PDF superior El pensamiento moral en Descartes

El pensamiento moral en Descartes

El pensamiento moral en Descartes

de la conducta en la vida, como a los eventos puramente práctico-utilitarios de la conservación de la salud y de la invención de las artes (v., supra, Parágrafo 3, pág. 255); ahora, para conseguir tales conocimientos es necesario deducirlos de las primeras causas, de tal manera que para filosofar se requiere comenzar por esta indagación. Es éste, sin duda, un concepto muy amplio; pero, además, se ha de tener en cuenta que esta sabiduría comprende grados, pero unos grados en una relación muy estrecha con la ciencia y la filosofía que entonces se poseía y tal como la percibía Descartes, de tal modo que más allá de los cuatro primeros, él se limita simplemente a constatar la existencia de esos hombres notables, los filósofos, que han intentado encontrar un quinto grado para alcanzar la Sabiduría, más seguro y alto que los otros cuatro, como es buscar las primeras causas y los primeros principios de lo que es posible saber, y sin que se sepa de ninguno que haya conseguido llegar a esa meta. 185
Mostrar más

353 Lee mas

El lugar de las pasiones del alma en el pensamiento moral en Descartes

El lugar de las pasiones del alma en el pensamiento moral en Descartes

El ejemplo de Descartes con el bosque pueda ser para nosotros un elemento de sorpresa y asombro, quizás pensemos que quedarse estático sería una buena opción o quizás esperar a que alguien llegue. Pero la dinámica humana no está en la irresolución, el seguir adelante con la certeza de las decisiones implica no sólo una facultad del hombre, sino que también le permite al hombre comportarse con forme a lo que tiene, a saber, la facultad de direccionar su propia vida. El sentimiento de arrepentimiento es, en este sentido, contrario a la actuación humana, las decisiones son parte fundamental del quehacer humano y deben estar acompañadas de una certeza, pues los actos cometidos han sido la mejor decisión que el hombre pudo tomar, aun cuando sus consecuencias sean negativas, puesto que por encima de esas consecuencias está la gran virtud de la resolución.
Mostrar más

67 Lee mas

El razonamiento silogístico como patrón básico del pensamiento moral y científico

El razonamiento silogístico como patrón básico del pensamiento moral y científico

Desde Descartes, en tanto la naturaleza humana hace que cada hombre intrínsecamente posea la razón, la capacidad de inferir, de producir razona- mientos, es universal a la especie. Cuando en la prehistoria un humano tiraba su lanza contra una presa, esperando que de esto se siguiera la muerte de esta, ejecutaba, en esencia, el mismo proceso que una persona que en la actualidad marca su nombre de usuario y luego su contraseña, esperan- do poder entrar a su correo electrónico. En ambos casos de una información previa o dada se espera que se de otra. En la lógica, la rama de la fi losofía que estudia la relación entre la información dada y la que se deriva, se entiende que: “El razona- miento es un genero especial de pensamiento en el cual se realizan inferencias, o sea que se deriva conclusiones a partir de premisas” (Copi, 1962 p.19). La intención de Descartes de prescribir la forma adecuada de guiar la razón, no se concen- tra en reglar como pasar de premisas, lo dado, a conclusiones, lo que se deriva. Como se anotó anteriormente, en el caso de los razonamientos que llevan a lo falso también se da esta relación. La propuesta de Descartes consistía en orientar hacia la verdad, lo sustancial de los razonamientos, su contenido no su forma.
Mostrar más

10 Lee mas

Renato Descartes

Renato Descartes

La postura anterior contrasta, sin embargo, con la que Lutero mantiene hacia las Sagradas Escrituras, cuya lectura propone, siguiendo las más típicas tesis humanistas, que deben ser leídas sin intermediarios. Es la teoría del “libre examen”. Como consecuencia de ello, en 1542 el papa Paulo III creó la “Sagrada, Romana y Universal Inquisición”, más conocida por el “Santo Oficio”, con el fin de combatir a luteranos y calvinistas. Esta institución ejercerá un efecto nefasto sobre el pensamiento, condenando a Galileo y la nueva astronomía, mandando a la hoguera a Giordano Bruno y atemorizando a todos los pensadores de la época, incluido el mismo Descartes.
Mostrar más

11 Lee mas

La religión como virtud y sus relaciones en el pensamiento moral de Tomás de Aquino

La religión como virtud y sus relaciones en el pensamiento moral de Tomás de Aquino

La virtud de la religión tiende a la per- fecta relación de amistad del hombre con Dios, cuyo fundamento está en la gra- cia y se manifiesta en las virtudes teolo- gales: «Tal es [r]

43 Lee mas

La Geometría de Descartes

LA GEOMETRÍA DE DESCARTES

Vemos cómo Descartes ha vinculado íntimamente el Álgebra con la Geometría, hasta el punto de extraer conclusiones geométricas de un hecho estrictamente algebraico: si la ecuación no tiene solución el problema geométrico no se puede construir, porque «encontrar la solución» es «construir la línea». Los principios del método cartesiano aplicados a la Geometría inician los problemas geométricos por un proceso intermedio de escritura algebraica que revierte finalmente sobre la geometría del problema conduciendo a la construcción de la línea solución. Es esta intermediación del Álgebra lo que más se echa de menos en la Geometría griega, por eso después de la resolución constructiva de las ecuaciones, Descartes hace un soberbio alarde de la magnificencia de los métodos de su Geometría en contraposición con la precariedad de la Geometría de los griegos. Según él, puede construir todos los problemas de la Geometría ordinaria con las escasas cuatro figuras que ha explicado, mientras que el abstruso orden de las complejas proposiciones de los voluminosos libros de la Geometría griega era una prueba palmaria de que los antiguos no disponían de método. Esta afirmación, además de exagerada, es injusta, porque aunque la Geometría griega no pudo disponer de la claridad, simplicidad, flexibilidad, versatilidad y capacidad algorítmica que proporciona el Álgebra simbólica que manejó Descartes, éste estaba al corriente de las grandes obras de la matemática griega, empezando por Los Elementos de Euclides, que es una obra indiscutiblemente metódica, con fundamentos en el método axiomático-deductivo muy diferente del de Descartes, pero tanto o más riguroso que lo que se aplica en La Geometría. De hecho la Aplicación de las Áreas del Álgebra Geométrica griega de los Libros II y VI de Los Elementos de Euclides es un procedimiento metódico de resolución de ecuaciones mediante comparación de áreas. Es más, el método cartesiano tiene su inspiración en el método de Análisis y Síntesis, que instaurado por Hipócrates de Quíos y fundamentado por Platón es explicitado por Pappus, uno de los matemáticos griegos más admirados por Descartes.
Mostrar más

95 Lee mas

Ezequiel Rojas y la segunda querella benthamista en Colombia

Ezequiel Rojas y la segunda querella benthamista en Colombia

Frente a esta situación el Ejecutivo dictó el 15 de octubre de 1835 una resolución que indicaba a los responsables de la cátedra de legislación universal de las universidades del país que mientras no se encontrara otra teoría de la legislación que pudiera remplazar la del teórico inglés, se continuaría con su enseñanza cumpliendo con lo estipulado en el art. 229 del decreto orgánico de 3 de octubre de 1826. Recuérdese que este artículo condicionaba la enseñanza de Bentham de manera que no contradijera los dogmas de la moral, ni el derecho natural. Pese a todas estas disposiciones, ni el clero ni los padres de familia se sentían satisfechos, pues veían en las últimas disposiciones del gobierno el escollo que permitía el total restablecimiento de la doctrina del “placer”. Ellos querían medidas radicales, querían que en adelante ni siquiera se pronunciara el nombre de Bentham, Santander se rehusó y las tensiones se mantuvieron. El problema del utilitarismo se mantuvo a lo largo del siglo XIX, el 13 y 14 de abril de 1839 José María Tovar Gutiérrez y el arzobispo de Bogotá Manuel José (Mosquera), respectivamente, remitieron al Congreso largos memoriales que insistían en la proscripción de Bentham, aludiendo las mismas razones de siempre. Estos no tuvieron mucha incidencia y la discusión sobre Bentham fue menguada (Herrera, 2007: 255).
Mostrar más

155 Lee mas

descartes doc

descartes doc

significavam que ele tinha a missão de reunir todo o conhecimento humano em uma ciência universal única, toda construída de certezas racionais. Certamente ele se referia à física pois era o sonho comum aos sábios da época, encontrar uma fórmula matemática para o universo (também os alquimistas buscavam um fórmula milagrosa), e foi uma esperança ainda mais estimulada pela descoberta da equação da atração universal feita por Newton, demonstrando, na Física, a possibilidade de reduzir a fórmulas matematicamente exatas as leis fundamentais da natureza. Em Descartes era uma aspiração mais de ordem mística, - embora buscasse uma solução racional -, muito de acordo com seu interesse nessa época, pela filosofia de Pitágoras, com fundamento em
Mostrar más

16 Lee mas

Apuntes sobre la objetivacin del 'cuerpo' como
      'naturaleza': del ego conquiro al ego cogito

Apuntes sobre la objetivacin del 'cuerpo' como 'naturaleza': del ego conquiro al ego cogito

Emmanuel C. Eze, en su artículo “Answering the Question, ‘What Remains of Enlightenment?’” (2002), nos señala que en la historiografía filosófica, es casi una costumbre generalizada describir la ilustración como un conjunto de fenómenos exentos de todo rasgo racial, de exclusión de género o de sexismo; y que frente a estas ideas dominantes de pureza adjudicadas al siglo de la razón, se coloca la otra idea, comúnmente aceptada también, de que la Ilustración debiera remitirse a las concepciones que resurgieran durante el Renacimiento en torno al Hombre y su protagonismo en el cosmos. Descartes, Galileo y Newton, se tornarán en los hijos ilustres de la nueva historia del pensamiento occidental, como los fundadores de una nueva manera de entender el mundo: la Modernidad -o de la ‘segunda etapa de la Modernidad’ diremos nosotros con Dussel-1. Y es en este marco –como veremos más adelante- donde la ciencia comenzará a tomar ese espíritu de ‘rigurosidad’ tan propio del siglo XVII, y en que se autodefinirá como el espacio sagrado desde el cual todo podrá ser observado y medido, es decir, como un lugar neutro de análisis y clasificación.
Mostrar más

5 Lee mas

El pensamiento pedagógico de William James: el tactful teacher y la educación moral

El pensamiento pedagógico de William James: el tactful teacher y la educación moral

son especificaciones de la pasión competitiva más duraderas y universales. Es esta su forma inicial, pero no hay ninguna razón para suponer que tenga que ser la definitiva. Los hombres que ahora se sienten orgullosos de pertenecer a una nación conquistadora y que, con apenas un murmullo, abandonan su pueblo y sus riquezas, lo hacen si con ello evitan cualquier forma de sometimiento. Pero, ¿quién puede estar seguro de que otros aspectos del país de uno no puedan, con tiempo y educación y las indicaciones suficientes, desarrollar sentimientos de orgullo y vergüenza igualmente efectivos? (…) Ahora, cada vez más individuos sienten esta pasión cívica. Sería sólo cuestión de soplar esa chispa entre toda la población para que, prendiéndola, se construyese un sistema moral estable del honor cívico sobre las ruinas de la vieja moral del honor militar. Hasta ahora hemos estado atrapados por la función desempeñada por la guerra; pero algún día, los intereses constructivos nos resultarán no menos imperativos, imponiendo sobre el individuo una carga apenas más ligera que la de la guerra. (…) Hasta ahora, la guerra ha sido la única fuerza capaz de disciplinar a una comunidad entera y hasta que se organice un tipo de disciplina equivalente, creo que la guerra seguirá su camino. Sin embargo, no me cabe ninguna duda de que una vez que los orgullos y las vergüenzas cotidianos del hombre social se desarrollen con cierta intensidad, generarán una moral [cívica] equivalente» (WJ 11: 171-172).
Mostrar más

20 Lee mas

Sapientia, 1992, Vol  XLVII, nº 183 (número completo)

Sapientia, 1992, Vol XLVII, nº 183 (número completo)

razón, único juez, estipula como los elementos cognoscitivos últimos más allá de de los cuales caemos en postulaciones confusas. En este aspecto, pues, Spinoza se muestra menos exigente ya que no le importa afirmar una Sustancia supra- racional. Pero se muestra más racionalista que Descartes cuando eleva la razón humana a criterio último de verdad equiparándola con el mismo entendimiento de Dios; identificando pues, en este aspecto, el ser y el conocer, motivo por el cual no, necesita garantía extra-racional alguna. Por eso puede decir que una idea verdadera, esto es una idea que contiene en sí la verdad por representar un ente real, es en definitiva una verdadera, una real y acabada idea, o sea, algo existente, completo. En efecto, una verdadera idea es un producto o expresión acabada de esa realidad que es el atributo Pensamiento y como el orden de las ideas es el orden de las cosas, ella es a la vez una idea verdadera, es decir, acorde con su objeto.
Mostrar más

96 Lee mas

Don y gratuidad en el pensamiento de Joseph Ratzinger. Claves para la teología moral

Don y gratuidad en el pensamiento de Joseph Ratzinger. Claves para la teología moral

Llegados a este punto, la intui- ción inicial de que la categoría de la sobreabundancia podría conte- ner una gran riqueza teológica, contrastada con el pensamiento teológico y filosófico de los auto- res citados, quedó inserta en una perspectiva más amplia. En efec- to, todos los textos se referían en último término a un más, a una abundancia que suponía la ruptu- ra o el sobrepasamiento de lo de- bido, a un ir más allá de lo espera- do o meramente justo. Todos los textos apuntaban, en definitiva, a un marco más amplio y funda- mental y, por tanto, de una mayor riqueza de significado: el de la idea que podríamos denominar don y gratuidad.
Mostrar más

12 Lee mas

«Virtud, hija del cielo»: sobre el pensamiento moral de fray Luis de León

«Virtud, hija del cielo»: sobre el pensamiento moral de fray Luis de León

El texto que acabamos de citar resulta fundamental para delinear el pensamiento moral de fray Luis de León. Según fray Luis de León, Dios ha querido hacer partícipe al ser humano de su inteligencia y razón, ha querido crearlo tal y “como él es”, y para ello lo ha dotado de una naturaleza espiritual. Pero Dios lo ha hecho con el fin de que el hombre domine sobre las demás criaturas, utilizando la inteligen- cia en favor suyo. Para ello es necesario que el hombre se conozca a sí mismo (nosce te ipsum), sepa cuál es su origen, y aprecie los otros bienes de la naturaleza (“contemple toda la naturaleza”). A partir de ese momento, una vez que el hombre conozca el mundo exterior y su propio mundo interior, podrá honrar a Dios practicando la piedad, la religión y la virtud. Se entiende, pues, que el fraile ensalce la virtud: “virtud, hija del cielo” y “la más ilustre empresa de la vida” 7 .
Mostrar más

24 Lee mas

TENDENCIAS EN EL PENSAMIENTO SOCIAL CONTEMPORÁNEO-LECTURA COMPLEMENTARIA

TENDENCIAS EN EL PENSAMIENTO SOCIAL CONTEMPORÁNEO-LECTURA COMPLEMENTARIA

       Ese desmontaje y reconstrucción en Habermas va por el lado de señalar que el aporte de Marx es ubicar el aprendizaje en la dimensión de las fuerzas productivas, hay que incorporar los aportes en la dimensión de la inteligencia moral, del saber práctico, del obrar comunicativo y de la regulación consensual de los conflictos. Para ello Habermas funda una teoría de la acción comunicativa.          No podemos desarrollar los lineamientos de su propuesta, por lo demás harto complejos y poco difundidos en América Latina, puesto que nuestro propósito ha sido tan sólo mostrar la posibilidad de que las revisiones se inscriban también en el corazón de la propia teoría 15 .  
Mostrar más

10 Lee mas

La actualidad de Levinas. Una ampliación ética de la racionalidad teórica

La actualidad de Levinas. Una ampliación ética de la racionalidad teórica

Como ha señalado acertadamente Simon Critchley en su presentación del volumen, The Cambridge Companion to Levinas, durante las dos últimas décadas del s. XX, hemos asistido a una revalorización del pensamiento de Levi- nas. Esto ha superado los límites, no sólo de las fronteras de Francia sino también las demarca- ciones propias de escuela, como demuestra el hecho de que hablan de él filósofos del ámbito de la filosofía analítica, del pragmatismo améri- cano o de la teoría crítica en América, como son Hilary Putnam, Stanley Cavell, Richard Bern- stein, e incluso, el propio Richard Rorty se ha visto en la obligación de dialogar con Levinas, al menos, para refutar la noción de infinita res- ponsabilidad 1 . Pero a eso hay que añadir que,
Mostrar más

10 Lee mas

Biografía de Leopardi

Biografía de Leopardi

·.Y est.e Descartes, el verdadero Descartes, es más que un sabio y que un Jilósofo; es un ángel y, es "un hombre. Por n1ucha que sea la estima en que él tenga los artificios de· la m[r]

6 Lee mas

Descartes y la hermenéutica

Descartes y la hermenéutica

Por mi parte —escribía el también ruso Alexandre Koyré— yo creo que la exhor- tación cartesiana, que el mensaje cartesiano no ha sido jamás tan actual como hoy. Hoy, es decir, en una época en la que el pensamiento humano, renegando de su valor y de su dignidad, se proclama simple manifestación de lo social, o incluso, simple función de la vida; en una época en la que, en un mundo que de nuevo se ha tornado incierto, vemos al hombre buscar a cualquier precio una nueva certi- dumbre, pagándola alegremente con su libertad, y con la de su propia razón; en una época de mito renaciente y de autoridades infalibles, nos hace falta más que nunca obedecer el mandato cartesiano que nos prohíbe admitir como verdadero nada que no percibamos evidentemente como tal; y permanecer fieles al mensaje cartesiano, que, proclamando el valor supremo de la razón, y de la verdad, nos prohíbe someternos a una autoridad cualquiera que no sea la de la razón, y la de la verdad. 20
Mostrar más

10 Lee mas

Descartes y Wittgenstein en torno al pensamiento y el cuerpo

Descartes y Wittgenstein en torno al pensamiento y el cuerpo

Pues el lenguaje es el único signo cierto del pensamiento confinado en el cuerpo, y todos los hombres, incluso el más estúpido y el más loco, hacen uso de él, pero no cualquier bruto (retrasado?). por tanto esta puede ser tomada como la verdadera diferencia entre hombres y animales. Por razones de brevedad he omitido aquí otras razones para negarle pensamiento a los brutos. sin embargo, debe ser notado que hablo del pensamiento ("cogitatio", el original esta en latín), no de la vida o la sensación ("sensus"). Pues yo no le niego la vida a ningún animal, pues la vida consiste únicamente en el calor del cuerpo. tampoco les niego sensación, desde que ella depende de los órganos corporales. y por tanto mi opinión no es tan cruel hacia las bestias como benigna con los seres humanos -al menos hacia aquellos que no son sujeto de superstición pitagórica- aunque los absuelve de sospecha de crimen cuando ellos matan y comen animales.
Mostrar más

64 Lee mas

De saberse a saberse en el mundo: de la res cogitans a la res computans

De saberse a saberse en el mundo: de la res cogitans a la res computans

cosa que piensa, distinta de la cosa extensa, que se apropia de lo subjetivo y que asume que la evidencia de la subjetividad es sólo conocible y vivible por el sujeto de la evidencia se constituyó de ese modo a partir de haber negado su verdad primera: la de ser una cosa vida. Sabemos que Descartes hasta alcanzar el cogito había renunciado a todo, se había persuadido de que nada había en el mundo, había sido capaz de suspender el juicio, de llevar la duda a extremos impensables pero lo que no pudo hacer de ningún modo fue suspender las acciones, suspender la vida. Yo soy una cosa viva, esta es, a nuestro modo de ver, la primera certeza cartesiana no descubierta por él. Descartes dio cuenta de su ser vivo en relación con el mundo antes que la certeza “je pense, donc je suis”.
Mostrar más

7 Lee mas

Fundamentos filosóficos de la educación

Fundamentos filosóficos de la educación

• Moral- costumbres valores normas Moral costumbres, valores, normas de la vida social de las personas.... Escuelas de pensamiento Escuelas de pensamiento-- Escuelas de pensamiento E[r]

85 Lee mas

Show all 10000 documents...