PDF superior Alejo Carpentier, cronista de La Habana

Alejo Carpentier, cronista de La Habana

Alejo Carpentier, cronista de La Habana

primeros barcos que pudieron y vinieron a La Habana y se alojaban casi todos en los alrededores de La Habana. Toda la parte de la carretera de Guines, que va desde El Lucero hasta más o menos San Francisco de Paula, estaba habitada por campesinos yucatecos. Y yo recuerdo todavía de niño a las campesinas yucatecas de huipil con el escote cuadrado bordado, el peinado de cola de caballo, de collares de cuentecitas doradas y plateadas, las sandalias, y los maridos de calzón blanco, huaraches, sombrero pajizo. Las mujeres se dedicaban a labores domésticas o a lavandería, los maridos fabri- caban helados, etcétera. Y donde está el reparto Diezmero hoy, había una finca tan habitada y cultivada por mexicanos yucatecos, que yo durante muchísimos años conocí aquel lugar no por el Diezmero, como se llama hoy, sino por la finca la Guachinanga. Y en esos alrededores de esa zona se oía hablar maya. Y yo de niño, por haber jugado con muchos niños de aquéllos, llegué a aprender un número considerable de palabras mayas. Yo casi me entendía con ellos, no hablándolo, pero por lo menos entendiendo lo elemen- tal que los niños pueden decirse en sus juegos.
Mostrar más

15 Lee mas

Mito, literatura y nación: el mito de Sikán y la construcción del mundo Abakuá en Alejo Carpentier y Lydia Cabrera

Mito, literatura y nación: el mito de Sikán y la construcción del mundo Abakuá en Alejo Carpentier y Lydia Cabrera

¡Écue-Yamba-Ó!, el primero de los dos textos que anima estas páginas, es un buen ejemplo de novela en la que convergen elementos tales como los mencionados en el epígrafe anterior. Empezada por Carpentier en 1927, durante los meses que pasó en prisión en La Habana, y publicada en 1933 en París tras considerables revisiones, esta narración es uno de esos textos que, aunque repudiado por su autor años después, constituye una muestra esencial de esa praxis creativa ambigua entre lo etnográfico y lo literario en función de lo nacional cubano. En ¡Écue-Yamba-Ó! el escritor deviene en “Un antropólogo con la misión de estudiar lo primitivo, lo criminal, y de exponer su atraso civilizador” (Lopez de Barros, 2012: 238). La historia de la novela es la de la familia Cué y la nación, el intento de la primera por integrarse —traducirse— al discurso de la segunda. De aquí la necesidad de Menegildo Cué, el protagonista, de probarse ante su familia y la hermandad abakuá. El mito de Sikán, ya insinuado desde el título de la novela, sirve al autor como marco estructural y clave comunicativa en la exploración de una dimensión mítica de origen africano que se ve incorporada a la narración a un nivel profundo. Si bien el rito de iniciación abakuá, descrito en los capítulos 35, 36 y 37 de la novela, acaba convirtiéndose en una inmersión explícita en la cosmogonía mítica, es la iniciación de Emenegildo la que cierra el círculo del sacrificio ritual:
Mostrar más

8 Lee mas

LEER Y DESCARGAR: “EL SIGLO DE LAS LUCES” por Alejo Carpentier

LEER Y DESCARGAR: “EL SIGLO DE LAS LUCES” por Alejo Carpentier

quebrantada por la permanencia en el presidio de Ceuta, de donde acababa de salir, luego de verse liberado por indulto real. En las piernas llevaba la marca de los grillos. Padecía de fiebres intermitentes y también de un asma de infancia que lo atormentaba, a veces, aunque las crisis se le aliviaban al fumar cigarrillos liados con pétalos de la Flor de Campana que a Cuba encargaba un apotecario del barrio de Tribulete. Sometido a un tratamiento revitalizador, había recobrado la salud lentamente. El médico no volvió a ser llamado a la Casa de Arcos... Ahora tocaba hablar a un librero: Esteban no quería saber de filosofía, de trabajos de economistas, ni de escritos que trataran de la Historia de Europa en los últimos años. Leía libros de viajes; las poesías de Osián; la novela de las cuitas del joven Werther; nuevas traducciones de Shakespeare; recordándose que se había entusiasmado con El Genio del Cristianismo, obra que calificaba de «absolutamente extraordinaria», habiéndola mandado encuadernar en pasta de terciopelo, de las que tenían una pequeña cerradura de oro, destinada a guardar el secreto de acotaciones personales, hechas al margen del texto. Carlos, que había leído el libro de Chateaubriand, no acertaba a explicarse por qué Esteban, hombre descreído, podía haberse interesado tanto por un texto falto de unidad, farragoso a ratos, poco convincente para quien careciera de una fe verdadera. Buscando el libro en todas partes, acabó por encontrar, uno de sus cinco tomos en la habitación de Sofía. Hojeándolo, advirtió con sorpresa que esa edición incluía, en su segunda parte, una suerte de relato novelesco, titulado Rene, que no figuraba en otra edición, más reciente, adquirida en La Habana. Y mientras las demás páginas del volumen estaban vírgenes de notas o marcas, una serie de frases, de párrafos, aparecían subrayados con tinta roja: «Esta vida que al principio me había encantado, no tardó en serme insoportable. Me cansé
Mostrar más

169 Lee mas

La intertextualidad en Concierto Barroco, de Alejo Carpentier

La intertextualidad en Concierto Barroco, de Alejo Carpentier

El Trabajo de Diploma La intertextualidad en Concierto Barroco de Alejo Carpentier tiene como objeto de estudio, reflejado en su título, las relaciones intertextuales entre este texto literario y otros textos de diversa naturaleza cultural que se constituyen en fuentes del texto carpenteriano. En la poética de Alejo Carpentier, (La Habana 1904 - 1980) confluyen las experiencias de un viajero austero que ha integrado a su quehacer artístico las más diversas experiencias y la auténtica asunción de un saber americano que se halla en este continente de lo posible, donde como plantea Salvador Bueno, « todo puede ser o no ser, pues es escenario de lo portentoso e inaudito » 1 . Ese carácter portentoso e inaudito es el que le permite al escritor apropiarse de las esencias americanas para integrarlas y reinterpretarlas en su narrativa. En esta incorporación se presenta la heterogeneidad de nuestro Continente: el acento histórico que nos identifica, la música esculpiendo el subsistema compositivo, el tiempo condensado y circular, nuestra realidad maravillosa, los rasgos peculiares de nuestra tradición, esa tradición que: « no es lo que debe cambiar, sino lo que debe cambiarse, pero más por el desarrollo de sus fuerzas, que por imposición. Caracterizada por su capacidad de otorgar al pasado o a determinada lectura de él, una autoridad trascendente». 2 Todo ello en una constante retroalimentación se condensa conformando un estilo barroco desde la cosmovisión del escritor latinoamericano del siglo XX.
Mostrar más

112 Lee mas

Alejo Carpentier: letra y solfa del barroco

Alejo Carpentier: letra y solfa del barroco

literatura, música y arte universal. Fue un extraord i n a r i o difusor musical en las ciudades donde vivió: París, Cara- cas, La Habana, en las cuales dirigió programas radio- fónicos y administró estudios de grabación, además de organizar importantes actividades del género, como el Primer Fe s t i val de Música Latinoamericana en Caracas. Fue maestro de historia de la música en el Conserva t o r i o Nacional de Música “Hu b e rt de Bl a n c k” en La Ha b a n a e investigador infatigable de la expresión musical de su país, lo que dio como resultado la publicación, en 1946, de su libro La música en Cu b a . Por algo, en 1970 fue de- signado miembro de la Asociación de Compositores y E s c r i t o res de Francia. Y es que Carpentier también escri- bió numerosos libretos (tragedias burlescas, autos core o- gráficos, óperas bufas, cantatas) para músicos tan desta- cados como Marius François Ga i l l a rd, Amadeo Ro l d á n , A l e j a n d ro Ga rcía Caturla, Edgar Varèse, Da r i u s Mi l h a u d . En t re estas obras habría que mencionar Yamba-Ó, La rebambaramba, Poèmes des Antilles, Canción de la niña enferma de fiebre, Invocaciones.
Mostrar más

9 Lee mas

Una lectura del problema del héroe en el acoso de Alejo Carpentier

Una lectura del problema del héroe en el acoso de Alejo Carpentier

posibilidad de fuego, sin una mano que la encendiera.”(Carpentier 1956 p. 72), Esta revelación surgida de la llama de un cigarro encendido, a él le parece de un estado de iluminación superior y novedoso. Esto confirma la ironía que hay en la novela al respecto, pues la visión del acosado es sumanente ingenua. “El ateísmo de su padre le parecía absurdo ahora, ante una imagen que tantas cosas explicaba, extrañándose de que otros no hubiesen pensado, antes que él, en demostrar la existencia de Dios por aquella iluminadora ocurrencia que había tenido en una brasa” (Carpentier 1956 p.73) Lo que puede leerse, en nuestra opinión de modo rápido, como un cristianismo de redención, creemos es desterrado como concepto a ser una posibilidad más entre muchas otras ofertas espirituales en el mundo de la Habana de la novela: como la santería, la música, las creencias de Estrella, la sugerencia de un superhombre en las palabras ebrias e incongruentes del becario; un acercamiento metafísico con manifestaciones en lo apenas conveniente para cada uno. Definitivamente la novela no contiene el sentido redentor de una experiencia del cristianismo ortodoxo. “Era menester que hubiera un origen, un punto de partida, una Capitular del fuego que, a través de las eras sin cuento, había iluminado las caras de los hombres. Y ese Primer Fuego no podía haberse encendido a sí mismo…”( Carpentier 1956 p.73). El dolor que padece el acosado sí lo lleva a conocer algo más, pero mientras en Orestes ese conocimiento se ve reflejado en la restauración del orden, que implica terminar la cadena de muertes que la casa de de los Atridas, en el acosado el dolor no conduce a nada más. En Las Euménides sucede por el acuerdo de que no haya más sangre derramada. En el siguiente apartado abordaremos la diferencia esencial entre Orestes y el acosado, y por qué aunque pueda compartir algunas características con Orestes, es la condición de la justicia y cómo ésta opera en la novela, aquella característica que podría introducirnos en los campos de una posible lectura en la que el acosado aparezca conforme avanza el relato como el anti-héroe, en la medida en que se distancia de la forma del héroe trágico griega con la que comparte un paralelo sugerido por el texto, y algunas características adicionales.
Mostrar más

81 Lee mas

Concierto Barroco de Alejo Carpentier

Concierto Barroco de Alejo Carpentier

Vanas fueron las invocaciones, los ritos, los llamados al Cielo, ante los embates de un sino adverso. Hoy todo es dolor, desolación y desplome de grandezas: “ Un dardo vibrato nel mio sen ”... “Y aparece la Emperatriz con traje entre Semíramis y dama del Ticiano, guapa y valiente mujer, que trata de reanimar los arrestos de su derrotado esposo, puesto por un “ falso ibero ” en tan aciago trance.—“No podía faltar en el drama —sopla Filomeno a su amo—: Es Anna Giró, la querida del Fraile Antonio. Para ella es siempre el primer papel.” — “Aprenda a respetar” —dice el indiano, severo, a su fámulo. Pero en eso, agachando la cabeza bajo las oriflamas aztecas que cuelgan sobre las tablas del espectáculo, aparece Teutile, personaje mencionado en la “ Historia de la Conquista de México ” de Mosén Antonio de Solís, que fuera Cronista Mayor de Indias.—“¡Pero resulta que aquí es hembra!” —exclama el indiano, advirtiendo que le abultan las tetas bajo la túnica ornada de grecas.—“Por algo la llaman “la alemana” —dice el negro—: Y usted sabe que, en eso de ubres, las alemanas...”—“Pero esto es grandísimo disparate — dice el otro—: Según Mosén Antonio de Solís, Teutile era “ general ” de los ejércitos de Montezuma.”—“Pues aquí se llama Giuseppa Pircher, y para mí que se acuesta con Su Alteza el Príncipe de Darmstadt, o Armestad, como dicen otros, que mora, por aburrido de nieves, en un palacio de esta ciudad.”—“Pero Teutile es un hombre y no una mujer.” — “¡Cualquiera sabe! —dice el negro—: Aquí hay gente de mucho vicio... O si no, mire esto.” Y resulta que Teutile quería casarse con Ramiro, hermano menor del Conquistador Don Hernán Cortés, cuyo papel de varón nos canta ahora la Signora Angiola Zanuchi... — “Otra que se acuesta con Su Alteza el Príncipe de Darmstadt” insinúa el negro.—“Pero... ¿aquí todo el mundo se acuesta con todo el mundo?” —pregunta el indiano, escandalizado.—“¡Aquí la gente se acuesta con todo Dios! ...Pero, déjeme escuchar la música, pues está sonando un pasaje de trompeta que mucho me interesa” —dice el negro. Y el indiano, desconcertado por el trastrueque de apariencias, empieza a perderse en el laberinto de una acción que se enreda y desenreda en sí misma, con enredos de nunca acabar. Montezuma pide a la Emperatriz Mitrena —pues así la llaman— que inmole a su hija Teutile (“¡pero si Teutile, carajo, era un general mexicano!”...) antes de que la doncella sea mancillada por los torvos apetitos de un invasor. Pero (y aquí los “peros” se tienen que multiplicar al infinito...) la princesa prefiere darse muerte en presencia de Cortés. Y cruza el puente, que ahora resulta sorprendentemente parecido al de Rialto, y, pura y digna, clama ante el Conquistador:
Mostrar más

43 Lee mas

Significación del pensamiento de  Alejo Carpentier para la comprensión de la identidad cultural latinoamericana

Significación del pensamiento de Alejo Carpentier para la comprensión de la identidad cultural latinoamericana

enunciar el más acabado y completo cuadro de esa realidad que dibuja insistiendo en que el cielo y las nubes del Caribe son muy diferentes a las continentales, aprecia en esto, ciertos aspectos de lo real maravilloso americano y una reafirmación de lo latinoamericano y su identidad en la diferencia. Es La consagración… una profusa descripción en detalles de esa Habana que conoció, estudió y amó hasta la saciedad. En ella sus personajes disfrutan sus calles, espectáculos; todo, como muestra de lo real maravilloso americano. “Al bajar por el Prado, escoltados por sus pomposos leones-pisapapeles de bronce, olvidamos el teatro de piedra y artificio para asomarnos al portentoso Teatro del mar, anfiteatro de inmensidades, dioramas de tormentas, panorama de crepúsculos jamás semejantes a los anteriores […] Era aquél un lugar único, único lugar donde en todo momento podía asistirse a un siempre renovado espectáculo de furias oceánicas, juegos de olas, embestidas de fondo, alzamiento de espumas, o bien —al antojo de los días o según soplaran los vientos— aplacadas las aguas, se ofrecían visiones de ondeada placidez en verde mayor, calma casi lacustre, invitaciones a la barca y al remo, en prodigiosas luminotecnias de alba, media mañana, plena luz de arriba, reflector lateral, amarillos del atardecer, candilejas distantes, oblicuas proyecciones en rojo y violado sobre un fondo ahondado en sombras que anunciaban el gran telón estrellado de la noche (Carpentier, 1979, p. 174).
Mostrar más

156 Lee mas

Nomadismos del decir: avatares de la identidad afroantillana en Así habló el tío de Jean Price-Mars y El reino de este mundo de Alejo Carpentier

Nomadismos del decir: avatares de la identidad afroantillana en Así habló el tío de Jean Price-Mars y El reino de este mundo de Alejo Carpentier

la novela de Carpentier la cultura africana ingresa en el discurso legitimado de la escritura en forma figurada a través de “voces inquietantes”. La ficcionalización de dichas oralidades culturales se convierten en “investiduras” que asumen connotaciones generales atribuidas a la africanidad (lo negro, el desarraigo, lo demoníaco, la rebeldía; etcétera) por ello despliegan su ilegalidad identitaria en forma interpelativa. Ese desafío inquietante va dirigido al poder autoritario del amo cuya presencia es conjurada, al igual que en el texto del antropólogo haitiano, a través de la exaltación del vudú. A partir del uso narrativo de la alegoría junto con el procedimiento figurativo de la metamorfosis (cristalizado en los cambios “licantrópicos” del esclavo Makcandal), se sugiere lo que esas voces afirman como condensación de su identidad: el carácter “calibanesco” de su lengua y el matiz ancestral de su religión. Todo ello reconstruido selectivamente, en consonancia con momentos históricos que remiten al sistema esclavócrata de explotación colonial en el Caribe. Además, la novela del escritor cubano se cierra con el mutismo de la imagen del buitre cimarrón hacia el refugio de lo natural en analogía con la práctica de cimarronaje de esclavos fugados durante la colonia. La moraleja que recorre el texto es el reverso de las cadenas de la opresión: la renovada “Tarea” de buscar la libertad.
Mostrar más

10 Lee mas

Reflexión estética sobre: otras modernidades, revolución y antropofagia en la consagración de la primavera (música, literatura y danza)

Reflexión estética sobre: otras modernidades, revolución y antropofagia en la consagración de la primavera (música, literatura y danza)

En el segundo capítulo titulado Contextos: Alejo Carpentier e Igor Stravinsky damos paso al concepto “Revolución” como una fuerza propulsora de la creación artística. Lo anterior se puede considerar de manera casi inmediata con solo conocer un poco de la historia de vida de Carpentier y de Stravinsky así como el contexto que los ve crecer. Eso es lo que hacemos en este apartado empezamos por dar un recuento rápido de la historia de Cuba a partir de 1898, año en que España pierde frente a Estados Unidos la posesión de la tierra del Caribe. Seguido por una semblanza corta de la vida de Carpentier, desde su nacimiento hasta su participación en el, ya mencionado, “Grupo Minorista”. En este capítulo retomamos la importancia de los manifiestos y de las revistas culturales que dieron fuerza a los movimientos de vanguardia tal es el caso importantísimo de la Revista de Avance (1927 – 1930) para la que Carpentier colaborará con basta información escrita y relacionada principalmente con las vanguardias europeas de la época. La generación que funda la Revista de Avance es hija del pensamiento revolucionario dado a raíz de la revolución mexicana (1910) y por la revolución rusa (1917) que han sido hechos históricos sumamente relevantes para la esfera de lo político, lo social y lo económico. De tal manera que las distintas teorías estéticas de la vanguardia ─que también circulaban durante esa primera mitad del siglo
Mostrar más

128 Lee mas

Un momento: hibridez de épocas

Un momento: hibridez de épocas

En cuanto al uso del término realismo mágico, baste aludir a dos autores que detallan las confusiones y los deslices respectivos (Rodríguez Monegal, 1975: 26-27 y Bényei, 1997: 14). 1 La fertilidad del término no se puede cuestionar: ni este artículo se habría escrito si su uso estuviera bien aclarado. Ambos componentes suyos presentan problemas: el “código realista” (Roas, 2001: 27) suele entremezclarse con algo entendible como el mimetismo; en cuanto a lo maravilloso —distinto del realismo mágico en su origen, pero más tarde muy unido a su ideario (Rodríguez Monegal, 1975: 27)— Carpentier declara: “lo maravilloso comienza a serlo cuando surge de una inesperada alteración de la realidad (el milagro)” (1967: 116), confundiendo términos que tal vez convendría tener separados. 2 Apelando a la “función mágica del arte” (Rama, 1970: 40), se podría argumentar, además, que el término “mágico” es demasiado general para delimitar cualquier género narrativo, ya que “[u]n orden muy diverso los rige, lúcido y ancestral. La primitiva claridad de la magia” (Borges, 2006: 177). 3
Mostrar más

14 Lee mas

The Succes in Failure. The Journal Imán (1931), an Episode of the Latinamerican Literary History

The Succes in Failure. The Journal Imán (1931), an Episode of the Latinamerican Literary History

La revista Imán es un “banco de prueba” del realismo mágico y lo real maravilloso que se expresa en la renovación de la prosa narrativa que emprenden Miguel Ángel Asturias, Alejo Carpentier y Arturo Uslar Pietri. La metrópolis parisina atrae con facilidad inusitada a los artistas latinoamericanos o periféricos en general. El afán por la consagración torna a París en una máquina de escritura, por un lado, y, por el otro, la distancia con las realidades nacionales es el acicate para el descubrimiento de una identidad americana. Se produce un movimiento del centro a los márgenes, tal como lo ha dicho Trinidad Barrera. La investigadora dedica un capítulo a las renovaciones que venimos tratando titulado justamente “Surrealismo, real maravilloso y realismo mágico, otras formas de ver el continente. Arturo Uslar Pietri, Alejo Carpentier, Miguel Ángel Asturias” (Barrera). Ver la realidad continental con ojos diferentes es el saldo de la experiencia vanguardista que estos escritores dejaron plasmado en la revista.
Mostrar más

20 Lee mas

Lo real-maravilloso y la tradición europea: La utopía como catalizador discursivo en los textos de Colón, Gaugin y Carpentier

Lo real-maravilloso y la tradición europea: La utopía como catalizador discursivo en los textos de Colón, Gaugin y Carpentier

Ya que hemos ilustrado varias afinidades entre los textos de Col6n y Gauguin, su visi6n utópica del mundo ultramarino, ahora es necesario vincular esta tradici6n con el proyecto literario de Carpentier. Afortunadamente, su novela pasos perdidos proporciona una visión del mundo «primitivo» muy parecida a las descritas por Col6n y Gauguin. S610 al considerar el argumento de la novela de Carpentier podemos notar muchas similitudes. Se trata de un hombre, arran- cado de su lugar de origen (Cuba) que, desilusionado por la enajenaci6n del mundo de Estados Unidos, emprende un viaje al «vasto 'de las utopías permitidas, de los Icarias es decir, América del Sur, precisa- mente Venezuela (391). Como los de Col6n y Gauguin, este viaje se emprende por la necesidad de resucitar los valores espirituales perdidos en el mundo moderno, ya que, según el narrador: «los discursos habían sustituido a los mitos, las consignas, a las dogmas. Hastiado del lugar fundido en hierro, del texto expurgado y de la cátedra desierta, me acerqué nuevamente al atlántico con el ánimo de pasarlo en sentido inverso» (217). En muchos sentidos su experiencia en el ,Nuevo Mundo repite la del cronista de Indias, en este caso la de Fray Servando Castillejos. Al leer su crónica se da cuenta de que:
Mostrar más

17 Lee mas

Andar quijotesco en Martí y Carpentier

Andar quijotesco en Martí y Carpentier

Siendo ávidos e infatigables lectores establecen contactos benéfi- cos con cientos de textos correspondientes a las más diversas for- maciones discursivas, y obviamente como literatos no excluyen de sus preferencias la lectura de los clásicos de las letras universa- les, esas obras cimeras que en opinión de Carpentier: “fueron moldeando el pensamiento humano a través de los siglos, dándo- nos los elementos de toda técnica artística, de todo estilo —con el caudal de ideas, de mitos, de imágenes, de conceptos que actúan constantemente sobre nuestra sensibilidad y nuestra conciencia”; 2
Mostrar más

11 Lee mas

Traduciendo la historia : Omeros, de Derek Walcott

Traduciendo la historia : Omeros, de Derek Walcott

Sin embargo, al modelar un nuevo lenguaje para la región caribeña —en cuya elaboración también participan otros insignes escritores como Alejo Carpentier, Édouard Glissant y Wilson Harri[r]

19 Lee mas

Los tambores negros de un pueblo futuro. Religión, poesía y música en la obre temprana de Alejo Carpentier

Los tambores negros de un pueblo futuro. Religión, poesía y música en la obre temprana de Alejo Carpentier

Existe, entonces, un hundimiento del narrador y del observador etnológico en el centro de esta cultura que viene a ser descrita por ellos: “Carpentier no se limita a describir la ceremonia de iniciación, que culmina con el ‘rompimiento de la potencia’, sino que se adentra en el mito que está detrás del ritual, para volver a recrearlo ante nosotros” (Maturo, 1972, p. 65). Y todo esto ocurre por medio de la música que es revelación religiosa, una revelación que sabotea lo discursivo en la novela y que articula los poemas. En este sentido, la música es en la novela aquel deamon que hace que el narrador que observa fl uctúe entre una perspectiva externa e interna por ese “discurso indirecto libre, pasando del punto de vista del narrador al de los personajes, [que] le permite ubicarse en una perspectiva interna y externa a la vez a los hechos que narra” (Maturo, 1972, p. 66).
Mostrar más

44 Lee mas

El pensamiento mágico: Un diálogo desde la novela latinoamericana

El pensamiento mágico: Un diálogo desde la novela latinoamericana

Tal osadía le sale bastante cara al primer rey negro de Haití, pues ni siquiera la fortaleza de La Ferrière, construida mezclando sangre de toros para hacerla invulnerable, puede salvarle de la fiereza de su raza y la venganza de los Poderes del más Allá: “En alguna casa retirada -lo sospechaba- habría una imagen suya hincada con alfileres o colgada de mala manera con un cuchillo encajado en el lugar del corazón” (Carpentier, 2007: 114). Este hechizo del que Cristophe sospecha, se relaciona con las wangas vudú, un terrible maleficio en el que se hace un fetiche en forma de muñeca que se hurga con alfileres, en aras de desencadenar efectos nocivos en las partes pinchadas.
Mostrar más

111 Lee mas

La percepción de la Historia por Alejo Carpentier: su importancia y su inclusión en la novelística del autor

La percepción de la Historia por Alejo Carpentier: su importancia y su inclusión en la novelística del autor

El Grupo Minorista tendrá una gran relevancia en la sociedad cubana y en la formación ideológica del propio Alejo Carpentier, colaborando a la configuración de las páginas referidas a la propia Historia de Cuba. En 1927 Martínez Villena redacta la Declaración del Grupo Minorista, que resulta ser un manifiesto que imbrica las preocupaciones políticas y culturales, abogando por erradicar las tiranías, la corrupción, el imperialismo y el neocolonialismo, postulados que más tarde se asimilarían a los que Fidel Castro propugnara para que pudiera darse el triunfo de la Revolución Cubana. El Grupo Minorista, como también haría la política castrista, se preocupaba por una educación popular y la reforma universitaria, la idea de la existencia de un arte vernáculo que se debía promocionar y la lucha por una cultura que aglutinara la identidad nacional con el universalismo, cuestión que evidentemente se manifiesta en la literatura carpenteriana.
Mostrar más

10 Lee mas

La mirada antropológica de Alejo Carpentier

La mirada antropológica de Alejo Carpentier

Es evidente que mis desiguales y diversos abordajes analíticos de la obra de Carpentier denotan la subrayada presencia que tienen en ella las reflexiones de matriz antropológica, acaso sembradas en sus años juve- niles cuando el genial novelista tuvo contacto fraternal con Fernando Ortiz, antepasado fundamental de la etnología cubana. Época en que se exaltaron los valores de la negritud y en la que nacería “la tendencia afrocubanista, que durante más de diez años alimentaría poemas, nove- las, estudios folklóricos y sociológicos”, como el propio Carpentier lo anota en su ensayo La música en Cuba. 7
Mostrar más

6 Lee mas

El americanismo de Alejo Carpentier: "El reino de este mundo"

El americanismo de Alejo Carpentier: "El reino de este mundo"

Carpentier va a elegir un personaje, Ti Nóel, de su propia cosecha, que no tiene nada que ver con otros personajes que van a deambular por la obra, figuras de carácter histórico, como se[r]

17 Lee mas

Show all 10000 documents...