periodismo en América Latina

Top PDF periodismo en América Latina:

El modelo “liberal capturado” de sistemas mediáticos, periodismo y comunicación en América Latina

El modelo “liberal capturado” de sistemas mediáticos, periodismo y comunicación en América Latina

expresión (Siebert et al, 1956). No obstante, como se ha dicho, varios casos en América Latina muestran claramente no sólo que los mercados no son suficientes para promover sistemas mediáticos plurales y abiertos, sino que han resultado igualmente nocivos para la democracia. Es más las reformas de mercado han mantenido y afianzado las estructuras de medios en propiedad familiar y a los grandes medios como parte de las estructuras de poder. Al igual que durante el autoritarismo, en las economías de mercado, en países como México, Guatemala, El Salvador, Perú, Brasil o Colombia, las relaciones de complicidad entre las élites mediáticas y los grupos políticos continúan, así como la dependencia de muchos medios regionales y locales de las pautas publicitarias gubernamentales. Encima, lo que atestiguamos no es la generalización del periodismo de investigación como herramienta de empoderamiento de la ciudadanía, sino en muchos casos, como ya había observado Waisbord (2000) para los casos de Colombia, Argentina y Brasil, un rol selectivo, discrecional y convenenciero del papel del “perro guardián” y crítico de la prensa para favorecer a algunos actores políticos y desprestigiar a rivales propios y de los aliados, siempre en pos del interés privado (Márquez Ramírez, 2012a). En suma, como se observa en el libro, los medios privados en América Latina siguen estando abiertos a las interferencias y a la intervención de intereses extra periodísticos, lo cual sigue impidiendo la consolidación en la gran mayoría de los casos de mercados plurales, verdaderamente competitivos, abiertos, y diversos, particularmente en la radiodifusión. De hecho, se mantiene el clientelismo, la nula aplicación de la regulación –o en el mejor de los casos pobre, discrecional o inconsistente– y la inadecuada defensa de las condiciones para el ejercicio periodístico que en mucho queda capturado por lógicas de cobertura desde las fuentes oficiales e institucionales más que desde las comunidades y los ciudadanos. Este paisaje, desde luego, tiene por fortuna sus grandiosas excepciones.
Mostrar más

36 Lee mas

El conflicto entre periodismo y poder político en la América Latina post-neoliberal. La interpelación populista de los líderes de Ecuador y Argentina

El conflicto entre periodismo y poder político en la América Latina post-neoliberal. La interpelación populista de los líderes de Ecuador y Argentina

El conflicto político también resulta una dimensión constitutiva de la producción de discursos periodísticos. Dice Borrat en relación con el periódico que percibirlo como “como actor del sistema político es considerarlo como un actor social puesto en relaciones de conflicto con otros actores” (1989: 14). Para este autor, los conflictos se desatan cuando existe un bien siempre escaso que está en disputa, lo cual define al ámbito político en función de la disputa por el poder. En el caso de los medios en América Latina, arriesgamos la hipótesis de que lo que está en disputa es la configuración de colectivos, al momento de trazar horizontes políticos diversos (liderazgos convenientes, rol del Estado, políticas sociales, etc.) Si bien, como dice Verón (1998) los colectivos que construye el discurso periodístico no son de la misma naturaleza a los que apunta el político 5 , en el contexto actual, en el que los distintos medios ingresan con sus producciones en los conflictos políticos como protagonistas, se
Mostrar más

16 Lee mas

Periodismo científico : reflexiones sobre la práctica en América Latina (Ensayos)

Periodismo científico : reflexiones sobre la práctica en América Latina (Ensayos)

La asociación - que contaba con la presidencia de Calvo Hernando y la vicepresidencia del argentino Jacobo Brailovsky -tenía como objetivos promocionar la práctica de perio[r]

8 Lee mas

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

, y los ejes volcánicos transversales) y las dos grandes mesas o mesetas meridionales y centra- les, aunque caen dentro de los trópicos, son templadas en cuanto al clima y la ve- getación. La amplia región al norte de Mesoamérica, entre la meseta central y la ac- tual frontera de México con Estados Unidos es, desde el punto de vista ecológico, muy diferente, y en muchos aspectos parecida a los grandes desiertos de América del Norte. La vegetación se reduce, por lo general, a una variedad de cactus y al- gunos grupos de arbustos, yucas o palmitos y, cercanos a arroyos intermitentes, los árboles que se conocen con el nombre de mesquites. En una época la alta cultura se difundió de forma atenuada hacia algunas regiones de la meseta norte (como en La Quemada y Calchichuites, en Zacatecas). Sin embargo, en general, el árido norte siguió siendo el hogar permanente de los fieros chichimecas, los que en distintas oca- siones amenazaron la existencia de los asentamientos septentrionales de Mesoa- mérica.
Mostrar más

283 Lee mas

La revalorización del Estado en América Latina

La revalorización del Estado en América Latina

Para Cardoso, en tanto, lo que llama la atención es que a pesar de la crisis el Estado se mantiene. “Me refiero ahora al Estado, no sólo en su aspecto de pacto de dominación sino también como orga- nización, como máquina burocrática. O sea, como una agencia capaz de producir una serie de políti- cas que, de una manera u otra, atienden a las de- mandas sociales existentes”. Similar consideración realiza respecto del surgimiento de los partidos po- líticos en América Latina después de los años de dictaduras. Tal vez sin que los actores tengan con- ciencia de ello, los partidos renacen un poco a la norteamericana, un poco a lo caudillo, un poco a lo ideológico, con una mezcla de formas de partidos provenientes simultáneamente de Europa, Estados Unidos y América Latina. Para este autor, la refle- xión que nos cabe no es solamente la de la crisis del Estado, la crisis de la sociedad y sus formas de re- presentación, sino que, a la par, es la reflexión de cómo, pese a esta crisis, el Estado se mantiene y, en algunas situaciones, logra legitimación.
Mostrar más

12 Lee mas

Europa y América Latina

Europa y América Latina

Pero Europa puede también contribuir a todos estos objetivos desde su propia experiencia, como el éxito en la integración europea o las políticas de cohesión, materializadas en la estrat[r]

9 Lee mas

América latina y su teoría

América latina y su teoría

Estas formas de explotación cruzan transversalmente todas las clases sociales agrupadas, no por la fuente de donde vienen sus ingresos, sino por la magnitud relativa de sus ingresos familiares y personales. Especialmente en las socie- dades periféricas contemporáneas (y de América Latina en particular), en los estratos medios y bajos de ingreso encontramos micro y pequeños empresarios o pequeños propietarios rurales, junto con profesionales independientes, cuyos ingresos respectivos para consumo personal o familiar no difieren sustancial- mente entre sí ni respecto de los percibidos por asalariados que venden su fuerza laboral. Todos ellos considerados como personas o como grupos fami- liares, se ubican en parecidos estratos en materia de distribución personal/ familiar del ingreso (Di Filippo, 2013: 87).
Mostrar más

28 Lee mas

Financiero América Latina

Financiero América Latina

A partir de la aplicación de la reforma de la LEY DE SEGUROS, las empresas de seguros y reaseguros deberán cumplir con el cálculo y publicación de un indicador de liquidez, denominado[r]

12 Lee mas

El Brasil y la América Latina

El Brasil y la América Latina

La actual posición del Brasil en América Latina se caracteriza por una marcada ambigüedad. Por un lado, el país participa en .todos los organismos internacionales especializados, tanto d[r]

31 Lee mas

China y América Latina

China y América Latina

Al mismo tiempo, América Latina, aunque se mantiene en la posición política señalada, tiene interés -mientras se espera una solución a los problemas a través del Estrecho- en contar con [r]

9 Lee mas

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

Mientras tanto las distintas formas ilícitas de comercio (contrabando de oro dentro y fuera de Brasil, exportaciones de productos coloniales e importaciones de manufacturas extranjeras ilegales) estaban socavando toda la política econó- mica de Portugal durante los difíciles años de la recuperación, pero no eran los únicos problemas que ofrecía Brasil a un gobierno más deseoso que nunca de preservar sus prerrogativas. Existía la preocupación de que estaban proliferando pequeños talleres que producían toda clase de tejidos de lujo y de bordados de oro y plata. Esta producción local no sólo competía con industrias parecidas de la metrópoli, sino que a largo plazo amenazaba engendrar en las colonias más ri- cas de Portugal un deseo de independencia económica y política. La existencia de estos problemas llevó a Martinho de Mello e Castro a publicar simultánea- mente en 1785 dos alvarás, uno de los cuales estaba destinado a reforzar las me- didas contra las formas de fraude y contrabando, mientras que el otro ordenaba que cerraran todos los talleres y fábricas de Brasil que produjeran tejidos dife- rentes a los paños bastos de algodón que servían para la ropa de los esclavos, o como embalaje de los productos de exportación. De hecho, el segundo de estos alvarás puede no haber producido el impacto que algunos historiadores le reco- nocen. Pero es cierto, aun así, que la política «pombalina» adoptada por Mello e Castro reafirmó la dependencia política y económica de Brasil respecto a la me- trópoli, de acuerdo con los principios del sistema colonial mercantilista. Hasta que se trasladó la corte de los Braganza a Río de Janeiro en 1808, el pacto colo- nial nunca fue puesto en cuestión por el gobierno que, incluso tras la indepen- dencia de los Estados Unidos de América y Santo Domingo, o después de los in- tentos de rebelión en Brasil en 1789 y 1798, nunca admitió la posibilidad de perder el control del poder. Sin embargo, puede detectarse la influencia progre- siva de un espíritu más liberal, particularmente en la actitud del sucesor de Mello e Castro, D. Rodrigo de Souza Coutinho, quien formuló argumentos algo dife- rentes para mantener los lazos entre Portugal y Brasil. Estos argumentos ya no se basaban en la autoridad de los principios mercantilistas clásicos, sino que se inspiraban en el «mercantilismo influenciado por la Ilustración, mercantilismo ilustrado»," y una nueva visión del imperio portugués.
Mostrar más

269 Lee mas

Seguros América Latina

Seguros América Latina

Gracias a ello, soportados en la calidad de su marca y del CFBHD, la empresa logró captar una porción de las primas manejadas por esas empresas, más que triplicando el volumen de pri[r]

7 Lee mas

Seguros en América Latina

Seguros en América Latina

Por lo tanto, las opiniones, estimaciones, información y recomendaciones contenidas en este informe pueden ser utilizadas tomando en cuenta que las mismas han sido obtenidas o basadas en[r]

7 Lee mas

en América Latina y el Caribe

en América Latina y el Caribe

El componente de intermediación financiera también está positivamente correlacionado con el cr ecimiento económico Rl ió fd i ió fi i ii ói  Y la relación entre profundización finan[r]

15 Lee mas

Para entender a América Latina

Para entender a América Latina

Agustín observa como dato común a América Latina el que en sus orígenes el desarrollo del capitalismo sea eminentemente reaccionario, no sólo por "los obstácu- los directamente impuestos al desarrollo de las fuerzas productivas, mas también por los efectos producidos en la estructura social". Las rémoras en la conformación de una burguesía realmente moderna, afirma, se explica pues ella nace confundida y entrelazada con la aristocracia terrateniente. 8 Un tema de reflexión muy actual a la hora de comprender por qué la burguesía latinoamericana dista de ser precisamente schumpeteriana y por qué el Estado ha sido siempre, en cada país, el factor principal de modernización capitalista, de inversión de riesgo, de optimización de la acumula- ción. Las críticas actuales de los voceros neoliberales que fundan la justificación de su estrategia en una ofensiva antiestatal, en la privatización de empresas públicas,
Mostrar más

12 Lee mas

Etnografías del Estado en América Latina.

Etnografías del Estado en América Latina.

El dossier que preparamos sobre el Estado se inscribe en estas preocupaciones y aproxima- ciones. Cinco artículos analizan la construcción estatal en diferentes países de América Latina. Todos ellos ofrecen una comprensión densa y procesual de la estatalidad desde perspectivas teó- ricas y objetos de estudio diversos. A partir del análisis de ámbitos y momentos específicos en la historia de algunos países de la región, los textos muestran al Estado como entramados insti- tucionales y organizacionales que se forman en continuos procesos de negociación, disputa y acuerdos entre complejos específicos de actores.
Mostrar más

5 Lee mas

Su viaje por América Latina

Su viaje por América Latina

- "Como primera medida yo no considero solo a Argentina como mi país natal sino a toda América. Para ello quisiera tomar ejemplos como Marti, y es en su tierra natal (Cuba) que ayudare a hacer su doctrina una realidad. Además no se puede llamar interferencia si yo quiero entregarme totalmente – hasta la sangre- a una causa que me parece correcta y que es la causa del pueblo. Un pueblo que quiere ser liberado de una tiranía que en si misma se basa en la interferencia armada extranjera, con aviones, armas e incluso estrategas. Hasta ahora ni siquiera un solo país a acusado a Norte América de intervenir en los asuntos internos de Cuba, ni un solo diario ha acusado a los Yanquis de ayudar a Batista a matar a su pueblo."
Mostrar más

7 Lee mas

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

, los senhores de engenho y demás plantadores de Brasil mantenían fuertes lazos con los comerciantes de la metrópoli, con el comercio del Atlántico y, a tra- vés de los puertos metropolitanos de Lisboa y Oporto, con los mercados europeos. Y la economía de exportación basada en la agricultura estaba creciendo durante el último cuarto del siglo x v m , aún en auge en la década de 1790. A l mismo tiem- po, los plantadores dependían del comercio transatlántico de esclavos —una em- presa predominantemente portuguesa— para la obtención de mano de obra. Y, a su vez, los productores de carne, cereales, pieles, bueyes y muías del sertao del no- reste o en Rio Grande do Sul dependían fuertemente del sector de la agricultura de plantación. En comparación con las colonias españolas de América, la econo- mía doméstica y el comercio interno eran de escala reducida. Y Brasil tenía pocas y pequeñas ciudades: en 1800 sólo Río de Janeiro y Salvador contaban con pobla- ciones de 50.000 habitantes. En sexto lugar, el monopolio comercial de Portugal era protegido con menos celo que el de España. Las manufacturas británicas cons- tituían el grueso de las exportaciones portuguesas a Brasil —a través de Lisboa y, cada vez en mayor escala, también directamente.
Mostrar más

275 Lee mas

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

Al mismo tiempo, también parece claro, gracias a la investigación informada por la orientación analítica revisionista, que el comercio internacional podía pro- ducir el tipo de crecimiento asimétrico que experimentaba la mayor parte de Amé- rica Latina, debido precisamente a la naturaleza de las estructuras socioeconómicas que estaban subordinadas a los intereses económicos dominantes e internacional- mente relacionados. Si bien la organización de la producción tendía con frecuen- cia a ser de carácter pluriforme, con más modos y relaciones de producción arcai- cos predominando fuera del sector exterior y de la estructura que lo apoyaba, había, como señalábamos antes, vinculaciones críticas entre las diferentes partes de la economía. Entre otras cosas, las mismas instituciones que establecían la subordinación social y política de la mayoría de la población —en México, la mayor parte de América Central, las repúblicas andinas y el noreste de Brasil— tendían a contener la renta monetaria y, al vincular la falta de derechos económicos a la de derechos políticos, protegían tanto el superávit exportable como los proce- sos de acumulación de capital instigados por extranjeros de la erosión que hubie- ra podido nacer o bien de niveles más altos de consumo popular o de las exigen- cias de un mayor grado de inversión social. Por supuesto, las exigencias de consumo de las clases privilegiadas no estaban peor protegidas. Que esto se hiciera a costa de la formación del capital material y humano que hubiera podido fomentarse localmente fuera del sector exterior (y se fomentó en unas cuantas regiones) con la existencia de mercados nacionales más fuertes no representaba ninguna des- ventaja especial desde el punto de vista de los grupos cuya prosperidad estaba unida a la importación de productos de lujo y semilujo, a las industrias exporta- doras y a industrias que apoyaban al sector exportador (y recibían apoyo de éste): aquellas cuya expansión atraía tanto capital extranjero y nacional. Al contrarío, la compatibilidad de estas formas de organización con la preservación de las po- siciones de privilegio establecidas significaba que, por regla general, las élites no tenían ninguna prisa por invertir partes significativas del superávit en mejoras de tipo general y en reformar o modernizar la estructura.
Mostrar más

369 Lee mas

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

HISTORIA DE AMÉRICA LATINA

Las razones que explican que estos esfuerzos resultaran decepcionantes son complejas. Para entenderlas mejor es preciso recordar ante todo que la decep- ción debe achacarse en parte a la esperanza quizás excesiva suscitada en Europa con medios en parte artificiales y en América Latina como reflejo de las expec- tativas europeas que existieron durante el breve boom inversionista que concluyó abruptamente en la crisis de 1825. Las realizaciones de los años 1810-1850, colocadas en el contexto de la historia de la minería hispanoamericana desde sus orígenes coloniales, no nos parecen —como en cambio pareció a los observado- res coetáneos— consecuencia del nuevo marco socioeconómico en que se encon- traba la minería. Fuesen las que fueran las circunstancias anteriores, la minería atravesó los ciclos de descubrimiento, explotación y agotamiento de los filones. Así, no es sorprendente que México —o incluso Perú, que alcanzó su máxima producción en las últimas décadas del periodo colonial— tardara un cuarto de siglo, una vez restablecida la paz, en recuperarse. Igualmente, también es más fácil comprender por qué Chile disfrutó de la prosperidad posrevolucionaria antes que otras zonas, si se recuerda que su centro minero, la mina Chañarcillo, no se descubrió hasta después de la independencia. La recuperación de la mine- ría mexicana, al igual que sucedió en Bolivia incluso más tarde, no se debió tanto a que los viejos centros mineros retornaran a los antiguos niveles de producción como a la aparición de otros centros en Zacatecas o en otros esta- dos. Sin embargo, la decepción por la producción y la explotación minera del periodo de la postindependencia se puede justificar. Era razonable esperar que la revolución comercial, al hacer ascender el volumen y el valor de las importacio- nes, añadiera un nuevo factor de apremio a la necesidad de que se ampliaran las exportaciones, especialmente de metales preciosos. La respuesta lenta y modesta de la minería requiere, por lo tanto, una explicación que vaya más allá del ciclo de bonanzas y crisis dictado por el descubrimiento o el agotamiento de los filones más ricos.
Mostrar más

482 Lee mas

Show all 10000 documents...