Witold Gombrowicz

Top PDF Witold Gombrowicz:

Conexión porteña entre desterrados. La cooperación artística y la complicidad ideológica entre Virgilio Piñera y Witold Gombrowicz en los años del común exilio argentino

Conexión porteña entre desterrados. La cooperación artística y la complicidad ideológica entre Virgilio Piñera y Witold Gombrowicz en los años del común exilio argentino

Abstract: The aim of our essay is to put in relation several short stories of the Cuban narrator Virgilio Piñera and the novel Ferdydurke, which was translated by Witold Gombrowicz –starting from the original in Polish– during the years of his stay in Argentina. The common labor of translation in the lounges of the Rex restaurant consolidates an intellectual relation that is evident in the thematic units analyzed in this work. We will see how the problem of the Form (which Gombrowicz raises openly in his text and which Piñera will re- elaborate in his way), is structured in a double slope, common to both narrators: on one hand, the Cuban writer creates a discursive modality based on a crusade that celebrates the sense of humor in opposition to the excesses of a writing replete with metaphors and adornments; on the other hand, the Polish writer elaborates a censorship towards the false exterior maturity of the human beings. In relation with the religious position, the fictional figures of Piñera are human beings alone in the universe, obliged to resist the reality in which the gods have died. What they still have is only their body so the adoration of the spirit is substituted by the adoration of the meat. In the same way, the characters of Ferdydurke live without ideal, nor gods, adapting immature myths to intimate reality of the man. Finally, regarding the humor, we will emphasize how Piñera's stories are characterized by the choteo, and a sort of black, absurd humor, which takes the features of “bloody” disguised elements. We will analyze, especially, the tales “La carne” and “Il gran baro”, and we will put both stories in relation with Ferdydurke, where we can see a more surreal humor, linked with the search of the Immaturity and constructed in a grotesque shape.

17 Lee mas

El diálogo que no llegó a ser . El debate entre Émile Cioran y Witold Gombrowicz sobre los escritores exiliados

El diálogo que no llegó a ser . El debate entre Émile Cioran y Witold Gombrowicz sobre los escritores exiliados

El 22 de agosto de 1939, Witold Gombrowicz, prestigioso escritor polaco, miembro de la aristocracia, con una eminente posición social y gran futuro en las letras de su país, llegó a Buenos Aires a bordo del transatlántico “Chrobry”, para cubrir periodísticamente su viaje inaugural. El 1 de septiembre, Alemania invadió Polonia y comenzó la Segunda Guerra Mundial. Al finalizar, el comunismo se instaló como régimen gubernamental y la obra de Gombrowicz quedó proscripta. La estadía inicialmente fugaz de este escritor en Argentina se convirtió en una migración forzada de veinticuatro años. Sin dinero, sin contactos, sin posición social alguna, ni un mínimo conocimiento del idioma español, Gombrowicz comenzó a transitar una etapa de penurias que duraría hasta 1963, desempleado o trabajando como secretario a sueldo en el Banco de Polonia. Luego vendría una invitación de la Fundación Ford para regresar a Europa, becado durante un año en Berlín, y los últimos años en Francia, hasta su muerte en 1969. Nunca más volvió a Polonia.

10 Lee mas

Witoldo y sus otros yo. Consideraciones acerca del sujeto textual y social en la novelística de Witold Gombrowicz

Witoldo y sus otros yo. Consideraciones acerca del sujeto textual y social en la novelística de Witold Gombrowicz

y las estrategias puestas en juego en esta construcción, en el segundo abordamos los procedimientos de verosimilización presentes en las no- velas y la recurrencia o no de aquellas operaciones –reconocidas inicial- mente en Ferdydurke– que apuntan a lo general/universal y garantizan por esta vía la legibilidad en condiciones diferentes. El examen realizado, tanto sobre la ostentación por parte del enunciador de su competencia en el saber como sobre los recursos que establecen la credibilidad o acep- tación de las novelas, resulta valioso y pertinente para nuestra investiga- ción puesto que constituyen dos aspectos muy importantes en el marco del proceso de legitimación del “yo”, frente a otros enunciadores posibles con quienes se disputa –primero en la Argentina, luego, a partir de los años cincuenta, en el extranjero– las formas y los sentidos valiosos de hacer literatura. Como se ha señalado a lo largo del trabajo, el universo ficcional de Gombrowicz-agente presenta de manera recurrente algunos aspectos/operaciones tanto a nivel temático como en los procedimientos de escritura que no deben entenderse solo en el sentido de variaciones sino más bien de inflexiones y reajustes que se dan en el interior de la poética gombrowicziana como modos de gestionar la propia competen- cia. De esta manera, al tiempo que los textos estudiados se presentan como repeticiones de lo ya dicho también introducen matices que apor- tan algún elemento inédito o novedoso al mundo ficcional de Witold Gombrowicz: a la par de tópicos y de oposiciones que apuntan a una ge- neralización y que configuran líneas isotópicas reconocibles que favore- cen la legibilidad en condiciones distintas, pueden hallarse otros temas –como el problema del sentido y el acceso a “lo real”– o bien inflexiones en su tratamiento y en la forma en que se estructura cada novela.

296 Lee mas

Roberto Remedi El (inconstante y ambivalente) discurso sobre la diferencia india/indígena y la afiliación indoamericanista de Francisco René Santucho en el relato autobiográfico de Witold Gombrowicz

Roberto Remedi El (inconstante y ambivalente) discurso sobre la diferencia india/indígena y la afiliación indoamericanista de Francisco René Santucho en el relato autobiográfico de Witold Gombrowicz

Particularmente, en el contexto de las características generales de Diario argentino, llamaría la atención sobre “el recorte cotidiano del universo experiencial”. Gombrowicz no solo construye un proyecto literario y establece una actitud refl exiva con su propio mundo profesional, erudito, cosmopolita, sus modas y lugares comunes, sino también con temas y signifi cados locales, espacios y modos de interacción. Tal como ya se ha señalado en la crítica argentina al analizar su producción novelística, entre otras es- trategias discursivas elaboradas en el marco de un proceso de gestión de la propia com- petencia para insertarse en el ámbito literario nacional, el escritor polaco no solo asume una “actitud provocativa” como forma de autorepresentación (Cardozo 2013: 8). Tam- bién “la propia experiencia” constituye un recurso “que le permite no solo verosimilizar lo narrado sino también mantener algo del nacionalismo/realismo del que toma dis- tancia” (11). Diario argentino es una representación autobiográfi ca. Se estructura sobre la voz de un narrador participante. Allí el autor elabora un discurso de sí como escri- tor viajero europeo. El principal protagonista es su propio yo. No obstante la dimensión personal del relato, el narrador se posiciona como observador atento a las característi- cas que asume la naturaleza como también los perfi les culturales de los sitios que reco- rre y con los cuales interactúa. Así, en Santiago del Estero emergen personajes y paisajes exóticos, peculiares, propios.

16 Lee mas

Pablo Gasparini, El exilio procaz: Gombrowicz por la Argentina . Rosario, Beatriz Viterbo, 2007, colección Ensayos Críticos, 346 páginas

Pablo Gasparini, El exilio procaz: Gombrowicz por la Argentina . Rosario, Beatriz Viterbo, 2007, colección Ensayos Críticos, 346 páginas

Pablo Gasparini asume esta perspectiva en El exilio procaz. En su visión, la problemática incorporación de Witold Gombrowicz se origina precisamente en su radical ajenidad: Gombrowicz está –afirma Gasparini– en el contexto argentino, raigal y literalmente desubicado, fuera de lugar. La irreverencia que caracterizó a su excéntrica personalidad pero también a sus textos, resultó intolerable para las expectativas del campo intelectual de su época, que la redujo a un mero e incómodo atributo personal. Pero, para Gombrowicz, la irreverencia fue una opción ética y estética enraizada en la compleja dialéctica entre forma y antiforma que recorre todos sus textos. Como señala Gasparini, la idea de forma estaría en la base de la pragmática social, o lo que Gombrowicz llamaría la esfera interhumana, en la que el individuo es llevado a actuar según una serie de pautas dadas que aseguran la determinación ritual de la conducta pública. En la visión de Gombrowicz, este aspecto de la pragmática social se extiende al campo existencial, donde todo “rostro” es “malaxado” por la forma de una colectividad cuyo orden, por basarse tan sólo en el consenso de la repetición irreflexiva, se juzga absurdo e inauténtico. Es en este juego “opresivo” –del que participan las supersticiones de la institución literaria y en la que la alta Cultura no es sino otra forma de dominación– donde el concepto de irreverencia adquiere un papel liberador: la inmadurez, lo no formado, lo no acabado, lo bajo son elementos que precipitan toda forma estable – y por lo tanto inauténtica– asegurando el tránsito y la naturaleza esencialmente móvil de lo humano. En una lógica bajtiniana, la irreverencia o procacidad de Gombrowicz señala la dimensión política del histrión: actitud que se traduce en una escritura bufa, ansiosa de seducción, constituida por el material deshonroso o descartado, obsceno –fuera de escena– de la cultura.

2 Lee mas

José Amícola, Estéticas bastardas . Buenos Aires, Biblos, 2012, 181 páginas

José Amícola, Estéticas bastardas . Buenos Aires, Biblos, 2012, 181 páginas

Las estéticas de las que José Amícola se ocupa en este libro son “bastardas”, porque ellas tienen como denominador común la preocupación por desembarazarse de Borges, la figura “paterna” dominante del campo literario argentino durante buena parte del siglo XX. Y aunque el análisis de Amícola esté enfocado en las obras de Witold Gombrowicz y de Copi, el autor reconoce, junto con otros críticos, que en esa genealogía “bastarda” estarían incluidas también las obras de Osvaldo Lamborghini, Manuel Puig, Néstor Perlongher y César Aira. Esta línea “tiene como característica un juego con la ironía y el desenfado que es desafiante con respecto a la línea canónica de la literatura argentina personificada en Borges” (p. 17). Las reglas que Amícola parece identificar dentro de la estética borgeana son aquellas de la mesura y el decoro; en cambio, el autor ve en la generación bastarda, al igual que lo hace Adriana Astutti en un texto que el autor menciona, un “acotamiento” o “mojonamiento” del campo literario que se da “gracias a los detritus humanos que destilan sus personajes” (p. 18).

3 Lee mas

Entre tradición y vanguardia : en torno a la búsqueda estética en la creación de Witold Lutoslawski

Entre tradición y vanguardia : en torno a la búsqueda estética en la creación de Witold Lutoslawski

La actitud creativa del compositor arrancó desde muy temprano, marcada por una intensa búsqueda de individualidad, que en sus primeros años se presentó como un conflicto estético que rápidamente generó una reacción contra el romanticismo. Recordemos además que su maestro de composición Witold Maliszewski, que había estudiado en San Petersburgo con Rimsky-Korsakov y Glasunov, representó en el joven compositor un modelo típico de los compositores del neo romanticismo ruso, algo a lo que Lutoslawski estaba difícilmente llamado a reproducir. Es interesante lo que el mismo Lutoslawski menciona: “Yo estaba seguro que estaba en el camino correcto. Después de todo, la opinión de Maliszewski no fue ninguna sorpresa. Había estado consciente desde hace tiempo de esta visión a-estética y sabía que si me adhería a él, estaría perdido.” 9

18 Lee mas

La abyección y las fronteras en Copi

La abyección y las fronteras en Copi

Partiendo de una tesis doctoral sobre “la abyección como categoría analítica en la obra de Witold Gombrowicz”, escrita por Silvana Mandolessi, se toman en cuenta sus investigaciones en torno a la noción de “abyección” (desde un enfoque en parte psicoanalítico y en parte sociopolítico, teniendo en consideración la potencia de resistencia que podría tener “lo abyecto”), para intentar un acercamiento a la obra de otro “extraterritorial”, el escritor franco- argentino Copi, considerando la posible productividad del término en la lectura de su novela La ciudad de las ratas (La cité des rats, 1979), donde se percibe un trabajo intenso de ridiculización de las jerarquías que separan lo “aceptable” de lo “inaceptable” dentro de la organización de las sociedades. El desmantelamiento resultante lleva a una reconfiguración de las fronteras entre el “buen” y el “mal” gusto, entre “lo humano” y “lo animal” entre otras, remitiendo así a otras de las obras de Copi donde se realizan planteos similares. A lo largo de su producción, Copi cuestiona ese tipo de fronteras, pero el papel que el potencial político de “lo abyecto” cumple en ese cuestionamiento tiene en La ciudad de las ratas una de sus manifestaciones quizá más importantes.

6 Lee mas

Autoficción, una polémica literaria vista desde los márgenes (Borges, Gombrowicz, Copi, Aira)

Autoficción, una polémica literaria vista desde los márgenes (Borges, Gombrowicz, Copi, Aira)

Este hombre (uno de los más extraños que vi en mi vida) era extremada- mente refinado y a cada instante el Refinamiento se hacía más evidente. Cubierto por un guardapolvo, se desplazaba portando enormes lentes negros, que actuaban como una empalizada contra el mundo; en el cuello llevaba anudado un echarpe de seda a lunares, sus manos estaban a me- dias cubiertas por mitones de organdí negro y la cabeza la tenía cubierta por un sombrero negro de ala mediana. Con tal traza y aislado del resto, se llevaba por momentos una botellita estrecha a los labios, se enjugaba el rostro con un Pañuelo de organdí negro y también se apantallaba. Tenía los bolsillos repletos de papeles y manuscritos que iba sembrando por el camino. Bajo los brazos llevaba libros. Dotado de una inteligencia asombrosamente aguda, en su fuero interno no dejaba de aguzarla más todavía, para destilarla sutilmente en frases inteligentemente inteligentes que hacían chasquear la lengua de entusiasmo a Hombres y Mujeres a su lado, sin dejar de escrutar, empero, sus Medias y corbatas. Aunque hablaba en voz baja, su voz resonaba cada vez más fuerte, pues los invi- tados sofocaban las suyas para permitir que se alzara la del maestro, y, sin embargo, no lo escuchaban. Así podría decirse que, tocado con aquel Sombrero Negro, conducía su rebaño hacia el Silencio Eterno. Hojeando sus libros y consultando sus notas, que por momento se le escapaban, se revolcaba en sus palabras, metiendo su hocico hasta el cuello, y daba sabor a su pensamiento con el pigmento de citas raras, mientras hacía malabarismos para su entera delectación como un ermitaño en el desierto. A fuerza de corretear con suma delicadeza entre Papeles y Pensamientos, aparecía a la asamblea cada vez más inteligentemente inteligente, hacien- do proliferar sobre sí misma su inteligencia, plantándose y aupándose sobre ella para tornarse más y más inteligente, de modo que…!Ay, Dios mío! (Gombrowicz, 1952:67-68). 3

17 Lee mas

Gombrowicz y la irreverencia de la forma . Estrategias discursivas para ingresar al campo literario argentino del período 1939-1963

Gombrowicz y la irreverencia de la forma . Estrategias discursivas para ingresar al campo literario argentino del período 1939-1963

En este sentido, si se atiende al lugar marginal que Gombrowicz ocupa en el sistema de la literatura argentina comprendido entre 1939 y 1963, queda claro el por qué puede pensarse que las opciones por mantener, matizar o introducir variantes en aquellas operaciones que favorecen la legibilidad de su literatura también puedan entenderse como modos de gestionar la propia competencia durante el llamado “período argentino” aun cuando su novelística remita al circuito literario europeo y su reconocimiento en nuestro país comience a producirse hacia el final de su trayectoria en él. No obstante, como precisamos en otro momento del trabajo, si bien está fuera de discusión que Argentina y el campo literario local del período 1939-1963 son condiciones de producción que inciden en las novelas escritas aquí, esta novelística ─que sigue a la traducción de Ferdydurke en 1947─ no se inscribe directamente en el proceso de gestión orientado al posterior reconocimiento de Gombrowicz en el escenario argentino ni resulta eficaz aunque, sin dudas, guarda relación con él. Piénsese nuevamente en la doble pertenencia del escritor polaco a dos sistemas o tramas de relaciones diferentes ─una en Argentina, otra en Francia─ y cómo, una vez que hacia principios de los años cincuenta empieza a acceder regularmente al espacio de Kultura, reorienta gran parte de las estrategias de gestión de la propia competencia hacia este otro objetivo ubicado en el extranjero. Esto último explicaría también por qué algunas acciones consumadas por Gombrowicz para redefinir su identidad social logran reposicionarlo en el mundillo literario con sede en París, mientras que otras desplegadas en nuestro medio ─como las que siguen en lo inmediato la aparición en castellano de Ferdydurke o bien las colaboraciones y reseñas publicadas en El Hogar y Mundo Argentino durante 1956-1957― tienen una eficacia acotada y relativa a tal

19 Lee mas

Gombrowicz en los territorios de la inmadurez  El solitario eminente

Gombrowicz en los territorios de la inmadurez El solitario eminente

Sus relaciones con el medio literario argentino son casi inexistentes. El grupo reunido alrededor de Victo- ria Ocampo y de su revista Sur se compone de nombres importantes como los de Borges y Bioy Casares. El en - cuentro, o más bien el no encuentro, entre Gombrowicz y esos escritores es famoso. Mastronardi, un amigo de las hermanas Ocampo y del autor polaco todavía muy poco conocido en 1955, organiza una cena. La narración en el diario es graciosa: “¿cuáles eran mis posibilidades de llegar a entenderme con una Argentina tan estetizante como filosofante? Lo que me fascinaba de ese país eran los barrios bajos, o bien era recibido por la alta socie- dad. Me hechizaba pasar la noche en el Retiro, a ellos en la Ciudad Luz, París”. En las entrevistas al final de su vida insiste, sin que por ello ataque al gran autor argen- tino: “Borges y yo somos lo contrario. Él está arraigado en la literatura y yo en la vida”. Pronto su intuición le dice que Buenos Aire le conviene pues, a pesar de la pre - sencia de esa élite cultural comparable a las que hay en Europa, él puede avanzar en la elaboración de su obra y de sus pensamientos sin someterse a las obligaciones sociales que el artista conoce de otras partes y a los có - digos estéticos en boga. La austeridad y la exigencia de Gombrowicz van bien en el sentido de un desarrollo per - sonal que lo obliga a crear sin recurrir a las certezas del momento y al mimetismo reinante.

9 Lee mas

Witold Lutosławski, un compositor fundamental del siglo XX

Witold Lutosławski, un compositor fundamental del siglo XX

El Concierto para orquesta surge por iniciativa de Witold Rowicki, quien sugiere a Lutosławski componer una obra para su recién creada orquesta Filarmónica Nacional de Varsovia. Comienza la composición en 1950 y la termina el 1 de agosto de 1954, siendo estrenada el 26 de noviembre del mismo año por Rowicki, a quien está dedicada, y su nueva orquesta. El Concierto, estructurado en tres grandes movimientos virtuosistas y exuberantes: i. intrada; ii. Capriccio, notturno e arioso; iii. Passacaglia, toccata e corale, que combinan diferentes formas musicales clásicas. Comienza con un pedal de fa# sobre el que una melodía de origen popular se va repitiendo y desarrollando en las diferentes entradas que, a distancia de 5.ª con respecto a la anterior, realizan respectivamente chelos, violas, violines ii, violines i y maderas. En su nuevo concepto estructural de gran forma bipartita, a pesar de tener tres movimientos, los dos primeros no son sino la introducción y transición hacia el gran movimiento final, que viene a durar lo que los otros dos juntos. En este último movimiento, las formas son típicamente barrocas, pero utilizadas con gran libertad. La Toccata, por ejemplo, utiliza la forma sonata con dos sujetos y un desarrollo, incrustando el movimiento Corale entre la exposición y el desarrollo, y al realizar la reexposición esta no es literal sino que se presenta como una serie de variaciones mezclando el primer y segundo temas.

46 Lee mas

1. Extraviado en el siglo - Gombrowicz contra el territorio

1. Extraviado en el siglo - Gombrowicz contra el territorio

Deleuze y Guattari, en Kafka: por una literatura menor (1980), indagan brillantemente en las condiciones de posibilidad de una literatura desterritorializada, a saber: 1) es literatura hecha por una minoría dentro de un idioma mayor 2) es literatura política necesariamente, ya que lo individual de inmediato se politiza 3) porque todo adquiere un carácter colectivo… Añaden Deleuze y Guattari que no suele abundar el talento en estas obras, que son enunciados que han renunciado al narrador, que la expresión se caracteriza por la repetición, la proliferación de series y el uso de los tensores lingüísticos. Todas las propuestas de los dos filósofos son muy interesantes a la hora de leer a los desterritorializados no tanto para catalogarlos, no, sino para acceder a ellos. Gombrowicz, por ejemplo, no cambia de idioma (aunque realiza ejercicios de traslado como la traducción de Ferdydurke) pero cambia en el idioma, quiere modificar la lengua en un ejercicio de extranjerización muy próximo al que describen Deleuze y Guattari. Mi propuesta convoca todas estas ideas, de diferente intensidad, al mismo tiempo. Creo que la obra del autor polaco, por tratar directamente con el tema de la Nación y hacerlo a través de su subjetividad naufragada, es un esfuerzo expresivo de frontera, limitado por todas partes, incapaz de resolver. Me atrevo a decir que es un intento de sacarse de la Literatura, es decir, es una obra en vías de desterritorialización. Pero vayamos por partes, ¿qué entiendo yo por territorio?

38 Lee mas

Show all 19 documents...