PDF superior Aura y experiencia en Walter Benjamin

Aura y experiencia en Walter Benjamin

Aura y experiencia en Walter Benjamin

Carlos Fuentes: ¿lector de Walter Benjamin? (Aura como categoría de tiempo) Continuando con el abordaje hermenéutico de las fuentes, hemos considerado titular bajo la forma interrogativa este punto de nuestro trabajo. Es que pensamos que Carlos Fuentes –sociólogo y escritor latinoamericano– deja oír su propia voz mediante la narrativa, pero sólo para descubrirnos otros empalmes temporales (voces), que en sus obras marcan presencia en el modo de nombrar a sus personajes-otros (otros porque son entidades existentes que abren el diálogo con otras realidades, que materializan), en la multiplicación de los espacios y de la arquitectura, espacios que permiten recuperar la tradición por medio de una relación aurática, por mediación de la experiencia como categoría de construcción de conocimiento, por tanto, por medio del sujeto histórico.
Mostrar más

6 Lee mas

Un signo para lo ausente . La pérdida como constitutiva de una experiencia estética, a partir del concepto de Aura en Walter Benjamin

Un signo para lo ausente . La pérdida como constitutiva de una experiencia estética, a partir del concepto de Aura en Walter Benjamin

codeterminación que se da entre sujeto y objeto, aspecto que podemos encontrar implícito en el concepto de Aura, tal y como lo desarrolla uno de sus integrantes: Walter Benjamin. Este autor no solo indagó en las transformaciones que se dieron en la experiencia estética con el auge de la industrialización y la vida urbana , sino que también , por medio del concepto de imagen dialéctica, se propuso dar cuenta de cierta potencialidad crítica: resaltó el modo en que los objetos necesitan ser disueltos por los sujetos, de tal manera que su historia interna ( o experiencia subjetiva congelada en su interior) se libere redescubriendo, con ello, la estructura social sumergida en dicha configuración particular .Desde este enfoque, ni objeto ni sujeto logran mantenerse idénticos.
Mostrar más

6 Lee mas

El derrotero del arte : crítica y aura en Walter Benjamin

El derrotero del arte : crítica y aura en Walter Benjamin

pensando en que sean los espíritus los que las aprecien. Posteriormente, el ritual al que sirve la obra de arte es el religioso, allí incluso se prohíbe la visión de ésta, como indica la Torá que sucedía con el Arca del Testimonio: “pero no entrarán, ni por un instante, a ver las cosas sagradas; de lo contrario, morirán” (Núm 4, 20). El valor de culto impulsaba, en algunas catedrales medievales, a esconder las esculturas mediante la arquitectura misma, haciendo que no puedan apreciarse a ras del suelo o, incluso hasta bien entrado el siglo XX, a mantener escondidas algunas advocaciones, tras un lienzo, la mayor parte del año (Benjamin, GS I/2, pp. 443, 483-484 y 715 y GS VII/1, p. 358). En Ways of seeing, esto se explica agregando que las artes visuales existen en una reserva o coto [preserve] que, efectivamente, en su forma original, era mágico o sagrado, pero que además, era físico: era el lugar, la cueva, el edificio en el cual o para el cual la obra de arte había sido hecha. La experiencia, primero ritual, luego artística se separó del resto de la vida, con el objeto de ejercer el poder sobre ambas, ya que quien tenía autoridad sobre la reserva adquiría, a su vez, autoridad sobre el arte (Berger y otros, 1972, p. 32). La obra de arte independizada del servicio religioso, indica Benjamin (GS I/2, pp. 441, 480 y 714 y GS VII/1, p. 356), sin embargo continúa teniendo un aura que no termina nunca de desligarse de su función ritual. Para Berger y el resto de los autores (1972, p. 32), la reserva originalmente mágica devino social; al entrar en la cultura de la clase dominante, ésta eligió sus palacios como el lugar en donde el arte continuaría separado y aislado. Así, aunque cambió el lugar y el rol social de las personas que adquirieron autoridad sobre el arte, la dinámica de poder siguió siendo la misma. Finalmente, antes de decaer definitivamente, el último reducto del valor de culto de la imagen se encontró, de acuerdo con Benjamin (GS I/2, pp. 445, 485 y 718 y GS VII/1, p. 360), en los rostros de los seres humanos captados por la cámara fotográfica.
Mostrar más

144 Lee mas

Empatía y extrañamiento en el concepto de aura de Walter Benjamin.

Empatía y extrañamiento en el concepto de aura de Walter Benjamin.

El concepto de aura ocupa un lugar central de la teoría del arte de Walter Benjamin. Sin embargo, su sentido no es unívoco: de “Pequeña historia de la fotografía” (1931) y “La obra de arte en la época de su reproductibi- lidad técnica” (1935-1936) a “Sobre algunos motivos en Baudelaire” (1939), la definición del aura evidentemente varía. A esto se añade que, en otros escritos, Benjamin amplía el campo semántico del término más allá de la dimensión estética. En las páginas siguientes, me ocuparé de revisar las distintas formulaciones que el concepto de aura tiene a lo largo de la obra de Benjamin con el fin de mostrar que se funda en una dialéctica de empatía y extrañamiento arraigada profundamente en la historia de la percepción humana. Mi argumento es que la caracterización de la experiencia de lo be- llo de la naturaleza y del arte como aurática consiste, en último análisis, en una transferencia de la relación interpersonal que constituye la base del mundo social o, más precisamente, en la derivación de un proceso percep- tivo originario en segunda persona sobre la actitud que los seres humanos asumen frente a entes y hechos que se presentan bajo la perspectiva de la tercera. 1
Mostrar más

19 Lee mas

Before Aura: The Foundation of Painting According to Walter Benjamin. Antes del aura: el fundamento de la pintura según Walter Benjamin

Before Aura: The Foundation of Painting According to Walter Benjamin. Antes del aura: el fundamento de la pintura según Walter Benjamin

7. Experiencia de la pintura Sabido es que, en manos de la vanguardia histórica, esa dimensión formativa del cuadro lleva a menudo aparejada la creación de motivos a medio camino entre la especulación plástica, la utopía social y la propaganda política, y aunque su deriva materialista y el contacto directo con el contexto soviético bien pudieran haberle aproximado a esa tendencia, lo cierto es que Benjamin se reconocerá en todo momento afín al formalismo espiritual de Kandinsky y al cosmos virginal de Franz Marc, pero de manera especial al universo parainfantil de Paul Klee, un pintor en el que fija su atención aun antes de que la crítica, el mercado o la historiografía lo hagan y de quien seguirá afirmando, a finales de los años treinta, que su “trabajo se presenta en pintura tan esencialmente aislado como el de Kafka en la literatura” (Benjamin, 1978, p. 762). Un trabajo ciertamente concomitante, el de uno y otro, en el que un sinnúmero de elementos entra en relación, adquiere apariencia homogénea y dispensa sentido, circunstancia que ha llevado a caracterizar las creaciones de ambos como parábolas o, más a menudo, como calculadas alegorías.
Mostrar más

32 Lee mas

Walter Benjamin. Influencia de la cultura judía en el concepto de “aura”

Walter Benjamin. Influencia de la cultura judía en el concepto de “aura”

entre las generaciones y no de los niños? Lo mismo ocurre con la técnica: no es dominio de la naturaleza, sino dominio de la relación entre naturaleza y humanidad. Si bien los hombres, como especie, llegaron hace decenas de miles de años al término de su evolución, la humanidad como especie está aún al principio de la suya. La técnica le está organizando una physis en la que su contacto con el cosmos adoptará una forma nueva y diferente de la que se daba entre los pueblos y familias. Baste con recordar la experiencia de velocidades gracias a las cuales la humanidad se está equipando para realizar vertiginosos viajes hacia el interior del tiempo y toparse allí con ritmos que permitirán a los enfermos recuperarse como antes lo hacían en la alta montaña o los mares meridionales. Los parques de atracciones prefiguran los futuros sanatorios. El estremecimiento que acompaña una verdadera experiencia cósmica no está ligado a ese minúsculo fragmento de la naturaleza que solemos llamar “naturaleza”. En las noches de exterminio de la última guerra, una sensación similar a la felicidad de los epilépticos sacudía los miembros de la humanidad. Y las rebeliones que siguieron luego constituyeron la primera tentativa por hacerse con el control del nuevo cuerpo. El poder del proletariado es la escala que mide su convalescencia. Si la disciplina de éste no logra penetrarlo hasta la médula, no lo salvará ningún razonamiento pacifista. Sólo en el delirio de la procreación supera el ser vivo el vértigo del aniquilamiento. (Benjamin, 1987, pp. 96-98)
Mostrar más

152 Lee mas

La producción de un desaparecimiento : verdad, aura y técnica en Walter Benjamin = The production of a disappearance : truth , aura, and technique in Walter Benjamin

La producción de un desaparecimiento : verdad, aura y técnica en Walter Benjamin = The production of a disappearance : truth , aura, and technique in Walter Benjamin

Keywords: Aura, technique, artwork, truth, Walter Benjamin. El problema del arte, de la obra y su circulación adquiere en Benjamin un carácter sin- gular. No tanto por sus juicios y preferencias respecto a tendencias o formatos particula- res, lo que constituiría el ejercicio habitual de una crítica que todavía considera el objeto artístico como uno autónomo de sus contextos sociales, sino precisamente por asumir esta última cuestión como un criterio radical. El lugar del arte como objeto de estudio (de crítica) se desplaza, tornándose él mismo en foco de otros objetos. El arte para Benjamin, más que la manifestación de una cierta cultura, es una herramienta preferencial desde la cual es posible analizar el verdadero objeto de estudio: la sociedad, la época, la historia y su vinculación con la política. Su lugar es, entonces, el lugar de una experiencia crítica, la experiencia misma que la modernidad ha encriptado, de tal suerte que la obra pasa a ser una alegoría de su propio contexto de producción: la modernidad permitirá desentrañar aquello que la época defi ne de la obra, antes que lo que la obra defi ne de la época.
Mostrar más

13 Lee mas

BENJAMIN, Walter - Experiencia y Pobreza

BENJAMIN, Walter - Experiencia y Pobreza

Tambi?n es frío y sobrio. Las cosas de vidrio no tienen «aura». El vidrio es el enemigo número uno del misterio. También es enemigo de la posesión. André Gide, gran escritor, ha dicho: «cada cosa que quiero poseer, se me vuelve opaca». ¿Gentes como Scheerbart sueñan tal vez con edificaciones de vidrio porque son confesores de una nueva pobreza? Pero quizás diga más una comparación que la teoría. Si entramos en un cuarto burgués de los años ochenta la impresión más fuerte será, por muy acogedor que parezca, la de que nada tenemos que buscar en él. Nada tenemos que buscar en él, porque no hay en él un solo rincón en el que el morador no haya dejado su huella: chucherías en los estantes, velillos sobre los sofás, visillos en las ventanas, rejillas ante la chimenea. Una hermosa frase de Brecht nos ayudará a seguir, a seguir lejos: «Borra las huellas», dice el estribillo en el primer poema del «Libro de lectura para los habitantes de la ciudad». Pero en este cuarto burgués se ha hecho costumbre el comportamiento opuesto. Y viceversa, el «intérieur»
Mostrar más

5 Lee mas

Benjamin, Walter - Sobre algunos temas de baudelaire.pdf

Benjamin, Walter - Sobre algunos temas de baudelaire.pdf

ber estado atento a los empujones de la multitud es la experiencia que Baudelaire -entre todas las que hicieron de su vida lo que fue- toma como decisiva e in-sustituible. La apariencia de una multitud vivaz y en movimiento, objeto de la contemplación del fláneur, se ha disuelto ante sus ojos. Para compene- trarse mejor con su bajeza, imagina el día en que incluso las mujeres perdidas se pronunciarán por una conducta ordenada, condenarán el libertinaje y no admitirán ya nada que no sea dinero. Traiciona- do por estos últimos aliados suyos, Baudelaire se vuelve contra la multitud. Y lo hace con la cólera impotente de quien se lanza contra el viento o la lluvia. He aquí la «experiencia vivida» a la cual Bau- delaire ha dado el peso de una experiencia. Ha mostrado el precio al cual se conquista la sensación de la modernidad: la disolución del aura a través de la «experiencia» del shock. La comprensión de tal disolución le ha costado caro. Pero es la ley de su poesía. Su poesía brilla en el cielo del Segundo Im- perio como «un astro sin atmósfera». 20
Mostrar más

90 Lee mas

Las reproducciones o por qué con ellas no se acaba el aura . Consideraciones sobre Walter Benjamin

Las reproducciones o por qué con ellas no se acaba el aura . Consideraciones sobre Walter Benjamin

A la vez que el artificio o carácter constructivo funda el aura de los objetos burgueses, genera el desmoronamiento. En su ruina la cámara nos permite ver una ruptura: el inconciente óptico. “Es corriente que alguien se de cuenta, aunque solo sea a grandes rasgos, de las maneras de andar de las gentes, pero seguro que no sabe nada de su actitud en esa fracción de segundo en que se alarga el paso (…) la fotografía abre en ese material los aspectos fisiognómicos de mundos de imágenes que habitan en lo minúsculo, suficientemente ocultos e interpretables para haber hallado cobijo en los sueños en vigilia, pero que ahora al hacerse grandes y formulables, revelan que la diferencia entre técnica y magia es desde luego una variable histórica.” 11
Mostrar más

8 Lee mas

Experiencia y narratividad en Walter Benjamin

Experiencia y narratividad en Walter Benjamin

La traducción, por tanto, se trata de una comunicación entre lenguajes, una transposición de un lenguaje a otro, pero no rige regiones abstractas de igualdad y semejanza (como aquella que sostendría una postura esencialista), sino espacios continuos de transformación. Así, podemos sostener que en el vínculo entre experiencia y narratividad, se da lugar a un principio de cambio o transformación que modifica el carácter “natural” de las cosas, así como, si lo pensamos vinculado la subjetividad, también se distanciaría de una idea en la cual el sujeto es entendido como una “identidad” cuya característica principal sería su propia regularidad; en cambio, podemos pensar una subjetividad, desde el punto de vista en que Benjamin nos presenta la relación del lenguaje de los hombres con las cosas, que esté caracterizada por las propias transformaciones que se da en tanto tiene experiencia, o dicho de otro modo, en la medida en que las cosas se le aparecen como nuevas en tanto existe este término del lenguaje para lo que la receptividad del nombre se vuelve sobre lo innominado. El conocimiento tendría lugar en esta traducción de lo innominado al nombre. El conocimiento, desde esta perspectiva vincularía al saber con la experiencia y no con la reproducción.
Mostrar más

12 Lee mas

Walter Benjamin: historia, experiencia y modernidad*

Walter Benjamin: historia, experiencia y modernidad*

Finalmente, y en tercer lugar, de este tipo de análisis se desprende en la obra de Benjamin una preocupación por el desarrollo del arte moderno. Allí estaba en juego justamente la construcción y renova- ción de las promesas y aspiraciones de la cultura moderna, esto es, su reelaboración autocrítica; y simultáneamente estaba allí, también en juego, la continuidad de un orden social que traicionaba esas prome- sas. Benjamin se preocupaba así por la figura misma del intelectual y del artista moderno, en la que veía una doble función. Por una par- te, se trataba de generar una crítica radical a las fantasmagorías que encubrían la realidad social y política de un momento histórico bien determinado (particularmente la lucha contra el nacionalsocialismo y el fascismo que se expandían por Europa), con el fin de motivar cambios en la conciencia colectiva y en la opinión pública a corto y mediano plazo. Pero, de otro lado, estaba también la función de construir filosóficamente una crítica de más profundo calado, que apuntara a los elementos conceptuales más esenciales de la cultura moderna, que desarrollara una revisión de las configuraciones his- tóricas a las que habían dado lugar y que evaluara críticamente estos procesos. La finalidad de esta tarea consistía en actualizar (y trascen- der) filosóficamente las promesas y aspiraciones a las que habían dado lugar las ideas sobre la sociedad de hombres libres e iguales, cuyo re- flejo brillaba en las imágenes de la felicidad de los cuentos infantiles, según la evocación de Adorno. Esta tarea debía dar forma, en el largo plazo, a una cultura moderna renovada por su autocrítica y capaz de engendrar, a través del tiempo, nuevas formas de identidad, sociabi- lidad e institucionalidad (científica, artística, política y económica). No es necesario mitificar la imagen de Benjamin para reconocer que estas aspiraciones suyas están lejos de haber perdido actualidad. Y sin embargo, nuestro horizonte histórico específico es muy diferente. Así que esa actualidad de Benjamin tampoco es materia disponible. Su obra nos devuelve hoy una retadora mirada.
Mostrar más

26 Lee mas

De la crisis del aura a la liberación del aparato cinematográfico: Walter Benjamin y Dziga Vertov

De la crisis del aura a la liberación del aparato cinematográfico: Walter Benjamin y Dziga Vertov

La noción de inervación desaparece en la tercera versión de “El ensayo sobre la obra de arte”, pero la idea de las potencialidades revolucionarias de la recepción colectiva de las películas subsiste. Benjamin planteaba que las masas se veían involucradas en el vaivén entre atención y distracción, para el cual el cine proporcionaba un entrenamiento, puesto que los espectadores debían estar atentos a las imágenes que se desplegaban ante ellos, al tiempo que debían interrumpir constantemente las asociaciones que estas imágenes les provocaban para recibir las imágenes –fotogramas y planos– que se proyectaban inmediatamente después. En un trabajo imprescindible, para comprender las formas perceptivas surgidas durante el siglo XIX, Jonathan Crary (Suspensiones de la percepción 55) ha criticado duramente a Benjamin, Simmel, Kracauer y Adorno, por asumir que la distracción era una característica fundamental de la subjetividad moderna; en su opinión esto dejaba de lado una parte fundamental de los procesos de subjetivación, los cuales estaban relacionadas con múltiples técnicas, instituciones, prácticas y discursos que buscaban que los sujetos atendieran. Sin embargo, lo que Crary no comprende es que Benjamin y los otros pensadores que señala, no oponían la distracción a la atención necesaria para desempeñarse como obrero industrial o como público de un espectáculo masivo, sino que el recogimiento propio del juicio estético era confrontado por la recepción en distracción característica del mundo moderno. Esta oposición implicaba que en la primera modalidad el sujeto estético se sumergía en la obra, mientras en la segunda, la masa sumergía la obra en sí. “La arquitectura fue siempre prototipo de una obra de arte cuya recepción se da distraídamente, y además, por el colectivo. Así, las leyes de su recepción son las más instructivas que tenemos” (“La obra de arte…”, tercera redacción 82). La modernización de la per- cepción expandía e intensificaba esta forma de recepción, que no era exclusivamente óptica, sino también táctil y dependía de la repetición y la costumbre.
Mostrar más

24 Lee mas

El graffiti como experiencia estética  una lectura desde Walter Benjamin

El graffiti como experiencia estética una lectura desde Walter Benjamin

emblema, recuerda el triunfo de las tropas estadounidenses sobre las fuerzas japonesas, el final de una guerra, y que fuera reproducido en la película Watchmen producida en el 2009. Finalmente, vemos cómo el “El beso de los invisibles” es una muestra de aquellas fuerzas antagónicas que logran componer una misma unidad y compartir un mismo lenguaje, es la historia de una Bogotá visible y de una Bogotá invisible, del amor que como surge en lo limpio también surge en lo sucio, de lo visible y lo invisible, el de lo ilegal y la legalidad, de la noche donde se crea y el día donde se contempla, de la guerra que se vive dentro de nuestra ciudad, del conflicto de clases, de las desigualdades sociales. Este graffiti se ha convertido en una huella, rastro del tiempo que quiso tocar, pero también de otros tiempos que se suman, anacrónicos entre sí. Este abordaje del graffiti es sólo el principio de una propuesta hacia problemas y debates en torno a esos hechos impuestos o invisibilizaciones. En relación con las categorías utilizadas por Benjamin, pensamos que la historia que se desprende de éste graffiti hace parte de ese pasado “no concluso” que ha sido tachado, ocultado y suprimido. Este es uno de los desastres o ruinas que fue dejando el progreso que prometía el avance de la ciudad. Con una mayor cautela, podemos decir que estamos empezando a abrir ese abanico, a
Mostrar más

40 Lee mas

La experiencia de la modernidad. Shock y melancolía en Walter Benjamin

La experiencia de la modernidad. Shock y melancolía en Walter Benjamin

La historia de la melancolía tiene lugar en el espacio de esta dialéctica y en ella alcanza el punto culminante la magia propia del Renacimiento, una época en la que el hombre se esfuerza por descubrir las fuentes del conocimiento oculto de la naturaleza. En este contexto, la imagen del melancólico intenta captar las fuerzas espirituales de Saturno y escapar a la demencia. Se vuelve evidente, según Benjamin, el modo en que la teoría de la melancolía cristaliza en torno a una gran cantidad de antiguos símbolos en los que solo el Renacimiento con la melancolía heroica proyectará “la imponente dialéctica presente en tales dogmas” (2007b, p. 366). Con Ficino aparece expresada la profunda vinculación existente entre genio y melancolía y se puede pensar, en la lectura benjaminiana, la existencia de un favoritismo entre la inactiva interiorización del melancólico, su conciencia de totalidad y el trabajo intelectual, cuyo constante ejercicio de pensamiento exige aislamiento, abstracción, concentración y contemplación de las propias fantasmagorías. La creación artística, literaria y filosófica permite al melancólico canalizar las energías que descubre en su interior, pues es propio del melancólico el tratar mejor con las cosas que con las personas.
Mostrar más

27 Lee mas

Una flor imposible. Walter Benjamin y la experiencia en crisis

Una flor imposible. Walter Benjamin y la experiencia en crisis

Esta mudez, como observa Benjamin en “El narrador”, fue cubierta por “la marea de los libros de la guerra” (2008, p. 60) que apareció a diez años de su fin y que contenía “todo lo contrario de una experiencia que se transmite de boca en boca” (2008, p. 60). En el contexto de una crisis significativa que cuestiona aquello que se creyó incuestionable, los vacíos se cubren y las interferencias se ocultan detrás de una fingida plenitud. Aun así, debajo del grueso manto de información y análisis sobre la guerra, la voz de los combatientes se siguió articulando con dificultad hasta su muerte, como demuestra Rosenthal a partir de su serie de entrevistas: “el relato que falta sobre el periodo de las trincheras es un fenómeno generalizado en las entrevistas que llevamos a cabo con hombres, la mayoría de los cuales habían servido como soldados en ambas guerras” (Rosenthal, 1990, p. 120). Las narraciones de tono épico y plagadas de acontecimientos escalofriantes que aparecen en los relatos de la Segunda Guerra están ausentes, según la investigadora, en los recuerdos de la Primera. A diferencia de la Segunda Guerra Mundial (una guerra de movilidad), la “de la Primera Guerra Mundial fue una experiencia de la vida en las trincheras donde era imposible orientarse en base al tiempo, o estructurar los días de acuerdo con las secuencias de un dia normal” (1990, p. 122) 4 , en tanto los soldados pasaban, en ocasiones, meses y hasta años inmóviles en estos pequeños y precarios espacios (1990, p. 122), alejados de cualquier tipo de enfrentamiento o batalla, esto es, de cualquier experiencia bélica esperable.
Mostrar más

14 Lee mas

Consideraciones en torno al concepto de experiencia en Walter Benjamin

Consideraciones en torno al concepto de experiencia en Walter Benjamin

Para postular esta posibilidad de hacer una experiencia con el pasado, Benjamin necesita cuestionar no sólo el modo tradicional de hacer historia, sino también el modo como se ha comprendido el tiempo, como un telón de fondo homogéneo y vacío donde posar los acontecimientos que linealmente se transforman de futuro en presente y de presente en pasado, para quedar sepultados allí perdiendo relevancia. Esta concepción del tiempo es solidaria con la idea de que la humanidad progresa en la historia, que se revela para Benjamin absolutamente insostenible a la luz de los acontecimientos que marcan el siglo XX, pero también peligrosa políticamente en tanto, con la mirada fija en el futuro, no presta atención al cúmulo de ruinas y de muertos que el “progreso” amontona. Benjamin cuestiona este modo de comprender el tiempo fundamentalmente en tanto entiende que el pasado tiene aún vigencia y relevancia, y que los muertos están aún en algún sentido entre nosotros, en tal medida que “ni siquiera los muertos estarán seguros si el enemigo vence” (Benjamin en Reyes Mate, 2009, p. 113).
Mostrar más

9 Lee mas

Walter Benjamin

Walter Benjamin

A saber, en los tiempos primitivos, y a causa de la preponderancia absoluta de su valor cultual, fue en pri- mera línea un instrumento de magia que sólo más tarde se reconoció en ciert[r]

205 Lee mas

Infancia y Juventud en Walter Benjamin UNA TENSIÓN ENTRE EXPERIENCIA, HISTORIA

Infancia y Juventud en Walter Benjamin UNA TENSIÓN ENTRE EXPERIENCIA, HISTORIA

El interés del presente texto no sólo es reconstruir parte de su vida intelectual, para dar a conocer la manera como las experiencias —infantil y juvenil de la vida de Benja[r]

16 Lee mas

La experiencia en Walter Benjamin : Entre el “orden profano” y la “intensidad mesiánica”

La experiencia en Walter Benjamin : Entre el “orden profano” y la “intensidad mesiánica”

El concepto de experiencia de Walter Benjamin opera al menos tres inflexiones en relación con la tradición filosófica moderna. En primer lugar, el desplazamiento de la experiencia del ámbito del sujeto individual para pensarla como una praxis plural y compartida. En segundo lugar, el desplazamiento de la experiencia del plano epistemológico-cognoscitivo para concebirla como un fenómeno social y político vinculado a la narración. De modo que, la experiencia no se restringe al plano del conocimiento sino que remite a un horizonte más amplio. La experiencia se encuentra íntimamente vinculada con la narración como actividad colectiva y desempeña en consecuencia un papel fundamental en la constitución de sentidos compartidos que sustentan el lazo social Por eso, la Primera Guerra Mundial trajo consigo un empobrecimiento de la experiencia sin precedentes por la crisis de sentido que generó. De esta manera, el concepto de experiencia benjaminiano permite realizar un diagnóstico de la situación política y social a comienzos del siglo XX. En tercer lugar, en la perspectiva de Benjamin se opera un desplazamiento de la experiencia compartimentada y fragmentada de la época moderna por la aspiración a una experiencia ampliada que pueda asir destellos de lo inmediato, lo indeterminado, lo inarticulado. De ahí el íntimo vínculo de la experiencia con lo místico-religioso.
Mostrar más

7 Lee mas

Show all 10000 documents...