PDF superior España, piedra de contradicción

España, piedra de contradicción

España, piedra de contradicción

Espa?a, piedra de contradicci?n ESPA?A, PIEDRA DE CONTRADICCI?N Nuevamente, Espa?a ha sido el centro de inter?s de la prensa y la? radio extranjeras Con ocasi?n de unos problemas laborales, no m?s gra[.]

7 Lee mas

Aspectos constructivos del aplacado de piedra artificial (arcosita "Butsems") de la fachada sur del Palacio del Senado de España

Aspectos constructivos del aplacado de piedra artificial (arcosita "Butsems") de la fachada sur del Palacio del Senado de España

La fachada sur del Senado de España (Plaza de la Marina de Madrid) ha sufrido transformaciones desde que fuera el antiguo convento-colegio de Agustinos (1581-1601). Según la documentación fotográfica e histórica, hacia 1951 se saneó completamente el revestimiento y se des- montaron todos sus elementos compositivos y ornamen- tales. La reconstrucción se llevó a cabo mediante un cha- pado de piedra artificial (“arcosita Butsems” pulida), hecha con baja presencia de portlandita según los ensa- yos XRD y FTIR realizados. En el trabajo se presenta la toma de muestras, la caracterización de los materiales y una breve descripción de los procesos patológicos sufri- dos a causa de la fabricación y colocación del aplacado.
Mostrar más

10 Lee mas

LA PIEDRA DE SAN MARTÍN (FRANCIA-ESPAÑA)

LA PIEDRA DE SAN MARTÍN (FRANCIA-ESPAÑA)

Por el bonito valle del Roncal y tras cruzar el pueblo navarro de Isaba, ascendemos el puerto de la Piedra de San Martín que nos lleva a la frontera con Francia. Una vez cruzada, descendemos un poco hasta la estación de esquí de la Piedra de San Martín, donde se toma a la derecha el primer desvío. Por esta se sube en coche hasta una gran explanada donde finaliza el telesilla Pescamou. Aquí podemos aparcar el coche en caso de no disponer de todo terreno y continuar a pie. Si tenemos el vehículo apropiado (imprescindible 4x4) continuaremos pista arriba, y pasaremos una gran cabaña de pastores, tras subir una empinada cuesta. Más arriba, en un punto en el que la pista marca una pronunciada curva a la izquierda, encontramos un acceso a la derecha en una gran brecha en la caliza. Allí, y fuera de la pista aparcaremos el vehículo. A mano izquierda del parquin subiremos una pequeña cuesta desde la que divisaremos un lapiaz. A escasos 50 metros y marcada con una estaca roja encontraremos la entrada de la Tête Sauvage.
Mostrar más

25 Lee mas

Vicente Capilla Gil

Vicente Capilla Gil

Puede verificarse de nuestra Cruz ser aquella Piedra primaria de Zacharias Edu- cet lapídem primarium (Zach, cap. 4, v.7) a quien el Hebreo llama: Lapídem capitis, por ser este el primer Colegio, y Cabeza de todos los de PRoPAGANDA FIDE de Missioneros observantes, assi en esta America, y en toda la Meridional, como los que se han erigido despues en toda España; pues todos se gobiernan por las Bulas de N.S.S P. Innocencio XI dadas à peticion del V. Fundador Fr. Antonio Linaz para el Instituto Apostolico. En este primer Colegio con el titulo de la Santissima Cruz de Piedra, se renovò el culto del antiguo Jacob à la Piedra à quien dio titulo: “Erexit in titulum” y fue según varias Versiones lo mismo darle titulo, que erigir Altar, Estatua, Columna, Señal, y Monumento, para memorial perpetuo de aversele manifestado en aquel Campo la mysteriosa Escala.
Mostrar más

20 Lee mas

Vallejo aporético: la individualización en La piedra cansada

Vallejo aporético: la individualización en La piedra cansada

La piedra cansada de César Vallejo logra su dinamismo en la transformación turbulenta de un albañil obscuro llamado Tolpor, afligido por la siguiente contradicción: en tanto que él se individualiza plenamente, se vuelve intercambiable en absoluto. Un peón que trabaja en la construcción arquitectónica de Sacsayhuaman, y apasionado músico para colmo, Tolpor comete la transgresión de enamorarse de una ñusta llamada Kaura. La acción transcurre al final del siglo XV en el Tahuantinsuyo. Cada cuadro multiplica la fuerza de este amor prohibido, y la cuestión central del drama indaga en el libre arbitrio de Tolpor y Kaura, frente a la convergencia siempre más pronta de hechos naturales ominosos. Según los adivinos sacerdotales, hay señales de la fatalidad y de la destrucción inminente que acecha a los protagonistas de este amor degraciado. A pesar de las advertencias, Tolpor continúa su camino como héroe poseído de la hubris. Cada paso de su búsqueda presupone su propia ruina, y mientras más pretenda huir de esa inevitabilidad, más se enmaraña en ella.
Mostrar más

17 Lee mas

El juicio de expropiación y el derecho de contradicción

El juicio de expropiación y el derecho de contradicción

La Cámara de Representantes en la sesi6n del 24 de Noviembre de 1848 (pp. 4092-93), conoce el informe de la Comisión de Peticiones en el que se ponía en conocimiento a su vez la petici6n suscrita por la Sra. Mercedes Jij6n de Flores, cónyuge del General Juan José Flores, en la que se pide se manden a entregar los bienes de su esposo " ... puestos en secuestro en orden del Gobierno, con motivo de la injusta agresión que preparaba aquel en las costas de España ... ". La peticionaria exponía que el Ejecutivo no había cumplido lo resuelto por el Congreso, esto es que los bienes fueran devueltos. El citado informe declara que el gobierno ya ha dado cumplimiento a lo resuelto por el Congreso: " ... tiene la honra de informaros que el poder Ejecutivo ha expedido ya las órdenes correspondientes para que sean entregados bajo un prolijo inventario los fondos de la China 1 del Sinching ... " Sin embargo, otra parte de los bienes, la Hacienda la Elvira, no es devuelta a su propietario, ya que la misma ha sido secuestrada judicialmente en función de un crédito pendiente con el municipio de Guayaquil:
Mostrar más

120 Lee mas

Políticas de la contradicción en la última gestión cultural

Políticas de la contradicción en la última gestión cultural

«La explicación de la falta de popularidad de Silverio Lanza es cuestión de densidades. El público español ahora, y más cuando apareció Lanza, era un publiquito para folletines de La Correspondencia, para el Madrid Cómico y la Gran Vía; Silverio era denso para sobrenadar en este mar de ñoñería: su barca tenía demasiado lastre y se fue al fondo». Esto lo escribe Baroja hace 104 años. El trabajo visual de Julio Reija confirma que España sigue asumiendo pocas densidades. En la estela de Brossa y la filosofía del lenguaje, Reija se ha convertido, desde el anonimato, en la Maria Callas de la experimentación poética con el contenido gráfico de la palabra.
Mostrar más

8 Lee mas

El problema de la contradicción en la lógica (Completo) en PDF

El problema de la contradicción en la lógica (Completo) en PDF

Hegel con esto no elimina en absoluto la vieja lógica formal y sus exigencias, sino que la ‘recolecta’ dentro de la estructura de un entendimiento más profundo y riguroso. Concretamente, él ve el ‘núcleo racional’ de la así llamada prohibición de la contradicción en que el objeto no acaba como contradicción como tal, pues la ‘contradicción’ debe entenderse junto con su resolución. En otras palabras, el principio de ‘exclusión de la contradicción’ se interpreta aquí correctamente como una ‘propuesta’ que formula abstractamente el aspecto real de la auténtica ley del pensamiento, de la auténtica forma lógica. Y esta auténtica ley del pensamiento consiste en que los ‘contrarios’ no se fijan simplemente como tales, en sí, sin conexión el uno con el otro, sino que se conciben en su unidad, la cual alcanza su identidad, por lo que tanto los ‘contrarios’ como su ‘identidad’ intervienen como momentos de tránsito del uno al otro mutuamente presupuestos. Justo esto, el tránsito de los contrarios abstractamente fijados a su unidad (identidad) también fijada abstractamente, es lo que no está precisamente en condiciones de captar y expresar el pensamiento dirigido por las así llamadas leyes del pensamiento expuestas en la lógica formal. En lugar de darse el tránsito lógico-racional del uno al otro, dicho pensamiento simple y llanamente salta por encima de él con la ayuda de ingenuos giros del habla (‘por un lado’ se fija la identidad en todas las cosas, ‘y por otro´ la diferencia, la falta de identidad, la oposición… ‘En un sentido’ las cosas son idénticas, y ‘en el otro’ opuestas… ‘Desde esta posición’ la cosa es así, y ‘desde la otra’ justo al revés…).
Mostrar más

14 Lee mas

Una Contradicción no Resuelta en el Sistema Económico Marxista

Una Contradicción no Resuelta en el Sistema Económico Marxista

Creo que el caso es realmente diferente. No tengo dudas de que Marx era un auténtico convencido de la verdad de su tesis. Pero las bases de sus convicciones no son las que propone en su sistema. Se apoyan más en suposiciones que en conclusiones razonadas. Ante todo son opiniones derivadas de entendidos. Smith y Ricardo, los grandes especialistas, como se creía enton- ces al menos, habían enseñado la misma doctrina. No la some- tieron a más pruebas que las de Marx. Eran principios derivados de ciertas impresiones generales y vagas. Pero expresamente se contradecían cuando se hacía un examen más profundo y en campos donde no podía evitarse una investigación minuciosa. Smith, igual que Marx en su tercer volumen, indicó que en un sistema económico desarrollado, los valores y precios gravitan en el nivel de costos que, fuera de la mano de obra, implica una rentabilidad media de capital. Y Ricardo, también, en la famosa cuarta sección del capítulo "Sobre el Valor", afirmó clara y de- finitivamente que, junto a la mano de obra mediata o inmedia- ta, el monto del capital invertido y la duración de la inversión ejercen una influencia determinante en el valor de los bienes. Para poder mantener sin una manifiesta contradicción su ve- nerado principio filosófico de que la mano de obra es la "verda- dera" fuente del valor, se vieron obligados a batirse en retirada hacia tiempos y lugares míticos en los que capitalistas y terra- tenientes no existían. Ahí podían mantener su tesis sin con- tradecirse, ya que no existían restricciones. La experiencia, que no apoya a la teoría, no existía para refutarlos. Tampoco los limitaba un análisis psicológico, científico, ya que, como Marx, evitaron dicho análisis. No intentaban comprobaciones sino su- ponían como un estado "natural" una idílica situación donde el trabajo y el valor eran uno 26 .
Mostrar más

45 Lee mas

La sinestesia en las Termas de Piedra, Montaña – Piedra – Agua

La sinestesia en las Termas de Piedra, Montaña – Piedra – Agua

Los sentidos —oído, vista, olfato, sabor y sen- sación— están inmersos en esta obra arquitectó- nica. Recalcamos entonces cómo en las termas de piedra, caso específico de estudio, la sinestesia se logra y maximiza el éxito de esta. Lo sentido den- tro de los termales de piedra que es la sinestesia creada va a desencadenar puntos de inspiración o bases para el desarrollo de las posteriores obras de Peter Zumthor. Otro ejemplo para analizar sería el pabellón Suizo: The music sound box para la exposición mundial de Hannover en el 000.

16 Lee mas

Una propuesta para la evaluación de la inserción social de colectivos desfavorecidos

Una propuesta para la evaluación de la inserción social de colectivos desfavorecidos

La construcción de este paradigma en la experiencia europea de los últimos veinticinco años, cuando las circunstancias del pleno empleo desaparecen, las políticas del modelo de Estado de Bienestar se condicionan, transforman, modifican, y las políticas de intervención social se plantean la necesidad de crear programas específicos para aquellos colectivos sociales que quedan fuera del mecanismo socializador más importante: la ocupación laboral. Surge en el contexto europeo una preocupación evidente por la legitimación de los programas de intervención social, reclamando su atención sobre aquellas personas que quedan fuera de los procesos de socialización y sobre los ámbitos de dicha socialización, incorporando lo que se ha venido a reconocer como la “inserción por la economía”. Así desde el punto de vista de la literatura científica podemos encontrar en el autor francés René Lenoir (1974) la primera publicación que divulga e inicia este concepto sobre los excluidos y sus repercusiones. Desde el punto de vista de su justificación entendemos que hoy en Europa las políticas de inserción social a través del empleo, están teniendo una gran relevancia, la recientes cumbres europeas constatan y evidencian la preocupación de los Estados miembros por un fenómeno que se convierte en el principal problema social de la Unión Europea. Desde nuestro contexto español, podemos reafirmar e incluso destacar por su más alta incidencia en la importancia social de la situación de desocupación. El análisis de este tipo de problemáticas lo vamos a situar en nuestro contexto, tal y como hemos recogido en Bueno Abad (1997), y siguiendo una perspectiva diacrónica, en que los años 70 asistimos a una reforma estructural de la sociedad española que vincula los debates sociales a los procesos de transformación democrática, al cambio estructural del Estado, al mayor protagonismo de la presencia institucional, fundamentalmente en un proceso de descentralización de carácter local y al reconocimiento de las necesidades de cambio y de asunción de competencias sociales. El debate social en los años 80 en España está vinculado fundamentalmente al proceso de modernización. Entiendo por dicho proceso la puesta en marcha de una estructura universalizada de la protección social y a un proceso de accesibilidad a dichos servicios. Es el momento de la plasmación legal y del dinamismo para la creación de infraestructuras y dispositivos de intervención social (universalización de la educación y la sanidad, las pensiones, las leyes autonómicas de Servicios Sociales etc).
Mostrar más

12 Lee mas

Actitudes frente a la contradicción como criterio historiográfico

Actitudes frente a la contradicción como criterio historiográfico

1. Dar sentido a las terJsiones y contradicciones en función de la tWolución concep- tual que permitió alcanzar los resultados en etapas sucesivas, y en general in- consistentes. Dar [r]

8 Lee mas

Lapidario

Lapidario

& si el logar de la mordedura o de la ferida podresce ante quel pongan otra melezina. & pusieren y estos poluos sobrella; sana mucho ayna. Et aun prueuan su uertud en otra manera que si tomaren el escurpion a que nos llamamos alacran & tanxieren con esta piedra ell aguijon con que fiere; pierde la fuerça de ferir con el por siempre. Et si tomaren peso de media dragma del poluo della. & lo echaren a la biuora o a la culuebra en la garganta; afogase luego & muere. Et como quier que las biuoras & las sirpientes malas ayan mas anchas las gargantas [fol. 24r] que los cuerpos. & quanto mas las an desta guisa tanto son peores que las otras; pero con tod esso la uertud desta piedra obra tan fieramientre contra ellas que ge las aprieta de guisa que las faz morir afogadas. Et los sabios fablaron mucho en la natura de los tossicos pero con tod esso pusieronlo en las menos palauras que pudieron. porque los sabios lo entendiessen & los otros no. Et dixieron assi que el tossico no mata tanto por complixion de frio nin de calentura que en el aya si non por fuerça de mala uertud de que el es mucho abondado. & ua derechamiente a la sangre del coraçon & del figado & desliela & fazla correr mas que non deue & enblanquecela en semeiante de lauadura de carne. & otrossi ua a las uenas de la sangre corriente & encierra el espirito que anda por ellas & empuxal tan fuerte quel faz salir del cuerpo del omne & desta guisa mata sil non uyan a correr con aquellas melezinas que son pora esto. Mas si tarda quel non acorren ayna; en todas guisas muere. Et porque los sabios que fablaron en el arte de la fisica pusieron en sus libros esto muy complidamiente; el que este libro compuso non se quiso y detener en ello mas torno a fablar en esta piedra sobredicha; & dixo assi. que muchos omnes se engannan en ella porque la non connoscen bien. ca ay otras piedras que la contra semeian. & llaman a la una çafilty. & a la otra almamar. & a la otra maduz. Et como quier que la semeian en color o en blandez o aun en peso. con tod esso non la semeian en uertud ni en obra. Et de cadauna destas mostrara adelante en este libro quales son. & en que se departen & son connosçudas unas dotras. Et la estrella que sigue a la otra que es en el pie del gemini delantero. & es como compeçamiento de la pierna deste gemini a poder sobresta piedra & della recibe su uertud. Et quando ella es en el ascendente muestra esta piedra mas manifiestamiente sus obras. {CB2} De la piedra a que dizen bezahar. & es la .ij a . manera
Mostrar más

189 Lee mas

Solución practica de convocatoria.pdf

Solución practica de convocatoria.pdf

a) La altura de la piedra a los 1.5 segundos luego de su lanzamiento. b) El tiempo en que la piedra alcanza su altura máxima.. c) La altura máxima que alcanza la piedra. a) 𝐸𝑙 𝑝𝑜𝑟𝑐𝑒𝑛𝑡𝑎𝑗[r]

15 Lee mas

La piedra del calendario

La piedra del calendario

Con apariencia de adorno fueron colocando unos como crotalos, en verdad puntas de flechas, y signifi- caban, en este caso, un ano cada una; fueron en total 64 anos de 365 dias, iguales[r]

85 Lee mas

Nimbo de piedra

Nimbo de piedra

Mujeres que tendis lirios sagrabos, entrepiernas axules, mark de oro, adorubles que vivis e n feme?tino, en terciopelo diurno, e n cofre pio; seaoritas celestes, desvaidas como el 'agua [r]

55 Lee mas

Objetos indígenas araucanos de madera y piedra, alfarería, cestería y otros de la Colección Pedro Doyharcabal

Objetos indígenas araucanos de madera y piedra, alfarería, cestería y otros de la Colección Pedro Doyharcabal

«Las hachas de piedra usadas por los antiguos araucanos como insignias de mando fueron también utilizadas para cortar la madera y.. Azadón de piedra.[r]

8 Lee mas

De la coherencia a la contradicción, y de la contradicción a la paradoja: o qué hacer con la arbitrariedad en la arquitectura

De la coherencia a la contradicción, y de la contradicción a la paradoja: o qué hacer con la arbitrariedad en la arquitectura

En particular, en lo relativo a la capacidad de la tecnología y la función para objetivar los problemas arquitectónicos, no deja de ser irónico que el punto de destino del pensamiento fu[r]

8 Lee mas

TítuloLa descolonización de los saberes  Itinerarios de paraconsistencia

TítuloLa descolonización de los saberes Itinerarios de paraconsistencia

C uando hablamos de conocimiento, solemos invocar indicadores incuestionables como consistencia, coherencia, consenso, racionalidad, centralidad, impacto, visi- bilidad, expansión, unidad, normalidad, organización, orden, jerarquía, por no men- cionar otros de tintes más mercantiles. En este texto, sin embargo, abordaré el conocimiento desde lugares menos complacientes, lugares de destierro –o de soterramiento– instaurados ya en los albores de su sistematización: contradicción, incertidumbre, ambigüedad, pro- visionalidad, pulsión, debilidad, subalternidad, disenso, aleatoriedad, categorías en las que ha hallado refugio la estesia. La estesia, debemos recordar, se ocupa del estudio de lo sensible, eclipsada desde muy antiguo por la estética, al centrar el foco en lo bello, y por la ética al ocuparse de lo bueno. El olvido, o el descuido, de la estesia ha sido tal en nuestra cultura que, de hecho, apenas la nombramos si no es desde su radical antonimia: la anestesia. Lo mismo ocurre con otros conceptos, asociados a la estesia, como la pasibi- lidad, la capacidad de sorprenderse, invisibilizada por su opuesta: la impasibilidad. En mi opinión, nuestras sociedades se fundan de manera creciente en un conocimiento poderoso, vociferante y dogmático que también crece en impasibilidad, fragmentación y anestesia. Lo que llamaremos desclasificación, consiste en un descomunal e íntimo trabajo cotidiano sobre la cultura, la identidad, la memoria o los saberes, que propone la rehabilitación de esa dimensión estésica relegada por el pensamiento dominante para convertirla en el principio rector de un pensamiento sensible.
Mostrar más

18 Lee mas

CITAS DEL PRESIDENTE MAO TSE-TUNG

CITAS DEL PRESIDENTE MAO TSE-TUNG

Por ejemplo: la contradicción entre el proletariado y la burguesía se resuelve por medio de la revolución socialista; la contradicción entre las masas populares y el sistema feudal, po[r]

114 Lee mas

Show all 10000 documents...