Nobleza española.

Top PDF Nobleza española.:

Los orígenes extranjeros de la nobleza española: la familia Matossian y Osorio

Los orígenes extranjeros de la nobleza española: la familia Matossian y Osorio

En Egipto, la tabacalera Eastern Co. se había convertido en el orgullo de la nación. De hecho, poco después de la nacionalización del Canal de Suez, Nass- er declaró en uno de sus discursos que los ingresos nacionales más importantes, eran los del Canal de Suez y los de la Eastern Co., siendo estos sensiblemente similares. Pero unos años antes, lo que también había causado sensación, había sido en primer lugar, el enlace de Sonia Matossian con el duque de la Roche- foucauld, miembro de una de las más antiguas familias de la nobleza francesa, y después el de Jean-Pierre Matossian con Cristina Osorio Diez de Rivera, hija del duque de Alburquerque, cuatro veces Grande de España, el 25 de julio de 1953. Aunque la nobleza española no fuera muy conocida en Egipto, el hecho de que la novia procediera de la familia de Alburquerque causó mucha impre- sión y fue recibida con gran admiración por las élites en Egipto. Hemos de resaltar que hubo una confusión entre la familia española de los Alburquerque y la portuguesa de los Albuquerque, cuyo antepasado era muy conocido en ciertos ámbitos culturales… y religiosos 37 .

21 Lee mas

La heráldica del poder: los emblemas de la nobleza española  Realidad y ficción

La heráldica del poder: los emblemas de la nobleza española Realidad y ficción

Algunos, como el de Argote de Molina que recoge más de 500 linajes con sus armas y blasones. Dedica todo un capítulo a sus metales y colores: «He querido advertir de la orden que se debe guardar en la pintura de los escudos, que aunque los nobles están obligados a no ignorarlo, solo lo practican los Reyes de Armas, a cuyo cargo toca saberlo. Puse los escudos terciados a la valona, imitando a los libros del cardenal Othon. Las celadas a la mano derecha, porque ninguna puede estar frontera si no es de varón libre no reconociente superior. Los colores de los plumajes han de imitar al color y metal principales del escudo. Si por timbre se pusiere algún animal o ave, ha de ser el mismo del escudo uniéndolo en él. No puede estar metal sobre metal, ni color sobre color. Solo es permitido en el escudo real de Jerusalén, que es la cruz de oro en campo de plata. Los meta- les son oro y plata. Los colores son cuatro: al rojo llaman gules, al azul blao, al negro sable, al verde sinople. Las aves, animales, peces, y cualquier instrumento, han de tener la frente a la mano dere- cha. Corona no la puede poner en el escudo sino varón libre, no reconociente superior, si no fuere por gracia particular. Coronel pueden traer los grandes y títulos. Háse de advertir que unos mis- mos apellidos usan en España de diversas armas, por diversos acaecimientos y causas; y así no extrañe ninguno, si las armas que viere en este libro en su apellido no son las que usa su linaje; que aunque el apellido sea uno, el linaje es diferente: ni menos tenga por malo ningún apellido, porque los que él conoce de aquel nombre sean pecheros, que cosa muy común es en los linajes mas nobles usar del mismo apellido muchos que no lo son, como hoy vemos en los esclavos tomar el de sus amos, y los que antiguamente se convertían a nuestra santa fe, el de sus padrinos» (Argote de Mo- lina, Nobleza de Andalucía, «Orden que se ha de guardar en la pintura de los escudos»).

38 Lee mas

La nobleza española en la política y diplomacia durante la edad contemporánea

La nobleza española en la política y diplomacia durante la edad contemporánea

siguiente comenzaron a realizarse nuevas clasificaciones de empleados y el 5 de febrero se amplió de nuevo el perdón a los antiguos criados. Al pasar a la clase de cesantes, pudieron solicitar su jubilación –como así se volvió a confirmar en una Real Orden de 1849– o su reingreso en el servicio. Isabel II perdonó a to- dos aquellos servidores simpatizantes de la causa de su tío que lograron demos- trar una absoluta inactividad política y un pacífico comportamiento durante la guerra, mediante certificaciones de autoridades municipales o eclesiásticas de sus lugares de residencia o trabajo. La mayor parte de los separados lograron obtener su jubilación, una pequeña minoría reingresó en el servicio cortesano y otro pequeño número se negó a solicitar la amnistía, permaneciendo to- talmente fiel a los principios del carlismo. La Familia Real, bajo un régimen constitucional, continuó estando rodeada, en los actos sociales y políticos, de servidores y amigos pertenecientes a la nobleza y, precisamente, la oposición política criticó extraordinariamente esos círculos de personalidades que consi- deraron un poder a la sombra de la Corona, que la aconsejaban adoptar una política cada vez más conservadora. La camarilla de Isabel II o del rey consorte fue objetivo de la crítica más desaforada, exagerándose en numerosas ocasiones su capacidad de maniobra política, en detrimento de las Cortes, del Consejo de Ministros y de los presidentes del Gobierno.

33 Lee mas

Los salones de la nobleza española durante el reinado de Amadeo I

Los salones de la nobleza española durante el reinado de Amadeo I

Amadeo I intenta atraerse a los miembros de la nobleza concediéndoles títulos y condecoraciones, que era el mayor premio que se podía otorgar en España. Sabía que si se ganaba a la nobleza de su lado conseguiría el apoyo que tanto necesitaba para reinar, porque no podemos olvidar el peso e importancia que tenía en este momento. Pero los nobles en su mayoría seguían desconfiando del nuevo monarca y de su permanencia en nuestro país, por ello siempre que se les brindaba la oportunidad le demostraban su indiferencia. A esta fiesta acu- dieron más de trescientas personas, representantes de la clase política, militares e intelectuales. El sarao terminó a las seis de la mañana y fue un ejemplo más de apoyo a la soberana.

30 Lee mas

El mayorazgo Vaca Sotomayor  Estrategias familiares en la nobleza alcaraceña

El mayorazgo Vaca Sotomayor Estrategias familiares en la nobleza alcaraceña

Las estrategias que la familia Vaca Sotomayor llevó a efecto hubieron de combinarse con todo un cúmulo de episodios caracterizados por el azar o la casualidad, si bien las propias familias siempre procuraron a través de las escrituras de mayorazgo prever los golpes de fortuna que el futuro les podía deparar. De ahí que se establecieran múltiples supuestos relativos a la descendencia. Pero además de las habilidades previsoras, abordaron sin recato alguno la mentira y la ocultación, por lo que una vez más podemos constatar esa gran farsa que fue la nobleza española y sus mitos de sangre azul. Gracias al beneplácito de los monarcas, nada impidió que un bastardo de origen judío y capaz de asesinar a un agente real pudiera mantener y perpetuar su prestigiosa Casa. Bien es cierto que el crimen cometido por Diego Vaca incidió muy negativamente en su devenir personal y pudo hacer peligrar su posición. Su alejamiento forzoso con respecto a su ciudad ocasionó que se redujera sus influencias en ella; su persona se diluyó, que sepamos no recibió encargos cortesanos ni diplomáticos ni tuvo ocasión de alojar visitantes ilustres en su morada; pero

20 Lee mas

Introducción  Los estudios sobre nobleza en la Edad Moderna: un panorama abierto

Introducción Los estudios sobre nobleza en la Edad Moderna: un panorama abierto

Adolfo Carrasco Martínez es Profesor Titular de Historia Moderna en la Universidad de Valladolid, investigador del Instituto de Historia Simancas y Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia. Forma parte del GIR Historia del poder en la Edad Moderna (UVA) y es miembro de De nobilitate (Red de estudios sobre la nobleza en la Edad Moderna). Sus líneas de investigación se centran en la historia de la nobleza europea en la Edad Moderna y la historia de la cultura política y la ética en los siglos XVI y XVII. Es autor de: Sangre, honor y privilegio. La nobleza española bajo los Austrias, Barcelona, Akal, 2000; El poder de la sangre. Los duques del Infantado, Madrid, Actas, 2010; coeditor con Antonio Cabeza Rodríguez de Saber y gobierno. Ideas y práctica del gobierno de la Monarquía de España (Siglo XVII), Madrid, Actas, 2013. Correo electrónico: adolfocarrasco.madrid@gmail.com

7 Lee mas

“Confusión de estados”: el fin de la nobleza llana Valentín de Céspedes y Aréchaga

“Confusión de estados”: el fin de la nobleza llana Valentín de Céspedes y Aréchaga

20 Transcribimos la interesante discusión que mantuvieron los Procuradores en Cortes, acerca de la nobleza, de entre la que destaca el punto cuarto, que plantea la siguiente cuestión: ¿qué razón hay para que un hijo de padres ricos y acaudalados de Castilla, que no son nobles como comúnmente sucede, no pueda ser individuo de estos colegios, y que otro de un natural de las provincias del Norte, en donde es tan general la nobleza, pueda llegarlo a ser, aunque su familia, por otra parte, no tenga cualidades más recomendables? Después de un acalorado debate se toma una decisión: “Así, la comisión, fundada en razones tan poderosas, y convencida de lo absurdo de estas diferencias, juzga conveniente que las Cortes declaren: Primero.- Que en todos los colegios y academias de mar y tierra sean admitidos los españoles de familias honradas. Segundo.- Que igualmente sean admitidos en todos los cuerpos de ejército, sean cual fueren, y en la marina Real”. Sesión del 2 de agosto de 1811, Diario de Sesiones de las Cortes Generales y Extraordinarias. 1810-1813, Madrid, 1870, t. II, p. 1554.

29 Lee mas

Nobleza y milicia en la España contemporánea(1788-1 939)

Nobleza y milicia en la España contemporánea(1788-1 939)

Fueron varios los títulos caídos combatiendo en las campañas de Aragón. Francisco Dorado y Bermúdez de Castro, marqués de Villanueva de la Sagra y conde de Campomanes, se alistó como voluntario en el requeté y, tras par- ticipar en diversos combates y hacer los cursos de alférez primero y teniente después, se incorporó al regimiento de América cayendo al frente de sus tropas en la Muela, el 31 de diciembre de 1937, en la batalla por Teruel. También allí se produjo la muerte de Luis de Zubiría y Calvetón, marqués de Yandurí, que interrumpió su luna de miel en Francia para incorporarse al alzamiento, y cayó en el contraataque del 7 de enero de 1938. En febrero cayeron Tristán Falcó y Álvarez de Toledo, conde de Barajas, teniente provisional de infantería del ba- tallón de Flandes y presidente de las juventudes de Renovación Española; Car- los Vázquez y Chávarri, marqués de Orani, alférez provisional de artillería; y José María Montalvo y Orovio, conde de Macuriges, teniente de complemente de caballería, que cayó acribillado a balazos en la toma de Teruel 74 . Carlos

21 Lee mas

Un acercamiento a la usurpación de armerías en Francia, los Países Bajos meridionales, España e Inglaterra durante la Edad Moderna

Un acercamiento a la usurpación de armerías en Francia, los Países Bajos meridionales, España e Inglaterra durante la Edad Moderna

Pero mucho más relevante para nuestro tema parece la distinción francesa entre una nobleza de espada (noblesse d’épée) y otra de toga (noblesse de robe), según que su servicio al rey y al Estado sea, bien de tipo militar, bien administrativo en sentido amplio. Esta clasificación guarda una estrecha –aunque no absoluta– correlación con otra que no atiende a su ocupación, sino a su origen, distinguiendo, en primer lugar, una nobleza antigua o inmemorial, también llamada de raza, feudal o caballeresca, cuyo inicio se remonta a la Edad Media y de la cual no consta una extracción plebeya anterior, y, en segundo lugar, los ennoblecidos legalmente. Estos últimos tenían su comienzo en individuos del tercer estado que adquirían la condición nobiliaria por el desempeño de determinados oficios públicos, o bien por la mera compra de cartas de ennoblecimiento (lettres d’anoblissement) 7 . La capacidad de ennoblecer variaba de unos oficios a otros. Los cargos de la judicatura o de Hacienda en los Parlamentos, las Cámaras de Cuentas, etc., correspondientes al mundo de la toga propiamente dicho, requerían dos generaciones sucesivas durante veinte años cada una para alcanzar la nobleza hereditaria. El oficio de regidor también ennoblecía. Pero uno de los más destacados era el de secretario del rey, que hacía noble tras veinte años de ejercicio o la muerte en el cargo, siendo esta nobleza hereditaria 8 .

37 Lee mas

Agregación de territorios e integración de sus élites  Flandes y la Monarquía de Felipe III (1598 1621)

Agregación de territorios e integración de sus élites Flandes y la Monarquía de Felipe III (1598 1621)

Estos trámites se concretaban en una averiguación judicial orientada a compro- bar que el candidato cumplía los requisitos y calidades exigibles para efectuarlo. A fin de reunir «la información sobre las calidades y limpieza» del pretendiente, dos «informantes» comisionados por el Consejo de Órdenes militares mediante provisión real interrogaban testigos en su lugar de nacimiento (y en el lugar de nacimiento de sus padres y abuelos). Las testificaciones de quienes eran citados a testificar (más de ochenta testigos en total en muchos casos) debían probar: su filiación noble (como mínimo, primer grado de nobleza por línea paterna y materna durante varias generaciones); su legitimidad (pertenencia a un grupo familiar concreto, con un linaje o línea de ascendientes definida); la «limpieza de su sangre», libre de la contaminación que representaban antepasados de ascen- dencia mora y judía o ancestros condenados por la Inquisición; y la «limpieza de su oficio» (el alejamiento de actividades o prácticas profesionales degradantes, capaces de reportar pérdida de honor y de nobleza). Y –lo más importante de todo–, la «información», sometida a la aprobación o reprobación del Consejo de Órdenes militares, adquiría el valor de probanza jurídica y eliminaba cual- quier duda que pudiera proyectarse sobre la nobleza y la limpieza de quien supe- raba las «pruebas de calificación» y pasaba el riguroso filtro del Consejo.

44 Lee mas

Dos embajadores del rey católico en la Roma del siglo XVII: Los cardenales Trivulzio y Nithard  Una perspectiva comparada

Dos embajadores del rey católico en la Roma del siglo XVII: Los cardenales Trivulzio y Nithard Una perspectiva comparada

1. La corte di Roma nel Cinque e Seicento “Teatro” della politica europea, Roma, bulzoni, 1999. 2. Es mucho lo que se ha escrito acerca del significado político, religioso y simbólico desempeñado por las relaciones diplomáticas de la Monarquía Hispánica con la Santa Sede durante los siglos mo- dernos. Por citar tan sólo a algunos de los estudiosos que se han ocupado de la cuestión, me referiré a Miguel Ángel Ochoa brun y su siempre útil Historia de la Diplomacia española, Madrid, biblioteca diplomática Española, 1995; a Silvano Giordano, editor de fuentes claves como las Istruzioni di Filippo III ai suoi ambasciatori a Roma, 1598-1621, Roma, Pubblicazioni degli Archivi di Stato, 2006; a Thomas dandelet, autor de La Roma española, 1500-1700, Crítica, barcelona, 2002; o a José Martínez Millán de quien traigo a colación dos de sus muchos trabajos: “El triunfo de Roma. Las relaciones entre el Papado y la Monarquía Católica durante el siglo XVII”, en José Martínez Millán y Manuel Rivero Rodríguez (eds.), Centros de poder italianos en la monarquía hispánica (siglos XV-XVIII), Madrid, Polifemo, 2010, vol. 1, págs. 549-682 y “La monarquía Católica y el escuadrón volante”, en Alberto Marcos Martín (coord.), Hacer Historia desde Simancas, Valladolid, Junta de Castilla y León, 2011, págs. 567-588. Quiero destacar muy especialmente, para finalizar, la abrumadora contribución de Maria Antonietta Visceglia, de entre cuya abundantísima producción resalto La città rituale. Roma e le sue cerimonie in età moderna, Roma, Viella, 2002; Guerra, di- plomacia y etiqueta en la Corte de los papas (siglos XVI y XVII), Madrid, Polifemo, 2010; y Roma papale e Spagna. Diplomatici, nobili e religiosi tra due Corti, Roma, bulzoni, 2010.

30 Lee mas

FUNCIÓN DE LAS TAPICERÍAS EN LA CORTE. SIGLO XVII.  The role of tapestries at the Spanish court:  XVIIth century.

FUNCIÓN DE LAS TAPICERÍAS EN LA CORTE. SIGLO XVII. The role of tapestries at the Spanish court: XVIIth century.

Las pragmáticas contra el lujo también se hicieron extensibles a la regulación del consumo de tapicerías entre la nobleza española. Los extremos de dispendio debieron de ser tales que en 1600 se dictó una norma real que, entre otras cosas, prohibía “hacer en el reino, o introducir tapices en que haya oro, y plata”, permitiendo tan sólo la compra de “terciopelos, damascos, rasos, tafetanes u otras telas de seda”. Aunque como en otros apartados tocados por estas leyes esta prohibición no fue del todo efectiva, lo cierto es que la frecuencia con que se relacionan tapicerías con hilos metálicos durante el siglo XVII es considerablemente inferior a lo que venía siendo habitual durante la centuria anterior. Sin embargo las restricciones que imponían las pragmáticas contra los excesos suntuarios tenían poco efecto durante la fiesta cortesana, ya que en estos actos el lujo de los participantes, que era notable, contribuía a dar mayor esplendor a la celebración.

18 Lee mas

El tratamiento del cuerpo en los reyes y la nobleza en el medievo

El tratamiento del cuerpo en los reyes y la nobleza en el medievo

el año 1299 y 1300, por el Papa Bonifacio VIII como un detestandae feritatis abusus, quem exquodam more horribili nonnulli fideles improvide prosequuntur. Sin embargo, eso no impidió, que se concedieran dispensas papales para continuar con estas prácticas. En la realeza española medieval se empleó el embalsamamiento del cadáver. Esto ocurre con los cuerpos depositados en el monasterio de las Huelgas (Varela 1990: 17-19) en que se haya todos momificados y revestidos de sus trajes de aparato. Isabel la Católica manifestó en su testamento que vistiesen su cuerpo con la indumentaria franciscana y

8 Lee mas

El reconocimiento de la hidalguía durante el siglo XVIII: su reformulación como calidad civil y política

El reconocimiento de la hidalguía durante el siglo XVIII: su reformulación como calidad civil y política

“la nobleza e hidalguía es aquella que los reyes conceden, es muy fácil venir en conocimiento de la nobleza, que proviene por linaje, porque los hijos y descen- dientes por líneas de varón legítimas, o naturales de aquellos a quienes primera- mente los Reyes hicieron hijosdalgo, y les dieron esencialmente la honra y digni- dad de la nobleza e hidalguía para ellos y para su posteridad, son asimismo nobles por ser sus descendientes, a cada uno de los cuales en cabeza del primero se les hi- zo la misma gracia y no porque les venga la nobleza por naturaleza… porque es de saber que lo natural es la filiación, la sangre y el parentesco, y no la nobleza, que esta fue una calidad abstracta dada por el Príncipe, y así no es natural, ni cosa que se introdujo por propagación, ni se infundió con la sangre y substancia de los padres, sino que es meramente civil, y un privilegio y merced del Príncipe” 32 .

24 Lee mas

Otros ojos, misma nobleza: imágenes de la nobleza portuguesa en el periodo Habsburgo

Otros ojos, misma nobleza: imágenes de la nobleza portuguesa en el periodo Habsburgo

Esta exégesis profundiza en valorar aquellos elementos constitutivos de la realidad nobiliaria desde una perspectiva político-moral. Sitúa en el origen mismo del mundo cristiano a Portugal lo que, por extensión, considera otra de las excelencias de aquel reino. En este sentido, el autor no ofrece nada novedoso. Muchos son los textos que en esos años se dedican a insistir sobremanera en las glorias de sus diferentes reinos. La novedad que aporta este texto en general es que se configura en oposición a Castilla, una oposición positiva, pero que prima a Portugal sobre Castilla. De esta consideración deriva una concepción de la nobleza portuguesa que sigue los parámetros discursivos planteados para este género de libros y que podemos resumir en: a) Unidad de argumento, b) Orígenes legendarios para el reino; c) Capacidades morales de los pobladores; d) Virtudes políticas de los monarcas; e) Glorias bélicas. La suerte de todo este conjunto de caracteres es una mitificación política del reino de Portugal, en el que su nobleza resulta protagonista de una serie de hechos de índole política basados en su superioridad ética.

33 Lee mas

Los fundamentos de la nobleza en Vélez-Málaga : los paradigmas de un modelo nobiliario sin nobleza

Los fundamentos de la nobleza en Vélez-Málaga : los paradigmas de un modelo nobiliario sin nobleza

Dentro del expediente del Consejo, junto a numerosos alegatos de las par- tes, cartas manuscritas, traslados de las Actas Capitulares, averiguaciones, etc., se insertaba una nómina de los privilegiados dudosos, que consideramos el pun- to de inicio para un estudio en profundidad de la oligarquía local, pues nos permite superar los estrechos márgenes de aquellos apellidos que participaban en las labores de gobierno. Entre esos documentos hemos localizado, además, una copia del memorial que el Cabildo veleño dirigió a la superioridad a través de sus comisarios, en defensa del honor colectivo de la ciudad y la nobleza de sus habitantes, frente a la sórdida acusación interpuesta por su oficial real. Esta misiva, redactada y firmada por personas que se encontraban cuestionadas en cuanto a su calidad social -al estar incluidos en esa relación de exencionados con la nota de “reputado por noble”- y su proceso de elaboración no han podido ser rastreados al haberse extraviado las Actas correspondientes a esta década. Sin duda, constituye uno de esos puntuales ejemplos, poco documentados en el Se- tecientos, en los que el regimiento se manifestó como un bloque unido para pre- servar sus privilegios 6 , en este caso no tanto corporativos como ciudadanos 7 .

20 Lee mas

La Nobleza cordobesa y el patronazgo religioso

La Nobleza cordobesa y el patronazgo religioso

bastante interesante que trata la temática de los ingresos del clero, BARRIO GOZALO, M., El clero en la España Moderna Córdoba, Córdoba, 2010, pp. 374-382. Por otra parte, para estudiar aspectos más concretos de la muerte se recomienda consultar las siguientesobras: GOMEZ NAVARRO, S.,Una elaboración cultural de la experiencia del morir, Córdoba y su provincia en el Antiguo Régimen, Córdoba, 1998; MARTÍNEZ RUIZ, E. (Dir.), El peso de la Iglesia. Cuatro siglos de Órdenes Religiosas en España, San Sebastián de los Reyes, 2004; MARTINEZ GIL, F., Muerte y sociedad en la España de los Austrias, Madrid, 1993; ROYER DE CARDINAL, S., Morir en España: Castilla Baja Edad Media, Buenos Aires, 1990; CABRERA MUÑOZ, M., «El sentido de la muerte en la nobleza cordobesa durante la segunda mitad del siglo XV», Meridies, 1 (1994); BARRIO GOZALO, M.,El Real Patronato y los obispos españoles del Antiguo Régimen (1556-1834), Madrid, 2004.

14 Lee mas

Nobleza y empresa, empresa y humanismo

Nobleza y empresa, empresa y humanismo

El origen de los nobles presentes en esas actividades es doble. En unos casos, ya eran nobles antes de dedicarse a ellas. Estos son propiamente los que podríamos decir nobles atraídos por las nuevas oportunidades mercantiles. Pero también están los comerciantes que acabaron enriqueciéndose y con ese dinero se ennoblecieron a través de un matrimonio noble, o a través de la compra de una hidalguía, o de un título. En este caso hablamos más bien de un proceso de ennoblecimiento, pero hay que señalar que la mayoría de esos nue- vos nobles siguieron practicando, en mayor o menor medida, según los casos, la actividad mercantil. A veces fueron sus descendientes los que cambiaron el comercio por la milicia, la administración o la Iglesia, y abandonaron la vida directamente productiva. Al respecto se ha hablado de la traición de la bur- guesía: el burgués –léase comerciante– que abandona esa labor y traiciona así a su grupo y a la misión teórica que ese grupo tendría en la historia. Aparte de que los ejemplos darían para una casuística abundante, lo que implica la difi- cultad de señalar una norma dominante, hablar de traición y de burguesía como clase a la que se tuviera que tener conciencia de pertenecer, y obliga- ciones de cara a ella, es forzar demasiado el lenguaje en sentido anacrónico. En realidad, los comerciantes que se ennoblecían sencillamente seguían el curso de la mentalidad de la época: ascender al escalón social más alto, al de la nobleza, que daba prestigio, poder y nuevas oportunidades, también en los ne- gocios. Y eso lo hacían a título particular, sin importarles mucho lo que hicie- ran sus colegas.

15 Lee mas

Nobleza y mecenazgo en la época de Cervantes

Nobleza y mecenazgo en la época de Cervantes

El parentesco del VII conde de Lemos con Lerma y su verdadera inclina- ción hacia la cultura hizo que muchos escritores buscaran su protección, entre ellos Cervantes. El escritor dejó constancia, en su Viaje del Parnaso, de aque- llos miembros de la nobleza que habían demostrado su talento con la pluma, además de enaltecer la labor literaria en sí misma. «En ellos nos cifró naturale- za», decía, «el todo de las partes, que son dignas / de gozar celsitud, que es más que alteza. / Esta verdad gran conde de Salinas / bien la acreditas con tus raras obras, / que en los términos tocan de divinas. / Tú el de Esquilache Prín- cipe, que cobras / de día en día crédito tamaño, / que te adelantas a ti mismo y sobras. / Serás escudo fuerte al grave daño, / que teme Apolo con ventajas tan- tas, / que no te espere el escuadrón tacaño. / Tú conde de Saldaña, que con plantas / tiernas pisas de Pindo la alta cumbre, / y en alas de tu ingenio te le- vantas. / Hacha has de ser de inextinguible lumbre, / que guíe al sacro monte, al deseoso / de verse en él, sin que la luz deslumbre...» 26 . Y, en la Adjunta al

15 Lee mas

Mujeres en la nobleza bajomedieval asturiana: algunas biografías relevantes

Mujeres en la nobleza bajomedieval asturiana: algunas biografías relevantes

En definitiva, esta avenencia es muy expresiva tanto del poder como de la conducta de personajes como Arias González de Valdés, capaz de tomar por la fuerza numerosos bienes y rentas tanto de la iglesia de San Salvador de Oviedo como de los monasterios de Corias, Obona, Cornellana y Belmonte, de matar a un canónigo ovetense y, a la vez, de mantener tratos financieros con la iglesia de San Salvador, a la que llega incluso a prestar dinero. Es así un perfecto ejemplo de las contradictorias relaciones que mantienen los nobles y la Iglesia a lo largo de la Edad Media. Pero también se evidencia la mutua dependencia entre nobleza e Iglesia, de manera que, por muy graves que pudieran parecer los conflictos entre ambas, siempre acababan por resol- verse, aunque, como sucede en el caso que nos ocupa, hubiera que esperar al fallecimiento del principal im- plicado para que su viuda e hijo pudieran limar aspe- rezas con las instituciones eclesiásticas mencionadas. Mediante la concordia con el obispo, Aldara González no solamente eludía una posible enemistad, sino que reinsertaba a los Valdés en sus estrategias de pactos y relaciones vasalláticas con la Iglesia, que, como también sucedía con otros linajes asturianos, eran vitales para su mantenimiento en la élite social y política de la región.

32 Lee mas

Show all 4667 documents...

Related subjects