Muerte y religión

Top PDF Muerte y religión:

El mito y la religión

El mito y la religión

pues se refiere a la historia de seres so- brenaturales. Son seres que existen en otro tiempo, anterior y fuera del nuestro, el tiempo del mito, en donde los poderes de todos los actores eran portentosos: dominaban la naturaleza, se comunicaban con ella, controlaban la vida y la muerte, disponían del tiempo a su voluntad, po- dían transformarse en otros seres, podían multiplicarse a voluntad, podían estar al mismo tiempo en varios lugares… “Los agentes son seres sobrenaturales; los mitos descubren su actividad creadora y manifiestan el carácter sacro (o simple- mente sobrenatural) de su obra” 6 .
Mostrar más

16 Lee mas

Wittgenstein y la Religión

Wittgenstein y la Religión

un absurdo, muchos seres humanos han vivido y viven atribuyendo un sentido a su existencia porque sin él no les hubiera sido posible vivir. Aquí encontraba el escritor ruso algo para esclarecer, pues, no obstante toda la lógica de sus razonamientos, había una fuerza que le impedía matarse y que lo llevaba a fijarse en otra dirección que le procurara alivio en su encrucijada personal. Entonces Tolstoi consideró la enorme masa de hombres sencillos, ignorantes y poco afortunados que han vivido y que viven sobre la tierra, y encontró algo que llamó profundamente su atención. Ninguno de ellos, con contadas excepciones, podía ser incluido en las cuatro modalidades de vida delineadas por Tolstoi para su clase social. Eran hombres que no ignoraban la cuestión del sentido de la vida y que se la planteaban y resolvían con pasmosa claridad, eran hombres que enfrentaban el sufrimiento y las privaciones sin ninguna mitigación, que se explicaban cada acción de su vida y la muerte misma y que, además se oponían al suicidio por considerarlo un enorme mal. ¿Cuál era el saber que millones de hombres habían poseído y que escapaba a los razonamientos de Tolstoi? La respuesta simple era algo difícil de aceptar para el escritor: esas personas tenían el saber absurdo de la fe. “La fe es el conocimiento del sentido de la vida, conocimiento que hace al hombre no destruirse, sino vivir. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive, es que cree en algo. Si no creyese que es necesario vivir para algo, no viviría” 59 . Obviamente, Tolstoi está rechazando el saber estrictamente intelectual que se
Mostrar más

249 Lee mas

A PESAR D E

A PESAR D E

1.. Allí llevó una vida mundana, se arruinó y emprendió una carrera como hombre de teatro. Tras la muerte de su padre, que se había vuelto hacia la religión, se convirtió en[r]

20 Lee mas

Descargar
			
			
				Descargar PDF

Descargar Descargar PDF

Hay una concepción de que nunca se debe dejar solo el cadáver, función que normalmente cumplen los familiares y en ocasiones los miembros de la Jevrá Kadishá para que el difunto no tramite solo el “viaje” al otro mundo. Otro dato fundamental, para lograr entender el manejo del cadáver en la religión judía, es el momento en que el fallecido llega a la casa. Cuando esto ocurre, lo primero que se debe hacer, siguiendo a Tesone (2008), es colocar el cadáver en el piso para que se encuentre cerca de la tierra, cerrar sus ojos y la boca, y posteriormente cubrirlo con una sábana. Luego, el muerto no debe ser descubierto en público, ya que se considera irrespetuoso mostrar el cadáver. Esto refuerza el argumento que fue mencionado en el párrafo anterior, dónde se afirmaba que los judíos exaltan la vida y no tanto la muerte. Es por esto que se anhela conservar la imagen o el recuerdo de la persona en vida y no tanto en el estado mortífero. El cuerpo exhibido en público también comienza a esbozarse como algo “tabú” o que denota profunda privacidad. El elemento diferencial entre las dos religiones es la ubicación instantánea del cadáver en el suelo, cuestión que es complicada de observar en los rituales católicos.
Mostrar más

24 Lee mas

¿Cómo pensar las actitudes ante la muerte?

¿Cómo pensar las actitudes ante la muerte?

de salud. Lo anterior pone de relieve la tendencia a controlar que tenemos los seres humanos como pseudioses orientados a disponer de nuestra propia vida y sobre vidas ajenas en los casos más dra- máticos. Este artículo enfatiza los aportes freudianos acerca de la muerte y tanto la ambivalencia humana que plantea, así como la importancia que cobran las instancias culturales, dentro de las cua- les también ingresa la religión, resultan interesantes. Profundizando un poco más en Freud, se destaca que el autor recurra de forma frecuente a la pulsión de muerte para dar cuenta de una fuerza de empuje que moviliza al individuo, pese a que su nombre podría re- sultar contradictorio. Todo ser humano va deslizando sus deseos en un más allá del principio de placer, pudiendo soslayar el principio unificador de la vida tendiente a entregar completitud. Al fin y al cabo, para Freud, todos estamos castrados y solo por medio de se- ñuelos pretendemos recubrirnos para sostenernos a partir de una satisfacción que aparentemente es plena, aunque se trate de algo momentáneo que no podrá permanecer por mucho tiempo como un principio homeostático placer-displacer, tendiendo a derivar hacia el goce que no restaura equilibrios. De esta manera, pareciera que morir es un cometido humano más natural a nosotros mismos y que no tendríamos por qué recubrir como algo peyorativo. Por su parte, la filosofía y la literatura también se han referido permanentemente a la temática de la muerte al ponerla en tensión con lo que la cultura y lo religioso plantean al respecto y, en este caso, el autor hace alusión a Nietzsche y a Louis des Forêts y enfatiza algunas de sus perspectivas. Si el ser humano no puede sustraerse de la cultura de la cual forma parte, ¿cómo puede plantear la instancia de la muerte si se consideran también los influjos religiosos? Al parecer, lo in- teresante de vivir es hacerse cargo también de la muerte a partir de lo que esta nos evoca no solo por las implicancias culturales, religiosas, filosóficas, etc., sino también por nuestra propia posición subjetiva también impregnada por nuestra biografía particular.
Mostrar más

5 Lee mas

La Religión Prohibida

La Religión Prohibida

A través de los sufrimientos, llega el momento en que el hombre se entrega, se rinde, acepta ser como el creador de la materia. Lo hace para que cesen las torturas, no por otra cosa. Pero al rendirse deberá renunciar a su Espíritu. Deberá anular su Espíritu para demostrarle al creador que su convencimiento es absoluto, que su conversión no es fingida. Al hacerlo, su Yo Espiritual queda absolutamente anulado, es la muerte Espiritual. Ya no escuchará más esa voz interior que le gritaba que se opusiera, que nunca se rindiera, que luchara siempre hasta ser libre, y que él ape- nas oía. Ha triunfado el alma, ha triunfado el demiurgo. Este hombre se ha convertido en “un santo”, en “un ejem- plo digno de ser imitado”. Para el creador es motivo de gran júbilo y alegría cuando ya no existe nada en el hom- bre que pueda ser reflejo del Espíritu. Se produce en ese hombre un vacío que es llenado por dios. Ese hombre se ha transformado en “un representante de Dios en la Tierra”, en “un Dios viviente”, igual a su creador. Ese es uno de los aspectos más importantes del “Gran Plan” del dios creador. Para eso creó la materia y el tiempo, para eso ha creado todo este universo, para eso lo ha creado al hombre, para eso aprisionó Espíritus Eternos.
Mostrar más

120 Lee mas

La religión azteca

La religión azteca

El grupo de diosas terrestres era amplio y complejo, con distintos nombres y atributos. Algunas de ellas eran Cihuacóatl, la primera mujer quien estaba asociada a la guerra al ser la patrona de las Cihuateteo 37 ; Coatlicue diosa-madre de los hombres, quien es símbolo de vida y muerte; Teteoinnan, Tonantzin y Toci son advocaciones a la misma diosa, siendo para algunos autores la patrona de parteras y médicas, al igual que fomentadora de hierbas medicinales. Cada una de las variantes portaba atributos guerreros y estaban adornaban con plumas de águila al ser un símbolo bélico. También mencionamos a Tzapotlatena, divinidad que inventó la resina utilizada a modo de bálsamo contra males y enfermedades.
Mostrar más

39 Lee mas

Dieta Para Desintoxicar La Sangre

Dieta Para Desintoxicar La Sangre

limitada aquí es cuando el Ateísmo entra en conflicto con las religión o creencia después de la muerte o seres divinos el concepto Desintoxicar ateísmo es de no creer en deidades ,pero no de religiones perfectamente los budistas (Budismo) son ateos pero son religiosos no creen en un ser supremo, si no en Sangre evolución espiritual a base de la meditación etc ahora lo que sucede es que el ser humano de la sociedad de hoy en día ,lamentablemente le interesa para lo que necesita Sangre es conformista el Ateísmo esta de moda ,las personas suelen seguir a las masas por que no piensan por si mismas ve la internet de hoy en día paras sin empatía que se burlan de las creencias de los demás a base Sangre estar aburridos o no hacer otra cosa sin razones filosóficas, científicas si no de párrafos que leyeron de algún otro ateo diciendo que dios no existe por que no lo vemos e aquí mi odio hacia el comportamiento humano en generalcuando era pequeño tendría 9 años leí la teoría de Laplace a los 10 asta los 12 empecé leyendo toda la filosofía que podía, de ahí me di cuenta que era Misántropo es decir que odio la conducta del ser humano como un solo ser si me preguntas Jesús evidentemente existió ,pudo ser un ser mas evolucionado quizás, más inteligente en esa época y 400 años después de su muerte crearon un libro a base de como poder beneficiarse a través de su figura es más muchas personas que investigan sobre la vida de Jesús en base a la ciencia se Dieta cuenta que Jesús no creía en el cielo ni en el infierno tenia un concepto diferente y lo mal
Mostrar más

21 Lee mas

El origen de las grandes religiones: el judaísmo, el cristianismo y el Islam: contexto económico, social, político y cultural

El origen de las grandes religiones: el judaísmo, el cristianismo y el Islam: contexto económico, social, político y cultural

La vida religiosa, las supersticiones; el afán de Octavio Augusto, para devolverle a Roma su religión nacional fracasó; pues la encontraban seca, práctica, formada por solo ritos y esto no pudo satisfacer las grandes necesidades de esos corazones. Súmese su incapacidad sobre el asunto moral; y esto nacía también en las atribuciones que cada Dios tenía. A la muerte de Octavio Augusto; mediante la apoteosis cambio en algo la situación, las grandes provincias oficiaban celebraciones en su nombre. Así pues, todos los buenos emperadores eran endiosados. Pero el senado podía también borrar los nombres de aquellos considerados malvados, como lo hizo con Calígula, Nerón, Dominiciano. La práctica de culto se convirtió en un examen para las provincias; a mayor majestuosidad, mayor adhesión y afirmación de subordinación. Las religiones orientales ofrecían lo que no podía la oficial, pues los efectos de estas eran impresionantes,
Mostrar más

120 Lee mas

Pensar el objeto de estudio de la educación religiosa escolar

Pensar el objeto de estudio de la educación religiosa escolar

Cada vez y con más fuerza, las sociedades toman consciencia de la importancia de la religión en la vida humana cualquiera sea la posición que se tenga frente a ella: devoción férrea, fe practicante, aceptación pasiva, indiferencia, rechazo o repulsión severa. Sin duda, la historia de la humanidad ha estado transitada por lo religioso y, aunque algunos hayan pronosticado la muerte de la religión basados en las dinámicas de secularización, se ve su resurgimiento en un tono de diversidad y pluralismo (Meza, 2011a). El sociólogo de la religión P. Berger propone un paradigma en el cual sean posibles dos pluralismos: “La coexistencia de religiones diferentes y la coexistencia de los discursos secular y religioso” (2016, p.9). Con todo, la presencia vivaz de la religión en nuestra época ha permitido que se haya constituido y fortalecido como interés legítimo de diversas ciencias y disciplinas, las cuales quieren comprenderla mejor tanto en su fuero interno como en su relación con otros aspectos de la realidad (política, economía, arte, ecología, educación, salud, bienestar, entre otros).
Mostrar más

24 Lee mas

¿De la muerte (de)negada a la muerte reivindicada? Análisis de la muerte en la sociedad española actual: Muerte sufrida, muerte vivida y discursos sobre la muerte

¿De la muerte (de)negada a la muerte reivindicada? Análisis de la muerte en la sociedad española actual: Muerte sufrida, muerte vivida y discursos sobre la muerte

Para Morin, como se ha señalado, en el horror a la muerte estriba tanto el origen mismo como el poder de toda empresa religiosa. La religión con su capacidad para generar imágenes persuasivas ofrece paraísos compensatorios a quienes no pueden afrontar su condición de realidad efímera. Este análisis, compartido por muchos autores, entre ellos Marx y Freud, no se corresponde, según Bowker (1996), con la realidad. Para abordar esta cuestión Bowker (1996:27) se pregunta “¿en qué creían nuestros más remotos antepasados?” y, a partir de la poca evidencia empírica existente, se responde a la par que extrae diversas conclusiones: a) de los mismos datos arqueológicos pueden extraerse inferencias opuestas. De hecho, poco puede decirse de lo que pensaban nuestros antepasados sobre la muerte, aunque sí se puede decir mucho sobre qué hacían respecto a ella (p.28); b) no existió uniformidad sino una diversidad extrema en los modos en que los individuos y las comunidades afrontaron el hecho de la muerte (desde la derrota y el castigo hasta la liberación y la oportunidad) y, por tanto, no cabe la generalización: no es posible hallar una única y sencilla conexión entre la muerte y los orígenes de las religiones aplicable, por ejemplo, a las sociedades de las cuales no existan datos concretos (p.28- 34); c) “los comportamientos de los hombres están controlados, en lo que a su resultado atañe, por constricciones múltiples, y no por teorías abstractas. El hecho fundamental es bien claro: cuando tenemos acceso a las reflexiones sobre la naturaleza de la muerte y sobre la posibilidad de una existencia más allá de la muerte, resulta que... abrumadoramente, la muerte era considerada como algo que era preciso posponer tanto como fuese posible, ya que nada hay después de la muerte que se pueda desear, en tanto en cuanto pueda ser un lugar de compensación o de bienaventuranza. Para nuestros antepasados, no existía ningún futuro, definitivamente, en el hecho de la muerte” (p.46); d) de los datos disponibles sobre la más temprana imaginación religiosa se sigue que “es la vida la que resulta de todo punto natural y la muerte de todo punto antinatural, en el sentido de que tronza y quiebra lo que de otro modo habría sido la circunstancia natural y continuada de la vida” (p.47); y e) las exploraciones religiosas más antiguas se centraban sobre todo en el “desorden y en la disrupción de la muerte, en cómo mantener el orden a despecho del caos y de la malevolencia y del deliberado deseo del mal” (p.58).
Mostrar más

701 Lee mas

Muertes simbólicas, en cien años de soledad

Muertes simbólicas, en cien años de soledad

Al iniciar este capítulo, corresponde decir que los personajes literarios nacen muertos emparedados en los márgenes de la escritura; pero. renacen en la conciencia de quien lee e interpreta. En la literatura latinoamericana, Juan Rulfo y Gabriel García Márquez se han empapado con el tema de los personajes muertos, irreales y fantásticos; que resucitan y vuelven a morir; están muertos, pero reaparecen porque estaban vivos o escapan de su destino como por arte de magia. En consecuencia, resulta oportuno recordar aquí a Jankélévith (2006) cuando postula la religión de la muerte, desde la cual se convocan las voces del más allá.
Mostrar más

7 Lee mas

Muerte pía : muerte eutanásica -- muerte por piedad -- muerte a petición

Muerte pía : muerte eutanásica -- muerte por piedad -- muerte a petición

Las cuestiones éticas y religiosas, que obviamente repercuten en alguna medida en todas las decisiones referentes a política legislativa, impregnan con fuerza inusual el debate acerca de este tipo de homicidio. No hay grupo social o religión, que no tenga una postura tomada, y que la defienda como pilar de su concepción de la existencia y del ser humano. De este modo, las controversias puntuales que periódicamente acontecen al solicitarse o efectuarse una muerte pía, saltan a la prensa mundial. Y reabren así un debate que sistemáticamente suele terminar en vacío, generalmente, en buena medida, por ser un diálogo donde los argumentos refieren a diferentes situaciones, y que, por otra parte, abarca diversos aspectos. En cuanto al eje sanitario, éste se da sobre todo en casos de eutanasia ejecutada por médicos y aplicada a individuos enfermos. Es una cuestión compleja y especial, pues aparentemente plantea una desvirtuación plena en la función social del médico. Aquel comprometido con la salud y la vida, puede llegar a ser puesto en el lugar causador de muerte. Por un motivo humanitario, pero muerte al fin. A medida que la ciencia médica avanza, pudiendo prolongar la vida humana por más tiempo pero no necesariamente en mejores condiciones; a los profesionales de la salud les es más difícil escapar a este dilema. Porque pueden también, a menudo, pasar a ser verdugos, no dando muerte, sino dando sufrimiento en vida.
Mostrar más

515 Lee mas

Religión y salud: la intervención pública de agentes religiosos católicos formados en bioética en el debate parlamentario sobre la muerte digna en la Argentina

Religión y salud: la intervención pública de agentes religiosos católicos formados en bioética en el debate parlamentario sobre la muerte digna en la Argentina

es necesario aclarar que a lo largo de este artículo se trata de evitar el uso del término “iglesia católica” para referirse a la intervención de los agentes religiosos que se autoidentifican como católicos, porque no podemos afirmar que sus acciones estén “representando” oficialmente a la iglesia de la cual son miembros. Para referirnos a ese colectivo preferimos utilizar el término catoli- cismos, en plural, siguiendo a Giménez Béliveau (14) porque da cuenta de la heterogeneidad y di- versidad dentro de esa religión. Asimismo, la in- tervención pública en la sanción de leyes sobre cuestiones de bioética no es una acción exclusiva de los catolicismos, sino que otras religiones también participan en estas cuestiones. en este debate par- ticular sobre la muerte digna solo participaron católicos y esto se debe, como se verá en el artículo, a una decisión de los senadores nacionales. Por ello, la hipótesis que guiaba a la investigación que dio sustento a este artículo es que existen diversos modos de intervención pública de las religiones en la Argentina, siendo el campo de la bioética un espacio privilegiado para estas acciones. la línea de investigación en relación con otros grupos re- ligiosos recién ha comenzado y se está profundi- zando a través del proyecto “religiones y salud: trayectorias, representaciones y modos de inter- vención en el espacio público de agentes religiosos formados en bioética” (2014-2016) financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y tecnológica (Pict-2013-2541).
Mostrar más

19 Lee mas

Los motivos del sinarquista. La organización y la ideología de la Unión Nacional Sinarquista

Los motivos del sinarquista. La organización y la ideología de la Unión Nacional Sinarquista

Dos eran las posturas que debía tomar el sinarquista: la primera, un amor pro- fundo, sincero y radical (hasta la muerte) por la religión católica y su propagación en el mundo; la segunda, un odio igual de sincero profundo y radical por aquello que atentara contra el catolicismo (el comunismo, el liberalismo, la revolución mexicana, el protestantismo yanqui, etcétera). Estas dos posturas extremas lleva- ban al sinarquista a ver a la patria y a la historia de forma maniqueísta al estilo de San Agustín; no había ni un ápice de transigencia. El diálogo teóricamente era im- posible y la tolerancia no era un valor que figurara en la ideología del sinarquista. Finalmente, la organización e ideología del sinarquista nos ha mostrado al me- nos tres aspectos dignos de reflexión: 1) los contrastes y la polarización de la socie- dad mexicana de ese entonces; 2) la iglesia presente en los movimientos sociales de católicos con los objetivos de siempre pero con nuevos métodos, y 3) el sinar- quismo como último gran movimiento masivo de católicos con fines políticos.
Mostrar más

28 Lee mas

Afrontamiento de la muerte en estudiantes de Ciencias de la Salud

Afrontamiento de la muerte en estudiantes de Ciencias de la Salud

Además de la recogida de variables sociodemográficas (sexo, edad, religión y curso) se realizó una batería de 5 preguntas sobre experiencia personal y asistencial a pacientes graves o moribundos donde se recogieron datos sobre experiencias previas con la muerte (enfermo grave en la familia, pérdida de un familiar o alguien querido, sufrir enfermedad grave, sufrir accidente grave, modificación de la actitud vida/muerte y experiencia con moribundos).

16 Lee mas

Validacin de una escala de creencias sobre la vida despus de la muerte y percepcin de angustia

Validacin de una escala de creencias sobre la vida despus de la muerte y percepcin de angustia

Desde otro punto, para explicar la relación negativa que existente sobre los postulados sobre la muerte desde las perspectivas científica y religiosa de los factores 1 y 3, se puede decir que entre mayor creencias religiosas sobre la muerte haya, se verán mermadas las creencias científicas sobre el mismo tema. En congruencia con esto, la relación que presentan los factores 1 y 4, al ser negativa, muestra que las creencias religiosas sobre la muerte y las repercusiones de esta se disminuyen cuando existe la concepción de que después de la muerte es improbable que pueda haber vida. En este sentido, se dice que mientras perdure la necesidad existencial de dar explicación a los fenómenos de la vida y la muerte, menos aceptados serán los postulados sobre los mismos temas desde la perspectiva científica, ya que la ciencia no da esa esperanza sobre una vida mejor frente a cuestiones espirituales o mejores situaciones para las personas que mueren. En este sentido, mientras todo aquello que se posee sea insuficiente para satisfacer realmente las aspiraciones del hombre, este seguirá alimentando el deseo incansable de conocer cosas más grandes. De esta manera, la religión ofrece una forma de concebir esa satisfacción tan anhelada 25,11 .
Mostrar más

11 Lee mas

Religión y muerte en Feuerbach límite y determinación de la verdad del hombre

Religión y muerte en Feuerbach límite y determinación de la verdad del hombre

La humildad que predicaba ahora el cristianismo encontró rápidamente cabida en diversos sectores de la sociedad judía, sobre todo entre clases bajas. Rápidamente la secta comenzó a salir de Palestina y a instalarse en el mundo griego, gracias a la cercanía que la cultura judía tenia con el mundo helénico desde hacia varios siglos (cfr. Grant, 1988, 57). Con la extensión del movimiento a lo largo de la cuenca del Mediterráneo, la mejor manera de mantener a los feligreses unidos era el establecimiento de iglesias, es decir, creación de un espacio donde compartir las experiencias de fe y además donde buscar escape a las constantes persecuciones. Se puede considerar que desde el mismo momento en que Jesús se lanzó a una vida pública de predicación, se inició con ello la persecución a los cristianos; primero se trato de una persecución en Palestina por parte de las instituciones judías tradicionales, y luego se convirtió en una persecución por parte de las autoridades romanas y de sociedades paganas que resistían a los desafíos propios de una religión monoteísta. Las persecuciones trajeron al movimiento cristiano las ideas apocalípticas que florecían en Palestina. Estas ideas se desarrollarían dentro de las comunidades de las iglesias perseguidas, y no significaban una destrucción apocalíptica del mundo, donde cada quien respondía por sus actos. El apocalipsis para las tempranas comunidades cristianas significaba, más bien, el cambio total del mundo en que vivían, trayendo con ello la enseñanza de que por fin vendría un reino de justicia eterna, donde la comunidad cristiana vería recompensada su vida humilde. El poder de la iglesia se validó así a partir de la figura del mártir, para exponer cómo el cristiano era un hombre virtuoso que enfrentaba su destino sin temor a la muerte, esperanzado en la gracia de Dios. Pero lo cierto es que, sin desconocer la crueldad de los actos de persecución por parte de las autoridades romanas hacia el cristianismo, el mártir se convirtió paulatinamente en una cierta figura casi propagandística, que justificaba las acciones de la Iglesia ante la sociedad romana, cuando se legalizó dentro del imperio como una religión oficial (cfr. Toynbee, 1988, 490-493).
Mostrar más

125 Lee mas

Percepción del sentimiento de muerte de los adultos mayores y su posible relación con las religiones que profesan.

Percepción del sentimiento de muerte de los adultos mayores y su posible relación con las religiones que profesan.

observación del comportamiento, del uso de símbolos, de las emociones y así percibir la vida y también la muerte. Esta teoría resulta útil para esta investigación, porque no se puede negar la existencia de la influencia cultural en los comportamientos y percepciones de los seres humanos, la cultura es algo real, objetivo y contundente siempre y cuando exista una comunidad cuyas creencias, deseos, emociones, propósitos y representaciones estén encaminadas e influenciadas por ella. Por medio de ese aprendizaje las personas contrastan su propia manera de pensar con la de los demás, modelando la realidad de sí mismos y determinando las cosas que le sirven, lo que los lleva a modelar su pensamiento y comportamiento para lograr obtener algunos beneficios mundanos o extra mundanos como pasa en el caso de la religión, y que lo llevan a evaluar la manera como éstas intervienen en su modo representar la muerte.
Mostrar más

64 Lee mas

TANATOLOGÍA. Dr. Bernardo Villa Cornejo

TANATOLOGÍA. Dr. Bernardo Villa Cornejo

• “La muerte, el más terrible de los males, no es nada para nosotros, porque mientras estamos nosotros no está la muerte y cuando está no estamos nosotros”.... LA MUERTE.[r]

39 Lee mas

Show all 10000 documents...