman los aportes de la semiótica de la cultura que hacen Yuri Lotman y Valentin Voloshinov. Lotman (1989) considera que el estudio de los textos desde la semiótica permite identificar “agudos conflictos intelectuales que reflejan las tensiones de crisis del desarrollo social de la humanidad” (p. 16) y hace un desarrollo histórico y cultural del miedo. Considera dos alternativas distintas en que las sociedades se vuelven víctimas del miedo: una en la que la amenaza es visible (miedos motivados), como la peste negra; y otra en la que las causas reales de ese miedo no son tan claras, están ocultas (miedos inmotivados). Aquí surge la construcción semiótica de personas o personajes mistificados, por lo que “no es la amenaza la que provoca el miedo, sino el miedo el que construye la amenaza” (Lotman, 1989: 17). Por su parte, Voloshinov (1976) plantea que la exteriorización de la cualidad dialéctica interna del signo se da particularmente en momentos de crisis sociales o cambios revolucionarios, en los que la palabra es el lugar donde ocurre la tensión social y no meramente su reflejo. Entonces, considera que no se trata solo de apropiarse de la plusvalía del sentido, sino de construir un orden donde ello ocurra.
Mostrar más

7 Lee mas

La globalización del miedo

La globalización del miedo

Así es como los medios alimentan el miedo a nivel global, aun sin proponérselo. La lógica que gobierna el tratamiento de la información a través de los medios obedece menos a un oscuro interés en infundir terror que al objetivo más prosaico de llamar la atención. Los periódicos, las emisiones radiales, los telenoticieros necesitan incre- mentar o al menos mantener su audiencia para continuar al aire o en circulación. Infelizmente, el miedo constituye uno de los mejores ganchos para lograrlo. En condi- ciones de dura competencia, es fácil para los encargados de un medio caer en la tentación de subrayar los aspectos más impresionantes de unos acontecimientos de por sí llamativos. Es aquí donde resulta oportuno recordar el apetito creciente por las imágenes de violencia y de sangre que caracteriza a la sociedad contemporánea. Susan Sontag ha subrayado que, desde hace varias décadas, el grado de violencia, sadismo y horror admitidos en la cultura de masas (a través de las películas, la televi- sión, los videojuegos, etcétera) viene en aumento: “Imágenes que habrían tenido a la audiencia encogida y apartándose de repulsión hace cuarenta años son vistas hoy sin siquiera un pestañeo por todos los adolescentes en los multicines” (2003: 100 - 101). Antes de ser las víctimas del miedo, los individuos ya eran sus consumidores. Por eso no es extraño que la destrucción de las Torres Gemelas hubiese sido anticipada con lujo de detalles por Hollywood, esa enorme industria del entretenimiento experta en escenificar hecatombes (conflagraciones nucleares, naufragios multitudinarios, choques del planeta con meteoritos, matanzas a cargo de asesinos naturales, exterminios que ponen en peligro a la especie humana...). En cierto sentido, las películas y los programas basados en la estetización del terror no son meros pasatiempos: su existencia contribuye eficazmente a curtir las audiencias, a prepararlas para el consumo del terror real, el cual de todos modos llega atenuado cuando aparece transmitido en los noticieros (por más que los televidentes, antes de cambiar de canal, alcancen a pensar: “¡Es terrible que algo así haya ocurrido!”). Esto muestra que el papel central jugado por los medios en la globalización del miedo no se debe sólo al poder de los propios medios, sino también a la silenciosa complicidad del público. Mientras los eventos sangrientos sigan siendo una garantía de espectáculo, mientras las narrativas del terror y la violencia continúen conquistan- do audiencias, seguramente los medios seguirán utilizando este tipo de ganchos y, en consecuencia, continuarán actuando como agentes de la propagación del miedo. Y no porque los medios se hayan propuesto deliberadamente extender el miedo (hemos dicho ya que el alarmismo es un efecto emergente no deseado), sino porque apelan a él como a una fórmula que en repetidas ocasiones ha probado su eficacia.
Mostrar más

22 Lee mas

Presentación y selección de textos literarios

Presentación y selección de textos literarios

Drummond de Andrade, el poeta de la l or y la náusea cuyos hombros soportan el mundo, y éste no pesa más que la mano de un niño. Juan Ramón Jiménez, que nos corta el aliento con sus prosas sobre crímenes naturales cortan el aliento: Vení que te pego en la boca del estómago –sí, el de “Platero y yo”. Y Celia Gourinski, que nos lanza, tierna e impiadosa, a la inocencia feroz.

3 Lee mas

Creando un monstruo

Creando un monstruo

No hay nada más cruel que un niño. Y no hay nada peor que ser un niño raro. Cuando yo era chico vivía en México, y al volver al Perú, hablaba raro. Eso me hizo acreedor a todo tipo de bromas, sarcasmos y al­ guna zurra (aparte de las correspondientes a no jugar al fútbol). La mayor parte del tiempo, los otros chi­ cos hablaban de sexo en jerga de la calle, y yo ni si­ quiera comprendía qué decían. Aprendí por instinto cuándo tenía que reírme. Y cuándo tenía que enfadar­ me. Con tal de ser igual que los demás, hasta conta­ ba chistes que yo mismo no entendía. Pero al menos reduje las agresiones hasta límites llevaderos.
Mostrar más

5 Lee mas

Desarrollo de la personalidad en niños y niñas de 0 a 5 años

Desarrollo de la personalidad en niños y niñas de 0 a 5 años

Considerando que se sabe como todos los menores desarrollan su autoconcepto lo tendremos en cuenta, exactamente en lo que debemos denominarle la atención, tenemos que ser reflexivos de la relevancia que debe tener nuestras ideas, de forma que es fundamental conservar la calma, mantener con el menor una postura de acercamiento aunque firme, las anotaciones deben ser direccionadas a ese instante especificamente y no en general a su persona (no es lo mismo decir “te has portado mal en este momento...” a “eres malo”, debemos evitar el llamado “efecto pigmaleon” -el niño/a se percibe como un ser global, bueno o malo, pero no intermedio y persistente en el tiempo-).
Mostrar más

85 Lee mas

El cuerpo del miedo o el hombre máquina

El cuerpo del miedo o el hombre máquina

Hay amenazas más que sobradas para que el miedo se inscriba, se incorpore y se torne sin objeto, “y, no obstante, ubicuo, compañero de todos los instantes, dolencia que se agarra a la piel del espíritu y por eso no se ve, pudiéndose incluso no sentir, como si no estuviese inscrito en nosotros”, como dice José Gil. Las circunstancias no son favorables, desde luego, nunca tanto como ahora se ha controlado la libertad, el pensamiento, la creatividad de los hombres y mujeres, jamás ha sido tan grande el poder de quiénes quieren máquinas y no seres humanos, nunca han tenido tantos y tan eficaces medios de sometimiento. Pero no es esta vertiente sociopolítica la que me interesa destacar en este breve artículo, sino el resultado final, la descripción de la escritura corporal de todo ese conjunto de fuerzas que actúan sobre él y ella, es decir, la consecuencia de un sistema que parece cuidadosamente diseñado para contraer y hacer infelices a los individuos.
Mostrar más

7 Lee mas

Jove Rosa – La Crianza Feliz

Jove Rosa – La Crianza Feliz

Cuando mi hijo mayor tenía 6 años, llegó a casa un viernes de la escuela y me preguntó: «¿Mañana por la tarde me dejarás hablar por teléfono con mi amiga Laia?». «Claro -le respondí-. ¿Qué ha pasado?». Me contó que el día anterior el padre de Laia estaba viendo el fútbol y se levantó un momento para ir a la cocina. La niña aprovechó que el padre no estaba para cambiar el canal de la tele y mirar unos dibujos. Al volver, el padre se enfadó y la castigó todo el sábado a estar en su habitación sin poder salir. Mi hijo vio una injusticia en todo esto y un castigo desproporcionado (al igual que la niña) y para apoyarla la estuvo llamando durante toda la tarde para darle ánimos y distraerla. Si el niño ha roto el jarrón queriendo, una buena medida es enseñarle otras formas de control (mejor si es mediante el ejemplo de los padres) y buscar algo para que repare el daño. Por ejemplo, para que se controle, le podemos decir cosas como: «Cariño, cuando te enfades, dilo, pero no rompas nada», «Si te enfadas, te dejamos expresarlo gritando, pero no rompiendo cosas», «Ya ves que cuando mamá y papá se enfadan, no rompen nada, sino que continúan hablando hasta que lo solucionamos y esperamos lo mismo de ti», etcétera). Y para que repare el daño, podemos pedirle que nos ayude a recoger el jarrón, o que con sus ahorros (dinero de Navidad, cumpleaños) vayamos a comprar una cosita que sustituya al jarrón roto, o que tiene que pedir perdón a su padre, pues había sido quien había comprado el jarrón. Lo mejor es ofrecerle dos alternativas y que elija una de ellas.
Mostrar más

114 Lee mas

La puerta del miedo-MIEDO . Una experiencia teatral

La puerta del miedo-MIEDO . Una experiencia teatral

Una noche en un centro clandestino de detención. Habitaciones Cerradas. Chicas muy jóvenes con miedo. Gritos, torturas. Una madre que no sabe si volverá a ver a su pequeña hija. Una chica con esperanzas. Otra que llora calladamente. Gritos. Dolor. Un fusilamiento. Mientras va cayendo, la víctima sentencia “Va a haber justicia para ustedes. Adonde vayan los iremos a buscar. Y habrá justicia, justicia”. Una de las víctimas se salva y promete frente a la chica asesinada: “cu- briré tu muerte más que con lores”. Es la misma que hoy sigue asistiendo a las marchas y que luego declara contra el general. Ha cumplido su palabra. Y se hizo justicia.
Mostrar más

5 Lee mas

Capítulo 0 : atrapada en la isla. Dibujo y animación

Capítulo 0 : atrapada en la isla. Dibujo y animación

Aquel lugar ilusorio comenzaba a construirse como recipiente de todos estos miedos y empecé a crear una dualidad entre ese sentimiento ahora más adulta y en mi infancia, a través de los nexos comunes que encontraba en ambas situaciones. Dicho dialogo interno me llevaría al proyecto que precede a este, un cortometraje donde “el temor” hacia lo desconocido se desarrolla entre un niño y un adulto, en un mismo espacio, y a medida que avanza la narración, su sola presencia, los va destruyendo mutuamente.

37 Lee mas

Show all 10000 documents...