Wilhelm Dilthey

Top PDF Wilhelm Dilthey:

Wilhelm Dilthey y las categorías de la vida: La metamorfosis historicista del apriorismo kantiano

Wilhelm Dilthey y las categorías de la vida: La metamorfosis historicista del apriorismo kantiano

costumbres y leyes de los pueblos, las obras de arte, las religiones, etc. Estos hechos son las huellas que la actividad libre y creadora del hombre deja en el mundo. Utilizando el conocido término hegeliano, Dilthey los llama objetivaciones del espíritu humano, es decir, imágenes de lo que el hombre es. En el conjunto de estas pe- queñas y grandes realidades que constituyen el mundo histórico se revela la entera naturaleza del hombre: un ser que no sólo piensa, sino que también siente y ama. En efecto, el mundo creado por el hombre no es un mero producto del intelecto: éste no es el fruto de una hipotética razón o de un pensamiento puros. En el largo ca- minar de la humanidad, ni siquiera las expresiones más brillantes de la racionalidad se manifiestan las determinaciones de la vo- luntad y de los influjos del sentimiento.

15 Lee mas

Vol 12, No 24 (2016)

Vol 12, No 24 (2016)

La pervivencia de los ecos orteguianos continúa gracias a la astucia de Alberini y su permanencia pero comienza a aletargarse. El primer impacto, la separación de Korn de la Universidad de Buenos Aires, con el golpe del 30- significa el ocaso del discurso reformista. En psicología el efecto es inmediato: se desdibuja el relativismo subjetivo y la idea de una valoración psicológica que atribuye responsabilidad del sujeto en la realización del Acto. Los programas comienzan a orientarse sutilmente hacia el espiritualismo. La muerte de Korn en 1936 se conmemora en un número especialmente dedicado a su figura en la Revista Humanidades de La Plata. Sus discípulos activos incluyen artículos en su homenaje con sus preferencias y elecciones: Eugenio Pucciarelli escribe dos: “Psicología de Wilhelm Dilthey” y “Psicología de la Estructura Gestalt”. Las recomendaciones alemanas de Ortega perviven los discípulos de Korn, pero el argumento psicológico de la subjetividad se deprecia y pierde espesor y presencia.

9 Lee mas

Ortega y Gasset : presencia discursiva en la universidad y en los programas académicos de Psicología y Filosofía en UBAOrtega y Gasset : his discursive influence in Psychology and Phylosophy courses at Buenos Aires University

Ortega y Gasset : presencia discursiva en la universidad y en los programas académicos de Psicología y Filosofía en UBAOrtega y Gasset : his discursive influence in Psychology and Phylosophy courses at Buenos Aires University

La pervivencia de los ecos orteguianos continúa gracias a la astucia de Alberini y su permanencia pero comienza a aletargarse. El primer impacto, la separación de Korn de la Universidad de Buenos Aires, con el golpe del 30- significa el ocaso del discurso reformista. En psicología el efecto es inmediato: se desdibuja el relativismo subjetivo y la idea de una valoración psicológica que atribuye responsabilidad del sujeto en la realización del Acto. Los programas comienzan a orientarse sutilmente hacia el espiritualismo. La muerte de Korn en 1936 se conmemora en un número especialmente dedicado a su figura en la Revista Humanidades de La Plata. Sus discípulos activos incluyen artículos en su homenaje con sus preferencias y elecciones: Eugenio Pucciarelli escribe dos: “Psicología de Wilhelm Dilthey” y “Psicología de la Estructura Gestalt”. Las recomendaciones alemanas de Ortega perviven los discípulos de Korn, pero el argumento psicológico de la subjetividad se deprecia y pierde espesor y presencia.

10 Lee mas

Apuntes para la diferenciación de la pedagogía como ciencia en Herbart, Dilthey y Natorp

Apuntes para la diferenciación de la pedagogía como ciencia en Herbart, Dilthey y Natorp

La tradición alemana de pedagogía que inicia con Kant continúa con los aportes de J. Friedrich Herbart, Wilhelm Dilthey y Paul Natorp, entre los más representativos. Podemos situar varias aristas que caracterizan, en conjunto, a esta tradición: 1) es la que fundamenta y desarrolla una manera de com- prender a la pedagogía como una disciplina científica, es decir, la pedagogía la definen como la “ciencia de la educación”, 2) incorporan el término Bildung para indicar la formación en vínculo con lo cultural y 3) establece un marcado raigambre filosófico para la pedagogía, en ese sentido, además del debate epistemológico, provoca una relación filosofía-pedagogía que no aparece en las otras dos tradiciones.

15 Lee mas

El porqué del desarrollo insuficiente de la filosofía de las ciencias sociales

El porqué del desarrollo insuficiente de la filosofía de las ciencias sociales

Existen diversos intentos para elaborar una epistemología propia para las Ciencias Sociales; sin embargo, la influencia de Comte es muy determinante y él señala que las Ciencias Sociales deben regirse por la misma episteme de las Cien- cias Naturales. Por lo mismo, hubo que esperar que apareciera Wilhelm Dilthey (1833-1911), alemán, para encontrar el pensador que ha diferenciado claramen- te ambas epistemologías. En efecto, en la Introducción a las Ciencias del Espíri- tu (1883), rechaza abiertamente la epistemología de las Ciencias Naturales para aplicarla a las Ciencias del Espíritu, puesto que las primeras explican los fenóme- nos en términos de causa y efecto; en cambio, en las segundas lo fundamental es comprender y penetrar los fenómenos humanos y los significados culturales (Briones, 2002). Incluso precisa más: el objeto de las ciencias sociales es el hom- bre en sus relaciones sociales o en su historia; es decir, para él, la historicidad esencial la constituye el hombre; más aún, el mundo histórico está constituido por individuos que, en cuanto «unidades psicofísicas vivas», son los elementos fundamentales de la sociedad y, por eso, el objeto de las ciencias del espíritu es reunir lo singular y lo individual en la realidad histórico-social. Pero la diferencia fundamental entre los dos tipos de ciencias se encuentra en que el objeto de las ciencias del espíritu no es lo externo al hombre, sino que lo interno; no es lo co- nocido como el objeto natural, a través de la experiencia externa, sino que solo a través de la experiencia interna el hombre se aprende a sí mismo. Llama «expe- riencia vivida» a esta experiencia interna y en ella se encuentra la autonomía del ser humano. Distingue esta «experiencia vivida» de la experiencia de Locke, pues la del inglés es solo una representación más; en cambio para Dilthey es también sentimiento y voluntad. De esta forma, es posible agregar otra distinción funda- mental entre las ciencias naturales y las ciencias sociales: las primeras poseen un carácter exclusivamente teórico; las segundas, en cambio, a propósito de la orga- nización que es propia de ellas (la «experiencia vivida») tienen simultáneamente un carácter teórico, sentimental y práctico.

26 Lee mas

El concepto de ‘facción’: índole, alcance e incidencia en los estudios periodísticos y literarios

El concepto de ‘facción’: índole, alcance e incidencia en los estudios periodísticos y literarios

A tenor de la atinada reflexión que Ortega y Gasset expone en La rebelión de las masas y en Historia como sistema —a la sombra de Wilhelm Dilthey— el acontecer debe entenderse como una sucesión de instantes aisla- dos, cada uno de los cuales patina sobre el anterior, por así decirlo; tales instantes no se suceden de modo deter- minado y necesario, sino relativamente indeterminado y contingente, abiertos a muchas trayectorias posibles; y es solo el relato —la concordancia de esa discordancia, en lúcida expresión de Paul Ricoeur— el que permite establecer nexos causales aparentemente irrefutables allí donde en realidad reina la incierta posibilidad —o hasta la casualidad o el caos, en el caso más extremo (Ortega y Gasset, 1987). Recuérdese, al respecto, el desconcierto inicial con que casi todos presenciamos, en directo, los atentados del 11-S en Nueva York; el gradual atar cabos durante los minutos que mediaron entre el impacto del primer avión y el del segundo; y la posterior construcción de un relato mayoritariamente aceptado durante las horas, días y meses posteriores al atentado, cuando lo que estaba en disputa no eran, pro- piamente hablando, sus trágicos efectos, sino el sentido con el que sería comprendido en adelante.

15 Lee mas

La vida entre conceptos abstractos y conceptos saturados  Dilthey y Husserl en torno a la naturaleza y el espíritu

La vida entre conceptos abstractos y conceptos saturados Dilthey y Husserl en torno a la naturaleza y el espíritu

5. La comprensión según Dilthey se da en gradualidades cuya forma más simple es la expresión por medio de signos materiales o acciones que se origina en la vida práctica cotidiana y tiene el carácter de una “interpretación” (Deutung) que acontece al modo de un razonamiento por analogía. Husserl también habla de “expresión” en un contexto se- mejante y distingue grados, que van de las expresiones involuntarias de la experiencia mediante el comportamiento corporal, pasan por las expresiones mediatas de la vida y culminan en la comunicación verbal que tiene carácter deliberado (cf. Hua XV, p. 220). Sin embargo, Husserl toma en cuenta el papel del cuerpo no sólo en su carácter de “so- porte” de los signos expresivos de la vida espiritual, sino en su carácter de cuerpo viviente gobernado por un yo, donde, como lo subrayan las Meditaciones cartesianas, no hay una inferencia por analogía sino una parificación, una transferencia empatizante de sentido con carácter de síntesis pasiva;

15 Lee mas

APUNTES EN TORNO AL VERSTEHEN HERMENÉUTICO-ONTOLÓGICO, A PARTIR DE LAS APORTACIONES DE DILTHEY, HEIDEGGER Y GADAMER

APUNTES EN TORNO AL VERSTEHEN HERMENÉUTICO-ONTOLÓGICO, A PARTIR DE LAS APORTACIONES DE DILTHEY, HEIDEGGER Y GADAMER

Suele decirse que el primer Heidegger supera en Ser y tiempo ese problema, conduciendo a la Hermenéutica hacia un giro que marcará el porvenir de la corriente: un llamado “giro ontológico”, que se traduce, desde luego, en un “giro ontológico” del “comprender”. Pero este lugar común puede llevar aparejados malentendidos si no se tiene en cuenta que la ontología heideggeriana de la comprensión en Ser y tiempo está totalmente condicionada por el hecho de que el “comprender” es tomado en esta obra como un “existenciario”, quedando supeditado al carácter de “poder ser” de la “existencia” del Dasein, al que en su “ser posible” “le va” su ser. Por un lado, el “comprender” es un modo de ser del Dasein, uno tal que, además, supone un tipo de acceso al ser. Pero ese ‘acceso al ser’ (una vez más, como para Dilthey, no violento, no científico-técnico), por otro lado, es pese a todo de carácter “existenciario”- trascendental, y aquí residiría el límite de la ontología heideggeriana de la comprensión. Gadamer dice retomar el “giro ontológico” de la hermenéutica abierto por Heidegger. Con ello, podríamos decir que lleva a cabo una labor de fundamentación y enriquecimiento de las ciencias del espíritu que llega mucho más lejos que la de Dilthey, y en ese sentido su ontología del “comprender” muestra quizá mejor que ninguna otra un trato hermenéutico con los entes, con lo real. Sin embargo, de modo indesligable a este paso que el autor de Verdad y método da adelante, y quizá por ello mismo, es reafirmado el gesto trascendental-epistemológico, por mucho que quiera atenerse al “comprender” existenciario (o quizá precisamente debido a ello…). 26

12 Lee mas

El concepto de formación en la novela Los Años de Aprendizaje de Wilhelm Meister De Goethe

El concepto de formación en la novela Los Años de Aprendizaje de Wilhelm Meister De Goethe

Cuando Goethe se refiere al hombre como una ocupación digna, lo liga hacia una narrativa de la actividad productiva y efectiva en el ámbito de la vida, llevando esto a concretar al hombre, es por tanto que “La exigencia de la vida práctica a menudo obliga a los hombres a encerrarse en su profesión, en su oficio. Es un gran error, la profesión no debería aislar al hombre” (Compayré, 1999, p. 39) es por tanto que el Meister prefiere una idea de vida más elevada y noble, que le permite una verdadera libertad, que según él, solo los nobles poseen, pero no quien nació en una clase inferior, los burgueses no tiene otra salida que el trabajo, es por tanto que en Wilhelm la apariencia en el escenario es posible de alcanzar bajo una formación armoniosa de dones y habilidades, “posibles de ser y parecer al mismo tiempo” (Goethe, 1795, p. 309). Es así como el interés del cual parte la formación de Herbart es bajo la naturaleza que brota naturalmente de las sensaciones estimulantes o de las buenas lecciones que cultivan el alma por completo, la mantiene presa y a su vez la están estimulando, animando y manteniendo presa.

74 Lee mas

Introducción a la fenomenología del espíritu: vida e historia en la filosofía diltheyana . Una crítica a las interpretaciones psicologistas de la obra de Dilthey

Introducción a la fenomenología del espíritu: vida e historia en la filosofía diltheyana . Una crítica a las interpretaciones psicologistas de la obra de Dilthey

En relación a este conflicto resaltado por Dilthey entre la metafísica y la ciencia, siguiendo a Taylor, cabe recordar que la Modernidad, una vez desprovista del orden aplicado por la visión teológica del mundo, buscó un nuevo criterio regulador del mundo. En este sentido, la preocupación por la naturaleza de la subjetividad humana y su relación con el mundo condujo a la Modernidad a establecer a la razón como el criterio que lo ordenase, al cual se accedía a partir de la observación y el pensar. El poder de conocimiento de la razón humana llevó a la generación de corrientes filosóficas de tipo naturalista, mecanicistas, atomistas y homogenizadoras. En conjunto la cosmovisión racional propia de la noción moderna de sujeto viene acompañada con la consecuente idea de su poder y dominio sobre el mundo. No obstante, Taylor recuerda que particularmente en Alemania fue importante la influencia del pensamiento religioso. Las visiones cristianas reformistas del luteranismo y calvinismo tomaron esta idea del poder del hombre sobre la tierra pero consideraron que el hombre a su vez se subordinaba a un poder mayor y creador (Dios). Esta idea influyó en la cosmovisión de la filosofía alemana del siglo XVIII que intentó postular una visión desacralizada de la misma. 318 Como señala Taylor en conjunto este es el problema que ocupó a la generación de Hegel. El objetivo de esta generación era devolverle al hombre su unidad con la naturaleza pero dejando intactos sus formas vitales de autonomía (conciencia, moral y libertad), para lo cual desarrollan la noción de espíritu. Con ella buscaban expresar ese plano dinámico del mundo humano distinto a la estructura “estática” de la naturaleza aunque relacionados y no simplemente opuestos. 319 En este contexto surgen las ideas del romanticismo. Hegel como parte de esta generación absorbió esta corriente romántica tal como se puede apreciar en la utilización del término «espíritu». No obstante, el elemento irracional del romanticismo es dejado de lado por Hegel en pos de una constitución racionalista, especialmente en sus obras de madurez.

264 Lee mas

Instauración y crisis de la observación en la psicología moderna

Instauración y crisis de la observación en la psicología moderna

Cabe, sin embargo, otra actitud. La de ver en características presentes y aparentes la expresión de algo no presente, pero significativo, aludido en la expresión. Este cambio de actitud abre un amplio horizonte en el cual, la conducta sana o enferma es un caso frente al rico mundo expresivo del arte, de las huellas del pasado histórico, creaciones en el orden espiritual. Esta distinta actitud vincula lo que a una visión limitada repugnaría por incompatible. Cuando Dilthey habla de exterioridades que refieren a una interioridad está señalando una vía de acceso que, no obstante sus diferencias de fondo, su disparidad de programa y de pretensiones, es compartida por Freud. Quien no ve la común no es menos miope que el incapaz de distinguir. Por eso, nuestra intención no es, en modo alguno, la de identificar o reducir un autor al otro. Pretendemos señalar lo común como condición para la comprensión de cada uno en lo que tiene de distinto. Las diferencias, como se verá exceden con mucho a las similitudes. Desde los orígenes son distintos. Dilthey viene del mundo histórico; pero de un mundo histórico que quiere ver como la realización concreta de principios extraempiricos (Hegel) sino como el ámbito en el que se realiza con plenitud el hombre en tanto la historia ofrece un fondo para el rico despliegue de las posibilidades de la vida humana. Heidegger (10) ha señalado como el merito de Dilthey radicó en vincular la historia con el estudio psicológico del hombre y en entender a está coma el contexto en el que hombre es, como objeto posible de las ciencias del espíritu y principalmente, como raíz de estas ciencias.

14 Lee mas

←
				
											Volver a los detalles del artículo
									
				Sobre el uso y significado de la Historia en Filosofía de la Ciencia

← Volver a los detalles del artículo Sobre el uso y significado de la Historia en Filosofía de la Ciencia

del conocimiento más recientes, vinculados con la tradición mannheiana o con la filosofía del segundo Wittgenstein, Dilthey se había formado en la tradición Ideal-realista de Friedrich Adolf Trendelenburg y Herman Lotze. Uno de los elementos centrales de dicha tradición era que lo real, lo que existe es lo que se “efectúa” (das Wirkende), todo lo que resiste a nuestras acciones y voliciones (ver Beiser 2013). Para Dilthey, el hecho de que exista una realidad externa, y que podamos de una cierta forma conocerla, se vincula con una experiencia práctica: a través de un ejercicio constante de acción y reacción que involucra la fisiología y la psicología individual, se produce la convicción que hay un mundo objetivo, independiente del sujeto, que resiste a sus soli- citudes y acciones fallidas. Como el propio Dilthey señalaba: “la realidad y resistencia son idénticos” (Dilthey citado en Ermarth 156). Lo real se identi- fica con lo que resiste y frustra nuestras acciones. Todo lo que consideramos como teoría o representación del mundo externo no es el resultado de una observación distanciada e imparcial, sino la consecuencia de nuestras inte- racciones y oficios prácticos con el mundo. Asimismo, y tal como Bujarin planteaba, el sujeto no se relaciona con una realidad ajena por medio de una teoría; el sujeto funciona y se desarrolla en esta por medio de la práctica. El sujeto epistémico, por lo tanto, es una entidad histórica y dinámica y el cono- cimiento es un proceso interactivo e intrínsecamente diacrónico.

26 Lee mas

Aperturas hacia un retorno al pensamiento filosófico y pedagógico de Dilthey

Aperturas hacia un retorno al pensamiento filosófico y pedagógico de Dilthey

En 1883, Dilthey publica una obra que tendrá fuerte repercusión en el plano científico de las ciencias humanas: Introducción a las ciencias del espíritu. El subtítulo ha sido traducido con la siguiente frase: En la que se trata de fundamentar el estudio de la sociedad y de la historia. En ella el autor ataca los sistemas filosóficos que desde la metafísica pretenden sustentar la realidad histórico-cultural. Esta realidad está dada por las creaciones humanas en el desenvolvimiento temporal de la humanidad, se manifiesta en la vida histórica de los pueblos y no puede ser categorizada desde teorías abstractas. Las coordenadas de sus estudios filosóficos corresponden a los conceptos “vida”, “intuición” e “historia”, pero no entendidos como esquemas conceptuales vacíos sino como fenómenos concretos, estrechamente vinculados a la totalidad de la vida psíquica del hombre. Uno de los datos de esa vida psíquica está dado por lo inmediatamente vivido, es decir, por lo que se refleja en el término “vivencia”.La vida está en directa relación con el pensamiento, pero no con un pensamiento teórico sino al que confluyen los rasgos sensoriales de la experiencia vital.

9 Lee mas

La infancia anormal en Chile y la pedagogía experimental de Wilhelm Mann 18601920

La infancia anormal en Chile y la pedagogía experimental de Wilhelm Mann 18601920

Los análisis realizados por Michel Foucault hacia mediados de la década de 1970 dan cuenta del surgimiento de un poder disciplinario en occidente y de la figura del “débil mental” en el ámbito educativo. Este panorama impulsa la aparición de diversas elaboraciones teóricas y modalidades de intervención denominadas por el autor como “función psi”, que en el caso de la infancia alcanza una notable productividad en la Francia de comienzos del siglo XX. El presente artículo retoma estas cuestiones con el fin de indagar, en el caso de Chile, el despliegue de esos saberes y prácticas psicológicas que se ocupan de aquellos niños que, por motivos diversos, no logran adaptarse a las normas que impone el dispositivo escolar. Se utilizó un método de tipo historiográfico, mediante el trabajo de archivo y uso de fuentes primarias con un complemento de fuentes secundarias. Entre los hallazgos, se analizan los cruciales aportes de Wilhelm Mann, pedagogo alemán y figura pionera de la psicología en Chile, respecto de la infancia anormal a comienzos del siglo XX. Con esto, se explora y analiza una parte de su producción para iluminar el modo en que Mann se introduce en los debates y los modelos institucionales europeos y comienza a pensar una modalidad de intervención sobre la infancia a nivel local.

13 Lee mas

Entre Dilthey y Sorel . Conceptualizaciones del movimiento revolucionario en el joven Lukács

Entre Dilthey y Sorel . Conceptualizaciones del movimiento revolucionario en el joven Lukács

pasado ya resuelto; por el otro, imprime sobre su objeto una naturaleza igualmente ahistórica porque fracasa en el reconocimiento de los valores relativos que los factores asumen en el devenir. Estos valores recién pueden ser traídos a la luz cuando se reconoce que las formas con que el hombre da respuesta a los problemas socialmente puestos no caen sobre su regazo como una gratia irresistibile, sino que surgen en el proceso mismo de respuesta como una convergencia de lo viejo con lo nuevo. Los bolcheviques decían: se aprende a cabalgar sobre el caballo. Para el caso de un filósofo, el impulso inicial ha de ser el hecho de que, como todos los mortales, es hijo de su época. Para el caso que nos ocupa, ha de recordarse de qué manera Max Weber señala, hacia 1917, que el término “personalidad” se había convertido en un “ídolo callejero”: en la vida de los alemanes se trataba, ante todo, de convertirse en una “personalidad”. Términos como Persönlichkeit, Gesamtpersönlichkeit, ungeteilte Persönlichkeit, Unpersönlichkeit, aparecen en los años veinte como formas para referirse a problemas generales de la alienación en el individuo en trabajos tanto de ideólogos progresistas como reaccionarios (Dilthey, Weber, Lukács, Simmel, Kracauer, Kranold, Jünger, Hartmann), al punto de que podría sostenerse que, más allá de las específicas conceptualizaciones que asume el término en cada caso, una noción laxa de personalidad constituía la forma histórica en que la teoría de habla alemana resolvía cuestiones de la alienación. Y aquí surge el problema de la relación entre el filósofo y su época: en el prefacio de la Filosofía del derecho, Hegel expone que

19 Lee mas

Análisis del discurso de Die Karawane, de Wilhelm Hauff

Análisis del discurso de Die Karawane, de Wilhelm Hauff

24 De cierta manera, se podría relacionar con el Romanticismo tardío, aunque de manera muy independiente y autónoma, a los cuentos de Wilhelm Hauff, haciendo referencia tanto a su contenido como su estilo. Aparte de los cuentos románticos de Tieck, Hoffmann y los hermanos Grimm; los cuentos de Wilhelm Hauff están, sin lugar a dudas, muy influenciados por las historias de Las mil y una noches, que se ve sobre todo, en sus cuentos de temática oriental. Con cuentos como, por ejemplo, Der kleine Muck; en el que se muestra la construcción de la historia marco de todo su primer almanaque, mencionando a todos los viajeros. O, en su tercer almanaque de cuentos, donde tiene integradas viejas leyendas como, por ejemplo, die Sage vom Glasmännchen en Das kalte Herz. Incluso una gran relación es Die Geschichte von Kalif Storch de W. Hauff con La historia del rey papagayo que aparece dentro de los cuentos de Las mil y una noches.

57 Lee mas

Progreso tecnológico, economía, y sociedad en el pensamiento de Wilhelm Röpke

Progreso tecnológico, economía, y sociedad en el pensamiento de Wilhelm Röpke

El liberalismo de Wilhelm Röpke se basa en una visión ética de la sociedad, y tal ética, que no es utilitaria, tiene un papel más evidente y omnipresente en comparación con lo que es corriente en otras formas de liberalismo económico. Su perspectiva es la del humanismo y, a partir de ello el autor desarrolló un modelo centrado en el hombre para concebir la economía y el orden social. En este sistema teórico, la dimensión del hombre es la medida aplicada para elaborar los valores reales de la economía. Como consecuencia, Röpke no puede ser desechado como un simple reaccionario, ya que su teorización es un sofisticado intento de tomar en cuenta las complejas interdependencias de la persona y sus comunidades espontáneas en la sociedad. Su trabajo interdisciplinario ha sido capaz de anticipar muchas cuestiones críticas realizadas hacia posturas heterodoxas (Schumpeter, Kapp, Kohr, Illich, Etzioni, etc.), proporcionando respuestas originales y a menudo más completas en comparación con las de sus colegas. Sin embargo, podemos reconocer a sus críticos cuando afirman que, de acuerdo con el humanismo, su visión del hombre es metafísica y en cierto sentido último estática. Esto lo llevó a privilegiar lo que se conoce como la “naturaleza” frente a lo que se podría “desear” que el hombre fuera.

22 Lee mas

Show all 68 documents...