Prevención de la guerra

Top PDF Prevención de la guerra:

La enseñanza de la memoria histórica y los derechos humanos para la prevención de la guerra

La enseñanza de la memoria histórica y los derechos humanos para la prevención de la guerra

De esta forma, nació el artículo de reflexión que lleva por nombre “La enseñanza de la memoria histórica y los derechos humanos para la prevención de la guerra” que hace un análisis sobre la naturaleza violenta del ser humano, para luego centrarse en algunos factores colombianos que mantienen o enarbolan la violencia en el territorio, y así, hacer una reflexión sobre la necesidad de educar en memoria histórica y derechos humanos a nuestros niños y jóvenes con el fin romper cadenas de violencia y prevenir su futura participación en la guerra.
Mostrar más

21 Lee mas

Memoria de la sesión de trabajo Programa Mambrú no va a la guerra de prevención del reclutamiento forzado

Memoria de la sesión de trabajo Programa Mambrú no va a la guerra de prevención del reclutamiento forzado

El programa Mambrú no va a la Guerra hace parte del Grupo de Comunidades de la Dirección Programática de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización. Se trata de una estrategia de prevención del reclutamiento y la utilización de niños, niñas y adolescentes y jóvenes. Es un proceso de prevención temprana, que cubre desde la infancia hasta los 27 años.

5 Lee mas

Los niños actores de la guerra: Políticas de prevención y las estrategias para disminuir los reclutamientos de menores por parte de grupos alzados en armas

Los niños actores de la guerra: Políticas de prevención y las estrategias para disminuir los reclutamientos de menores por parte de grupos alzados en armas

Para concluir, las políticas implementadas por el Estado, para la prevención del reclutamiento, han sido nulas, es bien conocido que la población infantil propensa a ser captada por los grupos irregulares, es la que se encuentra en las familias más humildes de los cinturones de miseria de las ciudades, los municipios y el campo, donde el Gobierno, no hace inversión social. El abandono estatal en estas comunidades es abismal, al Estado no le importa en lo más mínimo, la situación precaria de estas comunidades, que cada vez se empobrecen más a causa del conflicto, ejemplos claros de esto son los mega proyectos hidroeléctricos y las concesiones de títulos mineros, que desplazan a la población que habita allí hacía otros sitios donde encuentran solo miseria y más guerra. El Estado ha sido incapaz de prevenir y ponerle fin al reclutamiento de los niños, no es eficaz en la solución de éste problema; en cuanto al restablecimiento de los derechos, garantías, protección, educación y salud de los niños desvinculados de los grupos irregulares, al Gobierno todavía le falta mucho compromiso y labor social, para cumplir cabalmente la deuda que tiene con estos menores.
Mostrar más

27 Lee mas

La enseñanza de la memoria histórica y los derechos humanos para la prevención de la guerra

La enseñanza de la memoria histórica y los derechos humanos para la prevención de la guerra

Cómo si nuestra propia historia patria no fuera ya suficiente para hacer revisión de nuestras manifestaciones bélicas, la televisión no solo reproduce los males sociales, sino que los proyecta hacía las pequeñas generaciones que se vienen formando. A veces parece que la televisión colombiana estuviera más interesada en continuar con la reproducción de la violencia que en terminarla. Permite que pase por sus dos canales más importantes alegorías a los narcotraficantes o delincuentes destacados del país, haciendo énfasis en la vida conseguida por medio de los ilícitos, para terminar en una persecución emocionante y dramática hasta su muerte o captura. Así, por ejemplo, la novela sobre el narcotraficante Pablo Escobar, aunque comenzara con aquella frase “quien no conoce su historia está condenado a repetirla” dando la ilusión de que la novela fue creada con fines de recuperar la memoria histórica de los acontecimientos acaecidos durante la guerra de aquel narcotraficante, termina haciendo una dramatización del acenso del pillo a la cúpula del poder criminal (junto con sus grandes lujos) hasta su muerte, en donde queda claro que aquel poder es efímero, pero dejando una especie de sensación dictando que de todas formas aquella vida es buena mientras dura.
Mostrar más

22 Lee mas

Crímenes de guerra y acciones inmorales durante la guerra

Crímenes de guerra y acciones inmorales durante la guerra

Finalmente, está la cuestión acerca de si los actos de guerra realizados por combatientes injustos pueden satisfacer el requisito in bello de necesidad. Los combatientes injustos podrían, por supuesto, pelear de maneras que satisfagan el requisito de necesidad, si lo que éste dijera fuese que un acto de guerra puede ser permisible sólo si no hay otra alternativa que cause menos daño a gente inocente y tenga al menos una probabilidad igual de lograr cualesquiera que sean los objetivos de los combatientes injustos. Pero, como vimos antes, aun cuando éste es un requisito plausible dentro de sus limitaciones, es demasiado débil para ser toda la verdad sobre el requisito de necesidad en la guerra. Para ser un acto de guerra permisible debe como mínimo ser necesario para el logro de un fin moralmente bueno. Mientras muchos o incluso la mayoría de los combatientes injustos creen que los fines que persiguen a través de la guerra son moralmente buenos, su creencia rara vez es verdadera. Las guerras que son injustas raramente se pelean, ya sea en su totalidad o en partes, por fines que son moralmente buenos. Incluso la autodefensa y la defensa de otros combatientes injustos no son efectos moralmente positivos en las circunstancias. Y aun cuando lo fueran, atacar combatientes justos rara vez sería un medio necesario, ya que los combatientes injustos pueden por lo general proteger sus vidas retirándose de la pelea (negándose a pelear, rindiéndose o desertando), que es lo que deben hacer moralmente de cualquier manera. La excepción a estas afirmaciones es, nuevamente, el caso en el que los combatientes justos actúan de manera impermisible, ya sea por usar medios impermisibles o por perseguir fines injustos en el contexto de una guerra justa. En tales casos, los actos de guerra realizados por combatientes injustos que buscan prevenir estos actos impermisibles pueden frecuentemente satisfacer el requisito de necesidad. (Nuevamente, si los combatientes justos se hacen a sí mismos moralmente susceptibles de ser atacados cuando sus actos justificados de guerra tienen efectos colaterales que amenazan la vida de gente inocente, entonces muchos más actos de guerra realizados por combatientes injustos podrían satisfacer el requisito de necesidad de los que podrían satisfacerlo si lo contrario fuera verdadero. Ciertamente, la prevención de la violación de un derecho parece en sí misma un efecto moralmente bueno.)
Mostrar más

36 Lee mas

- Cirugía de Guerra

- Cirugía de Guerra

El tipo de combate afecta significativamente el tipo y la distribución anatómica de las heridas observadas por el cirujano, lo que, a su vez. influye evidentemente sobre la carga de trabajo hospitalario. La utilización generalizada de minas antipersonal explosivas en la guerra de guerrillas y de contrainsurgencia determina una alta incidencia de amputaciones traumáticas de las extremidades inferiores. El combate cuerpo a cuerpo con fusiles de asalto causa numerosas heridas de bala graves, pero generalmente únicas; el uso de obuses y bombas lanzados a distancia causa múltiples heridas por fragmentación, muchas de ellas superficiales. En las principales guerras modernas, se ha observado un cambio de las heridas por bala a las heridas por fragmentación en la mayoría de las víctimas. En los enfrentamientos intercomunitarios, a veces, los combatientes libran una guerra “tradicional”, usando machetes (o pangas), en la que predominan las heridas cortantes de la cabeza, el cuello y los hombros, seguidas de heridas del antebrazo, a causa los intentos de las víctimas de protegerse con los brazos. En otros lugares, la fácil disponibilidad de armas pequeñas determina que las guerras “tradicionales” y los actos de robo de ganado se llevan a cabo actualmente con fusiles Kalashnikov AK-47. Los sistemas de armamentos disponibles para los beligerantes son diversos. Los ejércitos convencionales de los países industrializados utilizan el bombardeo aéreo, así como la artillería y los blindados, y su infantería a menudo tiene un equipamiento de protección personal. Los ejércitos convencionales de los países con menores recursos generalmente se basan en la infantería y la artillería. Las formaciones guerrilleras rurales se basan en las emboscadas con armas de fuego personales y minas terrestres; la guerrilla urbana generalmente consiste en combates callejeros con fusiles, granadas disparadas por lanzacohetes y, a veces, morteros de corto alcance. El sistema de armas disponible también puede variar durante el transcurso de una guerra.
Mostrar más

367 Lee mas

Guerra y sus razones

Guerra y sus razones

[…] en la guerra, la muerte no tiene ningún secreto. Matar es simplemente apretar el gatillo. Nos instruían: se salvará el que dispare primero. Es la ley de la guerra. “Aquí debéis saber dos cosas: andar con rapidez y tener buena puntería. De pensar ya me encargo yo”, decía el comandante. Disparábamos en la dirección que nos in- dicaban. Había sido adiestrado para disparar a quien me indicaran. Yo disparaba, no me apiadaba de nadie. Fui capaz de matar a un niño. Porque allí todos combatían contra nosotros: los hombres, las mujeres, los viejos, los niños. El convoy pasaba por un kishlak. El motor del vehículo que iba en cabeza se encalla. El conductor baja de la cabina, levanta el capó... Un chaval, diez años, no más le hinca un cuchillo en la espalda… justo en el corazón. El soldado cae encima del motor… Los niños le acri- billan a cuchilladas… Si en aquel instante nos hubiesen dado una orden, habríamos reducido esa aldea a polvo. La habríamos borrado. Cada uno trata de sobrevivir. No había tiempo para pensar. Teníamos todos dieciocho o veinte años como mucho. Me acostumbré a la muerte ajena, pero la mía me espantaba. Había visto a un hombre quedar reducido a la nada en un segundo, como si nunca hubiera existido. Y entonces enviaban a casa el uniforme de gala en un ataúd vacío. Dentro echaban tierra para que pesara lo debido... Cómo nos apetecía vivir como allí. Regresábamos del combate, nos reíamos. Nunca me he reído tanto como allí. Los chistes malos tenían tanto éxito como los mejores. 18
Mostrar más

49 Lee mas

La guerra de los formularios

La guerra de los formularios

Artículo 5.LCGC Requisitos de incorporación. Las condiciones generales pasarán a formar parte del contrato cuando se acepte por el adherente su incorporación al mismo y s[r]

48 Lee mas

La Guerra Civil.pdf

La Guerra Civil.pdf

Desde el punto de vista material, la devastación causada por tres años de guerra fue terrible. Más de 250.000 casas quedaron destruidas, y la mitad del material ferroviario. Los destrozos afectaron a más de 180 núcleos urbanos. Se destruyó el 60% de las vías de comunicación –ferrocarriles, puentes, carreteras, etc.-; y el 80% de las instalaciones industriales, sobre todo en el País Vasco y Asturias; además de la ruina casi completa de muchos campos de cultivo. Todo ello ocasionó el

15 Lee mas

La guerra de los corresponsales

La guerra de los corresponsales

En Cuba, un enjambre de reporteros agobió a los jefes mambises, en par- ticular a Calixto García, con deman- das de grados militares honorarios del Ejército Libertador, caballos y guías. El héroe holguinero se negó a acceder a peticiones tan improcedentes y, enton- ces, los pertinaces periodistas trataron de sobornar a oficiales y soldados para que les alquilaran o vendieran cabal- gaduras y servicios a precio de oro. El no unánime y rotundo de los mambi- ses —pues desprenderse de un caballo o ausentarse sin permiso del campa- mento implicaba enfrentar un conse- jo de guerra— provocó que los airados corresponsales enfilaran sus lápices contra los independentistas.
Mostrar más

12 Lee mas

PREVENCIÓN Y DISCAPACIDAD PREVENCIÓN Y DISCAPACIDAD: HACIA UNA PREVENCIÓN INCLUSIVA

PREVENCIÓN Y DISCAPACIDAD PREVENCIÓN Y DISCAPACIDAD: HACIA UNA PREVENCIÓN INCLUSIVA

El tutor deberá disponer de la formación necesaria en prevención de riesgos laborales para identificar posibles desajustes del trabajador con las condiciones de trabajo[r]

42 Lee mas

Periodismo de guerra: las crónicas de la guerra civil española

Periodismo de guerra: las crónicas de la guerra civil española

Es tal el interés por la guerra que la radio será el motor de las crónicas. Los comentarios de “El Tebib Arrumi” aparecen radiados y posteriormente transcritos. El 3 de diciembre de 1937 el Parte Oficial de Guerra del Cuartel General del Generalísimo [CGG] es escueto: “Sin novedades dignas de mención en los frentes de los Ejércitos”. Entre la censura y la inactividad, las batallas no son eternas y la guerra es muy larga. La crónica de M. Sánchez del Arco, en el ABC sevillano de la mañana siguiente, se titula “Radio Nacional de España” (RNE) e indica que Jacinto Miquelarena será director de programas y Fernando Fernández de Córdoba el popular locutor. Todo amarado de patriotismo que “de noche emociona o recrea al oyente”. El corresponsal franquista narra: “Un cornetín toca atención: es el parte oficial del CGG. Noticias de última hora. Hasta el más escondido rincón, hasta los pueblecillos inaccesibles perdidos en los riscos de las montañas o en los rincones de la costa, llega la voz de Salamanca. Y cuando la estación va a cerrarse, después que los cronistas de la guerra han dado sus impresiones del frente, el Himno Nacional. Nada olvidó la Radio. Ni la formidable propaganda que así como el que no quiere la cosa, se hace al radiar las minutas y los precios de los restaurantes de nuestra zona, ni la sección para los peques”.
Mostrar más

13 Lee mas

La Guerra de Corea: el conflicto vivo de la Guerra Fría

La Guerra de Corea: el conflicto vivo de la Guerra Fría

¿Era necesaria la presencia militar extranjera? ¿Era justo para el pueblo coreano? Fue una decisión unilateral, que no tuvo en cuenta la voluntad de los coreanos, suponiendo un agravio para los nacionalistas independentistas y la resistencia anti- japonesa, tanto en el exilio como en el interior. Varios motivos justificaban la ocupación a juicio de las superpotencias. Primero, para destruir el poder militar japonés en la península, aunque bajo esta excusa se escondía el deseo de contener la influencia del otro bando. Por otro lado, desde el pensamiento paternalista estadounidense se consideraba que Corea había estado demasiado tiempo privada de autonomía, carecía de experiencia e instituciones políticas modernas, y requería de un periodo de tutela que ocupara el vacío de poder, articulara una estructura estatal y asegurara el desarrollo democrático de unas elecciones populares libres en un futuro. Los líderes nacionalistas del KPG en Chongqing habían demostrado una incapacidad para reunir apoyos y organizarse. Tampoco consideraban a los coreanos capaces de afrontar una independencia económica, temían la vuelta al aislacionismo característico de la Corea del siglo XIX. De esta manera, la debilidad y la fragmentación interna conducía de nuevo a la intervención extranjera y la guerra. A Corea se le privó de autodeterminación desde el mismo momento de la liberación.
Mostrar más

47 Lee mas

Preámbulos de la guerra

Preámbulos de la guerra

Para primavera, las tropas de Franco habían logrado volver a dividir el territorio republicano en dos zonas aisladas entre sí: Cataluña al norte, y Madrid y Levante al sur. La República lanzó en julio su última ofensiva de importancia en el frente del Ebro, en la que intentaron unir ambos territorios. Intentaban también alargar la guerra todo lo posible, esperando el estallido de una guerra internacional contra el fascismo que acudiese a ayudarlos. Fue la batalla más sangrienta de la guerra, cuyo desenlace parecía ya claro.

10 Lee mas

Las tentaciones de la guerra

Las tentaciones de la guerra

La guerra pasa por la universidad, y al parecer m ás por la universidad pública, ya no s610 com o un objeto de estudio, sino tam bién com o una realidad que deja m uertos, exiliados y am[r]

3 Lee mas

"Sin guerra, las Malvinas ya serían nuestras..."

"Sin guerra, las Malvinas ya serían nuestras..."

“ Sin guerra, las Malvinas ya serían nuest ras…” Con est as pala- bras, finaliza la ent revist a que le realizara uno de los principales dia- rios del país, al ex em baj ador argent ino en Londres en los días pre- vios al conflict o del At lánt ico Sur, el ex em baj ador Carlos Ort iz de Ro- zas, el cual v ivió de m anera m uy cercana todo el conflicto, por su rol com o diplom át ico de la Argent ina. Su opinión se basa principalm ent e, en los m ovim ient os diplom át icos, qu e se dieron en la década de los set ent as, principalm ent e la “ Polít ica de Com unicaciones” , la cual co- m enzó oficialm ent e en el año 1971.
Mostrar más

1 Lee mas

La guerra fría

La guerra fría

• En Afganistán, la Unión Soviética llevó a cabo una invasión militar con la finalidad de sostener en el poder a un régimen que le proporcionara bases militares y proximidad al área del océano Índico. La resistencia de las tribus afganas, de ideología fundamentalista islámica -aunque armadas por los servicios secretos de Estados Unidos- llevó a los soviéticos a una guerra que se convirtió en "su Vietnam": larga, costosa, impopular y concluida en una retirada que intentaba camuflar la derrota [Doc. 31]. Fue durante este conflicto cuando el grado de enfrentamiento entre las dos grandes potencias alcanzó su punto álgido, escenificado internacionalmente por el boicot respectivo de ambos bloques a los Juegos Olímpicos de Moscú (1980) y Los Ángeles (1984).
Mostrar más

18 Lee mas

La Gran Guerra

La Gran Guerra

“En pocos días, la situación se ha modificado sustancialmente por dos razones. En primer lugar, por los tanques. El enemigo los ha empleado en abundancia, en masas considerables e inesperadas por nosotros. No estamos en condiciones de oponer una masa similar de tanques alemanes. Segunda razón: la cuestión de los refuerzos se ha vuelto decisiva. Nuestros batallones han caído de 800 hombres en abril a 540 a finales de septiembre. Las pérdidas en las batallas en curso sobrepasan las previsiones. El enemigo, gracias a la ayuda americana, está en disposición de cubrir sus bajas. Los combates son de una dureza desconocida hasta ahora. Si el enemigo prosigue sus ofensivas, deberemos replegarnos combatiendo en grandes extensiones del frente. Nosotros podemos aún sostener la guerra de esta forma durante un tiempo apreciable, pero, incluso haciéndolo así, no podemos ganar la partida”
Mostrar más

20 Lee mas

La guerra de las rosas

La guerra de las rosas

Como crítico, explicará más tarde el sentido de la exclusión: en un panorama de la poesía joven de México, el autor indicaba desdeñosa mente que Maples Arce "y sus epígonos", e[r]

11 Lee mas

¡Aquí hubo una guerra!

¡Aquí hubo una guerra!

Otra de las omisiones criticadas por los docentes fue la imaginaria reconciliación española. Según varios docentes, los españoles habían logrado dejar atrás exitosamente el peso de la guerra civil y ahora podían construirse como nación gracias a esta amnistía general. Pocos días antes, había tomado conocimiento a nivel internacional la noticia de los problemas en España con la ley de archivos de la Guerra Civil que impedía conocer los datos de los miembros de las fuerzas armadas y de seguridad que habían participado de los fusilamientos y asesinatos y obligaba a los familiares de los asesinados a costear el ADN y todos los gastos derivados del hallazgo e identificación de los restos. Dicha noticia ejemplificaba la vigencia de los conflictos luego de setenta años de la Guerra Civil y de la dificultad de cerrar forzadamente el pasado, sin justicia y sin verdad.
Mostrar más

10 Lee mas

Show all 10000 documents...