política y biopolítica

Top PDF política y biopolítica:

La biopolítica de foucault y la filosofía política contemporánea

La biopolítica de foucault y la filosofía política contemporánea

Si para Foucault el concepto de biopolítica debe entenderse como una herramienta para entender diversos fenómenos de poder de aparición reciente en la historia de Occidente, para Agamben la biopolítica debe entenderse ante todo como una realidad estructural de la política occidental desde sus inicios en el pensamiento griego. En efecto, retomando la idea foucaultiana de una cesura en el ámbito de la vida, Agamben (2010) cree reconocer en la tradición política griega, en especial en Aristóteles, una cesura fundamental y originaria que se manifiesta en la distinción y fractura entre zoé y bíos (p. 9). La zoé es la parte de la vida que vendría a relacionarse, más no a coincidir, con el sustrato biológico más básico e indeterminado de la vida. Mientras la bíos sería, en cambio, en cambio aquella vida cualificada, una vida que no es sólo vida, sino que es vida valiosa, vida que vale la pena ser vivida, vida humana, vida al interior de la polis. En el mundo griego zoé y bíos estaban completamente separadas, de tal manera que la vida biológica quedaba excluida, por lo menos simbólicamente, del ámbito de la polis.
Mostrar más

7 Lee mas

De la biopolítica a la estética de la existencia: ¿hacia una política de la vida?

De la biopolítica a la estética de la existencia: ¿hacia una política de la vida?

puesta en conjunto de los análisis genealógicos de la biopolítica desarrollados por Foucault en los años ’70 y sus estudios sobre el nacimiento de la Vida en el saber moderno, se torna evidente que el bíos de biopolítica no es sólo lo puesto en juego en unas relaciones de poder, sino lo producido y fijado por una técnicas de saber, lo que está en juego entre saber y poder. En ese sentido, Foucault nunca dejó de insistir en que si en la modernidad occidental el poder pudo tomar como objeto a la vida, ello sucedió al calor de un saber que con sus técnicas aisló, fijó e hizo terreno de posible intervención a la Vida en y más allá de los seres vivientes. La vida, en este sentido, como la locura, la sexualidad, etc. no es una simple evidencia, es más bien una problematización o el producto de una serie de biologizaciones progresivas, no posee una esencia, sino que se ha construido históricamente a partir de una serie de relaciones de fuerzas, de articulaciones de saber y poder. No hay poder sobre la vida sin su puesta en discurso y no hay saber biológico sin la articulación y ordenación de un conjunto de tecnologías de biopoder. Genealógicamente, la Vida se constituyó en dominio por conocer (Biología) como resultado de unas relaciones de poder que la instituyeron como objeto posible a partir de la larga historia del gobierno de la grey, de su salvación, de la disciplina del cuerpo, etc. Pero para poder hacer de la vida un objeto de la (bio)política, fue necesario un saber capaz de sitiarla e inmovilizarla. Dicho de otro modo, si bien ha habido diferentes y heterogéneos diagramas de poder que desarrollaron tecnologías políticas orientadas al individuo y a la multiplicidad, lo que caracteriza a la biopolítica moderna es que el individuo y la multiplicidad son asidos a partir de ese nivel de lo real que es lo biológico. Las estrategias que se dirigen al cuerpo individual, lo que Foucault llama polo anátomo-político se refieren, en tanto se centran en el cuerpo y tienden al aumento de sus aptitudes, al
Mostrar más

32 Lee mas

El cuerpo como nueva superficie de inscripción de la política: Michel Foucault y la biopolítica

El cuerpo como nueva superficie de inscripción de la política: Michel Foucault y la biopolítica

Pero todo esto es para Foucault el resultado lógico de un proceso que habría comenzado en el siglo XVII como un poder sobre la vida, el cual se habría desarrollado bajo dos formas principales, o dos polos. Uno de esos polos, el primero en el tiempo, se habría centrado en el cuerpo individual. Había que educarlo, integrarlo en sistemas de control eficaces y obtener de él el mayor provecho económico. Es el momento de una anatomía política del cuerpo. El segundo polo, complementario del anterior y formado hacia mediados del siglo XVIII, fue centrado en el cuerpo-especie. Al menos en la Voluntad de saber, Foucault no explica en qué se funda para sostener esta periodización que va desde las disciplinas anatomo-políticas hasta la biopolítica de la población. Importan ahora las posibilidades de integrar al cuerpo en los movimientos mismos de lo viviente, interesan los nacimientos, las muertes, las enfermedades en su conjunto. Todos esos problemas son abordados mediante intervenciones concretas y controles reguladores. Es el momento de una biopolítica de la población. Así pues, las disciplinas del cuerpo y las regulaciones de la población constituyen los dos polos alrededor de los cuales se desarrolló la organización del poder sobre la vida. El poder no busca aquí mostrarse en su plenitud como un derecho de matar como defensa contra las ofensas que se le infringen, sino que se propone invadir la vida enteramente (Foucault, 1996, p. 169). Es realmente la era de un biopoder. Sus dos vertientes estaban concretamente representadas por instituciones como el ejército y la escuela, en cuanto hace a la anatomía política, y por el desarrollo de la demografía, la estimación de la relación entre las riquezas y los habitantes, en cuanto hace a la biopolítica. Por cierto, este bio-poder fue un factor esencial para el desarrollo del capitalismo, el cual “no pudo afirmarse sino al precio de la inserción controlada de los cuerpos en el aparato de producción y mediante un ajuste de los fenómenos de población a los procesos económicos” (Foucault, 1996, p. 170).
Mostrar más

16 Lee mas

Naturaleza de la política : una teoría biopolítica del estado en la herencia cultural colombiana

Naturaleza de la política : una teoría biopolítica del estado en la herencia cultural colombiana

El primero de ellos, consiste en ver los procesos sociales, los comportamientos sociales y las instituciones bajo la mirada biológica del problema de la supervivencia y del éxito reproductivo; esta investigación está guiada por la temática de la adaptación y de las necesidades humanas. Un segundo foco, son las investigaciones del comportamiento a nivel micro, aplicando teoría, hallazgos y herramientas metodológicas de las ciencias naturales al estudio del comportamiento político. Dentro de este tipo de estudios se encuentran los etológicos –a través de la observación de registros-; psico-fisiológicos – presión arterial, respiración, pulsación, etc.-; fisiológicos –estrés-; de comportamiento genético –agresión, ayuda-; o sociobiológicos –teoría de eficiencia biológica inclusiva- . Un tercer foco es el de teoría social a nivel macro, que incluye explicaciones sobre evolución política y organización sociopolítica. El cuarto foco se compondría de las políticas públicas en concordancia con preceptos biológicos. Esto trata sobre problemas poblacionales, de salud y ecológicos. Y por último, la filosofía política, que incluye perspectivas de la biología a conceptos propios del pensamiento político, como la autoridad, el nacionalismo y la justicia. Ya para los años 80’s estos estudios tenían bastantes seguidores, así como aplicaciones para los campos de la política pública, el futuro del Estado-nación, la participación política, el liderazgo político, la cognición y actitudes políticas, entre otros.
Mostrar más

107 Lee mas

Microscopio. De la bioética a la biopolítica

Microscopio. De la bioética a la biopolítica

Hoy, más que nunca, la vida está en juego. Y no solamente por el peligro de desaparición de la vida biológica humana, sino por el peligro que implica la penetración de la política en la vida de las personas, y los nuevos aparatos de control y regulación del cuerpo. Este libro intenta mostrar una parte de este debate y de estas tensiones que aparecen en nuestro escenario bajo formas muy concretas: aparecen en el campo de la bioingeniería, de la clonación y de la bioquímica; aparecen en el terreno del control de la población, de la demografía, de la salud pública, de la ecología; aparecen en las técnicas de regulación y decisión del cuerpo, los métodos anticonceptivos, la interrupción del embarazo, los debates sobre eutanasia; aparecen en el horizonte de la demanda de derechos sobre el cuerpo y sobre la vida digna, en los derechos sexuales y reproductivos. Pero aparecen también en mecanismos que circunscriben la vida a la biología o entidades extraterrenas que exceden los derechos de las personas estrictu sensu. Aparecen en los grupos conservadores (Mujica 2007), en los movimientos de defensa y control radical de la vida despojada de derechos. Aparecen en aparatos discursivos religiosos, médicos o jurídicos que regulan la vida suspendiendo al sujeto responsable y dándole su potestad de regulación a instancias que sobrepasan al propio sujeto autónomo. Finalmente, aparece la vida como el eje pricipal de los Derechos Humanos, pero aparece a través de diversas tensiones. Son éstas las que nos interesan, y son sus formas y disposiciones las que el Microscopio simboliza.
Mostrar más

204 Lee mas

Michel Foucault y la biopolítica

Michel Foucault y la biopolítica

MF se detiene un momento en el proyecto de Turquet de Mayenne, quien en 1611 elaboró un programa para un Estado dotado de policía y lo presentó a los Estados generales de Holanda. La policía es pro- puesta en el tratado de Turquet como una de las dignidades que acom- pañan al rey y su función parece haber sido sobre todo una función de tipo moral. Debía inculcar a la población modestia, caridad, fidelidad, asiduidad, cooperación amistosa y honestidad. Sin embargo, su esfera de actuación se extiende a todas las actividades que los hombres ejercen, cualquiera sea su puesto en el entramado social. La expresión de Turquet, citada por MF, es muy clara: “el hombre es el verdadero obje- to de la policía”. A la policía corresponden dos funciones; una de ellas es la de velar por el esplendor de la ciudad, esto es, ocuparse de su potencia y su vigor. La segunda función es la de favorecer el desarrollo de las relaciones de trabajo y de comercio entre los hombres, así como la ayuda y la asistencia mutua. Este segundo aspecto de la policía es extremadamente importante en la dimensión política, pues otorga a uno de los instrumentos del Estado la posibilidad de intervenir direc- tamente en la comunicación humana, es decir, en las actividades comunes de los individuos.
Mostrar más

33 Lee mas

Biopolítica y totalitarismo en Hannah Arendt

Biopolítica y totalitarismo en Hannah Arendt

un biopoder dirigido al manejo de la población en su conjunto. Esta nueva “técnica de poder no disciplinario” que configura la biopolítica, está dirigida a la población en tanto “masa global, afectada por procesos de conjunto que son propios de la vida, como el nacimiento, la muerte, la producción, la enfermedad, etcétera” (Foucault, 2000: 220). De este modo, el “hombre como ser viviente, como perteneciente a una especie biológica” (Castro, 2004: 45) se vuelve objeto de la política, que procura regular a la población y mantener su equilibrio, valiéndose para ello de las estadísticas y otras formas de medición que permiten realizar proyecciones a largo plazo. Así, el control de la natalidad y de las enfermedades, y la extensión del promedio de vida, constituyen sólo algunas de las tecnologías regularizadoras de la vida que utiliza el Estado. Pero este poder que ejerce el Estado para “hacer vivir” también incide “sobre la manera de vivir y sobre el cómo de la vida” (Foucault, 2000: 224), es decir, constituye un poder sobre la
Mostrar más

12 Lee mas

Biopolítica, población y control

Biopolítica, población y control

Siendo así las cosas, ¿a que vienen esos controles excesivos y rigurosos que se ejercen contra los ciudadanos comunes y corrientes, que cumplen con la ley, viven honestamente y sólo quieren vivir una existencia decorosa y digna? Lo cual incluye obviamente participar en una comunidad política en la que existen libertades individuales, derechos democráticos y conquistas sociales. Cuando las autoridades y los gobiernos elevan a niveles inusitados los controles sociales y políticos contra la ciudadanía, se empuja al establecimiento de una modalidad de sistema autoritario y de nuevas estructuras de dominación política. Cuando lo que se busca es aumentar el asedio, el acoso y la intimidación en contra de la población, resulta evidente que hay gato encerrado, que las autoridades y el poder establecido desean ocultar y velar aspectos inconfesables de su ejercicio gubernamental y administrativo. Además de que se violentan las normas básicas de la convivencia en una sociedad democrática, retrotrae al presente las formas del ejercicio del poder que siempre han estado ahí y que ofrecen la imagen des- nuda del poder establecido. Es la biopolítica como la negación de la sociedad democrática, o dicho en otros términos, la presencia del poder y la política en la regulación de nuestras vidas, de nuestra forma de pensar y de actuar, de compor- tarnos y de existir, en síntesis, la intromisión del poder en la vida de las personas. Así que deja de ser casual y obedece a la biopolítica del control planetario el afán por incidir en el crecimiento poblacional, los mecanismos de la disciplina y la normalización, las nuevas modalidades del trabajo fabril, la asimilación de las inconformidades y la protesta social, la fabricación e inducción de la opinión pública y de las imposiciones mayoritarias. En fin, hasta en las estrategias para modelar el gusto mayoritario, regular el cuerpo y la alimentación y desarrollar la imagen de la felicidad moderna, nos topamos con la misma pretensión del control sobre los seres humanos, que se convierte en una biopolítica opresiva que suprime al otrora sujeto y vuelve imposible o por lo menos difícil el desarrollo pleno de los seres humanos. El debate de la biopolítica engrana de maravilla con la cuestión de las estrategias de dominación como contraposición ante la sociedad democrática, a la que viene dislocando y destruyendo.
Mostrar más

13 Lee mas

Georges Canguilhem y la biopolítica de las discapacidades

Georges Canguilhem y la biopolítica de las discapacidades

Sin embargo, mediada la década de los años treinta, Canguilhem experimentó un cambio gradual en sus puntos de vista. En el plano teórico, se fue alejando del intelectualismo alainiano, situando en la acción, y posteriormente en la vida, el fundamento trascendental de la experiencia (Canguilhem y Planet 1939: 754). Este giro hacia lo concreto, esta nueva sensibilidad hacia la singularidad del acontecimiento, estuvo en la raíz de su dedicación a los estudios de medicina, y trajo consigo el tránsito del idealismo al vitalismo. En el plano político, este viraje implicó un nuevo énfasis en la continuidad entre el orden de los hechos y el de los valores; sólo conociendo la realidad en su concreción y particularidad, podía esta ser transformada en la dirección del ideal. Por esta razón, en la coyuntura de los años treinta, a la vista de un fascismo rampante en toda Europa, Canguilhem, familiarizado durante su estancia en Toulouse con la experiencia de los republicanos españoles, consideró que la opción pacifista era un error, una muestra de ceguera política. La lucha contra la violencia estructural que representaba el fascismo 19 , obligaba a tomar partido. El pensador francés rompía así con el pacifismo alainiano, por eso, durante la ocupación alemana, no dudó en enrolarse activamente en las filas de la Resistencia.
Mostrar más

34 Lee mas

Tras los monstruos de la biopolítica

Tras los monstruos de la biopolítica

Pero hay otra versión vital. Frente a la deriva tanatopolítica de la modernidad, Esposito aboga por articular una biopolítica afirmativa, una política de la vida y no sobre la vida. Se trataría de pensar la política en la forma de la vida, no la vida en función de la política (Esposito, 2007, 22). Y rastrea aquellos lugares de la filosofía donde emergen categorías posibles para una articulación de tal tipo: Spinoza, Nietzsche o Deleuze. Y ofrece nuevas categorías como la de “lo impersonal” o “tercera persona” que persiguen pensar el íntimo vínculo entre bíos y zoé, ese ser singular y plural abierto a aquello que aún nunca ha sido (Esposito, 2009, 216), la persona viviente no separada de la vida ni implantada en ella. También Agamben quiere pensar desde el entrecruzamiento de las categorías de lo público y privado, desde esa región de indiferencia entre cuerpo biológico y cuerpo político, entre bíos y zoé, es ahí, dice, «donde tengo que encontrar mi espacio, aquí, o en ningún otro sitio. Sólo una política que parta de esta conciencia puede interesarme» (Agamben, 2001, 116).
Mostrar más

20 Lee mas

La dignidad como fundamento de la biopolítica

La dignidad como fundamento de la biopolítica

La dignidad humana representa desde la perspectiva social, jurídica y política, el imperativo categórico de nuestro tiempo, tal y como versa en el artículo nº 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (ONU, 1948): «To- dos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos». La persona tiene que ser contemplada des- de el punto de vista holístico y reconocer que es un ser dotado de principios y derechos que lo deben proteger de cualquier arbitrariedad por el abuso del poder o situación de indignidad e iniquidad. Derechos y deberes que a lo largo de la historia se han conformado y positivado progresivamente, más sin embargo, no logra permear a los diversos estratos sociales y constituirse en forma integral, a pesar de ser norma común en las diversas constituciones del planeta. Epistemológicamente, la dignidad constituye un auténtico hilo conductor primario entre los ámbitos éticos, jurídicos y políticos. La dignidad humana se erige como el principio de los principios, el eje modulador de los criterios de justicia y legalidad. De la dignidad se genera la necesaria y responsable libertad que permite al hombre y a la mujer, ser seres en busca de su autenticidad, de su comprensión de ser seres-para-la-vida, capaces de autorrealizarse con esperanza y con miras a la convivencia armónica y justa. Una dignidad que no puede disociarse del principio de individualidad, y por ende, de su integridad, privacidad e intimidad. Fundamentos que a su vez no pueden ser separados de su relación existencial con-los-otros y con-el-ambiente, en una relación homeostática social y de supervivencia de la humanidad.
Mostrar más

30 Lee mas

La legibilidad de la biopolítica en Rodolfo Walsh

La legibilidad de la biopolítica en Rodolfo Walsh

La forma con que Walsh obra su concepción de literatura remite la lectura de la misma a un contexto deliberadamente elegido en la política argentina. Todo allí parece girar en torno al peronismo, a la deposición de ese régimen por la instauración del poder golpista en 1955, al posterior retorno del Perón al poder en 1956 y 1957, y, aun, a las conturbadas décadas del 1960 y del 1970, época antecesora del período de completo y total cierre democrático en la Argentina. Pero la remisión a los eventos históricos no se convierte en reducción de la ficción en reflejo mecánico de aquellos episodios. Lo literario y lo político se comunican en el sistema de registro narrativo de Walsh con mucha sutileza. La obra de éste escritor se inscribe más allá de la cartilla partidaria o del panfleto político, dado que, superando la dicotomía simplista entre realidad y su representación, genera matices y vaivenes que potencian la escritura. La porosidad de la escritura walshiana es más bien un ejercicio de la memoria y, sobre todo, una irradiación de las subjetividades posibles a través de la actividad
Mostrar más

27 Lee mas

Descolonización biopolítica en el arte de exilio

Descolonización biopolítica en el arte de exilio

El presente trabajo propone un análisis del arte de exilio contemporáneo con tres artistas latinoamericanos practicantes durante los últimos cincuenta años, las obras de Ana Mendieta, Guillermo Gómez-Peña y Tania Bruguera, respectivamente. De una artista de la primera generación criada en el postcolonialismo (en los años setenta) a otra conocida por sus proyectos en el presente, el trabajo se enfoca en la obra de artistas donde, dado a las implicaciones evidentes del cuerpo en la condición de exilio (a un nivel más básico el estar aquí o allá), el cuerpo es utilizado por algunos artistas exiliados como escenario de significado y campo de batalla en lucha postcolonial. Partiendo de la biopolítica de Michel Foucault y el uso del cuerpo en el arte feminista como precedente, el trabajo presenta los vínculos del cuerpo con sus marcas, portadores de historias relacionadas la identidad. Pero con un entendimiento de la « comunidad imaginada » de Benedict Anderson y la experiencia del unheimlich con el « otro » éstas se revelan como construcciones de superficie. En vez, la identidad es performada y el postcolonialismo se hace una política amplia y general, los dos en la forma de rituales heredados de diversas « comunidades imaginadas »
Mostrar más

107 Lee mas

Subjetividad, comunicación, economía y biopolítica

Subjetividad, comunicación, economía y biopolítica

«La privación de la paz –que en el período más antiguo era consecuencia de casi todos los crímenes propiamente dichos–- presentaba dos formas diferentes según se tratase de la paz de la ciudad o de la del reino y era consecuencia de la comisión de algunos delitos considerados graves, generalmente, de traición. El culpable debía, normalmente, abandonar la ciudad o el reino dentro de un plazo concebido para ese fin. Luego entraban plenamente en acción los efectos jurídicos punitivos» (Agamben, 2003: 138). Cuando Agamben recupera esa figura del bando, está remitiendo a un complejo entreverado de categorías y realidades jurídico-institucionales que, partiendo de la antigüedad germánica, tuvieron una destacada presencia en la vida política y social de todos los pueblos del centro y del occidente de Europa, desde los albores de la Edad Media. Esta fue la consecuencia de la generalización del proceso de germanización. Las referencias son a bannan, bannen, es decir, ordenar, mandar, prohibir bajo la amenaza de sanción. Del gótico bandwjan, nos encontramos con dar una señal, del que proceden bando y banda (facción) o bandería y bandera (signo o estandarte de un grupo).
Mostrar más

12 Lee mas

La poética de Ron Mueck en la era Biopolítica

La poética de Ron Mueck en la era Biopolítica

El vínculo entre política y vida, que el totalitarismo anudó en una forma para ambos destructiva, todavía está frente a nosotros. Más aún, se puede decir que se ha convertido en el epicentro de toda dinámica políticamente significativa. Desde la importancia cada vez mayor del elemento étnico en las re- laciones internacionales hasta el impacto de las biotecnologías sobre el cuerpo humano, desde la centralidad de la cuestión sanitaria como índice privilegiado del funcionamiento del sis- tema económico-productivo hasta la prioridad de la exigencia de seguridad en todos los programas de gobierno, la política aparece cada vez más acorralada contra la desnuda muralla biológica (si es que no lo está sobre el cuerpo mismo de los ciudadanos de todo el mundo.
Mostrar más

18 Lee mas

Racialización epidemiológica y biopolítica en Argentina

Racialización epidemiológica y biopolítica en Argentina

La trayectoria histórica que supone la transición desde el modelo pluralista no regulado (previo a 1945) al modelo de planificación estatal centralizado (de 1945 a 1955), supone incluir la emergencia de un nuevo sector social, en rigor, las masas sociales inmigrantes constituidas como fuerza de trabajo en las áreas urbanas y rurales y que, a principios de siglo, habían obtenido representación política a través del radicalismo: “Los numerosos grupos de extranjeros organizaron y consolidaron la solidaridad espontánea de la común nacionalidad de origen, frente a las eventualidades que podrían impedirles afrontar la atención de la enfermedad y precipitarlos en la miseria: se originaron así los hospitales de comunidades y las mutualidades” (Veronelli 2004:31).
Mostrar más

22 Lee mas

De la movilización ciberactivista a una biopolítica de las redes

De la movilización ciberactivista a una biopolítica de las redes

sino que, como ha ocurrido con mucha más frecuencia y con intensidad mucho más fuerte, pueden ser re-pro- ductoras de prácticas, acciones y discursos drásticamente cercenadores, cuando no brutalmente castradores de la capacidad de individuos y grupos de existir y de actuar. Morozov (2011) muestra que, en muchos países, las redes digitales han sido y son usadas para organizar movimientos xenófobos, racistas, homo y transfóbicos, de persecución religiosa, política y de otros tipos, así como para promover acciones colectivas violentas contra inmigrantes, homo y transexuales, mujeres, practicantes de determinadas religiones, militantes políticos. Esas nuevas capacidades que los cerebros y máquinas en
Mostrar más

12 Lee mas

Biopolítica en el Mundo Contemporáneo

Biopolítica en el Mundo Contemporáneo

Por todo lo anterior podemos afirmar que las ideas en torno al concepto de biopolítica poseen amplia aplicación en el mundo contemporáneo. En primer lugar, los planteamientos de Agamben sirven de guía para identificar espacios que se constituyan como campo en la sociedad actual y deben orientar la reflexión que esclarezca el porqué de la aparición del campo. Tarea teórica de gran magnitud. Pero al mismo tiempo conllevan una tarea política de no menor importancia, ya que si se ha de entender la democracia no solo en sus aspectos formales, es preciso combatir esta tendencia moderna a la reproducción del campo, lo que a su vez implica ser capaces de identificar la presencia del campo. Por ello la tarea teórica y la tarea política están estrechamente ligadas.
Mostrar más

11 Lee mas

Biopolítica de la tortura: guantanamizar Irak

Biopolítica de la tortura: guantanamizar Irak

la hace valer como índice de fuerza de una sociedad, revelando así tanto su energía política como su vigor biológico” (Michel Foucault, 2002: 176-177). Trasgresión finalmente, violentar al cuerpo en la intimidad de su sexualidad con toda la venia de los altos mandos militares conducidos por manuales y especificaciones de cómo deberían ser torturados y humillados, incluso asesinados. En consecuencia, no es más que biopolítica del poder, exterminio personalizado, esto es realmente la tortura. Lo inmaculado en la sexualidad debía ser violada, no importaba el objeto transgresor o inquisidor, según sea el objetivo por ejecutar: gozo o investigación. No hay sacrilegio, sólo esparcimiento pornográfico y euforia. La tortura se ha vuelto inclusive un souvenir, el progreso tecnológico también ha beneficiado a las ordalías del verdugo: la foto o el video hacen del suplicio y la muerte, un recuerdo personal o, un grotesco obsequio para los amigos o enemigos. Por tal motivo, en las antiguas civilizaciones, también era necesaria una evidencia de humillación, para lo cual eran cercenados cabezas y órganos sexuales del pueblo derrotado como trofeos de triunfo, puesto que eran parte del botín. Así, la expresión del poderío hacia el exterminio de las poblaciones enteras, serían reclamadas por la encarnación de la biopolítica en voz y voluntad inexpugnable del emperador: ¡Exterminadlos a todos! 17 .
Mostrar más

52 Lee mas

Salud Pública y biopolítica

Salud Pública y biopolítica

participación obligatoria aun a sabiendas que algunos individuos sufrirían compli- caciones severas, eventualmente letales. Aunque la estrategia empleada fue bio- política, su legitimación ética puede ser confirmada por cumplir los requisitos de la ética de protección: el problema de la viruela era severo; la vacuna desarrollada era altamente eficaz y eficiente, y de bajo costo; los riesgos de complicaciones eran aleatorios e imprevisibles, teniendo todos la misma probabilidad de ser víctimas de ellos. La aleatoriedad de efectos indesea- dos en programas de salud pública es una diferencia fundamental con la biopolítica caracterizada por discriminar arbitraria- mente entre beneficiados y perjudicados. Cumplidas estas tres condiciones en el programa antivariólico, era del todo jus- tificado limitar la autonomía de quienes quisieran eximirse de la vacunación; en otras palabras, se trató de una acción de salud pública del todo legitimada desde una ética de protección.
Mostrar más

24 Lee mas

Show all 10000 documents...