PDF superior El tema del mal en "Poemas Humanos" de César Vallejo

El tema del mal en "Poemas Humanos" de César Vallejo

El tema del mal en "Poemas Humanos" de César Vallejo

turo él lo está viviendo ahora porque el futuro sólo repetirá el presente y porque el terror del sufrimiento futuro se acu mula en el presente. Este último verso recoge el último verso d[r]

17 Lee mas

César Vallejo: para una educación en nuestras vidas

César Vallejo: para una educación en nuestras vidas

Américo Ferrari (1974) dice que en Poemas humanos el motivo de cada poema “es siempre el hombre concreto, existente, con su vida, su muerte, su sufrimiento, su cuerpo, su hambre, sus contradicciones, su esperanza. [Cuanto] la palabra poética trata de expresar, recibe su sentido del hombre” (p.110). La presencia de este motivo nos plantearía, pues, la existencia del Yo individual del hablante extendido en el otro, socializado en la fraternidad. En los cuatro poemas señalados, ese Yo que acaba por ser un nosotros va unido al interés del hablante por inclinarse hacia el cuestionamiento de la palabra en el mismo quehacer poético y así favorecer más bien el silencio frente a las realidades absurdas, tristes e irónicas que nos entrega el mundo. Pero no es un callar por callar, sería la expresión del derecho a ese silencio que niega la palabra a cambio de manifestarla con la sonrisa, expresada o no, que es resultado de la sabiduría para vivir que vamos alcanzando a partir de la comprensión y compasión por el ser humano.
Mostrar más

9 Lee mas

El cadáver exquisito de César Vallejo

El cadáver exquisito de César Vallejo

de la página una lista de vocablos que, metódicamente, utilizaba para escribir el poema. El orden de las palabras en la lista correspondía, por ejemplo, al orden de aparición de estas mismas palabras en el poema. Después de integrarlas en el poema, Vallejo las tachaba en la lista, para certificar su inclusión en el mismo. Curiosamente, estas palabras no tenían nada que ver ni con el argumento ni con el contexto ni la idea primaria del poema; parecían arbitrarias, azarosas. Dada la aparente arbitrariedad de las palabras en la lista, la composición de los poemas de Vallejo demostraba una semejanza sorprendente con la fórmula utilizada por los surrealistas, es decir, el famoso «cadavre exquis» mencionado arriba. Una interpretación posible de esta evidencia es que demuestra otra vez la existencia de una supuesta máscara de Vallejo, a saber, que Vallejo decía una cosa públicamente —para mantener cierta distancia política entre él y los surrealistas—, pero, clandestinamente en su gabinete, hacía otra. Recordemos que Larrea sugirió que muchas de las composiciones de Poemas humanos son «visiblemente desesperadas y un tanto surrealistas» (1980: 255). ¿Cómo explicamos esta contradicción? ¿Fue Vallejo un hipócrita?
Mostrar más

24 Lee mas

Poemas Humanos de Vallejo

Poemas Humanos de Vallejo

—Hay, madre, un sitio en el mundo, que se llama París. Un 9 Las ventanas se han estremecido, elaborando una metafísica del 2 Yo no sufro este dolor como César Vallejo. Yo no me duelo 25 ¡Señores! Hoy es la primera vez que me doy cuenta de la 26 Una mujer de seños apacibles, ante los que la lengua de la 28 Cesa el anhelo, rabo al aire. De súbito, la vida se amputa, en 29 —No vive ya nadie en la casa —me dices—; todos se han 30 Existe un mutilado, no de un combate sino de un abrazo, no 3

160 Lee mas

César Vallejo y su filiación española

César Vallejo y su filiación española

Después de partir a Francia en 1923, su acercamiento a España fue inevitable. El mes de octubre de 1925 llegó por primera vez a la patria de su admirado Lope de Vega, con la intención de acceder a una beca en la Universidad de Madrid. No obstante, antes de arribar a esta ciudad capital, el periodista español Luis Astrana Marín se encargó de brindarle un mal recibimiento, escribió en su artículo «Los nuevos vates de allá», publicado en El Imparcial, de Madrid: «Otro no menos ilustre, que se firma tal César A. Vallejo llega también de tierras americanas en volumen que intitula Los heraldos negros. Ese César ha creído que venir a España, ver y vencer sería todo uno». Luego de analizar algunos poemas, manifestó en tono burlón: «¿Lo sospecha nadie? Un poeta metido a panadero, a quien se le quema el pan en la puerta del horno no se le ve todos los días» (Pinto 1981: 15-18).
Mostrar más

17 Lee mas

César Vallejo: ¿Una Neovanguardia?

César Vallejo: ¿Una Neovanguardia?

This article titled, Cesar Vallejo: Neo Avant-Garde? It�s circumscribed in the form of It�s circumscribed in the form of documentary research. It�s overall objective to analyze the work of poetic creator César Vallejo, peruvian writer of the twentieth century, who has been regarded as one of the greatest exponents of the Latin American avant-garde. The purpose of this study was to determine if indeed the poet in study can be recognized at some of the isthmus leading inherited by Europe or simply represents a vanguard unusual, different, geared toward the Latin American feel. For this study, the traditional vanguard of the isthmus, the biography of César Vallejo, and structural analysis, pragmatic and semiologic of his work, taking into account some of his most important books as are Los Heraldos Negros and Poemas Humanos. �ut the central analysis was focused . �ut the central analysis was focused on the poem III, of his book Trilce, to make referential connections with poems by the other books mentioned. In conclusion, the author argues that César Vallejo took as a model the structure of the European avant-garde poetry in the elaboration of his Sinopsis Educativa Revista Venezolana de Investigación
Mostrar más

17 Lee mas

La poesía esencial de César Vallejo

La poesía esencial de César Vallejo

Los escritores tienen fortuna literaria por su calidad, algunos se abren paso entre sus con- temporáneos y otros duran en el aprecio de los lectores años, décadas, siglos. Hay ciertas circunstancias que contribuyen a la nombradía de los poetas, una de ellas es, aunque apenas se dice, figurar en los planes escolares. Y Vallejo lo ha logrado en el Perú, hasta convertirse en el poeta más conocido en todo el mundo educativo. Y como es sabido, y no necesita ma- yor probanza, el poema más conocido, salido de su pluma es el texto liminar de ese libro, el que da título a todo el libro. En ese poema, de una manera insólita, como no lo había hecho ningún poeta del orbe hispano, Vallejo mezcla, en un admirable fresco, palabras del santoral modernista, como “potros de los bárbaros Atilas”, con otros de una experiencia propia, ca- racterísticas, de la vida urbana de esos años diez del pasado siglo, que tienen una profunda vinculación con la vida de campo, como esa idea de “un pan que en la puerta del horno se nos quema”. Al rigor formal del poema, se suma el tema, el más trascendente de todos, en la percepción de Vallejo cuando escribe el poema, es la afirmación honda de que es el dolor lo más trascendente de la vida del ser humano. Tarde o temprano el dolor nos alcanza sin un motivo aparente y estamos siempre desamparados ante su llegada. Este poema inicial, pórtico de todo el libro, difumina se presencia en toda la obra y concreta su influencia en el último poema titulado “Espergesia”, palabra ligada en su significado a esperanza y génesis, como se ha dicho varias veces, y también, retóricamente, puede aludir a decir una misma cosa de diferentes maneras. Es un neologismo, más que un arcaísmo, que tiene en lo más hondo, una asociación que viene del griego, con “semilla” y, por lo tanto, con “nacimien- to”. Se trata, obviamente de un poema sobre el nacimiento, como se ve claramente por el conjunto de versos. Vallejo, en primera persona, va diciendo de distintas maneras, que el ser humano, él mismo es producto de una creación hecha por Dios enfermo, y la afirma- ción final, cae como un mazazo que cierra todo el libro: “Yo nací un día/ que Dios estuvo enfermo,/ grave”. Estos dos poemas, actúan como dos murallas que cierran el campo de todo el libro. Lo que se construye en sus páginas, es un edificio de palabras que aluden de manera insistente al dolor como lo más característico del ser humano. En el siglo anterior ya lo había dicho Edgard Allan Poe: el sufrimiento es el sentimiento humano más profundo y verdadero.
Mostrar más

16 Lee mas

Una Propuesta De Enseñanza De Lectura Mediante La Hermeneútica Crítica De Cinco Poemas De César Vallejo

Una Propuesta De Enseñanza De Lectura Mediante La Hermeneútica Crítica De Cinco Poemas De César Vallejo

contrario, los temas de la solidaridad, del amor como laxo universal, el amor de claro sabor andino no son exposiciones inútiles sino verdadero planteamiento de problemas sociales y culturales aún presentes en la sociedad peruana. Por eso dijimos también que el lenguaje forjado por la poesía de Vallejo es uno que puede mostrarnos lo que no es visible en el mundo de las cosas y los fenómenos. En realidad, tal lenguaje se constituye en la posibilidad de expresión de lo que en el sicoanálisis se conoce como lo Real de las relaciones humanas. En ese sentido no es posible, entonces, dejar de lado en la enseñanza de un tema tan importante como es la lectura, a un autor de alcances universales, siendo él el más grande no solo de los poetas, sino de los literatos del Perú. Porque sus obras, se constituyen en un material de primera magnitud y de gran importancia no solo para reflexionar y conocer los problemas esenciales del Perú, sino para ejercitarse en las habilidades y capacidades de la práctica de la lectura. Solo que tal práctica debe tomar en cuenta los aportes de la teoría literaria, por lo menos en un nivel básico, para garantizar un procedimiento provechoso y que tenga efectos positivos en quienes emprenden el desarrollo de la capacidad de la lectura, que se ha de constituir en el camino seguro para conformar en ellos mentes lúcidas, juicios críticos y una liberación de las ataduras al analfabetismo funcional, que, según nuestra propuesta, es el mayor de los atrasos, el mayor de los males que se han afincado entre los seres humanos y más en el contexto social y cultural de la sociedad peruana.
Mostrar más

111 Lee mas

CÉSAR VALLEJO Paco Yunque

CÉSAR VALLEJO Paco Yunque

por una mujer como usted. Escúcheme —añadió la señora con tono enérgico, deteniéndose ante Pasha—: usted no puede guiarse por principio alguno. Usted sólo vive para hacer mal, ése es el fin que se propone, pero no se puede pensar que haya caído tan bajo, que no le quede un resto de sentimientos humanos. Él tiene esposa, hijos... Si lo condenan y es desterrado, mis hijos y yo moriremos de hambre... Compréndalo. Hay, sin embargo, un medio para salvarnos, nosotros y él, de la miseria y la vergüenza. Si hoy entrego los novecientos rublos, lo dejarán tranquilo. ¡Sólo son novecientos rublos!
Mostrar más

13 Lee mas

El tema de la justicia en el cuento “Muro Noroeste” de César Vallejo

El tema de la justicia en el cuento “Muro Noroeste” de César Vallejo

Esta idea parece compartirla de otro modo el narrador personaje de “Muro noroeste”. En sus palabras encontramos el llamado para ampliar las bases antropocéntricas y ra- cionalistas de la administración de la justicia: “La justicia ¡oídlo bien, hombres de todas las latitudes! se ejerce en subterránea armonía, al otro lado de los sentidos, de los co- lumpios cerebrales y de los mercados” (Vallejo, 2012, p. 74). Se colige entonces que no son suficientes para ejercer la justicia, ni la determinación lógica de la razón, por cuanto su meditación excluye lo irracional (lo anormal, lo paralógico), ni la noción de bienestar del ser humano que, por su excesiva autocontemplación, no logra advertir la importan- cia de extender el fomento del desarrollo a los seres vivos no humanos (respetar su libertad, su vida, su capacidad de desplazamiento). En todo caso, cuando la razón posi- tivista gobierna, desnaturaliza la justicia al reducirla a una cuestión de demostración lógica y formal, antes que a atender el acatamiento sensible y afectivo (“¡Aguzad mejor el corazón!”). Al inquirir por la falta de condena del personaje victimario de la araña, el narrador personaje no solo busca que se reconozca al arácnido la condición de agente y sujeto (no un simple objeto de compasión, sino una criatura que es un fin en sí misma), sino que a partir del crimen se formula la idea respecto a que la justicia como equilibrio y principio armonizador de la sociedad se hace imposible e impracticable:
Mostrar más

9 Lee mas

César Vallejo y César Moro  Bajo la lluvia parisina

César Vallejo y César Moro Bajo la lluvia parisina

César Vallejo es el ejemplo de la forma más perfecta de un exilio que se alimenta de una soledad austera, de una ausencia de deseo de adherirse al nuevo lugar y de una nostalgia omnipresente que es combatida con justicia por la solidaridad militante ofrecida a todos los conde- nados de la Tierra. No viaja a Francia “para” buscar algo; sino parte “en contra” de la muy real amenaza política. En su postura orgullosa y digna, el poeta se aleja de los ejercicios brillantes de vanguardia de sus inicios para consagrarse a una escritura más abierta, más accesible y más concreta. A propósito de esto, una buena parte de sus poemas póstumos fueron reagrupados bajo el título de Poemas humanos. Si bien su situación de exilio in flu - yó en su escritura, su ubicación geográfica no tuvo nin- guna consecuencia en su obra. André Coyné cuenta: “Las extrañas metáforas [de Poemas humanos] no le deben nada a la atmósfera poética parisina de la época, con la cual Vallejo no se sentía para nada vinculado”. Se refu- gia en su lengua, en donde se resguarda, como ya lo hacía en Perú, y ahí encuentra un instrumento que le permite encontrar al “otro”, de hablar al interlocutor y sobre todo para el interlocutor. Los últimos tex tos son los más impregnados de realidad, de la tragedia que es el derrumbe de la República española; su evolución lo lleva a escribir “España, aparta de mí este cáliz”, obra inspirada que desnuda su malestar frente a ese dra ma, aun cuando la escritura poética conserva una am bi ción formal extraordinaria, lejos de los poemas tradicio na - les militantes de ese tiempo. Después, se hunde en la so - ledad, además de que está forzado a tender la mano a aquellos desconocidos con los que se siente solidario.
Mostrar más

7 Lee mas

El dolor de estar vivo en la escritura de los "Poemas Póstumos I" de César Vallejo

El dolor de estar vivo en la escritura de los "Poemas Póstumos I" de César Vallejo

vocablos en donde se organiza el mundo. Esta obra se caracteriza por el hecho de que la voz poética se impone la tarea de pensar a fondo la naturaleza de su material de expresión, las palabras, de dos maneras diferentes: por un lado, encontramos que las estrategias expresivas que analizamos en el primer capítulo son un modo de asumir el lenguaje; por el otro, notamos que hay una voluntad de hacer de la escritura un tema de su poesía, así como lo nota Américo Ferrari: “la reflexión (sobre el lenguaje) se ha hecho más clara, más coherente, ha dejado de ser una mirada pasajera, una simple anotación al vacío en medio del poema, para hacerse ella misma poesía elaborada, pero poesía cuyo tema es la propia poesía” (FERRARI, El universo,196). En los “Poemas Póstumos I”, los mecanismos de producción de sentido se presentan también como temas de estudio, como objetos de reflexión. De esta manera nos enfrentaremos – a lo largo de este análisis- a la tensión que recorre la poética vallejiana: por un lado, la voluntad de liberar la palabra de todos los controles, libertad frente a la cual la voz poética asume una posición precisa: “Quiero escribir pero me sale espuma”, es decir que expresa y siente el fracaso de la comunicación.
Mostrar más

89 Lee mas

La poesía de César Vallejo: interculturalidad y sujeto migrante en Trilce y Poemas humanos

La poesía de César Vallejo: interculturalidad y sujeto migrante en Trilce y Poemas humanos

y siempre, mucho siempre, siempre, siempre! (Vallejo 1991: 534). Aquí se observa el desplazamiento del sujeto migrante desde el espacio andino (representado por la figura de los padres y de los hermanos) al entorno francés, que se encarna en la ciudad de París y sus castaños frondosos. El locutor siente predilección por asumir plenamente el acto de vivir, tanto en el presente como en el pasado y el futuro: «Me gustará vivir siempre, así fuese de barriga». Lo interesante es el uso magistral de los tiempos verbales asociados a diversos momentos de la vida del hablante. En la memoria de este último aparecen los progenitores, que están vivos a pesar de que se hallan enterrados. La personificación, como recurso figurativo, es clara a través del uso de una expresión coloquial: el «triste estirón» que no ha concluido (pasado) y seguirá siempre vigente en la memoria del locutor. Ello evidencia cómo el espacio andino, para el sujeto migrante, se halla palpitante en el entorno parisino. Lo mismo sucede con los hermanos, que están «de cuerpo entero», como si fueran personas que acompañarán siempre al locutor en Francia. Por último, en el presente, se observa la acción de estar «viendo los castaños frondosos de París». Por eso, la memoria del migrante se halla fragmentada entre un pasado familiar que se encuentra vivo y un presente europeo donde habita el hablante. El poeta contrasta, gramaticalmente, el «hoy» («me gusta») con el «ayer»: «ya lo decía». Este procedimiento le da densidad conceptual al poema. Desde el punto de vista retórico, destacan la antítesis (vida frente a la muerte) y la paradoja: le gusta la vida, mas acompañada plenamente por la muerte. Es digna de relieve la repetición de los enunciados exclamativos, que evidencia la emoción del hablante que se encuentra con el latido persistente, aunque este implique una honda reflexión sobre la impredecible muerte.
Mostrar más

12 Lee mas

Presencia y emoción: la educación estética en los poemas infantiles de César Vallejo

Presencia y emoción: la educación estética en los poemas infantiles de César Vallejo

Para Luis Monguió, «El barco perdido» destaca por la presencia de «tonalidades características del Vallejo posterior: evocación de cosas familiares y de la infancia para lanzar la emoción del poeta el día en que escribe, procedimiento que Vallejo empleará luego constantemente, y el uso del lenguaje corriente, vernacular, como ese “yo no sé” y ese “qué bueno” que saben a pueblo» (1960: 87); para Ricardo González Vigil significa «un nítido avance artístico, en comparación con las composiciones de Vallejo difundidas antes en Cultura Infantil. […] Se limita a abordar un tema infantil, pero en tanto recreado por la nostalgia de quien ya está distante de la niñez» (1991: 40); por su parte, Raúl Hernández Novás afirma que «es un curioso antecedente del lenguaje coloquial y la visión infantil que luego caracterizarán a algunos textos de Trilce» (1988: 98).
Mostrar más

33 Lee mas

Vallejo desde la mirada de los maestros

Vallejo desde la mirada de los maestros

En “Masa”, uno de los poemas que expresa la solidaridad por excelencia, no hay fotografía dicha con palabras más excelsas sobre este valor tan vital en la vida del ser humano. Este poema debería convertirse en un himno para recordarnos siempre que la solidaridad nos convierte en seres sensibles con el dolor ajeno. Escribir de o sobre Vallejo será siempre interminable, pero he querido tratar algunos temas con los que deberíamos empezar a trabajar los maestros para hacer atractiva, ágil y totalmente humana la enseñanza de la vida de nuestro poeta. Entonces, queridos maestros, hagamos una travesía vallejiana con los estudiantes desde su nacimiento, su infancia, su vida escolar en Santiago y Huamachuco, su vida universitaria en Trujillo y Lima. Y que los alumnos sepan también que fue maestro en instituciones limeñas, y que en su afán de hacer que entendiesen mejor el curso que desarrollaba, escribió algunos poemas como “Fosforescencia”, “Transpiración vegetal” y “Fusión”, textos que pretendían explicar poéticamente algunos contenidos de la asignatura que enseñaba. Sin embargo, por el nivel elevado del léxico, es poco probable, como dicen algunos estudiosos de su vida, que haya cumplido fielmente con lo planteado.
Mostrar más

9 Lee mas

César Vallejo en el mundo moderno

César Vallejo en el mundo moderno

hombre moderno» (El Norte, 77), donde curiosamente parte de la misma propuesta que José Martí hizo ya en el «Prólogo a El poema del Niágara de Juan Antonio Pérez Bonalde» (1882). Si el cubano decía de su mundo: «Con un problema nos levantamos; nos acostamos ya con otro problema. Las imágenes se devoran en la mente. No alcanza el tiempo para dar forma a lo que se piensa» (Martí 2016: 101). Vallejo reflexiona: «La velocidad es la seña del hombre moderno. Nadie puede llamarse moderno sino mostrándose rápido», aunque si lo comparamos con Martí, la mirada de Vallejo, más lejana de la eclosión de ese mundo moderno, se muestra más distante e irónica, no es un diagnóstico, como en el cubano, sino que ridiculiza a los promotores de este hábito, como son los ingleses y los norteamericanos, y sin embargo vuelve pronto a la seriedad de sus cavilaciones para abundar: «Aquí se trata del movimiento en general físico y psíquico. En algún verso de Trilce he dicho haberme sentado alguna vez a caminar». Es decir, que el peruano, partiendo de propuestas iniciales que combinan la ironía con la incredulidad, va a establecer una serie de conclusiones que tienen que ver mucho con sus convicciones respecto al mundo, en definitiva, con su poética. Vallejo propone unir la velocidad con lo que denomina la «perspicacia máxima» para percibir las cosas y traducirlas en su procedencia del subconsciente, porque el objetivo es «emocionarse a la mayor brevedad y darse cuenta instantáneamente del sentido verdadero y universal de los hechos y de las cosas», y prueba de que le
Mostrar más

25 Lee mas

La subversión del lenguaje en la poesía de César Vallejo

La subversión del lenguaje en la poesía de César Vallejo

desde I:U escri tura inicUJ y juvcnil tusu.. m tC'J de ocu1unC' rwndo..[r]

19 Lee mas

Revisitando el teatro de César Vallejo: La piedra cansada y la reorganización de los procesos productivos

Revisitando el teatro de César Vallejo: La piedra cansada y la reorganización de los procesos productivos

Pero también en lo que concierne a la producción estética, es necesa- rio pasar de la desorganización destructiva a la reorganización construc- tiva de un nuevo orden de significantes y significados. Se podría decir entonces que La piedra cansada propone, a través de la poetización, la humanización del materialismo dialéctico. A la humanización política de lo abstracto —del materialismo, del sistema— antecede, en lo poético, la humanización de lo concreto —del material, de la piedra— para evitar la petrificación o ‘cosificación’ como posible resultado del proceso pro- ductivo estético o económico, respectivamente. Aun cuando el producto estético o poético forme parte, igual que las instituciones políticas, de lo que se ha denominado en la terminología marxista la ‘supraestructura’, hay que situar lo poético en sí —la fuerza creativa originaria, presente en todas las culturas— en el ámbito de la ‘base’, porque es en ella donde influye. La piedra cansada demuestra que Vallejo cree en que se logra alterar la base a través de la fuerza poética: si generalmente se supone que un fundamento hecho de piedra será la más sólida base que existe, la pieza de Vallejo revela por qué es necesario debilitarla, cansarla mediante el procedimiento poético de la antropomorfización —es para que se pueda
Mostrar más

10 Lee mas

¿César Vallejo traductor de poesía?

¿César Vallejo traductor de poesía?

No obstante, no existe una certeza absoluta sobre el particular porque las traducciones de la revista no se firmaban. Algunas de ellas sabemos que fueron realizadas por Juan Larrea por su inclusión posterior, debidamente firmadas esta vez, en la antología de Enrique Díez-Canedo, La poesía francesa del Romanticismo al Superrealismo, libro en el cual se reprodujeron los poemas “Aproximación” y “De Guía de los caminos del corazón” de Tristan Tzara; tomadas del mismo número de la revista Favorables Paris Poema en que aparecieron los poemas de Ribemont-Dessaignes y Reverdy.
Mostrar más

8 Lee mas

César Vallejo, hombre y poeta

César Vallejo, hombre y poeta

Ahora bien ese momento d e liberación es de todas maneras excepcional y no puede hacer que olvidemos la expresió n angustiada que traduce de ordinario el sentimiento del tiem- po : en [r]

18 Lee mas

Show all 10000 documents...