PDF superior El Defensor Universitario. Entre la ética y la política

El Defensor Universitario. Entre la ética y la política

El Defensor Universitario. Entre la ética y la política

Ante esta realidad inexcusable de tensiones y conflictos las personas y los grupos humanos pueden adoptar grosso modo tres actitudes: la des- preocupación y la banalidad, la imposición de intereses y criterios de unos contra otros, la solución dialogada y humana de los conflictos. La primera actitud consiste en cerrar los ojos a lo que sucede, practicar la política del avestruz, esperando que una mano invisible, humana o divina, solucione los conflictos por arte de magia o inhibirse conscientemente de toda reali- dad. Esta actitud no creo que solucione los problemas. La segunda actitud, con un gran peso histórico, consiste en imponer de manera subrepticia o palmaria los intereses y los criterios de una parte (persona, grupo, clase, nación) sobre el conjunto de los afectados. Este planteamiento tampoco soluciona los problemas a largo plazo, incluso los agrava más. La tercera actitud implica recurrir a la palabra y a la reflexión para encontrar solucio- nes humanas y justas a los conflictos que están planteados. Esta me parece la mejor solución posible y en este sentido muy acorde con la misión que esperamos del Defensor Universitario.
Mostrar más

14 Lee mas

Sí al otro: de la ética a la política de la alteridad.

Sí al otro: de la ética a la política de la alteridad.

Así, la posibilidad de la acogida está antes y abre el recogimiento, la acogida, el acto del que todo deriva. Ya en Totalidad e infinito 6 encuentra Derrida un tratamiento de la justicia que afecta la experiencia del rostro en el cara-a-cara. La justicia es la presencia del tercero que introduce la contradicción en el Decir y es límite de la responsabilidad. Pero la justicia pensada como la comparación, la contemporaneidad, la reunión, será siempre necesaria, dirá Levinas en De otro modo que ser… Y en Paz y proximidad deducirá de la ineluctabilidad del tercero tanto el origen de la cuestión misma como la justicia y la estructura política de la sociedad. La salida fuera de la responsabilidad puramente ética, esta interrupción de la inmediatez ética, es a su vez inmediata: “el tercero no espera, su eleidad clama desde la epifanía del rostro en el cara-a-cara.” [Derrida, 1998ª, p. 51] Luego de la puesta en relación de estos tres textos, arriesga Derrida una interpretación: “el salto sin transición, la mutación irruptiva desde el «sin cuestión» al nacimiento de la «primera cuestión», define al mismo tiempo el paso de la responsabilidad ética a la responsabilidad jurídica, política –y filosófica.” [Derrida, 1998ª, p. 50] La consecuencia que Derrida se atreve a sacar es que existe una doble obligación: el tercero protege contra el vértigo de la violencia ética misma, violencia que la ética está expuesta a sufrir y a ejercer. Pero el tercero protector o mediador, en su devenir jurídico, viola a su vez la pureza del deseo ético destinado a lo único. “Si el cara-a-cara con lo
Mostrar más

16 Lee mas

Aranguren: Ética y Política

Aranguren: Ética y Política

de “Isegoria” (1997) citado antes en la nota 2. Señala allí aquél en esa perspectiva: “El Kant de la segunda época de Aranguren nada tiene que ver, a mi juicio, con el que había sido criticado desde los supuestos de la metafísica de Zubiri”. A diferencia de la Ética, de 1958, se manifiesta una nueva actitud moral en ese Aranguren de los años sesenta: “Para tan vasto empeño –subraya Cerezo-, Kant podía brindar una guía de orientación. ¿Qué debe entenderse en ese contexto por moralización? Ante todo, la autentificación de la conducta moral, asumiéndola por modo reflexivo y racional”. Y recogerá después entre otros textos de ese Aranguren el que mejor explicita el imperativo kantiano: “el respeto al valor moral de la persona, a la dignidad del otro” (pp. 141 y 142). Para la relación de esa democracia como moral con la democracia política y jurídica (Estado social y democrático de Derecho) puede verse el cap. III (“Razón de Estado y razones del Estado”) de mi libro Un itinerario intelectual. De filosofía jurídica y política,
Mostrar más

26 Lee mas

La ética en la política colombiana

La ética en la política colombiana

WEBER, los que la siguen apropiadamente. El reino político no es un reino de santos. Un político ha de abrazar la ética del fin último y la de la responsabilidad, y debe sentir pasión por su advocación y ser capaz de distanciarse él mismo de la materia de sus esfuerzos (los gobernados). La legitimidad no puede ser atributo del poder si este se basa en el dominio, la coacción y la fuerza; en todo caso podría ser un atributo de aquellos poderes que se basen, por el contrario, en la igualdad, en la justicia y en la emancipación, y estos son los rasgos de la democracia participativa que además de método y autogobierno puede ser sistema justo y emancipador. En Colombia otorgamos legitimidad por el hecho de brindar seguridad, pero olvidamos otros temas como la educación y la salud. Estamos equivocados eligiendo siempre a los herederos de la política amañada y clientelista, que goza de amplia legitimidad. Y este comentario no pretende ser una crítica al presidente porque al menos ha sabido ganarse el aprecio de la gente, es a las personas que lo rodean que son “pirañas” que atacan a su presa cuando cae al agua.
Mostrar más

12 Lee mas

La dimensión ética de la rebeldía política

La dimensión ética de la rebeldía política

ajena, y no obstante sostienen su organización militar y social para no rendirse ante el Estado y las fuerzas hegemónicas que pretenden su aniquilación. Su decisión rebelde sustentada en la aceptación de la alteridad, contenida en claros enunciados como “ un mundo donde quepan muchos mundos”, “ caminar escuchando”, “ mandar obedeciendo”, “ todo para todos, para nosotros nada”, constituye el eje sobre el que han girado los distintos momentos de su praxis política: razón comunicativa y diálogo con la sociedad civil e incluso con la clase política mexicana en la primera etapa de su lucha; desobediencia civil al instituir sus gobiernos y municipios rebeldes y autónomos en un segundo momento y una profunda radicalidad en el momento presente, al convocar a un gran movimiento nacional vinculado con otras luchas a nivel internacional, para emprender una lucha pacífica desde abajo y a la izquierda contra el capitalismo. En este tercer momento, los zapatistas aportan el capital ético que durante 23 años le ha valido al EZLN su permanencia y su congruencia a la hora de actuar y que como herencia exponen en la 6a. Declaración de la Selva Lacandona, como eje del proyecto que hoy se extiende a la participación de otros actores: la escucha y comunicación con la gente humilde y sencilla del pueblo, el ejercicio de la política como servicio y no como beneficio personal, el respeto por las decisiones comunitanas, el respeto recíproco a la autonomía e independencia de las organizaciones, el compromiso de una defensa conjunta y la manifestación de solidaridad con el que sufre injusticia. Podemos afirmar que el EZLN expone ante el mundo el testimonio de una rebeldía contemporánea, que —no sin la ausencia de conflictos— puede conciliar sus pretensiones de lucha y cambio social con una sólida congruencia ética sostenida en la aceptación de la alteridad y del rostro del otro. Esta opción los ha librado hasta nuestros días de caer en el terror, evidencia que nos demuestra que para el rebelde es posible fracturar la violencia que instaura la opresión, para posibilitar nuevas relaciones sociales desde las que emerja la paz.
Mostrar más

104 Lee mas

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

Es en el diálogo La República que Platón desarrolla la idea sobre los vínculos entre ética y política, esto es, entre el comportamiento virtuoso del indivíduo y el ejercicio del poder justo en la ciudad-estado (polis). Por tanto Platón formula su doctrina de las ideas, según la cual existiría una jerarquía a priori de ideas eternas e inmutables, o esencias, que serían la verdadera realidad y de la cual la realidad sensible sólo sería una copia imperfecta. En el tope de esta jerarquía Platón sitúa a la idea de Bien, de la cual dependerían las demás ideas. Así, Platón vincula la ética y la política refiriendo ambas al mundo de las ideas y haciéndolas depender de la idea primordial de Bien. Para Platón esta sería la única manera para subtraerlas de la opinión (doxa), que es algo que muda, y hace eso para dotar a ambas de una base segura y sólida (el objetivo de la crítica de Platón como sabemos es el relativismo de los sofistas).
Mostrar más

15 Lee mas

II. Ética y política

II. Ética y política

La Política, en la obra del mismo nombre de Aristóteles y en La República de Platón 5 es la justicia; es el valor ético principal sobre el cual debe montarse el quehacer político. El fin de la Política es obtener la justicia; el contenido de la Ética es la justicia y la justicia, según Ulpiano es: dar a cada uno lo suyo, no hacer daño a los demás y vivir honestamente. El valor ético griego se transforma posteriormente en el Derecho Romano en categorías jurídicas y normativas. Pero en el pensamiento griego la Ética es la esencia de la Política. La Política, para Aristóteles, es el arte del bien común, por lo mismo, un ejercicio obligatorio para todo ciudadano ateniense que como tal debía participar en el reflexionar y en el quehacer de la polys griega. De esta manera la Política no estaba reservada solamente a una cúpula, sino que era parte normal del quehacer de todo ciudadano, cualquiera fuera su función en la sociedad y en el Estado griego.
Mostrar más

18 Lee mas

ÉTICA Y POLÍTICA EN LA ENCRUCIJADA DE LAS LENGUAS

ÉTICA Y POLÍTICA EN LA ENCRUCIJADA DE LAS LENGUAS

Leibowitz marca un punto de viraje decisivo respecto a las interpretaciones dominantes del célebre relato bíblico: la luz con la que lo lee ya no es la de la moral sino la de la política. O mejor dicho, aquella de la relación entre ética y política. Allí donde, con horror ante la pluralidad, se ha visto la pérdida de la unidad, el fi lósofo ve la promesa de la diferencia, las posibilidades de resistencia. El fi lósofo que -al modo de los profetas- incansablemente y sin concesiones advertía contra las formas modernas de la idolatría (el Estado, los símbolos patrios, el apego a la tierra, a los lugares sagrados e incluso la adhesión idolátrica a los enseres rituales de la religión judía que incluyen a las Escrituras en tanto objeto idolatrado) señala los peligros del pensamiento único. El fi lósofo kantiano tampoco se dejaba engañar por las apariencias de la pluralidad presuntamente democrática, yendo al fondo de la cuestión, no cejaba ante cualquier forma de adoración o dogma advirtiendo la tentación del pensamiento único y del fascismo aun en los discursos que pregonan la democracia y la pluralidad. Allí donde a primera vista aparece el castigo, el fi lósofo judío (religioso ortodoxo)(14) leyó la promesa, sostuvo la política del disenso ante la tentación totalitaria disfrazada de nostalgia por la unidad perdida, abordó la historia desde la perspectiva de la resistencia y no del poder hegemónico en un país que, habiendo heredado la lengua de los profetas, la ponía al servicio de la guerra y del colonialismo.
Mostrar más

14 Lee mas

Humanidades, ética y política

Humanidades, ética y política

Humanidades, ética y política I Revista de Filoso fia porque es un ente político, destinado por la naturaleza -o por los preceptos de la sabiduría divina, como decía Btuni- a la vida civil. Para poder actuar con vistas a este fin, necesita ser elocuente, poder persuadir acerca de lo .que es justo o injusto, conveniente o perjudicial. La disciplina que dice relación con la elo­ cuencia es la retórica. Desde la Antigüedad se vio claramente que la retórica debe investigar no sólo los recursos formales de la oratoria sino preferentemente las pasiones humanas. Los recursos de la oratoria tienen su razón de ser precisamente en que ellos constituyen los instrumentos para poner en movimiento las pasiones. Ello se debe a que la persuasión no es cosa del intelecto, de la razón, sino de las emociones. Ella no se confunde con la demostración, que es una operación de la inteligencia pero que no conmueve, es decir, no pone en funcionamiento los resortes de nuestra acción. Los hombres estamos dispuestos a dar la vida por "ideales", esto es, por ideas mal definidas y confusas que despiertan, sin embar­ go, nuestras reservas emocionales, pero nadie jamás ha derramado una gota de sangre por el teorema de Pitágoras o por el quinto postulado de Euclides. Cuando se lee la Historia de la Gue"a del Peloponeso de Tucídides se advierte con estremecimiento cómo, en la comprensión de este historiador, de la fuerza retórica de los discursos pronunciados por los embajadores de las ciudades en conflicto dependía la decisión de la guerra o de la paz.
Mostrar más

12 Lee mas

La synderesis como fundamento de la ética y la política

La synderesis como fundamento de la ética y la política

De lo expuesto se desprende que lo que se juzgue bueno para la comunidad dependerá de lo que se juzgue bueno para el hombre. Dicho de otro modo, como sea el bien del hombre será el bien de la comunidad compuesta por hombres. En esa línea, la política, para juzgar qué es bueno o malo en atención al bien común, deberá tener en cuenta qué es bueno o malo para el hombre. Y juzgar el bien del hombre considerado en sí mismo le corresponde a la ética, y no a la política. De allí que ésta es subalternada respecto de aquélla, tomando de ella sus principios. De acuerdo con esto, es correcto señalar que la ética es fundamento de la política.
Mostrar más

10 Lee mas

La vinculación entre ética y política

La vinculación entre ética y política

Cuando se comenta la importancia de fomentar la ética en el campo de la política y del gobierno, las reacciones en los interlocutores son de varios tipos: por un lado, una actitud de rechazo inmediato, en ocasiones acompañada de ironía, porque se considera que es de ingenuos pensar que en el mundo de la política, infectado por la mentira y la corrupción, pueda existir algún espacio para la ética; por otro lado, hay personas contrarias a las creencias religiosas que rechazan la ética por identificarla, erróneamente, con la religión. Finalmente, existe una postura más sensata que considera que la propuesta ética para los servidores públicos en estos tiempos es un acto de valor, un desafío, incluso un acto temerario, pero en todo caso, necesario.
Mostrar más

29 Lee mas

La vinculación entre ética y política en Aristóteles.

La vinculación entre ética y política en Aristóteles.

95 En tanto que existe un mundo corrompido en la política, en la función pública y en general en los asuntos de gobierno, es posible decir que hay falta de ética en este ámbito. Para los estudiosos de los asuntos públicos es triste ver como aquella disciplina considerara como la “ciencia reina” o “ciencia divina”, que reclutaba a los mejores hombres, a los más capaces, a los estadistas, a los hombres buenos, ha degenerado en un espectáculo, en un show donde los actores principales son maestros del entretenimiento. Vedettes que posan para los medios, verdaderos bufones que restan seriedad y respeto al cargo. En las elecciones para gobernador del Estado de California, EEUU, en octubre de 2003, compitieron un luchador de sumo, un surfista, una actriz porno, un actor de cine, etcétera. Hoy en día, acceden a los cargos públicos cantantes, actores, deportistas, animadores (showmen), lo que refleja una tendencia de la cultura de nuestro tiempo que se manifiesta prácticamente en todo el mundo. Las elecciones adoptan la forma de una animada ficción, de un juego de fingimientos y disfraces, de manipulación de emociones e ilusiones, en las que triunfa no quien está dotado de mejores ideas y programas o de mayor poder de convencimiento, sino el que actúa mejor y encarna de manera más persuasiva el personaje que los técnicos de la publicidad le han fabricado porque, a su juicio, es el más vendible. Las imágenes han pasado a ser más importantes que las ideas. El papel mediático es vital. La elección del candidato responde a la publicidad y al marketing más que a un programa de gobierno o a la trayectoria del candidato. Las personas famosas han reemplazado a los pensadores, escritores o estadistas. El proceso electoral es un melodrama de sentimientos. A ello hay que añadir los demagógicos spots televisivos de la campaña electoral, de impresionante falta de nivel objetivo y moral, que tratan por todos los medios de liquidar al adversario.
Mostrar más

16 Lee mas

Política sobre Ética y Conducta en Negocios

Política sobre Ética y Conducta en Negocios

Mientras que el objetivo primario de nuestra Compañía es el de maximizar el valor de los accionistas llevando a cabo operaciones provechosas, nuestra licencia para operar se deriva de la aceptación y buena voluntad de nuestros accionistas, incluyendo empleados, gobiernos y comunidades. Todas las actividades de Talisman deben, por supuesto, ser legales y seguras pero también es muy importante que sean llevadas a cabo de forma ética, honesta e imparcial, libre de mentiras y acciones impropias y siempre cuidando la reputación de Talisman. Como se ha discutido en esta Política, estos requerimientos se aplican a todas las transacciones con accionistas de Talisman.
Mostrar más

8 Lee mas

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

Finalmente, permítanme formular este principio regulativo en términos de una ética pedante de la comunicación consensual. Pienso que un político de buena voluntad educado en la actualidad, que aboga por un sistema contingente de automantenimiento, debe seguir la norma fundamental de una ética consensual comunicativa del siguiente modo: debe adoptar una estrategia moral amplia de ayuda a fin de lograr las condiciones políticas aptas para una comunicación consensual requeridas por la norma ética fundamental, pero tiene que tener presente que adoptar una estrategia significa conciliar la demanda de ética de situaciones concretas con la de defender los intereses legítimos del sistema que representa. Como regla esta mediación que hemos postulado, es posible formular la siguiente máxima para una ética de la responsabilidad política: tratar de utilizar tantos recursos estratégicos (como, por ejemplo amenazas militares) como sea necesario (a fin de garantizar la seguridad) y de proveer la mayor cantidad de medidas previas a fin de lograr una solución de conflictos de manera consensual comunicativa como sea posible. Por cierto, se trata de una regla imprecisa, pero que requiere que sus ejecutores sean algo más que simples administradores de la crisis.
Mostrar más

23 Lee mas

Ética, política y afectos en Spinoza: la cuestión de la felicidad política.

Ética, política y afectos en Spinoza: la cuestión de la felicidad política.

Podría pensarse que esta complejidad de la política spinoziana, y su dificultad para determinar claramente algunos conceptos claves (como el de potentia multitudinis) produce una fractura entre una Ética cuyo objetivo sería la salvación de los hombres a través de la felicidad y la libertad plena, y sus tratados políticos en los que Spinoza se confronta con la imposibilidad humana de trascender su naturaleza afectiva (y por lo tanto, su condena imperecedera a la servidumbre pasional) 9 . Nuestra lectura sin embar- go, nos lleva a pensar una continuidad entre política y ética, que no se basa en la posibi- lidad de la “cesación de los males políticos”, es decir, en sostener la posibilidad del al- cance “colectivo” de los fines éticos que el propio Spinoza había juzgado como “difíci- les” y “raros” a nivel individual 10 . No se trata de pensar una felicidad individual “plena” (que habría sido descripta en la Ética) como posible también a nivel colectivo, sino exactamente de lo contrario, esto es, de desmentir aun a nivel individual una compren- sión de la felicidad como “alcance de una plenitud” que no es sino una representación imaginaria de la felicidad. En la comprensión de la íntima conflictividad que se desplie- ga aún al interior de toda individualidad humana, y del hecho de que la felicidad indivi- dual tampoco implica la superación o la capacidad de trascender la vida pasional, sino
Mostrar más

19 Lee mas

Ética y política

Ética y política

El presente trabajo busca establecer a través de un desarrollo teórico la relación que guardan dos ciencias que marcan el rumbo de la vida pública de los ciudadanos: La Ética y la Política. Estas dos ciencias guardan un vínculo importante que ha sido centro de debate dentro de la historia del pensamiento político antiguo y no ha perdido su vigencia en el debate del pensamiento político actual. En la primera parte de este documento aborda las razones por la que se vincula a ambas ciencias al construir a través de la reflexión ética la presencia de valores que forman parte de la democracia. Posteriormente se aborda la relación que tiene la ética dentro del desarrollo de las actividades de los agentes socializadores donde se desarrolla la vida de Los ciudadanos y que son las responsables de establecer las normas y reglamentos que dan paso a la construcción de espacios de convivencia social, basados en una cultura de la legalidad resultado de la reflexión ética. Por último el apartado que muestra como la reflexión ética ha dado paso a varios conceptos que forman parte del pensamiento político contemporáneo que permite el debate de la desigualdad y la pluralidad como un tema compartido por instancias internacionales a través de índices que miden el bienestar social internacionalmente. Palabras clave: ética, política, moral y pensamiento político.
Mostrar más

19 Lee mas

Ética e política dos dereitos

Ética e política dos dereitos

A materia Ética e política dos dereitos humanos está ubicada no 2º curso do Grado, no módulo de formación humanística, constituíndo un período que debe ser cursado obrigatoriamente por todos/as os/as estudantes do Grado, sendo por tanto considerada como un aspecto de interese fundamental para a súa formación.

18 Lee mas

Ética y política - Una relación obligada?

Ética y política - Una relación obligada?

(Colegio de Jalisco – Zapopan - México) laura.alarcon@coljal.edu.mx Resumo: La relación entre la ética y la política resulta ser un debate de gran actualidad ya que la tensión que existe entre ambos conceptos permite dilucidar algunas de las causas o consecuencias del mundo que estamos viviendo. Entender la política como una ciencia independiente de la moral no significa que no entablen una relación, unas veces endeble otras veces sólida. La distinción entre la ética pública y la moral privada resulta fundamental ya que no podemos hacer prevalecer nuestra moral privada para asuntos que atañen a la búsqueda de un bien social inspirados en la libertad, la justicia, la igualdad, la pluralidad y la tolerancia por señalar algunos. Para ello, es necesario tener una ética laica que rija las acciones de los hombres en sociedad en su vida pública. El mundo globalizado nos interpela urgentemente para crear una ética global responsable en la que todas las naciones participemos activamente y nos comprometamos con el bien de toda la comunidad internacional.
Mostrar más

12 Lee mas

Fundamentación ética y política del lobbying

Fundamentación ética y política del lobbying

En el Perú nunca se ha hecho un contrato social ni se consolidó un Estado. A la época colonial le sucedió la República que en buena cuenta fue la prolongación de la primera. Entonces, no pudo haber un contrato social ni Estado excluyendo a la mayoría de los contratantes y luego obligarles a que cumplan aquello que no han acordado. Solo un dato: El voto se universaliza en el Perú recién en 1979, más de un siglo y medio después de vida republicana y dos siglos después de la Revolución Francesa. En parte, esto explica la informalidad estudiada por Hernando De Soto y la sociedad espontánea, por Horacio Gago; el desborde popular tratado por José Matos Mar. Esto explica la informalidad del siglo XX y XXI como una extensión de la República de Indios. Pero lo más grave es que tampoco hubo contrato social ni Estado en la República de Españoles, entre la élite peruana. Hasta ahora los partidos políticos financian sus actividades con dinero de origen desconocido. Las empresas más grandes del Perú aportan dinero a las organizaciones políticas en la más absoluta informalidad: en maletines y sin dejar constancia de nada. El lobbying furtivo y la corrupción de la política son muestras de la informalidad de la élite. En realidad, la sociedad informal no hay que localizarla geográficamente sino transversalmente en los distintos estratos socioeconómicos del Perú. No es que la República de Españoles tenía leyes y la República de Indios tenía costumbres y no cumplían las leyes; el incumplimiento de la ley es una costumbre que la encontramos en todas las repúblicas del Perú. Según los sociólogos, esta práctica perversa la iniciaron los criollos hasta enraizarla en la cultura y los indígenas y mestizos la imitaron con eficiencia. Si la transgresión de la ley, si la desobediencia, es un valor o un antivalor que está en la cultura de los peruanos, ¿qué hacer? Si sabemos que para que las leyes se cumplan, éstas deben ser no solamente legales, sino legítimas, ¿no estamos en un círculo vicioso o en un callejón sin salida? Sostenemos que de
Mostrar más

20 Lee mas

Política, ética y republicanismo en Kant

Política, ética y republicanismo en Kant

Ahora bien, si hilamos más delgado en nuestra reflexión indudablemente encontraremos, en lo que venimos hablando, un paralelo entre Kant y Spinoza. Como comenta Bobbio, siguiendo el Tract at us t eológico – polit icus de Spinoza, la primera condición para que el fin de la comunidad política, del Estado o de la constitución civil se realice es que el hombre entrando en ellos no renuncie al derecho de razonar. Esto por supuesto no lo puede soportar el iusnaturalismo hobbesiano para quien una vez pactado un acuerdo civil, el fin único del Estado es la seguridad de sus súbditos y el derecho principal es el derecho a la vida. Para Kant y Spinoza, por el contrario, el fin único de la comunidad política es la libertad y el derecho a defender, por encima de cualquier otro, es el derecho a pensar y razonar libremente; hecho que queda aún más que ratificado con el sentencioso “Sapere Aude ” del famoso texto Respuest a a la Pregunt a ¿Qué es la Ilust ración? , publicado por Kant pocos años antes de la Revolución Francesa, y nueve años antes del texto En t orno al t ópico “t al vez eso sea correct o en t eorí a, pero no sirve para la práct ica” y al que nos hemos estado refiriendo en esta segunda parte del capítulo.
Mostrar más

14 Lee mas

Show all 10000 documents...