PDF superior Bucay, Jorge de La Autoestima Al Egoísmo

Bucay, Jorge de La Autoestima Al Egoísmo

Bucay, Jorge de La Autoestima Al Egoísmo

Es correcto que uno quiera seguir creciendo, tener ganas de saber más, tener el deseo de cubrir las propias incapacidades con conocimiento, crecimiento y desarrollo. Pero no hay que perder de vista la trampa sutil, no tan constructiva, que trasunta detrás de esta concepción: un circuito que empieza con nuestra idea del deber ser. Todos tenemos un Yo ideal. Para mí, el Jorge que yo debería ser es el Jorge prolijo, ordenado, flaco, inteligente. Para ti (señalando a Chabela) o para ti (señalando a la Señora con portafolios en la falda) el que tus padres o tíos o maestros te dijeron que deberías ser. Otro sentirá que debería ser el tipo que su religión le señaló que sería correcto que fuera. En fin, un Yo ideal (escribe en el rota folios), un yo sublime. Pero sé también que hay un Yo real (escribe), un Jorge real, no el que debería ser, sino el que soy. Este concepto es generador de conflicto. Me fastidia tomar conciencia del déficit, que es el resultado de restarle al Yo ideal el Yo real. Cuanto más voluminoso es el resultado de esa comparación, más conflictiva es la conciencia del déficit. Sea como fuere, esa con ciencia empuja en mí una decisión: la decisión de cambiar.
Mostrar más

75 Lee mas

De la Autoestima al Egoismo de Jorge Bucay

De la Autoestima al Egoismo de Jorge Bucay

entiendo, Jorge! ¿Cuáles son los límites entre el pedido y la exigencia? J. B. (Entusiasmado.): ¡Muy bien! Por fin aparece esa pregunta. No siempre es fácil reconocer ese límite. Si tú vienes y me dices: “¿Me das un vaso de agua?”, yo sé —y tú también— que está en mí acceder a tu pedido o no. Pero si tú vienes y me gritas: “¡Dame agua!”, queda claro para mí que tú no crees que yo pueda elegir complacerte o no. Puede ser que te la sirva, o no; pero seguramente me va a dar rabia. En este caso la diferencia entre ambas es evidente, pero no siempre es tan clara. Como norma y para tomar el mejor referente: frente a la exigencia de otro yo siento que no puedo elegir, que no tengo el derecho a decir no, siento como si el otro ya hubiera decidido por mí. Esta carga, la de la expectativa del otro, me da la vivencia del ser exigido. Esto es, no hace falta que el otro me grite enojado para que sea una exigencia. Puede ser que alguien me diga en voz muy suave: “Jorgito, tú que eres tan bueno, ¿podrías venir a mi casa esta noche a darme de cenar? Porque yo no tengo a nadie, ¿ves?”. Claro, yo escucho y pienso en todo lo que debo terminar hasta mañana, pero el otro sigue: “...porque mi hermano y otro amigo se ofrecieron, pero yo les dije: ‘No. Para cenar prefiero estar con Jorgito’...”. Y empiezo a sentir el peso de su demanda sobre mis hombros y también siento la odiosa ambivalencia entre las ganas de huir y la pena. Y empiezo a sentirme exigido, muy sutilmente, muy espaciosamente... ¿Cómo le digo que
Mostrar más

84 Lee mas

DE LA AUTOESTIMA AL EGOÍSMO

DE LA AUTOESTIMA AL EGOÍSMO

J. B.: Estamos frente a una situación extraña. La exigencia de otro genera en mí un sentimiento: rabia. Normalmente, cuando tengo rabia grito, peleo, pego, mato... ¿Cómo es que, esta vez, tengo rabia y en lugar de expresarla termino sufriendo, herido, impotente, sintiéndome mal? ¿Qué transformó mis ganas de matar al otro en culpa? Acá viene la historia. (A Armando.) ¿Me ayudas, Armando? (Armando pasa al frente y Jorge le indica que se pare a su lado, frente al público.) Supongamos que Armando estuviera exigiéndome y recriminándome todo lo que hago. Seguramente yo me enojaría con él y con su actitud. Tanta rabia me da que me reprochen, que me dan ganas de pegarle una trompada. De verdad. Y algo voy a tener que hacer con esto que siento. No se olviden que las emociones son energía que fluye adentro y que están allí para transformarse en acción. Emoción viene de “e” “moción”, hacia el movimiento, hacia la acción. Si uno no transforma las emociones en acción, esas energías se quedan adentro estancadas, como si fueran una bomba de tiempo. Entonces, ¿qué hago? Me da rabia su exigencia, cierro el puño y preparo el golpe. Pero una milésima de segundo después de empezar el movimiento, pienso: “Bueno, pero es Armando, tan buen tipo, ha colaborado tanto conmigo... ¿cómo le voy a pegar?”. Tenga él razón o no la tenga, yo lo quiero. ¿Cómo voy a dañarlo o destruirlo si lo quiero? ¿Qué hacer? No puedo parar el golpe porque la rabia ya la sentí y el golpe ya salió. Entonces, sólo queda una posibilidad. De alguna manera, pongo una barrera para proteger a Armando de mi propio golpe; pongo un muro para que lo proteja a él de mí y de este modo evitar que el golpe le llegue. Si todo terminara aquí estaría bien, pero lo que sucede después es que esa barrera se transforma en un espejo, y mi golpe rebota en el muro y vuelve exactamente a su lugar de origen, es decir, vuelve hacia mí.
Mostrar más

75 Lee mas

De la autoestima al egoísmo

De la autoestima al egoísmo

J. B.: Llegar a un lugar donde hay gente que yo no conozco y tiene la bondad de decirme que me conocen, es para mí una experiencia fantástica, absolutamente desbordante. Por eso, primero que nada, muchas gracias por estar aquí. Porque si yo tuviera que elegir, jamás usaría un sábado en la mañana para escuchar una charla de Bucay; así que les agradezco a ustedes haber hecho esta elección. Habitualmente, cuando me siento frente al público que se reúne para escuchar las cosas que intento mostrar, elijo algún cuento que ilustre esa situación. Éste, que recuerdo hoy, es un cuento sufí. Los sufíes se constituyeron en una corriente mística —que nosotros conocemos más como la filosofía de los derviches— que utilizaba la parábola y el cuento para transmitir sabiduría, como casi todos los pueblos místicos de la historia.
Mostrar más

82 Lee mas

Investigación y dirección escénica en base al poema Quiero de Jorge Bucay de lenguaje de señas, mediante herramientas de danzateatro para una propuesta escénica

Investigación y dirección escénica en base al poema Quiero de Jorge Bucay de lenguaje de señas, mediante herramientas de danzateatro para una propuesta escénica

Es a partir de ahí que la muestra “Quiéreme” se forma y desarrolla en la historia de una adolescente de aproximadamente 18 años, que tiene una pérdida de audición del 75 por ciento, provocando que tenga una autoestima baja sintiendo el rechazo de la sociedad hasta que al encontrar una forma segura de expresarse por medio del lenguaje de señas su vida cobra sentido y empieza a insertarse en la sociedad, intentando a hacer comprender que a pesar de su incapacidad puede hacer las mismas cosas que lo haría una persona aparentemente normal.

60 Lee mas

bucay, jorge - una palabra por día

bucay, jorge - una palabra por día

Una palabra por día: VIVIR EL PRESENTE Marta acababa de descubrir que era egoísta, y lo que era peor, se sentía un tanto orgullosa de serlo. Las "palabrasalacarta" del día anterior la habían dejado muy contenta. Siempre había sentido que la propuesta de Elevar la Autoestima no alcanzaba a definir la mejor relación que ella pretendía tener consigo misma. Quizás se debiera a que esas palabras habían sido tan mal usadas en los últimos tiempos, que terminaron siendo capturadas por los mercaderes de ilusiones, los publicistas baratos y los políticos de mala fe. Al salir de su trabajo, había pasado por la tienda de la Avenida para comprarse esa chaqueta a la que le había echado el ojo desde hacía más de un mes. Hoy sentía, por primera vez en muchos años, que podía cuidarse y regalarse alguna cosa que deseaba sin sentirse en falta con los que tenían menos que ella.
Mostrar más

64 Lee mas

Borges: otro sentido para la vanidad y el egoísmo

Borges: otro sentido para la vanidad y el egoísmo

Jorge Luis Borges: historia de una eternidad (1992) se detiene con especial acierto en las vinculaciones del pensamiento seducido por la lírica. En estos territorios le interesa la libertad con que el autor argentino maneja un pensar que se respira, esto es, un juicio creativo, que «duda», y que en el misterio atávico de su «inseguridad» aloja al poema (109). Esta bella alianza induce al razonamiento anterior, pues la re- visión borgeana de la filosofía no pretende la singularidad sino más bien «el engarce intelectivo» de la totalidad de un tema (122), esto es «la entonación propia a la suma de interpretaciones históricas» de una «misma metáfora» (127). Por eso, la esfera pascaliana y el pensamiento del uruguayo José Enrique Rodó pueden concordar en ese «modo esencialmente sintético» con el que una metáfora muta y es la misma en «diferentes momentos de la historia cultural» (148), «poesía de la cultura» de la que Borges participa con su peculiar «metamorfosis de lo mismo» (160).
Mostrar más

6 Lee mas

Las consecuencias solipsistas del cartesianismo: el egoísmo metafísico

Las consecuencias solipsistas del cartesianismo: el egoísmo metafísico

de un mundo externo es a la vez original y sorprendente. La sorpresa se refuerza en las sucesivas páginas cuando llegamos a saber que, cada uno, es la causa de las aparien- cias de su mundo imaginario, que el pensamiento lo hace todo, que no podemos estable- cer un principio más simple y más necesario que uno mismo, que no podemos atribuir existencia positiva a un ser en el cual no pensamos en lo absoluto, etcétera. Todo esto es efectivamente problemático. ¿Se trata, por tanto, de un breviario del egoísmo? Yo no lo pienso así. La descripción que da Brunet de la vida mental y del yo se comprende a la luz de su dualismo radical 21 que propone dos mundos separados, el mundo de la
Mostrar más

10 Lee mas

La sociedad de los otros: el viaje del egoísmo a la otredad

La sociedad de los otros: el viaje del egoísmo a la otredad

165 P.| engaño de la aparente sencillez de la novela. No basta leerla como una entretenida historia de aventura, ambientada con la intriga de una persecución militar y unos guerrilleros en un país desestabilizado de Europa Oriental, fácilmente homologable con la situación actual en Ucrania donde prorrusos y antirusos se combaten entre sí sin que haya un bando bueno y uno malo. El texto como se ha visto, no es tan inocente sino que, tal como lo sentenciaba el maestro Rodrigo Arguello es “una narrativa inteligente” en la que, como se puede inferir desde la etimología de ese adjetivo, se hace necesario “inter- legere” es decir, “saber leer entre líneas”, para así descubrir los planteamientos profundos que se esconden detrás de la historia del aventurero protagonista anónimo y de los demás personajes que componen el relato. Se ha demostrado pues, que La sociedad de los otros, corresponde a una cuidadosa manifestación artística que pretende exhortar a la complejidad de la reflexión acerca de nuestros paradigmas vigentes de pensamiento y de modelamiento social, en los que domina la arrogancia del individualismo fundado en una ética del egoísmo y de una visión de progreso basada en el consumo, la acumulación, los lujos, el entretenimiento y el comfort facilitado por las maravillas tecnológicas. Todo ello muy a pesar y en perjuicio de principios de subsistencia natural elementales tales como, la preservación del espacio habitable -llamado tierra- y la necesidad de cooperar entre nosotros, miembros de una especie biológicamente ‘débil’ que ha subsistido sólo gracias a sus estrategias colectivas, y no por su competencia solitaria contra todos ‘los otros’ y ‘lo otro’.
Mostrar más

181 Lee mas

Evolución biológica, egoísmo y cooperación

Evolución biológica, egoísmo y cooperación

El libro de Williams (1966), por su parte, es en gran medida una crítica a la lógica de la selección de grupo y una defensa de la visión estric- tamente darwinista basada en la selecció[r]

11 Lee mas

Utilidade e simpatia: Hume contra o egoísmo cético

Utilidade e simpatia: Hume contra o egoísmo cético

Considerações finais A abordagem empirista da moral apresentada por Hume como resposta ao problema do egoísmo mostra que a utilidade é o princípio que fundamenta a distinção moral. Por meio de um princípio natural para justificar o fato moral, Hume constata que a distinção não é fundada no egoísmo, pois o homem é simpático ao interesse dos demais. A natureza depositou um sentimento de simpatia pelo outro no peito de cada ser humano, pelo qual o indivíduo visa naturalmente agradar o interesse alheio. A utilidade é um princípio que agrada imediatamente ao ser humano, mas vale a ressalva de que o agradável a cada indivíduo também é o que deve agradar aos outros. Há, por conseguinte, uma experiência de reciprocidade na base das distinções morais, o que empresta a elas valor intersubjetivo. Tal valor, não obstante, não se sustenta num princípio racional, mas nos sentimentos e interesses que entre si nutrem os homens, e que, ao fim e ao cabo, é o que distingue o útil do inútil e o vício da virtude.
Mostrar más

8 Lee mas

Egoísmo altruismo: un desafío mundial

Egoísmo altruismo: un desafío mundial

En primer lugar, es importante encontrar una definición de egoís- mo, pues esta palabra es clave en la definición de Comte. Hacia el año 350 a.C., un filósofo ateniense escribe en Las Leyes, lo que pode- mos tomar como la primera definición de egoísmo. “El peor de los defectos está íntimamente ligado a las almas de la mayoría de los hombres, defecto con el que todo el mundo se muestra comprensivo y para el que no busca ningún medio para evitarlo (…)Todo hom- bre por naturaleza se ama a sí mismo y es normal y necesario que así ocurra. El verdadero responsable de todas las faltas que generalmen- te se dan en cada hombre se halla en el excesivo amor por sí mismo...hasta el punto de juzgar desviadamente lo justo, lo bueno y lo bello, creyendo que siempre debe estimar lo suyo más que la ver- dad (…) Como consecuencia de este error a todos les ocurre que toman por sabiduría lo que no es más que su propia ignorancia, (…) por ello se hace necesario que todos los hombres eviten el exceso de amor por sí mismos” 5 .
Mostrar más

22 Lee mas

Egoísmo y comunidad: una lectura ética de La carretera

Egoísmo y comunidad: una lectura ética de La carretera

Schopenhauer identifica tres incentivos básicos de las acciones humanas: el egoísmo, la malicia y la compasión (Gallivan, 2008, p. 7). El primer incentivo se explica en el deseo de los peregrinos por sobrevivir, por cuidar de su parentela más próxima, aun si ello conlleva defender la propia vida contra la agresión de los otros, suprimiendo la vida del asaltante. En este caso, siguiendo a Schopenhauer, la negación del acto de negación (que supone la agresión de los violentos) se configura en afirmación de la propia voluntad de vivir y no corresponde a un equívoco moral. Tal oposición a la negación de la voluntad de vivir se justifica como defensa propia en situaciones límite, más no como represalia por hechos sucedidos (Gallivan, 2008, p. 8). Al incurrir el padre en el castigo y la venganza hacia el ladrón que les asalta en la playa, está incurriendo, en su desesperación, en el segundo incentivo de la conducta humana enunciado por Schopenhauer (la malicia).
Mostrar más

13 Lee mas

El egoísmo de los jóvenes de hoy responde a la necesidad de supervivencia.

El egoísmo de los jóvenes de hoy responde a la necesidad de supervivencia.

pág. 118 Frente a esta angustia de poder proyectar un futuro independiente, sostienen el valor del esfuerzo que deviene de la modernidad, como vía para lograr el éxito, metas laborales y personales. Este grupo de jóvenes bregan por superarse y alcanzar el reconocimiento social a partir de su estudio. Toman la vida como un desafío permanente donde tienen que pelear constantemente para lograr su propia supervivencia. Se muestran autosuficientes en sus decisiones y creen que pueden resolver los conflictos autónomamente. Esto muestra que su “egoísmo” está fundado en una visión omnipotente de sí mismos como contracara del terror y la impotencia que los inunda; una sociedad que no les brinda otro mensaje que el de la competitividad o, mejor dicho, la rivalidad con el prójimo para lograr su inclusión.
Mostrar más

12 Lee mas

La extinción del tizón ardiente : la liberación del egoísmo en la filosofía practica de Schopenhauer

La extinción del tizón ardiente : la liberación del egoísmo en la filosofía practica de Schopenhauer

como fuente para la abolición del egoísmo. Para Schopenhauer, es importante estructurar una ética teniendo en cuenta la necesidad de poder responder efectivamente a este problema. De allí que su proceder práctico se sustente en una completa transformación existencial del hombre. No en vano, Schopenhauer trae a colación la vida de los ascetas o renunciantes de la India. Este tipo hombres que, comprendiendo la inutilidad de todo esfuerzo por alcanzar una satisfacción en la vida, han alcanzado un estado de total resignación y abnegación, centrada en la experiencia de dolor universal de todo lo existente. Así, pueden comprender el enigma de este mundo y trascender todas las expectativas de vida del hombre ordinario, porque, en el fondo, todo ese mundo fenoménico no es más que un sueño, una ilusión, es Māyā. Quien ha superado todas las dualidades, incluso la más universal de la separación entre el sujeto y el objeto, se convierte en un ejemplo de la más coherente actitud frente a la vida; aquél que ha renunciado a todo «querer», es decir, aquél que ha roto todas las cadenas con los hilos de la voluntad es, en realidad, un hombre liberado. Pero esta separación no implica una mera abstracción fenomenológica de la vida. El verdadero asceta ha renunciado, ante todo, a sí mismo; el asceta ha muerto para la vida y ha encontrado la eterna paz y quietud en sí mismo (cf. El mundo I…, § 69, pp. 443-444 (451-452). ¿Cómo puede un hombre trascender definitivamente el mundo e ir más allá de sí mismo? Schopenhauer recurre al ejemplo que proviene de la conducta y las acciones de aquellos iluminados que por la «gracia» han trascendido la vida y, con ello, los mil hilos del querer. Estos grandes sabios viven al margen del mundo porque han comprendido dentro de sí el gran enigma de este mundo. Precisar qué sea exactamente este enigma es algo que no puede ser resuelto en los términos de la representación, pero sí puede ser vislumbrado por un cierto conocimiento anclado en una intuición renovada. Por esta razón, el vedānta recurre a imágenes y símbolos para poder expresar de alguna manera la paradoja que se abre siempre entre la resistencia fenoménica hacia la afirmación de la voluntad y la libertad incomprensible de lo nouménico.
Mostrar más

128 Lee mas

Sobre el egoísmo y el altruismo: la pugna entre la selección individual y la selección de grupo

Sobre el egoísmo y el altruismo: la pugna entre la selección individual y la selección de grupo

Para entender la selectividad del altruismo humano se debe distinguir entre dos formas básicas de altruismo: a) si se trata de un impulso irracional dirigido hacia los otros sin esperanza de recompensa, ejecutado generalmente de manera inconsciente, estamos frente al altruismo fuerte, la conducta mostrada se asemeja a la que evoluciona por SP, siendo así es de esperar que este tipo de altruismo sirva a los parientes más cercanos y disminuya en frecuencia a medida que la relación se hace más distante; b) el altruismo suave es fundamentalmente egoísmo, esta conducta sí espera reciprocidad de los demás para con uno o sus parientes cercanos, suele ser consciente, es una conducta de cálculo y sus maniobras se realizan en una red que comprende sanciones y exigencias sociales. Este altruismo puede haber evolucionado por SI y es mucho más sensible a los cambios en la evolución cultural. «Its psychological vehicles are lying, pretense, and deceit, including self-deceit, because the actor is most convincing who believes that his performance is real» 78 (156).
Mostrar más

218 Lee mas

Cuestiones éticas y emocionales alrededor del egoísmo económico

Cuestiones éticas y emocionales alrededor del egoísmo económico

Propuesta por Maynard Smith en Evolution and the Theory of Games (1982), la teoría de juegos evolutivos dejó de lado la observación del or- den de preferencias de la teoría de juegos tradicional y se centró en las motivaciones endógenas que subyacen a los diferentes comportamientos tanto en animales como en humanos. Esta perspectiva emocionalmente abierta, racionalmente limitada y comportamental incompleta empezó a evidenciar la heterogeneidad motivacional que subyace a la conducta humana, también en contextos económicos, así como diferentes com- portamientos recíprocos que permitían el establecimiento de distintos tipos de relacionalidad entre los seres humanos. Entre ellos, el altruismo recíproco de Trivers y Axelrod, la reciprocidad indirecta de Alexander y Sugden, el egoísmo recíproco de Frank, la reciprocidad social de Ostrom, la reciprocidad fuerte de Bowles, Gintis y Fehr, entre otros, la reciprocidad solidaria de Bruni, la reciprocidad inclusiva de Smith, la reciprocidad tran- sitiva de Zamagni o la reciprocidad institucional y la reciprocidad cordial propuestas desde la filosofía moral por Calvo. 17
Mostrar más

33 Lee mas

Bucay Életmesék (1).pdf

Bucay Életmesék (1).pdf

- Ez rettenetes, Jorge! - mondtam. - Ez azt jelenti, hogy az igazság teljesen szubjektív fogalommá válik, s mint ilyen, meglehetősen relatív lesz egyben. - Azok után, amiről beszéltünk, mindenesetre inkább a hazugság, semmint az igazság fogalma válik bizonytalanná. Ami igaz, az lehetne továbbra is abszolút, még ha megengedjük is, hogy igaznak beállítani valamely hamis dolgot, az még nem hazugság. Mivel azonban az igazságról alkotott fogalmunk szoros összefüggésben áll hiedelmi rendszerünkkel, mindig arra jutunk, amire te (amivel egyébként én egyet is értek, ezért is, meg másért is): az igazság relatív, szubjektív, és hadd tegyem hozzá, változó és részleges is.
Mostrar más

240 Lee mas

El egoísmo en la teoría económica y filosofía política del liberalismo: sobre el campo económico y el egoísmo como habitus

El egoísmo en la teoría económica y filosofía política del liberalismo: sobre el campo económico y el egoísmo como habitus

Para ello se construyeron Matrices de Análisis, con el fin de operativizar los textos, capturando las categorías principales, naturaleza del hombre, mano invisible, división del trabajo, espectador imparcial, la vida como valor, (aludiendo a la preservación o mejora de la misma), propiedad privada, libertades individuales y egoísmo racional; que explican, complementan y definen las disposiciones egoístas, o que propenden por el bien particular, dándole un carácter interpretativo y comprensivo desde la teoría económica y filosófica política, las diferencias y coincidencias desde los autores principales, trayendo hasta el contexto contemporáneo el concepto.
Mostrar más

89 Lee mas

Show all 5786 documents...