PDF superior ARISTÓTELES: PROPIEDAD Y LUCHA DE CLASES

ARISTÓTELES: PROPIEDAD Y LUCHA DE CLASES

ARISTÓTELES: PROPIEDAD Y LUCHA DE CLASES

Aristóteles supone que la clase media cumplirá el papel de amortiguar el choque de clases antagónicas. Esto es puro idealismo. Pura ideología. No nos arrima argumentos cien- tíficos —por lo demás inexistentes— que nos muestren cómo esos sectores cumplirán ese rol. Por el contrario, la historia nos ha enseñado que las famosas clases medias, supuesto que podamos distinguirlas simplemente como "medias", terminan siempre cavando las trincheras de la clase más fuerte o con mayores posibilidades de éxito. Por otra parte, el concepto de Aristóteles sobre las clases medias es bastante difuso. Solón, por ejemplo, es para él un representante de la clase media y le adjudica enorme sabi- duría. 17 Pero el verdadero canto a la clase media, en el pa-
Mostrar más

19 Lee mas

Educación y lucha de clases y otros escritos

Educación y lucha de clases y otros escritos

Si la determinación económica de los procesos sociales es un elemento clave para interpretar la evolución de la educación, un lugar privilegiado para ese aná- lisis son los tipos de vínculos que se establecen entre educación, trabajo y forma- ción profesional. Ponce parte de reconocer que el desarrollo de las técnicas es uno de los elementos que motorizan los cambios en la educación de las sociedades, en la medida en que favorecen la acumulación del capital. Desde aquel puño de maza encontrado en Hierakonpolis –donde aparece tallada la figura de un rey excavando un canal de riego con sus propias manos– hasta el desprecio por el trabajo ma- nual que resaltará Aristóteles y que se extenderá hasta finales del Antiguo Régi- men, las relaciones entre educación y trabajo operarán una serie de transforma- ciones que Ponce seguirá con especial atención. Así, resalta cómo alrededor del siglo V el desarrollo del comercio marítimo favoreció el ascenso de los comercian- tes e industriales, generando, entre otras cosas, una curiosidad en torno al desarrollo de los oficios mecánicos. «Algo del siglo de Voltaire hay en ese siglo de Pericles: la confianza en la vida, la ilusión del progreso indefinido, la curiosi- dad por la técnica de los oficios» (ELC: 71). Entre los romanos también puede constatarse la emergencia de un tipo de educación nueva que permitió formarse integralmente en los saberes de la agricultura, la guerra y la política de manera concurrente. Más tarde, la puesta en valor de los saberes del trabajo tendrá lugar de una manera más contundente con Montaigne y Vives. A través de sus obras, Ponce revaloriza el interés de estos autores por «la vida terrenal de los negocios» (ELC: 123).
Mostrar más

208 Lee mas

LEER Y DESCARGAR: LA LUCHA DE CLASES EN LA ANTIGUA ROMA

LEER Y DESCARGAR: LA LUCHA DE CLASES EN LA ANTIGUA ROMA

“No siempre fui vecino de un hombre rico. Alrededor había muchos dueños de granjas, modestos, iguales en la riqueza y labrando sus tierras en armonía vecinal. ¡Qué diferente es ahora! La tierra que una vez alimento a todos esos ciudadanos, ahora es una sola plantación enorme, que pertenece a un solo hombre rico. Extiende los límites de sus propiedades hacia cada lado; se ha tragado las casas de los campesinos que han sido arrasadas, y destruidos los santuarios de sus padres. Los antiguos dueños han dicho adiós a sus dioses tutelares y se ha ido muy lejos con sus esposas e hijos. La monotonía reina sobre la amplia llanura. En todas partes la riqueza se cierra sobre sí misma como una pared, como un cerco. Aquí y allá, hay un jardín del hombre rico, allí sus campos, aquí su viña, sus bosques y pilas de granos. Yo gustoso hubiese ido, pero no pude encontrar un lugar de la tierra en el que no tuviera un hombre rico como vecino.¿En qué lugar no se encuentra uno con la propiedad privada del hombre rico? No se contentan con extender sus dominios hasta que están delimitados por fronteras naturales, ríos y montañas, como países enteros. Se apoyan incluso en las selvas y bosques más remotos de la montaña. Y en ninguna parte esta ambición encuentra un fin y un límite hasta que el hombre rico se encuentra con otro hombre rico. Y esto también muestra el desprecio que los ricos tienen por nosotros, los pobres, que ni siquiera se toman la molestia de negarlo cuando han usado la violencia contra nosotros” 47
Mostrar más

178 Lee mas

C. MARX - La Lucha de Clases en Francia 1848 – 1850

C. MARX - La Lucha de Clases en Francia 1848 – 1850

A su vez, el Gobierno provisional, que se había visto obligado a proclamar la república, hizo todo lo posible por hacerla aceptable para la burguesía y para las provincias. El terror sangriento de la primera república francesa [37] fue desautorizado mediante la abolición de la pena de muerte para los delitos políticos; se dio libertad de prensa para todas las opiniones; el ejército, los tribunales y la administración siguieron, salvo algunas excepciones, [220] en manos de sus antiguos dignatarios y a ninguno de los altos delincuentes de la monarquía de Julio se le pidieron cuentas. Los republicanos burgueses del "National" se divertían en cambiar los nombres y los trajes monárquicos por nombres y trajes de la antigua república. Para ellos, la república no era más que un nuevo traje de baile para la vieja sociedad burguesa. La joven república buscaba su mérito principal en no asustar a nadie, en asustarse más bien constantemente a sí misma y en prolongar su existencia y desarmar a los que se resistían, haciendo que esa existencia fuera blanda y condescendiente y no resistiéndose a nada ni a nadie. Se proclamó en voz alta, para que lo oyesen las clases privilegiadas de dentro y los poderes despóticos de fuera, que la república era de naturaleza pacífica. Vivir y dejar vivir era su lema. A esto se añadió que poco después de la revolución de Febrero, los alemanes, los polacos, los austríacos, los húngaros y los italianos, se sublevaron cada cual con arreglo a las características de su situación del momento. Rusia e Inglaterra, ésta estremecida también y aquélla atemorizada, no estaban preparadas. La república no encontró, pues, ante sí ningún enemigo nacional. Por tanto, no existía ninguna gran complicación exterior que pudiera encender la energía para la acción, acelerar el proceso revolucionario y empujar hacia adelante al Gobierno provisional o echarlo por la borda. El proletariado de París, que veía en la república su propia obra, aclamaba, naturalmente, todos los actos del Gobierno provisional que ayudaban a éste a afirmarse con más facilidad en la sociedad burguesa. Se dejó emplear de buena gana por Caussidière en servicios de policía para proteger la propiedad en París, como dejó que Luis Blanc fallase con su arbitraje las disputas de salarios entre obreros y patronos. Era su poind d'honneur [*] el mantener intacto a los ojos de Europa el honor burgués de la república.
Mostrar más

99 Lee mas

LEER Y DESCARGAR EL LIBRO: “PERIODISMO Y LUCHA DE CLASES” de Camilo Taufic

LEER Y DESCARGAR EL LIBRO: “PERIODISMO Y LUCHA DE CLASES” de Camilo Taufic

Los explotadores no sólo se apropiaron entonces por la fuerza y el pillaje de los medios de producción, sino que pasaron a dominar los medios de comunicación. Para unos quedó el trabajo agobiante y embrutecedor; para otros, el cultivo del pensamiento, la palabra, la oratoria, que se convirtieron en un factor de refuerzo para el dominio de los amos sobre los esclavos. La comunicación dejó de ser comunión desde el momento en que se inició la explotación del trabajo ajeno. La inmensa mayoría de los hombres ya no pudo hablar de igual a igual con sus iguales. La propiedad privada había colocado una máscara sobre las semejanzas entre humanos y las personas pasaron a ser distintas según su papel en la producción. Los que hacían las cosas se “cosificaron”; fueron un objeto, un número; los dueños del dinero se “metalizaron”, cambió hasta el metal de su voz. Unos dieron órdenes; otros respondieron con monosílabos. A las masas de esclavos no sólo les fue arrebatado el producto de su trabajo, sino hasta su propia lengua, como les sucedió a los indios de América después de la conquista. Este desequilibrio transformó la comunicación en información, en el sentido aristotélico del término, esto es, en “imposición de formas”. La comunicación, que literalmente significa “hacer a otro partícipe de lo que uno tiene”, no fue más (en la sociedad de clases) coparticipación y suprimida a unos por la fuerza de otros se convirtió en imposición de formas ideológicas, hasta nuestros días, en que la cibernética, la ciencia de las computadoras, ha demostrado que comunicar e informar son sinónimos, y, además, que “informar” equivale a “dirigir” dentro de una misma organización social. De tal manera que quien controla los medios de comunicación de masas puede a través de ellos ejercer un dominio, científicamente comprobado, sobre la sociedad entera, aunque no tenga el asentimiento de sus dirigidos y así sea en contra de la voluntad de ellos mismos.
Mostrar más

188 Lee mas

La Anarquía – Errico Malatesta

La Anarquía – Errico Malatesta

Hemos visto como este estado de lucha, lejos de ser una condición necesaria de la vida de la humanidad, es contrario a los intereses de los individuos y de la especie humana; hemos visto como la cooperación, la solidaridad, es la norma del progreso humano y hemos sacado en consecuencia de todo ello, que mediante la abolición de la propiedad individual y de todo predominio del hombre sobre el hombre, el gobierno perdería toda razón de ser y debería desaparecer. «Pero -podría objetársenos- cambiad el principio sobre el que actualmente se funda la organización social, sustituid con la solidaridad la lucha, con la propiedad común la propiedad privada, y no habréis hecho sino cambiar la naturaleza del gobierno que, en lugar de ser el protector y el representante de los intereses de una clase, sería -supuesto que las clases no habrían de existir- el representante de los intereses de toda la sociedad, con la misión de asegurar y de regularizar, en intereses de todos, la cooperación social, de desempeñar los servicios públicos de una importancia general, de defender a la sociedad contra las posibles tentativas encaminadas a restablecer los privilegios, de prevenir los atentados cometidos por algunos contra la vida, el bienestar o la libertad de cada uno».
Mostrar más

48 Lee mas

Del antagonismo a la lucha de clases

Del antagonismo a la lucha de clases

Parte del producto que crea el hombre le es expropiado por otros hombres quienes no sólo tienen el control sobre los instrumentos de trabajo, sino también sobre los medios ideológicos; el objeto que ha sido elaborado por el trabajador se comporta ajeno a él: “El objeto producido por el trabajo, su producto, se enfrenta a él como algo extraño, como un poder independiente del productor” (Marx, 1968: 75). De esta manera, sobre la base del trabajo alienado se constituye en la economía burguesa la idea de la propiedad y de la enajenación: “La propiedad privada es, pues, el producto, el resultado, la necesaria consecuencia del trabajo alienado, de la relación exterior del obrero con la naturaleza y consigo mismo” (Marx, 1968: 76).
Mostrar más

13 Lee mas

CLASES SOCIALES Y LUCHA DE CLASES

CLASES SOCIALES Y LUCHA DE CLASES

89. En primer lugar, porque la forma de explotación a la que está sometida la clase obrera sólo puede ser eliminada si se suprime la propiedad privada de los medios de producción, origen último de toda explotación. Las clases explotadas de otros sistemas de producción pueden liberarse de la explotación sin poner necesariamente en tela de juicio la propiedad privada de estos medios, como es, por ejemplo, el caso de los siervos que, liberados de las relaciones serviles, se transforman en propietarios de los terrenos que antes les eran concedidos por el terrateniente como pago por su trabajo. En cambio, en el capitalismo, en que el proceso de producción requiere de muchos trabajadores que realizan tareas específicas dentro de un gran trabajo colectivo, la propiedad privada capitalista sobre los medios de producción sólo puede ser eliminada para dar paso a la propiedad colectiva de ellos.
Mostrar más

35 Lee mas

Sistemas de información en salud: diálogo con Pedro Urra González

Sistemas de información en salud: diálogo con Pedro Urra González

Por otro lado, creo que como modelo de construcción social y producción social de textos es un modelo a considerar, a tener en cuenta y en nuestro caso instrumentarlo en determinados escenarios puede ser muy interesante. Es lo que nosotros hemos tratado de hacer en la práctica, en la Wiki de Infomed, donde vuelven a reproducir- se los sistemas de relaciones sociales, de clase, de poder que están ahí. Como bien saben ustedes, somos seres históricos y sociales, no venimos de la nada, sino que venimos cargados de nuestra familia, de nuestra raza, de nuestra historia, de nuestros precedentes, a no ser que haya una intención profunda de transformación consciente y explícita, como fue la Revolución Cubana en un momento determinado. Yo mismo vengo de un origen social por el que tal vez no estaría en el posicionamiento que puedo estar hoy, y muchos de nosotros en la sociedad somos producto de esa profunda transformación social, cuya permanen- cia depende mucho de la lucha, que es una cons- trucción que no se mantiene per se, sino que es un proceso muy profundo. Wikipedia es lo mismo, tiene esas características, tiene ese poten- cial, pero al mismo tiempo está –como todo pro- ceso social– sometida a las regularidades o por lo menos a los principios más generales de la cons- trucción social, en donde lo histórico, lo social, lo clasista, está presente, con más potencial de transformación y cambio que otras que tienen un modelo mucho más centralizado, mucho más
Mostrar más

13 Lee mas

Conversation with the Historian Jesús Vargas, former Member of the National Strike Council of the Student Movement of 1968 in Mexico

Conversation with the Historian Jesús Vargas, former Member of the National Strike Council of the Student Movement of 1968 in Mexico

J. V. V.: En los primeros dos años me integré muy bien al ambiente, no obstante que mi desempeño académico era más bien bajo, me quería «comer el mundo» de un bocado y no me dedicaba lo necesario a estudiar y preparar las clases, solo la iba pasando. En ciencias biológicas encontré mi devoción por la lectura. Yo leía esporádicamente desde la secundaria, pero entre mis nuevos profesores encontré grandes lectores que me orientaron a leer sistemáticamente y en forma ordenada. El director de la escuela era un científico que se había formado ahí mismo como Químico Bacteriólogo Parasitólogo, era culto y librepensador. Era el timonel, su liderazgo se expresaba con plenitud, pero con discreción, no era protagónico. En 1967 se presentaron tres acontecimientos muy relevantes: el primero fue que se eligió una dirección estudiantil integrada con jóvenes de la juventud comunista, recayendo la presidencia en una mujer; el segundo fue que la escuela participó en una huelga general del Politécnico en apoyo a una Escuela de Agricultura de provincia que exigió mejores condiciones académicas y el tercero, que a fin de año se inició una discusión crítica, grupo por grupo, en torno a los programas de estudio. Se cuestionó desde la base estudiantil que los programas y los métodos de enseñanza eran anacrónicos, se introdujeron términos que no se habían utilizado antes, como autogestión, enseñanza formativa no informativa, democracia en el aula, etc. Estos tres factores fueron determinantes para que al año siguiente la Escuela de Ciencias Biológicas se pusiera a la vanguardia desde los primeros momentos de la huelga estudiantil de 1968.
Mostrar más

24 Lee mas

Identidad, experiencia, diferencia. Re-significaciones de lo político en Esta puente mi espalda

Identidad, experiencia, diferencia. Re-significaciones de lo político en Esta puente mi espalda

Para las feministas de color la posibilidad de reconstruir la identidad se transfor- ma en un ejercicio clave de resistencia, puesto que frente a las opresiones de raza, cla- se y sexualidad, las posibilidades de ser nombrado y nombrarse desafían la violencia de la anulación de las experiencias y las diferencias. A partir de aquí la búsqueda por articular nuevas construcciones-mundo se vuelve recurrente a la hora de buscar for- mas de imaginar posturas identitarias que sean asumidas como armas de lucha políti- ca: “en nuestro mundo —señala Audre Lorde—, divide y conquistarás debe convertirse en define y te apoderarás” (Lorde 1981/1998, p. 92)
Mostrar más

14 Lee mas

La Democracia Ateniense

La Democracia Ateniense

A este respecto, la lucha de facciones entre Clístenes e Iságoras, llevó a que el primero buscara el apoyo de la gran masa ciudadana oponiéndose a la investigación de antecedentes familiares de aquellos ciudadanos cuya ciudadanía fuera dudosa, ello era el resultado de una serie de disputas entorno a quién tenía derecho a ser ciudadano ateniense, lo cual era competencia de las familias aristocráticas, ya que estas estaban encargadas de controlar el número de miembros de fatrías 31 y de ese modo su admisión en las tribus. Según Aristóteles, previamente a la reorganización de las tribus de Clístenes, la sociedad estaba organizada entorno a cuatro fileas o tribus, que eran controladas por las familias aristocráticas. Cada una de ellas estaba dividida en tres fratrías o tritias, y éstas estaban compuestas por treinta 32 gene y cada genos 33 por treinta hombres 34 . Por ello, buscando acabar con los viejos principios gentilicios de organización política basados en el parentesco, encontró la solución mediante la división de la población en un concepto territorial entorno a tres agrupaciones: Démos, tritties y fileas.
Mostrar más

34 Lee mas

Descargar
			
			
				Descargar PDF

Descargar Descargar PDF

En relación a la posición de los PC latinoamericanos, podemos afirmar que, al menos en su vertiente hegemónica, desde mediados de la década de los 50, asumen una orientación política de apoyo a los gobiernos capitalistas que impulsaron el modelo desarrollista, considerándolos como progresistas o democráticos (Löwy, 2014, pp. 20-39). La clave de dicho posicionamiento es la perspectiva etapista acerca de la revolución, que supone un previo desarrollo nacional entendido como industrialización (Astarita, 2010, pp. 23-25). En este marco, la alianza entre proletariado y la supuesta burguesía nacional constituye uno de los núcleos de la perspectiva asumida por los PC, que tiene derivas políticas de peso acerca de las tareas del movimiento popular (Marini, 1976). Estos planteos revisten una mirada teórico epistemológica sobre el carácter del desarrollo capitalista en las formaciones sociales latinoamericanas y la configuración de las clases sociales en las mismas. Se emplea el mismo modelo de desarrollo que el utilizado para el caso de países capitalistas centrales que, además, supone la tesis de la revolución por etapas.
Mostrar más

18 Lee mas

Un marxismo para el siglo XXI… Comunistas otra vez

Un marxismo para el siglo XXI… Comunistas otra vez

Para decirlo de manera técnica, ¿En qué sentido un cesante es explotado?, ¿Cómo le sacan plusvalía a un cesante?, ¿Qué le sacan a un cesante?, es obvio que no le sacan plusvalía. ¿Qué tiene la teoría que decir de eso?. Eso es antes de decidir qué le vamos a decir a la gente. Ahí es donde yo creo que es necesario distinguir entre opresión, explotación, enajenación, y hacer una teoría amplia que muestre que en una sociedad altamente tecnológica gente que es oprimida de una manera brutal puede tener un compromiso muy profundo con su propia opresión. Entender ese fenómeno es el que exige ampliar la teoría del valor, la teoría de la explotación. ¿Cómo estarían definidas las clases en ese contexto? Porque la lucha de clases tendría que haber cambiado en una sociedad burocrática respecto de la clásica obrero-burgués del capitalismo.
Mostrar más

19 Lee mas

Más allá del arte: mimesis en Aristóteles

Más allá del arte: mimesis en Aristóteles

no en los aspectos políticos ni en la función didáctica que las artes miméticas, y en particular la tragedia, desempeñan en la pólis. De otro modo parecería difícil explicar que tenga la expresa intención de eliminar el examen del aspecto político de las artes miméticas en esta obra, y que en otras atienda al mismo. Teniendo en cuenta que no mantiene la supuesta despolitización a lo largo de todo el corpus, no parece plausible argüir, como propone Hall, que sea incapaz de sostener en la práctica lo que pretende establecer en teoría, esto es, la despolitización de la tragedia o, más precisamente, su separación de la pólis democrática ateniense. El carácter fundacional y la verdadera origina- lidad de la perspectiva que el ilósofo adopta en este breve y desarticulado tratado no reside en una supuesta desvinculación de la poética de otras esferas humanas, sino fundamentalmente en el hecho de que responde a los ataques y a las censuras de los que la poesía era objeto, instaurando por primera vez de manera sistemática los principios que deinen y rigen este grupo de artes productivas. Aun cuando las soluciones propuestas en Poet. 25 apuntan prin- cipalmente a salvaguardar la coherencia interna de la obra, el hecho mismo de que asuma su defensa revela la importante función social que le otorga tanto a la poética como a las artes mencionadas en el texto. El proceso de transformación en la producción y en la representación trágica –que el propio Aristóteles atestigua– no explica por sí mismo el silencio de la Poética, pero resulta signiicativo para comprender la perspectiva general que adopta con relación a la tragedia.
Mostrar más

248 Lee mas

Reseña de Žižek (2016) La nueva lucha de clases. Los refugiados y el terror

Reseña de Žižek (2016) La nueva lucha de clases. Los refugiados y el terror

es cómo nuestros medios de comunicación presentan la crisis de los refugiados: más o menos como si más allá de Grecia existiera un agujero negro que escupiera a los refu- giados” (p. 58). Con todo, apunta a que la situación de las masas de refugiados está ar- ticulada a la división de clases del mundo árabe —los países muy ricos como Kuwait, Katar, los Emiratos y Arabia Saudí no los aceptan—, mientras que países menos ricos, sí —por lo menos mantienen una postura más abierta—, como son Turquía, Egipto e Irán; con ello desenmascara la compleja economía de transporte de refugiados, una verdadera industria que mueve millones de dólares y con réditos asimétricos para de- terminados países.
Mostrar más

9 Lee mas

LUCHA DE CLASES, GUERRA CIVIL Y GENOCIDIO EN LA ARGENTINA 1973-1983

LUCHA DE CLASES, GUERRA CIVIL Y GENOCIDIO EN LA ARGENTINA 1973-1983

1. En la conceptualización del proceso de lucha de clases – teóricas, políticas y económicas- que se extiende entre 1955 y 1976- compartimos los análisis teórico-empíricos de dos investigaciones que cubren con precisión diversos períodos de ese largo e intenso tramo de la vida política y social argentina. El primero es una obra ya clásica de la sociología argentina: de Juan Carlos Marín, Los hechos armados. Argentina 1973-76, (1978), última edición Buenos Aires, La Rosa Blindada y PI.CA.SO. 2003. La edición de 1996, de los mismos editores, lleva como subtítulo La acumulación primitiva del genocidio. Marín en su capítulo I revisa y resignifica las luchas de clases de esos años, escritas casi “al calor de los hechos” y en sus prólogos y epílogo a las varias ediciones va actualizando la mirada, a la luz de los nuevos desarrollos de la realidad local y mundial. El segundo es Orígenes y desarrollo de la guerra civil en Argentina 1966-1976, Buenos Aires, Eudeba, 1998, de Pablo Bonavena; Mariana Maañón; Gloria Morelli; Flabián Nievas; Roberto Paiva y Martín Pascual, todos ellos ex alumnos y ex ayudantes de cátedra, casi todos hoy profesores, varios de ellos miembros de este equipo de investigación, y todos colegas y amigos más jóvenes, que, partiendo del trabajo de Marín citado antes realizan una tarea de soporte empírico de su primer capítulo, proveyéndolo de datos históricos, referencias teóricas y discurso pedagógico, con el plus autocorrectivo que proporciona el trabajo en cooperación. También con la humildad necesaria para advertirnos en la Introducción que “como sabemos que no hay verdades esclarecidas sino esclerosadas, tómese esta contribución como un momento , un estadio del conocimiento de los hechos abordados”. Lo mismo pretendemos del presente trabajo.
Mostrar más

463 Lee mas

Dos centenarios

Dos centenarios

Es tambiCn la de que desde la disolucidn de la antigua propiedad comdn de la tierra toda la historia ha sido una historia de luchas de clases, de luchas entre clases explotadas y explota[r]

8 Lee mas

EL ORDEN DE LECTURA DE LOS DIÁLOGOS DE PLATÓN

EL ORDEN DE LECTURA DE LOS DIÁLOGOS DE PLATÓN

continuar, es necesario explicar por qué el OLDP incluye los treinta y cinco diálogos de Trasilo. Es fácil sistematizar los diálogos de Platón –o cualquier otra prueba dada en cualquier campo de estudio– cuando el crítico tiene el poder de excluir toda prueba que no encaje en un sistema pre-concebido. Esto es precisamente lo que Friedrich Schleiermacher hizo (Lamm 2000:232-233) y es lo que está ocurriendo otra vez entre los partidarios de la “cronología dramática”: la autenticidad de las Leyes está siendo negada (Tejera 1999:291-308; Nails 2002: 328; y Press 2007: 57 y 69) y el cronológicamente inexplicable Menéxeno ya muestra una tendencia a desaparecer (Press 2007: 72-73). Si no fuera por el testimonio de Aristóteles, el Menéxeno habría sido suprimido del canon hace mucho tiempo (Guthrie 1975: 312). Al encontrar un hogar en el OLDP – perfectamente encajado entre el Ión y el Banquete (§2) y sin dependencia del testimonio de Aristóteles (cf. Dean-Jones 1995: 52, n.5)– el Menéxeno podría rescatar a sus hermanas menos afortunadas a las que el estagirita no puso nombre. Para qué merece la pena encontrar un lugar para Menéxeno, Hiparco y Minos fue el problema más complejo que surgió al reconstruir el OLDP. Pero excluirlos todos porque “no encajaban” habría viciado el proyecto, al menos a ojos de sus partidarios. Da la casualidad de que los treinta y cinco diálogos encajan y de este modo el OLDP se confirma –mirabile dictu– en el mismo momento en el que confiere autenticidad a sus componentes más menospreciados. Pero habría sido imposible descubrir incluso la localización general del Hiparco y Minos – los cuales parecen ser diálogos “fáciles” en todos los sentidos de la palabra– sin partir del supuesto de que la República es literalmente el centro del OLDP (§5): el decimoctavo en una serie de treinta y cinco. Como resultado no hubo lugar ni para el Hiparco ni para el Minos entre los diecisiete diálogos que precedieron a la República, mientras que hubo un lugar para un equilibrado grupo después de ella.
Mostrar más

36 Lee mas

DE LA E D U C A C I ~ N

DE LA E D U C A C I ~ N

Entonces, partimos de la hipótesis de que la cultura formó, construyó y enriqueció la lucha zapatista y no esquemas teóricos ortodoxos de la lucha de clases, fue y [r]

159 Lee mas

Show all 10000 documents...