Sociedad capitalista

Top PDF Sociedad capitalista:

La economía de la sociedad capitalista y sus crisis recurrentes

La economía de la sociedad capitalista y sus crisis recurrentes

Decíamos en un documento elaborado por la Comisión Exten- sión del CECEA: “Entendemos por otra parte que la práctica educativa y la investigación no son neutrales, sino que se apo- yan en los intereses de algún sector dejando relegados los de otros”. A propósito de esto los autores plantean:“En el área de las Ciencias Sociales existe una permanente campaña a favor de la “pureza teórica y metodológica”. Se nos dice que es posible y necesario un enfoque “aséptico” que no tome partido; que el resultado del análisis debe ser neutro y poder ser utilizado por diferentes grupos con distintas ideologías y posiciones políticas. A esto se lo cataloga como el máximo de pluralismo. Esta forma de plantear las cosas, impulsada por economistas, sociólogos, y otros científicos sociales; y también por la radio, la prensa, la televisión, es parcial. Toma partido desde un inicio por una posición y pretende hacerla pasar por la única, por una visión técnica y neutral. Pero, en ciencias so- ciales la neutralidad o las “terceras posiciones” es imposible, y quien lo afirma deforma conscientemente los hechos.”Y luego afirman: “Este trabajo tiene su origen en un compromiso con quienes crean la riqueza a disposición de la humanidad: los trabajadores.” Este libro no busca reproducir la falacia de la neutralidad objetiva que tanto contamina el debate en estos tiempos, tan arraigada en los neoclásicos, inducida por con- veniencia y camuflada a fuerza de instrumental matemático y modelos econométricos. Los autores no se proclaman neutra- les ante la realidad en la que viven, son conscientes que están teñidos por los intereses existentes en la sociedad; lo asumen y explicitan la toma de partido.

108 Lee mas

Información y trabajo en la sociedad capitalista contemporánea

Información y trabajo en la sociedad capitalista contemporánea

Quanto ao segundo movimento de abstração, Wolf (2009) destaca a inversão de posição entre homem e máquina, quando da inserção delas nos processos produtivos dentro das organizações: se antes o homem era ativo, ocupava a posição inicial no trabalho laboral, agora ele passa a ser considerado um mero instrumento. São as máquinas que detêm a complexidade do trabalho de produção das mercadorias, não sendo mais o homem quem manipula os instrumentos. Ele próprio é um intermediário que só é movimentado quando a máquina pára de funcionar por alguma razão. Para Wolf (2009, p. 95), “o advento da maquinaria otimiza em escala sem precedentes o trabalho abstrato, uma vez que concretiza a transformação da força de trabalho em meio de trabalho, consolidando, definitivamente, o modo de produção capitalista” e exercendo “um novo tipo de controle sobre o trabalho vivo”.

9 Lee mas

El fetichismo de la sociedad capitalista y su crítica . Acerca del concepto de ideología en los orígenes de la teoría sociológica

El fetichismo de la sociedad capitalista y su crítica . Acerca del concepto de ideología en los orígenes de la teoría sociológica

A través de la relación entre la teoría del valor y el fetichismo de la mercancía, presentamos los rasgos fundamentales de un concepto de ideología que permite pensar no en representaciones e ideas desligadas de la práctica, sino en las formas de conciencia social que entraña la dinámica de la sociedad mercantil-capitalista y que le permite perpetuarse más allá de sus contradicciones. A diferencia del modo de producción feudal, la ideología no apunta a discursos o creencias falsas que velan una realidad transparente, sino que se traslada al ámbito de las relaciones sociales cosificadas producidas de la inversión real que ocasiona la imposición de la lógica del capital. El modo de producción capitalista consiste fundamentalmente en un proceso de producción social que se basa en la apropiación de trabajo ajeno bajo la apariencia de un intercambio de equivalentes y en la completa separación entre trabajo y propiedad. La producción ya no aparece como hecho social, sino como acto privado de productores aislados, en la que todas actúan como sujetos aislados e independientes y sólo se relacionan entre sí a través de los productos de su trabajo.

15 Lee mas

Marx y el tiempo libre: ¿Por qué ocuparse hoy de la libertad?

Marx y el tiempo libre: ¿Por qué ocuparse hoy de la libertad?

El punto de partida de esa visión de libertad que Marx perfila en sus obras, y con el que agrega un nuevo elemento a dicho concepto, no es un presupuesto estado de naturaleza, por el contrario, es la historia de los hombres, cuyo punto de partida es la búsqueda por obtener los medios necesarios para la vida (Marx, 1973b, pp. 15-16). En dicha búsqueda han aparecido clases sociales que pugnan constantemente por apropiarse de los medios de producción. La lucha de clases tiene una expresión política cuyo fin último es alcanzar el poder para transformar las condiciones materiales, hacer de esa condición algo favorable para el hombre (Marx, 1973c, pp. 56-90). En otras palabras, se trata de apropiarse del excedente de trabajo que esa sociedad capitalista genera gracias a la actividad de los trabajadores (Trotsky, 1939, págs. 7-8); dicho excedente o plusvalía no es solo beneficio material, sino también tiempo libre, tiempo que permitirá a los seres humanos, hoy sometidos a la lógica de producción capitalista, disfrutar más de aquello que hace parte de la vida y no de la supervivencia. Gráficamente podríamos decir que también se busca entender como productivo apreciar un cuadro o escuchar música, a pesar de no ser dichas actividades generadoras de mercancías, pero siempre y cuando cultiven el sentido humano de la vista y el oído, porque ello permite abrir perspectivas distintas de comprender el mundo (Vázquez, 1967, págs. 106-179).

18 Lee mas

Democracia representativa, participativa y directa (Debate ideológico)

Democracia representativa, participativa y directa (Debate ideológico)

ta, por su parte, un nuevo tipo de legitimidad, necesario para la reproducción de la sociedad capitalista y su Estado. Frente a la obediencia debida a la autoridad civil, porque toda autoridad viene de Dios (argumento teológi- co acorde con el régimen político feudal), se formula la obediencia debida porque el poder político es el garante de los llamados derechos naturales. Es una legitimidad política y ética, secular y no teológica, funcional a los requerimientos de la reproducción de las relaciones y de la acumulación capitalistas. Se trata de un nuevo tipo de legitimidad que da lugar a lo que Antonio Gramsci, pos- teriormente, llamará la hegemonía. El poder político en los Estados modernos no puede mantenerse coactivamen- te, requiere necesariamente cierto consenso o consenti- miento social. La represión, más tarde o más temprano, por sí sola fracasa. La represión necesita estar justificada, atravesada por una legitimidad política y ética; y, mien- tras menos represión se requiera, más sólida es la convi- vencia social y la legitimidad del poder estatal.

6 Lee mas

Ideología y delito contra la propiedad : reacción social contra el delito en una perspectiva crítica

Ideología y delito contra la propiedad : reacción social contra el delito en una perspectiva crítica

De acuerdo a esta hipótesis, la reacción define una práctica social contradictoria en tanto se produce como si los individuos consideraran racional la penalización demandada, y como si creyeran en sus fundamentos aunque no lo hagan. La demanda penalizante reproduce en la propia acción de los sujetos una contradicción que éstos no pueden resolver de modo individual ya que es inherente a las características estructurales e ideológicas de la sociedad capitalista en general: en particular a la relación entre condiciones de igualdad formal y dominación material que hacen posible, al mismo tiempo, el delito contra la propiedad y su punición. Así, los individuos reaccionan ideológicamente aún cuando en un nivel subconsciente conozcan el carácter contradictorio de su reacción. Esto en tanto la conducta delictiva constituye una “situación socialmente negativa” de efectos graves dado el orden social en el que los individuos viven, siendo al mismo tiempo que el mismo orden imposibilita la resolución racional de tal situación.

210 Lee mas

Pensar en presente proyectando el futuro

Pensar en presente proyectando el futuro

Tanto la sociedad capitalista desde el punto de vista económico, como el Estado- nación desde la política expresaron estas nuevas dinámicas sociales que a su vez son construidas por personas con cuotas creciente de conciencia individual; es así como aparecieron tanto el individuo moderno como las nuevas instituciones que desde Europa irán expandiendo al mundo y dominando al resto del planeta. En el cruce entre el campo del conocimiento y la necesidad de gestionar sociedades más complejas aparece la estadística como una “matemática del Estado”; cuyo principal objetivo es describir al conjunto de datos obtenidos para la toma de decisiones o bien, para realizar generalizaciones sobre las características observadas, analizando poblaciones o una muestra representativa de ésta, y buscando explicar las correlaciones y dependencia que existen entre los fenómenos tanto en forma aleatoria o condicional. La necesidad de conocer se transforma en un elemento esencial tanto en materia política y social como también para el desarrollo de la economía.

24 Lee mas

“El carácter fetichista de las formas capitalistas es responsable de la creencia de que el crecimiento es ilimitado, como si el capitalismo fuera a existir eternamente”

“El carácter fetichista de las formas capitalistas es responsable de la creencia de que el crecimiento es ilimitado, como si el capitalismo fuera a existir eternamente”

Los límites del capitalismo están por doquier, los combustibles fósiles y otros recursos finitos que son base de la acumulación capitalista, y necesarios para mantener el crecimiento capitalista e incrementar la productividad escasean más y al agotarse se convierten en el límite del capitalismo y su desarrollo. Usted se imagina que no hubiese abastecimiento de energía eléctrica o gas en las grandes ciudades, de inmediato serán inhabitables y requerirán urgentemente idearse otra forma de funcio- nar, este sería un ejemplo de límite de la naturaleza que se opone a la ilimitada (y circular) dinámica de acumulación del capital global. Es un hecho irrefutable que la contaminación continua y que la capacidad de reproducción de la naturaleza se afecta y con ello el futuro del capitalismo, precisamente a eso me refiero cuando digo fin del capitalismo tal y como lo conocemos; a futuro es muy probable que nos enfrentemos a un régimen distributivo antidemocrático que pretenderá seguir beneficiando al capital real invertido y al sector financiero, en caso de llegar a tener éxito se sobrepasarán los límites planetarios y las futuras crisis serán de esa magnitud.

16 Lee mas

Contraste de la propuesta pedagógica Educación Fundamental Integral (EFI) de ACPO en relación con la Pedagogía Liberadora (PL) de Paulo Freire : Configuración del sujeto campesino desde las herramientas pedagógicas

Contraste de la propuesta pedagógica Educación Fundamental Integral (EFI) de ACPO en relación con la Pedagogía Liberadora (PL) de Paulo Freire : Configuración del sujeto campesino desde las herramientas pedagógicas

Con los elementos de acción en especial los impresos se evidencian las intencionalidades políticas y religiosas de hacer una intervención cultural desde los años treinta que no relega intervenciones anteriores y que atravesaron fuertemente al sujeto campesino cinco décadas con transformaciones de tipo social y educativo que buscan asumir el control político de los procesos socializadores de la población a través de la noción educativa y los medios de comunicación masiva quienes cumplieron un papel importante, con la intención de crear una conciencia nacional, al difundir en las élites regionales y religiosas ideas sobre el Estado, Dios, producción, desarrollo y tecnología, creando nuevos hábitos y patrones de conducta centrados en ideales coloniales/modernos, en el sujeto campesino descalificando la construcción histórica, económica y social del mismo cambiando el saber tradicional por el pensamiento científico propio de los saberes eurocentristas y el desarrollo capitalista.

123 Lee mas

Colonialidad e interculturalidad en Chiapas. Alternativas para una práctica docente pertinente

Colonialidad e interculturalidad en Chiapas. Alternativas para una práctica docente pertinente

Los problemas que enfrenta la sociedad contemporánea son el resultado de la aplicación de una racionalidad construida tras la caída de la concepción teológica que sustentaba a la sociedad feudal. Durante el Medioevo los hombres vivían bajo el convencimiento de la existencia de un poder divino creador de todo lo existente, los poderes terrenales emanaban de la entidad divina, el ejercicio del poder en la tierra se hacía en representación de esa autoridad suprema, los hombres vivían tratando de cumplir las normas establecidas por la Iglesia, donde los “malos” irían al infierno y los “buenos” al cielo y al paraíso terrenal. Esta concepción es sustituida por la convicción de que ese paraíso terrenal, prometido para la otra vida, debía ser construido por el mismo hombre en esta vida, no después de la muerte, y para lograrlo debía dominar a la naturaleza mediante la ciencia y la tecnología. Según Toraine (1995), a diferencia de la visión teológica del mundo medieval, la religiosidad moderna se inclina ante los nuevos dioses: la razón, la ciencia y el progreso.

14 Lee mas

La ronda de las ideologías

La ronda de las ideologías

Una sociedad como la marxista, en primer lugar, es necesaria por- que la perpetuación del capitalismo, con sus contradicciones inter- nas insalvables, puede conducirnos incluso a una catástrofe nuclear. No fue tan descabellada aquella discusión de Lenin y Luxemburgo planteada en los términos de "socialismo o barbarie".

7 Lee mas

Boletín economía hoy, vol. 3, no. 32, (octubre 2011)

Boletín economía hoy, vol. 3, no. 32, (octubre 2011)

en más desigualdad. Asimismo, la conflictividad generada de los procesos de desigualdad detona espirales de violencia, como en El Salvador, donde el accionar del Estado solo ha generado más violencia y, por lo tanto, mayor conflictividad social, legtimando así otra forma de desigualdad mediante la aplicación discrecional de la fuerza coercitiva del Estado “atacando” a quienes representen o se presuman generadores de violencia, sin que, nuevamente, se llegue o se reconozca al menos los orígenes del accionar o respuesta violenta que una sociedad alberga.

8 Lee mas

El principio de autoridad construído desde el teatro anarquista porteño, 1910 1930

El principio de autoridad construído desde el teatro anarquista porteño, 1910 1930

tos de la dramaturgia libertaria. Entre los cuales se destacaron tanto las constantes conmemoraciones por la condena a Ferdinando Nicola Saco y Bartolomeo Vanzetti; como el atentado producido por Simón Rado- witzky y su posterior martirio en la cárcel de Ushuaia, primero; y el de Kurt Wilckens y su asesinato en la Penitenciaría Nacional, años más tarde. Siguiendo esta temática se destacaron tanto la pieza de Alberto Ghi- raldo, Columna de Fuego; como la de Rodolfo González Pacheco, Hijos del Pueblo. Ambos autores respondieron no sólo a la dinámica histórica del intelectual comprometido; sino también a la premisa ácrata cuyo prin- cipal blanco de ataque fue la figura del Estado capitalista. Asimismo, fue- ron dramas sociales que concibieron y desarrollaron un suceso que simbolizaba en forma concreta y directa un conflicto humano. La idea de muerte del personaje principal, con una fuerte carga simbólica que se re- costaba sobre el ritual del hijo sacrificado, comportaba un claro objetivo ejemplificador de lo que significaba la ética anarquista.

32 Lee mas

Marxismo científico y centralidad del trabajo

Marxismo científico y centralidad del trabajo

la Unión Europea (objeto de estudio por excelencia de la descentralización del trabajo por el pensamiento eurocéntrico) en los países subdesarrollados el trabajo —asalariado y otras formas refuncionalizadas por el capitalismo como el trabajo a domicilio y la informalidad— ha aumentado y ensanchado su radio de acción como se constata con el hecho de que en el año 2000 el total de la PEA mundial alcanzaba 2 mil 732 millones 342 624 personas, de las que 85% se concentra en los países de la periferia del capitalismo central 15 . Es decir, es la inserción de esta periferia en el mercado mundial y en los procesos productivos de los países desarrollados la que, mediante transferencias de valor, de plusvalía y de riqueza (petróleo, gas, agua, productos agrícolas, minerales y un sin fin de mercancías que son producto del trabajo humano) posibilita que el núcleo duro de la reproducción del capital se mantenga, incluso, con tasas declinantes de empleo industrial, con alza en los servicios y con importantes ciclos de aumento de desempleo estructural y tecnológico. Y ello simplemente es así porque, visto en un mapa global, el sistema productivo capitalista en la práctica articula eficazmente distintos grados de desarrollo tecnológico y científico del proceso de trabajo así como niveles de automatización desde los más sofisticados hasta los manuales y semi-manuales que requieren poco o nulo desarrollo tecnológico.

26 Lee mas

Resignificación de la concepción del trabajo en la sociedad laboral capitalista -con tu melia-

Resignificación de la concepción del trabajo en la sociedad laboral capitalista -con tu melia-

especializaciones, etc.) en el que las multinacionales son esas entidades que ya no se rigen por un núcleo familiar sino que las cabezas al mando son accionarios anónimos. Por último, está el tercer espíritu capitalista, este tercer estado en el que se encuentra la sociedad es isomorfo ya que se mantiene en constantes transformaciones. Es un capitalismo mundializado que se sirve de las nuevas tecnologías sin dejar de lado la característica más importante del capitalismo contemporáneo, las corporaciones. Los procesos productivos que identifican a estas empresas dentro del marco capitalista presentan diferentes dificultades en su organización y esquema de trabajo, donde no prevalece la capacidad del trabajador ni sus alcances. La productividad se mide por la cantidad de trabajo realizado en el menor tiempo posible. Michael Moore en su documental “La Corporación” lo define como “hacer la mayor cantidad de dinero posible en el plazo de un trimestre”. Lo que no es evidente es el precio que se paga por obtener estos resultados, donde los trabajadores por cumplir unos márgenes de producción estandarizados son agobiados y esclavizados por procesos rutinarios donde la falta de variedad los lleva a estados absurdos de aburrimiento y laberintos existenciales.

51 Lee mas

Economía popular para una sociedad no capitalista. Notas sobre el caso venezolano

Economía popular para una sociedad no capitalista. Notas sobre el caso venezolano

Durante los años 1999 y 2000, el esfuerzo del gobierno se concentró en avanzar en reformas principalmente en el plano político, algunas de gran alcance. La más notable de ellas: la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente que redactó una nueva Constitución, y por esa vía redefinió en buena medida el aparato estatal, amplió el espectro de los derechos ciudadanos y estableció de manera expresa nuevas obligaciones del Estado; entre estas obligaciones: fomentar y apoyar diversas organi- zaciones asociadas a la economía popular, y crear las condiciones para garantizar la soberanía agroalimentaria de la sociedad venezolana.

9 Lee mas

Edward Snowden ¿héroe de la democracia o traidor a la patria? Conflictos de valores en el contexto de la cibercultura

Edward Snowden ¿héroe de la democracia o traidor a la patria? Conflictos de valores en el contexto de la cibercultura

El imperialismo es, según Lenin, la fase superior y decadente del capitalismo. En su texto, “Imperialismo: fase superior al capitalismo” (2012), Lenin muestra cómo el capitalismo, por la concentración gigantesca de capitales, muta y se transforma de tal manera que aparecen grupos todo poderosos de empresas que rebasan los límites de las fronteras nacionales, hasta convertirse en monopolios gigantescos que imponen sus condiciones en ramas enteras de producción a escala mundial. El paso previo para la conformación de éstos conglomerados es lo que el autor denomina la fusión entre el capital bancario y el capital industrial, lo que da paso a lo que denomina capital financiero. Éste capital financiero es el que caracteriza a la fase imperialista del capitalismo. Aparece entonces un nuevo sistema mundo capitalista monopólico que propaga globalmente sus intereses económicos, políticos y culturales. Decimos nuevo porque desde que el capitalismo se impuso como sistema social en los siglos XVIII y XIX, así como desde mucho antes, al menos desde el siglo XV con la conquista de América por España, emergió como un sistema mundo, el cual tendió a expandirse progresivamente bajo la forma de la colonización, es decir: de la conquista y el saqueo de territorios –piénsese, por ejemplo en las expediciones napoleónicas a Egipto, la colonización inglesa de la India y de China o las de Portugal, Holanda e Italia a distintas partes de África-; así como, cuando se consolida el capitalismo industrial, de la exportación de mercancías, algo en lo que Inglaterra se impuso muy pronto a los demás países europeos. Pero la fase imperialista de la que habla Lenin, si bien mantiene y extiende la conquista bajo la forma de colonias, también da origen a las semicolonias, es decir, a la existencia de países dominados económicamente pero que, a diferencia de las colonias, tienen su propio estado bajo control de burguesías nativas sometidas al capital imperialista. Lenin afirma:

71 Lee mas

Propiedad de la tierra y acción política de la clase terrateniente argentina : una crítica a la tesis del poder terrateniente

Propiedad de la tierra y acción política de la clase terrateniente argentina : una crítica a la tesis del poder terrateniente

Como vimos, la “oligarquía agropecuaria” y la “oligarquía diversificada” que dominan la producción agraria pampeana son, para Basualdo, “grandes capitales” que al mismo tiempo son propietarios de las tierras en las que operan. De ahí, que pueda limitarse a tomar como indicador de su estado y evolución exclusivamente al catastro inmobiliario, es decir, al indicador básico de la propiedad territorial. En este punto, sin embargo, las tesis de Basualdo enfrentan otro problema con la evidencia empírica disponible, pues, de acuerdo a los registros censales, no todos los capitalistas agrarios son al mismo tiempo propietarios de las tierras en las que operan. En efecto, según los datos presentados por el propio autor, para 1988 la referida coincidencia entre capitalista y terrateniente sólo se da en el 61,5% de la superficie total (Basualdo y Arceo, 2005: 78, 7n.). Más aún, para el año 2002, la misma cifra desciende a 46% (Basualdo, 2010: 6), lo cual muestra una clara tendencia a la separación entre ambas personificaciones. Frente a esta situación, la estrategia de Basualdo pasa por sumar a esta superficie todas las tierras arren- dadas por propietarios, lo cual eleva los guarismos a 90% para el año 1988 y a 87,6% para 2002 (Basualdo, 2010: 6). Sin embargo, estos nuevos datos de ningún modo habilitan a tomar al tamaño de la propiedad de la tierra como indicador del tamaño del capital y de su evolución. En primer lugar, porque precisamente lo que muestran es que la propiedad de la tierra no siempre se corresponde con la pro- piedad sobre el capital. Pero, en segundo lugar, porque muestran que la escala de producción no se amplía aumentando el tamaño de la tierra en propiedad, tal como lo supone la tesis de la tendencia a la concentración de la propiedad propuesta por Basualdo, sino por el aumento de la tierra arrendada. En efecto, tal como surgen de sus propios datos, el aumento de la superficie arrendada que media entre un censo y otro se explica más por el arrendamiento de tierras por parte de los propietarios que por el aumento de los arrendamientos puros (Basualdo, 2010: 6).

22 Lee mas

Capital, Estado y Naturaleza: por una problematización económico-ecológico-política de la cuestión ambiental contemporánea

Capital, Estado y Naturaleza: por una problematización económico-ecológico-política de la cuestión ambiental contemporánea

O’Connor plantea respecto a este último as- pecto que las condiciones de producción están politizadas desde un inicio porque el Estado actúa como interface en relación a su apropia- ción/usufructo (por ejemplo, y siendo simples en el mismo, ya sea a partir de facilidades y/o controles para la extracción de minerales, para deforestar en función de ampliar la superficie agrícola, para el desecho/reciclaje de efluentes industriales, inversión en el desarrollo de infraes- tructuras) (O´Connor, 1988). Ahora, el hecho de que puedan o no ser apropiadas/usufructuadas en las cantidades y tiempos que requieren los capitales individuales depende de la distribu- ción del poder entre los distintos actores de la sociedad civil (O’Connor, 1988; Altvater, 2006). En ese sentido, el análisis de la ‘forma-Estado’ como modo de existencia de las relaciones de dominación política no debe, en nuestra opi- nión, restringirse a la regulación de las relaciones sociales entre clases y fracciones de clase sino también incorporar la regulación de las formas de acceso, uso, control, distribución y gestión de los recursos naturales. Evidentemente, lo segun- do constituye parte de lo primero; es decir, las formas de acceso, uso, distribución y control de los recursos son objeto de disputa social y or- ganización política, no solo en las sociedades capitalistas. Pero planteamos y subrayamos lo dicho por dos razones principales: en primer lugar, la especificidad histórica de las formas de socialización capitalista es la organización de las formas de apropiación, acceso, uso y control de los recursos a partir de la propiedad privada, el trabajo asalariado y el intercambio de mercan- cías en función de la valorización ilimitada del capital; en segundo lugar, como bien ha señala- do Moore (2014; 2015; 2017; 2018), las relacio-

19 Lee mas

La evolución de la sociedad de consumo en España: del consumo de subsistencia al consumo capitalista de objetos fetiche

La evolución de la sociedad de consumo en España: del consumo de subsistencia al consumo capitalista de objetos fetiche

El lujo, es un concepto de gran importancia para el análisis que posteriormente se llevará a cabo de los productos iPhone. Dispositivos móviles inteligentes de alto coste, considerados un lujo por la mayor parte de sus consumidores, pues cada dispositivo móvil, el día de su lanzamiento, llega a tener el coste de 699€. Una cifra elevada para un producto que ocupa la palma de una mano, pero que aporta unos valores simbólicos al consumidor de valor incalculable. La exclusividad, el privilegio de poder poseer uno de estos productos y de formar parte del grupo social minoritario, para sus consumidores no tiene precio. Como señala Jesús de la Gándara (1996:68), ‘hoy el lujo se debe de entender como un atributo diferenciador en una escala de valores, llegando a ser equivalente a una mesurada consumación de la excelencia. Ahora la sociedad establece rangos, patrones, límites en la escala de riquezas y lujurias. De tal manera que los verdaderos privilegiados, los afortunados tocados por la divinidad, no son tanto los que pueden comprar el lujo, cuanto los que saben poseerlo’. Están dispuestos a pagar la cantidad que sea necesaria, y así lo demuestran el día de lanzamiento de un nuevo modelo, atrincherándose y haciendo cola horas y horas en la puerta de las tiendas físicas de Apple, como si se tratase de un bien de primera necesidad. Estamos hablando de un claro ‘objeto fetiche’, definido por Luis Rodrigo Martín (2013:33) como ‘productos más deseados por su valor simbólico que por sus cualidades propias’, los cuales ‘requieren de la comunicación y la mercadotécnica para construir su significado simbólico’, y la posesión de los mismos ‘son indicadores de personalidad y status, representando así ‘capacidad de renta y estilo’ al consumidor. Además, ‘se adquiere para ser exhibido como extensión de la personalidad del comprador’.

65 Lee mas

Show all 10000 documents...