SIGNOS DE LA FUNCIÓN

Top PDF SIGNOS DE LA FUNCIÓN:

Atrofia de mltiples sistemas: Presentacin de un caso clnico

Atrofia de mltiples sistemas: Presentacin de un caso clnico

Uno de los posibles diagnósticos etiológicos es atrofia de múltiples sistemas, ya que el paciente esta parkinsonizado sin temblor de reposo, presenta sig- nos cerebelosos, piramidales y de falla autonómi- ca. Aunque el paciente ha tenido una progresión lenta de todos sus signos y síntomas en tres años el estudio de VCN, así como los estudios de imagen y función cerebral sí correlacionan con lo descrito para esta enfermedad a excepción del hipometabolismo y disminución del flujo sanguíneo cerebral encon- trado en los tálamos.

6 Lee mas

La ciudad y sus signos

La ciudad y sus signos

con el paso del tiempo, nuevos modos de significación. Su uso en otros con- textos va imponiendo sentidos renovados a un viejo significante, que no obs- tante conserva en su intimidad restos de sus antiguos usos: diversas capas de significado ocultas en el espesor de la palabra. En el caso de las ciudades, pueden hallarse situaciones análogas: configuraciones urbanas que han per- sistido —que han sobrevivido al paso del tiempo y conservado sus rasgos materiales— van adquiriendo, sin embargo, una nueva significación. Partes de la ciudad son decodificadas de modo diferente por las varias generacio- nes, que les otorgan distinto uso o bien las perciben y vivencian de manera nueva, porque cada nueva generación se socializa con nuevas pautas de per- cepción y apreciación. Los significantes urbanos son percibidos, usados y apreciados de modos diferentes por los variados grupos que en ella habitan; cada grupo les otorga significaciones no coincidentes y a veces muy distin- tas, que varían en función de sus códigos culturales de clase, de etnia o de generación. Así, los integrantes de diferentes grupos que habitan la ciudad están relacionados entre sí por variables generacionales, étnicas o tribales y comparten códigos culturales, entre ellos modos de percibir y de apreciar. La misma ciudad, sus calles, casas o paisajes, son percibidos y descodificados de modo disímil: podría afirmarse que cada uno de esos grupos imagina y vivencia una ciudad distinta. Habría entonces, en cierto modo, ciudades pa- ralelas y simultáneas, pero diferentes si se las distingue desde la intimidad de las vivencias de los diversos grupos de habitantes. 9 Cada una de las subculturas
Mostrar más

23 Lee mas

La ponderación en el discurso publicitario

La ponderación en el discurso publicitario

Si, como hemos dicho, el discurso publicitario tiene como meta lograr atraer la atención del consumidor, activando la función conativa de los signos que emplea y creando un mensaje veraz –al menos en apariencia– que desembo- que en la compra del producto, la argumentación va a ser esencial como modo de organización discursiva. Por consiguiente, en la elaboración del mensaje, el creativo deberá partir del establecimiento de argumentos que orienten al receptor hacia el fin publicitario. Pero, qué se entiende por el “ar- gumentar”. El DRAE 2001 define este verbo como ‘aducir, alegar, dar argu-
Mostrar más

18 Lee mas

Grafitos epigráficos sobre cerámica romana en Navarra

Grafitos epigráficos sobre cerámica romana en Navarra

1.‐  Inscripciones  nominales.  La  función  principal  de  los  grafitos  post   cocturam   (de  los  nominales  y,  probablemente  de  la  mayor  parte  del  resto  de  signos, letras [r]

24 Lee mas

Signos de los tiempos y metáfora. Una estética de los signos de los tiempos

Signos de los tiempos y metáfora. Una estética de los signos de los tiempos

pregunta de Dios refleja la urgencia y el imperativo del envío del profeta. Dios pregunta, interpela, en función de una misión una praxis, así por ejemplo, en el relato del llamado de Elías de 1Re 13, 13: «Cuando Elías lo oyó (la palabra divina)… llegó una voz que le decía: ― ¿Qué haces aquí, Elías?». Sus preguntas no tienen un carácter retórico, literario, sino que más bien mediante la pregunta, Dios pretende abrir, suscitar en el creyente a la búsqueda de un sentido, una esperanza en la desilusión o en la amargura (Lc 24,17-19). La Palabra de Dios es interrogación por esto, a los profetas y a Jesús los rodea el silencio y el enigma. Es importante atender a la diferencia de enfoque que posee este elemento enigmático. La exegesis del siglo pasado, ha considerado dichos relatos como ‘Streitgesprach’, o ‘discusiones de escuela’, no obstante el estudio de las religiones ayuda a mostrar que estas discusiones responden a una cuestión anterior. Huizinga (1957: 143-159) define este juego de preguntas y contra-preguntas como un juego sagrado, con reglas y que suele ocurrir en un ambiente lúdico. No es casual que la compañía de Jesús, sea enigmática y que los diálogos entre que él y sus discípulos ocurren en esta atmósfera sagrada. Las preguntas por la identidad del traidor, por la hora de la restauración, por el fin del mundo, es necesario inscribirlas en este horizonte. Tomando en consideración esto, la misma imagen revelatorio de las ‘anécdotas’ neotestamentarias es radicalmente distinta. Entonces, no se trata tan sólo de acreditar una cuestión relativamente histórica, sino más allá de esto, la manera como se trata esta muestra algo profundamente significativo para el creyente. A la revelación cristiana le acompaña una cierta extrañeza inherente al misterio que la constituye; ésta siendo histórica, no es algo ostensible, a la mano. No se identifica sin más con una arquitectura de verdades, sino que tiene carácter interrogativo. Las formas narrativas (parábolas, símil, símbolos, etc), así como las preguntas no apunta a dar una información doctrinal, sino que éstas exponen al jugador a un juego que relaciona conocimiento y vida. Pareciera que el recurso al enigma, refleja un principio hermenéutico del conjunto de la revelación cristiana. El enigma así como la pregunta divina, lleva en la misma pregunta una respuesta a la situación del hombre, y por tanto posee en sí misma una estructura anticipatoria.
Mostrar más

30 Lee mas

Tomo: 378 Publicación DO: 25/03/2008

Tomo: 378 Publicación DO: 25/03/2008

a) Promover el control médico anual preventivo que comprenda la toma y registro de: peso, talla, signos vitales, glucosa, colesterol, triglicéridos, prueba de función renal, hemograma [r]

15 Lee mas

LA LENGUA Y LOS HABLANTES Por Raúl Ávila

LA LENGUA Y LOS HABLANTES Por Raúl Ávila

Son unidades de la segunda articulación. Gracias a la doble articulación, la lengua es el sistema más económico de comunicación: con unos pocos sonidos podemos formar gran cantidad de palabras y frases y oraciones en número infinito para comunicar todas nuestras experiencias. Tiene como función la de formar y diferenciar signos para determinar los fonemas se sigue el procedimiento de comparar palabras cuya diferencia sea de un solo sonido o parejas mínimas. Ejemplos:

5 Lee mas

SIGNOS DE PUNTUACIÓN pdf

SIGNOS DE PUNTUACIÓN pdf

5.2.8. Los enlaces como esto es, es decir, o sea, en fin, por último, por consiguiente, sin embargo, no obstante, además, en tal caso, por lo tanto, en cambio, en primer lugar, y también, a veces, determinados adverbios o locuciones que desempeñan la función de modificadores oracionales, como generalmente, posiblemente, efectivamente, finalmente, en definitiva, por regla general, quizá, colocados al principio de una oración, se separan del resto mediante una coma. Ejemplos:

10 Lee mas

Sistemas de signos

Sistemas de signos

La semiología contribuyó a que las señales se convirtieran en sistemas ordenados en los que el significado no venía sólo del propio signo, sino de su posición respecto a los otros. El énfasis en la organización, la pauta estructural y la normas de uso se inspiran en los principios difundidos por la semiología a partir de los años sesenta. Asimismo la señalética tiene una importancia enorme en la creación de la imagen institucional de numerosas administraciones encargadas de la señalización del entorno. Los signos reparti- dos por el espacio, si bien ocasiones no cumplen con claridad su función orientadora, sirven, al menos, para asociar los lugares a las institucio- nes públicas que los administran.
Mostrar más

5 Lee mas

(6. Guía de Matemáticas No 1 - Operaciones y Propiedades - I Periodo).pdf

(6. Guía de Matemáticas No 1 - Operaciones y Propiedades - I Periodo).pdf

Conocer la función de los signos de agrupación y la relación jerárquica de la multiplicación y la suma para aplicarlas en la simplificación de expresiones aritméticas de números natur[r]

10 Lee mas

Apollinaire y Breton: la revolución en el espacio poético

Apollinaire y Breton: la revolución en el espacio poético

Tanto en la poesía de Apollinaire como en la de Bretón la sintaxis y la prosodia se subordinan en función a la libre mani- festación de la escritura: Apollinaire prescinde de los signos[r]

10 Lee mas

Mecanismos de defensa, signos de alarma e intervención temprana en el autismo

Mecanismos de defensa, signos de alarma e intervención temprana en el autismo

Ausencia o poca presencia de vinculación lúdica progresiva con algún objeto del entorno que, sustituyendo a quien le cuida, le proporciona seguridad, le tranquiliza y le sirve de compañía en su ausencia**. Objeto con el que el niño sano puede encontrar una equivalencia sensorial similar a la vivida con su cuidador, que adquiere entonces la característica de proto-símbolo, es decir, de objeto que le sirve de base al bebé para calmarse y consolarse en asusencia de su cuidador, siendo investido posteriormente por él en tanto que objeto que representa y simboliza al cuidador ausente. Al representar y simbolizar la función materna ausente, el niño puede desplazar progresivamente esa cualidad a otros objetos y situaciones, creando un es- pacio transicional (Winnicot, 2002) en el que va discri- minando y diferenciando el yo del no-yo, y luego, el yo, del otro, así como los límites de su mundo interno y del externo, al mismo tiempo que va ganando en espacio personal y en autonomía. Los niños con riesgo de fun- cionamiento autista solo utilizan objetos si los buscan como fuente de excitación auto-sensorial, relacionán- dose con ellos de forma repetitiva y estereotipada. No son objetos a descubrir, explorar y jugar con ellos. Este tipo de vinculación con objetos –no madre– se inicia al final del primer semestre y se desarrolla sobre todo en el segundo semestre de vida del niño.
Mostrar más

12 Lee mas

Cuando “Las figuras, perforadas, dejan ver el paisaje”. “Juana y la cibernética” de Elena Aldunate y la memoria de los signos

Cuando “Las figuras, perforadas, dejan ver el paisaje”. “Juana y la cibernética” de Elena Aldunate y la memoria de los signos

Por lo demás, pienso que “Juana…” no es ciencia fi cción, pongo en duda que sea siquiera un relato fantástico, no obstante, me interesa que haya sido estimado dentro de la ciencia fi cción; también el que el título del relato ayuda a mantener ese sino. Siguiendo el ejemplo de Jacques Soubeyroux (1985) digamos que el título de un texto no forma parte del texto propiamente tal, sin que, para nosotros, a diferencia de Soubeyroux, esto necesariamente signifi que descartarlo del todo como objeto de análisis. Es así que el equívoco que el títu- lo ha ayudado a sostener puede resultar atractivo, me explico: por sobre el hecho de que “Juana…” sea o no ciencia fi cción, en función de esta exposición me interesan dos pun- tos. Primero, el que tradiciones enteras de paraliteratura –crónica roja, narrativa folleti- nesca, ciencia fi cción, fantasía– sean aludidas en calidad de co-textos y, segundo, el que “Juana…” haga problemática su adscripción a la ciencia fi cción. Con estas característi- cas el relato de Aldunate parece balizar un derrotero en que se enmarca el eco que hace de esas tradiciones con la consecuente pregunta por sus límites.
Mostrar más

12 Lee mas

Fundamentos de la teoría de los signos

Fundamentos de la teoría de los signos

en un signo de peligro precisamente porque trueno, rayo y peligro están interconectados de forma específica. Si w espera x en presencia de y, y z en presencia de x, la interconexión de ambas expectativas hace que sea muy natural para w esperar z en presencia de y: de la interconexión de sucesos por un lado, y de la interconexión de acciones, por otro, resulta que los signos se hallan interconectados y que el lenguaje emerge como un sistema de signos. Que la estructura sintáctica del lenguaje es, en general, una función tanto de sucesos objetivos como de la conducta, y no de uno de ellos por separado, constituye una tesis que puede denominarse control dual de la estructura lingüística. Esta tesis se elaborará posteriormente, pero debería ser ya evidente que propor- ciona una forma de evitar los extremos, tanto del convencionalismo como del empirismo tradicional, al dar cuenta de la estructura lingüística. Habida cuenta de las razones expuestas, los conjuntos de signos tienden a convertirse en sistemas de signos; esto es verdadero para los signos perceptuales, para los gestos, los tonos musicales, para la pintura, así como para el habla y la escritura. En algunos casos la sistematización es relativamente imprecisa y variable y puede incluir subsistemas de diversos grados de organización e interconexión; en otros, es relativamente cerrada y estable, como sucede con los lenguajes científicos y matemáticos. Dadas tales estructuras sígnicas, es posible someterlas a un análisis tridimensional, investigando su estructura, su relación con lo que denotan y sus relaciones con los intérpretes. Esto se hará en términos generales, ocupándonos sucesivamente de la sintaxis, la semántica y la pragmática del lenguaje, pero teniendo siempre presente la relación de cada dimensión, y por tanto de cada campo de la semiótica, con los restantes.
Mostrar más

60 Lee mas

Principios lingüísticos aplicados a la síntesis automática de la lengua de signos española

Principios lingüísticos aplicados a la síntesis automática de la lengua de signos española

Un mensaje signado contiene distintos tipos de construcciones: secuen- cias de deletreo mediante el diccionario dactilológico, glosas de signos, des- cripciones fonológicas junto a descripciones del CNM, variaciones flexivas de signos, construcciones clasificatorias, etc. Estas construcciones que se plan- tean, requieren distintas aproximaciones en su descripción, debido a sus dife- rencias fonéticas, morfológicas y semánticas. Un signo dactilológico es un signo monosilábico y monomanual, que generalmente es estático, mientras que existen signos bimanuales complejos que requieren de una detallada des- cripción. En otro aspecto, algunas de estas unidades tienen una definición normativa, que puede ser establecida con anterioridad al proceso de traduc- ción, como un signo dactilológico, o la forma neutra de un signo. Pero tam- bién existen otras construcciones que, en función del contexto del mensaje, requieren de una modificación fonética sobre alguno de los signos (el caso de una flexión, introflexión o supleción sobre un signo) y por último, construc- ciones que no pueden ser definidas hasta que no se conoce el contenido del mensaje a transmitir, siendo el caso de las construcciones clasificatorias.
Mostrar más

32 Lee mas

Calidad de vida en mujeres profesionistas que cursan el climaterio

Calidad de vida en mujeres profesionistas que cursan el climaterio

signos del climaterio que más afectan la calidad de vida de mujeres profesionistas en.. términos de presencia e intensidad y en función de la fase del climaterio.[r]

62 Lee mas

La utilización del espacio en contextos icónicos: el caso de los numerales en la lengua de signos española

La utilización del espacio en contextos icónicos: el caso de los numerales en la lengua de signos española

Con el término espacio sígnico nos referimos al área en la que el signante localiza la tota- lidad de las señas que realiza. En él se reconocen varios puntos de articulación que pueden es- tar en el cuerpo o en el espacio alrededor del signante. Liddell (1990) estudió cómo se usaba la localización en ASL e introdujo el término locus para denominarla; distinguió además cua- tro funciones que éste cumplía en distintos contextos sígnicos: la función articulatoria –pre- sente en la realización de todos los signos–, la función tridimensional, propia de los verbos espaciales –el espacio se usa fundamentalmente para situar objetos tridimensionales–, una función deíctica localizadora (con la que se alude a la capacidad localizadora a través de la deixis), y una función de igualdad referencial que nos permite identificar unas determinadas localizaciones con unas determinadas entidades, como sucede en los verbos direccionales.
Mostrar más

20 Lee mas

TítuloGilles Deleuze y la teoría de los signos  De la estética de las intensidades a los regímenes de signos

TítuloGilles Deleuze y la teoría de los signos De la estética de las intensidades a los regímenes de signos

el régimen significante es aquel que está dominado por un principio: el signo remite al signo hasta el infinito (Id., 141 y ss.; cf. también Deleuze & Parnet 1997: 127-128, 135). De ahí que se pueda decir que, en último extremo, exista la posibilidad de prescindir de la noción de signo, puesto que lo que fundamentalmente se retiene no es su relación con un estado de cosas que designaría, ni con una entidad que significaría, sino únicamente la relación formal del signo con el signo en tanto que define la cadena que podemos denominar «significante»: la remisión infinita. Existe un reemplazo del signo por lo ilimitado de la significancia. En este régimen no se trata de conocer lo que tal o cual signo significa sino de saber a qué signos remite, qué otros signos se suman a él para formar una red sin principio ni fin que proyecta su sombra sobre un continuum amorfo que desempeñaría el papel de «significado», o mejor, la función de médium para los signos, puesto que se hace abstracción de los contenidos. Deleuze pone dos ejemplos: el que se refiere a las sospechas sobre la pareja en la vida cotidiana de la sociedad occidental y el otro referido al «enfermo» de paranoia. El régimen significante está construido para que no exista un término, un final, una finalización: es el régimen de la deuda infinita en el que cada uno es, simultáneamente, deudor y acreedor. Es el régimen de la remisión infinita bajo la forma de múltiples círculos, cadenas o espirales de signos en las que los signos sobreviven acechantes y redundantes antes de lanzarse sobre «algo» amorfo.
Mostrar más

10 Lee mas

Retinopatía por hidroxicloroquina: nuevas evidencias y recomendaciones

Retinopatía por hidroxicloroquina: nuevas evidencias y recomendaciones

Para detectar los primeros signos de la retinopatía por hidroxicloroquina se utilizan pruebas que obtienen datos subjetivos de la función visual, como la perimetría 10-2 y datos objetivo[r]

7 Lee mas

FEMEN y el activismo político del siglo XXI  Lo femenino como deidad, la protesta como misión, los senos como armas

FEMEN y el activismo político del siglo XXI Lo femenino como deidad, la protesta como misión, los senos como armas

FEMEN aparece al final de una década donde los problemas de la representación —como afirmamos con anterioridad— han socavado la función clásica del arte, han subsumido al colectivo en el ambiente de los nuevos medios y han puesto en cri- sis todos los parámetros de lo que enten- díamos como identidad. La respuesta de estas activistas, su estilo provocador y la manera que abordan la construcción de sus mensajes no tiene que ver con la tra- dición del arte clásico y tampoco con el sis- tema de los medios del siglo XX. Mucho menos está emparentada con la racionali- dad de algún tipo de funcionalismo. La noción tradicional que proviene del di- seño arquitectónico —“la forma sigue siempre a la función”— es, a todas luces, insuficiente para comprender su modo de expresión.
Mostrar más

5 Lee mas

Show all 10000 documents...