Top PDF Animarse a leer. Un lector llama a otro

Animarse a leer. Un lector llama a otro

Animarse a leer. Un lector llama a otro

nos encontrábamos a nosotros mismos porque parecían hablar de nosotros, de nuestras costumbres, de nuestra vida; en otros veíamos contextos extraños y lejanos, a la vez que asombrosos y fantásticos. Cuento y poesía fueron los géneros que abrieron este espacio de lectura; ya en abril incorporamos mitología griega de la mano de Graciela Montes como relatora y fuimos complejizando la oferta. En ese mes otras voces circularon, otros niños participaron no sólo como lectores de oreja y ojo (de nuevo Bajour) sino como prestadores de voz, poniendo el cuerpo. Lucas con su libro de dinosaurios; Luz y Angelina, con historias de reinas y brujas, respectivamente y Camila quien leyó un libro traído de su propia biblioteca. Matías, por su parte, otra vez se animó. A esta altura del año, luego de dos meses de literatura explícita, una lógica se instaló en el aula o, mejor dicho, la fuimos construyendo (acá no hubo magia) al punto tal de escribir en los cuadernos de clase al comenzar la jornada, casi automáticamente: “leímos…”. Este registro diario nos permitió luego, en la última semana al final del año lectivo, recuperar las escrituras del período 2017 y volver a tejer en nuestro recuerdo cada una de las ciento noventa y cinco lecturas que se incorporaron a nuestro camino lector (Devetach, 2008).
Show more

9 Read more

Rematando la microeconomía : una invitación a animarse a jugar en el aula

Rematando la microeconomía : una invitación a animarse a jugar en el aula

Sánchez Upegui A, Sánchez Ceballos L, Méndez Rendón J, Puerta Gil C. Alfabetización académico- investigativa: citar, argumentar y leer en la red. (Spanish). Revista Lasallista De Investigación [serial online]. December 2013;10(2):151-163. Available from: Communication & Mass Media Complete, Ipswich, MA.

6 Read more

Leer ficciones para reescribir la(s) historia(s). El último lector David Toscana; una lectura desde la teoría del archivo de Roberto González Echevarría

Leer ficciones para reescribir la(s) historia(s). El último lector David Toscana; una lectura desde la teoría del archivo de Roberto González Echevarría

ficcionalizar la memoria de la comunidad adjudicando la batalla de Icamole a Pancho Villa. Y en un tercer movimiento, Lucio intentará transferir de Zaragoza a Díaz la gloria histórica por la batalla del cinco de mayo. Todos estos movimientos son posibles gracias a la falta de definición entre la historia y la ficción, en la arbitrariedad de sus fronteras, en la relativa facilidad con la que podemos cuestionar lo que González Echeverría define como los elementos mediadores previos a través de los cuales se narró la historia misma. “Si hay contradicciones entre dos libros de historia o dos libros sagrados, ¿quién decide a cuál le toca ser ficción?” (117), se pregunta en algún momento Lucio. Para el bibliotecario la distinción entre ficción y no ficción como criterio de clasificación es limitada e inoperante. “Un libro de historia habla de cosas que pasaron, mientras una novela habla de cosas que pasan, así el tiempo de la historia contrasta con el de la novela, que Lucio llama presente permanente, un tiempo inmediato, tangible y auténtico” (117-118). Así, y en lo que sin duda supone una postura similar a la que tanto defendió Borges, el texto literario no tiene un sentido único y universal. A través de la lectura el relato se re-semantiza en un tiempo siempre presente. Finalizada la lectura, el relato entra en una especie de suspenso a la espera que un nuevo lector reviva y actualice ese mundo posible que no es el de la Historia con mayúsculas. El texto literario es un borrador, un manuscrito inconcluso a la espera que un lector-historiador complete el sentido.
Show more

10 Read more

La lectura y el lector . Sobre El último lector de Ricardo Piglia

La lectura y el lector . Sobre El último lector de Ricardo Piglia

Cuando Julia Romero me convocó a participar de este dossier dedicado a Ricardo Piglia, me entusiasmó la idea de interrogar el estatuto de sus textos en el canon de lectura- escritura de la crítica posterior a 1983 desde su libro El último lector (2004). Me interesa considerar los modos en que Piglia se ha constituido como escritor que lee y ha hecho de esta operación una clave de sus materiales, no sólo en la crítica argentina, sino desde su doble localización como profesor en Estados Unidos, inscripta en la dedicatoria a Arcadio Díaz Quiñones: Princeton y Buenos Aires. A su vez, me interesa asimismo recuperar el problema de la constitución del canon de la crítica argentina a partir de los protocolos críticos y estéticos que propone mi proyecto de investigación sobre la configuración del tema de la pobreza en la literatura y la crítica argentinas desde 1920. En este contexto quisiera explorar algunos aspectos de las figuraciones y representaciones del crítico, su institucionalización en la esfera de lo público a la luz de las concepciones estéticas del modernismo y de sus usos como material en Piglia. Cuando considero estos problemas como marca del modernismo en la literatura y la crítica, los materiales literarios no establecen una conexión representacional entre la pobreza como tema de la literatura y las acciones de la crítica. Esta representación corresponde con algo que he llamado lo pobre lindo. Si la relación entre pobreza y literatura se constituye como sublimación ante el horror y el espanto que producen los procesos de organización de los pobres, incluida su cultura, sus protocolos representacionales quedarían atrapados en el movimiento por el cual la palabra crisis arrastra el canon literario al conflicto y al debate respecto de sus condiciones tanto históricas como críticas. Mi propuesta, entonces, no parte de establecer los cambios en el canon de lo literario a través de los cambios de la vida social, sino de indagar en qué sentidos las figuras del crítico podrían inscribir una relación problemática entre literatura y vida en las concepciones de investigación literaria.
Show more

7 Read more

¿Por qué a Otavalo se le llama "Valle del Amanecer"?

¿Por qué a Otavalo se le llama "Valle del Amanecer"?

zón Aníbal Buitrón, un hijo tuyo, tituló a su libro “Valle del Amane­ cer’’, obra en la cual hace una apo­ logía de la vida y cultura indígena, que comienza con una reseña h[r]

8 Read more

El lector como huésped

El lector como huésped

en sí mismos, no puede obviamente aspirar a establecer esta compleja relación de hospitalidad; tampoco la que no pasa de ser un mero entretenimiento. Hace falta lo que H. G. Gadamer ha llamado un “texto eminente”, esto es, la gran obra, la que se lee una y otra vez sin agotarse. Esta clase de textos, a su vez, exige un tipo de lector especial, uno que es cada vez menos frecuente. No el lector apresurado de los diarios, ni el complaciente de la literatura fácil, ni el escolar o erudito que solamente “trabaja con” (la expresión es de Péguy) en lugar de realmente leer (deformación típica de los profesionales de la literatura que con frecuen- cia son lectores muy limitados), sino aquél que, además de reunir los conocimientos necesarios para la comprensión del texto, está dispuesto a comprometerse en su lectura y a entrar en contacto con otro diferente a sí mismo. Y comprometerse quiere decir exponerse, exponerse a ser trans- formado radicalmente por la obra que tenemos entre las manos, porque no hace falta decir que la lectura, la lectura trascendente, no es un episo- dio que ocurra al margen de la vida, como piensan los que jamás han abierto un libro o los peores lectores entre todos, sino un acontecimiento dentro de ella.
Show more

6 Read more

Defensa del lector

Defensa del lector

La compañía silenciosa de un libro está cargada de insinuaciones y de promesas más que de autoridad. En cambio, aquellos a quienes la cercanía de la letra impresa ya ni siquiera emociona, consideran la obra literaria como un simple soporte material de una ideología dirigida a mejorar el comportamiento del individuo. “ Leer es muy fácil, dicen aquellos a quienes la larga costumbre de los libros ha quitado todo respeto por la palabra escrita” , reflexionó de manera memorable Cesare Pavese. En igual sentido, Clarice Lispector da a entender que los enemigos del lector no se encuentran por fuera de los libros mismos. Por encima de la imaginación, estos enemigos suelen otorgar más valor e importancia a ciertas obras, aparentemente literarias, pero dominadas por mensajes morales que convendrían más, quizá, a la hija del librero que a su amiga soñadora. Sólo que, como diría en este caso Óscar Wilde, “ ningún libro u obra de arte ha influido jamás en la moral de nadie” .
Show more

16 Read more

Comentarios para el lector...

Comentarios para el lector...

En especial, el lector se encontrará con un caso práctico denomi- nado CASO, el cual se desarrolla en diferentes capítulos, a lo largo de gran parte de este libro. Se trata de una empresa cuyo almacén ha dejado de ser capaz de ofrecer el espacio suficiente para el almace- namiento de los productos; es decir, se ha quedado pequeño. A lo lar- go de gran parte de este libro se tratará de dar solución a este pro- blema de la empresa CASO, a la vez que proponer diferentes técnicas y sistemas para la mejora de la gestión logística de cualquier empresa.

10 Read more

Paz Octavio – La Llama Doble

Paz Octavio – La Llama Doble

Uno de los rasgos que definen a la literatura moderna es la crítica; quiero decir, a diferencia de las del pasado, no solo canta a los héroes y relata su ascenso o su caída, sino que los analiza. Don Quijote no es Aquiles y en su lecho de muerte se entrega a un amargo examen de conciencia; Rastignac no es el piadoso Eneas, al contrario: sabe que es despiadado, no se arrepiente de serlo y, cínico, se lo confiesa a si mismo. Un intenso poema de Baudelaire se llama Vexamen de minuit. El objeto de predilección de todos estos exámenes y análisis es la pasión amorosa. La poesía, la novela y el teatro modernos sobresalen por el número, la profundidad y la sutileza de sus estudios acerca del amor y su cortejo de obsesiones, emociones y sensaciones. Muchos de esos análisis -por ejemplo, el de Stendhal- han sido disecciones; lo sorprendente, sin embargo, ha sido que en cada caso esas operaciones de cirugía mental terminan en resurrecciones. En las páginas finales de la educación sentimental, quizá la obra más perfecta de Flaubert, el héroe y un amigo de juventud hacen un resumen de sus vidas: uno había sonado con el amor, el otro con el poder, y ambos habían fracasado. ¿Por que?. A esta pregunta, el protagonista principal, Frederic Moreau, responde: Tal vez la falla estuvo en la línea recta. O sea: la pasión es inflexible y no sabe de acomodos. Respuesta reveladora, sobre lodo si se repara en que el que habla así es un alter ego de Flaubert. Pero Frederic-Flaubert no esta decepcionado del amor; a pesar de su fracaso, le sigue pareciendo que fue lo mejor que le había pasado y lo único que justificaba la futilidad de su vida. Frederic estaba decepcionado de si mismo; mejor dicho: del mundo en que le había tocado vivir. Flaubert no desvaloriza al amor: describe sin ilusiones a la sociedad burguesa, ese tejido execrable de compromisos, debilidades, perfidias, pequeñas y grandes traiciones, sórdido egoísmo. No fue ingenioso sino veraz cuando dijo: Madame Bovary, c'est moi. Emma Bovary fue, como el mismo, no una victima del amor sino de su sociedad y de su clase: ¿que hubiera sido de ella si no hubiese vivido en la sórdida provincia francesa? Dante condena al mundo desde el cielo: la literatura moderna lo condena desde la conciencia personal ultrajada.
Show more

39 Read more

Caracterización Morfologica de la LLama Ecuatoriana

Caracterización Morfologica de la LLama Ecuatoriana

La Llama (Lama glama), es el camélido sudamericano doméstico más desarrollado y el que mejor se adapta a las diferentes condiciones climáticas del páramo alto andino. En la actualidad la llama constituye un recurso zoo genético de gran importancia social y económica para los productores de las comunidades de las zonas altas de la serranía ecuatoriana (Quispe, 2015). Se pueden observar cuatro variedades como son: Chaccu, k’ara, Suri y Llamingo; cada una con ciertas características propias que las hacen distinguibles entre ellas (Wheeler, 2012).
Show more

98 Read more

Leer el mundo para leer el texto escrito

Leer el mundo para leer el texto escrito

En consecuencia, hablar de Leer el mundo para leer el texto escrito es un requisito tanto para el pedagogo como para sus estudiantes, ya que es una actividad que dice como los educandosestánleyendo su contexto (mundo), y el profesor en segunda instancia puede categorizar y apropiarse de este componente para desarrollar una enseñanza significativa mediante la utilización de obras literarias, para lo cual debe analizar el plan de área. En definitiva,tanto el docente como la institución deben aproximarse a realizar un estudio concienzudo de los sujetos que están educando y qué métodos están utilizando para hacer de los nuevos hombres unos apasionados por la lectura. Una herramienta fundamental es como se ha nombrado reiteradamente,una enseñanza de la literatura enfocada en la subjetividad del estudiante y la lectura de mundo como herramienta valiosa que puede orientar estrategias pedagógicas.
Show more

5 Read more

Leer

Leer

(Para hacer este segundo límite se necesita aplicar L´Hôpital. Se verá en su momento). Su gráfica es la que se indica.. Indica los puntos de discontinuidad de cada una de las siguientes[r]

19 Read more

El lector como consumidor

El lector como consumidor

Aunque se espera del sis- tema de medios, y más a pie de tierra de los profesionales del sector que respeten la autono- mía de los ciudadanos, en lu- gar de abusar de la posición vulnerable de éstos reducién- dolos a meros consumidores, numerosos factores indican que las actuaciones irrepro- chablemente legales del siste- ma -si lo son- pueden coinci- dir con comportamientos irres- ponsables e injustos, sobre todo en los macroniveles comentados, pero incluso también en el micronivel de la redac- ción de mensajes mediante los mecanismos que Tuchman denominó «ritual estratégico» y que consisten en aparentar objetividad y rigor (véase Tuchman, 1983), aplicando un lengua- je desnaturalizado y deshumanizado que su- gestiona al lector sobre su falta de inten- cionalidad (Núñez Ladeveze, 1987: 233). Es nuestra moraleja de las vacas locas: un diag- nóstico que también detectamos en la comuni- cación pública. Díaz Nosty, frente a este pano- rama inquietante, plantea la creación de un espacio de regeneración en las prácticas de la acción comunicativa que opere sobre tres prin- cipios básicos: identificación de los actores (de modo que haya transparencia sobre los propie- tarios de los medios y los mecanismos de producción), neutralización de los valores de preagenda (no hurtando a la audiencia perfiles de la realidad contrarios a los intereses parti-
Show more

6 Read more

La animación a la lectura en el segundo ciclo de Educación Infantil  Géneros literarios, actividades, estrategias y técnicas para fomentar el gusto y hábito lector antes de saber leer

La animación a la lectura en el segundo ciclo de Educación Infantil Géneros literarios, actividades, estrategias y técnicas para fomentar el gusto y hábito lector antes de saber leer

Daniel Cassany (2006), se une al modelo interaccionista y va matizando poco a poco la definición de leer, desde las distintas concepciones (lingüística, psicolingüística, semiótica, pragmática….), del siguiente modo: leer no es sólo recuperar el valor semántico de cada palabra y relacionarlo con el de las palabras anteriores y posteriores, donde el contenido surgiría de la suma de todos los vocablos y oraciones. De esta forma, el significado del texto se encontraría en el propio texto. Pero el significado no está sólo en el texto sino también en la mente del lector. Leer no sólo exige conocer las unidades y las reglas combinatorias de la lengua, también requiere desarrollar las habilidades cognitivas implicadas en el acto de comprender (aportar conocimiento previo, hacer inferencias, formular hipótesis y saberlas reformular, etc.).
Show more

59 Read more

Documento transversal 2, leer y aprender a leer

Documento transversal 2, leer y aprender a leer

Las intervenciones de la docente logran su objetivo: Ámbar llega a conside- rar indicios cualitativos por sí misma, tanto para anticipar lo que puede decir en el texto como para verificar las interpretaciones realizadas. Desde el co- mienzo, sus anticipaciones están basadas en su conocimiento del cuento, son globalmente pertinentes para el texto que intenta interpretar y va en- contrando indicios para verificarlas, siempre a instancias de la maestra. Esto sucede hasta el momento en que la docente la ayuda a identificar exactamen- te qué dice en la palabra “abuelita”: ella había anticipado que decía “abuela” y la había localizado señalando “ABUELITA”. A partir de ese momento -en el que manifiesta que ya sabe leer- Ámbar comienza a coordinar espontáneamente los indicios que detecta en el texto con sus anticipaciones y verificaciones. En los hechos, la niña refuta la afirmación de su padre -“mi papá me dice que no sé leer y que soy boba porque adivino…”- accediendo a interpretaciones que demuestran claramente ser resultado de importantes coordinaciones de información, muy alejadas de una mera adivinación.
Show more

51 Read more

Los instrumentos del lector

Los instrumentos del lector

Siguiendo con el ejemplo, al leer el diagrama de doble entrada sobre el proceso de la comunicación de forma horizontal, se estaría distinguiendo a qué se refiere el concepto de emisor (si se toma como referencia la segunda fila del esquema). Por su parte, si la lectura se realiza de forma vertical, entonces se tendrá claro cuáles son los elementos que forman parte del proceso de comunicación (tomando en cuenta la primera columna de la matriz).

8 Read more

Lector de Homero

Lector de Homero

Este ardid, amigo mío, será posible porque doy por hecho, o creo muy probable, que el tiempo sea una dimensión carente de profundidad, en la que los acontecimientos se producen simultáneamente -la teoría de conjuntos de Cantor me permite aventurar que así ha de ser-, o una insidia que permite el holocausto de toda creación, incluso de la creación literaria, de la que, como sabes, deviene el resto de lo creado, incluso la creación del mundo. ¿Te lo imaginas? Un sólo escritor escribe una sola historia para un sólo lector, y ambos, lector y escritor, son la misma persona. ¿Reducida a qué queda la creación? ¿Sientes ahora tanto pánico como yo? Continúa imaginando y, como yo, alcanzarás seguramente la cota del pavor: Dios, El Verbo, crea el mundo para los hombres -Butler tal vez asegure que para las mujeres-, pero Dios y los hombres son un único ser y al mismo tiempo. ¿Dónde hallaremos el principio, cuando sólo era El Verbo, y dónde el final, cuando aparecen los hombres, si Hombre y Verbo son simultáneos y son lo mismo? ¿Tienes tú respuesta para mi pregunta -te planteo varias preguntas, pero estoy convencido de que te has dado cuenta de que la pregunta es, otra vez, única y múltiple-? ¿La tienes? Yo tengo una respuesta, y temo que sea la única respuesta. La nada es mi respuesta.
Show more

6 Read more

El lector sometido

El lector sometido

En el curso de unas pocas décadas aparecen en el mundo romano una serie de colecciones poéticas que implican una renovación de las formas de circulación de la poesía. (Cfr. Krevans, 1984) Las piezas no se ordenan sobre el papiro de manera simple, mucho menos aleatoriamente, sino de un modo complejo. El lector se encuentra con una serie de piezas eslabonadas, la primera de las cuales es bastante más que el umbral que permite el ingreso a todas las otras. De hecho lo que la crítica percibe es que el poema de apertura es el campo del poeta editor, además de encerrar claves programáticas y de describir la figura del lector modelo. Después de él se suceden poemas en los que se descubren entramados o narrativas hasta llegar a la última de las piezas que cumple la función de epílogo. Más que un bloque de organización temática, genérica o métrica, el lector encuentra una sucesión de poemas que proponen una narrativa (Cfr. Otis, 1964: 102-105) cuyo significado va apareciendo por añadidura de partes a medida que desenrolla el papiro.
Show more

8 Read more

PLAN LECTOR

PLAN LECTOR

- Según el tipo de texto, la valoración es posible desde variadas perspectivas. Son múltiples las ópticas desde las cuales el texto puede ser interrogado. Pero, en todos los casos, el sujeto lector lo somete a una minuciosa evaluación crítica.

11 Read more

La conquista del lector

La conquista del lector

Ciencia y periodismo son mundos distintos, pero no tan alejados que no se divisen. Tercer Milenio, que se publica cada martes en Heraldo de Aragón, lleva vein- te años empeñado en ser un suplemento hecho para los lectores pero con los científicos. Se trata de un trabajo codo a codo, donde todo se revisa y se consensúa, donde se insta al experto a pensar en el lector. Nada que no se entienda o que directamente aburra se publica, sino que se trabaja y se edita hasta hacerle merecer llamarse divulgación. Esta cooperación directa en la elaboración de muchos de los contenidos de Tercer Milenio, en un trabajo tan exigente con la eficacia de la comunicación como con el rigor, ha acortado distancias. En sus páginas, apostamos por la diferencia y la creatividad. Desde la redacción, tratamos de ser cazadores de buenas historias, de cocinar platos nuevos con frutos recolectados aquí y allá y de cultivar nuestros propios enfoques divulgativos. Las condiciones extremas que nos rodean hoy a todos hacen un mérito de la pura supervivencia. Los ingenie- ros utilizan estrategias de origami en estructuras diná- micas que viajan empaquetadas y se despliegan donde las necesitamos, por ejemplo, un stent coronario que abre una arteria y permite que la sangre circule. Cuántas ideas, iniciativas, reportajes... esperan hoy, reducidos al mínimo, para desplegarse en el momento oportuno.
Show more

5 Read more

Show all 1748 documents...