Política de la muerte

Top PDF Política de la muerte:

De una política de la muerte a una política de la vida. Una mirada al pensamiento político de Hannah Arendt

De una política de la muerte a una política de la vida. Una mirada al pensamiento político de Hannah Arendt

92 irreversible en el terror. El perdón determina la inmanencia de la humanidad mediante sus relaciones colectivas que abarcan una vastedad de ideas y complejidades en el accionar de la pluralidad y de los asuntos humanos. La esfera pública clarifica esas acciones del perdón político entre pares, entre el estar juntos, permitiendo la obtención de un mundo político que rompe con los esquemas de una política de la muerte basada en el terror, la barbarie y el odio facilitando la bienvenida de una reconciliación plausible de los hombres con el tiempo. El resultado de las acciones irreversibles fusiona la experiencia totalitaria con la posibilidad de las promesas del futuro. El llegar a acuerdos o a consensos políticos con el perdón y la reconciliación hacen que las promesas se conviertan en paradigmas evolutivos de la acción política para que dichos acontecimientos no se vuelvan a repetir en los contextos futuros. La perseverancia de las promesas reivindica la reconciliación de los hombres y el inicio del perdón como capacidad de exoneración hacia el culpable. Una política de la vida que permita el perdón entre el “ofensor y el ofendido-perdonante” –como lo afirma Hugo Ramírez en su texto “Humanidad, libertad y perdón en Hannah Arendt”– acrecienta las bases de un comienzo nuevo en la esfera pública y en todos los estamentos de la sociedad. Para solidificar ese concepto de “perdón”, Hannah Arendt pone de ejemplificación la condición humana de la acción de Jesús de Nazaret, no referenciado desde el aspecto religioso en su pensamiento, sino a partir de la acción política y de la experiencia del contexto antiguo. Jesús, como personaje histórico-político de la tradición occidental, representa al perdón desde su ética como una posibilidad de enfrentar lo irreversible y cambiar el porvenir:
Mostrar más

112 Lee mas

Entre la poética y la política: asuntos de derechos humanos en La muerte y la doncella, de Ariel Dorfman

Entre la poética y la política: asuntos de derechos humanos en La muerte y la doncella, de Ariel Dorfman

En una lectura propuesta por Hernán Vidal, «Ariel Dorfman: The resi- due of hope after public persona construction» (2012), que trata esen- cialmente de la construcción de la imagen pública de Ariel Dorfman, Vi- dal reconoce la voluntad política en la obra del escritor chileno, aunque sostiene que no es fácil saber en Dorfman cuáles son las ideas políticas a través de sus textos de ficción; por ejemplo, en concreto, en La muerte y la doncella. Sin embargo, a mi modo de ver, es precisamente muy producti- vo, para abordar los temas políticos, referirse a la escritura y la producción teatral de la obra en sí. De esta manera, en el caso de una obra famosa, como La muerte y la doncella, parece perfectamente posible discutir las in- tenciones políticas del escritor, aunque la obra no anuncie explícitamente una agenda política concreta.
Mostrar más

13 Lee mas

La muerte en espejo: movilizaciones, emociones y política de masas

La muerte en espejo: movilizaciones, emociones y política de masas

relación de las masas con el poder político y sobre cómo se pensaba su incorporación a la experiencia democrática. Los dirigentes de la UCR y un grupo de nacionalistas se valieron de la muerte de sus líderes para ocupar la calle 3 , pero –sostenemos– diferían notablemente en la ocupación ritual del espacio público. Esto es, en la disposición de las personas, en el perfil de los participantes involucrados directamente y deseados por los dirigentes, en la ubicación de los objetos y en el simbolismo político que desplegaron y que atribuyeron a cada una de estas muertes. Ambos ritos fúnebres son textos diferentes sobre la política. En un momento en que las elecciones perdieron su centralidad –porque no las había, porque eran fraudulentas, porque algunos partidos políticos estaban proscriptos y/o porque muchos dirigentes políticos estaban en el exilio– y en un momento en que las manifestaciones callejeras estaban prohibidas por el estado de sitio o por la supresión del derecho de reunión, el rito fúnebre podía devenir en una manifestación política. Es lo que sucedió en Argentina con los funerales de Uriburu en mayo de 1932 y de Yrigoyen en julio de 1933. En los últimos años, numerosos trabajos vienen mostrando la vitalidad y complejidad de la política en la argentina de entreguerras. Abstención, proscripción electoral, fraude, levantamientos armados, huelgas y movilizaciones callejeras –hemos aprendido– fueron parte constitutiva de la política (Bejar, 2005; Bisso, 2005; Camarero, 2002; Halperin Donghi, 2003; González Alemán, 2012; Lobato Mirta, 2011, Tato y Roskind, 2012; Tortti, 1989). El artículo dialoga con estos trabajos y propone interpretar a los ritos fúnebres como prácticas que conmemoraban al muerto pero también interpelaron, demostraron y/o desafiaron al poder. Partiendo de dos eventos puntuales se recuperan las emociones como recurso esencial de la política moderna. La emoción, es decir
Mostrar más

23 Lee mas

01 - Senderos de una historia social, cultural y política de la muerte

01 - Senderos de una historia social, cultural y política de la muerte

En los últimos años, la interacción entre el desarrollo médico-técnico y el campo académico disparó nuevas preguntas e incitó a nuevas aproximaciones y, al mismo tiempo, el contexto político colocó una vez más a la muerte en el centro de la escena pública. La obra de Foucault, el de la gubernamentalidad, término con el que fusiona las ideas de gobierno y mentalidad para dar cuenta de las formas de administración del poder que surgen en la Europa del siglo XVII, y sus trabajos sobre el saber médico, alentaron una aproximación renovada sobre las maneras en que el saber clasifica y gobierna, y contribuyeron a adoptar una saludable mirada constructivista sobre el cuerpo, las disciplinas médicas y las enfermedades así como de la división entre cuerpo y mente. El “derecho a saber” del paciente fue a la par, al menos en algunos países, de una mayor delegación en los individuos de la posibilidad de ‘hacer morir’: el derecho al suicidio, el derecho a la eutanasia. El poder se despliega también en el nacimiento, aborto, nacimiento de fetos de difícil sobrevida, trasplantes, etc. La abolición de la pena de muerte, en la mayoría de los países occidentales, un incremento de la sensibilidad frente a la violencia política, especialmente en Europa la prohibición de portar armas, y la deconstrucción del heroísmo militar, fundieron la muerte y la política. 38 Paralelamente, y en dirección contraria,
Mostrar más

16 Lee mas

Adiós a la ciencia política  Crónica de una muerte anunciada

Adiós a la ciencia política Crónica de una muerte anunciada

Lejos de ello, la ciencia política introdujo un nuevo concepto, “calidad democrática”, para proseguir sus afanes cientificistas, sin darse cuenta que al hacerlo estaba en alguna medida traicionando sus premisas fuertes. Pongámoslo en otros términos: un nuevo con- cepto ha aparecido en la ciencia política para analizar las democra- cias modernas y, como suele pasar en estos casos, dado el pobre desarrollo de las ciencias sociales, cada vez más huérfanas de signi- ficantes fuertes para explicar un mundo cada vez más complejo, los especialistas se arremolinan en torno al neonato concepto y explo- tan sin pudor sus muchas virtudes para entender mejor. Los prime- ros en hacerlo, además, serán los más listos y alcanzarán más tem- prano que los demás las mieles del éxito y el reconocimiento de su minúscula comunidad de pares. Pero he de ahí que no hay nada nuevo bajo el sol. El concepto de calidad de la democracia consti- tuye más un placebo para hacer como que se hace, para engañarnos a nosotros mismos pensando que hemos dado con la piedra filoso- fal, pero que en realidad aporta muy poco para entender los proble- mas de fondo de las democracias modernas.
Mostrar más

18 Lee mas

Los inicios de la Transición en Segovia: de la muerte de Franco al referéndum de la ley para la reforma política

Los inicios de la Transición en Segovia: de la muerte de Franco al referéndum de la ley para la reforma política

En la madrugada del 20 de noviembre de 1975 el presidente del gobierno, Arias Navarro, anunció en un emocionado mensaje que Franco había muerto. Al día siguiente los medios de comunicación recogieron la reacción al fallecimiento del hombre que había sido indiscutible protagonista de la historia de España durante casi cuarenta años. Esto fue lo que hizo El Adelantado de Segovia con la opinión de algunos destacados segovianos. Así para el consejero nacional del Movimiento, Julio García Ibáñez, con la muerte de Franco moría el padre de España; el mesonero mayor de Castilla, Cándido López, se mostró profundamente emocionado porque «empecé mi vida con él y he triunfado bajo su mandato [...] y voy a acabar casi con él»; aunque en esos momentos gobernador civil en Tenerife, el que había sido pre- sidente de la Diputación de Segovia, Modesto Fraile, no dejó de remarcar el carác- ter histórico del acontecimiento; por su parte el entonces alcalde de Segovia, Lucia- no Sánchez Reus, mostró su convencimiento de que en esos momentos «la responsabilidad de todos los españoles hará que demos una prueba de madurez y mayoría de edad, para que entre todos unidos, en paz y consiguiendo una verdade- ra justicia social, recojamos la herencia de la siembra de Franco» 3 . Como cabía esperar los medios no recogieron declaraciones de aquellos que se habían opuesto a la dictadura. Ese mismo día el gobierno civil de Segovia abrió su vestíbulo, donde había instalado mesas con pliegos, para que los segovianos estamparan su firma mostrando su pesar. El gobernador, Luis Julve Guerrero, dio instrucciones para que la bandera nacional fuera izada a media asta y los funcionarios llevaran corbata negra en señal de luto. De igual modo, hubo manifestaciones privadas de dolor como por ejemplo los crespones negros instalados en autobuses urbanos y taxis.
Mostrar más

21 Lee mas

De “caballeros de la muerte” a la “lucha por la vida”. Los arditi italianos, de la guerra a la militancia antifascista

De “caballeros de la muerte” a la “lucha por la vida”. Los arditi italianos, de la guerra a la militancia antifascista

No obstante, esta identidad marcial y dicotómica fue vivida desde la rebel- día y desde las instancias revolucionarias características del intervencionismo de izquierda, que aprovechó para incluir en la categoría de “emboscados” a toda la clase política. Una clase política a la que, en general, no se le perdonó su sustancial neutralidad –en verdad, interesada aunque no decidida–. De hecho, a diferencia de otros contextos, en Italia la guerra no “confraternizó las conciencias”, sino que continuó dividiéndolas. Como observó Andrea Baravelli, la fractura entre intervencionistas y neutralistas fue el origen de esta anoma- lía exclusivamente italiana: en otoño de 1919, con ocasión de las elecciones políticas (por sufragio universal masculino y con sistema de atribución de escaños de tipo proporcional), “el recuerdo de mayo de 1915 [...] corrompió decisivamente la potencial ‘cohesión’ mantenida por la idea que ‘se debiera tomar lecciones de concordia tras la guerra’” 16 . Estaba todavía ‘humeante’, en
Mostrar más

25 Lee mas

Muerte de un ciclista

Muerte de un ciclista

Esas ideas sobre las diferencias sociales y los incipientes deseos de cambio de los jóvenes universitarios inmersas en la cinta, parece que pasaron algo desapercibidas para el régimen franquista, ya que no fueron censuradas y, aunque fue calificada como “gravemente peligrosa” se permitió su exhibición. Los censores se centraron en poner reparos morales, no entraron en la interpretación política del guion. Así se explica que la muerte de la protagonista se relacione más con el hecho de que fuera adúltera que por ser una asesina.

8 Lee mas

Muerte pía : muerte eutanásica -- muerte por piedad -- muerte a petición

Muerte pía : muerte eutanásica -- muerte por piedad -- muerte a petición

Las cuestiones éticas y religiosas, que obviamente repercuten en alguna medida en todas las decisiones referentes a política legislativa, impregnan con fuerza inusual el debate acerca de este tipo de homicidio. No hay grupo social o religión, que no tenga una postura tomada, y que la defienda como pilar de su concepción de la existencia y del ser humano. De este modo, las controversias puntuales que periódicamente acontecen al solicitarse o efectuarse una muerte pía, saltan a la prensa mundial. Y reabren así un debate que sistemáticamente suele terminar en vacío, generalmente, en buena medida, por ser un diálogo donde los argumentos refieren a diferentes situaciones, y que, por otra parte, abarca diversos aspectos. En cuanto al eje sanitario, éste se da sobre todo en casos de eutanasia ejecutada por médicos y aplicada a individuos enfermos. Es una cuestión compleja y especial, pues aparentemente plantea una desvirtuación plena en la función social del médico. Aquel comprometido con la salud y la vida, puede llegar a ser puesto en el lugar causador de muerte. Por un motivo humanitario, pero muerte al fin. A medida que la ciencia médica avanza, pudiendo prolongar la vida humana por más tiempo pero no necesariamente en mejores condiciones; a los profesionales de la salud les es más difícil escapar a este dilema. Porque pueden también, a menudo, pasar a ser verdugos, no dando muerte, sino dando sufrimiento en vida.
Mostrar más

515 Lee mas

NOTAS SOBRE “LA CULTURA DE LA MUERTE”

NOTAS SOBRE “LA CULTURA DE LA MUERTE”

“Hay además, otros elementos particulares de la realidad actual sobre los que debemos detener nuestra mirada, religiones de narco-psicópatas y cultos criminales. Bandas y ‘logias’ de banqueros que han desarrollado su propia estructura paralela al Estado, desde hace décadas. Los casinos y los barrios privados, las escuelas militarizadas o religiosas, las formas asociativas deportivas, todas esas y muchas otras, son expresión de la voluntad “social y política” de un insignificante número de sujetos enajenados y perversos. Modelo de conducta masivo.”
Mostrar más

7 Lee mas

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

Los teóricos han retomado el tema de la posibilidad de representar el dolor físico desde diferentes puntos de vista. El dolor físico no puede supuestamente ser descrito, sino tan solo representado. Se repite a propósito la sentencia de Adorno acerca de la imposi- bilidad de escribir poesía después de Auschwitz y se menciona el caso de Paul Celan que sí rompió el tabú5. Sobre la validez y la efectividad del testimonio como género politi- zado y para-literario hubo una apasionada disputa de los latinoamericanistas durante los años noventa. Los nombres de Víctor Montejo y Rigoberta Menchú se cuestionaron en relación con la confi abilidad de la autoría, entretejiéndose con el problema del esta- tus del discurso de los informantes en las investigaciones etnográfi cas, sin olvidar el giro político que indudablemente cobra un discurso testimonial. Aquí me gustaría darle una vuelta al problema y relacionarlo con la búsqueda de un lenguaje conceptual para una toma de conciencia de la signifi cación del dolor y del trauma en su dimensión ético-esté- tica, sin desestimar su importancia política.
Mostrar más

13 Lee mas

Factores que influyen en la evolución de los injertos de donantes tras muerte cardiaca extrahospitalaria

Factores que influyen en la evolución de los injertos de donantes tras muerte cardiaca extrahospitalaria

El número total de donantes efectivos en nuestro es- tudio llega al 65%. A lo largo de los últimos años este porcentaje ha ido aumentado a medida que se han de- tectado más y mejor los donantes. En la mayor parte de las series se llega a un 70% de donantes utilizados, de entre los casos valorados para donación. Entre ese 35% de donantes potenciales que no llegaron a donar las causas son múltiples, lo más destacado es detectar alguna infección que descartaría la donación, como la infección por VIH, tumores no conocidos, etc. Aunque en nuestra serie la negativa familiar llega al 20%, esto no se corrobora en otros estudios previos en los que la negativa familiar no pasa del 7%, muy por debajo de la negativa en los casos de donación tras muerte encefáli- ca 11 . Otros motivos de exclusión del protocolo son me-
Mostrar más

6 Lee mas

La familia, la enfermedad, el dolor y la muerte en la obra pictórica de Edvard Munch

La familia, la enfermedad, el dolor y la muerte en la obra pictórica de Edvard Munch

Él mismo dejó constancia de su ánimo som- brío: "Enfermedad, muerte y locura fueron los ángeles negros que velaron mi cuna y desde enton- ces me han perseguido durante toda mi vida". Se ha debatido mucho sobre la naturaleza de la enfer- medad mental de Munch. Se ha hablado de tem- peramento melancólico, de síndrome ansioso- depresivo, de fobia social, de agorafobia, de neu- rosis y hasta de esquizofrenia. Sin embargo parece que no padeció esquizofrenia. Quizá sólo tuvo un trastorno de la personalidad, caracterizado por la introversión, así como un excesivo consumo de alcohol. Sea como fuere, en la última etapa de su vida pareció reconciliarse con sus espectros.
Mostrar más

7 Lee mas

Diferencias de género en actitudes hacia la vida y la muerte y sucesos vitales estresantes en adolescentes según riesgo de suicidio

Diferencias de género en actitudes hacia la vida y la muerte y sucesos vitales estresantes en adolescentes según riesgo de suicidio

Objetivo: Investigar si existen diferencias de género en las actitudes hacia la vida y la muerte y determinar la importancia de sucesos estresantes en adolescentes distribuidos en tres rangos de riesgo suicida: alto, moderado y bajo. Método: Estudio transversal mediante cuestionarios a una muestra intencional de 636 adolescentes (46% varones y 54% mujeres) de 15 a 18 años. Los sujetos fueron evaluados usando el Inventario de Orientación Suicida (ISO-30) (King, Kowalchuk, 1994), la Escala de Autoanálisis de Sucesos de Vida (ASV) (Casullo, 1994) y la Escala Multiactitudinal de Tendencia Suicida (MAST) (Orbach et.al., 1991). Resultados: Se observaron diferencias significativas en las actitudes hacia la vida y la muerte según género y riesgo. PALABRAS CLAVE: actitudes hacia el suicidio, sucesos de vida estresantes, género, adolescentes
Mostrar más

13 Lee mas

Cómo ayudar a una persona con síndrome de Down a afrontar la enfermedad terminal y la muerte de un ser querido

Cómo ayudar a una persona con síndrome de Down a afrontar la enfermedad terminal y la muerte de un ser querido

No existe ni un horario ni un calendario para el proceso de duelo de una persona. Tampoco existe “el duelo correcto”. Puede ser intenso, diferido, enmascarado, prolongado, visible, interiorizado. Los estilos varían según cómo sea el individuo, su sexo, su edad, sus convic- ciones religiosas, su ambiente cultural. Y exis- te duelo por causas que no sean la muerte, como la pérdida de un determinado modo de vivir, o la marcha de un ser querido fuera de casa, o el cambio de la persona que está a su cuidado por motivos de cambio de trabajo.

6 Lee mas

ESPERAR LA MUERTE: LA AGONÍA DE LA INACCIÓN

ESPERAR LA MUERTE: LA AGONÍA DE LA INACCIÓN

Eugene O’Neil teje una trama similar en Llega el hombre de hielo. Esta vez la escena transcurre en un sucio bar, la última parada para los que esperan la muerte. La clientela está esperando a que Hickey, tal como ha hecho durante muchos años, refresque sus quimeras y reafirme su adoración al alcohol. Hubo un tiempo en que cada uno de los personajes llevaba una vida de acción y aventura, pero ahora el bar se ha convertido por varias razones en un retiro para ellos y en una molienda para las viejas historias, las bromas desgastadas y las mofas. Pese a toda esa palabrería, el apoyo mutuo que se prestan sirve para conservar sus ilusiones en la vida. En lugar del alcohol Hickey les ofrece al final la salvación y la paz bajo la apariencia del conocimiento de sí mismo y del fin del autoengaño. En una escena de gran tensión que recuerda a ‘La última cena’, Hickey dice que les ayudará en su camino hacia esta meta, pero ahora Hickey habrá de superar la filosofía del absurdo que ha comenzado a cobrarse su precio en el hombre. Larry Slade, un intelectual ex-anarquista, ejemplifica esta posición: “¡Todo lo que sé es que estoy enfermo de la vida! ¡Estoy acabado! ¡Me he olvidado de mí mismo! Me he ahogado y contentado en el fondo de una botella. Honor o deshonor, fe o traición no son para mí sino opuestos de la misma estupidez que rige la
Mostrar más

6 Lee mas

Acerca de Poemas de la muerte, de Lorenzo Higueras Cortés

Acerca de Poemas de la muerte, de Lorenzo Higueras Cortés

122 creación, con reflexiones intercaladas acerca de la vida, el conocimiento y el amor (nociones que, de todas formas, puede que con la creación y la muerte algo tengan que ver). Las citas, decíamos, dirigen el sentido de la lectura. Siempre lo hacen. Sobre todo si son explícitas. Sobre todo si aparecen como epígrafes o títulos. Sobre todo si acompañan poemas no muchos más extensos que ellas mismas. Porque entonces se vuelve aún más patente cómo el sentido emerge del dueto entre la cita (y el mundo que esta trae a la mano) y el poema (y el mundo que este nos inventa).
Mostrar más

8 Lee mas

1. Saludos y agradecimientos. 2. Fuentes y libro (Instituto Gallup: 5.000.000 USA) 3. La muerte no existe, es un imposible, un fantasma de la imaginación humana. Lo que llamas muerte no es sino una puerta que se abre para pasar de una habitación a otro de

1. Saludos y agradecimientos. 2. Fuentes y libro (Instituto Gallup: 5.000.000 USA) 3. La muerte no existe, es un imposible, un fantasma de la imaginación humana. Lo que llamas muerte no es sino una puerta que se abre para pasar de una habitación a otro de

+Lo primero que se experiencia es una situación de gran desconcierto, confusión y turbación. Sin embargo, estas sensaciones van poco a poco diluyéndose para ser sustituidas por el deseo del fallecido de relacionarse con el mundo físico al que ya no pertenece, pero en el que consciencialmente quiere seguir estando y actuando. Es así, alentado por este deseo, como va adquiriendo una serie de “habilidades” para, desde el tránsito, incidir e intervenir en el plano material: mover objetos, esconder cosas, apagar y encender luces, provocar ruidos, interferir de maneras diversas en personas y un largo etcétera de situaciones y fenómenos que hoy se suelen englobar en el ámbito de la parapsicología. Numerosas historias de fantasmas, aparecidos e, incluso, posesiones, tienen también que ver con esto. (Nota importante: El contacto desde el más allá con los seres humanos y el mundo material también puede darse en desencarnados que no están en el purgatorio, es decir, que se han percatado de su muerte física, la han aceptado en consciencia y han entrado en el “plano de luz”. En este caso, el Amor -no la densidad consciencial, el apego, el sufrimiento…- es lo que motiva estas conexiones desde el más allá.).
Mostrar más

5 Lee mas

La piedad del Greco (o la muerte de un hombre íntegro)

La piedad del Greco (o la muerte de un hombre íntegro)

En los últimos años de su vida le obsesionaba la idea de caer en manos de la tecnología sanitaria. Hasta sus 84 años se mantuvo alejado de médicos y hospitales. Y la verdad es que   no   tenía   diagnosticada   ninguna   enfermedad   cuando   murió.   Su   voluntad   y   su coherencia,   en   ese   y   otros   sentidos,   eran   de   piedra.   Tal   vez   por   eso,   cuando   las circunstancias   de   su   vida   habían   tensado   demasiado   la   cuerda   no   enfermaba   ni   se quejaba, se rompía. Algunas fracturas de huesos han jalonado pasajes importantes de la vida de mi padre y una fractura de cadera lo llevó al hospital cuarenta y dos días antes de su muerte.
Mostrar más

5 Lee mas

La muerte en la literatura

La muerte en la literatura

(García Lorca, 2015, vol. II, p. 84) Todo el mundo es un espíritu, o un sueño, o va a con- vertirse en uno. El Romance de la luna, luna (García Lorca, 2015) es una muestra de ello. Es la historia de un niño gitano que se queda solo en la fragua una noche. De alguna forma se siente tentado por la luna, personi- ficada como mujer y bailarina, y que a la vez representa la muerte. El niño le dice a la luna que huya antes de que vuelvan los gitanos («Huye luna, luna, luna»), pero la luna le explica que cuando los gitanos vuelvan le encon- trarán «con los ojillos cerrados» (muerto). El poema se cierra con un lamento sobre el cuerpo del niño: «Dentro de la fragua lloran, / dando gritos, los gitanos. / El aire la vela, vela. / El aire la está velando.» La segunda vela puede ser la que ilumina o la vela de una embarcación, por lo que aporta matices tanto de una luz que parpadea como de la idea del niño y la luna navegando por el cielo. Por lo tanto, Lorca escribe de la muerte con tal sen- tido de misterio que la convierte en algo mucho más complejo.
Mostrar más

7 Lee mas

Show all 10000 documents...