Realismo Jurídico

Top PDF Realismo Jurídico:

Derecho y moral en el estado de derecho constitucional (proyecciones teóricas: iuspositivismo, neoconstitucionalismo y realismo jurídico clásico)

Derecho y moral en el estado de derecho constitucional (proyecciones teóricas: iuspositivismo, neoconstitucionalismo y realismo jurídico clásico)

El realismo jurídico clásico encuentra perfectamente asimilables las teorías de la argumentación, pues lo que se exige es que la norma sea “ordenación de la razón” y para ello resulta necesario brindar las razones o los argumentos que la justifiquen. Por eso, estimamos que la mejor noción de validez jurídica es la de “normatividad justificada”, y desde ella cabe concluir la obligatoriedad de la norma que luce racio- nal, y que consecuentemente, puede ser comprendida y justificada por cualquiera que cuente con capacidad racional. Claro que esa justificación requiere mucho más que solo órgano y procedimiento; así nos parece que deben computarse los siguien- tes: 1) Órgano: en los ordenamientos jurídicos –aun antiguos– no cualquiera podía crear cualquier norma, se asignaban competencias jurígenas ad hoc, así por ejem- plo, el condenar a alguien por un delito se encomienda a un órgano específico, el establecer un deber general con la amenaza de sanción es facultad de alguna asam- blea general o del gobernante, etc.; 2) Procedimiento: en mayor o menor medida hay previstos modos, formas o procedimientos que deben respetarse a los fines de que aparezca una norma jurídica obligatoria, uno de los remotamente confirmados es el de la promulgación o poner en conocimiento de los destinatarios el deber dispuesto; 3) Coherente: la norma en su contenido debe armonizarse con el resto de las normas y los valores que rigen en el derecho, especialmente con aquellas que se estiman las más importantes; 4) Comprensible: la norma debe resultar inteligible y no ser en sí misma contradictoria; 5) Teleológica: la norma responde a un fin posible y que ra- cionalmente se procura, e implica que el medio escogido se orienta a la obtención de aquél, de manera que sin fin o con un medio que no sirve para el fin, la norma queda afectada en su obligatoriedad; 6) Eficaz: una norma que resulte totalmente imprac- ticable o ignorada ve puesta en crisis su obligatoriedad o validez; 7) Verdadera: hay verdades evidentes y relevantes, por ejemplo, aquellas afirmadas pacíficamente por la ciencia más confiable y certera, que el autor de la norma no puede ignorar abso- lutamente sin que comprometa la validez u obligatoriedad de la norma; 8) Justa: la norma si en su contenido contradice lo que le corresponde a cada uno en la sociedad (sea a una parte o al todo social) estará forzando a que se la reconozca como inválida o no obligatoria; y 9) Intención recta: uno de los modos de la injusticia de la norma en el pensamiento clásico era el propósito deshonesto o de injusticia del autor, de manera que acreditado el mismo queda comprometida la validez de la norma creada.
Mostrar más

23 Lee mas

Del formalismo al realismo jurídico clásico: un estudio sobre sus contradicciones en relación a la verdad, justicia y reparación

Del formalismo al realismo jurídico clásico: un estudio sobre sus contradicciones en relación a la verdad, justicia y reparación

El Realismo Jurídico Clásico es una teoría de la justicia y del Derecho construida desde la perspectiva del Jurista quién, atendiendo a la clásica definición de justicia, realiza una tarea de distribución de las cosas, es decir, da a cada uno su derecho (Villey,1979). Desde esta perspectiva, el Jurista en su quehacer determina el sentido y alcance de las normas frente a una situación jurídica concreta, es decir, interpreta el ordenamiento jurídico que interviene en determinado caso con el propósito de preservar o restablecer la Justicia. Para interpretar, el jurista debe recurrir a unos axiomas o principios sobre los cuales se solventa el ordenamiento jurídico. De ahí que para el método jurídico, entendido como el camino que emplea el jurista para resolver un caso, sea fundamental el
Mostrar más

32 Lee mas

La Encíclica Laudato si': una lectura desde el realismo jurídico clásico

La Encíclica Laudato si': una lectura desde el realismo jurídico clásico

materializarse sino dentro de un sistema de justicia donde el derecho positivo –en tanto que sistema de poder- posibilite adecuadamente la realización de la dignidad personal de todos los hombres en su proyección más perfecta. Por eso, siguiendo Forero, “para el realismo jurídico clásico, el derecho es, de acuerdo con definición del Dr. Javier Hervada, ‘aquella cosa que, estando atribuida a un sujeto, que es su titular, es debida a éste, en virtud de una deuda en sentido estricto’ de lo cual se deduce que el derecho y lo justo son lo mismo que lo suyo en cuanto debido” ( 2003, p. 167). Y lo “de suyo” es lo debido, en cuanto se le debe como individuo. Ya que lo justo consiste en garantizar y dar a cada cual, en primer lugar, lo que de hecho ya se le debe, por su ser persona; y ¿qué se le debe por tal dignidad? El conjunto de bienes que, por su propia realidad, corresponden al hombre y son de carácter extrapatrimonial, inalienable, imprescriptible e irrenunciable por constituir verdades objetivas o principios sólidos: bienes en sí mismos 5 .
Mostrar más

35 Lee mas

Judicialismo y realismo jurídico en D’Ors

Judicialismo y realismo jurídico en D’Ors

intimidad con aquel que puede suponerse creador de una naturaleza que se ordena por sí misma, un ser lejano que se mantiene ajeno a la vida social. desde este momento se viene a concebir el derecho como un sistema de facultades individuales, del que, por una inversión semántica del subjectum, que significa lo sujeto a un orden superior, se llama ahora el sujeto del derecho, como contrapuesto al objeto. se entroniza así la idea de que el derecho consiste en los derechos subjetivos, y no era inconsecuente que, instalada la nueva forma del estado, se hiciera éste el defensor de aquellos derechos subjetivos legalmente ordenados por él. esta nueva concepción iba a con- vertir el derecho civil, derivado de aquel derecho romano recibido en la edad Media, en un ordenamiento legal absolutamente individualista, coherente con el nuevo liberalismo político, exaltador de la propiedad individual como base de todo el orden jurídico y expresión de la nueva libertad: el llamado individualismo posesivo». Prelección Jubilar, cit., p. 25.
Mostrar más

20 Lee mas

El sentido de la dogmática jurídica. Apuntes para una lectura desde el realismo jurídico clásico

El sentido de la dogmática jurídica. Apuntes para una lectura desde el realismo jurídico clásico

Los dogmáticos habrían de renunciar a la perspectiva monodisciplinar para asumir posiciones de carácter filosófico-moral, político y sociocultural, entre otras. Mas, como las recomendaciones normativas no son verdaderas ni falsas, se impone postular el estándar por el cual dichas recomendaciones pueden ser consideradas como buenas o malas, racionales o irracionales, aceptables o inaceptables, de acuerdo con cierta idea de justicia y expectativa factual sobre el orden jurídico. A partir de ese estándar, los estudiosos del derecho deberían proponer soluciones para los casos difíciles y, de este modo, orientar las decisiones judiciales, pero sin duda ello significa adherirse a la posición dominante en la discusión normativa. De tal suerte, frente a la pregunta: ¿cómo pueden ser identificados ciertos argumentos normativos como dogmáticos?, habría que responder sin más:
Mostrar más

23 Lee mas

El realismo jurídico romano-tomista en Tomás Mieres

El realismo jurídico romano-tomista en Tomás Mieres

partida del proceso que lleva a la obra justa es la razón, que determina (determinat) lo que es justo de conformidad con casi cierta (quasi quaedam) regla de prudencia que es, en algún sentido, causa (quaedam ratio) del derecho. Hay que destacar que el verbo que el Doctor común y el gerundense emplean para indicar la función de la razón con respecto a lo justo es el de «determinar». El diccionario de la Real Aca- demia Española de la Lengua indica como sinónimos de este verbo los de discernir, fijar, señalar, distinguir, aclarando con ello que la expresión ratio determinat supone la existencia de algo real, que la razón descubre, discierne, señala, mas no crea. Es importante esta reflexión para indicar que ni Santo Tomás ni Mieres se refieren a una razón desligada de la experiencia, que a priori concibe lo que es justo y lo que es injusto, tal y como lo predica el racionalismo jurídico —tal vez sería mejor hablar de voluntarismo— moderno. La razón de la que hablan el Aquinate y Mieres supone la experiencia a partir de cuyos datos discierne lo justo. Este discernimiento se lleva a cabo gracias a la guía de «casi cierta regla de prudencia», que es la regla que guía a cualquiera que pretenda realizar una obra justa, bien sea un particular, bien sea un juez. Por esto el Doctor Angélico y Mieres terminan diciendo que esa regla de pru- dencia es cierta causa del derecho, pues es cooperadora necesaria y guía de la razón en la determinación de lo que es justo en cada caso.
Mostrar más

69 Lee mas

Fuentes del Derecho

Fuentes del Derecho

Según el diccionario de la RAE, el término fuente, del latín fons, remite en su primera acepción al “manantial de agua que brota de la tierra”, esto es, a un nicho fundante de vida. La anterior es una hermosa imagen del significado de aquello que constituye el principio, fundamento u origen de algo, en una dimensión que rebasa la mera causalidad simple. Porque evidentemente en las relaciones causa- les simples, ciertas variables sencillas son necesarias y suficientes para que ocu- rra determinado resultado, mientras que en la compleja realidad del Derecho la cosa (conducta-realidad social), para ser considerada jurídica, requiere ser consi- derada sub specie iuris, es decir, por su objeto formal que no es otro que lo justo. No obstante, como para el Realismo Jurídico Clásico la clave del concepto de derecho está en la analogía, es preciso aclarar que a continuación se busca describir las fuentes del analogado derecho – norma y no de todos los analogados posibles al analogado principal del Derecho, tema que se tratará en los Capítulos IV y V de este texto. En el presente apartado se abordarán las fuentes del Derecho Positivo (textos escritos) que regularmente se consideran en los países de tradi- ción jurídica romano-germánica o continental 78 : constituciones, leyes, reglamen-
Mostrar más

16 Lee mas

El realismo y el naturalismo

El realismo y el naturalismo

Este grupo de autores al que nos hemos referido (Pereda, Galdós, "Clarín", Valera, Pardo Bazán, Palacio Valdés, Blasco Ibáñez, etc...) ha recibido el nombre genérico de Generación del 68 por estar vinculado su comienzo en la literatura con el advenimiento de la Revolución. Pero, aunque la crítica tradicionalmente los considerara en conjunto, entre ellos pueden encontrarse grandes diferencias, tanto ideológicas (unos son liberales y, por tanto, partidarios de la Revolución, mientras que otros se definen como conservadores), como literarias (cada uno entenderá el Realismo y el Naturalismo de forma muy personal). Teniendo en cuenta las peculiari- dades individuales, vamos a intentar hacer un repaso rápido por lo que fue el Realismo- Narturalismo en España. Para ello, puede ser útil (aunque no del todo cierto) que distingamos entre un período realista y otro naturalista.
Mostrar más

11 Lee mas

La constitución del campo literario en el Ecuador en la década de 1930 a través de la obra Las cruces sobre el agua de Joaquín Gallegos Lara

La constitución del campo literario en el Ecuador en la década de 1930 a través de la obra Las cruces sobre el agua de Joaquín Gallegos Lara

No fue el costumbrismo una posición asumida con ánimo desafiante frente al romanticismo. Convivió largamente con éste. Los dos dieron frutos simultáneos, penetrados de igual espíritu. Pero gradualmente se fueron separando y recortando con independencia sus líneas. Esto ocurrió cuando la fuerza de atracción de la realidad obligó a los costumbristas a descender cada vez más sobre ésta. Esto ocurrió cuando la fuerza de atracción de la realidad obligó a los costumbristas a descender cada vez más sobre ésta. A edificar su hogar entre los objetos que pueblan el mundo cotidiano. A ir enseñando a su progenie literaria, ya comprometida con circunstancias tangibles e hirientes, el repudio hacia las idealizaciones románticas. Más imperiosa era la abigarrada suma de los problemas inmediatos, de las diarias necesidades familiares y colectivas, que no el inventario sentimental ni las extravagancias imaginativas que antes avasallaron el alma de los escritores. Por eso el costumbrista preparó la insurgencia del realismo y naturalismo. Tal proceso advierte sin esfuerzo en Hispanoamérica, en donde tanto el fenómeno romántico como el realista entretejieron sus haces con los de la historia general de aquellas naciones. (Pérez, 2001, pág. 174).
Mostrar más

106 Lee mas

Pablo Melogno, Diego Pelegrin (compiladores), Realismo, verdad y significado, Índice Grupo Editorial, Montevideo, 2015, 152 pp.

Pablo Melogno, Diego Pelegrin (compiladores), Realismo, verdad y significado, Índice Grupo Editorial, Montevideo, 2015, 152 pp.

La recopilación de trabajos que constituye el volumen Realismo, Verdad y Significado, aborda dimensiones metafísicas, semánticas y lógicas de un arduo problema filosófico que podría sintetizarse como el de las relaciones entre ciencia y realidad. Los trabajos reunidos en la compilación plantean y discuten una diversidad de cuestiones que van desde el examen de la noción de verdad en el empirismo constructivo, hasta la indagación acerca de los límites de la representación en la mecánica cuántica. En cada una de las contribuciones es posible reencontrarse con alguna de las aristas del problema general de la representación y la verdad en las teorías científicas, ya sea desde la asunción de una actitud epistémica respecto del conocimiento científico, en función de la conceptualización del cambio conceptual o a partir del planteo de las potencialidades explicativas de una teoría científica particular. Resulta difícil mostrar en unas pocas líneas, la variedad de perspectivas, la riqueza conceptual y la profundidad analítica con que las contribuciones exploran estos aspectos del debate. El propósito de esta reseña es brindar una breve revisión tanto de la estructura de la compilación como de cada una de los trabajos que lo componen.
Mostrar más

6 Lee mas

Realismo mágico o maravilloso en "La Otra Raya del Tigre"

Realismo mágico o maravilloso en "La Otra Raya del Tigre"

Se refiere al término de maravilloso como un indicador de la cultura americana, como un “término apropiado tanto a la tradición literaria más reciente e influyente como al sentido que América impuso al conquistador” (CHIAMPI, 1983, 56) contrario a la palabra “mágico” porque su utilización no abarca el potencial creador de Latinoamérica, además, la etimología de “maravilloso” resulta más coherente y puede contener los acontecimientos o personajes extraordinarios, o lo maravilloso sobrenatural, o lo hiperbólico del discurso. Es importante resaltar que Chiampi le niega al realismo mágico su aplicación como análisis textual, en especial porque las teorías basadas en la pintura no se aproximan ontológicamente a los fenómenos de la literatura. Al no admitir el término del realismo mágico propone en cambio el de “realismo maravilloso” en un extenso análisis de su posibilidad como: “un conjunto de objetos y sucesos verdaderos que distinguen a América de Europa” (CHIAMPI, 1983, 31), entre otros; en el mismo sentido realiza un análisis de lo “real maravilloso americano”, propuesto por Carpentier, el cual considera valioso en cuanto al discurso inmerso sobre América y que ha servido para incentivar una propuesta sobre nuestra problemática literaria.
Mostrar más

43 Lee mas

Formas de epistemología contemporánea. Entre realismo y anti-realismo, de Paolo Musso

Formas de epistemología contemporánea. Entre realismo y anti-realismo, de Paolo Musso

de racionalidad más amplia y a la crítica del relativismo. En Realism and Reason, Putnam anunció que el «realismo metafísico» es «incoherente», pero no el «realismo interno». Cuando Putnam habla de «realismo interno» indica la defensa abductiva de la objetividad de las teorías científicas maduras; el «realismo interno» designa la teoría empírica explicativa del éxito de la ciencia. Sin embargo, se rechaza ahora la noción de «verdad» como «correspondencia», la idea de una descripción única y completa del mundo tal como es en sí mismo y se propone, una noción de verdad como verificación idealizada, cercana a las tesis de C.S. Peirce.
Mostrar más

12 Lee mas

El “realismo profundo” de Augusto Roa Bastos . Intervención crítica para una praxis ética y estética de la literatura

El “realismo profundo” de Augusto Roa Bastos . Intervención crítica para una praxis ética y estética de la literatura

En el caso de Roa Bastos, si su “compilación” de escritores que suscriban a la pauta del “realismo profundo” implica la intervención en los mecanismos de legitimación del circuito intelectual porteño, su experiencia como reseñista y articulista también sería un proceso de formación propio, de revisión de sus concepciones literarias acerca del mandato ético auto- impuesto; toda una serie de cuestionamientos que desembocarán en Yo el Supremo y el giro copernicano que la obra significa en su narrativa. El “perspectivismo” –sigo el concepto de Josefina Plá– juega aquí no solo por el distanciamiento obligado por el exilio, sino también por el ejercicio de la crítica, por el análisis de una narrativa que, si bien también implicó una decisión política y ética, al mismo tiempo forja pautas superadoras a la ya anquilosada oposición entre regionalismo y cosmopolitismo. Un raro ejemplo en que la labor crítica construye literatura. El escritor, el exiliado y el crítico contribuyen –los tres– a la misma síntesis literaria de una experiencia fragmentaria.
Mostrar más

9 Lee mas

Más allá de las mitologías : derechos y responsabilidades en la era de los poderes supranacionales

Más allá de las mitologías : derechos y responsabilidades en la era de los poderes supranacionales

La lógica de la responsabilidad es una ló- gica posible para el mundo en el que esta- mos. Creo que si existe un adjetivo que le siente bien es el realismo. Se trata de una lógica muy realista. La realidad se empeña en poner de manifi esto a través de prolijos y variados síntomas (cambios climáticos, epidemias, pobreza, etc.) que el “realismo” del que presume la lógica del máximo be- nefi cio es una mera fi cción. Es un ideal que no tiene correspondencia con los hechos. Hablan de libertad, y vivimos en un mundo cada vez menos libre; donde los contro- les sobre nuestra intimidad son mayores. Hablan de justicia y no tenemos más que encender la televisión para ver a cientos de miles de personas que carecen siquiera de la posibilidad de plantearse su signifi cado. Hablan de la libre iniciativa y competencia y vivimos en una economía intervenida en favor de grandes monopolios privados. A mi juicio, dos elementos caracterizan a la lógica hegemónica de la maximización del benefi cio frente a la lógica de la responsa- bilidad. En primer lugar, es una lógica con bases muy poco realistas y que oferta una utopía con tintes ucrónicos muy acentua-
Mostrar más

18 Lee mas

3. EL REALISMO - REALISMO Y NATURALISMO (APUNTES)

3. EL REALISMO - REALISMO Y NATURALISMO (APUNTES)

Comenzó su producción literaria como costumbrista: inclinado al realismo con dotes de observación, publicó Escenas montañesas. Más tarde encontraría su fórmula ideal de la novela, al insertar aquel costumbrismo en una visión enamorada del paisaje y de las gentes de la montaña, con sus pasiones y su lenguaje característico. En sus primeras novelas de este tipo (novela idilio), solía enfrentar la paz y la ignorancia de aquella gente rústica con las asechanzas políticas de la vida moderna (Don Gonzalo de la Gonzalera y De tal palo tal astilla). Defendía una tesis que hoy en día aceptarían muy pocos. La novela idilio termina cuando Pereda decidió renunciar a la defensa explícita de tesis alguna. A esta segunda época pertenecen relatos como Sotileza (epopeya de unos pescadores cántabros) y La puchera. La que es considerada su obra maestra es Peñas arriba (1895), cuyo bucolismo descriptivo y el casticismo de su estilo puede parecer hoy en día obsoleto. Pese a ello, José María de Pereda es considerado un gran narrador, dotado de gran capacidad descriptiva y épica.
Mostrar más

19 Lee mas

Los principios jurídicos

Los principios jurídicos

Sin embargo, estos usos judiciales han proliferado en un exceso de justificaciones principialistas, que poco o nada abonan al campo de la cientificidad del razonamiento jurídico; ello, primero, al describirse una palabra u oración que se auto proclama “principio jurídico”, abstracción hecha por el legislador o por la propia dogmática jurídica que denotan problemas de conceptualización, ya que desde instrumentos como la propia constitución sólo los enuncia, dejando al aplicador o intérprete del derecho el libre uso que se considera de manera indiscriminada en las respectivas decisiones, derivando en que las definiciones operativas de esos principios jurídicos sea una tarea propia y exclusiva del operador del derecho que los esté aplicando, los cuales, se han atrevido a definir —desde su trinchera― esos principios. Generando con ello incertidumbre jurídica al presentar una variabilidad en los criterios que se formulan en sus resoluciones, además de poca o escasa claridad conceptual y un sin número de interpretaciones con y de los principios jurídicos.
Mostrar más

198 Lee mas

Preguntas

Preguntas

Se habla de “realismo”, “realismo contundente”, “nuevo realismo”, pero los “realismos” (porque fueron muchos en la historia del cine y en la de las artes) no son más que estilos, como los no llamados “realismos”, simplemente se han denominado así porque en sus construcciones del mundo nos parece que podemos establecer ciertas interrelaciones con nuestra percepción cultural de lo que llamamos “realidad”. ¿O hay quien piensa que realismo y mímesis son la misma cosa?

5 Lee mas

Realismo y post realismo en la literatura y el teatro contemporáneos

Realismo y post realismo en la literatura y el teatro contemporáneos

En el ámbito de las artes plásticas, la corriente denominada Pop-Art había comenzado a dar temprana cuenta de una nueva percepción de la realidad por parte del artista, materializada a través de un lenguaje realista que manifestaba, de este modo, su coherencia con los nuevos momentos sociales y culturales deparados por el imperio de la imagen y la era del triunfo masivo de la revolución tecnológica. Sus rasgos de arte consumible, intranscendente y divertido caracterizarán -ya en nuestros días- también al nuevo realismo teatral. La popularización -democratización- que el Arte Pop lleva a cabo en el campo cultural tiene que ver, en realidad, con el elemento tal vez más unificadoramente popular de nuestra sociedad contemporánea: la avalancha de imágenes audiovisuales que inundan la sensibilidad de los espectadores y crean una verdadera superestructura de realidad virtual. Si las vanguardias históricas habían dinamitado los códigos artísticos uniformadores, posibilitando que cada artista se sirviera de un código personal, la nueva fase evolutiva del arte de la contemporaneidad vino dada por la elevación de la voluntad creadora a dispositivo configurador de la categoría de artístico, aplicada ahora a los objetos, realidades y vivencias inmediatos y cotidianos, entre los que ocupan lugar esencial los elementos del consumo (galletas y detergentes, en Andy Warhol), de la publicidad (logotipos de marcas, en Richard Hamilton), de la información audiovisual (imágenes de políticos, en Robert Rauschenberg o en Mimmo Rotella) y de los universos del cómic (Mel Ramos, Roy Lichtenstein, Equipo Crónica) y del celuloide (la figura de Marilyn, en Hamilton o en el propio Warhol). Al margen de la interdisciplinariedad artística que siempre ha caracterizado la historia de las vanguardias (John Cage, Merce Cunningham), la propia técnica puesta en juego por los artistas Pop revela, desde su misma variedad y carencia de aspiración programática a una estética o movimiento unívocos, un evidente propósito de popularización que se percibe en la presencia en sus cuadros de ambientes y objetos reconocibles (David Hockney) reproducidos en alegres y siempre agradables colores.
Mostrar más

10 Lee mas

Proust y la superación del realismo

Proust y la superación del realismo

cuales es posible llegar inductivamente a dilucidar de modo sistemático la visión sobre la Literatura y sobre la Realidad —y la conjunción de ambas esferas de contenido en la obra literaria— que prodiga Proust en sus escritos. Un recorrido por los elementos más llamativos de la misma desde los parámetros de la teoría literaria mostrará lo que Javier del Prado (1990: 75) llama “salidas del realismo”: las estrategias que la Recherche, en tanto que metanovela, pone en práctica al abandonar la narración en tercera persona, que la llevan a alcanzar la génesis del yo en el propio proceso de narración (y no previamente), y que la alejan del realismo literario clásico que definíamos sucintamente líneas más arriba. Sin embargo, el narrador intradiegético que pone en marcha todo este proyecto es especial: describe su entorno y, al hacerlo, es capaz de percibir las “analogías secretas” (del Prado, 1990: 75) entre él mismo y los entes y los seres de su mundo gracias a su enorme sensibilidad. Esta percepción del mundo como símbolo que ha de descifrarse y su articulación mediante la memoria —una memoria que puede hacer divergir al “yo pasado” respecto del “yo presente” al que leemos— es lo que desmonta estructuralmente la reproducción documental a la que aspira el naturalismo más canónico o positivista. En esa operación consistente en la superación temático-formal del realismo, los vitrales o vidrieras y el lugar que los alberga desempeñan un papel fundamental que es susceptible de ser estudiado detalladamente.
Mostrar más

33 Lee mas

Show all 3856 documents...