PDF superior Benedetto Croce, entre ética y política

Benedetto Croce, entre ética y política

Benedetto Croce, entre ética y política

en este punto, la pretensión de la vertiente política del idealismo italiano, es decir una obviedad. Ni siquiera a sus representantes máximos les debió pasar inadvertido. El pro- blema no es ese, sino aquel otro que surge cuando esta aspiración resulta completamente dejada a un lado. Podría formularse así: ¿qué pasa cuando el individuo no ve ni al Estado ni a la Ley como suyos y se comporta, por el con- trario, como una entidad de fuerza neutraliza- da frente a otra, que basa su prestigio en una supuesta neutralidad que no entiende de fuer- zas? Sucede entonces, ni más ni menos, que se dan todos los mecanismos para que la fic- ción continúe, eterno juego del escondite en- tre el individuo y los diversos otros. Sin duda, este es el punto de máximo atrevimiento en lo que hubiese podido ser aportación del idea- lismo italiano al pensamiento político, aun a pesar de las discrepancias, en conceptos im- portantes tales como el de Estado ético, en boca de sus dos representantes más conoci- dos. Hablo en condicional porque soy perfec- tamente consciente del descrédito que sufren, desde hace décadas, algunos conceptos refe- rentes a la compleja relación que une al indi- viduo con el Estado y hasta de su mecánica y acrítica adscripción a la temática propia de los fascismos. Parece no importar si después na- die se molesta en disimular, en política inter- nacional, que la fuerza es lo que rige las rela- ciones entre los estados o que, en política na- cional, en según qué cuestiones, los intereses nacionales deben quedar por encima de las luchas de los estamentos civiles. Aun así, bas- ta con que uno intente pasar de este nivel más o menos implícito a otro más explícito para que no tarde en recibir un alud de críticas. Suele ocurrir entre los críticos de Croce: pri- mero le exigen mayor arraigo en la realidad y en la historia y, cuando lo hace, lo acusan de impenitente conservadurismo o reacción. Sin embargo, el interés que hoy puedan presentar los escritos políticos de Croce está precisa- mente aquí: en que no rehuyen la tematiza- ción, la elevación a ciencia y a discurso, de ciertas ideas duras y hasta repugnantes para el gusto actual -asentado, sin haberla funda- mentado ¡ eso es lo grave!, en la preferencia por la democracia, el humanitarismo, el paci- fismo y demás- desde la profunda convicción de que estas ideas no pueden sostenerse sobre
Mostrar más

23 Lee mas

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

Para contestar esta pregunta en relación con la política interna, quisiera en primer lugar referirme al siguiente hecho: si la idea de democracia tiene una cualidad ética normativa -como yo creo- entonces ésta no es sino la idea de una realización aproximada de la norma fundamental de la comunicación consensual, es decir, de la mediación en la fundamentación o legitimación de las normas o leyes a través de un procedimiento de formación de consenso. Por supuesto, los individuos afectados están sólo representados, (en el parlamento) y las discuciones están regidas por procedimientos de decisión, por ejemplo, por mayoría de votos. Estas restricciones pragmáticas se pueden modificar una y otra vez sin por ello reducir la idea de democracia a un mero procedimiento de decisión, tal como sostienen ciertos politicólogos actuales. En efecto, me parece claro que la diferencia entre los procedimientos de decisión en una democracia y en una dictadura radica precisamente en el hecho de que sólo en la primera los procedimientos son el resultado de procesos de formación de consenso, los cuales se hallan subsumidos en la idea regulativa de maximizar el consenso de todas las personas afectadas.
Mostrar más

23 Lee mas

La vinculación entre ética y política

La vinculación entre ética y política

Cuando se comenta la importancia de fomentar la ética en el campo de la política y del gobierno, las reacciones en los interlocutores son de varios tipos: por un lado, una actitud de rechazo inmediato, en ocasiones acompañada de ironía, porque se considera que es de ingenuos pensar que en el mundo de la política, infectado por la mentira y la corrupción, pueda existir algún espacio para la ética; por otro lado, hay personas contrarias a las creencias religiosas que rechazan la ética por identificarla, erróneamente, con la religión. Finalmente, existe una postura más sensata que considera que la propuesta ética para los servidores públicos en estos tiempos es un acto de valor, un desafío, incluso un acto temerario, pero en todo caso, necesario.
Mostrar más

29 Lee mas

La synderesis como fundamento de la ética y la política

La synderesis como fundamento de la ética y la política

Sin embargo, para alentar una buena acción y censurar una mala no basta con que el hombre sepa qué es lo bueno y qué es lo malo. Necesita además saber que debe hacer el bien y evitar el mal. Sin este imperativo, quien obre mal será un infeliz, pero nada podrá reprochársele moralmente, pues aun cuando sepa qué es lo bueno para él, no tendrá la obligación de optar por ello. De ahí que el conocimiento de esta suerte de deber o inclinación es fundamento de la ética —aunque no el único, pues lo es también, por ejemplo, el contenido de la felicidad— y, en consecuencia, también de la política.
Mostrar más

10 Lee mas

La vinculación entre ética y política en Aristóteles.

La vinculación entre ética y política en Aristóteles.

95 En tanto que existe un mundo corrompido en la política, en la función pública y en general en los asuntos de gobierno, es posible decir que hay falta de ética en este ámbito. Para los estudiosos de los asuntos públicos es triste ver como aquella disciplina considerara como la “ciencia reina” o “ciencia divina”, que reclutaba a los mejores hombres, a los más capaces, a los estadistas, a los hombres buenos, ha degenerado en un espectáculo, en un show donde los actores principales son maestros del entretenimiento. Vedettes que posan para los medios, verdaderos bufones que restan seriedad y respeto al cargo. En las elecciones para gobernador del Estado de California, EEUU, en octubre de 2003, compitieron un luchador de sumo, un surfista, una actriz porno, un actor de cine, etcétera. Hoy en día, acceden a los cargos públicos cantantes, actores, deportistas, animadores (showmen), lo que refleja una tendencia de la cultura de nuestro tiempo que se manifiesta prácticamente en todo el mundo. Las elecciones adoptan la forma de una animada ficción, de un juego de fingimientos y disfraces, de manipulación de emociones e ilusiones, en las que triunfa no quien está dotado de mejores ideas y programas o de mayor poder de convencimiento, sino el que actúa mejor y encarna de manera más persuasiva el personaje que los técnicos de la publicidad le han fabricado porque, a su juicio, es el más vendible. Las imágenes han pasado a ser más importantes que las ideas. El papel mediático es vital. La elección del candidato responde a la publicidad y al marketing más que a un programa de gobierno o a la trayectoria del candidato. Las personas famosas han reemplazado a los pensadores, escritores o estadistas. El proceso electoral es un melodrama de sentimientos. A ello hay que añadir los demagógicos spots televisivos de la campaña electoral, de impresionante falta de nivel objetivo y moral, que tratan por todos los medios de liquidar al adversario.
Mostrar más

16 Lee mas

La dimensión ética de la rebeldía política

La dimensión ética de la rebeldía política

Desde su manifestación pública en 1994, el EZLN ha manifestado congruencia entre las acciones que realiza y el fin de una sociedad incluyente en la que se garantice la vida digna para todos; esta pretensión guía como utopia sus acciones y se expresa en frases como: “Un mundo donde quepan muchos mundos” “Mandar obedeciendo” “La paz con dignidad” “El otro mundo posible”. Desde la vinculación de la ética con la política expresada en su praxis, han demostrado que puede acepta y dialogar con el “otro” diferente; que pueden caminar “escuchando”; que pueden hacer posible la paz; que pueden solidarizarse y arriesgarse con los que sufren represión e injusticia; que pueden sostener en sus comunidades instancias de gobierno que representen los intereses comunitarios e impulsar cambios en las tradiciones y costumbres, logrando poco a poco —y no sin dificultades— la reivindicación de las mujeres y el mejoramiento de las condiciones de vida de los pobladores de los municipios autónomos, sostenido todo esto en un esfuerzo colectivo de formación, trabajo y crítica. Sin negar las dificultades que enfrentan, podemos afirmar que hasta el momento, constituyen un movimiento paradigmático y rebelde que vincula la ¿tica con la política. Precisamente su congruencia ética los ha llevado a emprender una profunda critica contra el capitalismo y por consiguiente contra el Estado mexicano y su clase política, incluida la “supuesta” izquierda del pais; esta postura les ha valido criticas y separación de teóricos o colaboradores que antes apoyaban directamente sus comunicados e iniciativas y que les atnbuyen como “error político” el haber criticado inoportunamente al candidato de centro-izquierda en el momento de las elecciones presidenciales. Esta coyuntura —cuyo análisis sale de los limites de esta tesis— pone en evidencia que si bien se puede emprender una critica abierta contra los aciertos o desaciertos de la acción política del EZLN, nadie puede negar —hasta el momento— que han sido congruentes cumpliendo fielmente los principios éticos que sostienen y que se levantan como el camino orientador para las rebeldías políticas contemporáneas.
Mostrar más

104 Lee mas

Humanidades, ética y política

Humanidades, ética y política

El objetivo de este trabajo es mostrar la vinculación originaria que existe entre los conceptos de humanidades, ética y política. La tesis es la siguiente. Porque el hombre es un animal político, su acción se configura como encuadrada en las categorías de la reflexión ética; y la comprensión de que la naturaleza ética de la acción humana tiene un fundamento esencialmente político constituye el rasgo más característico de la forma histórica originaria del humanismo. Por consiguiente, la constitución de las humanidades como conjunto de disciplinas que expresan la concepción humanista del hombre y de su mundo debe apoyarse en una comprensión ético-política del ser humano. La demostración de esta tesis consistirá en señalar cómo la noción actual de las humanidades deriva de una forma de "humanismo" (concretamente, el humanismo italiano del siglo XV) que se entendió a sí mismo como reflexión acerca de la vida y las costumbres de los hombres políticamente organizados en una sociedad civil. La validez de la demostración reposa sobre un supuesto, a saber: que la continuidad existente entre manifestaciones históricas distintas (en este caso, entre las disciplinas culti­ vadas por los humanistas del siglo XV y las que nosotros impartimos en nuestros establecimientos educacionales bajo el nombre de "humanidades") obliga a postular una continuidad latente o manifiesta entre las concepciones básicas que sustentan a las diversas expresiones históricas en cuestión, a menos que se esté dispuesto a reconocer que la ''versión moderna'' de dicho proceso continuo carece completamente de sentido.
Mostrar más

12 Lee mas

Sí al otro: de la ética a la política de la alteridad.

Sí al otro: de la ética a la política de la alteridad.

metonimia de la frontera entre Israel y otras naciones- aparece en el contexto del planteo de la posibilidad de una hospitalidad independiente de toda revelación que sea una ley universal humana. El nombre Sinaí en boca de Levinas, “una provocación para pensar el paso entre la ética, lo mesiánico, lo escatológico y lo político, en una época en la que la persecución de todos estos rehenes que son el extranjero, el inmigrado, el refugiado, etc. parece expuesta a una crueldad sin precedentes.” [Derrida, 1998ª, p. 88] En este texto, afirma Derrida, al plantearse una equivalencia entre los conceptos de fraternidad, humanidad y hospitalidad, se anuncia una mesianicidad estructural propia de una historicidad sin encarnación particular y empíricamente determinable. Finalmente, antes de morir, Levinas alcanzó a plantear muchos de los problemas fundamentales que atraviesan la época contemporánea. Así, por ejemplo, indica que los refugiados reclaman una mutación del espacio socio-geo-político y una mutación jurídico-política pero, antes que nada, una conversión ética; y frente a esto vuelve a defender sus ideas del «don», del «albergue», del «asilo» y del «abrigo», que, lejos de presentarse como bellos juegos retóricos, marcan una actitud ética -pero también política- muy concreta.
Mostrar más

16 Lee mas

II. Ética y política

II. Ética y política

La Política, en la obra del mismo nombre de Aristóteles y en La República de Platón 5 es la justicia; es el valor ético principal sobre el cual debe montarse el quehacer político. El fin de la Política es obtener la justicia; el contenido de la Ética es la justicia y la justicia, según Ulpiano es: dar a cada uno lo suyo, no hacer daño a los demás y vivir honestamente. El valor ético griego se transforma posteriormente en el Derecho Romano en categorías jurídicas y normativas. Pero en el pensamiento griego la Ética es la esencia de la Política. La Política, para Aristóteles, es el arte del bien común, por lo mismo, un ejercicio obligatorio para todo ciudadano ateniense que como tal debía participar en el reflexionar y en el quehacer de la polys griega. De esta manera la Política no estaba reservada solamente a una cúpula, sino que era parte normal del quehacer de todo ciudadano, cualquiera fuera su función en la sociedad y en el Estado griego.
Mostrar más

18 Lee mas

La ética en la política colombiana

La ética en la política colombiana

WEBER, los que la siguen apropiadamente. El reino político no es un reino de santos. Un político ha de abrazar la ética del fin último y la de la responsabilidad, y debe sentir pasión por su advocación y ser capaz de distanciarse él mismo de la materia de sus esfuerzos (los gobernados). La legitimidad no puede ser atributo del poder si este se basa en el dominio, la coacción y la fuerza; en todo caso podría ser un atributo de aquellos poderes que se basen, por el contrario, en la igualdad, en la justicia y en la emancipación, y estos son los rasgos de la democracia participativa que además de método y autogobierno puede ser sistema justo y emancipador. En Colombia otorgamos legitimidad por el hecho de brindar seguridad, pero olvidamos otros temas como la educación y la salud. Estamos equivocados eligiendo siempre a los herederos de la política amañada y clientelista, que goza de amplia legitimidad. Y este comentario no pretende ser una crítica al presidente porque al menos ha sabido ganarse el aprecio de la gente, es a las personas que lo rodean que son “pirañas” que atacan a su presa cuando cae al agua.
Mostrar más

12 Lee mas

Aranguren: Ética y Política

Aranguren: Ética y Política

de “Isegoria” (1997) citado antes en la nota 2. Señala allí aquél en esa perspectiva: “El Kant de la segunda época de Aranguren nada tiene que ver, a mi juicio, con el que había sido criticado desde los supuestos de la metafísica de Zubiri”. A diferencia de la Ética, de 1958, se manifiesta una nueva actitud moral en ese Aranguren de los años sesenta: “Para tan vasto empeño –subraya Cerezo-, Kant podía brindar una guía de orientación. ¿Qué debe entenderse en ese contexto por moralización? Ante todo, la autentificación de la conducta moral, asumiéndola por modo reflexivo y racional”. Y recogerá después entre otros textos de ese Aranguren el que mejor explicita el imperativo kantiano: “el respeto al valor moral de la persona, a la dignidad del otro” (pp. 141 y 142). Para la relación de esa democracia como moral con la democracia política y jurídica (Estado social y democrático de Derecho) puede verse el cap. III (“Razón de Estado y razones del Estado”) de mi libro Un itinerario intelectual. De filosofía jurídica y política,
Mostrar más

26 Lee mas

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

En otros términos, la ética filosófica funciona como instancia de cuestionamiento de la moralidad de las acciones políticas, mientras que la política (que muchas veces se confunde con el así llamado “realismo político”, de derivación maquiavélica) es un cuestionamento sobre la pertinencia y la utilidad de la búsqueda de la filosofía moral para dirimir los conflictos que surgen en el seno de la sociedad organizada y del Estado. Por tanto, ética y política constituyen un campo problemático, en el cual la ética cuestiona la política en nombre de alguna concepción del Bien y de la Justicia, mientras que la política cuestiona la ética, sea en nombre de algún principio de autoridad establecido a priori (como en las concepciones teocráticas, fundamentalistas o autoritarias) sea en nombre del realismo que estaría implícito en el ejercicio del Poder (como en las concepciones democráticas, pragmáticas o contratualistas), pero siempre también en nombre de una mayor concreción y de un mayor compromiso con la realidad de los así llamados hechos sociales. Y es exactamente a tales desafíos que la ética aplicada intenta responder, optando por soluciones que sean moralmente aceptables al interior de una determinada situación histórica y cultural, pero también razonables.
Mostrar más

15 Lee mas

Ética y política

Ética y política

El presente trabajo busca establecer a través de un desarrollo teórico la relación que guardan dos ciencias que marcan el rumbo de la vida pública de los ciudadanos: La Ética y la Política. Estas dos ciencias guardan un vínculo importante que ha sido centro de debate dentro de la historia del pensamiento político antiguo y no ha perdido su vigencia en el debate del pensamiento político actual. En la primera parte de este documento aborda las razones por la que se vincula a ambas ciencias al construir a través de la reflexión ética la presencia de valores que forman parte de la democracia. Posteriormente se aborda la relación que tiene la ética dentro del desarrollo de las actividades de los agentes socializadores donde se desarrolla la vida de Los ciudadanos y que son las responsables de establecer las normas y reglamentos que dan paso a la construcción de espacios de convivencia social, basados en una cultura de la legalidad resultado de la reflexión ética. Por último el apartado que muestra como la reflexión ética ha dado paso a varios conceptos que forman parte del pensamiento político contemporáneo que permite el debate de la desigualdad y la pluralidad como un tema compartido por instancias internacionales a través de índices que miden el bienestar social internacionalmente. Palabras clave: ética, política, moral y pensamiento político.
Mostrar más

19 Lee mas

El Defensor Universitario. Entre la ética y la política

El Defensor Universitario. Entre la ética y la política

Con ello entramos en el terreno siempre tenso y difícil de las relaciones entre la ética y la política, porque los principios tienen que articularse con situaciones concretas para poder clarificarlas. Y ahí juega su papel, junto a la honestidad ética, el análisis serio y la prudencia política, que no es ni miedo ni posibilismo barato, sino justeza de miras, para tratar de ver claro y articular propuestas éticas razonables. En este campo no hay certezas cien- tíficas u objetividades claras y, si las hay, suelen resultar muy peligrosas y altamente aterradoras. Se trata de perspectivas, que requieren de la inte- rrogación y de la búsqueda. Y además creo que es difícil tener perspectivas claras, ya que el campo de la acción humana es un campo de ambigüedades, de intenciones no queridas pero creadas, de finitud humana en definitiva.
Mostrar más

14 Lee mas

Ética y política de la función pública

Ética y política de la función pública

Es importante preguntarnos como personas, comunidad y Estado filosóficamente ¿por qué un ensayo sobre ética y política en la función pública? Sencillamente, porque en nuestro país y a manera de plaga en Latinoamérica, ya hace buen tiempo, los espurios negocios vinculados -muchas de ellas encubiertas en empresas- a la delincuencia común y organizada han malogrado al gobernante y a la gobernabilidad de los países, por lo que ahora, más que nunca la función pública y la política deben arreglarse desde el camino de la buena política y la real ética dialécticamente enlazadas con fines de bien común ciudadano, siendo acertado pensar, como sostiene Miró Quesada (2013) “el fraude , el engaño, producto de la demagogia, las medidas políticas orientadas a satisfacer los intereses de un grupo de poder y no de las mayorías en busca del bien común, están reñidas con la ética. La ética es filosófica.”
Mostrar más

7 Lee mas

Ética e política dos dereitos

Ética e política dos dereitos

A materia Ética e política dos dereitos humanos está ubicada no 2º curso do Grado, no módulo de formación humanística, constituíndo un período que debe ser cursado obrigatoriamente por todos/as os/as estudantes do Grado, sendo por tanto considerada como un aspecto de interese fundamental para a súa formación.

18 Lee mas

Política sobre Ética y Conducta en Negocios

Política sobre Ética y Conducta en Negocios

Mientras que el objetivo primario de nuestra Compañía es el de maximizar el valor de los accionistas llevando a cabo operaciones provechosas, nuestra licencia para operar se deriva de la aceptación y buena voluntad de nuestros accionistas, incluyendo empleados, gobiernos y comunidades. Todas las actividades de Talisman deben, por supuesto, ser legales y seguras pero también es muy importante que sean llevadas a cabo de forma ética, honesta e imparcial, libre de mentiras y acciones impropias y siempre cuidando la reputación de Talisman. Como se ha discutido en esta Política, estos requerimientos se aplican a todas las transacciones con accionistas de Talisman.
Mostrar más

8 Lee mas

Ética y política - Una relación obligada?

Ética y política - Una relación obligada?

En la antigüedad no se entendía la política sin la ética ya que como señala Aristóteles, ambas forman parte de “la filosofía de las cosas humanas”. Sin embargo, él fue quien constituyó a la ética en una disciplina independiente y la planteó como la parte de la filosofía que mira hacia el valor de la conducta humana, y se fija en el obrar que necesariamente nos hace voltear al bien y al mal. Por otro lado, entendía la política como la vida en la polis, ésta significaba todo para la vida del griego, la vida social era la vida política. No había distinción en estos dos ámbitos. Para él, el fin del Estado era promover la virtud, por tanto, buscar la perfección humana. Eran dos elementos inseparables por naturaleza ya que toda vida social, por tanto también vida política, debía de buscar la virtud y la perfección. Esto no podía entenderse sin el imperio de la ley ya que era la condición para el buen gobierno y para tener una vida moral y civilizada..
Mostrar más

12 Lee mas

ÉTICA Y POLÍTICA EN LA ENCRUCIJADA DE LAS LENGUAS

ÉTICA Y POLÍTICA EN LA ENCRUCIJADA DE LAS LENGUAS

Leibowitz marca un punto de viraje decisivo respecto a las interpretaciones dominantes del célebre relato bíblico: la luz con la que lo lee ya no es la de la moral sino la de la política. O mejor dicho, aquella de la relación entre ética y política. Allí donde, con horror ante la pluralidad, se ha visto la pérdida de la unidad, el fi lósofo ve la promesa de la diferencia, las posibilidades de resistencia. El fi lósofo que -al modo de los profetas- incansablemente y sin concesiones advertía contra las formas modernas de la idolatría (el Estado, los símbolos patrios, el apego a la tierra, a los lugares sagrados e incluso la adhesión idolátrica a los enseres rituales de la religión judía que incluyen a las Escrituras en tanto objeto idolatrado) señala los peligros del pensamiento único. El fi lósofo kantiano tampoco se dejaba engañar por las apariencias de la pluralidad presuntamente democrática, yendo al fondo de la cuestión, no cejaba ante cualquier forma de adoración o dogma advirtiendo la tentación del pensamiento único y del fascismo aun en los discursos que pregonan la democracia y la pluralidad. Allí donde a primera vista aparece el castigo, el fi lósofo judío (religioso ortodoxo)(14) leyó la promesa, sostuvo la política del disenso ante la tentación totalitaria disfrazada de nostalgia por la unidad perdida, abordó la historia desde la perspectiva de la resistencia y no del poder hegemónico en un país que, habiendo heredado la lengua de los profetas,
Mostrar más

14 Lee mas

Política, ética y republicanismo en Kant

Política, ética y republicanismo en Kant

Incluso el mismo Kant comparte que el principio de legitimación de la sociedad política es exclusivamente el consenso y ello en tanto “hecho de la razón”, más que como un hecho histórico, en cuanto hace parte, como asegura Bobbio, de un eslabón de razonamientos que comienza con la hipótesis de individuos aislados libres e iguales, que se han sometido a un poder común, solamente por la fuerza del acuerdo recíproco, para hacer parte de una sociedad política que les garantice sus derechos. Es más, Kant no se preocupa por que el Estado haya o no tenido en su fundamento un acuerdo entre sus súbditos, pues considera, según lo manifiesta en Met afí sica de las Cost umbres, “que el origen del poder superior es para el pueblo, desde el punto de vista práctico, inescrutable”. Es decir no cabe duda respecto a la obediencia que se le debe tener; cualquier duda es inútil y más aún sospechosa y delictiva 113 . Lo que sí
Mostrar más

14 Lee mas

Show all 10000 documents...