Ocio y

Top PDF Ocio y:

El ocio y el tiempo libre en los jóvenes de un barrio de Valladolid

El ocio y el tiempo libre en los jóvenes de un barrio de Valladolid

“El ocio y los modos en que este tiempo se organiza ha sido una de las áreas en las que se ha centrado buena parte de las investigaciones sobre jóvenes y adolescentes. Y los motivos son por lo que supone el tiempo libre como espacio-tiempo de socialización, como por sus repercusiones desde el punto de vista social e identitario, como por constituirse como un escenario particular en la exposición y toma de decisiones respecto a ciertas prácticas de riesgo” (Injuve, 2012. Tomado de Ortega Nuere , Lazcano Quintana, y Manuel Baptista 2015 p.70).

46 Lee mas

Los
riesgos del ocio y el ocio
como riesgo: dos marcos metafsicos para conceptuar el ocio

Los riesgos del ocio y el ocio como riesgo: dos marcos metafsicos para conceptuar el ocio

Ahora bien, así las cosas , la cuestión que se abre inmediatamente en el horizonte, resonaría según nos parece de la forma siguiente: ¿ cómo entender , en efecto, el tránsito entre dos concepciones del ocio tan diferentes como puedan serlo las que se abren camino denotativamente a través del doble sentido objetivo y subjetivo del genitivo del rótulo titular?. Creemos que en este contexto resulta hacedero dar cuenta inteligiblemente de un tal viraje histórico- conceptual mediante el aprovechamiento de la hipótesis medular planteada por el filósofo español Gustavo Bueno en su libro El mito de la cultura ( Bueno, 1996). En esta obra, Bueno lleva adelante una reconstrucción crítica de los orígenes de la idea de Cultura en virtud de la cual la distinción medieval entre un reino sobrenatural de la Gracia y un reino de la Naturaleza- un dilematismo, efectivamente, entre cuyos límites habría quedada encastrada la tradición metafísica de signo ontoteológico propia de la Edad Media- se habría transformado al través del desarrollo doctrinal del idealismo alemán ( Herder, Jacobi, Fichte,Schelling) en una segunda disyunción a la que habrá que reputar en tanto que heredera de aquella: la que separa a la Cultura de la Naturaleza. Y no es ciertamente que el reino de la Gracia pueda a su vez reducirse al de la Cultura por mucho que constituya su embrión ontogenético ( puesto que las premisas ontoteológicas de partida jamás podrían avenirse a semejante sociologismoo etnologismo sin quedar enérgicamente desvirtuadas por ello: efectivamente, nada más herético y absurdo teológicamente que afirmar algo tan trivial antropológicamente como que la religión es cultura ) como tampoco resultara fácilmente practicable la reducción recíproca ( sin pecar en un sobrenaturalismo agustiniano francamente desquiciado según el cual la cultura humana no compareciese más que como un resultado de los dones del espíritu santo). No. Más bien lo que sucede es que el reino moderno ( la Cultura) resultará de una transformación transyectiva del medieval ( la Gracia) en cuya virtud muchos de los rasgos característicos de esta podrán todavía advertirse con absoluta claridad en la fisionomía de la idea de Cultura bien que distorsionados sistemáticamente, es decir, deformados en su geometría.
Mostrar más

10 Lee mas

Ocio Inclusivo para personas con discapacidad

Ocio Inclusivo para personas con discapacidad

Determinar las funciones de un educador social en el campo de ocio y discapacidad es una tarea compleja, debido a la diversidad de ideas de la discapacidad y a la diversidad de demandas y necesidades de las personas con discapacidad así como a la diversidad de entornos y modelos distintos. Por lo que un educador social tiene que tener unos parámetros funcionales como la transmisión, desarrollo y promoción del ocio y tiempo libre, el conocimiento, análisis e investigación de los contextos, la mediación social, cultural y educativa y el diseño, implementación y evaluación de programas y proyectos sociales y educativos… O en relación con el trabajo grupal y comunitario, la elaboración de proyectos de prospección, sensibilización y dinamización, la recepción y análisis de las demandas de entidades o de grupos vecinales, la promoción, elaboración y seguimiento de los proyectos de prevención, promoción social o intervención…etc. Con la atención directa, el educador y la educadora social ayudan en la obtención de recursos sociales, culturales, de ocio, etc., demandados por la sociedad, para que se facilite una inserción activa en la sociedad. Comunitariamente, su acción se centra en la sensibilización, transformación y formación de la comunidad desde una reflexión crítica. Y esto se debe a la adquisición de las competencias del educador social como:
Mostrar más

52 Lee mas

El emprendizaje en el sector del ocio

El emprendizaje en el sector del ocio

El Plan de Negocio, es una herramienta básica de planificación en cualquier negocio y sirve, además, como instrumento para el acercamiento del estudiante a la profesión. A través de un Business Plan se consigue, además, aprender a analizar el entorno económico y a realizar una simulación empresarial que confieren al aprendizaje una versión mucho más práctica y una mayor orientación profesional. El emprendizaje, logra, por tanto, una doble vertiente a través del plan de negocio: el estudiante aprende a emprender y, a la vez, adquiere las herramientas y habilidades necesarias para emprender y, posteriormente, administrar y gestionar negocios, en este caso, en el sector del Ocio y del Deporte.
Mostrar más

7 Lee mas

El ocio en la sala de clases

El ocio en la sala de clases

Esta tensión entre una sociedad capitalista que cree necesario un trabajo sin descanso se escucha en la voz de Paul Lafargue, que en 1883 escribía sobre cómo la moral capitalista y la moral cristiana someten al trabajador a una vida privada de placeres y lo condenan “al rol de máquina que produce trabajo sin tregua ni piedad.” (Lafargue, 1883). La clase trabajadora, donde domina una sociedad capitalista, vive una locura por el trabajo, un amor y pasión por este. El trabajo para la producción lleva a que “Los obreros no pueden comprender que al fatigarse trabajando, agotan sus fuerzas y las de sus hijos; que, consumidos, llegan antes de tiempo a ser incapaces de todo trabajo; que absorbidos, embrutecidos por un solo vicio, no son más hombres, sino pedazos de hombres; que matan en ellos todas las facultades bellas para no dejar en pie, lujuriosa, más que la locura furibunda del trabajo.” (Lafargue, 1883) afirma que la máquina será la redentora que otorgue al hombre el ocio y la libertad.
Mostrar más

210 Lee mas

Ocio en tiempos de Hip Hop

Ocio en tiempos de Hip Hop

A lo largo de la historia se pueden considerar distintas concepciones de ocio, donde este concepto se viene adaptando según los acontecimientos que históricamente han transcurrido en la existencia del ser humano. Indagando para dar claridad al porqué de este documento, podemos encontrar distintas definiciones y trabajos de autores quienes buscan conceptualizar el ocio. Para dar inicio a esta efímera línea de tiempo nos justificamos bajo la autora Rebbeca Bernal Zapata 13 quien dentro de su libro “JUEGO OCIO Y RECREACIÓN” abarca en el primer capítulo todo el recorrido histórico del ocio y su transformación evolutiva, fragmentando este en tres etapas históricas las cuales son: Época antigua, Edad Media y Edad moderna.
Mostrar más

42 Lee mas

DEL OCIO COMO EDUCACIÓN SOCIAL A LA PEDAGOGÍA DEL OCIO EN EL DESARROLLO HUMANO

DEL OCIO COMO EDUCACIÓN SOCIAL A LA PEDAGOGÍA DEL OCIO EN EL DESARROLLO HUMANO

Siendo el ocio una forma de expresar el kairós, un espacio-tiempo oportuno, proclive a la templanza, con el que plantar cara al síndrome de la prisa (Marramao, 2008), sus prácticas tendrán su pleno sentido en tanto en cuanto sean congruentes con los derechos a una ciudadanía activa, responsable y crítica, alejada de lo que habitualmente –tam- bién nombrando al ocio– suele asociarse al consumo de determinadas sustancias o a la exposición a prácticas culturales, deportivas, artísticas, lúdicas, etc., que perpetúan la explotación y las desigualdades, contrariando los más elementales principios de la ética cívica, la justicia y la equidad social. Ante su declive, las tesis de Richard Sennett (2011) insisten en la urgencia de recuperar nuestra personalidad colectiva, no dejándose llevar ni por la agonía de lo público ni por la distorsión de la vida privada, restableciendo la tranquilidad, el espíritu del ocio y del juego, el intercambio con nuestros conciudadanos o el sentido de la discreción personal, ya que –solo así– podrá hacerse frente a la doble tiranía que implica, de un lado, recluir la intimidad en el narcisismo, y, de otro, expo- nerse impúdicamente a las insolidaridades que propician los nuevos roles sociales que propone el mercado global.
Mostrar más

22 Lee mas

El ocio en Santo Tomás de Aquino y Juan Pablo II  Una perspectiva cristiana del ocio

El ocio en Santo Tomás de Aquino y Juan Pablo II Una perspectiva cristiana del ocio

– El verdadero ocio tiene poco que ver con la evasión. Es la posesión por medio de la contemplación, por medio del conocimiento, de aquello que se contempla. Y cuando lo que se contempla es el mayor bien para el hombre, Dios hecho hombre, Cristo, el ser humano se pone en condición de alcanzar la felicidad que puede alcanzarse en esta vida. Porque mirando a Cristo encuentra el sentido de su existen- cia, el fin hacia el que dirigir su obrar, la verdad en la que ahondar con su entendi- miento, la persona a quien amar.

5 Lee mas

Los beneficios del ocio juvenil y su contribución al desarrollo humano

Los beneficios del ocio juvenil y su contribución al desarrollo humano

Las tres prácticas de ocio joven más significativas son, según su importan- cia, el ocio físico-deportivo, las actividades culturales y las fiestas y celebra- ciones. Las actividades físico-deportivas son las que reportan una mayor per- cepción de beneficios, principalmente de tipo físico, emocional, así como la adquisición de destrezas y habilidades técnicas. Resultados similares se obtu- vieron en otros estudios como el realizado por Ponce de León, Sanz y Valdemo - ros (2015). Así, el ocio físico-deportivo no es solo la práctica más significativa, sino también la que les proporciona un abanico más amplio de retornos posi- tivos. Las fiestas y celebraciones, tercer tipo de actividad preferida, les propor- cionan beneficios emocionales y sociales, esenciales en esta etapa vital. Sin embargo, llama la atención que las actividades culturales, elegidas por el colectivo joven como uno de sus ocios prioritarios, sea una fuente de benefi- cios más comedida que otras actividades menos significativas. El ocio cultural reporta, sobre todo, beneficios emocionales y cognitivos, pero en menor medi- da que prácticas como el turismo/excursionismo o el voluntariado/asociacio- nismo, actividades que resultan prioritarias para un porcentaje menor de jóve- nes y que, sin embargo, para el escaso porcentaje que las practica son fuente de importantes beneficios emocionales, cognitivos y especialmente, sociales. En cuanto al ocio digital, cabe reseñar que, a pesar de ser una práctica muy extendida entre la población joven (Colás, González y de Pablos, 2013), este estudio evidencia que no ocupa un lugar privilegiado entre las prácticas de ocio más significativas de este colectivo (Viñals y Cuenca, 2016) y que la pun- tuación media de los beneficios que reporta tampoco se halla entre las más altas (3,09). Tales resultados evidencian una aparente contradicción en la que se hace necesario profundizar para esclarecer los motivos de la elevada pene- tración social de este tipo de ocio. ¿Por qué una actividad de ocio que no es espe- cialmente significativa para las y los jóvenes constituye una práctica cotidiana, plenamente instaurada en su rutina diaria? Aún más, ¿qué factores explican la expansión y persistencia de este hábito si los beneficios que reporta no son los más destacables?
Mostrar más

26 Lee mas

. Discurso pronunciado 
              en el acto de entrega del premio Nobel de Economía 2004

. Discurso pronunciado en el acto de entrega del premio Nobel de Economía 2004

Así, Imai y Keane (2004) tuvieron en cuenta el valor del capital huma- no que la gente adquiere cuando trabaja. Con este ajuste, la curva sala- rial durante el ciclo vital es más llana que la oferta de trabajo durante el mismo ciclo vital. Este ajuste aumenta notablemente la estimación de la elasticidad de la oferta de trabajo, de 0,3 a 3,7. Como se señaló previa- mente, una elasticidad de la oferta de trabajo de 3,7 corresponde a una elasticidad de sustitución intertemporal del ocio de 1,2 si la fracción del tiempo productivo asignada al mercado es 0,25, tal como ocurre en los Estados Unidos. Otro aspecto interesante del estudio de Imai y Keane es que el tipo de interés real que racionaliza la elección individual se sitúa cerca del rendimiento real promedio del capital obtenido utilizando el modelo neoclásico de crecimiento y las cuentas nacionales. La confor- midad de los descubrimientos micro y macro respecto a la disposición de la gente en cuanto a sustituir intertemporalmente tanto el ocio como el consumo es reconfortante.
Mostrar más

36 Lee mas

Descargar
			
			
				Descargar PDF

Descargar Descargar PDF

Así pues, mientras que los Estados Unidos de América parece haber superado el recreacionismo higienista y se advierte más bien una tendencia hacia un ocio basado en el consumo, en el continente europeo se intenta limitar la influencia global anglosajona mediante un ocio de raíces clásicas, pero con una alta implicación del sector público que aspira promover el desarrollo humano. El ocio, desde esta perspectiva, sería visto como un “ámbito distanciado de las necesidades de subsistencia (comida, bebida, etc.), pero cercano a otro tipo de necesidades humanas igualmente importantes, como la necesidad de saber, obrar, actuar, expresar o, en definitiva, ser” (Cuenca, Bayón y Madariaga, 2011, p. 21).
Mostrar más

17 Lee mas

El Esfuerzo de Vivir Ocioso / The Idle Living Effort

El Esfuerzo de Vivir Ocioso / The Idle Living Effort

Es obvio que la significació estricta de términos como “vida”, “invención”, “nada”, etcétera, no podría aplicarse en toda su radicalidad cuando Ortega los utiliza en su ensayo. Hay en ellos un componente metafórico de mayor o menor calibre, según los casos, que es preciso tener en cuenta. De hecho, las virtudes literarias de la prosa orteguiana chocan a veces con las exigencias de rigor lingüístico que cabría esperar cuando de ciertas cuestiones se trata, siendo ésta una de ellas. La palabra “nada”, por ejemplo, no puede emplearse con su significad literal de “carencia absoluta de todo ser” cuando hablamos de lo que hace tal o cual persona, y sólo puede querer decir que esta persona no se dedica a quehaceres de sustancia, o que hace muy poco, o que sus hábitos son los característicos de un individuo perezoso. En cualquier caso, lo que yo entiendo es que el parecer orteguiano tiende a excluir de lo humanamente vital toda actitud de entrega al dolce far niente, a la vagancia como manera de existir. Es como si el ocio fuese considerado, si no totalmente contrario a las exi- gencias del vivir, sí de inferior categoría en la escala de opciones humanas plenamente cre- ativas; y que el individuo ocioso estaría traicionando en gran medida su destino de inventor o novelista al conformarse con tan poco.
Mostrar más

9 Lee mas

Sustentabilidad, juventud y ocio

Sustentabilidad, juventud y ocio

Resumen: En el presente texto se busca explorar nuevos caminos en la construcción de futuros sustentables, humanos y solidarios. Se realiza un análisis de la presente crisis global destacando la urgencia de generar una profunda y revolucionaria transformación cultural. Se busca descubrir algunas alternativas posibles desde la vinculación entre ocio, juventud y aprendizaje transformacional, entendidos estos como potenciales aportes para la sustentabilidad. De este modo, se plantea que la juventud en cuanto categoría sociocultural, más allá de las paradojas y posibles contradicciones que contiene, podrá presentar algunos elementos que contribuirán con la necesaria apertura en la búsqueda de otros estilos de vida, comprometidos con el bien común y con la construcción de sociedades sustentables. A su vez, se postula que el ocio, aunque generalmente sea subvalorado y muchas veces se presente con rasgos alienantes, paralelamente puede ser otro de los elementos transformacionales que posibilitarán abrir caminos hacia la sustentabilidad ecológica y humana.
Mostrar más

12 Lee mas

El ocio en cifras

El ocio en cifras

La Encuesta de Presupuestos Familiares cifra el gasto medio por hogar en bienes y servicios de consumo en 29.394 euros en 2006, de los cuales un 6,8% son destinados a ocio, espectáculos y cultura, y un 9,6% corresponden a gastos en hoteles, cafés y restaurantes. Comunidad Foral de Navarra, País Vasco y Comunitat Valenciana presentan los valores porcentuales más altos en ocio, espectáculos y cultura.

8 Lee mas

TítuloSensaciones y sensibilidad en Días de ocio en la Patagonia

TítuloSensaciones y sensibilidad en Días de ocio en la Patagonia

El relato de aventuras, de cuño romántico también, queda así en un segundo plano. El naufragio primero, las arduas caminatas por el desierto, la sed, el accidente con el arma, la convalecencia y los numerosos viajes a caballo diseñan el viaje por el espacio del Valle del Río Negro y sus escasos pobladores. Los médanos, las salinas, las poblaciones abandonadas, han de sucederse en estos días que el viajero quiere transformar en un ver- dadero ciclo de ocio contemplativo para desplegar una subjetividad atenta a las pulsiones de la copa amarga y salvaje del desierto patagónico. El gusto por los tópicos románticos que inician el texto se inclina hacia los motivos más trillados del relato de aventuras. Un barco viejo y desvencijado como los de los vikings, la costa llena de peligros, la tempes- tuosa noche difieren notablemente del viaje a través de las sensaciones que la naturaleza despierta en el narrador, este otro relato paralelo al de aventuras del cual nos queremos ocupar en este encuentro.
Mostrar más

8 Lee mas

Ocio digital y los problemas del uso excesivo de dispositivos tecnológicos

Ocio digital y los problemas del uso excesivo de dispositivos tecnológicos

El actual estilo de vida rodeado de gran cantidad de dispositivos tecnológicos inteligentes, que permiten comodidad, interactividad, accesibilidad, y alto consumo de información bajo demanda a través del uso de diversos formatos de conexión y ubicuidad, han incrementado notablemente la experiencia del usuario, haciéndolos a cada instante más atractivos. Esta coexistencia con dispositivos tecnológicos los ha vuelto parte de la vida cotidiana, y estos dispositivos no solo revolucionaron el ritmo de vida sino a la sociedad, permitiendo nuevas formas de conexión y socialización entre las personas (Castells, 2001). Una de esas actividades es el ocio, el cual a pasado de ser el uso de tiempo libre en cuestiones de entretenimiento, sociales o culturales a estados hiperconectados a través de dispositivos tecnológicos, mejor conocido como ocio digital, el cual representa una nueva etapa en la sociedad de la información, caracterizada por una sobreproducción y oferta de contenidos que impactan sin pausa en todas las actividades humanas. La vieja frontera entre el tiempo laboral y el tiempo libre se ha diluido (Reinoso, 2009) gracias a las nuevas tecnologías.
Mostrar más

15 Lee mas

El ocio del viajero

El ocio del viajero

52 Entender la organización global del mundo de la que habla Renato Ortiz, (1998) cuando expone que el viaje es la mejor forma de entender la mundialización, un claro ejemplo se vivencia cuando se toma un avión, que a su vez el avión significa la posibilidad de llegar a cualquier parte del mundo. Viajar en avión empieza por entender que se debe pagar por un transporte y que ya hay una infraestructura diseñada para ello. El mundo está organizado para la cercanía, y los desplazamientos; entender quien se es, ese proceso de alistar los papeles y presentarlos en las oficinas de migración, y correr riesgos de ser aceptado o no, cosa que no se sabe sino hasta el momento en que sucede, eso no es premeditado. Por otro lado están esa sensaciones únicas, como decía De Botton, (2002) “pocos segundos de la vida resultan más liberadores que ésos en los que un avión asciende hacia el cielo” y de hecho lo es, es algo que no se puede parar, se es libre, se está volando, ¡vaya sensación! Sin embargo ese momento, así como la visión de grandeza del mundo y de pequeñez del hombre, se recuerda, se comparte, se charla con otras personas, son sensaciones que las personas viven, pero son difíciles de evidenciar, por su parte algo evidenciable y no por ello menos satisfactorio es ver los sellos en el pasaporte, es la cabeza de la bestia derrotada de la que habla Campbell (1957) cuando dice que el héroe para demostrar su proeza debe traer pruebas. Que mayor prueba que un pasaporte lleno de sellos. También están las fotografías pero estas por su parte hace mucho dejaron de ser tan intimas como lo son los sellos de un pasaporte. Lo anterior como una experiencia de ocio que trasciende en el tiempo, que se prepara, se traza una meta, se vive, se superan las expectativas, y se llega a un estado ideal de sensación gratificante con sí mismos.
Mostrar más

97 Lee mas

Mercantilización del ocio

Mercantilización del ocio

De este modo, la mercantilización del ocio entra dentro del ámbito de reformas y relajación de costumbres, en la medida en que los antiguos rituales de legitima- ción del poder de la nobleza terminan por convertirse en diversiones públicas a las que se puede acceder mediante un pago. El ejemplo más claro de ello fueron las co rri­ das de toros que a partir de 1753, mismo año que la inauguración del Coliseo Nue vo, “dejaron de realizarse exclusivamente para festejos políticos o religiosos y se or ga ni­ za ron temporadas que no tenían otro objeto que recabar fondos para las cajas del Estado (Viqueira, op. cit., página 40). En el ámbito teatral, particularmente en las diversiones populares de calle, el ejemplo más logrado de esta tendencia fue la po­ pularidad de los coloquios que realizaban las comunidades indígenas con motivo de la Navidad, representaciones dramáticas que en su origen más remoto implicaban un sentido evangelizador y que alcanzaron una aceptación insospechada entre el pú­ blico concurrente, por lo que terminaron convirtiéndose en uno de los más atracti vos negocios durante las navidades de la segunda mitad del XVIII , tal como lo confirma
Mostrar más

23 Lee mas

La intervención con adolescentes en conflicto con la ley en los centros de internamiente de medidas judiciales

La intervención con adolescentes en conflicto con la ley en los centros de internamiente de medidas judiciales

denominado patología dual, por su dificultad para la intervención y en consecuencia la mayo- ría de las CCAA han optado por crear centros específicos donde poder trabajar esta patología. A nivel social, las investigaciones indican que una baja implicación social es uno de los pre- dictores más fuertes de conflictos en la adolescencia (Mestre y Navarro, 2015) y en definitiva las relaciones positivas con iguales y el comportamiento prosocial protegen de la delincuencia (Navarro, 2014; Hoge, Andrews y Leschied, 1996). La consideración del tiempo de ocio como un espacio educativo, desde el cual fomentar conocimientos, habilidades y valores no persigue entretener o tener ocupados/as a los/las menores/jóvenes, sino crear determinados espacios y oportunidades desde los cuales desarrollar un adecuado desarrollo personal y social de los/las mismos. Las actividades desarrolladas son un mero instrumento potenciador de determinados factores como son: capacidad de resistencia frente a las drogas, toma de decisiones, resolución de conflictos, autoestima, autonomía personal, solidaridad…
Mostrar más

19 Lee mas

Sobre los espacios donde se manifiesta el fenómeno lúdico y lúdico deportivo

Sobre los espacios donde se manifiesta el fenómeno lúdico y lúdico deportivo

La respuesta a está interrogante merece entender a las prácticas sociales como procesos sometidos a una constante dinámica que define su naturaleza. Tanto el deporte como el juego desde su aparición prehistórica en el caso del primero e histórica en el caso del segundo remiten categorías que se adjudican progresivamente conforme la sociedad avanza, se desarrolla u evoluciona, aunque el deporte nace del juego, no todos los juegos son deporte, lo que en principio se generó en el ocio como juego progresivamente se transformó en deporte. Las sociedades en términos generales avanzan y pasan por diversos estadios de desarrollo en un continuo racionalizado, este fenómeno en el hecho deportivo lo observamos con la incorporación en el juego de elementos que terminaron por definir un tipo de juego racional denominado deporte, tendencia que se observa en la disminución de la violencia producto de la reglamentación e institucionalización progresiva, la consecución de la victoria como el producto del enfrentamiento entre dos rivales, su progresiva estatización y transformación en espectáculo entre otras, su migración teleológica desde lo mítico a lo crematístico.
Mostrar más

4 Lee mas

Show all 10000 documents...