subjetividad moderna

Top PDF subjetividad moderna:

La herencia religiosa y la subjetividad moderna

La herencia religiosa y la subjetividad moderna

las aportaciones religiosas del siglo XVI con el giro antropocéntrico del renacimiento. El más acá cobró realce respecto del más allá; la apertura al futuro (en el contexto de los descubrimientos de un mundo nuevo) desplazó a la seguridad del pasado, y el individuo se emancipó de la hegemonía del universalismo de la época medieval. En la medida en que se perdió la confianza en un Dios arbitrario, irracional y escondido, como el del nominalismo, hubo mayor necesidad de centrarse en el yo individual y en asegurarse de la propia identidad. El nominalismo contribuye decisivamente al proceso de la modernidad, ak cuestionar la realidad de los universales y abrir espacio a los distintos modos del ser, al mismo tiempo que mantenían una idea arbitraria de la omnipotencia divina, contraponiendo la voluntad divina a la razón. El problema de la abstracción y del conocimiento subjetivo no solo es determinante para la escolástica tardía, sino también para la filosofía moderna, sobre todo para el empirismo británico. Surgió así el proceso hacia la modernidad, como cristalización de un proceso con raíces medievales pero que tendía a la superación progresiva del imaginario medieval. Lutero, Calvino e Ignacio de Loyola, como representantes de diversas corrientes del cristianismo, son los precursores del giro a la subjetividad moderna e influyen en la teología y filosofía posterior. En una segunda parte se analiza el giro antropocéntrico de Descartes, su concepción del yo racional y la fundamentación que da a su teoría del conocimiento. Se trata de una etapa nueva de la cultura occidental, que obligó a un nuevo planteamiento de la filosofía. El estudio analiza cómo pervive la idea de Dios y como la referencia a él sigue constituyendo un componente fundamental de la subjetividad. Descartes fundamenta el proceso de constitución del sujeto moderno, que aquí se analiza, y en él pervive transformada la subjetividad religiosa. “Las sombras de Dios son alargadas”, como afirmó Nietzsche (Nietzsche 1984: 108): “Dios ha muerto, pero tal y como es la especie humana, posiblemente habrá durante milenios cuevas en las que se muestre su sombra. Y nosotros… Nosotros debemos todavía vencer sobre su sombra”. El imaginario teocéntrico perduró en el nuevo marco de la subjetividad del individuo y Descartes inició un proceso que continuó hasta Heidegger en el siglo XX.

12 Lee mas

Critica ordine spatiali mostrata: La Ontología crítica del presente de Michel Foucault como Heterotopología de la subjetividad moderna

Critica ordine spatiali mostrata: La Ontología crítica del presente de Michel Foucault como Heterotopología de la subjetividad moderna

Sin embargo, asumir esa anterioridad ontológica del Estado y la ley no permitiría, en términos metodológicos, hacer visible el entramado que funciona en los dispositivos gubernamentales. Existe una cierta parálisis del análisis cuando se antepone el derecho, y con él todos los aspectos de la subjetividad moderna que se estudiaron en el primer capítulo, como elemento que dirige en última instancia la producción económica. No podría evidenciarse el uso, y las resistencias a éste, de técnicas de control de la conducta de los sujetos precisamente por intereses productivos. El espacio del sujeto del poder comprende precisamente tales técnicas, que constituyen subjetividades como cuerpos/individuos en el taller y la fábrica (disciplina/anatomopolítica), como población distribuida y circulante, incluyendo las mercancías y los fenómenos vitales (seguridad/control biopolítico), y la espacialidad subjetiva característica de nuestros días: el sujeto empresa. Una lectura crítica (ordine spatiali) detallada del artículo que se ha citado aquí terminaría por hacer visible la coexistencia de esos dispositivos en la constitución de sujetos ciudadanos en Colombia. Sin embargo, una lectura superficial sigue dependiendo de los mismos supuestos ontológicos, según los cuales es la posibilidad racional del sujeto (ordine temporali) la que sostiene la cuestión de la

393 Lee mas

La tierra y la naturaleza en el horizonte de la subjetividad moderna

La tierra y la naturaleza en el horizonte de la subjetividad moderna

sólo aislaron la tierra, sino que “se aislaron de ella”, es decir, cambió no solo la forma de tratar y de concebir la tierra y todo lo natural, sino también la forma de entenderse y de tratarse a sí mismo. Ello implicó un cambio de matriz cultural que afectó a todos los subsistemas sociales y a la forma misma de concebirse y expe- rimentarse el ser humano. En este sentido, se dio un cambio de horizonte cultural donde todas las cosas adquirieron un nuevo sentido y una nueva función. En este contexto, para dar razón del proceso cultural vivido en un sentido amplio hay que tener en cuenta el cambio de horizonte cultural que en Occidente se da ฀ ฀ ฀ ฀ ฀ ฀ horizonte de la subjetividad. Con respecto al horizonte naturalista anterior, se dio un proceso de retracción o contracción,

24 Lee mas

Ensayo sobre psicoanálisis y subjetividad moderna . Discurso y sujeto de Michel Foucault: formaciones discursivas y constitución de la subjetividad moderna

Ensayo sobre psicoanálisis y subjetividad moderna . Discurso y sujeto de Michel Foucault: formaciones discursivas y constitución de la subjetividad moderna

El discurso es un acontecimiento irreductible. El enunciado como átomo del discurso es posibilitado por un conjunto de reglas o condiciones de posibilidad y de existencia de los mismos. El enunciado es una función que posibilita la constitución de un campo referencial de objetos e instaura un tipo determinado de subjetividad. No remite a una sustancia, no se trata de la particularidad de una persona. El enunciado implica una posición que puede ser ocupada por individuos diferentes.

12 Lee mas

El puzle de la subjetivación moderna: tres trilemas foucaultianos y una reconstrucción histórico-analítica

El puzle de la subjetivación moderna: tres trilemas foucaultianos y una reconstrucción histórico-analítica

íntimamente al sujeto. Según Taylor, en el curso del siglo XIX, la subjetividad moderna habría experimentado cierto giro expresivista, en virtud del cual la realización del sí mismo se perfila como un acceso original a nuestro impulso interior y de auto-creación estética, que nos comunicaría internamente no solo con lo más auténtico de nosotros mismos, sino también con la totalidad del mundo y con una comunidad íntimamente vivida. Esta deriva expresivista de la subjetividad moderna se ensayó en el Romanticismo y ha dejado una marca profunda en los modos de subjetivación contemporáneos que persiguen la autoexploración original, la autoexpresión auténtica y, de ese modo, cierta auto-infinitización del yo. En una genealogía de los modos de subjetivación moderna, tampoco habría que omitir a otro vástago del Romanticismo que ha dejado su impronta en algunas figuras de la subjetividad contemporánea, como el dandi, el desesperado existencial, el nihilista o, incluso, el sujeto fugitivo y descentrado de tantas construcciones posmodernas. Se trata de cierta subjetividad irónica y autosustractiva, escindida por una negatividad cuya capacidad disolvente se ensaya hasta el nihilismo, pero también hasta los límites del autodistanciamiento estético y la afirmación lúdica de la contingencia de todo referente y todo sentido.

15 Lee mas

laficcion doc

laficcion doc

RESUMEN: La filosofía clásica, adhiriendo a una concepción de la verdad como adecuación o correspondencia, con la garantía de la subjetividad moderna en sus distintas variantes, ubicó a la ficción como a una antítesis devaluada de la verdad. Luego de una revalorización de la ficción, en el siglo pasado, desde posiciones utilitaristas, abordamos una tesis de Paul Ricoeur, que correlaciona transculturalmente la actividad narrativa con el caracter temporal de la existencia humana. El eje fuerza de la obra analizada es la noción aristotélica de mímesis, desdoblada en tres dimensiones : I) prefiguración práctica en torno a la vida cotidiana II) configuración textual y III) refiguración receptiva a través de la lectura. La mímesis II , que abre el paso al "como si", opera como mediación entre el mundo de la vida -mímesis I- y la lectura refiguradora -mímesis III- y es la mediación entre el tiempo y la narración y entre la narración y la verdad. La confección de la trama, como actividad mimética fabuladora, está regulada en un proceso de esquematización, en el sentido kantiano, ya que subsume factores particulares en un todo -sensible e inteligible- bajo los parámetros del tiempo. La ficción y la verdad se relacionan entoces libremente bajo la éjida narrativa, sin la sujeción a un conciencia fundante, desplazándose a través de una identidad narrativa, que no es una yoidad formal, ni es un cambio indeterminado, al estilode Hume o Nietzsche, sino una ipseidad, que va de la vida al texto y del texto a la lectura, en una relación de inmanencia trascendencia.

6 Lee mas

Subjetividad en la ciencia

Subjetividad en la ciencia

El tema de la subjetividad en la ciencia no es nuevo pero ante la coyuntura epistemológica del derrumbamiento del paradigma del positivismo verificacionista hoy, surge con mucha fuerza la necesidad de plantear la consideración de paradigmas emergentes que la definan como su fundamento lógico-epistémico. Esto no significa el advenimiento del reino de la arbitrariedad y el subjetivismo egocéntrico, sino la toma de distancia del objetivismo cosificante y la consideración del sujeto como estatuto central en el proceso de la producción de conocimientos científicos.

10 Lee mas

Subjetividad y poder:  Hacia la formación de la subjetividad política en latinoamerica

Subjetividad y poder: Hacia la formación de la subjetividad política en latinoamerica

Es posible afirmar entonces que con Descartes se instaura el proyecto de la metafísica occidental moderna, en ella se construye un ideal normativo del sujeto y sobre lo que es, o mejor, debe ser la realidad. Así, entre las características inherentes al sujeto, se tiene que este es predominantemente racional, libre y autosuficiente, coherente, continuo, transparente y omnipotente, es el lugar de la universalidad. El sujeto es entonces reducido a la consciencia abstracta distanciada del cuerpo, del mundo y de todo lo material, recordemos que Descartes dudada de todo, menos del pensamiento. Dicha distancia permite al sujeto el dominio sobre el mundo y la naturaleza. El sujeto es el único autodeterminado y por tanto determinante, los animales y los objetos no tienen historia, aunque me atrevo a decir que el sujeto tampoco la tiene, pues es considerado como una cosa abstracta intemporal y eterna: una cosa que piensa. De esta manera se niegan las multiplicidades, pues no se contempla la necesidad de las relaciones subjetivas, sino que el centro es un yo nuclear inalterable: el sujeto es totalmente definido. Éste, como se dijo, es un ideal normativo, es decir, algo que nunca se ha cumplido.

18 Lee mas

Literatura y Filosofía. A propósito de “a Spinoza no puedo entenderlo” de Jorge Luis Borges

Literatura y Filosofía. A propósito de “a Spinoza no puedo entenderlo” de Jorge Luis Borges

Ahora bien, frente a una observación hecha por su interlocutor en la entrevista de 1978, Borges responde a través de un relato, una página que según dice ya escribió: “Un hombre se propone dibujar el uni- verso. Tiene una pared, que nada nos cuesta imaginar como infinita, adelante, y en ella va dibujando anclas, torres, espadas, etcétera… y luego llega así al momento de su muerte. Entonces ve ese vasto dibu- jo. Le es dado ver ese dibujo infinito y ve que ha dibujado su propia cara”.  Esto es verdadero tanto para Edgar Poe como para Spinoza. Borges está muy de acuerdo con esto, Spinoza se esforzó en abolir esta subjetividad, de ser solo pensamiento o intelecto, pero para Borges la subjetividad no se puede abolir, porque es ella la que se encuentra en relación con la única verdad que nos importa e interesa, la que responde a la pregunta ¿Quién soy yo? O más exactamente, porque la epifanía que nos revela la respuesta solo adviene en la proximidad de la muerte ¿quién he sido? O más precisamente, ¿cuál es la identidad de ese yo sin identidad descifrable, que el autor de El autor oponía a su otro Borges? La analogía es completa entre el indescifrable “yo” de Borges y yo, y lo que tiene lugar aquí: es de su “yo” que Spinoza tendrá (tuvo) la revelación precisa antes de su muerte. La epifanía es la revelación de la “identidad” no identitaria del yo.

14 Lee mas

La subjetividad hipermoderna

La subjetividad hipermoderna

Estamos advertidos que hacer un recorte temporal de una época y enmarcarla en una clasifi cación específi ca es siempre un recorte arbitrario de una serie de factores, y reconocemos los límites que estas clasifi caciones entrañan, por eso nos apoyamos en el categoría de condición, a partir de allí podemos afi rmar que nuestra época promueve ciertas condiciones (Arendt-Lyotrad), hablamos entonces de una condición hipermoderna que enmarca la vida de los sujetos contemporáneos, promoviendo ciertos síntomas, conductas, modos de sentir y pensar, de gozar, de construir identidades, determinando así lo que llamamos la subjetividad hipermoderna.

14 Lee mas

Configuración de la subjetividad con relación al arte visual japonés a partir de la psicología del arte en Vygostky

Configuración de la subjetividad con relación al arte visual japonés a partir de la psicología del arte en Vygostky

Este es un fenómeno de interés para la psicología dado que los cambios en los comportamientos y el uso de esos dispositivos sociales o culturales traídos de otras partes del mundo parece ir en aumento con el paso de los años y se manifiestan en el crecimiento de eventos, sitios de esparcimientos y locales comerciales que involucra manifestaciones culturales de este tipo; al existir dichas situaciones lo que la psicología busca es el comprender las razones que llevan a que un fenómeno como lo es la incorporación de las expresiones de arte visual japonés, comience a ser algo aceptado dentro de nuestro contexto actual, lo cual puede ser de herramienta para la comprensión del entorno en el que los jóvenes y adultos colombianos participan, la necesidad de dicha participación y las consecuencias de ello. En ese sentido, incorporar en las explicaciones psicológicas a uno de los fenómeno del sincretismo como aquel en el que los componentes propios de una cultura, de una religión, o contexto se fusionan gracias al contacto con el otro y la posibilidad de las interacciones entre ambos, es un factor relevante en la comprensión de la construcción de la subjetividad (Lupo, 1996).

79 Lee mas

Biopolítica y subjetividad

Biopolítica y subjetividad

Se trata, como podemos comprobar, de elementos que hoy pueden tener la misma operatividad que en su origen poseyeron. En torno a ellos ha de construirse esa subjetividad ético-política que toma los fundamentos clave de la concepción heideggeriana del Dasein y les transfiere una densa materialidad a través del cuidado de sí y el recentramiento de la atención sobre el cuerpo, intentando contrarrestar de esa forma los efectos de la atención que la biopolítica ha prestado al mismo (Tazzioli, 2011, 121 y ss.). No se trataría ahora de construir cuerpos dóciles, sino de tomar el recentramiento en la corporeidad como punto de partida de la construcción de una subjetividad política alternativa (Dreyfus – Rabinow, 1984, 197). Esto también proporciona una proyección política revitalizadora a la filosofía, disciplina que, por otra parte, como nos recuerda Foucault, siempre ha desempeñado la tarea de “vigilar los abusos del poder de la racionalidad política, lo cual le confiere una esperanza de vida bastante prometedora” (Foucault, 1990, 96).

11 Lee mas

Construcción de la subjetividad

Construcción de la subjetividad

tenga una mirada crìtica a la practica social y proceso de transformaciòn de la misma. La construcción de la subjetividad es impe- rativo promover en los aprendientes del pro- ceso, actitudes críticas y creativas, dejando al lado la rìgidez, que no permite que el estu- diante o aprendiente fortalezca sus cualida- des, sino que por el contrario lo convierte en un sujeto pàsivo que va asimìlando todo lo que le enseñan, o recibe, durante su partici- paciòn en el proceso de educaciòn, asumien- do una actitud sumisa y totalmente acrìtica, dando como resultado un sujeto de relacio- nes verticales y burocratizadas, en conse- cuencia, todo este proceso no le aporta nada significativo a su vida personal y social. Por lo que se recomienda superar esta ac- titud sumisa y pasiva del estudiante, por ello es importante acercarse al objeto de estudio, o sea; saber ver la realidad para adueñarse de ella emocionalmente, e in- cluso fisiologicamente, analizar objetiva- mente esa realidad, para; descomponerla, desmenuzarla, desenmascararla, y desar- marla, significar creativamente la realidad estudiada, es decir; razonar criticamente sobre las causas y efectos de esa realidad para partiendo de ella crear nuevas formas de expresiòn y comunicación.

107 Lee mas

Subjetividad y duelo

Subjetividad y duelo

consultado previamente a la Seguridad Social sin éxito, debido a que “necesitaba hablar y contar lo que me pasa para poder superarlo y allí no podía”. Este malestar se encuentra en relación a la ruptura sentimental que ha tenido lugar poco antes de comenzar a encontrarse mal anímicamente, sin que existiera ningún problema destacable entre ellos y después de tres años y medio de relación (2 años casados). *Caso nº 2 (P-2). Mujer de 43 años, casada desde hace 13 años, con dos hijos. Licenciada en Derecho y actualmente dirige un negocio propio. Consulta por encontrarse desanimada, con llanto fácil y ansiosa; no tiene mejoría en ningún momento del día. No encuentra salida a su problema, aunque tampoco puede decir exactamente cuál es. No tiene ganas de salir, pero si alguna amiga la llama, sale y puede encontrarse un poco mejor. Ha seguido tratamiento farmacológico, con resultados muy pobres. El trabajo lo realiza con mucho esfuerzo y se considera muy unida a su familia de origen. Estos pacientes han sido estudiados mediante el “Método de Abordaje de la Subjetividad” (MAS) (15,16) que consiste en realizar entrevistas no- directivas en las que se recoge el material verbal de los sujetos. El entrevistador debe tener una actitud de escucha atenta, lo que consigue dejando de lado todo aquello que no sea pertinente a la situación (creencias personales, teorías psicológicas, juicios de valor, preocupaciones, etc); a esto lo hemos denominado “actitud descontaminante” (16). En este ambiente, ausente de críticas y censuras, se obtiene un material verbal espontáneo o no influido por el investigador que refleja lo que le ocurre realmente.

10 Lee mas

La subjetividad y la mirada

La subjetividad y la mirada

mismo de la subjetividad, porque las posibilidades propias siempre estuvieron ahí, sólo que estaban enmascaradas por la otra posibilidad ajena a mí; para que ella apareciera en ese particular fenómeno, asimismo, mi posibilidad es la razón para que la posibilidad propia aparezca ahora, pues el otro pone mi trascendencia sólo para contemplarla, lo cual se debe a que me arranco al otro asumiendo mí límite. Esto quiere decir que si bien el otro me limita en todo sentido, yo asumo ese límite al estar esclavizado por otro que posee las posibilidades que yo tengo, esto es, el otro al trascender desde su conciencia lo foráneo, percibe la trascendencia ajena, lo que él capta, sin embargo, no puede hacerse cargo de ella, ya que no puede realizar acción alguna, sólo se da cuenta de que me limita, por lo tanto, el arrancamiento del prójimo, su denegación, yo asumo, tengo que asumir mi límite para reconocerme como mí-mismo. Todo esto trae como consecuencia que la relación recíproca se explique, es decir, que si el otro con su mirada me esclaviza, me avergüenza, produce miedo en mí y, finalmente me aliena, yo ahora realizo lo mismo con él al aparecer con mis libres posibilidades: ahora soy quién lo limita en mi proyección

13 Lee mas

Los aportes de la educación experiencial a la constitución de jóvenes como sujetos políticos

Los aportes de la educación experiencial a la constitución de jóvenes como sujetos políticos

35 sujeto incluyendo el control de su cuerpo, este exceso de este control limita la posibilidad del sujeto a su participación política y a su máxima de utilidad social; en este orden de ideas esté control debe romperse, el sujeto debe liberarse y es allí cuando entra la Subjetividad como esa conciencia de sí, al verse como sujeto de una comunidad o un espacio social; es en estos momentos en los cuales hay una verdad que permite nacer ciertas formas de subjetividad a partir de los dominios del objeto y de ciertos tipos de saber y de allí nace una historia externa de la realidad. Se podría llamar a estas “verdades” “técnicas de sí”, es decir, los procedimientos, qué existen indudablemente en toda civilización, que se les proponen o prescriben a los individuos para fijar su identidad, conservarla o transformarla en razón de un cierto número de fines, esto, gracias a relaciones de dominio de sí sobre sí o de conocimiento de sí por sí mismo. Se trata de recolocar el imperativo del “conocerse a sí mismo”, que nos parece tan típico de nuestra civilización, en la interrogación más amplia y que le sirve de contexto más o menos explícito: ¿qué hacer de sí mismo? ¿qué trabajo operar sobre sí? ¿Cómo “gobernarse” ejerciendo acciones en las que uno mismo es el objetivo de las acciones, el dominio a que se aplican, el instrumento de que se sirven y el sujeto que actúa. M. Foucault (1978).

99 Lee mas

Configuración política de la subjetividad juvenil sexuada: entre el cine y la literatura

Configuración política de la subjetividad juvenil sexuada: entre el cine y la literatura

Por su parte, en el caso de literatura, los hallazgos muestran que según el consumo que se realice y la intencionalidad de este, pueden generarse marcos de comprensión distintos sobre la sexualidad. Por un lado, desde la literatura de consumo que proveen libros como The game, existe una perspectiva pragmática y teleológica de la sexualidad en la cual mediante una serie de procedimientos se puede acceder a determinados fines con las mujeres. De otro, la literatura canónica en la que se ubican aquellos libros leídos durante el bachillerato y sugeridos por los profesores de español y literatura, logran que el estudiante construya una visión del erotismo y la sexualidad dirigida a la elaboración refinada del placer, la autonomía y el desarrollo de la propia subjetividad antes de llegar a las prácticas eróticas. También se confirma la hipótesis de que la construcción de la subjetividad sexuada en jóvenes se da en la subliteratura – como texto de placer – y no en la literatura canónica que dificulta su relación con la cultura.

155 Lee mas

Neoliberalismo y subjetividad: una genealogía de la felicidad y de autoayuda moderna

Neoliberalismo y subjetividad: una genealogía de la felicidad y de autoayuda moderna

La relación que históricamente tejió la autoayuda —la incipiente obra de Franklin— entre el liberalismo y la felicidad es un punto crucial, porque de alguna manera ayuda a resolver este interrogante por la felicidad como ideología, como finalidad última de la existencia. La felicidad —y este es quizá uno de los puntos más importantes que intento desarrollar en este trabajo—, convertida en un discurso por medio de la autoayuda en todas sus vertientes, principalmente en los libros, hace posible, en el plano de la subjetividad, aquella “utopía” que Hayek (1976, p. 22) soñó cuando formuló la idea de convertir “el liberalismo en pensamiento vivo”. En otros términos, la configuración de la felicidad en discurso, que la autoayuda venía desarrollando desde el siglo xviii con Franklin, que luego sería potenciado en el xix con Smiles, y que se tornará en un planteamiento sistemático en la autoayuda que se desarrolla en todo el siglo xx y xxi, permitió las con- diciones de posibilidad de lo que Foucault denominó, aludiendo a la cons- titución del sujeto que el neoliberalismo convirtió en regla, en “empresario de sí mismo”. Así, el “empresario de sí mismo” no es tanto producto de la formulación del neoliberalismo y su puesta en práctica, sino que más bien pareciera que esta idea de que el individuo no dependa del Estado, de que pueda agenciarse todos los aspectos de su existencia individual como su salud, su educación, etc., devino del ethos que produjo el pensamiento posi- tivo y la autoayuda, pero que apareció como formulación inicial en la obra de Benjamin Franklin.

29 Lee mas

Los puentes : acontecimientos poéticos en el mundo epistolar

Los puentes : acontecimientos poéticos en el mundo epistolar

En el primer capítulo del libro Cinco siglos de cartas: Historia y prácticas epistolares en la época moderna y contemporánea, Antonio Castillo y Verónica Sierra afirman que a principios de la Edad contemporánea que comprende del año 1789 hasta la actualidad el medio de comunicación más pertinente fue el epistolar, lo que causó que durante mediados del siglo XIX hasta la mitad del siglo XX se alfabetizara la población europea entre un 60% y un 90% escribiendo y leyendo cartas, siendo sus compañeros fieles la tinta y el papel a cualquier hora del día. Esto se conoció como la democratización epistolar, además de hechos históricos como guerras, emigraciones y totalitarismos que afectaron al ser humano retomando la escritura epistolar para desprenderse de sus dolores, lo que provocó la pasión epistolar, que es la “práctica de la escritura como protagonista de su vida cotidiana”, (Sierra, 2014, p.15), para concebir la cotidianidad del sujeto dentro de las dinámicas epistolares, en otras palabras, una apropiación de la carta en el día a día siendo una parte importante en el. Asimismo, desde los años sesenta hasta actualidad, aquella pasión epistolar ha disminuido y por tanto se ha reducido el número de cartas que se escriben, envían y esperan, la comunicación epistolar ha sido reemplazada por plataformas que permiten mayor inmediatez en la era de las TIC que, a su vez, han cambiado la práctica de la escritura. Comprendo que estamos viviendo otros tiempos algo apresurados, pero no por ello deja de entristecerme que se hayan dejado de enviar cartas y de recibirlas.

203 Lee mas

Subjetividad en las organizaciones educativas: la subjetividad en la ENMSL

Subjetividad en las organizaciones educativas: la subjetividad en la ENMSL

existencia de un contraste considerable en cada una de las subjetividades in- dividuales de los docentes(ver tabla 11), el cual se produce por sus vivencias particulares y por estar inmersos en un policontexto. también la falta de per- tenencia a un grupo único puede ayudar a explicar la variación de sus opinio- nes así como la antigüedad en la institución (se pudo apreciar una queja ma- yor por parte de los maestros más antiguos). es posible, como sugiere parker (2000), que el nivel de autorrealización influya en la subjetividad particular del docente y en una menor percepción del trabajo negativo de los directivos. en cuanto a la subjetividad colectiva existe una modesta perspectiva de grupo que se aprecia en una: a) percepción de carencias institucionales, b) falta de promoción a mejores condiciones laborales, c) ausencia de equidad y d) estar en una profesión difícil. en menor medida se pudo apreciar una subjetividad grupal en: a) la percepción de tener un alumnado conflictivo, b) la falla de diversos procesos organizacionales, c) el pobre apoyo para los docentes, d) la inestabilidad laboral, e) la baja remuneración económica, f) los problemas con los compañeros, y e) el exceso de trabajo. de manera aún más tenue se logró apreciar el pensamiento de que: a) la dirección utiliza adecuadamente la Eva- luación del Desempeño Docente, b) hay una pobre integración de los maestros, c) los cursos o diplomados que impone la escuela son innecesarios, d) se están perdiendo los valores en los alumnos, y e) los directivos se manejan de forma ambigua cuando establecen criterios de funcionamiento hacia los maestros. 4. La tercera y última pregunta secundaria de investigación se respondió reali-

26 Lee mas

Show all 2528 documents...