PDF superior Democracia representativa y participación ciudadana en Venezuela (1958-2015)

Democracia representativa y participación ciudadana en Venezuela (1958-2015)

Democracia representativa y participación ciudadana en Venezuela (1958-2015)

The aim of the study is compare the citizen participation mechanisms, jure and facto, in Venezuela, in the periods: 1958-1998 and 1999-2015. The article is divided into three parts, first, analyze the period 1958-1998 where the electoral democratic process it’s returned, so we presented the principal elements of the constitutions: 1947 y 1961, as well as the emergence of legal instruments and institutional reforms from 1988 to rewire the federal scheme in the Wheare (2008) and Oates (1977) sense, promoting citizen participation and representation at the state and municipality, through a process of administrative and political decentralization. In the second section, it is considered the period 1999-2015, which begins with the enactment of the current national constitution and other legislation, which looking for incorporate new mechanisms of participation, other than the representative channel exercised by citizens via election. The research is qualitative type and is used as content analysis technique.This article states that the concept of Federal State has been present in the constitutions of 1947, 1961 and 1999, however, the practice has shown a centralized system where citizen participation was co-opted by the parties and popular power lacking political autonomy, where a non-autonomous legally privileged citizen participation that serves as a centralized process. Finally, it is evident that the most effective instrument that participation is decentralization, since it promotes the development of local governments whose range of action is closer to the interests and needs of citizens.
Mostrar más

24 Lee mas

La Participación ciudadana y democracia real en Colombia del Post -acuerdo

La Participación ciudadana y democracia real en Colombia del Post -acuerdo

Como la constitución de 1991 nace de una respuesta de la séptima papeleta para llamar a una constituyente, el espíritu de esta era generar espacios de participación ciudadana para promover un país que entraría en un nuevo contrato social. Es por ello por lo que se promulgan leyes que de una u otra forma abren espacios de participación ciudadana. La Ley 134 de 1994 parecía que era un modelo de veeduría y control, que crearía escenarios para ampliar la democracia participativa que estaba relegada solo a garantizar el derecho al voto. Se presumía que la ciudadanía era un actor en la confección de los planes de desarrollo con capacidad de revocar el mandato de los gobernantes que incumplieran el voto programático. Se planteaba una constitución ideal casi para ángeles. Pasaríamos entonces de una democracia representativa a una democracia directa. Pero ni lo uno ni lo otro, porque en el ejercicio electoral los ciudadanos no tenemos la capacidad organizativa para elegir a quien nos represente verdaderamente y los mecanismos de participación ciudadana son una forma de maquillar una democracia que en lo real nos niega la democracia.
Mostrar más

59 Lee mas

Democracia y participación ciudadana: tipología y mecanismos para la implementación

Democracia y participación ciudadana: tipología y mecanismos para la implementación

normativo, sería un velo oscuro que no permitiría conectarse con una realidad inalterable. Por ello, resulta mucho más pertinente analizar las formas y mecanismos de participación de los ciudadanos en el marco de las democracias modernas, específicamente, desde los diversos enfoques en la teoría de la democracia que postulan distintos «modelos de democracia». La literatura reconoce que la expresión de los diferentes modelos de democracia no son excluyentes, más bien representan un complemento. Pensar que la democracia representativa y la democracia participativa, son autosuficientes por sí mismas, carece de viabilidad en la práctica, incluso si se trata de un análisis teórico. Es necesario precisar, que el complemento proviene de la democracia participativa, deliberativa y radical, es decir, «no son autosuficientes ni excluyentes a la democracia liberal» (Baños, 2006: 36). Cada uno de estos modelos de democracia plantea sus diversas alternativas a raíz de la crítica al sistema de representación democrático. Más allá de la caracterización de cada uno de estos modelos, que por cierto, su diferenciación puede tomar otras clasificaciones, nomenclaturas o variedades según el autor, nos interesa observar el rol que desempeña, los márgenes de acción, o bien, los derechos que poseen los ciudadanos para desenvolverse en los asuntos públicos, es decir, las formas de participación que encuentra en cada uno de estos enfoques. Por ejemplo, para Cebrian (2013) hablar de representación y participación en tiempos modernos, es hablar de democracia -y viceversa-, incluso, menciona que son dos conceptos que están en absoluto sinónimo. Este modelo –democracia liberal- se caracteriza por articular la voluntad popular mediante las instituciones políticas, principalmente la representación política, mecanismos y límites (división de poderes del Estado), Estado de derecho, libertades individuales y asocianismo pluralista (Baños, 2006). Los orígenes de la democracia representativa liberal, se remontan al siglo XVIII donde Madison y los federalistas lo concebían como el mejor sistema para evitar la tiranía de la mayoría, separando a los ciudadanos de las decisiones públicas y evitar que influyeran las facciones con motivaciones pasionales. Sin duda, existía un rechazo hacia la democracia directa (antigua) y la solución era separar a los representantes de los representados, ya que estos últimos –en una sociedad comerciante- no tienen tiempo para ocuparse de los asuntos públicos.
Mostrar más

19 Lee mas

Democracia y participación ciudadana: Tipología y mecanismos para la implementación

Democracia y participación ciudadana: Tipología y mecanismos para la implementación

A este impulso democratizador se le conoce como “democracia participativa” que recoge fundamentos de la democracia antigua pero que su principal motivación, a pesar de criticarla, es complementar la democracia representativa. En este sentido, Macpherson (1977) sostiene que la libertad y el desarrollo individual sólo pueden alcanzarse plenamente con la participación directa y continua de los ciudadanos, en la regulación de la sociedad y Estado. Pateman (1970), agrega que la democracia participativa fomenta el desarrollo humano, intensifica un sentido de eficacia política. Así mismo, reduce el sentido de enajenación respecto a los problemas centrales, nutre una preocupación por los problemas colectivos y contribuye a la formación de una ciudadanía activa y sabia, capaz de tomar un interés más perspicaz por las cuestiones de gobierno y de esta forma contrarrestar el poder de los gobernantes (Baños, 2006).
Mostrar más

15 Lee mas

Participación ciudadana no institucionalizada, protesta y democracia en Argentina

Participación ciudadana no institucionalizada, protesta y democracia en Argentina

Si bien la organización subraya la cuestión de la igualdad en el acceso a los bien- es y servicios reclamados y ha permitido, de hecho, la movilidad social de numero- sos individuos en situación de pobreza, este fenómeno parecería expresar una estra- tegia de adaptación en el marco de la democracia representativa, antes que una forma alternativa o de renovación de la democracia. No se trataría entonces de ‘nuevos modelos de sociedad’ revolucionarios, ni de prácticas ‘horizontales’, opuestas a for- mas clientelares de política, sino más bien de la reproducción de tradiciones y prác- ticas políticas orientadas a la satisfacción de intereses particulares, ahora en el marco de una lógica de competencia entre las organizaciones piqueteras entre sí, y de una negociación con los gobiernos signada por una lucha permanente por conservar sus posiciones y espacios de poder. El tipo de relación de Tupac Amaru con los gobier- nos no es única; existe también en otros movimientos piqueteros, e incluso en movi- mientos religiosos, cuyas organizaciones juegan un rol central de intermediación en la articulación de las demandas (y creación de las mismas). En el contexto de un gobierno provincial limitado en su accionar y capacidad de negociación frente al gobierno nacional, fruto de la situación de crisis derivada de las reformas estructura- les, la organización reforzó sus funciones sociales otrora garantizadas por el Estado nacional (especialmente, como vimos, en educación y salud), desarrollando a la vez capacidad de presión y poder territorial.
Mostrar más

15 Lee mas

El populismo como relato y la crisis de la democracia representativa

El populismo como relato y la crisis de la democracia representativa

Esta aproximación ideal-típica permite la clasificación de fenómenos empíri- cos según su acercamiento –en varios grados y con varias intensidades– a las ca- racterísticas del populismo. En el caso de Podemos, por ejemplo, se encuentran elementos populistas antagonistas y, en cierta medida, un liderazgo relativamen- te personalista, aunque no mesiánico; sin embargo, este partido no tiene una vi- sión antipluralista del pueblo, ni elude la complejidad de la práctica política, ni tampoco pone en cuestión los mecanismos de la democracia representativa. Es decir, aunque Podemos ha usado ciertas estrategias populistas, sería difícilmente calificable de plenamente populista, dado que unos de sus principales retos ha sido la recuperación de la representación democrática conectándola de nuevo con la participación ciudadana. Asimismo, el hecho de analizar a fondo otros casos recientes –como son la elección de Donald Trump en Estados Unidos, la campaña sobre el referéndum del Brexit en el Reino Unido o la emergencia de ciertos liderazgos en países como Italia, Filipinas, Venezuela o Hungría– nos permite observar cómo, aun cumpliendo con todos los elementos planteados anteriormente, el populismo se presenta en formas y combinaciones diversas 25 .
Mostrar más

22 Lee mas

Nueva institucionalidad y participación ciudadana  Un aporte a la democracia en América del Sur

Nueva institucionalidad y participación ciudadana Un aporte a la democracia en América del Sur

En esa línea, se convocaron asambleas constituyentes, que dieron como producto nuevas constituciones, que incluían novedades y cambios en la parte dogmática y orgánica de la constitución, en especial en el Ecua- dor, siendo categorizada como de un período post-neoliberal y que dio un cambio en las políticas públicas al menos en el primer período del correismo (Ramirez, 2010) (Pachano, 2010) (Hernandez & Buendía, 2011). En primer lugar, según Dieterich “la razón de este estancamiento son las relaciones de explotación capitalista que hacen imposible que la democracia formal dé el salto cualitativo hacia la democracia participativa” (Dieterich, 2001, pág. 131). En ese sentido, el autor plantea que el modo de producción capitalista y sus deficientes relaciones son las que no han permitido que se desarrolle una democracia “real”. Entonces los límites de la democracia representativa han ido sumiendo en una crisis a la misma, en la cual la relación Estado–so- ciedad se ha ido deteriorando con lo cual se desencadena una crisis en las instituciones. Institucionalidad que debía permitir la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones de los poderes públicos. De esta forma, esto se puede denotar en la paradoja que nos plantea O’Donell (2012):
Mostrar más

14 Lee mas

Participación ciudadana no institucionalizada, protesta y democracia en Argentina (Dossier)

Participación ciudadana no institucionalizada, protesta y democracia en Argentina (Dossier)

Si bien la organización subraya la cuestión de la igualdad en el acceso a los bien- es y servicios reclamados y ha permitido, de hecho, la movilidad social de numero- sos individuos en situación de pobreza, este fenómeno parecería expresar una estra- tegia de adaptación en el marco de la democracia representativa, antes que una forma alternativa o de renovación de la democracia. No se trataría entonces de ‘nuevos modelos de sociedad’ revolucionarios, ni de prácticas ‘horizontales’, opuestas a for- mas clientelares de política, sino más bien de la reproducción de tradiciones y prác- ticas políticas orientadas a la satisfacción de intereses particulares, ahora en el marco de una lógica de competencia entre las organizaciones piqueteras entre sí, y de una negociación con los gobiernos signada por una lucha permanente por conservar sus posiciones y espacios de poder. El tipo de relación de Tupac Amaru con los gobier- nos no es única; existe también en otros movimientos piqueteros, e incluso en movi- mientos religiosos, cuyas organizaciones juegan un rol central de intermediación en la articulación de las demandas (y creación de las mismas). En el contexto de un gobierno provincial limitado en su accionar y capacidad de negociación frente al gobierno nacional, fruto de la situación de crisis derivada de las reformas estructura- les, la organización reforzó sus funciones sociales otrora garantizadas por el Estado nacional (especialmente, como vimos, en educación y salud), desarrollando a la vez capacidad de presión y poder territorial.
Mostrar más

18 Lee mas

Mecanismos de participación ciudadana hacia un nuevo modelo de democracia

Mecanismos de participación ciudadana hacia un nuevo modelo de democracia

socioeconómico, étnico, geográfico, como partes integrantes de una nación; agrega Velázquez que, a diferencia de la noción del hombre abstracto, característico del sistema liberal representativo, la democracia representativa considera la diversidad social como un criterio importante para la organización de los sistemas políticos. Así, las democracias participativas deben diseñar instituciones e instrumentos para que segmentos de la sociedad puedan participar en las decisiones públicas. b) La ciudadanía debe practicarse de forma activa e intensa, como requisito para que los sistemas democráticos se perfeccionen y maduren. Entonces, las organizaciones y los movimientos sociales, adquieren una especial importancia, en la medida en que su movimiento y acción adquieren connotación política y permite por esta vía que el ciudadano común se integre a procesos políticos y decisorios. c) La esfera pública, debe ser entendida como un escenario natural de despliegue, de expresión y de visibilización de intereses sociales y políticos, especialmente en el caso de sectores excluidos. La democracia entonces, debe adquirir una característica deliberativa, entendido que serán válidas únicamente las normas que hayan sido sometidas al consentimiento de las personas dentro del marco de una discusión racional.
Mostrar más

114 Lee mas

Acercamiento histórico a la participación ciudadana en Venezuela: Modelo de relación Estado-Sociedad (1958-2012)

Acercamiento histórico a la participación ciudadana en Venezuela: Modelo de relación Estado-Sociedad (1958-2012)

En el caso venezolano durante los primeros 40 años se privilegia a la democracia representativa, la cual define la estrategia operacional donde necesariamente se articula el establecimiento democrático; la vinculación de sectores y grupos diversos y poderosos, mayoritariamente liberales, nacionales e internacionales, quienes concilian los múltiples intereses sociales y articulan el engranaje social, económico y político del país. Se instaura inicialmente un modelo de relación Estado-Sociedad con la cual se logra el establecimiento de una democracia efectiva junto a una modernización social exitosa con indicadores positivos de crecimiento y desarrollo para los años 60 y 70. Sin embargo, posteriormente en el tiempo se produce un desgaste institucional que afecta la estabilidad del modelo.
Mostrar más

13 Lee mas

Democracia y pluralismo en Venezuela: participación e iguales libertades políticas

Democracia y pluralismo en Venezuela: participación e iguales libertades políticas

los unos las políticas de libre mercado y otros las políticas de reivindicación de los desposeídos, los principios democráticos, el constitucionalismo y el pluralismo resultan accesorios, convirtiéndose en instrumentos marginales de una política pragmática vulgar. Contra tal confi rmación fáctica, a la ciencia política y al Derecho le corresponde explicar e intentar recuperar el debate sobre el pluralismo en sociedades que se empiezan a organizar en base a los aportes de biografías particulares responsables y sobre la reconstrucción de esferas públicas cuyos nervios de organización y operatividades comunicativas no pueden encerrarse en políticas de encapsulamiento (Neuman, 1979) o en fórmulas de neocorporatismo economicista, y ello resulta una necesidad teórica y práctica de la democracia, pues por ir contra la inercia de las estructuras políticas históricas, las democracias deben ser formalmente estructuradas y normativamente creídas (Sartori, 1992), no desde perspectivas unívocas sino desde cosmovisiones plurales.
Mostrar más

15 Lee mas

Democracia “desde abajo”: Elecciones y participación ciudadana en el imaginario político

Democracia “desde abajo”: Elecciones y participación ciudadana en el imaginario político

A los fines de contrastar postulados teóricos con el imaginario político existente realizamos una encuesta abierta a mediados de 1994 en el Gran Mendoza y arribamos a algunas conclusiones pro- visorias. Si bien se seguía identificando la democracia con el ejer- cicio de las libertades en contraste con el autoritarismo del pasado, las expectativas estaban puestas en que su consolidación vendría de la mano de la capacidad de la sociedad civil para controlar a la clase política. A su vez, el señalamiento de los políticos como responsa- bles de la implementación de políticas destinadas a satisfacer sus propios intereses en detrimento de las demandas y necesidades sociales era un claro manifiesto del nudo de la tormenta en un sis- tema que O’Donnell caracterizara como democracia delegativa por el déficit existente en la accountabilty vertical y horizontal. 2
Mostrar más

27 Lee mas

Participación ciudadana: hacia la descentralización y construcción de la democracia participativa

Participación ciudadana: hacia la descentralización y construcción de la democracia participativa

Participativo”. Los resultados han sido significativos, analistas señalan que ya que la población determinó sus necesidades reales y de ésta manera reorientó los recursos a los problemas más sentidos, implementó un proceso trasparente y abierto a la ciudadanía que bloqueaba las prácticas politiqueras y clientelistas; quince años más tarde veinte mil personas se implicaban en la aprobación de las cuentas de manera descentralizada en sus regiones. (Kliksberg, 1999 p.96) Los presupuestos participativos son una forma de participación de la ciudadanía en la gestión de la ciudad y/o localidad, mediante la elaboración y decisión sobre el presupuesto público. En la actualidad hay cerca de 1300 experiencias de presupuestos participativos en más de 50 países del mundo, destacando a Europa y América Latina.
Mostrar más

14 Lee mas

DEMOCRACIA DELIBERATIVA. Marco normativo y herramienta para la participación ciudadana

DEMOCRACIA DELIBERATIVA. Marco normativo y herramienta para la participación ciudadana

Es importante resaltar que la convocatoria hecha por el Gobierno no fue acompañada de reglas mínimas que garantizaran un buen funcionamiento y confianza más allá de despertar declaraciones de buena voluntad y buenas señales de diálogo. En tal sentido, aspectos relacionados con el principio de publicidad de los diálogos internos de las mesas, la predominancia del buen argumento informado, la claridad de los mecanismos de participación específica de los actores no fueron planteados en la convocatoria, aun cuando pudieron haberse planteado en forma precautoria y susceptibles al debate mismo en el seno del espacio CES. A la carencia de estos aspectos, se dejó que la propia dinámica de las reuniones iniciales definiera la estructura y funcionamiento, los alcances y productos que se podían esperar del CES, bajo la siempre presente articulación gubernamental a la medida de sus iniciativas económicas específicas que le interesaba impulsar como gobierno. Así, en el ámbito de las fortalezas que el Ejecutivo cosechó para su estrategia como gobierno es que, mediante el CES, los anteproyectos de ley y las medidas de política que propone el Ejecutivo son legitimadas por el apoyo de los sectores ahí presentes. Aunque no siempre los dictámenes que se emiten en el CES se caracterizan por la unanimidad, sí son, a la postre, un espaldarazo a las propuestas gubernamentales. Cuando los proyectos de ley son llevados a la Asamblea Legislativa para la discusión y su aprobación, cuentan ya con cierto apoyo de los sectores de la sociedad civil representada en el CES.
Mostrar más

19 Lee mas

Participación en el aula y formación ciudadana para la democracia: un análisis de caso

Participación en el aula y formación ciudadana para la democracia: un análisis de caso

Este análisis nos permite ver que la única instancia en los documentos institucionales donde se solicita a los alumnos y alumnas participar de forma obligatoria es en «las evaluaciones orales y escritas». No se explicitan, si existen, cuáles serían otras formas de participar. Es interesante notar que los dife- rentes actores entrevistados convergen sobre el lugar del alumno dentro de la sala de clase: a pesar de reconocer su «derecho a una expresión individual y colectivamente», se enfatiza su rol pasivo de receptores del saber. Fuera del aula, existen consejos de establecimiento (con relación al proyecto educativo, la organización de la vida escolar, al cumplimiento del reglamento interior, etc.) donde el alumnado está invitado a participar en calidad de miembro de la comunidad educativa; sin embargo, su presencia tiene un carácter consul- tivo y no resolutivo. Este tema no está abordado en el presente estudio, ya que interesa la participación en el contexto del aula.
Mostrar más

24 Lee mas

Democracia “desde abajo”: elecciones y participación ciudadana en el imaginario político

Democracia “desde abajo”: elecciones y participación ciudadana en el imaginario político

La preocupación por el itinerario de la democracia en Argentina es un tema central en los estudios políticos. A partir de la crisis de 2001, clímax de la crisis de representación, la participación ciudadana recuperó centralidad en los planteos sobre calidad democrática. Tanto las reconstrucciones teóricas cómo históricas abren nuevos planteos e interrogantes. Nuestro propósito ha sido contrastarlos con una muestra del imaginario político reconstruido a propósito de las elecciones. Desde categorías analíticas de la psicología social y la teoría política hemos reconstruido cuáles son los principios y sostenes de las prácticas electorales ciudadanas, los refe- rentes de los que dependen y en función del con- traste entre pasado y presente hemos trazado una interpretación del estado de la ciudadanía. Adelantando conclusiones observamos un forta- lecimiento de la tendencia a privilegiar a la sociedad civil como espacio de participación, y la paradojal pervivencia de la delegación de la responsabilidad política en la cuestionada clase dirigente. Los procesos de autonomización de viejas identidades políticas abren el espacio para la deliberación y la opción individual, se expre- san a través de demandas y protestas y alcanzan a proyectarse en posibles acciones civiles, pero no reflejan aún la posibilidad de pensarse como sujetos políticos con proyectos comunitarios.
Mostrar más

27 Lee mas

Participación Ciudadana y transparencia, el camino hacia una democracia efectiva

Participación Ciudadana y transparencia, el camino hacia una democracia efectiva

Nuestra forma de gobierno como la mayoría de los Estados soberanos en el presente, es una forma de gobierno constituido como una república democrática, federal, laica y representativa. En este trabajo se parte de que el carácter de gobierno representativo ha sido superado, que la historia ha demostrado que los gobernantes no pueden actuar solos, incluso en algunos casos a espaldas de la ciudadanía y más allá, contrario al bien común. Henry David Thoreau (2016), afirma que, “el gobierno por sí mismo, no es más que el medio elegido por el pueblo para ejecutar su voluntad, es igualmente susceptible de ser objeto de abuso y pervertirse, generando toda clase de daño en la gente, antes de que esta pueda intervenir” (pp. 11-12). En efecto, la premisa es que el gobierno representativo por sí solo, no es garantía, que se hace necesario además la participación directa del ciudadano.
Mostrar más

19 Lee mas

¿Democracia en crisis? El futuro de los partidos políticos y de la democracia representativa

¿Democracia en crisis? El futuro de los partidos políticos y de la democracia representativa

Además, lejos de considerar estas transformaciones como conse- cuencias derivadas de la Gran Recesión, parecería que el desgaste de la democracia de partidos habría de explicarse por factores de largo plazo como la importancia de nuevos temas que podrían estar dividiendo a la sociedad (la globalización, la Unión Europea, la inmigración), o cambios generacionales que habrían incidido en el desgaste en el vínculo entre partidos tradicionales y electores. Con ello, todo parece apuntar a que en el futuro la democracia de partidos desaparecerá o bien tendrá que adaptarse a las necesidades de unos votantes descontentos con las formaciones políticas establecidas, que anhelan drásticas transformaciones en el mundo de lo político.
Mostrar más

25 Lee mas

De la democracia representativa a la democracia Movimiento obrero y sistema político en Chile

De la democracia representativa a la democracia Movimiento obrero y sistema político en Chile

del conflicto huelguístico se agudizara y tendiera a cuestionar el modus vivendis político. No obstante, estos conflictos no fueron el factor central en la influen[r]

31 Lee mas

E-democracia-cm y ¡participa Móstoles! promoción de la participación  ciudadana con las TIC

E-democracia-cm y ¡participa Móstoles! promoción de la participación ciudadana con las TIC

Mediante la participación, desde un principio, de los individuos interesados, esperamos mejorar la calidad de los procesos públicos de toma de decisiones, haciéndolos más transparentes y consensuados, promoviendo aproximaciones racionales, participativas e inclusivas en la toma de decisiones sociales. El proceso general que estamos implementando en nuestra arquitectura es: estructuración del problema de toma de decisiones; modelización de preferencias y creencias para cada participante, comprobando sus posibles inconsistencias; determinación de la alternativa óptima para cada participante, indicando la robustez de la misma; negociación, en caso de que los participantes no obtuviesen la misma solución óptima; votación, en caso de que no se llegase a una solución negociada; postnegociación, en caso de que la solución votada no fuese suficientemente buena; comunicación de resultados.
Mostrar más

6 Lee mas

Show all 10000 documents...