Tiempo en la literatura

Top PDF Tiempo en la literatura:

La lectora, la escuela, el tiempo y, la literatura en contemplación

La lectora, la escuela, el tiempo y, la literatura en contemplación

El proyecto fue siguiendo su tiempo, su ritmo, su espacio y, acorde con ello, los estudiantes tenían la posibilidad de leer en distintos espacios, ya fuera en el aula, en descanso, en el bus o en sus casas. La literatura había activado en ellos el deseo por saber sobre la historia del país y, al mismo tiempo activó la memoria colectiva, eso, regando la ola, por los pasillos y aulas y demás espacios, de la arquitectura escolar. Fue clave para ese propósito la labor de los mediadores que orientaron, guiaron y participaron del proyecto. Así, emergió en la etapa decisiva de la lectura, el interés artístico y creativo. Hubo socialización de experiencias, impresiones de lectura, tertulias; en donde se conocieron más a fondo los relatos. Aquí la labor del arte, que directamente implicaba a los estudiantes, creaba amplias posibilidades, ya que ellos podrían utilizar diversos formatos para su realización: dibujos, cartografías, escritos, poemas, fotos, audiovisuales, performance, en fin, todo eso partiendo de las lecturas y, encaminado a lo que se presentó en el Festival de la memoria.
Mostrar más

75 Lee mas

EL SIGILO DE LA MUERTE EN LA LITERATURA DE ESTE TIEMPO

EL SIGILO DE LA MUERTE EN LA LITERATURA DE ESTE TIEMPO

que el fi n es apenas uno de los semas de la muerte y, posiblemente uno de los que la racionalidad mejor pueda interpretar. Pero quedan otros que atañen a lo desconocido, la ausencia, la memoria, lo incomprensible, lo inmanejable y que encuentran en la literatura la posibilidad de lograr un precario refugio. Del mismo modo que Enrique Finol (2009) encuentra en las capillitas a orillas de las rutas una expresión material del culto a los muertos, con fotos, fl ores, velas que crean un espacio simbólico de comunicación entre el mundo de los vivos y los muertos, Sin embargo para los vecinos de las capillitas se produce allí un anclaje que permite localizar la muerte, sustraerla de la temporalidad y situarla en un permanente presente. El lenguaje en cambio le ofrece arenas movedizas, un constante desvío que, en el poema de Ahumada –y en buena parte de la poesía Como decíamos al comienzo, el análisis de los discursos del arte en el paso del siglo XX al XXI encuentra en las representaciones de la muerte una de las infl exiones ineludibles para su lectura. Este efecto de sentido es semejante al temor que nos produce el hueco tendido entre las experiencias desafi antes y
Mostrar más

11 Lee mas

Compresión abdominal interpuesta en la parada cardiorrespiratoria: revisión crítica de la literatura

Compresión abdominal interpuesta en la parada cardiorrespiratoria: revisión crítica de la literatura

El total fue distribuido en revisiones y ensayos clí- nicos, los cuales a su vez, se clasificaron en tres grupos: estudio clínico explicativo (muestra muy homogénea, de características muy definidas y en general pequeña, con criterios de selección estric- tos, cuyo fin es valorar la eficacia de un trata- miento); estudio clínico controlado no aleatoriza- do (ensayo clínico comparativo y concurrente en el tiempo que incluye, al menos, dos grupos de sujetos, pero que la asignación a los grupos de tratamiento no es aleatoria); y estudio clínico controlado aleatorizado (los sujetos son asignados de forma aleatoria a dos grupos de tratamiento y son seguidos para observar cualquier diferencia en los resultados). Además, los ensayos clínicos se distribuyeron en función de los distintos paráme-
Mostrar más

6 Lee mas

La literatura vasca contemporánea: ¿una literatura minoritaria y periférica?

La literatura vasca contemporánea: ¿una literatura minoritaria y periférica?

si nos atenemos a la “politización” de la literatura, podemos observar que los escritores vascos empiezan a rehuír los temas vinculados con la política y con el conflicto político que durante tantos años condicionó la vida diaria en euskal Herria, acercándose a los asuntos más individuales y adentrándose más en la literatura personal. Un buen ejemplo de esta tendencia lo constituye la novela de Unai elorriaga SPrako tranbia (Un tranvía en sP), que le valió a su autor el Premio nacional de narrativa en 2002 y que explora el universo de las personas mayores, aquejadas del mal de altzheimer donde se mezclan los recuer- dos con lo imaginado y lo real. La última obra de este joven escritor, Londres kartoizkoa da (Londres es de cartón) de 2009, transcurre en un lugar indeterminado y tiene un carác- ter metafórico, describiendo la situación en un país imaginario recién salido de una dicta- dura, pero en el cual el sentimiento reinante sigue siendo el miedo generalizado. Después del éxito obtenido por Bilbao-New York-Bilbao, Kirmen Uribe llevó la acción de su siguien- te novela, Mussche (Lo que mueve el mundo) fuera de las fronteras de euskadi, centrándo- se en la vida del escritor belga Mussche en la década de los 40 del siglo pasado. otra novela que rompe con el esquema de las obras literarias influidas por lo político es Emakumeari sugeak esan zion (Y la serpiente dijo a la mujer) de Lourdes oñederra, publicada en 1999, en la que la crisis de pareja es el telón de fondo de toda la historia narrada. en ella, su pro- tagonista abandona su tierra natal y se marcha a Viena; la obra en cuestión muestra una tendencia más extendida de refugiarse en los temas de índole personal, frente a la política e ideología, omnipresentes en la vida vasca. significativo parece a la vez el distanciamiento físico del País Vasco, en el sentido de situar la acción de las novelas en el extranjero. Lo di- cho anteriormente no significa, desde luego, que el problema político vasco
Mostrar más

20 Lee mas

Tiempo de estancia asistencial en la atención urgente médica hospitalaria

Tiempo de estancia asistencial en la atención urgente médica hospitalaria

El espectacular incremento en la utilización de los Servicios de Urgencia Hospitalarios (S.U.H.) por parle de la población en los últimos años1,2,3 ha condicionado el desfase entre esta sobrecarga y el equipamiento mate­ rial y humano de dichos servicios. Es por ello que se impone la necesidad de controlar la calidad asistencial. La medida del tiempo de estancia (T.E) en elistintas si­ tuaciones ha sido utilizada para este fini..

7 Lee mas

IMÁGENES TERIOFÁNICAS CONFERENCIA.pdf

IMÁGENES TERIOFÁNICAS CONFERENCIA.pdf

En los inicios de la humanidad se encontraron diversas y sorprendentes formas animalescas de índole fantásticas. En un estudio de Kerényi (2004), se confirma que Lucrecio en su: De rerum natura, muestra la existencia de unos seres que no debían vivir. Constituían figuras monstruosas, pues no tenían pies ni manos. Muchos de ellos extrañaban el habla, dado que no tenían boca, otros escasamente conocían la oscuridad y la mayoría no tenía cara. Yendo aún más hacia atrás en el tiempo, nos encontramos con otras fabulosas figuras, de análogo talante a los lucrecianos; eran los prefigurados por Empédocles (495-435) en sus escritos. Decía este filósofo griego que en el primer despertar de la tierra (tiempo mítico) aparecieron sobre ella numerosas cabezas privadas de cuellos, los brazos no tenían espaldas para sostenerse y los ojos carecían de frente o rostro para estar (Imagen 1).
Mostrar más

22 Lee mas

LEYENDAS FANTASTICA IMPRENTA 4..pdf

LEYENDAS FANTASTICA IMPRENTA 4..pdf

La sombra es una de las formas que toma lo siniestro para manifestarse ante el hombre. Representa la epifanía de lo demoníaco. Durand (2005) plantea que las tinieblas es un arquetipo que no ha sido valorado en toda su dimensión simbólica. Su presencia o aparición genera angustia en el hombre, pues es la sustancia misma del tiempo. La sombra será considerada en esta propuesta de investigación como una de las variantes espectrales de la simbólica de lo siniestro. Ya Durand (1999) había dicho que el Misterio, la Noche, la Eternidad y las Tinieblas son parte del Urgrud o del abismo que marca la existencia humana. Lo tenebroso, es abismarse hacia la muerte. También recordemos que Jung, en referencia a lo que está en el abismo, en las profundidades, lo ctónico, afirma que “Todo lo turbio y reprobable proviene siempre de abajo” (2004, p.23). De un abajo que potencializa las angustias existenciales del hombre. Ortiz-Osés (2003, p.48) considera que “La sombra es lo demoníaco, ámbito compresente en toda cosmovisión auténtica sea mitológica, religiosa o literaria”. Por ejemplo, Borges y Guerrero (1967) refieren unos seres imaginarios (Peritios) que son mitad ciervo, mitad ave; pero lo más terrorífico, su más extraña particularidad es que en la proyección de su sombra no está ni el ave, ni el ciervo, se distingue levemente la silueta de un ser hu- mano. En Hamlet de William Shakespeare (2007), lo siniestro lo configura la presencia de una sombra borrosa, el alma fantasmal del padre, que vaga de noche y vive aprisionada en fuego. También en El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson, una sombra tenebrosa logra dominar al personaje principal. Guy de Maupassant (1979) publicó en 1886 un relato: El Horla, donde una sombra, como alteridad terrorífica, aniquila lentamente al yo verdadero.
Mostrar más

200 Lee mas

El uso de la literatura infantil y juvenil en la clase de alemán como Lengua Extranjera

El uso de la literatura infantil y juvenil en la clase de alemán como Lengua Extranjera

Las nuevas realidades sociales del siglo XXI, sobrecargadas de información, hacen más necesario que nunca la formación de ciudadanos lectores, competentes y críticos, que sean capaces de leer diferentes tipos de textos y de seleccionar de la cuantiosa información que disponen a diario la más fiable y aquella que más les interese. Estas nuevas sociedades de conocimiento, así como los cambios en los modos de comunicación están afectando a la literatura y, por lo tanto, a su aplicación en el aula. Vivimos en un mundo globalizado e inmerso en los medios de comunicación de masas y en las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) donde es más sencilla la acción de mirar que las de leer o pensar. Debido a que el peso de lo audiovisual es mucho más grande hoy en día, los más jóvenes prefieren los elementos dinámicos (televisión, cine, …) a los estéticos (libros, cómics, …) que han pasado a
Mostrar más

88 Lee mas

O colonial como silêncio, a conquista como tabu: reflexões em tempo presente

O colonial como silêncio, a conquista como tabu: reflexões em tempo presente

Historia. Lo demás, los relatos que unen momentos disímiles para explicar un proceso, que vinculan fenómenos naturales a causalidades mundanas, ocuparán la función complementaria del mito, de la tradición oral, de la memoria colectiva: en cualquier caso, pertenecerán al plano cultural. La separación clave entre cultura e Historia –con todos los matices que tiene– radica justamente en una sutura sobre la representación temporal: la cultura pertenece al ámbito de la intervención de los sujetos. Lo que los sujetos hacen con y en el mundo. La Historia, por definición, está siempre por encima de los sujetos, no pertenece al dominio de la praxis y se devela solamente por la intervención de una lógica precisa de indagación. Segundo, vacuidad: el plano del tiempo es un plano vacío. Siempre puede expandirse –pero jamás cambiar de dirección. Todos los acontecimientos «caben» en la secuencia, basta con extender un extremo del plano y con ampliar la línea. Esta es una discusión fundamental que puede verse plasmada, para dar solo un ejemplo, en la diferencia entre una historia con perspectiva de género y una historia feminista: grosso modo, la primera agrega una vertiente, un actor y una serie de acontecimientos que no estaban contemplados en la historiografía de corte político-social. Las agrega «sobre» la línea de tiempo, la amplía. Una imaginación histórica desde el feminismo –más aún desde los feminismos no- blancos– reclama en cambio un replanteo de las secuencias analíticas de la historia, de la temporalidad homogénea de la política y del Estado, y de la propia evolución del capitalismo. Reclama otra imaginación de la experiencia temporal. Tercero, y quizás lo más importante –tanto como menos evidente– es la no temporalidad de la propia noción de tiempo: Chakrabarty (2000) afirma que, para el historicismo, el tiempo no parece ser afectado por los acontecimientos. Ningún acontecimiento, ninguna guerra, ninguna catástrofe, ninguna anexión modifica la noción de tiempo que se mantiene, paradójicamente, fuera de la historia (Hartog, 2007; Rufer, 2010, pp.12-13).
Mostrar más

25 Lee mas

DE ESPACIO Y TIEMPO. LA TEMPORALIDAD EN LA FOTOGRAFÍA DE LARGA DURACIÓN

DE ESPACIO Y TIEMPO. LA TEMPORALIDAD EN LA FOTOGRAFÍA DE LARGA DURACIÓN

El tiempo se adhiere irremediablemente a la fo- tografía, desde las primeras capturas de más de ocho horas de exposición hasta las instantáneas más fugaces. La existencia de este tiempo provo- ca cuestiones acerca de su naturaleza, sus diferentes manifestaciones, y su manera de afectar tanto a la fotografía como a su recepción por parte del espec- tador. Con este proyecto llevamos a cabo una inves- tigación práctica sobre cómo se registran las largas exposiciones en la fotografía, desplazando el punto de vista y forzando a las imágenes a convertirse en abstracciones visuales.
Mostrar más

16 Lee mas

Introducción al Renacimiento

Introducción al Renacimiento

Canzoniere: para él es algo periférico; por ello, no era necesario aplicar en él sus conceptos de arte poética. Pero constituye el punto de partida de la poesía europea desde el siglo XVI. En él está la tonalidad básica de toda la Literatura posterior: el canon renacentista, del cual se han ido apartando, o al cual se han ido oponiendo los movimientos sucesivos, sin lograr reemplazarlo.

9 Lee mas

LA L1TERATURA EN LA ESCUELA

LA L1TERATURA EN LA ESCUELA

En la práctica, los alumnos deben leer el texto, compartir impresiones con maestros y compañeros y, en ningún caso, proseguirá a la práctica de lectura tarea escolar alguna. La experiencia de la lectura literaria, zona privativa de la imaginación, escenario de puesta en juego de lo lúdico, territorio de lo gratuito, debe mantenerse incontaminada de las pesadas e interesadas cargas de las tareas escolares. Asimismo, estos discursos del placer de la lectura heredan parte de su contenido de las propuestas que vienen del ámbito de la educación no formal. Más específicamente, todas aquellas experiencias didácticas y de gestión cultural que se engloban bajo los nombres de "promoción de" o "animación a" la lectura. Se trata de experiencias que, en general, incentivadas desde políticas culturales y educativas específicas, buscan trabajar con una inteprelación dirigida al sujeto pasible de iniciarse como lector y que, debido a los ámbitos en que se desarrollan, subrayan ese carácter fundamentalmente extraescolar como una característica excluyente. Estas prácticas harán hincapié en los componentes lúdicos de las propuestas con la posibilidad de desligarse completamente de las demandas curriculares de postular un saber sobre la literatura. Si la productividad de las relaciones de préstamo e intercambio entre prácticas de educación formal y no formal aún no ha sido debidamente indagada, se impone en este caso dejar abiertos interrogantes sobre la pertinencia de estas tendencias desescolarizantes a la hora de pensar la escuela como ámbito por excelencia para la democratización de las prácticas de lectura; acaso podríamos sostener que las prácticas de enseñanza literaria habrán de proyectarse necesariamente en tareas específicas desarrolladas en el aula y que requieren de la constante intervención del maestro, sin que esto vaya en desmedro de la construcción de una relación
Mostrar más

12 Lee mas

El Quijote

El Quijote

En la primera parte, las novelas interpoladas suponen frecuentes interrupciones en el tiempo de la ficción; en la segunda, esto no ocurre, por no existir novelas interpoladas. CERVANTES, en su actitud estética manierista, juega con aspectos marginales de la narración: se supone que el tiempo de la ficción de la 2ª parte es posterior al momento de la narración de la 1ª, puesto que aparecen personajes que han leído la historia de Don Quijote (es decir, la 1ª parte).

8 Lee mas

Poema de Mio Cid

Poema de Mio Cid

-Los mejores poemas simbolizan a un pueblo. Aparecen cuando un pueblo es activo, progresivo, seguro de su poder y seguro de su misión. (Quizá por ello la Épica sea un tipo de Literatura característica de pueblos en el momento en que tienen gran fuerza física (militar) y poca fuerza intelectual (cultural): el desarrollo intelectual y cultural, que lleva aparejado el desarrollo de la Lírica, no se suele caracterizar por las grandes seguridades y certezas.)

8 Lee mas

El Burlador de Sevilla. Apuntes

El Burlador de Sevilla. Apuntes

que, por una única vez, se habría puesto a escribir en contra de su propio modelo teatral. Parecidos de CLARAMONTE con el texto del Burlador avalan dos posibilidades: que sea el autor del original y de la refundición, o que, si el original era el Tan Largo, sea el responsable de una remodelación bien hecha. La estadística del uso del léxico marítimo avala la atribución a CLARAMONTE, porque en otras obras suyas tenemos una frecuencia similar, mientras que TIRSO no se acerca ni de lejos a ese índice. CLARAMONTE, murciano residente mucho tiempo en Sevilla, lo usa mucho más que TIRSO, escritor de tierra adentro. (106-26)
Mostrar más

10 Lee mas

Introducción al siglo XVIII

Introducción al siglo XVIII

-Se producen modalidades literarias en función de un nuevo canal (el periódico): el ensayo reducido y la carta. Son formas anteriores, asimiladas por la literatura periodística. Se escriben muchas obras en forma epistolar, siguiendo un modelo, aunque sus autores no pensasen en publicarlas en periódicos: Cartas marruecas, de CADALSO, y Lettres persanes, de MONTESQUIEU.

7 Lee mas

Teatro barroco

Teatro barroco

Rasgos: fidelidad al señor, buen humor, amor al dinero y a la vida regalada, nobleza de carácter (aunque no tenga sangre noble). No ama el peligro, que evita; se enamora y desenamora al mismo tiempo que su señor, con un amor material. Inestimable consejero, por su agudo sentido práctico (sirve para hacer que su idealista señor vuelva a poner los pies en tierra).

7 Lee mas

La Regenta

La Regenta

El mal de la carne: como en ninguna novela de su tiempo, La Regenta ofrece un cuadro sumamente variado de lo que en terminología cristiana se denomina lujuria: -La lujuria común de Obdulia Fandiño y, en algunos momentos, de Ana (41). -Mayor sustantividad que la lujuria común tienen los conatos equívocos de ciertos personajes: el vago deseo que siente Obdulia Fandiño de ser hombre (cap.XXVI) (42); el sacerdote atraído por la joven Paula, por sus piernas largas, fuertes, que debían de ser como las de un hombre (cap.XV); Celedonio, afeminado, al final atraído por La Regenta, por perversión de la perversión de su lascivia; formas sádicas adquiridas por el instinto reprimido: Fermín, Petra.
Mostrar más

9 Lee mas

El Sí de las niñas. Análisis

El Sí de las niñas. Análisis

1799. Real Orden creando Junta de Dirección de los Teatros, cuyo director es nuestro autor. Pero Leandro dimite inmediatamente: no detentaba los plenos poderes que él solicitaba, y deseaba gozar de una libertad suficiente para seguir dedicándose a la Literatura dramática.

7 Lee mas

Show all 10000 documents...