Poder (Ciencias sociales)--México--Siglo XIX

Top PDF Poder (Ciencias sociales)--México--Siglo XIX:

Sistemas fiscales y poder político en Iberoamérica (siglo XIX)  Análisis comparado de Argentina, Colombia, Chile, México y España

Sistemas fiscales y poder político en Iberoamérica (siglo XIX) Análisis comparado de Argentina, Colombia, Chile, México y España

una petición de proyecto de ley para facilitar la negociación de un préstamo de dos millones de pesos avalados con la hipoteca de los ingresos de las aduanas. Mientras tanto comenzó a negociar otro con los más importantes capitalistas de México por valor de 300.000 o 400.000 pesos el cual explicaba no pudo llegar a realizarse por no haberse llegado a ningún acuerdo. En tales circunstancias el Sr. Rondero ofreció un préstamo por valor de 200.000 pesos (la mitad pagaderos en metálico) en condiciones poco ventajosas para el gobierno, pero al final se tuvo que aceptar (6 de septiembre) con el consentimiento del Presidente y del resto de Secretarios por encontrarse la tesorería en una situación límite (los pagos a la tropa no podían dilatarse más). En tal situación, arreciaron las críticas a la gestión del Secretario y éste presentó su dimisión al Presidente, el cual no se la aceptó sino hasta el mes de noviembre de 1838. Mientras tanto las tropas seguían demandando recursos. 196

66 Lee mas

Un acercamiento a las elecciones del México del  siglo XIX

Un acercamiento a las elecciones del México del siglo XIX

junta o colegio electoral correspondiente. Las siguientes fases de la elección –secundaria o terciaria, según fuera el caso– correspondían a las autoridades provinciales o estatales, auxiliadas en algunas épocas por los jefes políticos. Otro caso de un elemento que permaneció fue el de la deinición de las instancias responsables de caliicar los resultados de los comicios nacionales. La igura caliicadora predominante era la Cámara de diputados, quien muchas veces caliicaba incluso la elección propia –lo que representaba un mecanismo de autocaliicación. Esto sucedió así desde los comicios para diputados a Cortes y diputaciones provinciales en 1812 hasta el in de la vigencia de la Constitución de 1857. Las más de las veces la elección fue caliicada por la Cámara baja, pero otras, el Congreso en su conjunto caliicaba los comicios, o el Senado autocaliicaba su propia elección. Hubo un momento en que la caliicación electoral estuvo a cargo del Supremo Poder Conservador y otros en los que la legislación no lo indicaba con claridad. Para estos últimos, solo un acercamiento por la vía de la historia de las prácticas electorales podrá mostrar cómo se llevaba a cabo.

38 Lee mas

La ley y el honor: jueces menores en la Ciudad de México, 1846-1850

La ley y el honor: jueces menores en la Ciudad de México, 1846-1850

Además de esta noción de policía, había otra que comprendía la presencia de un cuerpo armado dedicado únicamente a la preservación de la seguridad pú- blica, el cual estaba subordinado al gobierno del Distrito. Los auxiliares eran los encargados de perseguir a los delincuentes; sin embargo, su presencia no fue continua debido a que siempre dependió del ejército y sufrió varias modifica- ciones. En teoría, los dos conceptos están vinculados con ámbitos institucionales que pretendían imponer un proyecto de orden público en la Ciudad de México. En el caso del Ayuntamiento, era un concepto amplio que precisaba gran núme- ro de personas para poder observar las ordenanzas, bandos y demás legislacio- nes, amén de que el número de regidores no fuera suficiente para abarcarlo. La injerencia del gobierno en los problemas de la ciudad hacía que la procuración de justicia en la Ciudad de México durante la primera mitad del siglo XIX fuese susceptible a los vaivenes políticos, así como a la continua tensión entre el go- bierno (tanto federalista como centralista) y la autoridad local representada por el Ayuntamiento de México. Ello no significó que las calles de la ciudad se convirtieran en territorio sujeto a una guerra sorda entre las dos instancias; el

32 Lee mas

Redes sociales, vínculos familiares y poder político en el Río de la Plata en el siglo XIX  Los Posse en Tucumán, 1820 1870

Redes sociales, vínculos familiares y poder político en el Río de la Plata en el siglo XIX Los Posse en Tucumán, 1820 1870

de red social”. Reis; nº 48, Octubre – Diciembre. Madrid, 1989; págs. 137-152. Joseph Galaskiewicz, y Stanley Wasserman. “Análisis de redes sociales. Conceptos, métodos y direcciones para los años 90”. Sociological Methods & Research; Vol. 22. Madrid, 1993; págs. 137-152. Andrea González Ripolli Navarro. “Vínculos y redes de poder entre Madrid y la Habana: Francisco Arrango y Parreño (1765- 1837), ideólogo y mediador”. Revista de Indias; Departamento de Historia de América “Fernández de Oviedo”; Vol. LXI, mayo – agosto, n° 222. Madrid, 2001; págs. 291-305. Michel Bertrand. “De la familia a la red de sociabilidad”. Revista mexicana de sociología; Vol. 61, n°. 2. México, 1999; págs. 107-135. “En busca de una identidad social: redes familiares y elite colonial en tiempos de crisis”. Anuario de Estudios Bolivarianos; Universidad Simón Bolívar, Venezuela, 1999, págs. 97-118. Gabriela Dalla Corte. “La consistencia de la red social: el Ferrocarril Oeste Santafesino entre la Argentina pampeana y el Chaco paraguayo, 1880-1890”. Pilar García Jordán, (ed.), Dinámicas de poder local en América Latina, siglos XIX y XX. Barcelona, TEIAA-UBE, 2009; págs.13-54.

21 Lee mas

El periodismo del siglo XIX en México

El periodismo del siglo XIX en México

Actualmente son tres los partidos políticos en que se di - vide la República: los republicanos, los conservadores y los santanistas. Trazar la historia tenebrosa que estos ban - dos han causado y los diferentes as pectos con que ha apa- recido para disputarse sucesivamente el poder sería es - cri bir la historia de nuestra patria con pormenores tan curiosos e interesantes que le darían la forma de la nove- la. No es éste nuestro in tento; no queremos recordar he - chos vergonzosos pa ra todos y funestos para la nación; no queremos tam poco emprender el estéril trabajo de pin- tar todas las fases, todos los cambios que han sufrido los partidos y los varios sistemas que se han esforzado por sos - tener. Vamos sólo a examinar el estado actual de los par- tidos: tenemos derecho de inquirir imparcialmen te cuá- les son sus tendencias, para calcular si alguno de ellos puede hacer la felicidad de la nación, si el pueblo, en fin, puede dar crédito a sus programas y de positar su con- fianza en las notabilidades del partido.

6 Lee mas

MAMÍFEROS DE GUERRERO

MAMÍFEROS DE GUERRERO

The state of Guerrero is located in West Central México, south from the Trans-Mexican Volcanic Belt. In order to learn about the current native mammals from the state, available literature of mammal records in the state was reviewed, finding that most studies have been carried out in the last 60 years. Ten orders, 29 families (72.5% national wide), 105 genera (58.01%), and 154 species (28.79%), including 50 monotypic and 104 politypic; 35 species are endemics to the country and three to the state. The most diverse orders are Chiroptera (66 species), Rodentia (36), Carnivora (20), and Cetacea (17); 31 taxa were described based on specimens collected in the state. In regard to the species distributional affinities, most terrestrial are Mesoamerican (70), then Neotropical (36) and Nearctic (31), while for the Order Cetacea there are 13 Tropical and four Antitropical. There are at least 40 species recorded on national or international conservation lists. Only one species has reduced its distribution or has been extirpated from the state and, two species of pinnipeds have been registered only once, in this paper we have considered them as outliers.

30 Lee mas

UN CRISTO COLONIAL EN HUANCAVELICA

UN CRISTO COLONIAL EN HUANCAVELICA

El presente artículo tiene por objetivo mostrar al lector, algunos pormenores de la aparición en el siglo XVII, de un cristo con fama de milagroso en la región de Huancavelica. Dicha aparición empero, creemos fue parte de una estrategia general de evangelización religiosa en los Andes centrales. El cristo de Huayllay Grande se erigió además, en una zona matricial que implementó una concurrida feria y que al igual que otros santuarios (como pueden serlo el señor de Huamantanga o Qoyllur Riti) permitió articular a comunidades rurales, complementar espacios productivos y sobre todo, demarcar un “territorio con identidad”.

10 Lee mas

La construcción del nuevo Estado y la cuestión de las mujeres en México

La construcción del nuevo Estado y la cuestión de las mujeres en México

Aunque el sistema legal colonial continuó vigente por muchos años en México tras la Independencia hubo algunos cambios, muchos debates y cier- tos proyectos que plantearon una y otra vez la situación de las mujeres en la sociedad. La ideas liberales de libertad e igualdad irremediablemente debían cuestionar los roles tradicionales femeninos y sobre todo las limitaciones de sus derechos. Siguiendo de nuevo el trabajo de Arrom, que nos dibuja un amplio panorama de la situación legal de las mujeres bajo la colonia y des- pués en el período Independiente, sabemos que los parámetros de restricción y de protección fueron los que marcaron el rumbo por mucho tiempo para legislar sobre las mujeres. En el tema que nos interesa sobre las mujeres ca- sadas, dentro de la familia y del matrimonio, la autora presenta un grupo de restricciones adicionales a las propias que ya tenían por razón de su sexo, en relación a la minoría y mayoría de edad, a su emancipación, a la sujeción de tutelaje, al desempeño de determinadas actividades, etc., y cómo, con carácter excepcional, se les reconocían ciertos derechos que en cierto modo se veían ampliados con otras medidas y cautelas protectoras 52 . Grosso modo podemos

26 Lee mas

Kant en el México del siglo XIX: la recepción e influencia de su filosofía

Kant en el México del siglo XIX: la recepción e influencia de su filosofía

Por otra parte, los pensadores romanos —que nunca desarrollaron un siste- ma filosófico propio— se inclinaron por este tipo de pensamiento. Podría pen- sarse que el eclecticismo es un amasijo de doctrinas que no acierta a ver la desunión esencial entre ellas. No podré detenerme aquí a examinar esta impor- tante acusación y tendré que limitarme a señalar que tanto los eclécticos griegos (como Potamón de Alejandría, Herennio o Plotino) como los franceses y espa- ñoles del siglo XIX no estaban mal pertrechados para responder a ese ataque, pues el ideal de completitud en el conocimiento (entendiendo por ello que éste ha de ser un todo consistente, que progresa, que parte de bases firmes y es capaz de alcanzar sus metas) es inextirpable e incuestionable. En efecto, a la muerte de Kant se suscitó un ambiente de gran oposición y enfrentamiento que describiré brevemente. Primero, el criticismo de Kant se convirtió, en manos de los prime- ros poskantianos —i. e., de los inmediatos sucesores de Kant (Fichte, Schelling y Hegel)— en un nuevo dogmatismo destinado a resolverse en el idealismo abso- luto de Hegel; sin embargo, este periodo de alta tensión metafísica fue muy breve y se consumió en su propio esplendor: brotó con la fugacidad de una llamarada y en el espacio de 30 años se produjo su eclosión y su declinación. Como fecha simbólica de ésta se puede fijar 1831 —año de la muerte de Hegel y momento en el que Augusto Comte había terminado de exponer su famoso Curso de filosofía positiva.

54 Lee mas

APUNTES DE ECONOMIA ECOLOGICA

APUNTES DE ECONOMIA ECOLOGICA

Entre los siglos XVI y XVIII surgió un nuevo antropocentrismo, ligado a la confianza en el pro- greso, la ciencia y la razón, siendo éstos los pila- res para demoler las viejas creencias y atacar las formas de autoridad que aquellas justificaban. Con la revolución científica que culminó en el siglo XVIII, cambiaron las concepciones sobre el funcionamiento del universo y sobre el papel del hombre en él, algo que repercutiría en el trata- miento de los asuntos económicos. Dicha revolu- ción descansa sobre la aceptación de la filosofía atomista-mecanicista basada en las ideas de Des- cartes (método analítico-parcelario) y Newton, y en su concepción unificadora del universo que podía ser explicado por la suma de las partes, por las leyes mecánicas que, se creía, regían en el funcionamiento de todo.

7 Lee mas

Las ciencias sociales en el noreste de México

Las ciencias sociales en el noreste de México

La Geografía se ha distinguido por retomar teorías, conceptos y métodos de otras disciplinas como la Historia, la Economía, la Sociología, la Antropología, la Semiótica, etc. Ésa ha sido parte esencial de su historia reciente, pues la geografía humana, como ciencia social, no nació de la noche a la mañana. Aún cuando P. Vidal de la Blanche (1845-1919) tituló su obra como Principios de Geografía Humana (publicada en 1921), se trataba de una perspectiva desde las ciencias naturales, en el marco del determinismo geográfico atenuado como “posibilismo” (Giménez, 2009). Este retomar herramientas teóricas y metodológicas de otras disciplinas es aún tema de discusión entre geógrafos: “no obstante, y aunque es deseable y plausible compartir y apropiarse de los objetos y categorías de estudio multidisciplinarios, hay que cuidar que esta interacción no termine por desintegrar la geografía” (Téllez, 2005, p. 10). En este balance hay quienes señalan que son las otras Ciencias Sociales quienes deben nutrirse más de la Geografía: “Ya desde los años ochenta del siglo pasado, connotados teóricos como Sack, Harvey, Soja, Santos, advertían que las ciencias sociales modernas se caracterizan por ignorar el espacio como una de sus categorías fundamentales, puesto que al mismo se le asignaron los atributos de lo absoluto, lo inmóvil, lo muerto, lo no dialéctico, en contraposición al tiempo que es progreso, movimiento, que cambia y todo lo cambia” (Delgado, 2003, p. 18).

145 Lee mas

Regímenes Políticos de Conocimiento: tecnocracia y democracia  en Chile y Uruguay

Regímenes Políticos de Conocimiento: tecnocracia y democracia en Chile y Uruguay

Chile y Uruguay constituyen buenos ejemplos de Regímenes Políticos de Conocimiento diferentes. En Chile el conocimiento juega un papel clave. No se concibe un gobernante que no tenga una buena formación académica y que no esté rodeado de expertos. El conocimiento legitima, empodera, tiende puentes entre partidos y grupos con intereses distintos. Hay una demanda intensa: seguramente esto ayude a entender por qué existe “masa crítica” en las políticas que se consideran más importantes. En Uruguay el papel del conocimiento es secundario. No son necesarias las credenciales académicas para ocupar puestos de relevancia, ni siquiera en los cargos vinculados al gobierno de la economía. La legitimidad descansa en otros pilares: la sensibilidad, la honestidad, la capacidad de representar. El conocimiento maximiza el poder de cada actor en la disputa política. Hay poca demanda: será por eso que la oferta de conocimiento especializado es, comparada con la chilena, sensiblemente menor. Las unidades de investigación son más débiles y el desarrollo de las ciencias sociales más reciente.

32 Lee mas

Resistir o derribar los muros. Mujeres, discurso y poder en el siglo XIX de Mª Isabel Morales Sánchez, Marieta Cantos Casenave y Gloria Espigado Tocino (eds.)

Resistir o derribar los muros. Mujeres, discurso y poder en el siglo XIX de Mª Isabel Morales Sánchez, Marieta Cantos Casenave y Gloria Espigado Tocino (eds.)

del discurso sobre la mujer. Destacan periódicos como el gaditano “Correo de las damas”, estudiado por Beatriz Sánchez Hita, o la conservadora revista “La Guirnalda”, cuyo discurso de género es analizado por Begoña Regueiro, que pretendían suponer un medio de educación moral para las damas y que por lo tanto suponen una fuente valiosísima para el estudio de los modelos de mujer propiciados en este siglo que nos ocupa. Del mismo modo, estudios como el de Alba del Pozo, sobre la íntima relación que se establece entre la patología y el género en la figura de la mujer crónicamente enferma, o el de Mª Isabel Morales sobre cómo se configura el ideal de felicidad femenino, al modo de las guías espirituales masculinas, evidencian la pluralidad y diversidad de formas en que se utiliza la imagen de la mujer para apoyar un sistema de ideas del que se encuentran excluidas.

6 Lee mas

De Viena a Sarajevo: un estudio del equilibrio de poder en Europa entre 1815 y 1914 / Álvaro Silva Soto

De Viena a Sarajevo: un estudio del equilibrio de poder en Europa entre 1815 y 1914 / Álvaro Silva Soto

Resumen : La Primera Guerra Mundial se presenta a menudo como la gran catástrofe que puso fin a un siglo en el que Europa vivió relativamente tranquila gracias al equilibrio de poder diseñado tras el fin de las guerras napoleónicas. Este trabajo, sin embargo, repasa la historia de las relaciones internacionales durante el siglo XIX para defender que el equilibrio de poder fue muy poco operativo durante la mayor parte del periodo y que, cuando finalmente funcionó, se reveló un factor de inestabilidad más que de estabilidad, hasta el punto de que puede considerarse una de las causas determinantes del estallido de la guerra.

71 Lee mas

Genes, determinismos y sociobiología: Usos y abusos de lenguajes  y metáforas en biología

Genes, determinismos y sociobiología: Usos y abusos de lenguajes y metáforas en biología

Con respecto a las metáforas informáticas, hay que mencionar que en la primera mitad del siglo XX la biología comenzó a introducir conceptos provenientes del campo de la cibernética y del lenguaje de la teoría de la información. Los méritos heurísticos de estos lenguajes permitieron una mejor comprensión de los procesos orgánicos y, al mismo tiempo, contri- buyeron al paulatino remplazo de las explicaciones teleológicas (que históricamente significaban un problema) por las explicaciones teleonó- micas (que presentan mayores virtudes explicativas) (Mayr, 1998). Sin embargo, la incorporación de estos lenguajes podía reforzar —al usarse de manera inconsciente— los aspectos deterministas del CG (en particular, la acción de los genes). En efecto:

13 Lee mas

La fortaleza del Poder Ejecutivo en debate: una reflexión sobre el siglo XIX argentino

La fortaleza del Poder Ejecutivo en debate: una reflexión sobre el siglo XIX argentino

En ese contexto, el resultado fue el de una república que sometió tanto al paradigma presidencialista norteamericano como al alberdiano de base portaliana a un proceso de selección y adaptación, cuyo formato constitucional de división de poderes se definió adoptando el sistema de frenos y contrapesos norteamericano pero “desequilibrando a favor del presidente”, con facultades relativamente expandidas, el equilibrio que se supone ese sistema propone en relación con los otros poderes 59 . La rama ejecutiva, unipersonal, estuvo ocupada por la figura del presidente, quien a la vez era jefe del Estado y del Gobierno, desempeñando su tarea con la colaboración de los ministros que no formaban un órgano colectivo con facultades decisorias propias ni confirmaban su responsabilidad ante el Congreso sino que dependían de manera exclusiva del presidente. La fórmula para los cargos de presidente y vicepresidente era elegida por un sistema de voto indirecto a través de un colegio electoral. El poder de veto del presidente fue similar al de los Estados Unidos pero resultó muy diferente de éste al poseer autoridad reglamentaria sobre una ley sancionada por el Congreso. El poder legislativo fue bicameral y acogió la representación igualitaria de las provincias en el Senado, elegido por las legislaturas provinciales, mientras que la cámara de diputados era elegida por voto directo. El poder de iniciativa legislativa estuvo en ambas ramas, pero en lo que atañe a impuestos y servicio militar quedó reservada a la Cámara de Diputados. El presidente no podía disolver el Congreso ni éste podía hacer obligatoria su renuncia ni la de su gabinete según métodos ordinarios sino por medio de un juicio político. El principio de intervención federal en las provincias y la declaración del estado de sitio fueron atribuciones de

37 Lee mas

En diálogo con el propio cuerpo: la experiencia de la transexualidad en sujetos que habitan en la ciudad de México

En diálogo con el propio cuerpo: la experiencia de la transexualidad en sujetos que habitan en la ciudad de México

Desde mi punto de vista, ésta es una apreciación muy limitada que descontextualiza a los individuos de su entorno social y cultural, constriñendo la experiencia de los sujetos a categorías preestablecidas (en este caso, la transexualidad). Como bien lo señala Amuchástegui (2001): “La equivalencia histórica entre el sexo y la identidad de género, entre tener un cuerpo masculino o femenino, y ser hombre o mujer, ha perdurado durante siglos como algo ‘natural’, y ata a los individuos a definiciones propuestas por las instituciones y los discursos dominantes acerca de la feminidad y la masculinidad. Sobra decir que el género ha jugado un papel definitivo en ese proceso histórico, ya que ha guiado las ideas dominantes relativas a los cuerpos, la práctica sexual, la reproducción y la identidad” (Amuchástegui 2001:126). De esta forma, en el enfoque esencialista los sujetos deben ajustarse a las categorías construidas desde las ciencias clínicas dejando de lado sus experiencias en el entramado social y cultural específico en donde las viven. Considero que la perspectiva constructivista proporciona una mirada distinta de las personas que desean vivirse con un sexo diferente al asignado socialmente, porque problematiza las nociones que sobre sexualidad y sexo se han construido en Occidente, destaca el carácter construido (social y culturalmente) del sexo y del género, ubica la experiencia de los sujetos en su entramado cultural, y permite tomar en cuenta la subjetividad como parte de estas construcciones. En fin, creo que esta perspectiva permite entender cómo es que se ha construido un conocimiento respecto de la transexualidad, para que los sujetos que se definen con esta categoría se vivan como inadecuados o como enfermos, y cómo se refuerza socialmente tal imagen.

154 Lee mas

Los condueñazgos en México durante el siglo XIX

Los condueñazgos en México durante el siglo XIX

Pese a todo, las propiedades privadas individuales de carácter unipersonal com- prendidas en este tipo de situaciones pueden ser catalogadas como condueñazgos de facto, los cuales eran aquellos que devenían de circunstancias concretas jurídica- mente irregulares que se prolongaron y que dieron como resultado una comunidad emergente. En contraposición se encuentran los condueñazgos de jure, es decir, aquellos derivados de actos jurídicos cuyo contenido lleva implícita la propiedad compartida de la tierra, como la copropiedad y las sociedades civiles y mercantiles. Una segunda forma de condueñización —concretada por conducto de la propie- dad privada individual de carácter unipersonal— se dio de manera muy focalizada en la parte sur del estado de Veracruz, específi camente en la Sierra de Santa Martha. Ahí, a fi nales del siglo xix, fue adoptada por los grupos nahuas de Pajapan como una estrategia de adaptación en contra de las disposiciones desamortizadoras dictadas por el gobierno del estado mediante el Decreto número 68 del 2 de julio de 1874, el cual —como lo detallo más adelante—, luego de varios intentos infructuosos de privatización individualizada de los terrenos comunales, promovió su subdivisión en grandes lotes.

54 Lee mas

Arquitectura mexicana nacionalista : un imaginario

Arquitectura mexicana nacionalista : un imaginario

Un mundo imaginado daría forma al espacio físico. O sea, las diferentes esferas del universo se compendiarían en el espacio simbólico cúspide de la revolución, una verdadera catedral laica. Para el pensador mexicano las ideas y postulados fomentaban valores sociales elevados indiscutibles, que las masas populares debían siempre tener presentes a manera de carburante impulsor de su vida cotidiana. Tales valores debían tomar cuerpo en figuras que serían captadas por el ojo no entrenado, por el observador de la calle, de modo que a la metáfora hecha piedra y estuco se le atribuía el rol de instrumento pedagógico que induciría a la educación ambiental mediante una suerte de contagio visual. Si la formación religiosa de los paganos indígenas se había resuelto en la Colonia española con la imaginería bíblica hecha representaciones antropomorfas y zoomorfas, era lícito inferir que el espíritu revolucionario, apenas un proyecto de sociedad, debía presentarse en versión de fácil comprensión.

7 Lee mas

Physiological regulation and environmental harmfulness: bioethical aspects of scientific metaphores

Physiological regulation and environmental harmfulness: bioethical aspects of scientific metaphores

Probablemente no es novedoso reco- nocer que en la medicina, tomada aquí como campo privilegiado para el examen de tal ac- ción, entran en permanente conflicto una vi- sión universal y cosmopolita, de “leyes natura- les” válidas en todo tiempo y lugar, con con- cepciones particulares y locales, codificadas en aforismos prácticos y basadas en la prudencia personal, vigentes en la comunidad específi- ca. Esta vieja tensión entre “teoría” y “prácti- ca”, tan vieja que ya está en el Canon de Ibn Sina (Avicena), del siglo X, se resuelve a me- nudo en la hegemonía del punto de vista “cien- tífico” en las sociedades llamadas desarrolla- das e influencia sus convicciones y formas de vida. Esta identificación entre pensar científi- co, leyes universales y desarrollo económico- cultural puede llevar a otras sociedades a adop- tar connotaciones y resonancias, especialmen- te simbólicas y afectivas. Como este proceso de asimilación puede ocurrir acrítica o inadver- tidamente puede conducir a una obsecuente aceptación (una suerte de paternalismo cultu- ral) o a antagonismos contra el “imperialismo” de lo foráneo y lo “global”.

8 Lee mas

Show all 10000 documents...