PDF superior Estudi citogenètic-molecular de la Síndrome de Down

Estudi citogenètic-molecular de la Síndrome de Down

Estudi citogenètic-molecular de la Síndrome de Down

La malaltia d’Alzheimer (Alzheimer, 1907) és una síndrome neurodegenerativa que dóna lloc a un demència progressiva, característicament més freqüent en dones que en homes. Com a mínim, un 15% dels casos es deuen a una mutació d’herència autosòmica dominant, però la majoria dels casos són esporàdics. Fins i tot els bessons univitel.lins poden presentar una gran discordança en l’edat d’aparició de la malaltia (Nee i col. 1987). Malgrat això, la malaltia d'Alzheimer presenta un espectre uniforme de trets clínics -deteriorament progressiu i global de les facultats intel.lectuals- que comença entre la meitat i l’últim terç de la vida, juntament amb pèrdua de cèl.lules neuronals determinades en estructures cerebrals com el nucli basal de Meynert (Price i col. 1986). Els primers símptomes de la malaltia d'Alzheimer són la pèrdua de memòria a curt termini i la desorientació temporo-espaial. A mesura que la malaltia avança, es produeix una incapacitat progressiva per al raonament. Des del punt de vista histopatològic, els cervells dels pacients amb la malaltia d'Alzheimer presenten característicament plaques neurítiques i capdells neurofibrilars. Les plaques neurítiques són lesions multicel.lulars que contenen dipòsits extracel.lulars de proteïna β-amiloide (βA), especialment a l’hipocamp, l’escorça cerebral i l’amígdala, amb neurites distròfiques, microglia activada i astroglia reactiva (Dickson, 1997). Els capdells neurofibrilars són lesions citoplasmàtiques intraneuronals que es generen per polimerització de la proteïna associada a microtúbuls, tau, que es troba hiperfosforilada (Goedert i col., 1992). Els dos esdeveniments són independents; l'acumulació de βA s'ha associat a l'activació local de microglia amb l'alliberament de citoquines i amb resposta inflamatòria generalitzada (Lue i col., 1996; Rogers i col., 1996), la qual podria causar la degeneració axonal i dendítrica, la mort neuronal que es detecta a l'escorça i que comporta pèrdues sinàptiques i conseqüentment, un dèficit en els processos de neurotransmissió els quals, finalment, comporten la pèrdua de memòria.
Mostrar más

168 Lee mas

Dismorfia facial y síndrome de Down

Dismorfia facial y síndrome de Down

E l notable aumento que se ha producido en la esperanza de vida de las personas con síndrome de Down nos obliga a considerar con renovado interés diversos procesos patoló- gicos que surgen a lo largo de su vida. Entre ellos destacan los relacionados con las vías res- piratorias superiores como son la garganta, la nariz y el oído (nos referiremos a la otorrinola- ringología: ORL). Los trastornos ORL aparecen con inusitada frecuencia en los niños con sín- drome de Down, desde los primeros meses, y son causa de notables inconvenientes y conse- cuencias a largo plazo en forma de infecciones, problemas en la audición, en la respiración, en el sueño y en el habla. Muchos de los proble- mas se deben a anomalías tanto estructurales como funcionales del oído, la nariz, la garganta y el sistema inmunitario. Si se realiza un buen programa de exploración y prevención, muchos de estos trastornos pueden ser tratados y supri- midos o, al menos, notablemente mejorados con el consiguiente incremento en la calidad de vida de la persona.
Mostrar más

7 Lee mas

Síndrome de Down: Estudio de un Caso.

Síndrome de Down: Estudio de un Caso.

Al volver a casa, fue cuando la sombra de la discapacidad se hizo más patente. La familia había oído hablar del Síndrome de Down pero sin prestar demasiada atención y, por supuesto, no se habían planteado nunca estar en esa situación. Los padres se sentían contrariados, sobre la alegría de tener un hijo sobrevolaba la idea de que era deficiente. Pasada esa fase de reacción en la cual reflexionaron acerca del miedo que tenían sobre el futuro de Óscar se dieron cuenta de que había que hacer algo lo antes posible. De modo que tomaron contacto con el Centro Base de Palencia (que es un centro que aporta información, orientación, valoración y reconocimiento del grado de minusvalía, además de contar con servicios de logopeda, estimulación, psicomotricidad y fisioterapia), el cual le derivó a la Asociación de Síndrome de Down de Palencia (ASDOPA), dónde comenzó su proceso de estimulación cuando tenía 3 meses de edad.
Mostrar más

52 Lee mas

Deporte y síndrome de Down

Deporte y síndrome de Down

El medio acuático juega un papel muy importante ya que una asistencia de forma regular a la piscina o es instalación para practicar la natación es algo muy positivo. La resistencia que ofrece el agua mejora el tono muscular disminuyendo su hipotonía. El agua es un medio diferente al que normalmente se encuentra el sujeto siendo un medio innovador y lúdico. El medio acuático tiene una gran amplitud y cantidad de movimientos con una gran libertad y sensación de ingravidez. La continuidad del trabajo en este medio hace que las personas con síndrome de Down fortalezcan todos sus miembros y acorten el tiempo para iniciarse en la coordinación de movimientos o caminar. Se fomenta en esta actividad que los niños realicen las actividades acompañados por sus padres lo que fortalece el lazo afectivo entre los padres y los niños. Se disfruta el medio por parte de padres y alumnos lo cual favorece a una relajación durante y después de las sesiones. El agua según su temperatura también ofrece una sensación de bienestar y tranquilidad donde liberar tensiones. La práctica en el medio acuático mejora la capacidad pulmonar, las vías respiratorias y el sistema cardiovascular. Habría que decir que el medio acuático como recurso también tiene algún aspecto negativo como la resistencia que se puede tener a un medio nuevo como el agua, a veces se enfrenta a la existencia de miedos en un principio, la posibilidad de una afectación de la piel en personas con SD pues existe un alto porcentaje de piel atópica. Y la parición de infección u otitis que en la mayoría de sujetos tienen el conducto auditivo muy estrecho y suele fomentar esas enfermedades. Por diferentes autores para una rehabilitación muscular, ya desde el periodo neonatal e infantil y debido a la gran la plasticidad del encéfalo también, se crea la maduración de la motricidad y un movimiento positivo y analítico. En este periodo de tiempo es esencial “la atención temprana” y en cuanto aparece la segmentación y comportamientos analíticos hay que atender y acudir a terapias en áreas específicas sin perder la globalidad acudiendo a la fisioterapia. J. Doménech a, V. García-Aymerich b, J. Juste c, A. Ortiz d, (2002).
Mostrar más

45 Lee mas

Enfermería y sexualidad en el Síndrome de Down

Enfermería y sexualidad en el Síndrome de Down

 Incontinencia hacia los impulsos sexuales: Uno de los aspectos que genera mayor temor en la población es la idea errónea de que las personas con síndrome de Down presentan una incontinencia hacia sus primitivos impulsos sexuales. Sin embargo, la contención sexual no depende de la discapacidad ni del sino que se encuentra en la inteligencia intuitiva adquirida a base de una educación sexual basada en el respeto, la intimidad y la privacidad de las personas. Estos tres conceptos básicos están relacionados entre sí:

27 Lee mas

El gordito…más que un niño con Síndrome de Down

El gordito…más que un niño con Síndrome de Down

En estudios realizados por National Institute of Child Health and Human Development “se ha establecido que la probabilidad de que una célula reproductora contenga una copia extra del cromosoma 21 aumenta notablemente junto con la edad de la mujer. Por lo tanto, una madre de edad madura tiene más probabilidad que una madre más joven de tener un bebé con síndrome de Down. Por otra parte, de la población total, las madres de edad madura tienen menos bebés; un 75% de los bebés con síndrome de Down son de madres más jóvenes. Solo un nueve por ciento del total de embarazos anuales corresponden a mujeres de 35 años o más, pero un 25% de los bebés con síndrome de Down son de mujeres de este grupo de edades”.
Mostrar más

5 Lee mas

Actitudes y mentalidades de la sociedad ante el síndrome de Down

Actitudes y mentalidades de la sociedad ante el síndrome de Down

acuerdo en que la presencia de trabajadores con síndrome de Down aumentaba el riesgo de accidentes, el 41,9% mantenía una actitud neutra, y el 36,9% estaba en desacuerdo con esa afir- mación. Cuando la encuesta se realizó a jóvenes (N = 1.704), el 30,2% estuvo de acuerdo con que los estudiantes con síndrome de Down deberían ir a escuelas especiales, y el 66,6% mostró su desacuerdo con esa afirmación. El 36,5% estuvo de acuerdo con que la integración era un factor que distaría a la clase, y el 59,6% mostró desacuerdo con esta afirmación. Respecto a la pregunta sobre si desearía trabajar en clase con un compañero con síndrome de Down, el 27,4% estaba en desacuerdo mientras que el 69,7% lo asentía. Y en cuanto al deseo de pasar tiempo con un compañero con síndrome de Down fuera de la escuela, estuvo en desacuerdo el 38,6%. Ciertamente, una única encuesta no demuestra nada, pero las cifras hablan por sí solas. Ahora bien, la respuesta a una encuesta suele ser madurada previamente, sopesando los pros y los contras de la opinión que se va a emitir. Es la expresión explícita del pensamiento. Pero esto es una limitación importante porque las actitudes de lo que se considera como convenien- cia social o ideal social pueden interferir con las respuestas reales sobre lo que las personas sienten. Es esa tendencia natural a expresar lo que se entiende como “pensamiento política- mente correcto”. No quiero decir que las respuestas expresadas explícitamente sean mentiras deliberadas que la gente usa para tapar sus actitudes y convicciones íntimas, implícitas, pero su evaluación puede no ser suficiente para penetrar en la conciencia colectiva porque la gente puede no darse cuenta, o puede no querer dar información, de todos sus pensamientos y sen- timientos. Pero a la hora de la verdad, la vida real de la sociedad y de las personas que la con- forman sigue más la actitud implícita que la explícita. Y eso puede explicar la enorme resisten- cia social –vivida en la práctica diaria– a respetar y admitir la dignidad humana de las personas con discapacidad con todas sus consecuencias.
Mostrar más

5 Lee mas

Autismo y síndrome de Down

Autismo y síndrome de Down

La mayoría de los niños con síndrome de Down no presentan un trastorno psiquiátrico o com- portamental simultáneo o coexistente (comorbi- lidad). De los que presentan un trastorno comórbido, se considera que los graves trastor- nos psiquiátricos como son los trastornos del espectro autista (TEA) son poco frecuentes si bien son importantes de diagnosticar por su significado pronóstico. La prevalencia de TEA en personas con síndrome de Down está esta- blecida en un 5-7% según sean los criterios uti- lizados y el método de evaluación. Podría afir- marse que la tasa de prevalencia sería de 1 por cada 20, lo que significa un incremento de ries- go de 25 veces en comparación con la pobla- ción general. De todas las enfermedades "raras" o poco habituales que coexisten con el autismo, el síndrome de Down vendría a ser la más frecuente.
Mostrar más

12 Lee mas

La incidencia del síndrome de Down en Cali

La incidencia del síndrome de Down en Cali

Se realizó un estudio para conocer la incidencia del síndrome de Down en Cali, durante 1991-1995. La ciudad no tenía referencia a estas cifras y existía la sospecha que los casos habían aumentado en recién nacidos de madres jóvenes. El estudio fue descrip- tivo con información obtenida de los 5 laboratorios de citogenética de la ciudad. De las historias clínicas en cada institución se obtuvieron variables como: edad materna, sexo del recién nacido, alteración citogenética, año de nacimiento y diagnóstico. Con la información se elaboró una base de datos (EPI INFO 6.03) donde se hizo el análisis. Con 298 casos de nacidos vivos y diagnosticados con el síndrome de Down en 1991- 1995 se determinó una incidencia de 1.5 por 1,000 nacidos vivos (1/650). En 1993, el mayor porcentaje de casos con síndrome de Down se encontró como producto de madres entre 20 y 24 años, que coincide con el pico máximo de nacimientos en Cali, con una incidencia de 1/1,021 (1.0 por 1,000 nacidos vivos) en ese grupo de edad. Se encontró que la incidencia del síndrome de Down en Cali es semejante a la registrada en otros países.
Mostrar más

5 Lee mas

Intervención logopédica en síndrome de Down

Intervención logopédica en síndrome de Down

Las personas con Síndrome de Down presentan una serie de características físicas que les diferencia del resto, entre las que destacan: una gran hipotonía generalizada, braquicefalia, ojos almendrados, nariz, orejas y boca pequeñas, macroglosia, pies y manos con un tamaño menor si lo comparamos con los parámetros normales y con surcos y hendiduras, el tamaño de los genitales también se encuentra disminuido y la piel es redundante en la región cervical sobre todo en los primeros meses de vida (Artigas, 2009).

56 Lee mas

El papel de la enfermera en el Síndrome de Down

El papel de la enfermera en el Síndrome de Down

Las actividades físicas interactivas inducen a la comprensión y el dominio del entorno, al estimular el desarrollo cognitivo, del lenguaje y el social. Es importante por ello, en los primeros meses de vida, un desarrollo físico adecuada para alcanzar objetivos. La terapia del habla y el lenguaje en niños con síndrome de Down, a pesar de que pueden no decir sus primeras palabras hasta los 2-3 años de edad, es fundamental. Pueden ir adquiriendo destrezas previas como son la capacidad de imitar y hacer eco de sonidos, destrezas visuales (mirar al que habla) auditivas (escuchar música o personas) destrezas táctiles (explorar objetos) destrezas motoras orales (mover los labios, usar la lengua) destrezas cognitivas (entender la relación causa-efecto).
Mostrar más

30 Lee mas

Tratamiento fisioterapéutico en síndrome de down

Tratamiento fisioterapéutico en síndrome de down

Examen en el primer trimestre: Se realiza a las 11 a 14 semanas de embarazo, es el enfoque más aceptado en este periodo de la gestación es un análisis de sangre y una prueba de ultrasonido. El análisis de sangre le permite al profesional de la salud detectar la presencia de marcadores, esto mide los niveles de proteína A plasmática (PAPP-A) y una hormona del embarazo llamada gonadotropina coriónica humana (HCG) en la sangre. Si los niveles no son normales, el feto puede tener síndrome de Down. Este examen acompañado de la prueba de translucidez nucal mediante un ultrasonido mide el tejido en la parte posterior del cuello, llamado pliegue nucal. El exceso de líquido en el pliegue nucal puede ser una señal de que el feto puede tener síndrome de Down.(24)
Mostrar más

78 Lee mas

SÍNDROME DE DOWN- LECTURA Y ESCRITURA

SÍNDROME DE DOWN- LECTURA Y ESCRITURA

niños con discapacidad, los alumnos con síndrome de Down han asistido a centros específicos de Educación Especial. En muchos centros se ponía el énfasis en objetivos básicos relacionados con la autonomía personal, el cuidado de sí mismos, la socialización, la comunicación y la habilidad manual. La realidad era que muchos niños acudían al colegio con un nivel muy bajo en dichos aspectos, ya que no estaban extendidos los programas de atención temprana. Así, daban la «impresión» de niños con un retraso importante, y por tanto, las expectativas eran bajas. Se pensaba que lo fundamental era conseguir un aprendizaje para su autonomía en la vida diaria y que eso debía conseguirse «antes» de pensar en otros aprendizajes. En la actualidad, esta teoría no se sostiene. No sólo porque los niños participan en programas de atención temprana y tienen menos retraso, sino porque sabemos que hay objetivos educativos muy diversos, que no son necesariamente «secuenciales» y que, por tanto, pueden programarse y trabajarse en la misma etapa de modo independiente. Más aún, cada vez comprobamos con más evidencia que unas adquisiciones, unos logros en determinadas áreas -incluida la académica- influyen positivamente en el avance de otros logros. Los aprendizajes para la vida práctica y las habilidades sociales - todo ello prioritario e imprescindible- no son incompatibles con los programas de desarrollo cognitivo y de aprendizajes académicos. Tampoco podría mantenerse hoy en día que la lectura y escritura no son aprendizajes prácticos y útiles en una sociedad como la nuestra repleta de letra impresa. Leer y escribir es un claro signo de «normalización» que facilita enormemente la integración en todos sus niveles. Si a esto añadimos que el tiempo diario de enseñanza del método de lectura que proponemos, no debe superar los 15 o 20 minutos, no se sostiene el pretexto de falta de tiempo.
Mostrar más

359 Lee mas

Correlación genotipo-fenotipo y análisis molecular en pacientes con síndrome DownCorrelation genotype-phenotype and molecular analysis in patients with Down syndromeCorrelação genótipo-fenótipo e análise molecular em pacientes com síndrome de Down

Correlación genotipo-fenotipo y análisis molecular en pacientes con síndrome DownCorrelation genotype-phenotype and molecular analysis in patients with Down syndromeCorrelação genótipo-fenótipo e análise molecular em pacientes com síndrome de Down

title Correlação genótipo-fenótipo e análise molecular em pacientes com síndrome de Down.. title Correlation genotype-phenotype and molecular analysis in patients with Down syndrome.[r]

3 Lee mas

Perfiles de metilación de genes lozalizados en la región crítica del Síndrome de Down en el DNA de madres sanas y sus hijos con Síndrome de Down en la ciudad de Cali [recurso electrónico]

Perfiles de metilación de genes lozalizados en la región crítica del Síndrome de Down en el DNA de madres sanas y sus hijos con Síndrome de Down en la ciudad de Cali [recurso electrónico]

Los genes estudiados son candidatos que podrían explicar las disfunciones cognitivas y motoras observadas en el SD. De acuerdo al análisis bioinformático se pudo establecer que estos genes se expresan fuertemente en estructuras cerebrales como la formación reticular, la cual está relacionada con comportamientos homeostáticos como la respiración, el tono vascular, el procesamiento viserosensorial, el dolor, la locomoción y el control del equilibrio (Gray, 2013; Pindrik et al. 2014). Por su parte el Globo Pálido participa en la manutención del tono muscular basal para los movimientos voluntarios, lo que permite realizar actividades de precisión tanto con las manos como con los pies, además de ayudar a mantener al cuerpo en una posición específica (Graybiel, 2005; Packard & Knowlton, 2002). Los genes más expresados en estas estructuras fueron BACE2, CSTB y PIGP. Hasta la fecha otros estudios también han mostrado que por ejemplo BACE2 se expresa en el cerebro humano, y se ha planteado que su co- sobreexpresión con el gen APP podría promover el fenotipo neurodegenerativo del Alzheimer temprano observado en los pacientes con SD (Wilcock & Griffin, 2013; Korbolina et al., 2014). No obstante, éste no es el único gen DSCR que parece estar relacionado con la EA de los pacientes con síndrome de Down, por su parte el incremento en la expresión del gen CSTB parece estar asociado con el desarrollo de las placas seniles observadas en esa patología (Perluigi et al., 2014). Además de ello, las mutaciones en CSTB también están asociadas con el desarrollo de la epilepsia mioclónica progresiva del tipo Unverrich-Lundborg (EPM1), y su perdida ha mostrado generar una disminución de las células granulares del cerebelo por apoptosis (Weinhaeusel et al., 2003; Lalioti et al., 1999; Perluigi et al., 2014; Block et al., 2015). De acuerdo a los resultados, este gen se expresa en los núcleos cerebelares, por lo que el desbalance de su dosis podría ser un factor importante en la desregulación de las funciones asociadas a esta estructura.
Mostrar más

106 Lee mas

EL GRAFISMO EN UN PACIENTE SÍNDROME DE DOWN

EL GRAFISMO EN UN PACIENTE SÍNDROME DE DOWN

una de sus capacidades cognitivas, motoras (fina y gruesa), socioemocionales coordinación física así como la preparación cognitiva para futuros esfuerzos académicos intelectuales. Para definir las actividades adecuadas deben ser valorados con técnicas específicas de grafomotricidad la cual le ayudara a desarrollar la pinza digital. Lo primordial de estas técnicas es que las habilidades se logren alcanzar en el menor tiempo, de esta manera logramos que el paciente con Síndrome de Down se integre al máximo con su entorno normal.
Mostrar más

50 Lee mas

Diagnóstico prenatal del síndrome de Down y aborto voluntario

Diagnóstico prenatal del síndrome de Down y aborto voluntario

No es posible generalizar porque las circunstancias son múltiples, pero el hecho de que haya aumentando tan marcadamente el número de abortos voluntarios en los países en los que las técnicas de diagnóstico precoz se han extendido y la legislación lo permite, induce a pensar que se da una serie de circunstancias que, de modo más o menos claro, invita a la pareja a tomar una decisión contraria a la vida de su hijo con síndrome de Down. Una pobre valoración de lo que significa una vida con síndrome de Down, creyendo que no será feliz; el temor a vivir una vida sacrificada y hostil; el temor a sentirse estigmatizado; el horror de no conseguir el hijo soñado… Y a ello se ha de sumar la presión que ejerce una sociedad hedonista a través, quizá insensiblemente, de los familiares, amigos, compañeros de trabajo, los medios de comunica- ción, los propios profesionales sanitarios. Destaca igualmente la pésima información que las parejas reciben sobre lo que realmente es el síndrome de Down. Como bien afirman Parens y Asch en un artículo emblemático (2003), las decisiones estarán bien informadas –es decir, los ejercicios de libertad serán auténticos– sólo cuando las personas de nuestra sociedad se aven- gan a aprender lo que de verdad la discapacidad significa y no significa, tanto para los propios individuos como para las familias. Es grande el fardo que la pareja ha de llevar sobre sus hom- bros en esos momentos en que ha de tomar una decisión crítica, y muy claros y firmes los prin- cipios que ha de tener para que no se nublen por la noticia de que su hijo tiene síndrome de Down. Pensar en primer lugar en la dignidad humana de su hijo y tener el convencimiento de que va a recibir por parte de la sociedad toda clase de apoyos han de ser pilares irreductibles en su toma de decisión.
Mostrar más

9 Lee mas

Metarrelatos del Síndrome de Down : metarrelatos y prácticas de familias con niños con Síndrome de Down

Metarrelatos del Síndrome de Down : metarrelatos y prácticas de familias con niños con Síndrome de Down

87 entonces cuando me desperté como a las nueve yo sentía una cosa toda extraña en el pecho y entonces veo que entra Andrés [hermano y también doctor] con esa nariz toda rojota y grandota y yo ―uy qué pasó‖ y él ―no nada que el polvo‖ y como él es rinítico desde chiquito yo dije ―ah sí el polvo‖ y entonces yo le pregunté si ya había visto a la gorda, que cómo estaba y ahí el hizo una cara que yo ―se murió la gorda‖ y él nooooo, y entonces yo le dije que yo era la mamá y que yo tenía que saber qué era lo que había pasado. Ahí Andrés me dijo que la gorda había nacido con síndrome de down, y pues obvio, la nariz la tenía así de tanto llorar. Yo lo primero que pensé fue ¿por qué a mí? [esto lo dijo mirando hacia arriba] y me puse a llorar, y me quedé un buen rato llorando. Después yo le dije a la enfermera que tenía que ver a mi gorda, que me dejaran entrar que yo la tenía que ver. Ahí me pusieron la bata, los guantes y toda la cosa y la vi y me pareció hermosa y no se le notaba, se veía como una gorda normal. Entonces pues ahí mi mamá llamó a Alberto que tenía que venir a la clínica y él también ―uy qué pasó‖ y mi mamá, ―no que venga‖ y entonces cuando él llegó, llegó con la mamá, supongo yo que la recogió como para sentirse apoyado, y la primera que llegó fue la mamá, que porque Alberto se había quedado parqueando el carro. Entonces con mi mamá le contamos lo de la gorda, pues para que nos ayudara a contarle a Alberto y que no le diera tan duro, y va esa vieja hijueputa y me dice ―¿ud qué hizo? ¿por qué van a tener una niña mongólica? ¿qué fue lo que ud se metió?‖ y yo por dentro ―uy cómo así, yo sí fumaba, ¿será que Alberto le puso algo al cigarrillo (marihuana)? ¿o será que yo hice algún movimiento extraño? ¿o que la pose que usamos qué?‖ no y pues como la vieja era enfermera yo pensé que si ella lo decía era por algo, hasta que me dije no no no, un momentico. La cara de mi mamá era (ah) y yo ―sáquenme a esta vieja de acá, sáquenla, sáquenla‖. Y ahí yo me quedé pensando y pues si Alberto iba a llegar con esa actitud que se fuera pa‘ su mierda con su mamá y que a mí me dejaran sola con mis gordas, y si me tocaba vivir otra vez con mi mamá pues sí, pero que a mí no me jodieran la vida. Y cuando él llegó yo ni lo dejé hablar y de una vez le empecé a decir que no me jodiera, que yo no había hecho nada, que se fuera con su madre y que a mí me dejaran en paz, y él con una cara así como que no entendía y yo seguía hablando, hasta que me dijo que no, que él estaba conmigo y me besó y me abrazó y que en eso estábamos juntos.
Mostrar más

119 Lee mas

Gamificación & Síndrome de Down

Gamificación & Síndrome de Down

La percepción y la memoria (mucho más desarrollada la memoria visual en los niños con Síndrome de Down que la memoria auditiva), la atención, la motivación, la autoestima (esta última afectada, pues tienden a tener una autoestima muy débil y frágil por lo que debemos utilizar el aprendizaje sin errores como estrategia metodológica para reforzarla y aumentar la seguridad y la confianza en sí mismos ), la comunicación, el lenguaje (aprenden normalmente antes a leer que a escribir)... Todo ello aparece con más debilidad en las personas con síndrome de Down. Pero en ellas encontramos herramientas para afianzar los puntos positivos, sus potencialidades y disminuir mediante metodologías que gracias a la experiencia hemos podido observan cuan eficaces son aquellos puntos que necesitan reforzar. Si aprenden mejor por imitación y por imagen visual, por ejemplo, hay que aprovechar estos aliados en la educación, utilizándolos, adaptándolos y reforzándolos para lograr las competencias necesarias para su desarrollo. Pues su mejora va a depender con creces del trabajo duro, inquebrantable y confinado en sus posibilidades.
Mostrar más

62 Lee mas

L A FELICIDAD CON SÍNDROME DED OWN

L A FELICIDAD CON SÍNDROME DED OWN

Continúa diciendo que los niños con discapacidad son como el resto de niños y niñas del mun- do: hay quien trabaja más y quien no tanto. Piensa unos segundos y confiesa, con media sonri- sa, que cada uno es como es pero que puede que haya algo cierto en el estereotipo del síndrome de Down y es que los niños/as con discapacidad suelen tener más efectos positivos que los niños “normales”. Nos cuenta que enseguida están contentos y que “si tú les dices que lo han hecho muy bien, se alegran mucho y te dan las gracias”, por eso, mirando a Marta, ex-alumna del centro, le pre- gunta dónde se encuentran los mejores alumnos del mundo, a lo que ambos responden al mis- mo tiempo “en Estel”. Una gran carcajada se apodera del despacho y mirando a Marta podemos demostrar la facilidad de ponerse contentos que hace unos momentos comentaba Josep Font.
Mostrar más

19 Lee mas

Show all 10000 documents...