PAISAJES CULTURALES

Top PDF PAISAJES CULTURALES:

Poblados mineros patagónicos: paisajes culturales y estructura territorial

Poblados mineros patagónicos: paisajes culturales y estructura territorial

El valor social del patrimonio industrial, en forma análoga al paisaje cultural, se relaciona con su importancia como parte del registro de vidas de hombres y mujeres corrientes, y como tal, proporciona un importante sentimiento de identidad (TICCIH, 2003). En los poblados mineros patagónicos, el valor social adquiere mayor relevancia por las difíciles condiciones de vida que imponía un espacio inhóspito y aislado. La epopeya minera de la Patagonia chilena es uno de los episodios más conocido y valorado por las comunidades locales; cualidad que explica el fuerte sentimiento de identidad con los paisajes culturales mineros. Finalmente, el valor tecnológico y científico del patrimonio industrial hace referencia a la historia de la producción, la ingeniería, la construcción, y puede tener un valor estético considerable por la calidad de su arquitectura, diseño o planificación (TICCIH, 2003). Este valor impregna de sentido a los paisajes culturales de la Patagonia, que se fueron consolidando con los rápidos avances tecnológicos aportados por el desarrollo de la minería y que permitieron transformar a un ámbito hostil y deshabitado en un territorio dominado por la cultura y la tecnología. En síntesis, la importancia del patrimonio industrial se basa en dos cualidades: dar testimonio del mundo del trabajo y la vida cotidiana de una época y ser un instrumento para entender mejor la acción humana sobre un determinado territorio. Análogamente, el paisaje minero de la Patagonia muestra la integración, a través del tiempo, de los rasgos de la geografía y de los procesos humanos. El espacio geográfico donde se instalan los núcleos de la actividad minera –zonas de extracción y asentamientos– se destaca por las presencias dominantes del lago General Carrera (el mayor de Chile y segundo de Sudamérica), el caudaloso río Ibáñez y los altos montes andinos.
Mostrar más

15 Lee mas

Paisajes culturales como imágenes de destino: percepción y valoración como producto turístico

Paisajes culturales como imágenes de destino: percepción y valoración como producto turístico

históricas, los pueblos y sus paisajes, y el ocio moderno. En esta trayectoria se enfatiza las tendencias que marcan los resultados de las encuestas de organismos públicos y otras fuentes, entre los que destacan los sitios y los lugares de especial valor natural y cultural, de carácter histórico, es decir, los paisajes culturales (Zárate, 2012). La forma urbana y sus paisajes se conforman en símbolos de identificación social y en recursos susceptibles de generar riqueza, así como la necesidad de mantenerlos y conservarlos. La defensa de los paisajes, en general, y de los valores patrimoniales, en particular, se consolida a través de la Carta Internacional para la Conservación de las Ciudades Históricas y las Áreas Urbanas de 1987 (Carta de Toledo ‑Washington). Asimismo, la Carta Internacional del Turismo sobre turismo cultural en la que se gestiona el turismo en los sitios con Patrimonio Significativo (1999), y la Convención Europea del Paisaje del año 2000 (Florencia), introducen la conservación del paisaje en el urbanismo y la ordenación del territorio, y estimula la puesta en valor del paisaje como elemento creador de riqueza a través del turismo. La Declaración de Xi’an de 2005 alude a la conservación del entorno de las estructuras, de los lugares y de las áreas patrimoniales, la Recomendación del Comité de ministros a los Estados miembros del Consejo de Europa con el Convenio Europeo del Paisaje (6 de febrero de 2008) y, por último, las orientaciones de la Unesco (2012) se dirigieron a la conservación de los entornos urbanos y a la puesta en valor de los paisajes culturales, entre los que se incluye el turismo.
Mostrar más

15 Lee mas

El devenir histórico de los paisajes culturales de un pueblo catamarqueño (Andalhuala, Yocavil, Argentina)

El devenir histórico de los paisajes culturales de un pueblo catamarqueño (Andalhuala, Yocavil, Argentina)

Este trabajo se propone realizar una síntesis del devenir histórico de los paisajes cultura- les de Andalhuala, un pueblo catamarque- ño del noroeste argentino. Entendemos los paisajes culturales como construcciones so- ciales producto de la interacción de las per- sonas con sus entornos. Abarcaremos desde los primeros grupos cazadores-recolectores que habitaron la zona hasta el periodo colo- nial, cuando se afianza la sociedad española. En el contexto actual de revalorización de las culturas ancestrales en Argentina, espe- ramos que el caso de estudio proporcione un mejor conocimiento de dicha herencia cultural para entender los procesos de cam- bio en el largo plazo de estos paisajes pre- colombinos, producto de distintos modos de habitar, episodios de conquista y confi- guración de nuevas identidades sociales. Palabras clave: paisajes culturales, socie- dades precolombinas, Andalhuala, noroeste argentino.
Mostrar más

34 Lee mas

Conciencia y conducta medioambiental: los paisajes culturales

Conciencia y conducta medioambiental: los paisajes culturales

Es un modo nuevo de enfocar el estudio del territorio que tiene como eje central la experiencia estética del entorno en el que vive el hombre. La apropiación simbólica del territorio transforma el medio físico en paisaje. Un paisaje es siempre por definición una elaboración cultural de un determinado territorio. Son espacios transformados en paisajes culturales que han sido construidos durante siglos por las comunidades humanas que se han sucedido o convivido simultáneamente. En efecto, todo paisaje conserva huellas en su territorio del pasado y del presente, es decir, está impregnado de cultura. Por la experiencia viva del hombre el territorio se convierte en paisaje y a su vez en archivo y patrimonio cultural. Es fruto de la experiencia y la acción humanas y como tal queda grabado de manera imborrable en la memoria de un pueblo. Es, por tanto, símbolo de la historia de un país, un legado de gran valor y significado, uno de los legados más ricos que hemos recibido del pasado, y, por tanto, un patrimonio que hay que saber apreciar, gestionar y recrear de manera sabia y prudente. Pero un patrimonio vivo, un testigo cultural de primer orden que nos indica nos solamente lo que hemos sido sino también lo que queremos ser. Es a la vez una figuración y una configuración. No es solo un espacio físico sino también el lugar donde vivimos, el escenario donde se ha gestado y se sigue gestando el drama de la identidad de sus habitantes.
Mostrar más

8 Lee mas

Paisajes culturales urbanos con perspectiva de género: Revisión bibliográfica y repercusiones para la didáctica de las ciencias sociales

Paisajes culturales urbanos con perspectiva de género: Revisión bibliográfica y repercusiones para la didáctica de las ciencias sociales

aprendizaje del paisaje cultural urbano, la revi- sión bibliográfica ha servido para comprender varias cosas. la primera, que la construcción del concento “paisaje cultural urbano” responde a una idea tradicional unitaria emanada de las propias definiciones reguladoras. la segunda, que después de más de 25 años de investiga- ción (baste recordar que es el 25 aniversario de la revista Gender, Place and Culture. A Journal of feminist Geography), de reflexión y análisis, no ha tenido lugar un impacto mayoritario en las narrativas oficiales sobre los paisajes culturales urbanos. la tercera, que el análisis de género es producido, mayoritariamente, por autoras (¿será por eso la falta de impacto?). Estas primeras tres conclusiones indican que el análisis, estudio, difusión y puesta en valor del patrimonio cultu- ral urbano sigue sin tener en cuenta, mayorita- riamente, el género como categoría de análisis a pesar de las normativas y políticas públicas que regulan y que inciden en la igualdad entre hombres y mujeres, así como en la necesidad de detectar y erradicar la violencia de género.
Mostrar más

18 Lee mas

LOS PAISAJES CULTURALES DEL CARIBE

LOS PAISAJES CULTURALES DEL CARIBE

Sobre los paisajes orgánicamente evolucionados de tipo continuo es imprescindible analizar que la extensiva ocupación de tierras por los terratenientes locales y los monopolios foráneos a comienzos del siglo XX produjo infinidad de paisajes agrícolas. En las provincias cubanas de Villa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey, Holguín y Las Tunas, por ejemplo, no es raro encontrar grandes complejos de producción azucarera. Estas impresionantes industrias pueden definirse como patrimonio industrial. Pero, desde el punto de vista de este estudio, pueden asumirse como paisajes culturales agroindustriales que contienen grandes exponentes del patrimonio industrial. Aquí los elementos fabriles, a diferencia de la industria urbana, son parte de un conjunto más amplio, el territorio rural donde la agricultura y el entorno natural juegan un rol predominante.
Mostrar más

8 Lee mas

Patrimonio de la Humanidad y paisajes culturales

Patrimonio de la Humanidad y paisajes culturales

Resumen: Los paisajes tienen un rango de valores que las comunidades reconocen como importante y desean conservar. Son precisamente los valores culturales y naturales las cualidades que hacen a ese paisaje o lugar importante. En particular, podemos considerar los paisajes culturales una parte importante y constituyente del Patrimonio de la Humanidad. Es fundamental que la sociedad sepa qué valores pueden encontrarse en sus paisajes culturales y, consecuentemente, reforzar su protección y realzarlos. En este trabajo se intenta ayudar a ese conocimiento y discutir como un instrumento de la UNESCO contribuye tanto a la observación, retención y conservación pro-activa del patrimonio, como a la formación continua en los años venideros y para futuras generaciones. Finalmente, se expone un caso de estudio como buen ejemplo de administración eficaz de valo- res.
Mostrar más

11 Lee mas

PAISAJES CULTURALES COMO PATRIMONIO: CRITERIOS PARA SU IDENTIFICACIÓN Y EVALUACIÓN

PAISAJES CULTURALES COMO PATRIMONIO: CRITERIOS PARA SU IDENTIFICACIÓN Y EVALUACIÓN

Las organizaciones que han seguido más de cerca el tema de los paisajes culturales son la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Servicio Nacional de Parques (NPS) en Estados Unidos. Ambas persiguen fines muy específicos al realizar las evaluaciones de los paisajes culturales. Al realizar el proceso de evaluación la UNESCO tiene como fin incluirlos en la Lista del Patrimonio Mundial, por lo que se ocupa solo de aquellos paisajes culturales de valor universal excepcional. Por su parte el NPS persigue enlistarlos en el Registro Nacional de Propiedades Históricas, por lo que se ocupa principalmente de los paisajes culturales con altos valores históricos.
Mostrar más

8 Lee mas

Arquitectura etnográfica en las comarcas de Guadix Baza (Granada)  Necesidad de constituir paisajes culturales

Arquitectura etnográfica en las comarcas de Guadix Baza (Granada) Necesidad de constituir paisajes culturales

Los elementos arquitectónicos comentados constituyen el reflejo de los diferentes períodos históricos y de las condiciones sociales, culturales y económicas representativas de cada uno de ellos. Correspondientes al período medieval-musulmán destacan las construcciones ligadas a la cultura del agua (caños, baños, aljibes, acequias y albercas), el hábitat troglodita (covarrones) y una tipología específica de vivienda, la casa morisca. Posteriormente, en la etapa moderna, en la que se produce una mayor diferenciación social, aparece la casa del campesino, ocupada por el nuevo repoblador, la vivienda troglodita con la tipología característica actual, y otros ligados a la arquitectura productiva como eras y pajares. A partir del siglo XIX aparece el ensanche urbano, con proliferación del caserón burgués. Es decir, todas estas construcciones dan lugar a un mosaico de huellas de los diferentes componentes etnográficos, históricos, culturales, económicos y sociales, creando unos valiosos sistemas construidos. Asimismo, se trata de construcciones con una serie de valores ambientales, históricos y etnográficos. Su valor ambiental se fundamenta en tratarse de una arquitectura integrada en el medio ambiente, el empleo de materiales del terreno y la adaptación a sus condiciones físicas. Su valoración histórica radica en que se encuentra testimonio de este patrimonio arquitectónico desde la Edad Media, sin haber experimentado apenas modificaciones. Y se valora etnográficamente, porque se corresponde con elementos construidos, a los que se han asignado usos estrechamente ligados a la cultura tradicional, agraria y rural. Desde el comienzo hasta su final, pasando por las actividades cotidianas del campo, la vida humana de los habitantes giraba en torno al patrimonio arquitectónico que se presenta. El resultado son diferentes paisajes culturales, en los que la cultura es el agente y lo natural, el medio.
Mostrar más

24 Lee mas

Paisajes culturales y planificación espacial

Paisajes culturales y planificación espacial

Puede entenderse que, como conjunto de sitios y como bien mixto, el BIC participa lateralmente de algunas de las características de paisaje cultural (Cultural Landscape) y de paisaje protegido (Protected Landscape), lo que es útil desde el punto de vista instrumental. Por un lado, de algún modo participa de las condiciones de un paisaje cultural, tanto en los diversos sentidos apuntados en el apartado primero de este epígrafe sexto en lo que respecta a la relación entre espacio cultural y paisaje cultural, como en el sentido expresado por el ICOMOS acerca de que las interacciones mayores entre los hombres y el medio son reconocidas como constituyentes de los llamados paisajes culturales. Las Directrices Operativas de UNESCO (1992), en efecto, establecieron que los paisajes culturales son bienes culturales y representan “las obras conjugadas del hombre y de la naturaleza” mencionadas en el artículo 1 de la Convención del Patrimonio Mundial de 1972.
Mostrar más

24 Lee mas

Las TIG como recurso didáctico para el estudio de paisajes culturales  Un diseño de intervención en Monfragüe

Las TIG como recurso didáctico para el estudio de paisajes culturales Un diseño de intervención en Monfragüe

Esto es, precisamente, lo que se plantea en este estudio a través de las actividades didác- ticas planteadas: contextualizar la propuesta de intervención en un espacio como Monfragüe, se debe a su condición como Parque nacional y a la riqueza patrimonial que acoge. Mediante las TiG, el alumnado podrá conocer sus valores natura- les (dehesas, bosque y matorral mediterráneo, roquedos, ríos, etc.), pero también sus valores culturales (pinturas rupestres, estelas, iglesias medievales o yacimientos arqueológicos), tes- tigos de épocas pasadas. Sumado a ello, las aplicaciones seleccionadas también permiten conocer la ubicación de centros de interpreta- ción, oficinas de turismo o museos, como princi- pales difusores del patrimonio de la zona.
Mostrar más

21 Lee mas

Representaciones, turismo y Estado. Imágenes y discursos en torno de los paisajes culturales de Mendoza (Argentina)

Representaciones, turismo y Estado. Imágenes y discursos en torno de los paisajes culturales de Mendoza (Argentina)

Planteadas así las cosas, el paisaje podría asumir un rol proactivo en la instrumentación de las nuevas normativas asumiendo la modelización de los escenarios futuros urbanos en los que el proyecto refl ejaría las elecciones consumadas. Como bien afi rma Nogué (2008), los nuevos paisajes deberían poder ser objeto de representación social. Para ello será necesario formular un proyecto que sea capaz de conciliar las valoraciones positivas de los paisajes heredados, condensadas tras las imágenes míticas y articulado con la heterogeneidad y pluriculturalidad del territorio. En este marco, la instancia de proyecto posee la oportunidad de salvar el defasaje existente entre el paisaje mítico, el real y el emergente –no proyectado- de la normativa. Si se quiere aprovechar esa oportunidad, una nueva visibilidad del paisaje sería la clave para superar las paradojas que señala la historia cultural urbana mendocina.
Mostrar más

10 Lee mas

Paisajes culturales: la instalación de la central hidroeléctrica Llollelhue, La Turbina, en la ciudad de La Unión

Paisajes culturales: la instalación de la central hidroeléctrica Llollelhue, La Turbina, en la ciudad de La Unión

Si algunos edificios han llegado a ser patrimonio de algo o alguien, es porque representan algo para quienes les dan vida y para las épocas en que han sido creados” (y Nouvel, 2007). Se expresan las traducciones de los modos de vida, de las convicciones, de las capacidades, de los anhelos, de lo diacrónico de los procesos globales a los locales, los que finalmente se traducen en ciertas sincronías estructurales de la ciudad, legibles desde el patrimonio y lo local, lo anterior es posible observarlo en la figura 8, donde es legible la atmósfera en un todo. Así cuando se intenta comprender la vida social que subyace a los objetos o artefactos, lo que se desnuda no es su materialidad ni las técnicas solamente, pues “la cosa genuina no es simplemente un artefacto; es un objeto confeccionado por individuos particulares, quienes emplean materiales artesanales especiales, y trabajan en determinadas condiciones sociales, culturales y ambientales” (Spooner, 1991). Su profundidad va mucho más allá de una densidad única, basada en su carga simbólica, sino también por su vínculo con la vida diaria, lo que el objeto o artefacto representa en lo cotidiano.
Mostrar más

16 Lee mas

El proyecto arquitectónico en Paisajes culturales: Mecanismos de intervención en el Paisaje de acceso al yacimiento de Tiermes

El proyecto arquitectónico en Paisajes culturales: Mecanismos de intervención en el Paisaje de acceso al yacimiento de Tiermes

potente en el que las diferentes arquitecturas van encontrando su posición en el lugar. No sólo encontramos este sistema de ordenación del lugar en la Acrópolis de Atenas, también se usan herramientas similares en un entorno mucho más cercano, en el Jardín de Sefarad en Ávila. Según el artículo Proyectar lo intangible. Heterotopías del tiempo en tres paisajes patrimoniales, de Darío Álvarez Álvarez, describe el proyecto de la siguiente manera: “[…]los elementos parecen estar dispuestos de forma aleatoria sobre el terreno, pero en realidad están relacionados por líneas que construyen un sistema geométrico intangible, unas líneas que ordenan el tiempo y la memoria, dándoles una cierta materialidad[…]””[…]En el suelo del jardín unas líneas de granito orientan visualmente hacia los elementos más significativos de la ciudad, las murallas, la catedral, la iglesia de San Vicente…[…]” 37 .
Mostrar más

47 Lee mas

La recuperación de los paisajes industriales como paisajes culturales

La recuperación de los paisajes industriales como paisajes culturales

Un ejemplo para entender un paisaje industrial como estructura subordinada a un fin productivo, puede ser el canal de Castilla. Los canales y los itinerarios forman parte de un tipo de “paisajes lineales” que fue debatido específicamente en una reunión de expertos celebrada en Canadá en 1994. “Un canal es un conducto de agua construido por el hombre que puede representar una obra monumental que define un paisaje cultural lineal o el componente de un paisaje cultural complejo” con valores tecnológicos, económicos y sociales. La preservación de la autenticidad y la integridad de esos paisajes requieren de una compleja gestión. El Canal de Castilla precisamente engloba esa problemática muy difícil de abordar de forma unitaria para lo necesitaría un plan director. El canal fue un proyecto ilustrado, casi utópico, que pretendía unir la meseta castellana productiva con el mar Cantábrico. La obra presenta una gran unidad a lo largo de todo su recorrido por sus características constructivas, usos, y paisaje que configura. Es una obra cuya construcción abarca casi un siglo de historia. Se inició en 1753 y se pretendía que contribuyera en la regeneración nacional emprendida por la monarquía borbónica. La ambición de su construcción responde a la misma cobertura ideológica que había movido la apertura de vías fluviales en toda Europa desde el siglo XVI y XVII con el propósito de dotar a la comunidad de fuentes de riqueza y desarrollo, favoreciendo las comunicaciones para el comercio, promoviendo por su medio el tráfico de productos naturales y fabricados, haciendo florecer la agricultura y la industria a lo largo de sus recorridos que se beneficiaban por la triple función de transporte, oferta de agua y fuerza motriz. La imagen del canal, en lo esencial, es invariable a lo largo de los 207 kilómetros de su recorrido. Sus exclusas, molinos y fábricas harineras, que aprovechan el salto de agua, las viviendas de escluseros, los puentes, los acueductos, presentan una unidad constructiva y una reducción tipológica notable. En las dársenas de Palencia, Valladolid y Medina de Rioseco que son puertos terminales del canal con almacenes y muelles para la carga y descarga de las mercancías, la imagen del canal, siempre rural, adquiere un aspecto urbano. El conjunto constituye un paisaje cultural que representa las intenciones e ideales de un período histórico, como un ejemplo único donde concurren un potencial técnico, la racionalización y la gestión de las grandes obras.
Mostrar más

24 Lee mas

Paisajes culturales, paisajes patrimoniales, paisajes sostenibles  Territorio y sociedad en mutación

Paisajes culturales, paisajes patrimoniales, paisajes sostenibles Territorio y sociedad en mutación

Partiendo de estos postulados, la UNESCO determina que los paisajes culturales son los lugares  que  combinan  el  trabajo  de  la  naturaleza  y  del  ser  humano,  como  vimos  anteriormente  (Directrices UNESCO, párrafo 39). A partir de esa definición y de los seis criterios aplicables a los  bienes  culturales,  más  los  otros  cuatro  aplicables  a  los  bienes  naturales,  diferencia  las  tres  grandes categorías de patrimonio: natural, cultural y mixto. El reconocimiento de la categoría  de  paisaje  cultural  arranca  de  1992,  cuando  esta  organización  los  tipifica  en  el  sentido  que  acabamos de ver en el párrafo 39 de las Directrices (Fernández y Silva, 2015: 262). Siguiendo a  estos  autores,  la  clasificación  de  los  paisajes  culturales  de  la  UNESCO  se  estructura  desde  entonces en tres tipos: “a) Paisajes definidos, diseñados y creados por el ser humano. b) Paisajes  evolutivos; que a su vez se diferencian entre fósiles/relictos y continuos, y c) Paisajes asociativos.  Esta  clasificación  contiene  un  amplio  espectro  de  paisajes:  desde  aquellos  en  los  que  los  atributos  que  los  denotan  –o  sea,  que  los  describen  objetivamente–  son  fundamentales  (categoría «a») hasta los que basan sus valores en atributos que los connotan –es decir, que les  asignan significados subjetivos (categoría «c»); la categoría intermedia («b») participa a la vez  de  atributos  denotados  y  connotados.  Sin  embargo,  hay  que  tener  en  cuenta  que  estas  categorías  son  más  conceptuales  que  funcionales  (Fawler,  2003),  por  lo  que,  como  se  ha  indicado, no representan una clasificación muy operativa para un reconocimiento ajustado de  los valores patrimoniales que poseen los paisajes.”  
Mostrar más

18 Lee mas

El proyecto arquitectónico en paisajes culturales.

El proyecto arquitectónico en paisajes culturales.

En el artículo primero, define paisaje como: cualquier parte del territorio tal como la percibe la población, cuyo carácter sea el resultado de la acción y la interacción de factores naturales y/o humanos. Esta definición es mucho más abierta que las anteriores que hemos visto, ya que deja fuera cualquier tipo de valoración sobre la calidad. Está en consonancia con los criterios del WHC y de la IUCN, pero afirma que el paisaje existe siempre, sea o no especialmente remarcable o bello. Sin embargo, esta definición amplia del paisaje no niega su condición cultural, como se refleja en el preámbulo. El tercer artículo, que define los objetivos, afirma que el Convenio tiene por objetivo promover la protección, gestión y ordenación de los paisajes, así como organizar la cooperación europea en ese campo. Es decir, los países que han firmado este convenio se han comprometido con la protección, gestión y ordenación de los paisajes y por lo tanto, tendrán que generar leyes en este sentido.
Mostrar más

65 Lee mas

Caracterización de los paisajes culturales  Una visión evolutiva

Caracterización de los paisajes culturales Una visión evolutiva

Ahora bien, el paisaje analizado siempre será el resultado final de una evolución constante que ha superpuesto trazas, ha modificado espacios y ha hecho ilegibles paisajes anteriores, por lo que una investigación encaminada a analizar el paisaje como el resultado de su propia evolución requerirá del concurso de investigaciones multidisciplinares con el fin de intentar reconstruir los dife- rentes paisajes que se han ido sucediendo. Así, la plasmación final de los datos recopilados podrá ser expresada espacialmente a través de su cartografiado y podrán ser analizados y gestionados mediante un sistema de información geográfica. Los datos que se vayan obteniendo a lo largo del proceso de investigación –verificación y delimitación de restos arqueológicos, análisis palinológicos, sedimentológicos, geomorfológicos, etc.– deberán ser incorporados con la finalidad de obtener mo- delos de análisis que nos permitan aproximarnos a las técnicas de aprovechamiento y explotación de los recursos y llegar a “...disponer de diversas estimaciones de coeficientes técnicos que son susceptibles de traducción a unidades de superficie para calcular sus respectivas “huellas ecológi- cas.” (Tello, 1999, 208). Con ello, desde el punto de vista productivo o de la mera subsistencia, se podrían observar pautas ante los momentos críticos –agotamiento de determinados recursos por sobreexplotación, salinización, abandono de tierras en periodos conflictivos, etc.– y contrastarlos con periodos de estabilización –detección de nuevos recursos, aprovechamiento, generación de excedentes para su comercio, etc.– y cómo se ha traducido en el paisaje de cada periodo. Estos cambios sobre el medio, supuestamente, han tenido que dejar huellas visibles en el paisaje actual que, a través de las investigaciones arqueológicas y de los estudios multidisciplinares podrían ser identificadas, documentadas y analizadas. Así pues, un correcto análisis del paisaje actual “...nos puede reflejar el alcance y las formas de las huellas ecológicas de las sociedades humanas del pasado y el presente” (Tello, 1999, 198). Obviamente este tipo de enfoque metodológico presenta como dificultad su dependencia directa del desarrollo de las investigaciones de campo y del gran nú- mero de datos cuantificables a barajar que, como más abajo veremos, depende en gran medida de la casualidad del registro arqueológico y puede llegar a modificar nuestro modelo de interpretación.
Mostrar más

82 Lee mas

Educación patrimonial sobre el paisaje cultural de Sierra Nevada. El caso del proyecto MEMOLA

Educación patrimonial sobre el paisaje cultural de Sierra Nevada. El caso del proyecto MEMOLA

En él participaron estudiantes universitarios del Grado de Pedagogía, Grado de Educación Pri- maria, Grado de Educación Social de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada, dentro del programa de Prácticum tutelado por el Centro UNESCO de Andalucía. Para ello fue necesaria la formación previa de los estudiantes universitarios en materias relaciona- das con los Paisajes Culturales y de los sistemas históricos de regadío del área de Sierra Nevada, con el fin de que desde su especialidad busca- ran herramientas idóneas para trabajar con los menores y enseñar sobre patrimonio cultural y natural. Elaboraron en grupos un plan de activi- dades educativas que fue consensuado con los investigadores del proyecto y tutores del Centro UNESCO de Andalucía, con objeto de que se adaptara a las condiciones de cada centro.
Mostrar más

13 Lee mas

Naturaleza, cultura, y patrimonio natural: Hacia una cultura de la naturaleza

Naturaleza, cultura, y patrimonio natural: Hacia una cultura de la naturaleza

Por otro lado, el estudio de los paisajes culturales nos ha llevado a dudar si las áreas de naturaleza “pura” son realmente tan deseables, ya que bajo ciertas condiciones se pueden encontrar índices de diversidad biológica más elevados en áreas activamente modificadas por el ser humano que en áreas sin su presencia. En un estudio clásico, Gary P. Nabhan et al., encontraron que en dos oasis situados a ambos lados de la frontera entre México y los Estados Unidos, el lado mexicano, donde todavía se practi- caba la agricultura, presentaba mayor biodiversidad que el norteameri- cano, el cual estaba protegido como reserva natural y excluía el asentamiento humano 8 . Por lo menos, desde la Cumbre Mundial sobre el Medio Ambi-
Mostrar más

17 Lee mas

Show all 4247 documents...