Thomas Hobbes

Top PDF Thomas Hobbes:

Escrutando a Thomas Hobbes : mitos, opacidades y perspectivas de lectura

Escrutando a Thomas Hobbes : mitos, opacidades y perspectivas de lectura

Será, como antes manifestábamos, en la forma asamblearia de labor democrática donde Thomas Hobbes encontrará las principales desventajas o dificultades de dicha forma de gobierno. La asamblea, como órgano de gobierno, en primer lugar, no posee una dinámica constante de funcionamiento, vale decir, la discontinuidad en la efectiva reunión de la asamblea abre la posibilidad de vislumbrar vacíos de poder funcionales - desde la óptica hobbesiana- a la disrupción anárquica. Y, en segundo lugar, la lógica asamblearia, si bien más participativa, muchas veces atenta contra la rapidez y ejecutividad en la toma de decisiones en temas sensibles que requieren respuestas de extrema celeridad, lo cual también implicaría la ausencia de un poder efectivo, ante la invisibilidad de una decisión estatal. En este sentido, Thomas Hobbes observará dos soluciones complementarias para aminorar estas dificultades que pueden herir de muerte a la República democrática: fijar –de forma pública- intervalos cortos para las convocatorias a asambleas y establecer mecanismos que doten de mayores niveles de ejecutividad a la forma de gobierno democrática (por ejemplo, un brazo ejecutivo) 9 .
Mostrar más

25 Lee mas

De la posibilidad de una ética en Thomas Hobbes

De la posibilidad de una ética en Thomas Hobbes

155 Para Alfredo Cruz Prados la recta razón en Hobbes no es una luz interior sino el acto propio del raciocinio que cada hombre ejerce sobre sus propias acciones. Por ende, según él, la ley natural es un cálculo elaborado sobre las acciones de los hombres. Teniendo en cuenta esta idea, Cruz Prados considera que las leyes naturales son reglas artificiales construidas por el hombre a raíz del principio de la auto- conservación, que es el único valor para el hombre en la condición natural como lo dejé entrever en el capítulo anterior. Así entonces, atendiendo a esta visión, se desconecta la recta razón de cualquier tipo de principios morales absolutos y deontológicos, pues, para el comentarista, la razón es un mero ejercicio instrumental carente de la capacidad de rectificar las apetencias humanas. Por consiguiente, la razón termina siendo un instrumento al servicio de las pasiones humanas. Cfr. CRUZ, Alfredo, op.cit., pp. 269- 270. Por otra parte, Gregory Kavka sostiene que la recta razón se refiere a un proceso de hacer cálculos racionales. Este proceso de razonar se genera conjuntamente con las facultades y las habilidades humanas hasta producir el “recto razonamiento”, que a su vez produce como resultado los “dictados de la recta razón”. Para Kavka, el recto razonamiento se refiere a las acciones propias de los hombres en la medida en que ellas promueven y protegen la propia preservación del agente. Así de este modo, el recto razonamiento es una subclase de razonamiento práctico o prudencial acerca del comportamiento interpersonal. Partiendo de la idea del egoísmo psicológico en la naturaleza humana Kavka sostiene que los hombres son incapaces de actuar contra los dictados de la prudencia (recta razón) porque eso iría en contra de la propia preservación. Por último, Kavka identifica el razonamiento correcto con una moralidad permisible, pues las acciones que ejecuta el individuo en aras de su propia preservación son correctas. Cfr. KAVKA, G.S, “Right Reason and Natural Law in Hobbes‟s Ethics” en KING, Preston y LUBIENSKI, Zbigniew (eds), Thomas Hobbes: Critical Assessments, Vol II, London/ New York, Routledge, 2000, pp. 420-422.
Mostrar más

131 Lee mas

Sociedad civil, estado y contrato social en las figuras de Thomas Hobbes y John Locke

Sociedad civil, estado y contrato social en las figuras de Thomas Hobbes y John Locke

Por otro lado hay que destacar el problema de la Locke legitimidad de la esclavitud siendo derivada de su propio análisis del estado de guerra y de su declaración de que el adversario que lucha en una guerra injusta, pierde todos sus derechos humanos como resultado de su propia decisión de levantarse en contra del género humano. Así el autor defiende en términos más extremos que cualquier otro autor anterior el problema de la esclavitud. En tanto la justificación aristotélica de la esclavitud parece paternal al lado de la legitimidad absoluta de la arbitrariedad defendida por John Locke. Asimismo superó de lejos a Thomas Hobbes, quien vio la esclavitud como una situación de hecho, la cual no tenía ninguna legitimidad de por sí. En Hobbes el pacto social no incluía a los esclavos con el resultado de que entre la sociedad y los esclavos persistía el estado de guerra anterior al pacto. Por consiguiente consideraba la esclavitud como ilegitima y el esclavo tenía el derecho a levantarse. Locke cambia esta situación. También él insiste en que el pacto social no incluía a los esclavos, no obstante, de acuerdo con Locke, la ley de naturaleza había condenado legítimamente al esclavo al estado en que se encuentra. La posición de Locke es infame. Pero él la elabora en términos tan extremos, para que cualquier tratamiento que los conquistadores liberales den a los vencidos, parezca poca cosa en relación con lo que legítimamente podría hacer. La brutalidad puede ser tan grande como sea, que nunca alcanza el grado de brutalidad al cual ellos tienen derecho legítimamente. Parecen, entonces “moderados”. 81
Mostrar más

76 Lee mas

Leerse a sí mismo: hermenéutica, política y retórica en Thomas Hobbes

Leerse a sí mismo: hermenéutica, política y retórica en Thomas Hobbes

El propósito de este trabajo es mostrar el despliegue de la primera de estas posibilidades ─la que encuentra en la artificialidad la garantía de coherencia de las reglas─ en uno de los pensadores quizá más emblemáticos de la primera modernidad: Thomas Hobbes. Y lo hará recorriendo el pasaje que va de la hermenéutica a la ciencia, y de la ciencia a la política, como el pasaje necesario de la instancia interpretativa a la axiomática, común tanto al orden científico como al político (Astorga, 2000). Que el momento hermenéutico no sea un simple auxiliar sino un resorte imprescindible para la implantación de ese orden es la tesis que ofrece este trabajo como intento de resolución a las aporías que ─como ha sido observado por los lectores atentos del autor de Leviatán (Gauthier, 2001, 1969)─ inevitablemente genera el pasaje de la naturaleza al estado por la carencia de un lenguaje común, condición del acuerdo sobre el que deberán asentarse las relaciones futuras entre los hombres. Lo que aquí sostenemos es que es la existencia del intérprete ─que además de ser un lector perspicaz, es un comunicador eficiente o mejor, un retórico persuasivo, alguien no sólo capaz de arbitrar los medios para conjurar lo que nos destruye sino de oficiar de árbitro entre los hombres─ la que consigue anudar los dos momentos: el ‘natural’ y el ‘social’. El intérprete operaría así como articulador de los términos explícitos e implícitos que presiden el acuerdo y el que facilita, a través de la lectura de las señales y de los actos de consentimiento u omisión, el pasaje a una vida política fundada en reglas. El que, abocado a la tarea de persuasión, va a asegurar la paz en la dictadura del sentido.
Mostrar más

22 Lee mas

¿Puede ser el derecho conforme a derecho?: una lectura de la paradoja del derecho en el constitucionalismo garantista desde el pensamiento de Thomas Hobbes

¿Puede ser el derecho conforme a derecho?: una lectura de la paradoja del derecho en el constitucionalismo garantista desde el pensamiento de Thomas Hobbes

a las pasiones que dominan a los hombres. Isle Soto, por ejemplo, señala: “Como es sabido, Hobbes es conocido por ser uno de los primeros teóricos importantes del llamado “contractualismo”, esto es, aquella doctrina que sostiene que el origen de la comunidad política se encuentra en un hipotético contrato social. La doctrina del contractualismo, y la teoría penal de ella dependiente, derivan totalmente de las premisas antropológicas supuestas por Hobbes. Si el hombre es un ser naturalmente egoísta, con un deseo insaciable, una sed de poder también insaciable, y además con la misma capacidad de causar la muerte a otro, ¿cuál sería la situación en la que se encontraría si no hubiese un poder coercitivo” Isler S OTO , “Las bases filosóficas de la doctrina penal de Thomas Hobbes”, en Revista De Estudios Historico-Juridicos, 35 (2013), p. 687. Aznar, Pedro Luis, quien trata infructuosamente de hacer una lectura dialéctica de Hobbes con un resultado que se escapa a una lectura juiciosa de su obra, indica lo siguiente: “Si se trata de superar una enferma y estúpida situación de ignorancia, locura, vanagloria, es que se trata de llegar a otra de sana cordura, sabia y racional; se trata de superar un estado de guerra para lograr vivir un verdadero «estado de naturaleza». La salida está, por lo tanto, determinada positivamente por el nuevo objetivo, por el nuevo estado verdaderamente natural y, negativamente, por la supresión o eliminación de aquello que la falseaba” Pedro Luis A ZNAR , “De la locura y la inseguridad del derecho a la racionalidad y el orden de la ley. Lectura dialéctica de Thomas Hobbes”, en Isegoria, 41 (2009), p. 243. Muriel Restrepo precisa en su escrito que el Estado es concebido para frenar las iniciativas pasionales: “Esta descripción se enfoca en el origen pasional que Hobbes ve en la voluntad de batallar de cada cual, situación que presupone
Mostrar más

69 Lee mas

El par conceptual pueblo - multitud en la teoría política de Thomas Hobbes

El par conceptual pueblo - multitud en la teoría política de Thomas Hobbes

Con esto lo que queda claro es, como decíamos antes, que no se declara hostis a la multitud por ser contraria a las costumbres, creencias, etc., de un pueblo, como se denominaba bárbaros a los que no eran griegos, porque para establecer tal cosa el pueblo debería preexistir a la multitud. Pero el pueblo no precede a la multitud, ésta nace con él, es su opuesto indisociable. Serán multitud, entonces, todos aquellos a quienes el Estado no reconozca status de súbdito, esto es, les niegue re- conocimiento jurídico. Con esto basta para ser calificada como elemen- to hostil pues lo determinante es el criterio objetivo, vale decir, la ex- clusión jurídica que asume la forma de exclusión jurídico-económica. Como dice Macpherson (2005: p.83), Hobbes se niega “a admitir diferencias morales en los deseos de los hombres” (cfr. De Cive, 12, 1, p. 197); simplemente así como el valor de las cosas que se contratan se mide por la apetencia de los contratantes, la inclusión o exclusión en la civilidad se mide por la voluntad del representante de los contratan- tes objetivada en un derecho común pues “ocurre con las leyes de un Estado lo mismo que con las reglas de un juego: lo que los jugadores convienen entre sí no es injusto para ninguno de ellos” (Lev., II, XXX, p.285). En este sentido, todo intento de sobredeterminar moralmente el accionar político del Estado desde convicciones o creencias subjetivas conduciría al fundamentalismo y a lo que Schmitt llama guerra discri- minatoria 11 (Schmitt, 2004: p.43).
Mostrar más

216 Lee mas

Finitud y artificio : el rol de Dios y la religión en la filosofía política de Thomas Hobbes

Finitud y artificio : el rol de Dios y la religión en la filosofía política de Thomas Hobbes

En aquel, se describe a tal criatura de Dios, en relación con la novedosa noción de Estado propuesta, como imbatible y de poder incomparable. Esa es la imagen del Estado que quiere mostrar Hobbes. Una criatura de Dios, un dios mortal, generada, o bien instituida, por el poder y consentimiento de cada integrante suyo, a la cual se le debe la paz, defensa, pero sobre todo una vida dirigida por la fe de la religión ante la providencia. Dicho esto, nos queda a tratar el problema de Dios respecto a las leyes de naturaleza sobre el cual, por ahora, sólo brindaremos dos aclaraciones. Ya que la lectura secular no considera a Dios como autor de las leyes de naturaleza se omite la solución metafísica a un problema político como también a una preocupación existencial de los hombres por la primera causa. Así, Hobbes es bastante claro al respecto en la medida que “al decir Dios, comprendemos la causa del mundo”. (2013, p.298) Si Dios es la causa del mundo, entonces debe tener dominio de esta como indican las primeras líneas del leviatán respecto a su condición de creador y legislador.
Mostrar más

102 Lee mas

Derecho de resistencia en los fines del Estado moderno: análisis desde la obra de Thomas Hobbes

Derecho de resistencia en los fines del Estado moderno: análisis desde la obra de Thomas Hobbes

La referencia conceptual hecha sobre el Estado de naturaleza y la soberanía, sobre la que se formuló la discusión respecto a la posibilidad de establecer el derecho a la resistencia como un derecho legítimo de los asociados ante las situaciones de disenso profundo con quien detenta al cargo la soberanía de una sociedad, conlleva a la consideración de que en la figura del Estado, tal y como se reconoce también en Hobbes (2014, pp. 129-159), se establecen unas condiciones que supeditan las acciones del soberano, hacia la realización de un proyecto social colectivo específico, restringiendo las acciones que en contra del mismo, pueda ejercer el soberano, bajo la justificación de su poder delegado.
Mostrar más

23 Lee mas

La Interpretación De Sharon Ann Lloyd De La Teoría Política De Thomas Hobbes

La Interpretación De Sharon Ann Lloyd De La Teoría Política De Thomas Hobbes

En Ideals as Interests in Hobbes’s Leviathan, Sharon Ann Lloyd (1992) desarrolla una novedosa interpretación del problema político de Hobbes (1994) y de la solución que él elabora en El Leviatán. Lloyd se aparta de las interpretaciones estándares sobre Hobbes al sostener que el hombre hobbesiano es capaz de defender intereses transcendentales, es decir, intereses que no encajan en el esquema del deseo de autoconservación. A diferencia de autores representativos de la interpretación estándar como Gregory Kavka (1983), Jean Hampton (1986) y Richard Tuck (1996), que centran la atención en el conflicto del estado de naturaleza descrito en el capítulo trece de El Leviatán, Lloyd analiza el conflicto que tiene lugar en el estado político en orden a sostener que allí las divergencias surgen como consecuencia de intereses transcendentales, especialmente de carácter religioso. “This is because the misconception of these sorts of potentially transcendent interests, particularly religious interests, is primarily responsible for civil strife” (Lloyd, 1992, p. 159). En consecuencia, en contra de la interpretación estándar, Lloyd afirma que el conflicto no se circunscribe al estado de naturaleza y que el problema fundamental de la teoría política de Hobbes concierne al establecimiento y el mantenimiento del orden social: “the problem of establishing and maintiningorder” (1992, p. 5). Con ello, Lloyd sugiere que, además de intentar dar cuenta del problema
Mostrar más

21 Lee mas

Thomas Hobbes: sobre el miedo

Thomas Hobbes: sobre el miedo

La idea del contrato social no debe ser interpretada en términos históricos. No es cronológica sino lógicamente anterior a la sociedad. No pretende postular, pues, un hecho pretérito, sino que configura un mero artificio heurístico, una hipótesis explicativa: no pertenece al orden de los hechos sino al del pensar. Por ello no hay lugar para la pregunta, tan frecuente como ociosa, de si alguna vez acaeció algo semejante a un pacto originario entre los hombres. Apunta a señalar las consecuencias de una disolución de los vínculos sociales y de una posible desobediencia civil. En otras palabras, refiere cómo sería la convivencia una vez desvanecidas las condiciones mínimas de sociabilidad y coexistencia. Esta situación nos es otra que la anarquía, la peor de las enfermedades del cuerpo social, el peor de los males posibles. Los fabricantes de utopías sociales como Platón, San Agustín, Thomas Moro presentaron un (meta)fin regulador para modelar la sociedad; Hobbes obró inversamente; indicó lo que debía evitarse a toda costa. Los detalles de una futura sociedad perfecta no eran, para él, más que los galimatías de una inteligencia ociosa, los vanos intentos de anular el deseo humano.
Mostrar más

10 Lee mas

Thomas Hobbes. El carácter pasional de lo humano: la primacía de lo individual y la dimensión subjetiva del “considerar”

Thomas Hobbes. El carácter pasional de lo humano: la primacía de lo individual y la dimensión subjetiva del “considerar”

Pero cualquiera que sea el objeto del apetito o deseo de un hombre, a los ojos de éste siempre será un bien; y el objeto de su odio y aversión será un mal; y el de su desdén, algo sin valor y despreciable. Porque estas palabras de bueno, malo y desdeñable siempre son utilizadas en relación a la persona que las usa, ya que no hay nada que sea simple y absolutamente ninguna de las tres cosas. Tampoco hay una norma común de lo bueno y lo malo que se derive de la naturaleza de los objetos mismos, sino de la persona humana; y si ésta vive en una comunidad o república, de la persona representativa, o de un árbitro o juez que, por mutuo consentimiento de los individuos en desacuerdo, hace de su sentencia la regla por la que todos deben guiarse (Hobbes 1994b: 41). 25
Mostrar más

13 Lee mas

Breve análisis de la Ley 1420 de Educación de la República Argentina desde  la perspectiva del pensamiento plasmado por Thomas Hobbes en el Leviatán

Breve análisis de la Ley 1420 de Educación de la República Argentina desde la perspectiva del pensamiento plasmado por Thomas Hobbes en el Leviatán

Se puede hablar con una cierta aproximación de un “modelo iusnaturalista” en cuanto al origen y el fundamento del Estado y de la sociedad política (o civil), que desde Hobbes (que es su fundador), aunque con muchas variaciones en cuanto al contenido, que por otra parte no modifican los elementos es- tructurales, es un modelo utilizado por parte de los más importantes filósofos políticos de la edad moderna, para explicar la génesis del estado moderno. Uno de sus elementos característicos comprende, el paso del estado de naturaleza al Estado civil, en el cual se plantea su producción mediante una o más convenciones, es decir, por medio de uno o más actos voluntarios e intencionados de los individuos interesados en salir del estado de naturaleza, para evitar la condición de “guerra” permanente. 1 Esto permite concebir como
Mostrar más

16 Lee mas

La información secuestrada: El modelo de servidumbre en Thomas Hobbes y su alternativa liberal austriaca en Friedrich August Von Hayek

La información secuestrada: El modelo de servidumbre en Thomas Hobbes y su alternativa liberal austriaca en Friedrich August Von Hayek

curiosamente, lo que el pacto posibilita es la construcción de un tipo ideal en el que se genera una segmentación de la organización social, pues los hombres, a partir del contrato se asumen como integrantes del “pueblo” o “súbditos”, por contraposición con el soberano que como hombre, o como asamblea, ejerce dominio sobre los gobernados. Bajo la forma que se expone, la colectivización supondrá de ahora en adelante que el tratamiento teórico de la sociedad posterior al estado de naturaleza y posterior al pacto no se tratará de una sociedad de individuos, sino una sociedad de agregados, los cuales se entenderán desde la construcción de tipologías sociales que puedan agruparlos para dar cuenta de ellos. La sociología moderna, vinculará la construcción de tipologías ideales, al diseño institucional, no bajo individuos dotados de autonomía, sino bajo agregados que se identifican bajo un colectivo social que los agrupa, bien sea, bajo las categorías de conciencia de clase , como pertenecientes a un grupo de trabajadores, o bien bajo la concepción de raza, pueblo, o nación. El uso del falso individualismo de Hobbes ha conducido a la negación del individuo, y a la construcción de la masa, del tipo ideal como instrumento fundamental de análisis de las ciencias sociales modernas. No en vano, buena parte de ellas estudiará a los hombres no como individuos, sino como agrupaciones sobre las cuales es posible comprenderlos como algo en común. Marx, Weber, Lenin, Rosa de Luxemburgo y muchos más autores,
Mostrar más

448 Lee mas

Lo societario y lo común. Los desafíos de pensar las relaciones sociales en Ferdinand Tönnies y Thomas Hobbes.

Lo societario y lo común. Los desafíos de pensar las relaciones sociales en Ferdinand Tönnies y Thomas Hobbes.

El estado es resultado de un pacto en cuyo contexto los actores singulares han cedido sus derechos a dicha institu- ción para obtener protección y por cierto directrices sobre qué hacer. Se muestra así que no hay una naturaleza huma- na propiamente mala sino que, en ausencia de un estado, existe inseguridad sobre qué sucedería en el momento en que un ser humano decide ir por sus propios intereses pa- sando a llevar al resto. Con esto, Tönnies hace ingresar la sociología en los problemas normativos. Los seres humanos en cuanto personas son considerados como agentes con la capacidad intelectual para decidir sobre sus fines y los me- dios para conseguir sus objetivos. Todo ser humano puede planearse fines, tiene la posibilidad de prever y con esto es también dueño de su acción. Dice el sociólogo: “El ser hu- mano individual ha de concebirse en todo momento como capacitado para tomar decisiones” (Tönnies, 1979: 207). Este racionalismo propone al estado como la solución más adecuada a la diversidad original que resulta de una situa- ción en que los arbitrios individuales entran en disputa. Para mostrar la forma en que la propuesta de Tönnies se abre a la reflexión actual, conviene citar un texto de Hobbes en que indica claramente cómo entiende las acciones voluntarias:
Mostrar más

11 Lee mas

Un desafío democrático en la teoría de Thomas Hobbes

Un desafío democrático en la teoría de Thomas Hobbes

consecuencia con sus premisas, y una manifestación cruda de la comprensión de que ningún poder establecido sancionaría jurídicamente los instrumentos para su propia disolución, pero no significa que no comprenda que es un hecho siempre posible. En segundo lugar, este cierre (transitorio) ya no es competencia del filósofo, o, en general, de ningún individuo o corporación que pudiera pretenderse portadora de una verdad decisiva para la vida política. La competencia exclusiva del soberano, su condición fundamentalmente “arbitral”, otorga a la política un sentido particular de la autonomía sobre el cual vale la pena detenerse. Hobbes asume que sólo conocemos, en sentido estricto, aquello que hacemos: sostener que la soberanía ejerce su competencia arbitral en el nivel de las definiciones implica reconocer que es el soberano quien hace la política.
Mostrar más

9 Lee mas

Sobre el concepto de libertad en el Leviatán de Thomas Hobbes

Sobre el concepto de libertad en el Leviatán de Thomas Hobbes

entre el temor a la muerte, por un lado, y la preservación de la vida, por el otro, siendo ambos parte de la misma tendencia restrictiva que los individuos han de imponerse. Strauss destaca la manifiesta preferencia de Hobbes por la primera expresión, aduciendo que “we feel death and not life; because we fear death immediately and directly, while we desire life only because rational reflection tells us that it is the condition of our happiness; because we fear death infinitely more than we desire life” (ibid., p. 16, cursivas mías). Bajo nuestra interpretación diríamos que, en su inicial escasez de miras, la apetencia indeterminada de los individuos apenas si repara en las condiciones fundamentales de su existencia, descuidando el interés primero, el de la vida. Ella pareciera no ser deseada por sí misma, sino solo negativamente, y todo el enfoque de la voluntad individual tendería hacia los objetos que precisamente presuponen la autopreservación. Una vez que padece daño o experimenta amenazas próximas, el individuo advierte, gracias a su razón, que debe reordenar sus prioridades, y la negatividad pasional desde la que se protegía la vida puede ahora pasar a obtener una formulación positiva: el deseo de autopreservación. Esta aguda distinción, planteada por Strauss, entre dos formas de la misma tendencia esencial –una pasional, otra racional– hacia el primado de la vida no es siempre atendida; cf., por ejemplo, Kavka, op. cit., p. 80.
Mostrar más

361 Lee mas

Religión y política en el Leviatán de Thomas Hobbes

Religión y política en el Leviatán de Thomas Hobbes

del pasado en razón a que “tiene su ser sólo en la memoria”. Ibíd ., p.30. A la humana pretensión de establecer una conexión entre pasado y futuro Hobbes la llama presunción, pretensión que está de suyo restringida únicamente a Dios: “Sólo de Él, sobrenaturalmente, procede la profecía”. Ibíd., p.31. Sin embargo, de la experiencia que se ha adquirido a lo largo de la vida sí se puede extraer enseñanzas para afrontar el presente. Esta cualidad toma el nombre de prudencia. Ahora bien, quien observa con perspicacia el presente, hallando en él toda suerte de signos, puede avizorar con mayor certeza el futuro. Amén de ello, existen ciertas cosas que los hombres no pueden acceder a lo infinito, a saber, “una velocidad infinita, un tiempo infinito, una fuerza infinita o un poder infinito”, y, por tanto, no son “capaces de concebir la terminación y los límites de las cosas que nombramos”. Ibíd ., p.32. Lo cual al tiempo que pone de relieve nuestra propia incapacidad explica el hecho de que acudamos a Dios para concebir lo incomprensible de lo infinito.
Mostrar más

23 Lee mas

Apuntes sobre el dispositivo político de Thomas Hobbes

Apuntes sobre el dispositivo político de Thomas Hobbes

Así nació, en 1640, “The Elements of Law Natural and Politic” 1 , la primera obra “hobbesiana” explícitamente dedicada a la filosofía política. “The Elements...” resultó ser una obra decisiva para el autor y precursora de su obra posterior. Decisiva para la vida de Hobbes porque, dado que su mensaje no satisfizo a ninguno de los bandos políticos en pugna en la Inglaterra de entonces, su publicación determinó el exilio del autor y, en gran medida, su destino personal posterior. Precursora porque, en su escaso centenar y medio de páginas, es posible encontrar en germen todos los elementos de un “dispositivo político” (es decir una serie de conceptos políticos fundamentales y una determinada manera de articularlos entre sí) que el autor procederá a desarrollar con más detenimiento en trabajos posteriores. En este breve ensayo, examinaremos los conceptos más importantes de dicho dispositivo político desde su despliegue inicial hasta su consolidación en “Leviatán” intentando reducir al mínimo las a veces ineludibles referencias al aparato conceptual específicamente filosófico que Hobbes utiliza como respaldo para su propuesta.
Mostrar más

25 Lee mas

La guerra y la paz en el Leviatán desde las concepciones religiosas de Thomas Hobbes

La guerra y la paz en el Leviatán desde las concepciones religiosas de Thomas Hobbes

Desde la perspectiva de Schmitt “Hobbes recalcó permanentemente que la soberanía del derecho significa solo la soberanía de los hombres que instauran y aplican las normas jurídicas” considera vana a la soberanía de un “orden superior”, que no es más sino el deseo de algunos de dominar a los que ellos consideran de un “orden inferior”. En este sentido el pensamiento político de Hobbes aquí es irrebatible, en nombre del derecho o de la humanidad o del orden o de la paz, algunas personas se organizan en grupos para combatir a otros grupos concretos, convirtiéndolo sólo en un cínico e inmoral instrume nto político de personas en conflicto. El pensamiento o el instinto político de acuerdo a Schmitt, no se identifica con la lucha o con la guerra sino con una situación determinada de lucha en donde podemos distinguir el amigo del enemigo. Para Schmitt, “un conflicto siempre es una pugna entre organizaciones e instituciones en el sentido de órdenes concretos, un choque de instancias, no de sustancias. Las sustancias primero tienen que adquirir forma, tienen que haberse formado de alguna manera antes de poder siquiera enfrentarse como sujetos capaces de hacerlo, como partes beligerantes” 112 .
Mostrar más

61 Lee mas

Thomas Hobbes y el problema de la validez del contrato en el estado de naturaleza

Thomas Hobbes y el problema de la validez del contrato en el estado de naturaleza

Otros autores creen que deben tomarse las aserciones hobbesianas en serio, y que sin Dios las leyes de la naturaleza no tienen carácter normativo. El primer intérprete importante de esta línea fue Alfred Edward Taylor con su artículo seminal “The Ethical Doctrine of Hobbes”, donde señala que la ética hobbesiana es una deontología estricta, que tiene muchas similitudes con la kantiana. Más aún, Hobbes expresa en repetidas ocasiones que el soberano está sujeto a la ley natural, y que la ley es mandato, y nadie se manda a sí mismo. Por ende, solo se puede entender la doctrina hobbesiana si se toma en serio que Dios es el legislador de la ley natural. La línea interpretativa teísta ha sido seguida por Howard Warrender, Francis Hood, Aloysius Martinich y Kody Cooper.
Mostrar más

22 Lee mas

Show all 466 documents...