San Isidoro

Top PDF San Isidoro:

Los legados suntuarios de Juan Rodríguez de Fonseca. El terno de San Isidoro de León

Los legados suntuarios de Juan Rodríguez de Fonseca. El terno de San Isidoro de León

En 1519, siendo obispo de Burgos y arzo- bispo de Rossano, Fonseca se convirtió en abad comendatario de San Isidoro de León, cargo que mantendría hasta su muerte. Seguramente el acceso al cargo de abad se debiera a su inte- rés por acumular cargos y rentas, como en los casos de Párraces y San Zoilo de Carrión. No hay noticia alguna que indique un interés espe- cial por esta obra, ni siquiera que hubiera esta- do alguna vez en León, a pesar de que a finales de 1520 hubo de pasar por la ciudad, o cerca de ella, ya que, en el contexto de las Comunidades, y debido a que se le acusaba de haber parti- cipado en el incendio de Medina del Campo, tuvo que huir de Burgos. En su huida, y puesto que no encontró apoyo en su diócesis, intentó llegar a Santiago de Compostela, de donde era arzobispo su primo Alonso de Fonseca. Antes de llegar a Santiago el marqués de Astorga le acogió y protegió y pasó en Astorga los meses siguientes, hasta que pudo volver a Burgos en paz 16 . En cualquier caso no hay constancia de
Mostrar más

10 Lee mas

LOS HERMANOS DE LA COFRADÍA SACRAMENTAL DE SAN ISIDORO EN EL SIGLO XVI.

LOS HERMANOS DE LA COFRADÍA SACRAMENTAL DE SAN ISIDORO EN EL SIGLO XVI.

en una zona cercana a la Parroquia de San Isidoro, lo que explicaría su fuerte presencia y representación en la Cofradía. Aun así, no sabemos si se trataba de criadores de gallinas o vendedores de las mismas. En este segundo caso, deberíamos enmarcarlos en el sector terciario ya que no intervendrían en la producción del alimento, sino que solo lo vende- rían. Otra alternativa es que desempeñaran ambas funciones. De una forma o de otra, cabe destacar que las gallinas eran una de las especies de corral más populares y comunes entre la población de la Baja Edad Media por su coste poco elevado y su fácil mantenimiento. Además, aportaban numerosos productos a la economía doméstica tales como carne y huevos con los cuales se podía comerciar 54 . No en vano, encon-
Mostrar más

22 Lee mas

La Grecia antigua en la Crónica universal de San Isidoro de Sevilla

La Grecia antigua en la Crónica universal de San Isidoro de Sevilla

A través de esta mención, San Isidoro otorga al Imperio Macedo- nio una categorización que podríamos definir como animosidad, lo que se infiere por su dominio del pueblo griego, destacado previamente. Al igual que en los casos anteriores, este aspecto también podríamos enten- derlo en la línea inicial de nuestro santo, pues constituiría un recurso para establecer una visión desfavorable ante las ideas cosmopolitas y uni- versalistas de Alejandro, cuyo fundamento sería contrario al hispalense. Junto a lo demás, la frase en cuestión posibilita entregar continuidad a la cultura griega bajo el poderío de Roma, constituyéndose esta última en su liberadora. Se trata de un modo de reconocer el poderío romano y su rol como la representante del último de los imperios aludidos por la tradición, estableciéndole, del mismo modo que había hecho con Grecia, una connotación favorable. En este marco, el santo hispalense, en la línea de la historiografía tardoantigua, otorga una visión positiva del mundo romano, que tiende a mantener hasta la época del nacimiento de Cristo (CI 222); acontecimiento que es referido con posterioridad a la inclusión de Hispania en territorio romano. Así, sobre el gobierno de Augusto, San Isidoro advierte:
Mostrar más

26 Lee mas

ESTUDIO ANTROPOLÓGICO DEL PANTEÓN REAL DE SAN ISIDORO La Antropología al servicio de la Historia: Un caso real

ESTUDIO ANTROPOLÓGICO DEL PANTEÓN REAL DE SAN ISIDORO La Antropología al servicio de la Historia: Un caso real

La que hoy conocemos como Colegiata de San lsidoro fue a lo largo de la Historia Fundación Real de varios monarcas. Según recoge A. de Morales (edic. 1765), la fundación más antigua fue obra del rey D. Sancho l, el Craso, que edificó un Monasterio de Monjas para traer el Cuerpo de San Pelayo de Córdoba. Seguidamente, tras haber sido destruida la ciudad por Almanzor y llevadas las reliquias del mártir a Oviedo, será el rey Alfonso V quien reedifique una iglesia de pobres materiales, ex luto et latere, pero a la advocación de San Juan Bautista. Después, el rey Fernando I envió por las reliquias de Santa Justa y en su lugar, trajeron el cuerpo de San Isidoro, pasando a llamarse como en la actualidad se la nombra. Siempre el cenobio estuvo custodiado por monjas hasta el reinado de Alfonso VII, el Emperador, en que vinieron los Canónigos Reglares por orden de la Infanta D. Sancha. Dicho Panteón ha mantenido su función funeraria desde las postrimerías del siglo X hasta la primera mitad del XIII.
Mostrar más

13 Lee mas

El arco de San Isidoro de Oviedo. La destrucción del patrimonio monumental ovetense en el primer tercio del siglo XX. Parte I

El arco de San Isidoro de Oviedo. La destrucción del patrimonio monumental ovetense en el primer tercio del siglo XX. Parte I

La permuta se aprueba en la sesión de 22 de marzo de 1918 con las siguientes condiciones: «siempre que la Junta de la Cocina Económica por su cuenta se encargue de la demolición del referido edificio, y de la pavimentación del es- pacio que queda para plazuela. Como con la des- aparición del precitado edificio se sanea toda aquella zona y mejoran notablemente los edifi- cios inmediatos, debe requerirse a los propieta- rios de los edificios a quienes afecte la mejora, por si voluntariamente quieren contribuir con al- guna cantidad a los fondos municipales. En otro caso, y con arreglo a la Ley de las Haciendas lo- cales debe pasar este asunto a la Comisión de Ha- cienda para que con arreglo a lo dispuesto en la misma, fije la cantidad con que deben contribuir los citados propietarios por dicha mejora». Por otra parte, se puntualiza que «debe ponerse como condición en la escritura que se otorgue, que el día que los locales dejen de prestar servicio para la Cocina Económica pasen a ser propiedad otra vez del Ayuntamiento abonando éste el precio en que fue adquirido el edificio de la calle de San Isidoro».
Mostrar más

14 Lee mas

San Isidoro de Sevilla un paradigma para el docente cristiano

San Isidoro de Sevilla un paradigma para el docente cristiano

Este debe ser el perfil de un verdadero docente cristiano, más aún del educador de la fe, quien con su propia vida comunicará su amor a Dios y a su vocación. El Maestro nace con un corazón agradecido, y de este agradecimiento brota su amor a la enseñanza, partiendo de la siguiente premisa: que el más eximio maestro es Jesús, y que con su ejemplo de vida, demostró que podemos ser mejores. Después de haber leído de manera sucinta los aportes de San Isidoro de Sevilla, podemos preguntarnos ¿Cuál es el perfil del docente? Cada docente es un formador, trasformador de nuevos hombres, no en vano se dice que la educación tiene como meta humanizar al hombre. Podemos interiorizar que San Isidoro tenía muy claro, cuál era su meta, ser el trasformador de la cultura, el depósito de la sabiduría. No podemos querer no ver, y pensar que no pasa nada con nuestros maestros, desde el desprestigio que
Mostrar más

15 Lee mas

Consideraciones sobre elementos de la arquitectura y la venustas en Vitruvio y en San Isidoro. Similitudes y diferencias

Consideraciones sobre elementos de la arquitectura y la venustas en Vitruvio y en San Isidoro. Similitudes y diferencias

dicho de otro modo: la venustas eurítmica tam- bién precisa invención e ingenio. Este pun- to es determinante para una comprensión de la venustas en clave retórica, que es la que, a nuestro juicio, defiende Vitruvio y no termina de vislumbrarse en la obra de Isidoro, probable- mente tampoco en la de Plinio o Paladio. Más aún, Isidoro utiliza en la definición de venustas el término “ornato”: “Embellecimiento es todo lo que se incorpora al edificio para su ornato y decoración”. El sentido del ornato como lo que se añade es corroborado por el hispalense en el punto 30 del mismo libro XIX referido a los “adornos”, no en vano, indica que “Se denomi- nan adornos (ornamenta) porque con ellos se embellecen los rostros (ora) y el aspecto exter- no de las personas” 94 .
Mostrar más

12 Lee mas

Los planes museológicos en relación con los museos eclesiásticos  Estudio del Museo San Isidoro de León y propuesta museológica de aplicación

Los planes museológicos en relación con los museos eclesiásticos Estudio del Museo San Isidoro de León y propuesta museológica de aplicación

1.1. Histórico: Tras contextualizar el museo por su dependencia administrativa, se referencia la normativa que le resulta de aplicación. Se detiene en su azarosa historia sobre todo, si hablamos de las sedes de su colección. Surge y ese es el motivo de mi elección para este estudio, con motivo de la desamortización que llevó a cabo Mendizábal en el siglo XIX de los bienes eclesiásticos. Así cuando en 1839 comienza a funcionar la “Comisión Literaria y Artística de León” recopila obra religiosa que será la base del museo provincial. En 1866 tomará el relevo la “Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de León” que procedieron a la inauguración del museo. Los fondos se engrosaron cuando los jesuitas en 1686 salieron del claustro que ocupaban en San Marcos donde se instaló el museo, que abrió sus puertas el 6 de junio de 1869, siendo gestionado por la Diputación Provincial. Tras distintos avatares y numerosas donaciones, en 1898 el Estado se hace cargo del museo, hasta que en 1987 se transfiere la gestión a la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Posteriormente se ha tratado de resolver el problema espacial pues los espacios de San Marcos se ocuparon por el Parador y en la Calle Sierra Pambley la sede del antiguo Banco de España que resultaba insuficiente, por lo que las obras se trasladaron al edificio Pallarés en el que ahora se encuentran, quedando algunas piezas arqueológicas en San Marcos.
Mostrar más

589 Lee mas

Informe sobre la estabilidad y capacidad de carga de la bóveda del Salón del Pendón, Colegiata de San Isidoro, León

Informe sobre la estabilidad y capacidad de carga de la bóveda del Salón del Pendón, Colegiata de San Isidoro, León

Es un hecho conocido que las bóvedas rebajadas son muy estables pero producen un elevado empuje horizontal. El problema, pues, no está en la bóveda sino en el sistema de contrarresto. En este caso los estribos son los muros laterales. Su espesor de poco más de un metro parece a primera vista escaso para una luz de casi 7 metros. En efecto, las reglas tradicionales asignan al estribo 1/4 de la luz (por ej. Fray Lorenzo de San Nicolás. Véase Huerta 2004). Pero esta regla es para iglesias con muros de un altura, hasta el arranque de las bóvedas, igual a la luz.

31 Lee mas

Isidoro de Sevilla, "spiritu prophatiae clarus"

Isidoro de Sevilla, "spiritu prophatiae clarus"

asy como sy fueranya pasadas y fechas, en manera orie más paresqia que recontava las cosas pasadas que no que denanstrava las avenideras» (p. 95). Inmediatamente antes del lVConcilio toledano, «conosqió por espíritu de profeqia el día de la su postrimería» (pp. a41-r42). Yya ene1 Concilio, hace público el nrás relevante de susvatí— cinios: «sy vos apartáredes de aquestas cosas que vos mando, vernán sobre vos muchos males e caeredes en manos de los enemigos e en’ pestílenQía e famnbre. Mas sy vos tornáredes al señor de todo corazón e syguiéredes la verdat e bondat de la Yglesia universal, cobráredes señorío sobre vuestros eneanigos e avredes mayor gloria e enxalí~amiento que oviérades pninoero» (p. r44). Por supuesto, tampoco podían faltar el episodio del viaje de Mahoma a Córdoba (pp. ~ ío3) y la apanicióma añífonsoVIl enBaeza, con lahistoria del pendón de San Isidoro.
Mostrar más

30 Lee mas

Jos Gonzlez Isidoro 

Jos Gonzlez Isidoro 

A partir del Renacimiento se volvió a la túnica y al manto ter- ciado, más acorde con el aspecto que presentaría realmente, pues así se contempla tanto en las versiones paleocristianas existentes, como en otras posteriores, de las cuales consideramos ejemplo la figura de tamaño académico venerada en la parroquia de la que es titular, o la ubicada en el retablo de Nuestra Señora de la Antigua, en la Prioral de Santa María. En cuanto a la túnica, rigen el Gra- dual: “Los has hecho príncipes sobre toda la tierra, y se acorda- rán, Señor, de tu nombre…” y el Ofertorio: “Principados les da- rás por todas las regiones de la tierra; glorioso harán tu nombre por mil generaciones” del expresado día. Recordemos al respec- to, que dicha condición, en la antigüedad, conllevaba el uso de la púrpura, según vimos al tratar de Cristo (Lc.: XVI, 19), a lo que se unen las connotaciones sacerdotales del propio color, al que en heráldica le corresponde el morado. Éste coincide a su vez con el de la amatista, usada precisamente -en señal de humildad- por los prícipes de la Iglesia en los anillos episcopales. La piedra en cuestión, procedente de Oriente como variedad morada del corin- dón, no debe confundirse con la falsa amatista -simple cuarzo transparente u óxido de manganeso, de un tono violeta más o menos subido- y constituye el XII Fundamento de la Jerusalén Celeste (Ap.: XXI, 20) y la IX del pectoral del pontífice hebreo (Ex.: XXVIII, 19). Llevaba el nombre de Isacar y alude, también, a la castidad y al amor puro. Por su parte, San Isidoro y su discí- pulo San Ildefonso le asignan el jaspe (manto), símbolo de fe, esplendor, valor, discreción… si bien en los profetas alude al esplendor y en el Lapidario de Alfonso X, al valor y a la discre- ción. Es el I Fundamento de la Ciudad Celestial (Ap.: XXI, 19) y
Mostrar más

82 Lee mas

RELIQUIAE RECONDITE, INVISIBILIDAD Y EXPANSIÓN VISUAL DE LOS DESPOJOS SANTOS EN LA ALTA EDAD MEDIA HISPANA

RELIQUIAE RECONDITE, INVISIBILIDAD Y EXPANSIÓN VISUAL DE LOS DESPOJOS SANTOS EN LA ALTA EDAD MEDIA HISPANA

códice del archivo catedralicio fue el mismo que se utilizó en la consagración de la iglesia de San Isidoro en el año 1063, considerando además que, a mediados del siglo XI, el volumen es- taba en posesión de Fernando I y la reina Sancha. Ver: Fernández González, Etelvina, “Imagen, devoción y suntuosidad en las aportaciones de Fernando I y Sancha al tesoro de San Isidoro de León”. Monasterios y monarcas: fundación, presencia y memoria regia en monasterios hispa- nos medievales. Aguilar de Campoo, Fundación Santa María la Real, 2012, pp. 163-197. Véase: Valdés Fernández, Manuel, “De Armentario a Magio: algunas cuestiones sobre la miniatura leonesa del siglo X”. García Lobo, Vicente y Cavero Domínguez, Gregoria (coords.). San Miguel de Escalada (913-2013). León, Universidad de León, 2014, pp. 155-195, donde identifica el An- tifonario conservado en la catedral en la donación del abad Iquilani, de 26 de junio de 917, al monasterio dúplice de Santiago, en León. No es casual que en tal documento las telas y un tiraz aparezcan como tesoros remarcables, dada su dimensión litúrgica en el códice.
Mostrar más

43 Lee mas

A propósito de la lexicografía asturleonesa

A propósito de la lexicografía asturleonesa

1979, 222); llombu (Moreno, 1961, 394); [Parres]: llombu (Vallina, 1985, 416); [Cabo Peñas]: llombu, ‘lomo de cualquier cosa’: cayer de llombu, ‘caer de espalda’ (Díaz Castañón, 1966, 335); [Sobrescobio]: llumbu, ‘lomo, hombro’ (Conde, 1978, 333); [Cuarto de los Valles]: tsombo, ‘lomo, espalda, espinazo’, ‘loma’ (Menéndez García, 1965, 209); [occ.]: tsombo, ‘espalda’, ‘lomo de la hogaza’; [Sisterna]: ‘colina, loma’ (Rodríguez-Castellano, 1957, 7, 78, 133); [Teberga]: tsombu, ‘lomo, espalda’, ‘loma del terreno’ (García Arias, 1974, 271); [Somiedo]: tsombu, ‘lomo de un animal’, ‘espalda del hombre’, ‘colina, montículo’ (Cano, 1982, 184); [Alto Aller]: tsumbu, ‘espalda’ (Rodríguez-Castellano, 1952, 219); [Lena]: tsumbu (Neira, 1989, s. v. lomo); [Cabrales]: yombu, ‘lomo’, ‘espaldas’ (Álvarez Fernández-Cañedo, 1963, 236); Zam. [Sanabria]: lomba, lombo y sus var. son frecuentes en la top. sanabresa (Krüger, 1991, 43, n. 60); [San Ciprián de Sanabria]: llombu, ‘lomo’, ‘espinazo’; base de un top.: Llombu rucín (Krüger, 1923a, 125); [Lubián]: lombeiro, ‘otero, cerro’, ‘caballón, elevación de tierra entre dos surcos’ (Cortés, 1954, 150); [Aliste]: llomo, ‘lomo’; lomo, ‘parte alta de los surcos’; base de un top.: Llomba (Baz, 1967, 35, 93); Sal. [Rebollar]: lombu, ‘colina alargada’; base de top.: El Caminu e Lombu; La Lombita; Lomus de Can (Iglesias, 1990, 211); [Ciudad Rodrigo]: lombo, ‘lomo’, ‘pendiente suave y extensa de un cerro’ (Lamano, 1915, 517); base de un top.: Ombo, ‘loma entre dos ríos, el Agueda y la Ribera del Campo’ (Lorenzo, 1949, 107); Extr. [Hurdes]: lombo, ‘lomo, cerdo’; lomo, ‘cualquiera de las dos porciones longitudinales en que la albarda se divide’ (Velo, 1956, 177); [Valencia de Alcántara, Guareña]: lombo, ‘colina, loma, promontorio’ (Viudas, 1980, 105); Gal.: lombo (Alonso Estravís, 1986); Port.: lombo (Figueiredo, 1986); Rioja [Brieva, Viniegra de Abajo]: lombo, ‘cerro, loma de escasa altitud’; [Brieva, Ventrosa, Viniegra de Abajo, Viniegra de Arriba]: lomo, ‘caballón, lomo de tierra entre dos surcos’ [también caballete] (Pastor, 2001, 323, 324); [Las Ruedas de Ocón; Brieva, Viniegra de Abajo]: lombo, ‘cerro’; [ALEANR I, 148; 605; Cervera del Río Alhama]: ‘caballón, lomo entre dos surcos’ (Pastor, 2004, 301). En cuanto a la localización ofrecida en el DRAE, que registra lombo solo en Salamanca, los datos recogidos muestran que su uso es mucho mayor, ya que se documenta en Asturias, León, Zamora, Salamanca, Extremadura y, por otra parte, es la forma propia del gallego y portugués.
Mostrar más

24 Lee mas

Las políticas semióticas en "Agustín de Hipona" e "Isidoro de Sevilla"

Las políticas semióticas en "Agustín de Hipona" e "Isidoro de Sevilla"

RESUMEN: Lejos de constituir una discusión erudita sin referencia en lo real, las reflexiones llevadas a cabo por los padres de la iglesia acerca de los fundamentos de la comunicación humana constituyen herramientas de intervención política de primer orden, que proyectan los roles del clero, de la corona y de la aristocracia. No escapa a estas cuestiones Isidoro, doctor visigodo y obispo de Sevilla, que desde los comienzos de su trayectoria intelectual explora las teorías del signo con el fin de significar el rol del clero en una sociedad convertida recientemente al dogma niceísta. En este trabajo, nuestro propósito es indagar qué funciones asigna el primer Isidoro a la jerarquía eclesiástica y a su contraparte laica. Lo haremos comparando las formas cómo el hispalense retoma en el Inter Deum –tradicionalmente conocido como el “Libro II de las Diferencias”– la reflexión elaborada por su principal referente intelectual, Agustín de Hipona.
Mostrar más

13 Lee mas

Éxodo librario en la biblioteca capitular de Oviedo: el Codex miscellaneus ovetensis (manuscrito escurialense R.II.18)

Éxodo librario en la biblioteca capitular de Oviedo: el Codex miscellaneus ovetensis (manuscrito escurialense R.II.18)

Abstract: The present article offers a short descriptive sum- mary of the first news that we have got about the Codex Mis- cellaneus Ovetensis (Escorial’s Royal Library, catalogue num- ber R.II.18) [see LOWE, C.L.A., XI, numbers 1631-1634]: it’s, by many reasons, one of the more important manuscripts in the Spanish Early Middle Ages. This book -factitious, pa- limpsest, composed by ninety five leaves- contains twenty five diferent texts of History, Geography and Patristics. In the year 1572, Ambrosio de Morales, royal chronicler in the reign of Felipe II, visits the Oviedo’s Cathedral Library: in this place see the manuscript and enquires into its existence and contents. In the year 1599, Juan Gómez Pérez Grial, Calahorra’s canon, uses one of those contents -De natura re- rum ad Sisebutum- in the critical edition of Isidoro de Sevilla’ Complete Works. Between the years 1577-1580, the aragonese historian Jerónimo de Zurita, transcribes the piece included in the leaves 44rº-47rº and 67rº-82vº: Imperatoris Antonini Augusti Itineraria provinciarum et maritimum. In the year
Mostrar más

16 Lee mas

FONTI ICONOGRAFICHE E RICERCA STORICA: I CICLI DEI MESI.

FONTI ICONOGRAFICHE E RICERCA STORICA: I CICLI DEI MESI.

no parte dell'apparato decorativo di battisteri separati dalle chiese, come a Parma, di fonti battesimali (in San Frediano di Lucca), o sono su capitelli (a Bari, Benevento, Lentini, Monreale). In Francia la maggior parte dei calendari scolpiti è rappresentata sulle volte dei portali, a differenza dell'Italia, dove i motivi iconografici sono per lo più allineati in un fregio, un retaggio dell'antichità. Alcuni cicli italiani, inoltre (nessuno in Francia), enumerano, insieme ai lavori agricoli, i diversi giorni dei mesi, le feste e la posizione della luna (in S.Pellegrino di Bominaco, S.Maria sull'Aventino a Roma), mentre, per quel che concerne i rapporti tra il calendario dei lavori dei mesi e il calendario zodiacale, essi si caratterizzano sia in Francia che in Italia in forme diverse, presentando una maggiore o minore integrazione tra i due cicli. Infine, in alcune chiese si incontrano due o più rappresentazioni di calendari, mentre non abbiamo esempi di due calendari eseguiti con la stessa tecnica per una stessa chiesa. Nelle due aree considerate, inoltre, la ripartizione geografica dei calendari dei mesi è molto diseguale. Per quel che concerne l'Italia, in particolare, l'80% dei cicli scolpiti sono situati a nord di Perugia, il 60% in una fascia a meno di quaranta chilometri a nord e a sud del Po; per i calendari su mosaico, degli undici conosciuti, dieci sono raggruppati a nord di Ravenna, mentre a sud si ha solo quello della cattedrale di Otranto; non c'è nessun calendario in Calabria e in Liguria e uno solo nelle regioni di montagna, ad Aosta (ne sono documentati altri nella regione del Canton Ticino, Svizzera). Le ragioni di questi squilibri sono state cercate nella continuità o meno dell'eredità antica, nell'influenza delle strutture politiche (ad esempio i Comuni dell'Italia settentrionale), nell'ascendente esercitato da una determinata opera od artista o città. Per arrivare a formulare ipotesi con un alto grado di attendibilità, però, bisognerebbe conoscere il numero e la localizzazione dei calendari perduti e non documentati, oltre che riconsiderare attentamente anche il materiale che ci è stato conservato 12 .
Mostrar más

18 Lee mas

Jos Gonzlez Isidoro

Jos Gonzlez Isidoro

Pasando al culto mariano, señalaremos que siempre fueron muy concurridos los organizados por los frailes del Carmen y de Santa Ana en honor de sus respectivas titulares, en especial los de la última, aunque sobre ambas siempre estuvo la Virgen de Gracia, primero en el monasterio de San Jerónimo, después en la prioral de Santa María. Tenían lugar en horario de tarde. A tal fin se insta- laba en el presbiterio de los referidos templos un altar de aparato, acorde con lo anteriormente descrito; es decir en base a una grada de madera tallada de enorme prestancia, dada la calidad de las piezas que la conformaban y la altura que alcanzaba el dosel con sus hermosas cresterías. Por lo general, a nivel medio, se situaba la peana de Nuestra Señora, mientras en la parte más elevada se ubicaba el trono de Su Divina Majestad. El conjunto se adornaba profusamente con buena porción de jarras repletas de flores blancas y cientos de cirios encendidos, armoniosamente repartidos en sus respectivos candeleros y candelabros, como el existente en Santa María, considerado de comienzos del XVII
Mostrar más

69 Lee mas

Moreno, Isidoro – La identidad histórica y cultural de Andalucía

Moreno, Isidoro – La identidad histórica y cultural de Andalucía

La civilización bética , que no fue sólo fruto de la remonización sino de la fusión entre la cultura latina y las altas culturas autóctonas descendientes de las de Tartessos y El Argar (esta última centrada en la parte oriental de la actual Andalucía y desarrollada en base a la metalurgia del cobre), tampoco sufrió el cataclismo que tuvo lugar en la inmensa mayor parte de las tierras del Imperios, tanto en las riberas norte como sur del Mare Nostrum. Aquí , la civilización clásica no fue destruida y sustituida por la organización cuasitribal de los pueblos nómada conquistadores: la presencia de los vándalos silingos fue efímera y poco significativa y el dominio político visigodo suave y lejano, hasta el punto de que las grandes familias aristocráticas béticas pudieron mantenerse de forma casi independiente, aprovechando las disputas dinásticas y religiosas del reino visigodo, centrado en la meseta, y apoyando incluso militarmente en el Imperio Bizantino. Es significativo, en este sentido, que durante casi un siglo los bizantinos ocupasen toda la franja costera andaluza desde el Estrecho hasta Alicante, en alianza con estas grandes familias de la Bética. Así fue posible que culturalmente, en Andalucía apenas se diera la etapa que en prácticamente toda Europa, incluida la mayor parte de la península Ibérica, supuso la Alta Edad Media de declive casi total de la vida urbana, campesinización del conjunto de la población, eclipse de los saberes y olvido de la cultura clásica grecolatina--. Hispalis, Córduba, Malaca y muchas otras grandes y medianas ciudades de la Bética continuaron siendo importantes centros urbanos y cabezas episcopales en las que fueron creadas bibliotecas y se preservaron en gran parte las formas de vida, los conocimientos y la filosofía clásicas impregnadas de orientación cristiana. Las "Etimologías", obra del arzobispo Isidoro de Sevilla y resumen enciclopédico de la ciencia, el pensamiento y la teología de la Antigüedad que seguían aquí vivos , representan y ejemplifican una realidad cultural única en la Europa de su tiempo.
Mostrar más

12 Lee mas

Show all 10000 documents...