PDF superior Adolfo Sánchez Vázquez. Exilio y literatura

Adolfo Sánchez Vázquez. Exilio y literatura

Adolfo Sánchez Vázquez. Exilio y literatura

esta referencia en el marco de su reflexión sobre el exilio de María Zambrano: “¿Qué queda en ese largo exilio de su compromiso político? Antes de responder a esta pregunta, habrá que hacer algu- nas consideraciones sobre el exilio del 39 y las posibilidades e imposibilidades que ofrece para hacer política y, consecuentemente, para asumir el compromiso correspondiente. Pues, aunque por sus causas y su propio carácter es un exilio político que por su dimensión masiva no tiene precedentes, esto no significa que en todo exiliado se dé la disposición a actuar políticamente, ni tampoco las condiciones necesarias para ello. La disposición del exiliado a decidirse a actuar, dependerá en primer lugar de cómo conciba, sienta o viva el exilio. Si lo siente, lo vive como lo conceptualiza José Gaos –como un “transtierro” o transplante o prolongación de una tierra a otra, sin esperar otra vida: la que se daría con la vuelta a la patria perdida, carecería de sentido la esperanza en esa vuelta y, por tanto, la actividad política encaminada a contribuir a ella. Pero, si el exilio se vive, como lo vivió la inmensa mayoría de los exiliados, como destierro, es decir: como una pérdida de la tierra propia que la ajena no puede compensar –aunque la acogida en ella sea generosa como fue en México– entonces sí tiene sentido la acción política para recuperar la patria perdida y, en consecuencia, comprometerse en ella y por ella”. “El compromiso político intelectual de María Zambrano”, p. 13.
Mostrar más

18 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez y el humanismo iberoamericano

Adolfo Sánchez Vázquez y el humanismo iberoamericano

Adolfo Sánchez Vázquez es, pues, al mismo tiempo heredero y forjador de una tradición humanista iberoamericana que ha luchado por construir un mundo con mayor libertad y justicia, y que por lo tanto se ha confrontado una y otra vez con los diferentes autoritarismos que han predominado en la historia del mundo iberoamericano. Paradójicamente gracias al exilio republi- cano español, este humanismo crítico y emancipador se ha situado y cultivado desde hace setenta años en Latinoamérica, principalmente en México, y de una manera destacada en nuestra Facultad de Filosofía y Letras.
Mostrar más

6 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: vida y obra

Adolfo Sánchez Vázquez: vida y obra

La capital michoacana contaba con una intensa vida cultural pro- movida por su Universidad. Abundaban las revistas y "plaquettes" de jóvenes poetas, dándose cita en discusiones y conferencias la intelec- tualidad mexicana y la española en el exilio. Es así como Adolfo Sánchez Vázquez puede ampliar su formación filosófica y cultural, y refor- zar sus lazos de amistad "con los intelectuales más eminentes de aquellos años: Alfonso Reyes, Xavier Villaurrutia, Samuel Ramos y otros, [...] con los filósofos exiliados más destacados: Gaos, Joaquín Xirau, García Bacca, Gallego Rocafull". 36 También cultivará el trato del escritor alemán Ludwig Renn, ex combatiente de la Guerra civil española. Por estos años empieza también a ampliar su formación teó- rica marxista. En 1942 se publica su libro de poemas, escrito años antes, El pulso ardiendo. 37 Esta obra, anticipación presentida de la contienda española, había quedado en forma de manuscrito en manos de Altolaguirre: "Quien, metido como siempre —nos cuenta Sánchez Vázquez— en aventuras editoriales en las que ponía toda su generosidad humana y su sensibilidad poética, se propuso publicarlo. Durante la Guerra civil, no volví a acordarme de esos poemas. Pero ya en México, apenas llegado, Altolaguirre me dio la grata noticia de que había traído consigo el texto poético que yo daba por perdi- do. El librito se publicó finalmente [...] gracias al apoyo moral y material del poeta michoacano Ramón Martínez Ocaranza y de su tío el licenciado Alfredo Gálvez". 38 Será este poeta mexicano quien
Mostrar más

50 Lee mas

Bibliografía selecta de Adolfo Sánchez Vázquez

Bibliografía selecta de Adolfo Sánchez Vázquez

"Exilio y filosofía. La aportación de los exiliados españoles al filosafar latinoamericano", en Cuadernos Americanos, nueva época, año 5, vol. 6, núm. 30. México, noviembre-diciembre, 1991, pp. 139-153. "Mitos y realidades de la identidad", en Claves de la Razón Práctica, año 3, núm. 20. Madrid, marzo, 1992. [Reed.: Enrique Hülsz Pic- cone y Manuel Ulacia, eds., Más allá de Litoral. México, UNAM, Fa-

11 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: de este tiempo, de este país

Adolfo Sánchez Vázquez: de este tiempo, de este país

tados, partido del exilio, pone en nuestras manos un instrumental que nos permite superar esa conciencia limitativa. Un ejemplo con- creto: la política de reconciliación nacional que se propuso a partir de los años cicuentas. Esa política provocó inicialmente un rechazo total en la emigración; la gente pensaba: "cómo voy a aliarme con un falangista, cómo olvidar los problemas de la República..." Sin em- bargo, hoy vemos que es la política que se sigue. Una política consis- tente en reconocer los cambios que se han operado en el país y ver los problemas en función de tales exigencias actuales. Se ha podido superar el exilio en la medida en que uno ha estado vinculado con el país, más a nivel político que cultural.
Mostrar más

11 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: convicción y praxis

Adolfo Sánchez Vázquez: convicción y praxis

Llegó Sánchez Vázquez al marxismo como militante en la Juventud Comunista y el Bloque de Estudiantes Revolucionarios en Málaga “La Roja”; conjuntaba entonces a la práctica política, la actividad literaria y la producción poética —o práctica poética como él le llama en algu- no de sus textos. Al entusiasmo y esperanza que suscitara el nacimien- to de la Segunda República Española, a las tertulias literarias en Madrid, a los cursos seguidos por un año en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid, se siguió el estallido de la guerra civil. De este tiempo y de los primeros años del exilio en México son sus poemas recogidos en El pulso ardiendo, 7 Romancero de la guerra
Mostrar más

11 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez, o de la pasión por la justicia

Adolfo Sánchez Vázquez, o de la pasión por la justicia

Intentando un acto de justicia estamos hoy, como herederos, con al- guien que vertebró su hacer y su saber, su vida entera, en torno a ella. Combatiente de la Guerra civil española, su poeta, atravesado por el hachazo del exilio. Filósofo de lo que constituimos y nos constituye como sujeto humano colectivo en la praxis y el saber de la praxis y, por eso, luchador anticapitalista y teórico marxista. E igualmente, desde ahí, crítico de muchas de las encarnaduras de esas luchas y sus teorizaciones. Forjador, en suma, de una cultura socialista, democrática y crítica, este hombre atravesó muchas muertes, personales y colectivas, con el pulso ardiendo de su pasión por la justicia. Y logró hacer palabra de esa pasión y sus trabajos del duelo, para simbolizarla, significarla, inscribirla, tras- mitirla, heredarla. Filósofo de la praxis, entonces. Y por tanto, filósofo de la justicia (axia) en cuanto tensión entre política y moral: ese lugar donde la construcción de lo humano colectivo pasa siempre por los di- fíciles enlaces entre lo producido y lo que lo desborda, constituyéndolo y llevándolo más allá de sí en cuanto historia humana.
Mostrar más

8 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez y el marxismo francfortiano

Adolfo Sánchez Vázquez y el marxismo francfortiano

Hay otro lugar donde Sánchez Vázquez entra más de cerca en el Marx de la madurez, y es en su primer libro sobre Las ideas estéticas de Marx. Pero lo peculiar es que, en sus escritos posteriores, prácticamente ya no vuelve a mencionar El capital ni los Grundrisse. ¿Cuáles pueden haber sido los moti- vos de ese cambio? La argumentación expuesta, que proviene de la historia de su vida, puede desde luego explicar la diferente ubicación del centro de gravedad para Schmidt y Sánchez Vázquez al escoger las formas de praxis investigadas, pero difícilmente ayuda a hacer concebible un cambio teórico más de veinticinco años después del inicio del exilio. Así pues, entremos algo más de cerca en los aspectos teóricos internos de esta problemática. El propio Sánchez Vázquez valora su libro Las ideas estéticas de Marx como la primera expresión de cierta magnitud de su ruptura con el marxismo dogmático. En particular, le interesa cuestionar una relación inmediata de dependencia entre los desarrollos artísticos y los de índole social: “[...] la historia del arte y de la literatura demuestra que los cambios de sensibilidad estética no surgen espontáneamente, y de ahí la persistencia de criterios y valores estéticos que
Mostrar más

14 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez, un marxista español en México

Adolfo Sánchez Vázquez, un marxista español en México

Adolfo Sánchez Vázquez (Algeciras, 1915), profesor de filosofía con- temporánea, estética y ética, es un marxista español que desde 1939 desarrolla en México su vida académica, docente y de investigación. Esta vida, que le fue impuesta por el exilio que siguió a la Guerra civil española, ha sido enormemente productiva. El último resulta- do del trabajo incansable del profesor Sánchez Vázquez es su libro Ciencia y revolución. (El marxismo de Althusser), que acaba de ser pu- blicado por Alianza Editorial en Madrid. Antes, este mismo año, Adolfo Sánchez Vázquez vio publicada en la colección Crítica (Edi- torial Grijalbo, Barcelona) la nueva edición de su famosaÉtica. Antes también el autor de esos dos libros publicó: Las ideas estéticas de Marx (1965), Filosofía de la praxis (1962; 2a. ed., 1972), Rousseau en México. (La filosofía de Rousseau y la ideología de la independencia) (1969), Estética y marxismo (dos volúmenes, 1970), Textos de estética y teoría del arte. Antología (1972) y Del socialismo científico al socialismo utópico (1975).
Mostrar más

10 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez galardonado por la UNAM

Adolfo Sánchez Vázquez galardonado por la UNAM

Por otro lado, también se da cuenta de que la literatura, por su contenido, puede cumplir una función ideológica, y en este sentido se preocupa también por establecer la relación entre el arte, la lite- ratura y la sociedad. Pero evidentemente en Marx encontramos ideas estéticas importantes: por ejemplo, su concepción del trabajo como actividad creadora del hombre que se desarrolla más plena y más ricamente en el trabajo artístico. Hay una serie de ideas fundametales en el pensamiento de Marx que pueden servir de base para un nue- vo enfoque de la estética, y en ese sentido se han pretendido mover los marxistas.
Mostrar más

4 Lee mas

Homenaje a Adolfo Sánchez Vázquez en su 90 aniversario

Homenaje a Adolfo Sánchez Vázquez en su 90 aniversario

Adolfo Sánchez Vázquez llegó a México por el puerto de Veracruz, cuando tenía escasos veinticuatro años. Era el año de 1939 y había pasado los últimos tres años en el frente de batalla, defendiendo los ideales republicanos y resistiendo hasta el final la amenaza dictatorial del fascismo. Su decisión de tomar las armas para defender la Repú- blica Española lo había apartado de sus estudios de literatura en la Universidad Central de Madrid. Adolfo Sánchez nos cuenta que durante sus años universitarios previos a la guerra civil, la filosofía no era su vocación, sino la poesía y la política. En esos años escribió el libro de poesía El pueblo ardiendo, que fue publicado más tarde en Morelia. La vinculación entre poesía y política no era accidental pues para él “tan revolucionario es el poeta que transforma el lenguaje, como el políti- co que aspira a crear una nueva sociedad”. 1 En Madrid frecuentaba los
Mostrar más

8 Lee mas

Para saludar los poemas y sonetos de Adolfo Sánchez Vázquez. Epílogo

Para saludar los poemas y sonetos de Adolfo Sánchez Vázquez. Epílogo

Hay algo singular en el hecho de que un pensador reconocido por la congruencia y diversidad de su obra se resuelva a dar a la luz pública la obra poética que fraguó en sus años de juventud y primera madurez como un presagio o un preludio de su actividad crítica y de su filoso- far. La relación entre poesía y filosofía en el itinerario vital de adolfo Sánchez Vázquez no es desde luego fortuita. Es conocida su amistad y trato con los poetas del exilio español, su desinteresada cercanía y simpatía con figuras como Emilio prados, Manuel altolaguirre o León Felipe. Y son éstas dos de las notas que cabe destacar en el trazo de esta mínima semblanza poética: la simpatía y el interesado desinterés (para aludir a Schiller y a sus Cartas sobre la educación estética del hombre) no sólo hacia las personas sino ante todo hacia las obras poé- ticas y, más allá, hacia el fenómeno mismo de la creación de lo poético y lo artístico. Estas instancias irracionales e irreductibles ocupan en la obra de adolfo Sánchez Vázquez un lugar preponderante y un sitial de fundación. Es en el poema y la obra de arte donde el filósofo reconoce el espacio originario de la comunidad humana pretérita y porvenir; el poema y la obra de arte como moradas de la utopía, como espacios de “salvación” espiritual y moral de la utopía socialista y de los valores políticos defendidos en el frente y en la trinchera. pero ese reconoci- miento no se hubiese podido dar sin el trabajo realizado desde dentro de la creación, en la experiencia y la expresión de la escritura poética. Huelga decir que a su vez la publicación de estos poemas realza con un destello de autenticidad y desinteresado compromiso el filosofar de adolfo Sánchez Vázquez, sobre todo el que atiende o merodea la cuestión estética. como si hubiese una penúltima cortesía del filósofo en este exponer el “pulso ardiente” de su oficio lírico.
Mostrar más

8 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: los trabajos y los días (semblanzas y entrevistas) (Publicación completa)

Adolfo Sánchez Vázquez: los trabajos y los días (semblanzas y entrevistas) (Publicación completa)

Obligado por las circunstancias, se refugió en Francia durante algunos meses, hasta que llegó el momento ineludible del exilio (ese que el propio Sánchez Vázquez califica como "exilio sin fin" para expresar el desgarramiento que le provoca el ansia de volver a la patria y el no querer arrancar las raíces que lo atan a la tierra que lo acogió). En México, su vocación literaria y su trabajo editorial le vincula- ron a otros intelectuales españoles de la talla de José Gaos, Eugenio Imaz, Joaquín Xirau y León Felipe y a la pléyade de intelectuales me- xicanos, como Xavier Villaurrutia, Alfonso Reyes y Samuel Ramos. En esta tierra, que habría de conquistarle, inició una fecunda ca- rrera académica. Durante los primeros años de su residencia en este país fungió como profesor en el Colegio de San Nicolás de Hi- dalgo de la Universidad Michoacana y en la Escuela Normal de Morelia. Más tarde, en la ciudad de México, fue maestro en la Escuela Nor- mal Superior y realizó una importante labor de traductor, al tiempo que cursaba en la Universidad, en el edificio de Mascarones, la Maestría en Letras Españolas. Al iniciarse la década de los cincuen- tas, la necesidad de elevar la racionalidad de su actividad política le impulsó a estudiar filosofía. Para entonces, Mascarones albergaba un ambiente académico que era un verdadero semillero de talento. La fuerte presencia teórica de Gaos, el ardor polémico de García Bacca y J. Xirau y los intentos renovadores de los jóvenes filósofos del grupo "Hyperion", dominaban el panorama, sin menoscabo de las recias figuras de W. Roces y de Eh i de Gortari, que descubrían nuevas vetas en el marxismo. A la riqueza de los cursos que ahí se le ofrecieron y de la polémica generada por las diferentes posiciones teóricas, se añadió la del diálogo académico que sostuvo con sus condiscípulos, entre los que se contaban Fernando Salmerón, Ale- jandro Rossi y Ramón Xirau.
Mostrar más

416 Lee mas

Biografía intelectual

Biografía intelectual

La perspectiva de un largo exilio modera en Sánchez Vázquez, como en tantos otros, el activismo político que había alimentado la experiencia anterior. En el caso de Adolfo Sánchez Vázquez, esa cir- cunstancia incita a una reflexión razonada sobre el significado de aquellas opciones políticas. Es la voluntad de hallar respuestas teóricas a cuestiones prácticas el impulso que estimula su dedicación a la filoso- fía. Él mismo expresa muy gráficamente cómo llegó a la filosofía: "Una truncada práctica literaria y más precisamente poética me llevó a problematizar cuestiones estéticas y una práctica política me con- dujo a la necesidad de esclarecerme cuestiones fundamentales de ella y, de esta manera, casi sin proponérmelo, me encontré en el te- rreno de la filosofía ".3
Mostrar más

7 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez Reloaded

Adolfo Sánchez Vázquez Reloaded

  Sánchez   Vázquez   destaca   que   los   desarrollos   en   el   plano   de   la   música   – Stockhausen,  Luciano  Berio,  Henri  Pousseur  y  Pier  Boulez-­‐  serán  la  base  de  la  teoría   de  la  recepción  que  alcanza  su  mayor  desarrollo  en  la    teoría  de  la  obra  abierta  que   postula   Umberto   Eco.   Un   experimento   extremo   de   esto   en   la   literatura,   habrá   que   recordar,  es  el  62.  Modelo  para  armar  de  Julio  Cortázar.  
Mostrar más

4 Lee mas

De desterrado a transterrado: el exilio en Adolfo Sánchez Vázquez

De desterrado a transterrado: el exilio en Adolfo Sánchez Vázquez

El exilio le ha dado ocasión de reflexionar en profundidad sobre ésta, llamémosla así, categoría existencial, para lo cual tuvo y tiene a la mano su propia riquísima experiencia como exiliado, y también la de sus compañeros de exilio. Al reflexionar sobre esta condición, Sán- chez Vázquez muestra varias facetas más de su coherencia intelectual y existencial, fundiendo en una sola su vocación filosófica, tanto en su vertiente teórica como práctica, y su vocación de poeta, que aunque estuvo en cierta forma soterrada como tal por algún tiempo, halló la forma de manifestarse de maneras nuevas, implícitas pero evidentes. Quiero decir, con otras palabras, y con mayor precisión, que cuando Sánchez Vázquez filosofa sobre el exilio lo hace como poeta, con la radicalidad y el rigor que implica la poesía, y se expresa en términos poéticos, en prosa poética. Por supuesto, en sus poemas toca también la condición de exiliado.
Mostrar más

10 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez

Adolfo Sánchez Vázquez

destierro con el dolor a cuestas", decía Pablo Neruda. Sale hacia Fran- cia en febrero de 1939 y viaja a México en el buque Sinaia con sus "compañeros de bodega", Juan Rejano y Pedro Garfias. Arribó a Ve- racruz el 13 de junio de 1939 junto con otras oleadas de algunos de los más valiosos intelectuales de España, que se acogían al refugio genero- so que les otorgó el gobierno del general Lázaro Cárdenas. Ya en Méxi- co, participa en la fundación de las revistas: Romance, España peregrina y Ultramar. Los primeros años del exilio fueron los de la esperanza del retorno junto con una intensa actividad política y literaria. En su tex- to autobiográfico "Mi obra filosófica", dice: "[...J una truncada práctica literaria y, más precisamente, poética, me llevó a problematizar cues- tiones estéticas y una práctica política me condujo a la necesidad de esclarecerme cuestiones fundamentales de ella y, de esta manera, casi sin proponérmelo, me encontré en el terreno de la filosofía' En 1941 se traslada a Morelia; en 1942 publica su libro de poesía El pulso ar- diendo, y en 1943 regresa a la ciudad de México en donde prosigue sus estudios de filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. En
Mostrar más

3 Lee mas

Una conversación con Adolfo Sánchez Vázquez

Una conversación con Adolfo Sánchez Vázquez

verdadera circulación de ideas y, con ella, un diálogo que no tema el disenso e incluso la confrontación de posiciones filosóficas. La realidad de hoy es otra. Como es sabido, los filósofos mexicanos, peruanos o argentinos —por ejem- plo— que están al tanto, e incluso al día, de lo que se hace en Estados Unidos o Europa, ignoran lo que hacen sus colegas de otros países de habla hispana. Aún no nos liberamos de cierto mimetismo (iba a decir colonialismo) filosófico. Así, por ejemplo, no hace mucho, en los años de apogeo del althusserismo en Méxi- co, no sólo se traducía a todo Althusser y a sus más eminentes discípulos, como Balibar y Macherey, lo que era necesario, sino también a los discípulos de sus discípulos, lo que no lo era tanto, sin que ningún althusseriano mexicano —y los hubo de gran talla como Carlos Perey- ra— fuera traducido al francés. Hay, pues, que subrayar la necesidad de crear una comunidad filosófica de habla hispana, abierta, y no para homogeneizar su pensamiento, sino para respetar, conocer y valorar con su diversidad el disen- so. Ahora bien, no será fácil crearla, pues para ello hay que vencer obstáculos semejantes a los que se levantan en América Latina en otros campos como los de la economía y la política. Con todo, y sin desconocer las im- portantes contribuciones, desde hace ya largos años, en un plano más general — el del pensamiento, las artes y la literatura, de la revista Cuadernos America- nos, de México, y la Casa de las Américas, de La Habana—, se han alcanzado logros relevantes en los últimos años. Entre ellos, la publicación en marcha de la Enciclopedia Filosófica Iberoamericana (Madrid, México, Buenos Aires), los encuentros entre filósofos españoles e hispanoamericanos (dos de ellos hispanomexicanos) y la aparición de la Revista Internacional de Filosofía ( UNED , Madrid y UAM , México). Logros insuficientes, pero logros al fin.
Mostrar más

12 Lee mas

La capacidad de dudar

La capacidad de dudar

dedicó al examen de las ideas estéticas de Samuel Ramos, a modo de homenaje, el tema de su primera exposición universitaria. Hoy, Sán- chez Vázquez es uno de los profesores fundamentales no sólo de la carrera de Filosofía en nuestro país, sino que, me atrevo a decirlo, uno de los profesores más importantes del México contemporáneo. La mía fue una generación que se dedicó, casi por completo, a la docencia o la investigación filosófica: Hugo Padilla, Roberto Caso, Juliana González, José Luis Balcárcel, Graciela Hierro y veinte más que no puedo ahora mencionar por razones de espacio, se dedicaron al quehacer filosófico, aun cuando lo hayan combinado con otras actividades. Muchos de quienes ahora somos profesores en la Univer- sidad escuchamos esa primera clase de Sánchez Vázquez y, desde entonces, nos convertimos en asistentes constantes de sus cursos.
Mostrar más

3 Lee mas

Vista de The Open Air Churches of Sixteenth Century Mexico  Atrios, Posas, Open Chapels, and other Studies, de John Mc Andrew
							| Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas

Vista de The Open Air Churches of Sixteenth Century Mexico Atrios, Posas, Open Chapels, and other Studies, de John Mc Andrew | Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas

Este primer libro de Adolfo Sánchez Vázquez nace de sus largas reflexiones y tiene por antecedentes otros trabajos del autor sobre el mismo tema, de manera que [r]

15 Lee mas

Show all 10000 documents...