PDF superior La Aventura de La Historia - Dossier009 Felipe III - Poco Rey Para Tanto Reino

La Aventura de La Historia - Dossier009 Felipe III - Poco Rey Para Tanto Reino

La Aventura de La Historia - Dossier009 Felipe III - Poco Rey Para Tanto Reino

F rancisco Gómez de Sandoval nació en 1553, hijo del IV marqués de Denia y de doña Isabel de Borja, hija de san Francis- co de Borja. Marqués de Denia, Grande de Es- paña y gentilhombre de cámara del Rey, se ga- nó la confianza del futuro Felipe III. Éste ya en el trono, le nombró en 1599 duque de Lerma y le encargó la gestión de sus documentos. A su nobleza, riqueza y prudencia, añadió la amis- tad con el Rey; también, y esto se demostraría con los años, la avaricia y el nepotismo. Al tiempo que alejaba de la Corte a quienes podí- an hacer peligrar su privanza, no cesaba en sus gestiones por conseguir, para sí y sus próxi- mos, cargos, títulos y provechosas sinecuras. Su fortuna personal, inicialmente reducida, al- canzaba ya en 1602 cifras verdaderamente as- tronómicas. Sus manifiestas riquezas le granje- aron una creciente animadversión a todos los niveles, pero fue su propio hijo, el duque de Uceda, quien acabo convirtiéndose en su ma- yor adversario en el favor real. Ante el peligro, Lerma pensó que un capelo cardenalicio po- dría ser su mejor defensa. Lo obtuvo en 1618, pero no le libró de la caída, en la que intervi- no muy destacadamente el joven duque de Oli- vares, a su vez valido del príncipe heredero. A fines de ese año, el Rey le concedió “el des- canso tantas veces pedido” y le dió permiso pa- ra retirarse. Murió en Valladolid en 1625.
Mostrar más

16 Lee mas

Esparza, Jose Javier - La Gran Aventura Del Reino de Asturias

Esparza, Jose Javier - La Gran Aventura Del Reino de Asturias

¿Y cómo sería Teudano; cuál podría ser su aspecto? Tenemos una imagen: hay una hermosa ilustración miniada del Códice del obispo Pelayo donde podemos a ver a Alfonso, con corona pero arrodillado, y tras él, en pie, destacado, a un caballero provisto de espada y alto escudo. A un lado, la Virgen; al otro, San Miguel, y sobre ellos, Jesús y la corte celestial. Dicen que seguramente esa figura del guerrero fiel, detrás del rey, corresponde a Teudano. Lo vemos sereno, en reposo, pero con la espada al hombro; un tipo delgado y recio, sin barba, de cabellos castaños. Su escudo, de fondo azul, está adornado con motivos geométricos de inspiración claramente germánica. Las representaciones fisionómicas de esta época no se someten a las exigencias de fidelidad del retrato. Por otra parte, el códice fue pintado muchos años después de estos sucesos. O sea que tal vez Teudano no fuera delgado y sin barba, sino barbudo y grueso. Pero, en todo caso, es la única imagen que tenemos. Otros personajes de este tramo de nuestra historia aparecen una única vez y desaparecen sin dejar rastro. Pensemos en el bravo Gadaxara, por ejemplo. Pero de Teudano aún tenemos alguna noticia posterior. En 812, Alfonso realiza una donación a la catedral ovetense del Salvador. Entre los que firman como testigos se cuenta un tal Teuda, que sin duda es nuestro hombre. ¿Podía ser otro Teuda? ¿El arquitecto Tioda, por ejemplo? Sánchez Albornoz pensaba que ese Teuda es el nuestro: el propio Alfonso explicaba que aquella donación era acción de gracias por su liberación del cautiverio, luego nada más lógico que llamar como testigo al hombre que le había liberado. Así decía el rey Alfonso:
Mostrar más

342 Lee mas

La Hispania del Nuevo Mundo. Historia indiana y dinámicas políticas en el reinado de Felipe III

La Hispania del Nuevo Mundo. Historia indiana y dinámicas políticas en el reinado de Felipe III

De todas las citadas, la comparación con Hércules puede ser entendida como una de las más provocativas. Porque si el Potosí fue un Hércules, y enlazamos esta figuración con el carácter peregrino que el texto alude a los deseos de España, se pueden entender las riquezas del cerro como los trabajos del héroe en manos del monarca español, que pasaría entonces a ser Euristeo, el rey imperfecto. Resulta llamativa la osadía de dejar abierta la posibilidad a esta interpretación respecto del papel del rey, como aquel soberano que tiene en sus manos la voluntad del poderoso Hércules-Potosí, un Potosí que a su vez simboliza las Indias en su conjunto. El paralelismo elegido por el jesuita resulta revelador. Si se sigue el relato mitológico más consensuado, Euristeo fue un personaje atrapado en sus afanes, incapaz de reconocer la valía de Hércules y de sus esforzados a la par que mortíferos trabajos, un rey imposibilitado de dar a su vasallo el papel que sus méritos le hubiesen asignado. Al igual que Hércules, Potosí (o Indias) sufrió la or- den de dejar los frutos de sus esfuerzos en la puerta del reino, más allá del coste de las tareas, y del mismo modo que sucedió al semidiós, le estuvo negada la entrada a participar en los beneficios reales. Pocas dudas quedan acerca de la dureza de la comparación. Ahora bien, posiblemente para mi- tigar sus efectos —y dejando al descubierto los eruditos mecanismos de la obra—, la que se acaba de enunciar no fue la única posible lectura de la relación entre Hércules y Euristeo, al igual que entre Potosí, o Indias, y su rey. Porque otra tradición, de época alejandrina, recogió un relato en el que se sostuvo que Hércules fue amante de Euristeo y que, en realidad, realizó cada uno de sus trabajos movido por el amor. 67
Mostrar más

29 Lee mas

Las regalías del Reino de Granada tras la Repoblación de Felipe II

Las regalías del Reino de Granada tras la Repoblación de Felipe II

La Repoblación de Felipe II, sin necesidad de cálculos, situó en administración una inmensa masa de tierras tal que, sin ir más lejos, abarca tres provincias (Almería, Granada y Málaga). Pese al enorme volumen de terrazgo la historiografía dedicada al tema curiosamente sólo ha estudiado una mínima parte: los traspasos a particulares. Aún cuando se analiza esta modalidad, la mayoría de los historiadores sólo se han fijado en el reparto de suertes y ventajas a pobladores, olvidando una vía tan interesante como la venta directa de bienes 1 o el arrenda­
Mostrar más

20 Lee mas

"La gran aventura": Don Quijote, León Felipe, Che Guevara

"La gran aventura": Don Quijote, León Felipe, Che Guevara

pero antes de convertirse en imagen para camisetas de adolescentes rebeldes, el Che representaba un elocuente ejemplo para revoluciona- rios al nivel mundial. en el paso hacia esa condición legendaria, Che fue interpelado por la figura de don Quijote. al celebrar «el Quijote otro poema que forma parte de los addenda a «La gran aventura». titulado «La tangente», va en otra dirección radicalmente opuesta. Lleva como epígrafe la frase «Y se escapó por la tangente…» y prosigue así: «¿Y la tangente, señor arcipreste?/¿el radio de la esfera que se quiebra y se fuga?… / […] / ¿esa línea de fuego tangencial que se escapa del círculo / y luego se convierte en un disparo? / […] / es cuando el niño inventa la tangente, señor arcipreste, / la puerta mística de los caballeros del milagro, / de los grandes aventureros de la luz, / de los poetas suicidas, de los enloquecidos y los santos/ que se escapan en el viento en busca de Dios para decirle/que ya estamos cansados to- dos, terriblemente cansados / […] / de esta mecánica fatal donde lo que ha sido es lo que será/y lo que ayer hicimos, lo que mañana hagamos» (pp. 51-53). entre «La tangente» y «el orgulloso capitán…», el Che se sentiría más cómodo, me parece, transcribiendo el primero y no el segundo.
Mostrar más

23 Lee mas

Moda e indumentaria de Felipe IV: el vestir del Rey planeta

Moda e indumentaria de Felipe IV: el vestir del Rey planeta

Apenas un día antes del fallecimiento de Felipe III, su hijo y sucesor, el futuro Felipe IV se retiraba al cuarto real del convento de San Jerónimo. Allí realizaría distintas honras al difunto además de discernir lo necesario para su próxima entrada en Palacio 1 . El mismo día de la muerte del tercer Felipe, el dominico Sotomayor, tras el anuncio del ujier, se arrodilla con rostro grave saludando al nuevo rey: Felipe IV 2 . El día anterior a la entrada se realizaba un besamanos 3 y con la entrada del nuevo rey, tras una procesión ceremonial, el monarca llegaba al pórtico de la iglesia de Santa María en donde le esperaba el arzobispo de Toledo como superior de la diócesis portando en sus manos una cruz que solía ser el lignum crucis. Esta se encontraba depositada en el guardajoyas del monarca 4 . La entrada, en un primer momento, debió de ser solemne y no solo de este carácter, sino que lo más sensato es pensar que el arzobispo de Toledo, a la recepción del joven Felipe, se acercaría a consolarle y a darle el pésame por tal pérdida. Quizá sea algo que sale del protocolo firme y rígido que los Austria tenían impuesto en su corte. Debería permanecer inalterable debido a que el modo de conducirse el rey, su estilo y su compostura le hacen diferente 5 pues debe de estar por encima de cualquier situación. Apenas era un adolescente que había perdido a su padre y que pronto pasaría a gobernar. El mayordomo mayor le acercaría una almohada para que hincase la rodilla y adorase la cruz, derivando el acto en la posterior entrada a la iglesia. Tras recitar el arzobispo los versículos y oraciones pertinentes, el próximo soberano realizaría una genuflexión al Santísimo Sacramento, que estaba manifiesto, y la cortesía a S. M., y bendecía al pueblo 6 .
Mostrar más

73 Lee mas

FELIPE VI REY DE ESPAÑA. A todos los que la presente vieren y entendieren.

FELIPE VI REY DE ESPAÑA. A todos los que la presente vieren y entendieren.

Disposición adicional primera. Adecuación de la cuantía de subvenciones. El importe global de la consignación que se incluye en los Presupuestos Generales del Estado para[r]

57 Lee mas

Espacios públicos de ocio en el Madrid de Felipe II y Felipe III

Espacios públicos de ocio en el Madrid de Felipe II y Felipe III

Este trabajo está necesariamente dedicado a las tres personas que han sido más importantes en mi vida: mi abuela materna, Nieves Vergara Borrego, nacida en Chamberí en 1901 y fallecida en 1996, persona de excepcional generosidad y sentido común; en sus últimos meses de vida, coincidentes con el final de mis estudios de licenciatura, decidí, pensando en ella, que debía especializarme en el estudio de la historia de Madrid; no podía ser de otro modo. Mi padre, Damián Muñoz de la Nava León, fallecido inesperadamente en 1991, todavía muy joven; profesor de música, compositor, solista de trombón de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid durante varios decenios; además de cuanto se pueda deber a un padre dedicado en cuerpo y alma a sus hijos, le debo que me iniciase en la música, en el amor a la Naturaleza, en la literatura, en el arte; también que se esforzase por transmitirme su sentido ético de la vida y su bonomía, así como el ejemplo de su trabajo, realizado para el provecho y deleite de sus convecinos. A otra madrileña, Manuela Chacón Vergara, además de cuanto pueda deberse a una madre maravillosa, comenzando por la propia vida, le debo otro de los mayores dones que esta nos ofrece: el aprendizaje de la lectura. No me ha dado tiempo a darle la gran satisfacción que merecía por mi parte; la enfermedad, frente a la que tanto y tan esperanzadamente hemos luchado los últimos años juntos ella, mi hermana Nieves y yo, finalmente nos separó para siempre el 7 de marzo de 2015. En su memoria, aunque tarde, me he esforzado en estos meses por poner punto final a esta investigación.
Mostrar más

1257 Lee mas

Historia del arte en el reino de Chile

Historia del arte en el reino de Chile

Josd Antonio Birt 1768: plano del castillo de San José de Valparaiso.. En Rdriguez Casado y Pérez Embid: Construcciones Militares del Viney Amat.[r]

507 Lee mas

Tú, Austria feliz, cásate: La boda de Margarita,  princesa de Austria Interior, con el rey Felipe III de España: 1598/99

Tú, Austria feliz, cásate: La boda de Margarita, princesa de Austria Interior, con el rey Felipe III de España: 1598/99

informado de la grandeza de las excelsas princesas y con la mayor alegría que sien- te el papa, como padre de todos, y por la especial vinculación con la siempre invicta Casa de Austria, le ha parecido que no podía dar mejor signo de su alegría que cele- brando él mismo este feliz y eminente casamiento. Con el feliz recuerdo a Felipe II, rey de España, ha sido enviado a sus altezas para saludarlas y en su nombre darles la bendición, invitarlas a Ferrara y acompañarlas hasta allí, donde las espera el Papa con gran alegría; y para honrarlas como pueda y como mejor cumpla a sus altezas. Continúa después el discurso del arzobispo Matteucci. Sus altezas las princesas se alegraron enormemente con esta cortés embajada y respondieron que nada habrían deseado con mayor anhelo que mostrar en persona su reverencia al papa, lo cual siempre hacían en su corazón, y besarle sus santos pies. Como él les ofrecía ahora la ocasión de hacerlo, se lo agradecían a su Santidad en lo más profundo y prometían que ellas y sus descendientes le tendrían siempre en su memoria y que se esforzarí- an en llegar lo antes posible a Ferrara. Como intérprete actuó el obispo de Lavant, jefe del gobierno de Austria Interior, un hombre de elocuencia y formación superior a la media.
Mostrar más

24 Lee mas

La historia de un crimen o en el reino del bit,

La historia de un crimen o en el reino del bit,

La filosofía y las nuevas tecnologías hasta hace poco no acababan de "congeniar" lo suficiente como para que la filosofía analizara y reflexionara sobre el fenómeno que representa el nacimiento del reino del bit. Las nuevas tecnologías sirven como agentes de producción social y cultural. Por ello, hablar hoy del reino del bit en un mundo cada vez más globalizado en las complicadas tramas de las redes informáticas, significa reconocer la presencia de este nuevo mundo, tanto en la experiencia personal como en las relaciones sociales. Esta presencia pasa a ser un elemento fundamental en el desarrollo y en la idea del hombre.
Mostrar más

1 Lee mas

La Historia como aventura en Alberto Vázquez-Figueroa

La Historia como aventura en Alberto Vázquez-Figueroa

Vázquez-Figueroa declara su “intención” de “recrear libremente” 26 ciertos pasajes de la Historia, las peripecias de ciertos personajes, ambiguos, ya de por sí novelescos y envueltos en la leyenda, como son el rey portugués Don Sebastián y su tío Felipe II. El uno se ha convertido en un personaje mítico desde que desapareció en la batalla de Alcazarquivir, joven, como buen mito; el otro, que sufrió y protagonizó muchos episodios oscuros, inspiró una leyenda negra que dura hasta hoy. Vázquez-Figueroa se apoya en esa leyenda negra, creando un gran malo, dotado de las mejores virtudes que puede tener un buen malo –inteligencia, frialdad y, en este caso, cómo no, prudencia-. Mientras el Don Sebastián va desde la inmadurez e irreflexión total del principio del libro, cuando arrastra a su país y a su ejército a una guerra que sólo puede perder, hasta la sabiduría de un hombre que vuelve del infierno, transformado y dispuesto a luchar por salvar a su país de la tiranía.
Mostrar más

20 Lee mas

El comercio de Alicante en los reinados de Felipe II y Felipe III: una construcción desde la cooperación

El comercio de Alicante en los reinados de Felipe II y Felipe III: una construcción desde la cooperación

Pero se hacía también contrabando entre los puertos secos del marquesado de Villena. Según el libro de condenaciones de Gutierre Gómez (1561), por multas de sacas de cosas vedadas o contrabando, la mayor parte se pusieron en Almansa(52), después en Yecla (17), Requena (10), Villena (8) y Sax (4), todas ellas villas castellanas de señorío y realengo, respectivamente, pertenecientes al marquesado de Villena. Este contrabando lo hacían sobre todo vecinos de Almansa y Yecla, pero también de Cocentaina, por cuenta del señor y conde de la villa, o de Enguera, de Vallada, de Mahora, de Castillo de Garci Muñoz, éste situado casi en el extremo norte del marquesado; de Chinchilla y Albacete, e incluso de Alicante (Jaime de San Pedro, el genovés Francisco Bozo). El trigo (17 cargamen- tos en Almansa), el ganado (18 en Almansa y 16 en Yecla, Villena y Sax) y la lana (5 en Almansa y 4 en Yecla y Villena) para el reino de Valencia eran los productos con que más contrabando se hacía, pero asimismo algunos productos suntuarios, como hojas de espadas, u objetos que se llevaban de viaje y que no fueron mani- festados a los guardas. Así, el mercader alicantino milanés Francisco Bozo lo hizo con caballos. O también se manejaron productos textiles, como cordellates de Chinchilla, en dirección al Reino de Valencia. La lana era transportada fundamen- talmente a Alicante, por lo que destacan las multas puestas en Villena y Yecla,. en relación con comerciantes genoveses y milaneses de Alicante y Cuenca, como los Ulio, Anón y Bello 101 . Finalmente, había también un comercio de buhonería (vidrios), quizá francés.
Mostrar más

25 Lee mas

La representación del indígena en la Historia del Reino de Quito

La representación del indígena en la Historia del Reino de Quito

48 Así, el Reino de Quito se presenta como el espacio propicio para cultivar las artes y las ciencias occidentales, pues en el pasado los indígenas quiteños ejercitaron con mucha perfección este tipo de conocimientos. Con respecto a las creencias religiosas de los indígenas, Velasco se acerca a las descripciones de Fray Bartolomé de las Casas, el cual defendió que éstos tenían una idea de divinidad y de religión. Con este argumento, las Casas intentó devolver el grado de moralidad y humanidad que se había negado durante la Conquista a los indígenas. Por su parte, Velasco explica que los indígenas (quiteños) tenían “varias ideas de religión, que no parecen sino derivadas del Antiguo y Nuevo testamento”. (Velasco HN 2014, 56)
Mostrar más

63 Lee mas

Historia y lengua en el Reino de Murcia bajomedieval

Historia y lengua en el Reino de Murcia bajomedieval

Desde nuestra perspectiva, creemos que se debe pensar en el reino de Murcia, en esos años del siglo XIII (1243-1283) como un lugar habitado por gente de distinta procedencia y, por tan[r]

14 Lee mas

El poder del rey ausente: la proclamación de Felipe II en Cuzco en 1557

El poder del rey ausente: la proclamación de Felipe II en Cuzco en 1557

Los dichos señores corregidor y justiçia mayor, obispo y cauildos hizieron ansí como está dicho y declarado, en cunplimiento de la renunçiaçión referida en la dicha carta ynperial y lo que por ella el dicho enperador, don Carlos nuestro señor les manda y en cumplimiento, ansí mesmo, de la aceptaçión de estos reynos del Pirú contenida en la carta del dicho serenísimo rey don Felipe nuestro rey y señor natu- ral, a quien todos, por la horden arriba declarada y con las dichas cirimonias y sole- nidades reçevieron, açeptaron por tal rey y señor natural suyo, a quien Dios, nuestro Señor, guarde por largos tienpos y prospere con reconoçimiento de la hunibersal monarquía y como a tal le ofreçieron y dieron la obediencia, ofreçiéndose a le seruir, tener y respetar como leales y buenos vasallos suyos, en todo y por todo, segund y de la manera que/ por las dichas cartas les hes mandado.
Mostrar más

25 Lee mas

Fernando III y el gobierno del reino

Fernando III y el gobierno del reino

curias amplias que podrían ser consideradas como reuniones de Cortes ya que en ellas estuvieron presentes los representantes de las ciudades y villas. Este es el caso, por ejemplo, de la asamblea de Valladolid en la que fue reconocido como rey Fernando III y en la que estuvieron presen- tes tam magnates quam populi civitatum et aliarum villarum . 6 En 1219 tuvo lugar otra curia en Burgos, con motivo de la boda de Fernando III con Beatriz de Suabia, a la que asistió una multitud de magnatum et militum et primorum ciuitatum . 7 El mismo carácter tuvieron, según los autores citados, las curias celebradas en Benavente, en 1230, donde se sancionó el acuerdo de Fernando III con sus hermanas de padre las in- fantas doña Sancha y doña Dulce, en presencia de las dos reinas viudas de Alfonso IX, doña Teresa de Portugal y doña Berenguela de Casti- lla, y de los arzobispos de Toledo y Santiago de Compostela así como baronibus multis et conciliis . 8 ¿Tuvo esta reunión carácter de Cortes y fue, acaso, ésta la primera reunión conjunta de las Cortes de Castilla y
Mostrar más

34 Lee mas

La jornada de Felipe III a Portugal (1619)

La jornada de Felipe III a Portugal (1619)

música ninguna, sólo con sus mazeros con las mazas de plata con las armas de Portugal, vestidos de vayeta negra en unas hacas a cavallo. Más atrás nuebe Reyes de Armas a la ussança de Castilla con las Armas de Portugal. Luego su Magestad, devajo del palio y el Duque de Uçeda yba, como tengo dicho, detrás de la carroza de sus Altezas y al estrivo del Rey el cavalleriço mayor de Portugal. Y los de Casti­ lla yban al otro lado, unos delante y los Pajes y merinos ni más ni menos. Fue dere­ cho su Magestad a la yglesia mayor, reçiviéndole a la puerta el obispo Don Loren- ço de Tavara con toda la clereçia y en abiendo hecho su oraçión acostumbrada partió su Magestad para Palaçio. Las fiestas que ubo fueron algunas danzas y una encamissada de los cavalleros de la çiudad con algunas ynbençiones de fuego por la çiudad.
Mostrar más

25 Lee mas

La Aventura de La Historia - Dossier061 El Ocaso de Los Imperios

La Aventura de La Historia - Dossier061 El Ocaso de Los Imperios

Italia entró en la Gran Guerra en 1915 bajo las cláusulas del Tratado de Lon- dres, por el que Reino Unido y Francia le prometían Trentino, Trieste, Istria y Dalmacia. Estados Unidos nunca asu- mió ese compromiso y, cuando llegó la negociación de la paz, los italianos al- canzaron mucho menos de lo prometi- do: las tierras pobladas mayoritaria- mente por eslavos que reclamaba fue- ron incorporadas a la nueva Yugosla- via. Enfrentándose a británicos y fran- ceses, que olvidaron las viejas prome- sas, los italianos concentraron sus rei- vindicaciones en la incorporación de Fiume a Italia. En septiembre de 1919, grupos de voluntarios –los arditi– diri- gidos por el poeta Gabriele d’Annunzio tomaron la ciudad provocando una cri- sis internacional. La evacuaron dos me- ses después, tras acordar su conversión en Estado independiente, con el que terminaría Mussolini en 1924.
Mostrar más

23 Lee mas

Show all 10000 documents...