Muerte del paciente

Top PDF Muerte del paciente:

Aspectos psicológicos del personal sanitario ante el proceso de muerte del paciente oncológico

Aspectos psicológicos del personal sanitario ante el proceso de muerte del paciente oncológico

Por lo que se refiere al proceso de duelo como tal, se tiene que, Kubler (2006) citado por Carmona y Bracho (2008), plantea 5 etapas que se deben abordar a lo largo del duelo, entre las cuales se encuentran: la negación, ira, negociación, depresión y aceptación; en este sentido, es de vital importancia que todo aquel que ha sufrido una pérdida atraviese todas y cada de las etapas con el fin de asimilar de forma adecuada la muerte del paciente y/o familiar, asimismo Worden (1997) postula que es necesario adentrarse en el duelo para que de alguna forma el dolor emocional experimentado sea curado en este plano, y por consiguiente en el aspecto físico también, este proceso sin duda lleva tiempo, y en ocasiones la capacidad de afrontamiento dependerá de los recursos propios de la persona y la vida emocional que presenta, como del apoyo oportuno y efectivo que reciba el individuo, con lo que no cabe dudas es que con la realización del mismo se consigue el objetivo de restaurar a la persona y devolverle el equilibrio homeostático en todas sus dimensiones. (Carmona y Bracho. 2008).
Mostrar más

18 Lee mas

Aspectos contratransferenciales del terapeuta ante la muerte del paciente con cncer

Aspectos contratransferenciales del terapeuta ante la muerte del paciente con cncer

En dicho acompañamiento podemos distinguir dos posturas, la primera, la del enfermo, y de la cual la literatura es vastísima al respecto de las implicaciones psicológicas que conlleva el encon- trarse en esta situación; y la segunda, la del tera- peuta, que es de la que nos ocuparemos en esta re- visión. ¿Qué sucede con él al encontrarse ante la muerte de su paciente?, ¿qué emociones se des- piertan en él? Queda clara la importancia de la psi- coterapia en el paciente terminal, de aquí que sea tan necesaria la presencia del terapeuta. Pero es inevitable que con cada proceso de duelo que tra- bajan los especialistas se cuestione la propia muer- te y la propia vida, porque el enfrentarse a la finitud de un ser humano que ha confiado, que ha mostrado sus más íntimos miedos, y en algún momento ha dejado ver que el profesionista podría encontrarse en su lugar, despierta lo que Freud llamó contra- transferencia. Laplanche define ésta como el “con- junto de las reacciones inconscientes del analis t a frente a la persona del analizado y, especialmente, frente a la transferencia de éste”. 5 Este psicoanalista
Mostrar más

7 Lee mas

Modelo predictivo del riesgo de muerte por neumona asociada a la ventilacin mecnica

Modelo predictivo del riesgo de muerte por neumona asociada a la ventilacin mecnica

La aplicación del método clínico incluye la determinación del pronóstico de un enfermo lo que hace pertinente el diseño de vías para la estratificación del riesgo de muerte del paciente grave con NAVM. Para esta intencionalidad, en la literatura científica se encuentran algunas escalas o modelos, cuyas exigencias no siempre las hacen viables para aplicarlas de acuerdo con las condiciones tecnológicas de las diversas UTI, en las que se reconoce la utilidad de los predictores evaluados para la estratificación del riesgo en esta población, entre los que se incluyen la edad, sexo, tipo de paciente, estadía en la UTI, tipo y etiología de la NAVM, tiempo de VM, complicaciones y terapéutica aplicada, entre otras. (13 – 16)
Mostrar más

8 Lee mas

Experiencia del profesional de enfermería ante la muerte y el proceso de morir en unidades de cuidado intensivo

Experiencia del profesional de enfermería ante la muerte y el proceso de morir en unidades de cuidado intensivo

Diversos estudios se han enfocado en aspectos cuantitativos del proceso y afrontamiento a la muerte y poco se relacionan a profundidad del impacto que les producen estas vivencias. Impactos que suelen conducir a estrés, ansiedad, inasistencias o detrimento de la calidad de la atención. Si bien cuantitativamente es importante la situación, el número no da cuenta de las propias vivencias del personal, por tanto, en este estudio se visualizan las experiencias de la muerte del paciente desde el punto de vista de enfermería, y por ello se plantea dar respuesta a la pregunta ¿Cuáles son las experiencias del personal de enfermería ante el proceso de morir y la muerte de pacientes en un área cuidados críticos en una de un hospital de segundo nivel?
Mostrar más

7 Lee mas

Perspectiva de la enfermera ante el paciente oncológico en fase terminal en Tampico, Tamaulipas, México

Perspectiva de la enfermera ante el paciente oncológico en fase terminal en Tampico, Tamaulipas, México

Por las responsabilidades inherentes a su profesión, la enfermera continuamente en- frenta la realidad de la muerte de otras per- sonas. Este acercamiento genera emociones y sentimientos de difícil manejo: confusión, do- lor, pérdida de esperanza, miedo, rabia, agota- miento, soledad, ambivalencia, necesidad de escapar, sensación de ser intrusos, deseos de evitar al enfermo y a la familia, fuertes deseos de que el enfermo se alivie y viva, junto con deseos igualmente fuertes de que ya muera (Reyes, 1996). La situación del paciente que atraviesa una agonía invadida de dolor, tanto emocional como físico, puede despertar en ella inquietudes, ansiedades e impotencia, ya que por un lado, de forma inconsciente, le supone enfrentarse a su propia muerte, aumentando sus temores personales sobre ésta y por el otro, el aceptar la muerte del paciente contradice el objetivo esencial de la atención sanitaria, que es conservar la salud y la vida.
Mostrar más

8 Lee mas

Ética y muerte digna: propuesta de consenso sobre un uso correcto de las palabras

Ética y muerte digna: propuesta de consenso sobre un uso correcto de las palabras

Los términos “eutanasia” y “suicidio médicamente asis- tido” no están recogidos como tales en el Código Penal espa- ñol. Sin embargo, las actuaciones que anteriormente hemos expuesto para caracterizar la “eutanasia” encajan en el tipo penal descrito en el artículo 143.4 del Código Penal (CP) (tabla 4), que le asigna penas atenuadas. La ubicación es sig- nificativa, puesto que el artículo 143 regula en su conjunto las formas de participación en el suicidio de otro y, por otra parte, este artículo se encuadra en el Título Primero del Libro segundo del CP. Ese título, que abarca los artículos 138 a 143, se denomina “Del homicidio y sus formas”. Así pues, en el momento presente, lo que aquí denominamos “eutanasia” sería, para nuestro CP, una forma especial de homicidio que implica un modo singular de participación en el suicidio libre y voluntario de otra persona en unas circunstancias determi- nadas. La persona que realiza este acto no tiene que ser ne- cesariamente, según este artículo, un profesional sanitario. El encuadre exacto del “suicidio médicamente asistido” en el tipo del artículo 143.4 CP también es complejo, puesto que la conducta tipificada es la de cooperación con actos “nece- sarios” a la muerte del paciente, y a veces, en el contexto del suicidio asistido, resulta difícil diferenciar estos actos de los que no lo son. En cualquier caso actualmente, salvo error u
Mostrar más

15 Lee mas

Vista de Confrontando la muerte en el paciente oncológico terminal por médicos y enfermeras

Vista de Confrontando la muerte en el paciente oncológico terminal por médicos y enfermeras

incremente la experiencia profesional y la mayor capacitación en el abordaje de pacientes terminales y familiares, los profesionales prodigarán una mejor atención satisfaciendo las necesidades de diversa índole de los pacientes. Se determinó que no existe una política institucional que oriente a los profesionales en el ámbito del “buen morir”; sobre este punto, es evidente la carencia de criterios preestablecidos, normas o protocolos que guíen el actuar de los profesionales ante la agonía de un paciente terminal oncológico y hematológico. En relación a las emociones vividas por los profesionales de los servicios de Oncología y Hematología ante el fallecimiento de un paciente, fue posible observar que cada evento genera frustración, pesar y dolor, relacionado con el tiempo de permanencia en el hospital, edad, su historia de vida y lazos afectivos creados con el personal. Las enfermeras viven el proceso de agonía y muerte del paciente de manera distinta a los médicos; por su actividad de cuidado diario, mantienen un contacto permanente con el paciente y sus familias, lo que induce una concepción distinta del significado de la fase terminal de los pacientes, Como todo ser humano, el profesional de enfermería no es ajeno al sentir del paciente y en ocasiones, este contacto cotidiano puede afectar la esfera psicológica menoscabando su diligencia en el cumplimiento de sus funciones. La preparación a los profesionales en el manejo emocional de la muerte, es nula en el área hospitalaria; la formación académica, implícitamente educa para salvar vidas y soslaya el concepto y manejo cultural de la muerte. No se evidenció en la unidad evaluada, la existencia de documentos sobre decisiones anticipadas, que se utilicen de manera rutinaria en el servicio. El acompañamiento a pacientes terminales expresa la solidaridad; la realidad en la mayoría de pacientes es un final indigno, ya sea por implementarse tratamientos inútiles y dolorosos o por el abandono pro-mortem institucional y familiar. No es recomendable, por ser antiético, prolongar artificialmente la vida de enfermos incurables, contra su voluntad. La distanasia (encarnizamiento terapéutico) aumenta el sufrimiento al paciente y su familia, generando además, ingentes gastos.
Mostrar más

7 Lee mas

Ependimoma celular parcialmente resecado complicado con meningoependimocoroiditis bacteriana por Pseudomonas aeruginosa e infeccin sistmica por citomegalovirus

Ependimoma celular parcialmente resecado complicado con meningoependimocoroiditis bacteriana por Pseudomonas aeruginosa e infeccin sistmica por citomegalovirus

El paciente presentó deterioro clínico, somnolen- cia y dificultad respiratoria por lo que se pasó a ventilación mecánica y se realizó otra tomogra- fía axial computarizada que mostró abundante líquido con detritus sugestivos de pus. Por este motivo, se decidió re-intervenir quirúrgicamente para retirar el sistema de derivación ventrículo peritoneal y colocar ventriculostomía externa (Figura 5). Posteriormente, continuó hemodi- námicamente inestable, con datos clínicos de choque séptico sin respuesta a manejo intensivo

11 Lee mas

Intoxicación por órgano fosforado

Intoxicación por órgano fosforado

Los compuestos organofosforados son un grupo de sustancias orgánicas derivadas de la estructura química del fósforo y tienen una diversidad de aplicaciones. Dada su amplia distribución y utilidad en diferentes industrias y agricultura, es muy frecuente que se presenten intoxicaciones accidentales con estos compuestos; como son sustancias que están al alcance de las personas, son empleadas como tóxicos en suicidios. El cuadro de intoxicación genera un síndrome clínico característico, con síntomas colinérgicos asociados a la estimulación de los receptores de acetilcolina. El manejo adecuado y oportuno de estos pacientes puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, por lo que es importante que todo el personal de salud en los servicios de emergencia esté capacitado para reconocer el cuadro clínico de intoxicación y manejarlo rápidamente en forma adecuada.
Mostrar más

59 Lee mas

Crónica de una muerte anunciada: caso de una neurosis obsesiva

Crónica de una muerte anunciada: caso de una neurosis obsesiva

En el texto guerra y muerte, temas de actualidad, de 1915, Freud nos narra cómo las personas tienen una actitud perturbadora ante la muerte, ya que estas sostienen que la muerte es el desenlace natural de toda la vida, y que cada uno de nosotros es deudor de una muerte y deberíamos estar preparados a pagar tal deuda, y que la muerte es natural, indiscutible e inevitable. Pero en realidad, solemos conducirnos como si fuera de otro modo. Mostramos una patente inclinación a prescindir de la muerte, a eliminarla de la vida. Casi como si no existiera, hemos intentado silenciarla e incluso decimos, con frase proverbial, que pensamos poco en una cosa como en la muerte. Y más si se trata de nuestra muerte, naturalmente. La muerte propia es, desde luego, inimaginable, y cuántas veces lo intentamos podemos observar que continuamos siendo en ello meros espectadores. Así, la escuela Psicoanalítica ha podido señalar de que en el fondo, nadie cree en su propia muerte, o dicho de otra forma, que en lo inconsciente de cada uno de nosotros, estamos convencidos de nuestra inmortalidad.
Mostrar más

71 Lee mas

UNIDAD IZTAPALAPA DIVISIóN DE CIENCIAS SOCIALESY HUMANIDADES DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGÍA

UNIDAD IZTAPALAPA DIVISIóN DE CIENCIAS SOCIALESY HUMANIDADES DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGÍA

una situación donde el paciente ha muerto, un miembro del grupo será la enfermera, otro el paciente, uno más el médico, un familiar del paciente, la muerte, la [r]

93 Lee mas

MANEJO ANESTÉSICO Y ANALGÉSICO DEL PACIENTE ORTOGERIÁTRICO

MANEJO ANESTÉSICO Y ANALGÉSICO DEL PACIENTE ORTOGERIÁTRICO

La EDV es una escala unidimensional categó- rica, que utiliza 6 frases descriptivas, de las cuales el paciente debe elegir la que más se relacione con su percepción del dolor. Es recomendada para su uso en adultos mayores que tengan dificultad para entender y usar la evaluación del 0 al 10 de la ERN. Existe además una variación de la EDV, el Ter- mómetro del dolor (Figura 1), que incorpora una imagen visual de un termómetro con una alinea- ción vertical de las frases descriptivas; esta escala es preferible en pacientes con disfunción cognitiva moderada a severa y para aquellos con dificultad para el pensamiento abstracto 40 .
Mostrar más

12 Lee mas

Tratamiento prehospitalario del paciente quemado crítico

Tratamiento prehospitalario del paciente quemado crítico

Debe retirarse a la víctima de la causa de la quemadura lo antes posible para evitar la progresión del daño tisular. El equipo de rescate debe tomar las precauciones necesarias para evitar ser afectado, especialmente en el caso de quemaduras químicas o eléctricas. En el caso de quemaduras por llama, se hará rodar a la víctima por el suelo, o se le arrojará una manta con el fin de extinguir el fuego. Después, se debe desnudar al paciente y retirar anillos, pulseras y cualquier otra prenda o adorno que pueda producir compresión o “efecto torniquete”. Si la ropa estuviera adherida a la piel, será suficiente con re- cortar la prenda alrededor 2, 4 .
Mostrar más

7 Lee mas

Traslado secundario del paciente quemado crítico

Traslado secundario del paciente quemado crítico

El paciente ha de ser trasladado inicialmente a un centro hospitalario próximo al lugar del accidente. En este centro se procede a la monitorización del enfermo (canalización de vía venosa si no se había realizado previamente), continuación de la resucitación iniciada en el lugar del trauma, valoración de nuevo de la posible necesidad de proceder a la intubación en- dotraqueal si existe riesgo de obstrucción de la vía aérea du- rante las horas siguientes, valoración de la extensión de la quemadura y cura inicial, y valoración de la necesidad de rea- lizar escarotomías 1,7 (Tabla 1). Además, se ha de evaluar la
Mostrar más

5 Lee mas

PREPARACIÓN DEL PACIENTE PARA EVACUACIONES AÉREAS

PREPARACIÓN DEL PACIENTE PARA EVACUACIONES AÉREAS

3. Alteraciones torácicas: Al aumentar el volumen del aire atrapado en la cavidad pleural, un neumotórax asintomático puede originar dolor intenso e incluso, si existe mecanismo valvular en neumótorax a tensión, desviación mediastínica, dolor progresivo y disnea. La actuación debe ser rápida, colocando un tubo de dre- naje y bajando a cotas inferiores a 2.000 metros. El diagnóstico «in situ» por los equipos de emergencia médica puede resultar muy comprometido y dificulta- do por el elevado ruido ambiental en el lugar del impacto y en la cabina asistencial. En caso de trans- porte interhospitalario debe hacerse un buen diagnós- tico y valoración del paciente antes de la evacuación. El enfisema mediastínico puede condicionar una evacuación obligando a volar a baja altura. La presen- cia de enfermedades granulomatosas no contraindica el transporte aéreo, pero se aconseja la administración de oxígeno suplementario 8 .
Mostrar más

9 Lee mas

Manejo hospitalario urgente del paciente politraumatizado

Manejo hospitalario urgente del paciente politraumatizado

El objeto de nuestro trabajo consiste en elaborar un protocolo de actuación urgente frente al politraumatizado (P'!). Este protocolo incluye un conjunto de actividades coordinadas, organizadas, en una secuencia que se inicia con un orden de prioridades que comienzan en el mismo momento de recepción del paciente en el Area de Urgen­ cias.

5 Lee mas

Fragmentacin del QRS y muerte sbita en paciente con displasia arritmognica del ventrculo derecho

Fragmentacin del QRS y muerte sbita en paciente con displasia arritmognica del ventrculo derecho

La miocardiopatía o displasia arritmogénica del ventrículo derecho es una cardio- patía de origen genético cuyo diagnóstico supone, a menudo, un reto para el clíni- co. Es una de las causas más comunes de muerte súbita cardíaca en la adolescen- cia y en los adultos jóvenes. Se presenta el caso de un paciente con historia de arritmias ventriculares malignas y de muerte súbita cardíaca recuperada, por dis- plasia arritmogénica del ventrículo derecho, con fragmentación del QRS en las derivaciones precordiales derechas, como marcador de la presencia de un sustra- to propicio para el surgimiento de la fibrilación ventricular espontánea. Se comen- ta la patogenia, el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad.
Mostrar más

10 Lee mas

Protocolo de cuidados de enfermería del paciente en muerte encefálica potencial donante de órganos

Protocolo de cuidados de enfermería del paciente en muerte encefálica potencial donante de órganos

Para confirmar el diagnóstico clínico de ME debe cumplirse que el coma estructural sea de etiología conocida y carácter irreversible, es imprescindible conocer la causa del coma mediante la historia clínica y/o la documentación por neuroimagen con tomografía axial computarizada craneal que demuestre lesión estructural grave y catastrófica en el sistema nervioso central, además, antes de iniciar la exploración neurológica se comprobará que el paciente se encuentre en condiciones clínicas adecuadas que no alteren los hallazgos de la exploración clínica (5,6,7,8).
Mostrar más

28 Lee mas

paper segundo medio.pdf

paper segundo medio.pdf

El  contenido  humano  del  trabajo  médico,  no  permite  trasmitir  directamente  al  paciente  los  informes  de  una  enfermedad  grave  o  incurable  que  lo  llevará  a  la  muerte  en  un  período  determinado  de  tiempo.  Algunos  aconsejan  realizar  la  información  a  un  familiar,  y  decidir  conjuntamente la conducta a seguir. Pero el deber ético de cumplir con la norma de veracidad no  consiste  en  decir  la  verdad  absoluta,  sino  aquella  que  estamos  en  condiciones  de  afirmar  en  un  determinado  tiempo  y  lugar.  Otra  objeción  es  la  de  aquellos  que  piensan  que  si  se  omite  una  información (es decir, se oculta una verdad merecida) de hecho no se miente positivamente y que  todo  profesional  tiene  el  deber  de  no  decir  datos  falsos,  pero  no  tiene  la  obligación  de  decir  la  verdad  merecida.  Creemos  que  si  es  cierto  que  la  regla  de  veracidad  lo  que  posibilita  es  que  la  persona ejerza  su derecho a la Autonomía, lo que  realmente  importa para  ésto es disponer de la  información necesaria, y por tanto, merecida.  8 
Mostrar más

12 Lee mas

Actividades de enfermería en la atención de pacientes oncológicos en etapa terminal en el área de cuidados paliativos.

Actividades de enfermería en la atención de pacientes oncológicos en etapa terminal en el área de cuidados paliativos.

RESUMEN/ABSTRACT: El diagnóstico de una enfermedad no necesariamente da comienzo a una etapa en la que “no hay nada que hacer”, por el contrario, es un tiempo para el paciente para recordar, hablar de lo que no pudo o no se animó antes, reencontrarse con su entorno, finalizar tareas pendientes entre otras cosas (3). El estudio se trata sobre las Actividades de Enfermería en la atención de pacientes oncológicos en etapa terminal. Objetivo: Determinar las actividades de enfermería en la atención de pacientes oncológicos en etapa terminal. Materiales y Métodos: Población: 3 Licenciadas en Enfermería que representan el 100%. Estudio cuantitativo, de tipo descriptivo, prospectivo, transversal. Se utilizó una encuesta y una guía de observación directa. Resultados: las Licenciadas, realizan actividades administrativas y de cuidado directo y tienen conocimiento. Las manifestaciones más frecuentes que presentan los pacientes son dolor, nausea y caquexia. Cumplen con diferentes actividades en la consulta y en la visita domiciliaria, siendo las de mayor relevancia: 50% valoración física y 50% valoración psicológica; incluyen la escala de Karnofsky y los patrones funcionales. En el 100% de pacientes se aplican un 20% de ayudas coadyuvantes y 80% de ayudas farmacológicos para las diferentes manifestaciones. Acompañan a los familiares realizando educación y brindando apoyo. Conclusión: la atención de enfermería en este campo es fundamental por lo que es importante que Enfermería forme parte del equipo de profesionales de la salud en el área de cuidados paliativos.
Mostrar más

165 Lee mas

Show all 10000 documents...