PDF superior El Espíritu Santo y Jesús de Nazaret

El Espíritu Santo y Jesús de Nazaret

El Espíritu Santo y Jesús de Nazaret

Hijo en el diálogo divino, coincide con sus respectivas propiedades personales específicas: en cuanto paternidad ella es pronunciar la Palabra, en cuanto filia- ción es proce[r]

15 Lee mas

El Jesús de Nazaret del papa Ratzinger

El Jesús de Nazaret del papa Ratzinger

Propiamente hablando este libro no es una cristología. Se trata más bien de una meditación teológica y pastoral sobre la persona de Cristo que tiene como objetivo presentar una figura coherente y atractiva de él para así provocar y conducir al encuentro vivo con él. Es muy significativo que Benedic- to XVI haya hecho referencia ex- plícita a esta tradición del trata- miento teológico de los misterios, en concreto en la Suma de Teolo- gía de Tomás de Aquino (ST III, q. 27-59), desmarcándose de las obras que tienen como objeto el Je- sús histórico o una aproximación histórica a la figura de Jesús y de las cristologías que tienen como objeto ofrecer una reflexión siste- mática sobre Jesucristo, el Hijo de Dios. Entre las primeras Benedic- to XVI destaca las obras de Jesús de Nazaret de J. Gnilka y El judío mar- ginal de J. Meier; por parte de las segundas señala las cristologías de W. Pannenberg, W. Kasper, Ch. Schönborn y especialmente la últi- ma del teólogo alemán Karl-Heinz Menke Jesus ist Gott der Sohn. Con ello ni canoniza esta literatura ni desprecia a otras, simplemente se- ñala aquellas obras que a su juicio son más útiles y relevantes en ca- da una de las perspectivas. Aquí ha surgido entre los especialistas una pregunta que en el fondo pla- nea siempre sobre la exégesis con la que dialoga Benedicto XVI.
Mostrar más

14 Lee mas

Joseph Ratzinger/ Benedicto XVI, Jesús de Nazaret

Joseph Ratzinger/ Benedicto XVI, Jesús de Nazaret

En cuanto al autor, hay dos en uno: aparece con doble denominación, la del teólogo y la del papa. No es necesa- rio recordar que los papas, al acceder a la silla de Pedro, tradicionalmente se abstenían de sustentar posiciones te- ológicas todavía en discusión y se autoimponían anunciar solamente la doctrina dogmática o, al menos, la común. Ratzinger, antes de ser elegido papa, había concebido es- cribir esta obra, llena de cuestiones opinables, tal vez en la placidez de un retiro como jubilado que nunca le llegó y como corolario imprescindible de toda una vida dedica- da a la investigación teológica. ¿Cómo no concurrir con su voz a la serie de obras fascinantes que presentaban a Jesús de Nazaret a partir de los evangelios y que fueron ya lecturas de su infancia? Y, en efecto, concurre, señalando expresamente que, aunque el autor sea en ese momento el papa Benedicto XVI, la responsabilidad de lo escrito es exclusivamente del particular Joseph Ratzinger: «por eso, cualquiera es libre de contradecirme» (I, p. 20).
Mostrar más

8 Lee mas

Fernandez Ramos, Felipe - Diccionario de Jesús de Nazaret

Fernandez Ramos, Felipe - Diccionario de Jesús de Nazaret

Sabemos que sólo unos cien años después de la muerte de Jesús era ya de dominio público el lugar donde había nacido, pues el emperador Adriano, en su afán de «paganizar» los lugares santos de judíos y cristianos en Jerusalén y sus alrededores, convirtió la cueva y su entorno en un jardín sagrado dedicado al dios Tammuz o Adonis, según nos cuenta el betlemita de adopción San Jerónimo, para lo cual se debió arrasar la casa y las otras construcciones contiguas. Evidentemente éstas se hallaban en la zona alta más oriental de la ciudad, justamente donde hoy se encuentra la basílica de la Natividad. Algunos restos arqueológicos, tumbas y graffiti en el antiguo baptisterio nos hablan de un antiquísimo santuario de Belén en manos de una comunidad judeocristiana. Como en los primeros tiempos de la iglesia palestina estas comunidades solían estar regidas por personas de la familia de Jesús (Jerusalén, Nazaret...), cabe pensar que también en Belén ocurriría algo similar con los parientes que allí vivían. Desgraciadamente la datación precisa de tales restos resulta algo ambigua. El año 339 se consagró la basílica construida por Constantino, que tenía un ábside octogonal en cuyo centro una apertura hacia abajo permitía contemplar la cueva original. De esta primitiva iglesia se conservan aún algunos mosaicos. Cuando en el 384 San Jerónimo fue a vivir a Belén, se estableció en una de las cuevas que forman aquel complejo kárstico subterráneo. Tanto el propio San Jerónimo como sus discípulas Paula y Eustoquio, así como Eusebio de Cremona, fueron enterrados tras su muerte en estas cuevas contiguas y comunicadas con la del Nacimiento. En el 529 el emperador Justiniano levantó la actual basílica, magnífico edificio de cinco naves, en cuya cabecera están las escalinatas que descienden a la cueva del Nacimiento, ya no visible desde arriba. La basílica contaba con espléndidos mosaicos. En el que existía a la entrada del nartex o atrio estaba representada la adoración de los magos. El hecho de que éstos se hallaran vestidos con atuendos de tipo persa fue lo que salvó a la basílica de su destrucción el año 614, cuando los persas invadieron el país y arrasaron otras iglesias. Durante el reino de los Cruzados la basílica fue de nuevo remozada y adornada con bellos mosaicos y pinturas. Los reyes cristianos de Jerusalén eran allí solemnemente coronados. Las excavaciones e investigaciones arqueológicas actuales han sido realizadas en Belén principalmente entre los años «cincuenta» y «ochenta», bajo al dirección de B. Bagatti y E. Testa. -> Galilea; infancia.
Mostrar más

649 Lee mas

Pero quién fue ese tal Jesús de Nazaret?

Pero quién fue ese tal Jesús de Nazaret?

¿Pero quién fue ese tal Jesús de Nazaret? Según el Evangelio de Marcos, un día Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que soy yo?» Ellos le manifestaron las distintas opiniones de la gente sobre su persona. Pero, después, Jesús les hizo una segunda pregunta: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?» (Mc 8,27-29).

6 Lee mas

Salvador Freixedo - Interpelación a Jesús de Nazaret

Salvador Freixedo - Interpelación a Jesús de Nazaret

Yucatán, donde donde era era obispo, obispo, una una enorme hoguera enorme hoguera con con manuscritos manuscritos y y códices códices mayas, destruyendo para siempre las fuentes para el conocimiento de aquel gran mayas, destruyendo para siempre las fuentes para el conocimiento de aquel gran pueblo. Según tú y según él los mayas estaban contra ti porque no eran pueblo. Según tú y según él los mayas estaban contra ti porque no eran cristianos y, por eso, había que borrarlos de la historia. ¡Y cuántos Landas ha cristianos y, por eso, había que borrarlos de la historia. ¡Y cuántos Landas ha habido a lo largo de los dos mil años en tu funesta institución no sólo en Améri- habido a lo largo de los dos mil años en tu funesta institución no sólo en Améri- ca, sino en la misma Europa, en donde durante los diez primeros siglos los ca, sino en la misma Europa, en donde durante los diez primeros siglos los monjes misioneros que recorrían el norte del viejo continente arrasaron sin monjes misioneros que recorrían el norte del viejo continente arrasaron sin piedad todo lo que tuviese que ver con las viejas religiones de los «bárbaros »!sin piedad todo lo que tuviese que ver con las viejas religiones de los «bárbaros »!sin embargo, tu cristianismo, Jesús de Nazaret, parásito en las viejas religiones que embargo, tu cristianismo, Jesús de Nazaret, parásito en las viejas religiones que tus fanáticos seguidores con tanta saña destruían. En todas partes fabricó igle- tus fanáticos seguidores con tanta saña destruían. En todas partes fabricó igle- sias y basílicas con las mismas piedras de los templos derruidos. En el Tepeyac sias y basílicas con las mismas piedras de los templos derruidos. En el Tepeyac mexicano, la primera iglesia construida en honor de la Virgen de Guadalupe fue mexicano, la primera iglesia construida en honor de la Virgen de Guadalupe fue fabricada con las piedras que provenían del templo de la Madrecita Tonantzin, fabricada con las piedras que provenían del templo de la Madrecita Tonantzin, destruido
Mostrar más

64 Lee mas

Jesús de Nazaret, nada es lo que parece (J.J. Benítez)

Jesús de Nazaret, nada es lo que parece (J.J. Benítez)

Más tarde se traslada a Bilbao, donde continúa como periodista para La Gaceta del Norte. A partir de 1972, se especializa en el tema ovni y cubre todas las noticias relacionadas con esta materia para su periódico, las primeras de las cuales fueron sobre la Fuerza Aérea Española. En 1975, realiza investigaciones sobre el sudario de Turín, hecho que marcó su vida al dar origen a la serie de novelas Caballo de Troya, sobre la visión de Benítez acerca de la vida de Jesús de Nazaret. En el epílogo de la primera novela, afirma que es el primer libro donde introduce ficción (refiriéndose al viaje en el tiempo) en una obra que refleja sus investigaciones.
Mostrar más

109 Lee mas

TEMA 22: JESÚS RESUCITADO NOS ENVÍA AL ESPÍRITU SANTO

TEMA 22: JESÚS RESUCITADO NOS ENVÍA AL ESPÍRITU SANTO

Tema 22, Jesús resucitado nos envía al Espíritu Snto Página 4  La Biblia nos cuenta la fiesta de Pentecostés. Reconstrucción el texto de Hechos 2, 2-4. Pedimos que busquen el texto. Después invita a salir a dos niños fuera. Continúanos leyendo el texto y pidiéndoles que estén muy atentos pues ellos después deberán contar a uno de lo que están fuera todo lo que han escuchado. Finalizamos preguntándoles: ¿Quiénes estaban reunidos? (Apóstoles y María? ¿Qué estaban haciendo? (rezando) ¿Qué le paso? (Que un ruido del cielo, como un fuerte viento, vieron posarse un lenguas de fuego sobre sus cabezas) ¿De qué se llenaron? (Del Espíritu Santo).
Mostrar más

7 Lee mas

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

¿quién es Jesús de Nazaret? Creo que también debía aparecer este tema de forma explícita. Las palabras y los hechos de Jesús suscitaron en los contem- poráneos de Jesús sorpresa y admiración ya que había ellos algo de inaudito e insólito que rompía la normalidad. Por ello, resultaba inevitable que se fuera planteando la pregunta acerca de su identidad: “¿quién es éste? (Mc 4, 41; Mt 8, 27). Por eso, me parece que es necesario hacerse una pregunta, la gran pre- gunta, yo diría: ¿quién es Jesús de Nazaret?, ¿será un iluso? (Mc 3, 21), ¿será el hijo de Dios? (Mc 15, 31). ¿hay continuidad entre el Jesús que predicaba y el Jesús confesado?
Mostrar más

12 Lee mas

Jesús de Nazaret y La Familia - F. Javier de La Torre

Jesús de Nazaret y La Familia - F. Javier de La Torre

¿Qué es lo primario y lo secundario en la familia? ¿Qué es lo primario en los acercamientos de Jesús? Lo primero es acercarse, escuchar, curar, cuidar y alentar y acompañar crecimientos. Es necesario, por lo tanto, limitar y situar correctamente en su lugar en la tradición moral de la Iglesia lo que supone una moral de reglas y prohibiciones, una moral demasiado juridicista, de lo permitido y lo prohibido. Es necesario acercarse, como Dios mismo hace, y valorar desde la proximidad a las personas, su responsabilidad, su experiencia, su conciencia, su sentido común, su capacidad de progreso, su capacidad de diálogo, su vivencia positiva del cuerpo y el amor, de la sexualidad y de la vida en mitad de los vaivenes de la vida. Es necesario escuchar a Jesús de Nazaret y, como él, plantear una ética positiva y propositiva, invitante y dialogante, personal y comunitaria, de escucha y aprendizaje, de seguimiento y misericordia cuando hablemos de la vida y de la familia. Es necesario que lo primero sea que las personas sientan la cercanía de Dios, de la persona de Jesús, para, como dice san Ignacio de Loyola, «más le amen y le sigan». Lo primero es acercar, propiciar encuentros y experiencias con el Señor de la vida, que siempre plenifica y lanza a la vida. He venido para que tengan vida y vida en abundancia (Jn 10,10). Él va, poco a poco, salvando, curando, restaurando, resucitando. Como afirma el papa Francisco: «Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias» (EG 6).
Mostrar más

128 Lee mas

Joseph Ratzinger/Benedicto XVI, Jesús de Nazaret

Joseph Ratzinger/Benedicto XVI, Jesús de Nazaret

El Papa no va en absoluto contra el empleo del método histórico. Al contrario: es evidente el uso que hace de él en toda su obra, y basta para ello consultar su Introducción al Cristianismo o su Escatología , por mencionar sólo dos de sus libros. Además, defiende explícitamente este método en el prólogo del libro sobre Jesús: «[E]l método histórico –preci- samente por la naturaleza intrínseca de la teología y de la fe– es y sigue siendo una dimensión del trabajo exegético a la que no se puede renunciar. En efecto, para la fe bíblica es fundamen- tal referirse a hechos históricos reales. Ella no cuenta leyendas como símbolos de verdades que van más allá de la historia, sino que se basa en la historia ocurrida sobre la faz de esta tierra. El factum historicum no es para ella una clave simbólica que se puede sustituir, sino un fundamento constitutivo; et incarnatus est : con estas palabras profesamos la entrada efectiva de Dios en la historia real... Si la historia, lo fáctico, forma parte esencial de la fe cristiana en este sentido, ésta debe afrontar el método histórico. La fe misma lo exige» (p. 11) 16 .
Mostrar más

8 Lee mas

Benedicto XVI - Jesús de Nazaret III - La infancia de Jesús

Benedicto XVI - Jesús de Nazaret III - La infancia de Jesús

Para Mateo, hay dos nombres decisivos para entender el «de dónde» de Jesús: Abraham y David. Con Abraham —tras la dispersión de la humanidad después de la construcción de la torre de Babel— comienza la historia de la promesa. Abraham remite anticipadamente a lo que está por venir. Él es peregrino hacia la tierra prometida, no sólo desde el país de sus orígenes, sino que lo es también en su salir del presente para encaminarse hacia el futuro. Toda su vida apunta hacia adelante, es una dinámica del caminar por la senda de lo que ha de venir. Con razón, pues, la Carta a los Hebreos lo presenta como peregrino de la fe fundado en la promesa, porque «esperaba la ciudad de sólidos cimientos cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios» (Hb 11,10). Para Abraham, la promesa se refiere en primer término a su descendencia, pero va más allá: «Con su nombre se bendecirán todos los pueblos de la tierra» (Gn 18,18). Así, en toda la historia que comienza con Abraham y se dirige hacia Jesús, la mirada abarca el conjunto entero: a través de Abraham ha de venir una bendición para todos.
Mostrar más

90 Lee mas

LA VIDA SECRETA DE JESÚS DE NAZARET

LA VIDA SECRETA DE JESÚS DE NAZARET

Seguramente Juan tiene razón, pero es una lástima que de todas las infinitas cosas que debió decir y hacer Jesús haya lle- gado a nosotros solo un relato tan pésimo, cargado de contra- dicciones, falto de información en momentos claves y embaru- llado a más no poder. El lector habrá descubierto en este breve análisis que no sabemos nada realmente de este hom- bre. Se le supone nacido de una virgen, aunque solo son dos los evangelistas que afirman tal cosa (Mateo y Lucas) y su final es trágico, ya que muere torturado en la cruz, pero no hay acuerdo en los relatos sobre en qué hora ocurrió ni qué suce- dió después. La historia tiene un final feliz, no obstante, por- que este enigmático hombre o Dios resucita, pero tampoco las biografías se ponen de acuerdo en nada de nada al respecto. De hecho, nadie ha podido escribir una sola línea sobre el mo- mento exacto de semejante misterio, puesto que lo que cono- cemos es lo sucedido a posteriora cuando a las mujeres se les dice que eso ha sucedido. Y finalmente, el adiós a este mundo de Jesús tampoco concita acuerdos. ¿Cómo es posible que dos de los biógrafos sean incapaces de decimos qué fue de El? Al menos dos se atreven a decir que se fue al cielo, aunque tam- poco coincidan a la hora de situar el lugar de la Ascensión.
Mostrar más

200 Lee mas

Blank, J. Jesús de Nazaret. Historia y mensaje

Blank, J. Jesús de Nazaret. Historia y mensaje

entonar a ese propósito el gran lamento sobre cuan lejos se ha llegado a desviar de todo eso. Más bien hemos de comprender que ahí reside precisamente la gran promesa, no realizada y [r]

85 Lee mas

La “filosofía de la vida” de Jesús de Nazaret

La “filosofía de la vida” de Jesús de Nazaret

Pero Jesús no pretende dar, en esle momento, ninguna lección de pedagogla familiar o de deontología .laboral, sino sólo que la sensación de "inviable" que provocan esas conductas descrit[r]

12 Lee mas

CONVENTO DEL ESPÍRITU SANTO

CONVENTO DEL ESPÍRITU SANTO

Después de tantos años de enseñanza y entrega, por las que pasaron tantas generaciones de niñas y niños, las monjas de Guadal- canal abandonaron el convento el 24 de Septiembre de 1998, saliendo las hermanas hacia distintos destinos; la hermana Guada- lupe González Elvira que estuvo seis años en el pueblo y fue superiora, marchó a la casa matriz de Sevilla junto con la hermana María Amalia Nogales Gil, Sor Encarnación Venegas Sosa y la hermana Josefa Rivero Rivero. La hermana Isabel Rico Hidalgo se fue a San José de la Rinconada y Sor Brígida de Jesús Rico Hidalgo y María Reyes a Heliópolis. Un recuerdo entrañable para la hermana Josefa María, fallecida en Guadalcanal en 1989, en cuyo cementerio municipal de San Francisco está enterrada. Termina sor Genoveva “…De la casa se hizo cargo el Arzobispado de Sevilla de quien era la misma, que pensaba dedicarla a casa
Mostrar más

128 Lee mas

EL FRUTO DEL ESPÍRITU SANTO

EL FRUTO DEL ESPÍRITU SANTO

Espíritu Santo. El carácter del creyente nacido de nuevo es de: amor, gozo, paz, paciencia,  benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza.  Nuestro Dios y salvador Jesucristo también lo describió en el Sermón del Monte (Mateo 5:6,7) comienza con la descripción del alma bienaventurada de aquel que es hijo de Dios: amoroso, lleno de fe, manso, bondadoso, benigno, limpio, pacífico, paciente y gozoso en medio de la persecución. ¡Es nada menos que la descripción de la imagen de Jesús en el cristiano!

7 Lee mas

EL ESPÍRITU SANTO Y LA ESPIRITUALIDAD

EL ESPÍRITU SANTO Y LA ESPIRITUALIDAD

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat. 28:18-20). Nota que, cuando Jesús dio a sus discípulos su llamado y su obra, dijo que bautizaran a las personas en el “nombre”, en singular, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. No dijo: “en los nombres” del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, sino solamente “nombre” (en griego onoma). Aquí encontramos más evidencia poderosa de la naturaleza triuna de nuestro único Dios (“Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es” [Deut. 6:4]). Como ya ha sido señalado en la lección de esta semana, nadie cuestiona la personalidad del Padre y del Hijo; por lo tanto, ¿por qué alguien haría eso con la personalidad del Espíritu Santo? Según la Biblia, tenemos la presencia amorosa, cariñosa y consoladora de Dios mismo obrando en nosotros y por medio de nosotros. Eso es lo que el Espíritu Santo es y hace. Y cuánto más lindo es saber que esta presencia constante es una Persona, tanto como lo son el Padre y Jesús. Sí, es difícil de entender en forma completa. Pero ¿qué importa? Si no podemos entender plenamente la naturaleza de algo tan básico como la luz o el viento, ¿cuánto más nos costará entender plenamente la naturaleza del Espíritu Santo mismo?
Mostrar más

96 Lee mas

Conociendo Al Espíritu Santo

Conociendo Al Espíritu Santo

La era del Espíritu Santo se inició en el día de pentecostés, cincuenta días después de la celebración de la pascua, cumpliéndose la promesa de (Juan 14:16) que vendría El consolador, para aconsejarnos, asesorarnos y llevarnos a toda la verdad de Jesús. En el inicio de esta era hubo un cambio de poderes, hubo un traslado de poderes entre la persona del Hijo y la del Espíritu Santo. Cristo Jesús llevó a cabo la obra de redención, el Espíritu Santo lleva a cabo la obra de regeneración, el Espíritu Santo vino a habitar en el cuerpo místico de Cristo, la Iglesia de la cual cada uno somos miembros en particular (1a. Corintios 12:27).
Mostrar más

30 Lee mas

EL ESPÍRITU SANTO Y LA ESPIRITUALIDAD

EL ESPÍRITU SANTO Y LA ESPIRITUALIDAD

Lección 12 // Viernes 24 de marzo PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee algunas porciones de Recibiréis poder, especialmente la sección de octubre: “Preparados por el Espíritu”. Podemos resumir la actividad del Espíritu Santo al decir que obra armonio- samente junto con Dios el Padre y Dios el Hijo, para lograr nuestra salvación. El Espíritu Santo nos despierta de nuestra muerte espiritual. Nos lleva a una com- prensión de nuestra pecaminosidad y abre nuestros ojos al hecho de que estamos perdidos, en nosotros y por nosotros mismos. El Espíritu enciende en nuestro interior el deseo de cambiar y nos lleva a Jesucristo, el único que puede suplir las necesidades de nuestro fuero más íntimo. Nos da la seguridad de la salvación porque siempre nos señala a Jesús y a lo que Jesús ha hecho por nosotros. Nos hace más semejantes a Jesús. Nos mantiene fieles en nuestro caminar con Dios. Nos capacita para cumplir con la voluntad de Dios e involucrarnos eficazmente en la misión. Genera la Palabra escrita de Dios como nuestra guía y norma segura, para nuestra vida y doctrina cristianas. ¿Dónde estaríamos sin el Espíritu Santo? Seríamos miserables y estaríamos perdidos, y no podríamos hacer nada que diera gloria y honor a Dios. Gracias a Jesús por haber prometido y enviado al Espíritu Santo. “El Consolador era el más excelso de los dones que podría solicitar al Padre con el propósito de exaltar a su pueblo” (RP 15).
Mostrar más

96 Lee mas

Show all 10000 documents...