PDF superior Sí al otro: de la ética a la política de la alteridad.

Sí al otro: de la ética a la política de la alteridad.

Sí al otro: de la ética a la política de la alteridad.

Un año más tarde, Espectros de Marx propone una lectura de la herencia del marxismo y asume desde el comienzo una reflexión en torno a la justicia y el derecho. La justicia es presentada como una relación con el otro, más allá del derecho y de la moral; es “lo que debe entregarse a la singularidad del otro, a su precedencia o a su solícita proveniencia absolutas, a la heterogeneidad de un pre- que significa, sin dudas, lo que viene antes que yo, antes que todo presente, por tanto, antes que todo presente pasado, pero también aquello que, por eso mismo, viene del porvenir o como porvenir: como la venida misma del acontecimiento” [Derrida, 1995, p. 41]. Vemos cómo partiendo de una retórica levinasiana la cuestión del «otro» comienza a plantearse más allá de la esfera ética (de la relación cara-a-cara en el ethos) y es utilizada para la definición de justicia como formalidad de un mesianismo estructural, en tanto dimensión política de la relación entre hombres. De este modo, la idea de «democracia por venir» será esa promesa mesiánica absolutamente indeterminada, una espera sin horizonte de espera, “hospitalidad sin reserva, saludo de bienvenida concedido de antemano a la absoluta sorpresa del arribante, a quien no se pedirá contrapartida, ni comprometerse según los contratos domésticos de ninguna potencia de acogida (familia, Estado, nación, territorio, suelo o sangre, lengua, cultura en general, humanidad misma), justa apertura que renuncia a todo derecho de propiedad a todo derecho en general, apertura mesiánica a lo que viene, es decir al acontecimiento como el extranjero mismo, aquello o aquel para quien se debe dejar un lugar vacío siempre en memoria de la esperanza.” [Derrida, 1995, p. 79] En este texto la «hospitalidad» se ha vuelto la experiencia crucial de lo imposible sin la cual habría que renunciar a la justicia y al acontecimiento.
Mostrar más

16 Lee mas

Ética y política - Una relación obligada?

Ética y política - Una relación obligada?

(Colegio de Jalisco – Zapopan - México) laura.alarcon@coljal.edu.mx Resumo: La relación entre la ética y la política resulta ser un debate de gran actualidad ya que la tensión que existe entre ambos conceptos permite dilucidar algunas de las causas o consecuencias del mundo que estamos viviendo. Entender la política como una ciencia independiente de la moral no significa que no entablen una relación, unas veces endeble otras veces sólida. La distinción entre la ética pública y la moral privada resulta fundamental ya que no podemos hacer prevalecer nuestra moral privada para asuntos que atañen a la búsqueda de un bien social inspirados en la libertad, la justicia, la igualdad, la pluralidad y la tolerancia por señalar algunos. Para ello, es necesario tener una ética laica que rija las acciones de los hombres en sociedad en su vida pública. El mundo globalizado nos interpela urgentemente para crear una ética global responsable en la que todas las naciones participemos activamente y nos comprometamos con el bien de toda la comunidad internacional.
Mostrar más

12 Lee mas

ÉTICA Y POLÍTICA EN LA ENCRUCIJADA DE LAS LENGUAS

ÉTICA Y POLÍTICA EN LA ENCRUCIJADA DE LAS LENGUAS

Leibowitz marca un punto de viraje decisivo respecto a las interpretaciones dominantes del célebre relato bíblico: la luz con la que lo lee ya no es la de la moral sino la de la política. O mejor dicho, aquella de la relación entre ética y política. Allí donde, con horror ante la pluralidad, se ha visto la pérdida de la unidad, el fi lósofo ve la promesa de la diferencia, las posibilidades de resistencia. El fi lósofo que -al modo de los profetas- incansablemente y sin concesiones advertía contra las formas modernas de la idolatría (el Estado, los símbolos patrios, el apego a la tierra, a los lugares sagrados e incluso la adhesión idolátrica a los enseres rituales de la religión judía que incluyen a las Escrituras en tanto objeto idolatrado) señala los peligros del pensamiento único. El fi lósofo kantiano tampoco se dejaba engañar por las apariencias de la pluralidad presuntamente democrática, yendo al fondo de la cuestión, no cejaba ante cualquier forma de adoración o dogma advirtiendo la tentación del pensamiento único y del fascismo aun en los discursos que pregonan la democracia y la pluralidad. Allí donde a primera vista aparece el castigo, el fi lósofo judío (religioso ortodoxo)(14) leyó la promesa, sostuvo la política del disenso ante la tentación totalitaria disfrazada de nostalgia por la unidad perdida, abordó la historia desde la perspectiva de la resistencia y no del poder hegemónico en un país que, habiendo heredado la lengua de los profetas,
Mostrar más

14 Lee mas

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

El debate contemporáneo sobre las relaciones entre ética y política hereda los dos movimientos de la autonomía de la política y de la ética en la política. En las sociedades democráticas, pluralistas y seculares, en las cuales está vigente aquella que Max Weber llamó de “politeísmo de los valores”, tenemos sobre todo una vinculación entre ética y política de tipo pragmático. Esta consiste en escoger, entre las posibles combinaciones, aquellas que “evolutivamente” son más conformes a la solución “óptima” (o “menos mala”) de conflictos de intereses y dilemas morales, en el sentido de minimizar las consecuencias negativas de los actos y de maximizar (cuando fuera posible) los beneficios potenciales. Eso implica privilegiar éticas y políticas más útiles socialmente, que son prevalentemente de tipo consecuencialista (pero no necesariamente utilitarista).
Mostrar más

15 Lee mas

La dimensión ética de la rebeldía política

La dimensión ética de la rebeldía política

relación a la ética, lo que sin duda impacta su postura frente al Estado.12Esto nos obligó a organizar nuestro marco teórico en dos líneas. Primeramente incluimos el pensamiento de Emmanuel Kant —aún vigente en nuestros dias las reflexiones de Jürgen Habermas, Henry David Thoreau y John Rawls; quienes convencidos de la pertinencia del Estado liberal, no se niegan el atrevimiento de manifestar una postura que cuestiona sus acciones y señala su “imperfección”. Consecuentemente sostienen el derecho a la expresión critica de los ciudadanos, a la desobediencia civil y la objeción de conciencia. Todos ellos, coinciden en justificar la rebeldía ciudadana — individual o colectiva — que interpela al Estado para posibilitar acciones de justicia. A este paradigma oponemos la visión radical de Carlos Marx emprendida desde una visión ética y crítica del capitalismo; el pensamiento de Walter Benjamín y Jacques Derrida, quienes derivan la violencia transformadora de los movimientos sociales y las revoluciones desde el corazón mismo del derecho que defiende el Estado y desde la distancia siempre inalcanzable que lo separa de la justicia; y los planteamientos de Enrique Dussel, quien desde la urgencia de la realidad latinoamericana vislumbra la posibilidad de desvincular el poder de la dominación y por lo tanto expresa su convencimiento de que es posible y deseable que el Estado ejerza el poder como “obediencia al pueblo”. Estos pensadores coinciden en que la rebeldía política debe emprender una transformación radical y profunda del Estado, de las instituciones y el derecho. Finalizamos este primer capítulo aplicando estas reflexiones a las condiciones concretas e históricas de la situación contemporánea, que se trazan como las nuevas coordenadas desde las que emergen las rebeldías políticas en los albores del siglo XXI frente a la evidente crisis de los Estados nacionales, el agravamiento de los problemas mundiales y la disyuntiva de la humanidad para sobrevivir o desaparecer. Infiriendo que hoy más que nunca, la rebeldía política sostiene su legitimidad en la urgente y necesaria búsqueda del bien común.
Mostrar más

104 Lee mas

Política sobre Ética y Conducta en Negocios

Política sobre Ética y Conducta en Negocios

Mientras que el objetivo primario de nuestra Compañía es el de maximizar el valor de los accionistas llevando a cabo operaciones provechosas, nuestra licencia para operar se deriva de la aceptación y buena voluntad de nuestros accionistas, incluyendo empleados, gobiernos y comunidades. Todas las actividades de Talisman deben, por supuesto, ser legales y seguras pero también es muy importante que sean llevadas a cabo de forma ética, honesta e imparcial, libre de mentiras y acciones impropias y siempre cuidando la reputación de Talisman. Como se ha discutido en esta Política, estos requerimientos se aplican a todas las transacciones con accionistas de Talisman.
Mostrar más

8 Lee mas

La synderesis como fundamento de la ética y la política

La synderesis como fundamento de la ética y la política

De lo expuesto se desprende que lo que se juzgue bueno para la comunidad dependerá de lo que se juzgue bueno para el hombre. Dicho de otro modo, como sea el bien del hombre será el bien de la comunidad compuesta por hombres. En esa línea, la política, para juzgar qué es bueno o malo en atención al bien común, deberá tener en cuenta qué es bueno o malo para el hombre. Y juzgar el bien del hombre considerado en sí mismo le corresponde a la ética, y no a la política. De allí que ésta es subalternada respecto de aquélla, tomando de ella sus principios. De acuerdo con esto, es correcto señalar que la ética es fundamento de la política.
Mostrar más

10 Lee mas

Alteridad, razón jurídica y ética : reflexiones acerca de lo común y lo especial en la educación

Alteridad, razón jurídica y ética : reflexiones acerca de lo común y lo especial en la educación

La Tesis se propuso plantear una reflexión crítica en el campo de la educación teniendo en cuenta las tensiones generadas entre dos instancias de la vida humana: por un lado, los imperativos normativos propios del campo jurídico que aluden a una ética del ‘deber ser’, y que, como tal, contribuyen a generar ciertas certezas, cierto control y cierta previsión en un mundo eminentemente complejo e incierto; por otro lado, la alteridad, la contingencia y la imprevisibilidad de la experiencia humana, del ser en situación. Más específicamente, el estudio se propuso problematizar ciertos parámetros normatizados y naturalizados históricamente, la ‘normalidad’ dentro del sistema educativo argentino. El recorte empírico está conformado por el marco jurídico que regula a la Educación Común y a la Educación Especial. Se considera que este complejo sistema, junto con otros campos disciplinares, han contribuido a exacerbar los parámetros de distinción a partir de los cuales se ha ordenado social y binariamente a la alteridad. Los documentos analizados son documentos oficiales de orden nacional e internacional que de algún modo afectan la educación de las personas ‘con y sin’ discapacidad’, incluyendo algunos lineamientos curriculares vigentes para la formación docente en la Provincia de Buenos Aires.
Mostrar más

248 Lee mas

II. Ética y política

II. Ética y política

La Política, en la obra del mismo nombre de Aristóteles y en La República de Platón 5 es la justicia; es el valor ético principal sobre el cual debe montarse el quehacer político. El fin de la Política es obtener la justicia; el contenido de la Ética es la justicia y la justicia, según Ulpiano es: dar a cada uno lo suyo, no hacer daño a los demás y vivir honestamente. El valor ético griego se transforma posteriormente en el Derecho Romano en categorías jurídicas y normativas. Pero en el pensamiento griego la Ética es la esencia de la Política. La Política, para Aristóteles, es el arte del bien común, por lo mismo, un ejercicio obligatorio para todo ciudadano ateniense que como tal debía participar en el reflexionar y en el quehacer de la polys griega. De esta manera la Política no estaba reservada solamente a una cúpula, sino que era parte normal del quehacer de todo ciudadano, cualquiera fuera su función en la sociedad y en el Estado griego.
Mostrar más

18 Lee mas

La ética en la política colombiana

La ética en la política colombiana

WEBER, los que la siguen apropiadamente. El reino político no es un reino de santos. Un político ha de abrazar la ética del fin último y la de la responsabilidad, y debe sentir pasión por su advocación y ser capaz de distanciarse él mismo de la materia de sus esfuerzos (los gobernados). La legitimidad no puede ser atributo del poder si este se basa en el dominio, la coacción y la fuerza; en todo caso podría ser un atributo de aquellos poderes que se basen, por el contrario, en la igualdad, en la justicia y en la emancipación, y estos son los rasgos de la democracia participativa que además de método y autogobierno puede ser sistema justo y emancipador. En Colombia otorgamos legitimidad por el hecho de brindar seguridad, pero olvidamos otros temas como la educación y la salud. Estamos equivocados eligiendo siempre a los herederos de la política amañada y clientelista, que goza de amplia legitimidad. Y este comentario no pretende ser una crítica al presidente porque al menos ha sabido ganarse el aprecio de la gente, es a las personas que lo rodean que son “pirañas” que atacan a su presa cuando cae al agua.
Mostrar más

12 Lee mas

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

Finalmente, permítanme formular este principio regulativo en términos de una ética pedante de la comunicación consensual. Pienso que un político de buena voluntad educado en la actualidad, que aboga por un sistema contingente de automantenimiento, debe seguir la norma fundamental de una ética consensual comunicativa del siguiente modo: debe adoptar una estrategia moral amplia de ayuda a fin de lograr las condiciones políticas aptas para una comunicación consensual requeridas por la norma ética fundamental, pero tiene que tener presente que adoptar una estrategia significa conciliar la demanda de ética de situaciones concretas con la de defender los intereses legítimos del sistema que representa. Como regla esta mediación que hemos postulado, es posible formular la siguiente máxima para una ética de la responsabilidad política: tratar de utilizar tantos recursos estratégicos (como, por ejemplo amenazas militares) como sea necesario (a fin de garantizar la seguridad) y de proveer la mayor cantidad de medidas previas a fin de lograr una solución de conflictos de manera consensual comunicativa como sea posible. Por cierto, se trata de una regla imprecisa, pero que requiere que sus ejecutores sean algo más que simples administradores de la crisis.
Mostrar más

23 Lee mas

TEORÍA Y AnTITEORÍA En EL ÁMBITO DE LA ÉTICA POLÍTICA

TEORÍA Y AnTITEORÍA En EL ÁMBITO DE LA ÉTICA POLÍTICA

En esta conferencia me gustaría mostrar las dificultades de un modo popular de reflexionar en este ámbito particular de la ética política. Lo que nos llama más la atención y lo que resulta distintivo de él es el que se ex- prese en un lenguaje moral particular, el lenguaje de las virtudes. Pero cuando lo examinamos más de cerca, creo que lo que aparece como su nota más característica es un supuesto implícito, a veces inconsciente incluso para quienes lo utilizan, que consiste en la desconfianza o simplemente el rechazo de las posibilidades que dan los métodos éticos a la hora de formar el juicio moral. Más bien, se diría que se fía todo a la propia capacidad de juicio, llámese sentido práctico, sentido común, intuición moral, etc., una facultad, innata y/o educada, que todo el mundo poseería, que está siempre lista para emitir sus veredictos y que nunca yerra. Aunque todo el mundo rechace la analogía, al final el asunto es como si se pensara que todo lo que hay que conocer de física para hablar de Física son los conocimientos necesarios para arreglar un interruptor eléctrico. De igual modo, parece que se cree que una persona madura, o culta, o bien formada ya tiene una “ética” y, por tanto, no necesita de ninguna teoría con la que formar sus juicios morales. Llamaré a este supuesto implícito la “creencia antiteórica” y, aunque no intentaré demostrarlo, creo que, dada nuestra tradición reli- giosa, cuando se tiene dicha creencia, por más involuntario que sea, en- tonces el único lenguaje moral del que dispone nuestra cultura es el que se expresa en términos de virtudes.
Mostrar más

25 Lee mas

El cuidado de sí y la conjunción entre ética, estética y política

El cuidado de sí y la conjunción entre ética, estética y política

el vitalismo, el hedonismo, la proxemia, los afectos, la banalidad y la pasión como valores, etc., que permiten hacer de la vida una obra de arte. En este contexto, la preocupación por sí mismo conformar un sujeto de acción (el sí mismo) que lucha fieramente por vivir una vida que vale la pena ser vivida. El telos de la inquietud de sí es alcanzar este horizonte: la vida como obra de arte es aquella vida que vale la pena ser vivida. En efecto, concebir el cuidado de sí como la posibilidad de lograr que la existencia -en el devenir- se vaya plasmando como una obra de arte, supone conjugar ética, estética y política, puesto que el ocuparse de sí implica una ética rígida (una manera de ser) que se constituye a través de las técnicas de sí, las cuales llevan al sujeto a establecer una relación consigo mismo y un obrar en base a esta comunión con él mismo. Esto significa el fortalecimiento del carácter para no sucumbir ante situaciones adversas, esta fortaleza se centra en la experiencia de vida y no en un código jurídico que trascienda al hombre.
Mostrar más

18 Lee mas

Cosmopolitismo en Marco Aurelio - ética y política

Cosmopolitismo en Marco Aurelio - ética y política

El autor más influyente en el llamado ‘cosmopolitismo moderno’ o contemporáneo, sin duda es Kant, quien en su ensayo Idea de una historia universal con un propósito cosmopolita, influenciado claramente por los estoicos, aboga por una clase de cosmopolitismo basado en la moral universal: el famoso imperativo categórico 43 . A pesar de que el sistema de moral universal que promulga Kant en este ensayo puede rastrearse a la razón universal estoica como su fuente 44 , existen diferencias fundamentales entre el cosmopolitismo kantiano y/o el posterior cosmopolitismo moderno, con aquel que formularan los antiguos cínicos y estoicos. Por un lado, el cosmopolitismo cínico fue caracterizado por oponer naturaleza a ley; de hecho Diógenes de Sinope al referirse a sí mismo como cosmopolita pretendía rechazar las convenciones de la polis quedando huérfano de ciudad (a-polis) y sin hogar (a-oikos). 45 El cosmopolitismo estoico, por su lado, como hemos venido explorando con más detalle en el primer capítulo del presente texto, formula una teoría ético-política normativa concreta en la cual, en vez de oponer ley y naturaleza, como lo hacen los cínicos, las equiparan. El cosmopolitismo kantiano, precursor del cosmopolitismo moderno, a pesar de que reconoce la existencia obligante de una ética de carácter universal, influenciada por, mas no exactamente igual a la ética estoica, se centra principalmente en establecer políticas cosmopolitas a través de instituciones concretas, tales como gobiernos, naciones y federaciones de estados 46 .
Mostrar más

91 Lee mas

La ética y la corrupción en la política y la administración pública

La ética y la corrupción en la política y la administración pública

La ética, al estudiar las actitudes y comportamientos del hombre en su vivir establece tres géneros de vida. El primero se denomina Género Voluptuoso, en el que los vicios y deseos gobiernan al hombre. La voluptuosidad es pensar en una vida de placeres, esclavizado por los deseos y las pasiones. Para los filósofos y estudiosos del tema este tipo de vida es considerada indigna y más cercana a lo animal. El segundo genero es el Género Político, que tiene como atractivo la búsqueda del honores y reconocimiento. La honra pública, para quien es merecedor de honor, lo es por la relevancia e importancia de sus actos. En éste genero la mente del hombre logra gobernar a las pasiones gracias a un esfuerzo permanente y constante de principios éticos y valores educativos. Antiguamente se consideraba que la vida política era un género acompañado de educación y que sólo unos cuantos seres podían tener acceso. También se afirmaba que cuando un hombre aprende a vivir políticamente se vuelve dueño y señor de su conducta y, en consecuencia, actúa siempre en razón del bien común y a ello dedica su vida. La vida política es por tanto un género acompañado de la educación. Finalmente, el tercer género es el Contemplativo, el cual se refiere a la vida dedicada a la sabiduría. En este género se renuncia a los bienes materiales y a los honores por permanecer en la búsqueda del conocimiento.
Mostrar más

165 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez  Ética y política

Adolfo Sánchez Vázquez Ética y política

Lo primero que debo destacar, al hablar de Adolfo Sán- c h ez V á z q u ez es, sin duda alguna, la congruencia de su p e n s a m i e n t o. Por congruencia no quiero entender aquí el solo hecho de que este pensamiento posea una admi- rable estructura interna (que, por supuesto, ha madura- do, se ha hecho más rica y llena de matices; se ha vuelto más profunda y, en suma, ha evolucionado), sino que aludo a otro hecho, que posee un valor mayor: la cohe- rencia entre pensamiento y acción, entre teoría y prác- tica, entre ideas y vida. Prueba por demás palpable de tal congruencia es, precisamente, el libro Ética y política que nos convoca hoy, en este lugar. Po rque Sánchez V á z q u ez no concibe la política sin un fundamento ético y considera la ética, a su vez, como una manera de ser y de actuar en un determinado tipo de política.
Mostrar más

5 Lee mas

Aranguren: Ética y Política

Aranguren: Ética y Política

tral suya, lo que de manera fundamental Aranguren se propone –en él era una nue- va perspectiva- es resaltar el papel de la política y, más aún, de su dimensión insti- tucional, del Estado. Para ello, sus análisis van a avanzar y profundizar en la correla- ción entre los diversos “modos” de la ética moderna –por él caracterizados respectiva- mente como ética individualista, ética de la alteridad, ética de la aliedad- y las posi- bles/reales formas del Estado actual: éstas, a veces no sin ciertas contradicciones (cfr. por ejemplo, p. 141 y 195), se vienen a di- ferenciar según su menor o mayor grado de “intervencionismo” a la hora de configurar (incluso moralmente) la sociedad. Estarían ahí, en esa graduación de menor a mayor presencia y con terminología en ocasiones imprecisa, el Estado liberal abstencionista, el Estado de Derecho, el Welfare State, el Estado totalitario y lo que Aranguren pro- pone finalmente como utopía, el Estado de justicia que básicamente se acercaría – creo- al por mi denominado desde aquellos mismos tiempos como Estado democrático de Derecho.
Mostrar más

26 Lee mas

Subjetivaciones poshumanas: una perspectiva ética y política

Subjetivaciones poshumanas: una perspectiva ética y política

Visibilización de conexiones, agenciamientos y desterritorializaciones: Estos pro- cesos dan lugar a una existencia que transcurre en un plano de inmanencia que le confiere consistencia a las diferencias de cada cuerpo, a sus particulares formas de interacción y a su sostenibilidad en el tiempo. Un cuerpo poshumano no es una mercancía intercambiable; funciona como agenciamiento maquínico, productivo y de deseo que transforma lo social y las relaciones con lo humano y lo no-humano. Transcurre en un constante movimiento de desterritorialización y reterritorializa- ción que atraviesa estratificaciones mentales y materiales y que implican creación. Interpretación de códigos éticos postantropocéntricos: Los movimientos maquíni- cos poshumanos muestran otras formas de actuación política y ética que incluyen la relación horizontal entre especies y el juego afirmativo de la muerte en la vida. Según Braidotti (2015), esto implica indagar sobre la emergencia de procesos otros de subjetivación, a través de estudios cartográficos que muestren el sentido de los devenires y las líneas de fuga que conducen a las metamorfosis y que proporcionan
Mostrar más

25 Lee mas

La trascendencia como intrínsicamente constitutiva de ética y política

La trascendencia como intrínsicamente constitutiva de ética y política

Su novedad como “acontecimiento” consiste: 1) en primer lugar, en una aguda “toma de conciencia ética” (de pobres y no pobres) –antes no existente– del “hecho” masivo (doloroso y amenazante) de la pobreza, inequidad y exclusión injustas, y, sobre todo, de sus “causas” no naturales sino “históricas” y estructurales; 2) y en se- gundo lugar, en el novedoso “protagonismo” social de los pobres y excluidos (en algunos países, no en último lugar, los aborígenes y/o afroamericanos) en la sociedad civil y política, y en la vida de las confesiones religiosas, sobre todo, de la mayoritaria Iglesia católica.
Mostrar más

15 Lee mas

Ética, asesoria económica y política económica

Ética, asesoria económica y política económica

en calidad de fiduciario, o brindar asesoría hacia un propósito que pueda resultar también en beneficio propio; es, sin embargo, inmoral no divulgar el conflicto de interés, para que los potencialmente afectados puedan tomar las debidas precauciones . En el marco de la teoría moderna de las instituciones se reconoce que sus representantes, en general, no adoptan como propios los intereses de aquellas personas (directores) que supuestamente deben defender como si lo fueran; incumbe al dirigente la responsabilidad de diseñar estructuras de incentivos que permitan alinear dichos intereses en la medida de lo posible. Sin embargo, es incorrecto que el representante de la institución incurra en actos como por ejemplo robar, aceptar comisiones indebidas de clientes o en diversas prácticas de corrupción. Los asesores tienen que hacer frente a diversos elementos éticos, al igual que los burócratas y funcionarios gubernamentales electos, como los vinculados a la corrupción. Los gobiernos también deben abordar temas éticos en el diseño de los programas y lo mismo ocurre con las instituciones internacionales. Inicio el presente trabajo sometiendo el papel del asesor económico al análisis ético: ¿Qué significa ser un asesor económico ético? Esta es una pregunta importante, porque las instituciones financieras internacionales están activamente dedicadas a la asesoría económica. Al hacerlo ¿se comportan de manera ética? Examinaré seguidamente una serie de temas específicos: la ética en el trato que dan los países desarrollados a los que se encuentran en desarrollo, es decir la ética en el área del comercio, de las políticas ambientales globales, de la eliminación de la deuda, en materia de estrategias de crecimiento, manejo de crisis y, por último, temas éticos en política demográfica.
Mostrar más

28 Lee mas

Show all 10000 documents...