PDF superior Cien años con Alejo Carpentier

Cien años con Alejo Carpentier

Cien años con Alejo Carpentier

Esta preocupación por lo propio, por lo cubano y lo latinoamericano, a pesar de las apariencias de un refinamiento internacional, no dejará de estar presente a lo largo de toda la obra de Carpentier. Y en consonancia con ello, una preocupación ética por América Latina, por sus complejos problemas sociales, por sus raíces en el pasado, y una arraigada expectativa por las utopías de su futuro. Desde la juvenil conjunción de vanguardia artística y vanguardia social, Carpentier pasó por la asimilación de las teorías del compromiso sartreano, hasta llegar al apoyo a la revolución cubana, a la que sirvió desempeñando diversos cargos culturales y diplomáticos (al fallecer era embajador de Cuba en Francia). Tales inquietudes nunca dejaron de impactar de diversos modos en su producción literaria 8 .
Mostrar más

10 Lee mas

LEER Y DESCARGAR: “EL SIGLO DE LAS LUCES” por Alejo Carpentier

LEER Y DESCARGAR: “EL SIGLO DE LAS LUCES” por Alejo Carpentier

quebrantada por la permanencia en el presidio de Ceuta, de donde acababa de salir, luego de verse liberado por indulto real. En las piernas llevaba la marca de los grillos. Padecía de fiebres intermitentes y también de un asma de infancia que lo atormentaba, a veces, aunque las crisis se le aliviaban al fumar cigarrillos liados con pétalos de la Flor de Campana que a Cuba encargaba un apotecario del barrio de Tribulete. Sometido a un tratamiento revitalizador, había recobrado la salud lentamente. El médico no volvió a ser llamado a la Casa de Arcos... Ahora tocaba hablar a un librero: Esteban no quería saber de filosofía, de trabajos de economistas, ni de escritos que trataran de la Historia de Europa en los últimos años. Leía libros de viajes; las poesías de Osián; la novela de las cuitas del joven Werther; nuevas traducciones de Shakespeare; recordándose que se había entusiasmado con El Genio del Cristianismo, obra que calificaba de «absolutamente extraordinaria», habiéndola mandado encuadernar en pasta de terciopelo, de las que tenían una pequeña cerradura de oro, destinada a guardar el secreto de acotaciones personales, hechas al margen del texto. Carlos, que había leído el libro de Chateaubriand, no acertaba a explicarse por qué Esteban, hombre descreído, podía haberse interesado tanto por un texto falto de unidad, farragoso a ratos, poco convincente para quien careciera de una fe verdadera. Buscando el libro en todas partes, acabó por encontrar, uno de sus cinco tomos en la habitación de Sofía. Hojeándolo, advirtió con sorpresa que esa edición incluía, en su segunda parte, una suerte de relato novelesco, titulado Rene, que no figuraba en otra edición, más reciente, adquirida en La Habana. Y mientras las demás páginas del volumen estaban vírgenes de notas o marcas, una serie de frases, de párrafos, aparecían subrayados con tinta roja: «Esta vida que al principio me había encantado, no tardó en serme insoportable. Me cansé
Mostrar más

169 Lee mas

La intertextualidad en Concierto Barroco, de Alejo Carpentier

La intertextualidad en Concierto Barroco, de Alejo Carpentier

De igual manera que aparecen marcas bíblicas a lo largo del texto, también encontramos intertextos religiosos y de la santería afrocubana aludidos directamente. En el tercer capítulo de la obra aparece Filomeno rezando a una Virgen de cara negra, patrona de pescadores y navegantes (p.25), esto es muestra de la mitología se trata de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba cuya fiesta se celebra el 8 de septiembre. Cuenta la leyenda que hace casi cuatrocientos años, dos hermanos indios, Rodrigo y Felipe junto a un negrito de diez años, Juan moreno, navegando en una canoa en busca de sal, en la bahía de Nipe, al norte de Holguín, debido a fuertes vientos y agitación del mar se refugiaron en cayo francés. Al amanecer del cuarto día pudieron al fin, dirigirse alas salinas de la cosa, navegando descubrieron sobre las olas un objeto blanco al aproximarse, vieron una imagen de la virgen santísima con el niño Jesús en sus brazos, colocada sobre una tabla. En ella habían unas letras que decían: « yo soy la virgen de la caridad» y viendo sus vestiduras se admiraron de que no estaba mojada. La devoción a esta virgen fue extendiéndose por toda cuba y por otras naciones, fue nombrada Patrona principal de Cuba el 10 de mayo de 1916 por el Papa Benedicto XXV, accediendo a la petición escrita de dos mil veteranos de las guerras independentistas. Pudiera ser asociado el Filomeno suplicante al negrito Juan el moreno ambos representantes de la cubaría, es esta una manera de introducir también, en contraposición con las doctrinas sagradas a nuestros santos.
Mostrar más

112 Lee mas

Una lectura del problema del héroe en el acoso de Alejo Carpentier

Una lectura del problema del héroe en el acoso de Alejo Carpentier

En Estrella por el contrario, el acosado encuentra un momento de descanso “le hacía considerar la situación con mayor calma. oculto nuevamente” (Carpentier 1956 p. 91), y el narrador nos indica cuánto tiempo ha permanecido huyendo, han sido dos semanas en que no ha frecuentado a Estrella. Con ella habla y es ella quien en él reconoce los eventos que han sido públicos, conocidos por todos, publicados en la prensa, pero que antes de este encuentro no había podido unir “De súbito, en una encenderse de terribles luminarias, se le establecía el encadenamiento implacable de los hechos. Las horribles fotografías le habían llegado por las planas de los diarios, sin que ella hubiese visto, en su estúpida cobardía de aquella vez, el comienzo de todo.” (Carpentier 1956 p.91) En esta circunstancia hay una relación que podría plantearse y es la de Estrella con Electra, pues ambas son quienes pueden estar a la altura de la verdad, es la única que puede escuchar todo el relato, que puede hilar los acontecimientos que aparecieron en público con el hombre anónimo, está en la capacidad de reconocer al acosado en el contexto en que nadie más. Siguiendo la relación que pretendemos entrever, Electra reconoce a Orestes después de su desaparición de años, y el regreso para su venganza. Hay un elemento que no parece anodino en el momento en que el Taquillero abandona la casa de Estrella: el narrador enlista elementos de intercambio que podrían ser dejados en un “tronco que era buzón secreto de un amorío de niños: madera donde las hormigas rojas caminaban por debajo de los sobres (…). Por aquella oquedad habían pasado las poesías copiadas a lápiz, los juramentos escritos, el mechón de pelo”(Carpentier 1956 p. 41) que recuerda la tumba de Agamenón en la que Orestes deja un mechón de pelo suyo, y por el que puede ser reconocido al cabo del tiempo frente a Electra. La diferencia importante estaría en que el acosado es completamente anónimo, incluso para él mismo es extraño reconocerse. Y que Orestes en representación del héroe trágico esquileo, es tan reconocido que es esperado con anhelo: Clitemnestra recibe la noticia de su falsa muerte con alivio. Las noticias sobre Orestes las recibimos desde quienes rodean a Orestes. Pero el acosado está sujeto a ser perseguido y por ello a permanecer oculto, sin embargo todo esto ocurre bajo el peso del anonimato .
Mostrar más

81 Lee mas

Alejo Carpentier: letra y solfa del barroco

Alejo Carpentier: letra y solfa del barroco

obra primeriza no difiere significativamente de la tra- dición realista de la novela latinoamericana imperante en aquellos años, que a pesar de su franca intención denunciatoria —la explotación infligida por el neocolo- nialismo en las minas, los yacimientos petrolíferos, las compañías bananeras de nuestro continente— pocas veces llega a tocar el fondo de los problemas sociales y con mucha frecuencia se queda en lo meramente ver- n a c u l a r, cuando no en lo folclórico o en lo pintore s c o. Una vez liberado, Carpentier se instala en París en 1928, de donde no regresará a vivir en Cuba hasta 1939, cuando estalla la Segunda Guerra Mundial. En la capital fran- cesa entra en comunicación directa con las vanguardias europeas de entreguerras. Traba amistad con los poetas y los pintores del surrealismo —Louis Aragon, Tristan Tzara, Paul Eluard, Georges Sadoul, Benjamin Péret, Chirico, Tanguy, Picasso—, a quienes, en su conjunto, considera “la generación más extraordinaria que había surgido en Francia después del romanticismo”, 2 e in-
Mostrar más

9 Lee mas

Concierto Barroco de Alejo Carpentier

Concierto Barroco de Alejo Carpentier

michoacano, bajo un palio levantado por dos partesanas, teniendo a su lado, de pie, un indeciso Cuauhtémoc con cara de joven Telémaco que tuviese los ojos un poco almendrados. Delante de él, Hernán Cortés con toca de terciopelo y espada al cinto —puesta la arrogante bota sobre el primer peldaño del solio imperial—, estaba inmovilizado en dramática estampa conquistadora. Detrás, Fray Bartolomé de Olmedo, de hábito mercedario, blandía un crucifijo con gesto de pocos amigos, mientras Doña Marina, de sandalias y huipil yucateco, abierta de brazos en mímica intercesora, parecía traducir al Señor de Tenochtitlán lo que decía el Español. Todo en óleo muy embetunado, al gusto italiano de muchos años atrás —ahora que allá el cielo de las cúpulas, con sus caídas de Titanes, se abría sobre claridades de cielo verdadero y usaban los artistas de paletas soleadas—, con puertas al fondo cuyas cortinas eran levantadas por cabezas de indios curiosos, ávidos de colarse en el gran teatro de los acontecimientos, que parecían sacados de alguna relación de viajes a los reinos de la Tartaria... Más allá, en un pequeño salón que conducía a la butaca barbera, aparecían tres figuras debidas al pincel de “ Rosalba pittora ”, artista veneciana muy famosa, cuyas obras pregonaban, con colores difuminados, en grises, rosas, azules pálidos, verdes de agua marina, la belleza de mujeres tanto más bellas por cuanto eran distantes. “ Tres bellas venecianas ” se titulaba el pastel de la Rosalba, y pensaba el Amo que aquellas venecianas no le resultaban ya tan distantes, puesto que muy pronto conocería las cortesanas —plata, para ello, no le faltaba— que tanto hubiesen alabado, en sus escritos, algunos viajeros ilustres, y que, muy pronto, se divertiría, él también, con aquel licencioso “ juego de astrolabios ” al que muchos se entregaban allá, según le habían contado —juego consistente en pasear por los canales angostos, oculto en una barca de toldo discretamente entreabierto, para sorprender el descuido de las guapas hembras que, sabiéndose observadas, aunque fingiendo la mayor inocencia, al ajustarse un ladeado escote mostraban, a veces, fugazmente pero no tan fugazmente como para que no se contemplara a gusto, la sonrosada poma de un pecho... Volvió el Amo al Gran Salón, leyendo de paso, mientras apuraba otra copa de vino, el dístico de Horacio que sobre el dintel de una de las puertas había hecho grabar con irónica intención hacia los viejos tenderos amigos —sin olvidar al notario, el inspector de pesas y medidas, y el cura traductor de Lactancio—, que, a falta de gente de mayores méritos y condición, recibía para jugar a los naipes y descorchar botellas recién llegadas de Europa:
Mostrar más

43 Lee mas

Mito, literatura y nación: el mito de Sikán y la construcción del mundo Abakuá en Alejo Carpentier y Lydia Cabrera

Mito, literatura y nación: el mito de Sikán y la construcción del mundo Abakuá en Alejo Carpentier y Lydia Cabrera

¡Écue-Yamba-Ó!, el primero de los dos textos que anima estas páginas, es un buen ejemplo de novela en la que convergen elementos tales como los mencionados en el epígrafe anterior. Empezada por Carpentier en 1927, durante los meses que pasó en prisión en La Habana, y publicada en 1933 en París tras considerables revisiones, esta narración es uno de esos textos que, aunque repudiado por su autor años después, constituye una muestra esencial de esa praxis creativa ambigua entre lo etnográfico y lo literario en función de lo nacional cubano. En ¡Écue-Yamba-Ó! el escritor deviene en “Un antropólogo con la misión de estudiar lo primitivo, lo criminal, y de exponer su atraso civilizador” (Lopez de Barros, 2012: 238). La historia de la novela es la de la familia Cué y la nación, el intento de la primera por integrarse —traducirse— al discurso de la segunda. De aquí la necesidad de Menegildo Cué, el protagonista, de probarse ante su familia y la hermandad abakuá. El mito de Sikán, ya insinuado desde el título de la novela, sirve al autor como marco estructural y clave comunicativa en la exploración de una dimensión mítica de origen africano que se ve incorporada a la narración a un nivel profundo. Si bien el rito de iniciación abakuá, descrito en los capítulos 35, 36 y 37 de la novela, acaba convirtiéndose en una inmersión explícita en la cosmogonía mítica, es la iniciación de Emenegildo la que cierra el círculo del sacrificio ritual:
Mostrar más

8 Lee mas

La mirada antropológica de Alejo Carpentier

La mirada antropológica de Alejo Carpentier

Es evidente que mis desiguales y diversos abordajes analíticos de la obra de Carpentier denotan la subrayada presencia que tienen en ella las reflexiones de matriz antropológica, acaso sembradas en sus años juve- niles cuando el genial novelista tuvo contacto fraternal con Fernando Ortiz, antepasado fundamental de la etnología cubana. Época en que se exaltaron los valores de la negritud y en la que nacería “la tendencia afrocubanista, que durante más de diez años alimentaría poemas, nove- las, estudios folklóricos y sociológicos”, como el propio Carpentier lo anota en su ensayo La música en Cuba. 7
Mostrar más

6 Lee mas

Un melómano en la guerra: Alejo Carpentier, corresponsal de la Guerra Civil Española

Un melómano en la guerra: Alejo Carpentier, corresponsal de la Guerra Civil Española

2012: 13). ¿Por qué “confiesa” Carpentier, cuarenta años después de los sucesos, que su compañero de habitación había sido el húngaro Máté Zalka, alias General Lukács, impávido ante las explosiones? El relato de su reportaje “España bajo las bombas”, menos audaz y fantasioso, ha de ajustarse más a la verdad: “De pronto una explosión sorda, subterránea, formidable golpe de ariete en la corteza del suelo, hace temblar las paredes del hotel… Sacudo a Pita Rodríguez, mi compañero de habitación, que duerme como un bendito. […] Nos reunimos con los otros inquilinos del hotel, bajando apresuradamente al hall” (Carpentier 1979: 151). ¿Pretende Carpentier adornar de épica la narración o su memoria ha ido transformando con sucesivas capas de ficción la propia historia? Seguramente haya una mezcla de ambas razones. Por otra parte, junto a la verosimilitud de que el cubano compartiera habitación con el compatriota que lo acompaña durante todo el viaje, en lugar de hacerlo con una figura admirada pero desconocida y ajena, hay otra circunstancia a considerar: desdichadamente, el General Lukács lleva muerto un mes, desde que una bomba alcanzara su vehículo en el camino hacia Huesca (el escritor alemán Gustav Regler, que lo acompaña, es herido pero sobrevive).
Mostrar más

22 Lee mas

Alejo Carpentier, cronista de La Habana

Alejo Carpentier, cronista de La Habana

Pero el hombre también hace historia en su actuar cotidiano, ruti- nario, enajenante en ocasiones, en ese actuar hecho, en el mejor de los casos, de múltiples y variados actos de resistencia. Por poner un ejemplo, el negro que, amparado en las libertades que le concedían los cabildos de nación, salía a las calles a mostrar su apego a sus orígenes, a divertirse, a mantener con vida una costumbre que hundía sus raíces en tierras dis- tantes miles de kilómetros, también hacía historia. Su comportamiento irracional, extraño, peligroso incluso a los ojos del blanco, sentó las bases de una fiesta que, cientos de años después, disfrutan por igual negros, canelos y blancos: el carnaval. Por supuesto, dudo mucho que ese hombre haya tenido conciencia de que, al divertirse, hacía historia. En el mejor de los casos, supongo que se sentía un ser arrancado por la fuerza de su tierra originaria deseoso de seguir manteniendo, de una u otra manera, un vínculo con su tierra originaria. Y sin embargo, ese acto de resistencia único y sencillo, gozoso e irreverente, condenado y vigilado hizo historia.
Mostrar más

15 Lee mas

Significación del pensamiento de  Alejo Carpentier para la comprensión de la identidad cultural latinoamericana

Significación del pensamiento de Alejo Carpentier para la comprensión de la identidad cultural latinoamericana

Al trazar una visión de lo caribeño, dentro de lo americano y universal, se da cuenta de que esto no constituye tarea fácil, a su vez desestimó aquellos elementos de pobre calidad artística (poesía, música, teatro, que más que dignificar al Caribe, lo denigraban) “era preferible –decía Carpentier– no tomarlos en cuenta” (Carpentier, 1977, p.114), lo que reafirma su tesis de, si bien es necesario difundir los valores de la región, no pueden hacerse concesiones a la calidad de la misma. Su obra, con temas caribeños, es un aporte al movimiento renovador que representa, en su conjunto, una lucha de autorrealización social y genérica. Intenta definir el verdadero papel de la cultura, desde la perspectiva de la cultura mestiza, producto de la transculturación. La justa valorización que realiza del folklore cubano y caribeño, precisa rasgos de una identidad cultural cubana y caribeña, vista no en un concepto cerrado o local, sino universal. Sus miradas iniciales al mundo caribeño sientan las bases de sus posteriores y acabadas teorías de lo real maravilloso y de los contextos. La mirada carpenteriana a la cultura caribeña le permite percatarse del choque cultural ocurrido entre grupos heterogéneos.
Mostrar más

156 Lee mas

La historia en El reino de este mundo

La historia en El reino de este mundo

La pregunta no es mera retórica, pues, amparado en esa dupla con- ceptual (real / maravilloso), Carpentier se propone hacer una novela netamente americana, y la hizo, porque aunque todavía haya quien quiera borrar a Europa o gritar que está agotada, ¿cómo vivir sin ella? Además, ¿cómo vivir sin África? Lo africano y lo europeo, nunca está de más recordarlo, habitan el orbe. De allí que El reino… –sin prescindir de esos mundos– es americana. Por supuesto, aún hay quien piensa que para hacer algo ‘americano’ se debe dejar fuera el referente europeo. Lo cierto es que se ha hecho literatura americana sin nombrar América: Borges. ¿Popol Vuh, incas, mayas, aztecas, caribes y lo que existía antes del llamado Descubrimiento es parte de la América pura? Probablemente fue algo mejor que esta absurda realidad del continente. Pero, ¿América no comienza con la llegada de los europeos? ¿Y cómo dejar fuera el elemento negro que, tanto en la formación de América como en la novela de Carpentier, juega un papel de primera línea?
Mostrar más

14 Lee mas

The Succes in Failure. The Journal Imán (1931), an Episode of the Latinamerican Literary History

The Succes in Failure. The Journal Imán (1931), an Episode of the Latinamerican Literary History

La revista Imán es un “banco de prueba” del realismo mágico y lo real maravilloso que se expresa en la renovación de la prosa narrativa que emprenden Miguel Ángel Asturias, Alejo Carpentier y Arturo Uslar Pietri. La metrópolis parisina atrae con facilidad inusitada a los artistas latinoamericanos o periféricos en general. El afán por la consagración torna a París en una máquina de escritura, por un lado, y, por el otro, la distancia con las realidades nacionales es el acicate para el descubrimiento de una identidad americana. Se produce un movimiento del centro a los márgenes, tal como lo ha dicho Trinidad Barrera. La investigadora dedica un capítulo a las renovaciones que venimos tratando titulado justamente “Surrealismo, real maravilloso y realismo mágico, otras formas de ver el continente. Arturo Uslar Pietri, Alejo Carpentier, Miguel Ángel Asturias” (Barrera). Ver la realidad continental con ojos diferentes es el saldo de la experiencia vanguardista que estos escritores dejaron plasmado en la revista.
Mostrar más

20 Lee mas

Nomadismos del decir: avatares de la identidad afroantillana en Así habló el tío de Jean Price-Mars y El reino de este mundo de Alejo Carpentier

Nomadismos del decir: avatares de la identidad afroantillana en Así habló el tío de Jean Price-Mars y El reino de este mundo de Alejo Carpentier

Es posible advertir que dentro de la construcción cíclica de la historia en las islas caribeñas, las figuras europeas son presentadas como integrantes de una gran farsa. 13 Son imágenes hiperbólicas y expresan la dimensión irrisoria del poder civilizatorio del amo. El espectáculo que despliegan estos personajes señalan el reverso del escenario circular de la historia de “este mundo”: muestran por condensación la decadencia de los amos-reyes y su Corte de bufones en la imagen de las ruinas que, a través de una combinación de sonoridades, es posible asociarlas con la condición de “ruin-dad” como rasgo semántico principal compartido por los detentadores del poder. En el estatismo que sugieren los restos petrificados se encuentra desacralizado el esplendor del amo. Así, los cuerpos europeos y los europeizados por imitación se opacan en un último brillo grotesco: la hacienda vacía de Lenormand de Mezy; la arquitectura monstruosa de La Fèrriere que contiene al rey negro destituido; el rictus de Paulina Bonaparte en su belleza efímera; etcétera. Estas imágenes en su conjunto devienen, figuradamente, elementos de ofrenda cumplida durante una prolongada ceremonia de “oblación” vudú para convocar los “Altos Poderes de la Otra Orilla” (Carpentier 2006: 52).
Mostrar más

10 Lee mas

Reflexión estética sobre: otras modernidades, revolución y antropofagia en la consagración de la primavera (música, literatura y danza)

Reflexión estética sobre: otras modernidades, revolución y antropofagia en la consagración de la primavera (música, literatura y danza)

Juan Antonio Ramírez dirige una síntesis de la Historia del Arte 32 , y, en su tomo IV: “El mundo contemporáneo”, abarca los “ismos” del siglo XX : cubismo (Pablo Picasso, Georges Braque), futurismo (F.T Marinetti, Boccioni, Giacomo Balla, Gino Severini), expresionismo (Munch, Ensor, Die Brücke, Der blaue Reiter, W. Kandinsky, Emile Nolde, Oskar Kokoschka, Chaim Soutine), dadaísmo (Tristán Tzara, Hugo Ball, Richard Huelsenbeck, Hans Arp, Francis Picabia, Emmanuel Rudniski “Man Ray”, Marcel Duchamp, Marcel Janco, Raoul Hausmann, Kurt Schwitters), muralismo mexicano (José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera), surrealismo (André Breton, Salvador Dalí, Joan Miró, Max Ernst, Yves Tanguy, Magritte, Delvaux, Constantine Brancusi, Alexander Calder, Julio González, Alberto Giacometti) entre otros artistas como Paul Klee, Robert Delaunay, Piet Mondrian, Theo van Doesburg, Kasimir Malevich, Giorgio de Chirico, Edward Hopper, Charles Demuth, Joseph Stella, Georgia O´Keeffe, Charles Sheeler que formaron parte de las vanguardias. Dichos artistas encabezan los más representativos movimientos que conforman la brecha en la concepción del arte pues todas las vanguardias se conectan en la búsqueda de su resignificación. De igual manera, son personajes de la historia cultural y moderna que tendrán relación ─personalmente o como influencia─ con nuestros dos artistas objetos principales de este estudio, nos referimos a Alejo Carpentier y a Igor Stravinsky.
Mostrar más

128 Lee mas

Un momento: hibridez de épocas

Un momento: hibridez de épocas

Teniendo en cuenta lo dicho, este artículo propone 1) observar algunas manifestaciones de dos exponentes (Carpentier y García Márquez) con sus inherentes contradicciones; 2) llamar la atención sobre ciertos elementos históricos, enfatizando aquellos que han podido quedar menos expuestos por su lejanía y que han podido contribuir a la dilatación del término hasta a acepciones extraliterarias; 3) ver cuáles son algunos elementos textuales que aportan a su vigencia y productividad. El ejemplo para ello será “Blacamán el bueno, vendedor de milagros”, cuento del mismo García Márquez, por provenir precisamente de la región prototípica mencionada por Henríquez Ureña; y porque el cuento tematiza el elemento milagroso (y por contigüidad, lo mágico y lo maravilloso) a partir del mismo título.
Mostrar más

14 Lee mas

Las umbrosas mansiones del realismo mágico : la poética de Alejo Carpentier

Las umbrosas mansiones del realismo mágico : la poética de Alejo Carpentier

Maravilla deriva de mirabilia y su raíz es mirar. El dic- cionario le asigna significaciones como portento, ‘prodigio, cosa que produce gran admiración, cosa de gran belleza’. La percepción de lo maravilloso supone una distancia, no una participación -como en el caso de la magia-. La clave de El reino de este mundo está en la lectura contrastante. Del cotejo entre el prodigioso mundo del vudú y el asombro del yo implícito del autor emerge la significación del relato. Para Mackandal y Ti Noel la licantropía es instrumento de rebelión y trágica resistencia, para Carpentier, como para Cervantes, motivo estético. La historia, como las cabezas proliferantes del primer capítulo, acude a desdoblamientos y espejeos.
Mostrar más

13 Lee mas

La percepción de la Historia por Alejo Carpentier: su importancia y su inclusión en la novelística del autor

La percepción de la Historia por Alejo Carpentier: su importancia y su inclusión en la novelística del autor

dicotomía entre civilización y barbarie en su obra Facundo. Civilización y barbarie (1845). La obra tendrá mucha fortuna precisamente en relación a estos conceptos establecidos. Para Sarmiento, la civilización es todo lo liberal que viene de la tradición europea, lo que permite romper con la colonia española y con la corona. Es lo que llega sobre todo de Francia y Estados Unidos. Por otro lado, la barbarie para él eran los gauchos, que se regían por modelos de actuación muy primitivos. Eran reseros que trabajaban y luego utilizaban las reses para alimentarse. Para Sarmiento, hasta que no se civilizara toda esa población no podría haber un progreso; sería un sistema de vida incívico aquel en que solamente se sabe lo básico: montar a caballo y resear. De aquí derivará al populismo, al culto a una figura, que surge con Rosas, y que es un “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Sin embargo, a finales del siglo XIX nos encontramos con José Martí, que en “Nuestra América” va a implementar una matización muy importante a esta dicotomía establecida por Sarmiento. Los argentinos llegaron a pensar que civilizar era poblar, llenar los territorios de Argentina de europeos. En 1891 Martí indica que “el libro importado ha sido vencido en América por el hombre natural. Los hombres naturales han vencido a los letrados artificiales. El mestizo autóctono ha vencido al criollo exótico. No hay batalla entre la civilización y barbarie, sino entre la falsa erudición y la Naturaleza” (2004: 160). Se pretende, por tanto, con esta afirmación de José Martí, defender al hombre enraizado en América; planteamiento que asumirá, por su parte, Alejo Carpentier.
Mostrar más

10 Lee mas

Alejo Carpentier y la conciencia hispánica

Alejo Carpentier y la conciencia hispánica

La construcción del relato tiene referencias, como la anterior, que están vinculadas con la memoria infantil, con los recuerdos de la infancia , con el pasado del narrador ; pero aparece[r]

6 Lee mas

El americanismo de Alejo Carpentier: "El reino de este mundo"

El americanismo de Alejo Carpentier: "El reino de este mundo"

Carpentier va a elegir un personaje, Ti Nóel, de su propia cosecha, que no tiene nada que ver con otros personajes que van a deambular por la obra, figuras de carácter histórico, como se[r]

17 Lee mas

Show all 10000 documents...