PDF superior Sobre ética y política (apuntes acerca de una relación no-lineal) (Debate) = On ethics and politics (Notes on a non-linear relationship)

Tecnologías de mejora humana, ¿ética o política?

Tecnologías de mejora humana, ¿ética o política?

Pese a que, como acabamos de ver mediante algunos ejemplos, es posible distinguir en ciertos contextos entre una perspectiva moral y una perspectiva política, es habitual que tal distinción se pase por alto y se tenga en cuenta únicamente la perspectiva moral. Esta, por lo demás, queda comprensiblemente reducida al veredicto que sobre el asunto en cuestión proporcionaría una teoría ética determinada como el utilitarismo, el deontologismo o la ética de la virtud (aquella desde sobre cuya base se realiza el juicio moral en cada caso). Consideremos, por ejemplo, la respuesta de Savulescu, Sandberg y Kahane (2011: 13-14) a la pregunta de si se debería incrementar el cociente intelectual (CI) medio de una sociedad determinada mediante tecnologías de mejora humana. Tratándose de un incremento generalizado del CI de la población, uno estaría inclinado a pensar que el asunto debería abordarse desde una perspectiva política (esta afirmación por ahora la avanzo en un nivel en el que apelo a intuiciones compartidas, pero más adelante la respaldaré mediante la apelación a un marco filosófico determinado). Sin embargo, los autores abordan la cuestión desde un punto de vista exclusivamente moral, que combina las aportaciones del bienestarismo y el liberalismo. Para ellos, el criterio general para evaluar una medida semejante es su contribución a la mejora del bienestar de la sociedad. Sin embargo, el liberalismo aparece en el ejemplo con el que ilustran su posición. Supongamos, proponen, que se descubre que las viejas tuberías de plomo de su casa, que contaminan el agua corriente, podrían reducir en varios puntos el CI de sus hijos. Entonces, usted tendría la obligación moral de sustituir esas viejas tuberías, y el Estado no debería impedirle que lo hiciera. Análogamente, siguen los autores, el Estado no debería impedir a unos progenitores que utilizaran tecnologías de mejora genética para incrementar el CI de su progenie. Savulescu, Sandberg y Kahane (2011: 16) resuelven la tensión entre el utilitarismo y el liberalismo implícitos en la propuesta mediante la misma estrategia utilizada por J. S. Mill hace más de un siglo: sosteniendo que la libertad no es valiosa intrínsecamente, sino en tanto que medio privilegiado para producir felicidad o bienestar.
Mostrar más

12 Lee mas

La trascendencia como intrínsicamente constitutiva de ética y política

La trascendencia como intrínsicamente constitutiva de ética y política

Su novedad como “acontecimiento” consiste: 1) en primer lugar, en una aguda “toma de conciencia ética” (de pobres y no pobres) –antes no existente– del “hecho” masivo (doloroso y amenazante) de la pobreza, inequidad y exclusión injustas, y, sobre todo, de sus “causas” no naturales sino “históricas” y estructurales; 2) y en se- gundo lugar, en el novedoso “protagonismo” social de los pobres y excluidos (en algunos países, no en último lugar, los aborígenes y/o afroamericanos) en la sociedad civil y política, y en la vida de las confesiones religiosas, sobre todo, de la mayoritaria Iglesia católica.
Mostrar más

15 Lee mas

La synderesis como fundamento de la ética y la política

La synderesis como fundamento de la ética y la política

La synderesis es hábito de los primeros principios en su función de conocer el primer principio del conocimiento práctico. Dicho principio se formula en los siguientes términos: todo hombre debe hacer el bien y evitar el mal. El presente trabajo se propone analizar de qué modo la synderesis constituye un fundamento sólido para la ética y la política. En orden a esto, hemos articulado nuestra exposición en dos partes, de cara a responder las siguientes interrogantes: Frente a la ética y la política, ¿necesitamos la synderesis? Y, ¿de qué modo adquirimos su contenido?
Mostrar más

10 Lee mas

El cuidado de sí y la conjunción entre ética, estética y política

El cuidado de sí y la conjunción entre ética, estética y política

el vitalismo, el hedonismo, la proxemia, los afectos, la banalidad y la pasión como valores, etc., que permiten hacer de la vida una obra de arte. En este contexto, la preocupación por sí mismo conformar un sujeto de acción (el sí mismo) que lucha fieramente por vivir una vida que vale la pena ser vivida. El telos de la inquietud de sí es alcanzar este horizonte: la vida como obra de arte es aquella vida que vale la pena ser vivida. En efecto, concebir el cuidado de sí como la posibilidad de lograr que la existencia -en el devenir- se vaya plasmando como una obra de arte, supone conjugar ética, estética y política, puesto que el ocuparse de sí implica una ética rígida (una manera de ser) que se constituye a través de las técnicas de sí, las cuales llevan al sujeto a establecer una relación consigo mismo y un obrar en base a esta comunión con él mismo. Esto significa el fortalecimiento del carácter para no sucumbir ante situaciones adversas, esta fortaleza se centra en la experiencia de vida y no en un código jurídico que trascienda al hombre.
Mostrar más

18 Lee mas

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

En otros términos, la ética filosófica funciona como instancia de cuestionamiento de la moralidad de las acciones políticas, mientras que la política (que muchas veces se confunde con el así llamado “realismo político”, de derivación maquiavélica) es un cuestionamento sobre la pertinencia y la utilidad de la búsqueda de la filosofía moral para dirimir los conflictos que surgen en el seno de la sociedad organizada y del Estado. Por tanto, ética y política constituyen un campo problemático, en el cual la ética cuestiona la política en nombre de alguna concepción del Bien y de la Justicia, mientras que la política cuestiona la ética, sea en nombre de algún principio de autoridad establecido a priori (como en las concepciones teocráticas, fundamentalistas o autoritarias) sea en nombre del realismo que estaría implícito en el ejercicio del Poder (como en las concepciones democráticas, pragmáticas o contratualistas), pero siempre también en nombre de una mayor concreción y de un mayor compromiso con la realidad de los así llamados hechos sociales. Y es exactamente a tales desafíos que la ética aplicada intenta responder, optando por soluciones que sean moralmente aceptables al interior de una determinada situación histórica y cultural, pero también razonables.
Mostrar más

15 Lee mas

Fernández de Buey, Fernando – Ética y política en la obra de Antonio Gramsci

Fernández de Buey, Fernando – Ética y política en la obra de Antonio Gramsci

¿Qué hacer mientras tanto? Mientras tanto, la tendencia del individuo comunista a la universalización de la propia conducta moral tendrá que cargar siempre con la cruz de la contradicción a la que le obliga la existencia de una sociedad dividida. Y es en ese punto donde se entrecruzan la lección ética que fue la vida del ciudadano llamado Gramsci con la reflexión teórica de los Cuadernos que se lleva a cabo simultáneamente. Como la comunión laica de los santos es imposible en este mundo y como mientras llega la reunificación de política y moral hay que actuar acordando medios y fines, el individuo comunista tiene que hacer ya su propia reforma moral e intelectual. El marco sociocultural para ello es para Gramsci el partido, el intelectual colectivo, el príncipe moderno. Pero en su seno, y en la batalla de ideas subsiguiente, hay, por así decirlo, una forma defendible de individualismo positivo que aspira a prefigurar un tipo de moralidad propio de la sociedad alterativa. El que Gramsci defiende no siempre es explícito, pero se puede explicitar a partir de lo que dejó dicho en muchas de las cartas contemporáneas de los Cuadernos. Este individualismo positivo consiste en prospectar y practicar una revolución de la vida cotidiana a partir de la reflexión (sólo esbozada) acerca de la relación entre el mundo de la política y el mundo de los afectos.
Mostrar más

9 Lee mas

La ética y la corrupción en la política y la administración pública

La ética y la corrupción en la política y la administración pública

La ética, al estudiar las actitudes y comportamientos del hombre en su vivir establece tres géneros de vida. El primero se denomina Género Voluptuoso, en el que los vicios y deseos gobiernan al hombre. La voluptuosidad es pensar en una vida de placeres, esclavizado por los deseos y las pasiones. Para los filósofos y estudiosos del tema este tipo de vida es considerada indigna y más cercana a lo animal. El segundo genero es el Género Político, que tiene como atractivo la búsqueda del honores y reconocimiento. La honra pública, para quien es merecedor de honor, lo es por la relevancia e importancia de sus actos. En éste genero la mente del hombre logra gobernar a las pasiones gracias a un esfuerzo permanente y constante de principios éticos y valores educativos. Antiguamente se consideraba que la vida política era un género acompañado de educación y que sólo unos cuantos seres podían tener acceso. También se afirmaba que cuando un hombre aprende a vivir políticamente se vuelve dueño y señor de su conducta y, en consecuencia, actúa siempre en razón del bien común y a ello dedica su vida. La vida política es por tanto un género acompañado de la educación. Finalmente, el tercer género es el Contemplativo, el cual se refiere a la vida dedicada a la sabiduría. En este género se renuncia a los bienes materiales y a los honores por permanecer en la búsqueda del conocimiento.
Mostrar más

165 Lee mas

Ética, política e religião / Ethics, politics and religion

Ética, política e religião / Ethics, politics and religion

possível falar em diferença das esferas, sem o recurso a um campo de identidade ou, pelo menos, a uma base de relação recíproca, já que toda a diferença implica um campo identificado de relação, que determina a diferença como tal. Como tal, sem esta mudança de paradigma, nem sequer faria sentido falarmos numa qualquer relação entre ética e política – quando muito, poderia haver uma espé- cie de «ética política», que mais não seria que o conjunto dos valores originados, internamente, pelas regras da própria actividade e ciência políticas, autono- mamente criadoras de um ethos próprio, que não deixaria de ser um ethos absolutamente político – de modo idêntico ao que parece acontecer no âmbito das denominadas deontologias profissionais. Mas, nesse caso, a ética seria um sub-produto da política, medida por aquela e, portanto, apenas válida consoante pudesse ou não servir os intuitos determinados politicamente. Teríamos, então, uma ética para cada esfera, como uma espécie de organização do ethos, do modo de ser ou do estilo de cada uma delas: um ethos político, um ethos económico, um ethos religioso, um ethos estético, etc. Em certo sentido, esta perspectiva poderia considerar-se no interior de certa tradição aristotélica da ética, que, concretamente, tudo subjugava ao ethos político, na medida em que a polis constituía o horizonte último da própria definição pragmática do bem.
Mostrar más

16 Lee mas

Cosmopolitismo en Marco Aurelio - ética y política

Cosmopolitismo en Marco Aurelio - ética y política

En relación a la ética que desarrolla Marco Aurelio, como hemos venido señalando a lo largo del texto, ésta puede fácilmente ser mal interpretada como de naturaleza egoísta, pues es evidente que la consecución del bien personal (Virtud), así como la obtención de paz interior y tranquilidad, son temas recurrentes en las meditaciones. Para poder examinar como Marco Aurelio presumiblemente pone en práctica el concepto de cosmopolis, así como para explorar cómo se da la participación en política según los preceptos estoicos en el emperador, no se puede obviar esta tensión, es necesario superarla. Esto se logra en la investigación a partir de la examinación de lo que considera Marco Aurelio es el bien para el individuo. El término bien individual, para Marco Aurelio, es un oxímoron. Esto es, dado que el bien para el individuo no puede ser otra cosa que la virtud, y la virtud es vivir según la naturaleza y procurar el koinón télos, el bien para Marco Aurelio tiene que ser social 91 . En esto es claro y reiterativo el emperador; el fin de la ética es siempre y en todo caso de naturaleza social, o, si se quiere, político. Pues, tal y como estipulamos al final del capítulo dos, el individuo no existe como un ente aislado de la totalidad, el orden universal y/o el sistema social, tal existencia aislada la compara Marco Aurelio con un tumor en un cuerpo. Por lo tanto, el bien de una parte de la totalidad tiene que estar a tono con el bien de la totalidad entera. El malentendido se da a partir de un hecho que aparece de forma irrefutable en las meditaciones, siendo éste que el desarrollo moral se produce, para el emperador, a partir de la reflexión interior, específicamente de la reflexión entorno a las
Mostrar más

91 Lee mas

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

natural hobbesiano o darwiniano en el nivel de la existencia humana, por la simple razón de que el pensamiento humano se basa no sólo en la estrategia de proliferación de los genes (39) que regula el comportamiento animal; sino necesariamente también en el hecho de compartir el significado y la verdad y por ende, en la comunicación consensual. Este argumento es correcto, pero no nos ayuda mucho, dado que el principio de comunicación consensual puede ser restringido a un sólo sistema sistema político de autopreservación o a una alianza de dicho sistema en detrimento de otras partes de la humanidad. Se trata, en efecto, de un argumento usual en nuestra era de crisis ecológica, especialmente a la luz de la amenaza de un desarrollo desmedido de la población. Y tanto es así que uno de los ganadores del Premio Nobel de economía ha sugerido recientemente que una solución adecuada para restaurar el equilibrio ecológico sería dejar morir de hambre a los pueblos del tercer mundo que no pueden ayudarse a sí mismos. Creo que esta sugerencia no se encuentra muy lejos de lo que sostienen tácitamente muchos personajes prominentes de las naciones industriales ricas. Sospecho que la mayoría de los casos se disfraza el problema real, al hablar de la prudencia política y la responsabilidad en el sentido neo-aristotélico, lo cual deja abierta la pregunta de si la responsabilidad se relaciona con el destino de la humanidad o sólo con el mantenimiento del nivel de vida del sistema político propio, y más aún, en aquellos sistemas que son económicamente dependientes entre si. En este punto se torna importante señalar que la ética aristotélica de la phronesis se basa en la distinción entre una praxis política prudente y una poiesis técnica hábil; sin embargo Aristóteles no hace la distinción entre una praxis consensual comunicativa y una praxis estratégica. Esto obviamente está relacionado con la restricción de su ética a un sistema de automantenimiento de la "polis" (a diferencia de la ética cosmopolita de Antístenes y la Stoa).
Mostrar más

23 Lee mas

Ética, política y afectos en Spinoza: la cuestión de la felicidad política.

Ética, política y afectos en Spinoza: la cuestión de la felicidad política.

Podría pensarse que esta complejidad de la política spinoziana, y su dificultad para determinar claramente algunos conceptos claves (como el de potentia multitudinis) produce una fractura entre una Ética cuyo objetivo sería la salvación de los hombres a través de la felicidad y la libertad plena, y sus tratados políticos en los que Spinoza se confronta con la imposibilidad humana de trascender su naturaleza afectiva (y por lo tanto, su condena imperecedera a la servidumbre pasional) 9 . Nuestra lectura sin embar- go, nos lleva a pensar una continuidad entre política y ética, que no se basa en la posibi- lidad de la “cesación de los males políticos”, es decir, en sostener la posibilidad del al- cance “colectivo” de los fines éticos que el propio Spinoza había juzgado como “difíci- les” y “raros” a nivel individual 10 . No se trata de pensar una felicidad individual “plena” (que habría sido descripta en la Ética) como posible también a nivel colectivo, sino exactamente de lo contrario, esto es, de desmentir aun a nivel individual una compren- sión de la felicidad como “alcance de una plenitud” que no es sino una representación imaginaria de la felicidad. En la comprensión de la íntima conflictividad que se desplie- ga aún al interior de toda individualidad humana, y del hecho de que la felicidad indivi- dual tampoco implica la superación o la capacidad de trascender la vida pasional, sino
Mostrar más

19 Lee mas

Subjetivaciones poshumanas: una perspectiva ética y política

Subjetivaciones poshumanas: una perspectiva ética y política

Visibilización de conexiones, agenciamientos y desterritorializaciones: Estos pro- cesos dan lugar a una existencia que transcurre en un plano de inmanencia que le confiere consistencia a las diferencias de cada cuerpo, a sus particulares formas de interacción y a su sostenibilidad en el tiempo. Un cuerpo poshumano no es una mercancía intercambiable; funciona como agenciamiento maquínico, productivo y de deseo que transforma lo social y las relaciones con lo humano y lo no-humano. Transcurre en un constante movimiento de desterritorialización y reterritorializa- ción que atraviesa estratificaciones mentales y materiales y que implican creación. Interpretación de códigos éticos postantropocéntricos: Los movimientos maquíni- cos poshumanos muestran otras formas de actuación política y ética que incluyen la relación horizontal entre especies y el juego afirmativo de la muerte en la vida. Según Braidotti (2015), esto implica indagar sobre la emergencia de procesos otros de subjetivación, a través de estudios cartográficos que muestren el sentido de los devenires y las líneas de fuga que conducen a las metamorfosis y que proporcionan
Mostrar más

25 Lee mas

Política y ética en Aristóteles y Maquiavelo: un contrapunto para pensar la felicidad política.

Política y ética en Aristóteles y Maquiavelo: un contrapunto para pensar la felicidad política.

Por su parte, Rinesi profundiza estos postulados afirmando que la moral política no sólo es distinta de, sino también incomparable a, e incompatible con, la moral cris- tiana. Sucede que, para Rinesi, son dos tipos de moralidades cuyas metas son esencial- mente incompatibles: “una de ellas es la moralidad sostenida sobre los valores que per- miten construir una comunidad humana satisfactoria; la otra es la moralidad sostenida sobre los valores que permiten salvar el propio alma” 46 . De ahí que el príncipe se vea obligado a elegir entre dos moralidades y cursos de acción distintos: puede optar por salvar su alma y condenar al estado, o viceversa, pero nunca las dos posibilidades jun- tas. Al respecto, es este último punto el que más nos importa destacar de la relación entre ética y política en Maquiavelo. Para el florentino, necesariamente la “salvación del Estado” necesita de la “condena del alma” del príncipe. Y, a su vez, aquel príncipe que quiera encontrar la “perfección moral” de su alma actuando de manera virtuosa siempre y en todo momento, no encontrará más que la pérdida y desgracia de su principado.
Mostrar más

27 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez  Ética y política

Adolfo Sánchez Vázquez Ética y política

Lo primero que debo destacar, al hablar de Adolfo Sán- c h ez V á z q u ez es, sin duda alguna, la congruencia de su p e n s a m i e n t o. Por congruencia no quiero entender aquí el solo hecho de que este pensamiento posea una admi- rable estructura interna (que, por supuesto, ha madura- do, se ha hecho más rica y llena de matices; se ha vuelto más profunda y, en suma, ha evolucionado), sino que aludo a otro hecho, que posee un valor mayor: la cohe- rencia entre pensamiento y acción, entre teoría y prác- tica, entre ideas y vida. Prueba por demás palpable de tal congruencia es, precisamente, el libro Ética y política que nos convoca hoy, en este lugar. Po rque Sánchez V á z q u ez no concibe la política sin un fundamento ético y considera la ética, a su vez, como una manera de ser y de actuar en un determinado tipo de política.
Mostrar más

5 Lee mas

Ética e alteridade: uma política da narratividade para discutir a heteronormatividade na escola

Ética e alteridade: uma política da narratividade para discutir a heteronormatividade na escola

Os estudos de Varela (1992) e Dreyfus e Dreyfus (2000) apontam para a constituição de modos de convivência por meio da articulação entre ações reflexivas e pré- reflexivas. A partir das proposições destes autores, consideramos que a produção de narrativas, que não se configurem como registro moral, e sim como dispositivos de competência ética seja um modo interessante de colocar em análise práticas do cotidiano escolar. Estas experiências podem evidenciar o caráter controverso de certas práticas (Latour, 2000). Tal prática é compreendida por nós como a efetivação de uma política da narratividade por compreender a posição que se assume ao constituir formas de expressão a respeito do que acontece em relação ao mundo e a si mesmo (Passos & Barros, 2009). As formas de narrar, enquanto exercício ético de virtualidade de si e dos coletivos, podem ser diversas, tanto a partir da escrita como por meio da oralidade.
Mostrar más

24 Lee mas

TEORÍA Y AnTITEORÍA En EL ÁMBITO DE LA ÉTICA POLÍTICA

TEORÍA Y AnTITEORÍA En EL ÁMBITO DE LA ÉTICA POLÍTICA

En esta conferencia me gustaría mostrar las dificultades de un modo popular de reflexionar en este ámbito particular de la ética política. Lo que nos llama más la atención y lo que resulta distintivo de él es el que se ex- prese en un lenguaje moral particular, el lenguaje de las virtudes. Pero cuando lo examinamos más de cerca, creo que lo que aparece como su nota más característica es un supuesto implícito, a veces inconsciente incluso para quienes lo utilizan, que consiste en la desconfianza o simplemente el rechazo de las posibilidades que dan los métodos éticos a la hora de formar el juicio moral. Más bien, se diría que se fía todo a la propia capacidad de juicio, llámese sentido práctico, sentido común, intuición moral, etc., una facultad, innata y/o educada, que todo el mundo poseería, que está siempre lista para emitir sus veredictos y que nunca yerra. Aunque todo el mundo rechace la analogía, al final el asunto es como si se pensara que todo lo que hay que conocer de física para hablar de Física son los conocimientos necesarios para arreglar un interruptor eléctrico. De igual modo, parece que se cree que una persona madura, o culta, o bien formada ya tiene una “ética” y, por tanto, no necesita de ninguna teoría con la que formar sus juicios morales. Llamaré a este supuesto implícito la “creencia antiteórica” y, aunque no intentaré demostrarlo, creo que, dada nuestra tradición reli- giosa, cuando se tiene dicha creencia, por más involuntario que sea, en- tonces el único lenguaje moral del que dispone nuestra cultura es el que se expresa en términos de virtudes.
Mostrar más

25 Lee mas

La dimensión ética de la rebeldía política

La dimensión ética de la rebeldía política

ajena, y no obstante sostienen su organización militar y social para no rendirse ante el Estado y las fuerzas hegemónicas que pretenden su aniquilación. Su decisión rebelde sustentada en la aceptación de la alteridad, contenida en claros enunciados como “ un mundo donde quepan muchos mundos”, “ caminar escuchando”, “ mandar obedeciendo”, “ todo para todos, para nosotros nada”, constituye el eje sobre el que han girado los distintos momentos de su praxis política: razón comunicativa y diálogo con la sociedad civil e incluso con la clase política mexicana en la primera etapa de su lucha; desobediencia civil al instituir sus gobiernos y municipios rebeldes y autónomos en un segundo momento y una profunda radicalidad en el momento presente, al convocar a un gran movimiento nacional vinculado con otras luchas a nivel internacional, para emprender una lucha pacífica desde abajo y a la izquierda contra el capitalismo. En este tercer momento, los zapatistas aportan el capital ético que durante 23 años le ha valido al EZLN su permanencia y su congruencia a la hora de actuar y que como herencia exponen en la 6a. Declaración de la Selva Lacandona, como eje del proyecto que hoy se extiende a la participación de otros actores: la escucha y comunicación con la gente humilde y sencilla del pueblo, el ejercicio de la política como servicio y no como beneficio personal, el respeto por las decisiones comunitanas, el respeto recíproco a la autonomía e independencia de las organizaciones, el compromiso de una defensa conjunta y la manifestación de solidaridad con el que sufre injusticia. Podemos afirmar que el EZLN expone ante el mundo el testimonio de una rebeldía contemporánea, que —no sin la ausencia de conflictos— puede conciliar sus pretensiones de lucha y cambio social con una sólida congruencia ética sostenida en la aceptación de la alteridad y del rostro del otro. Esta opción los ha librado hasta nuestros días de caer en el terror, evidencia que nos demuestra que para el rebelde es posible fracturar la violencia que instaura la opresión, para posibilitar nuevas relaciones sociales desde las que emerja la paz.
Mostrar más

104 Lee mas

La vinculación entre ética y política en Aristóteles.

La vinculación entre ética y política en Aristóteles.

95 En tanto que existe un mundo corrompido en la política, en la función pública y en general en los asuntos de gobierno, es posible decir que hay falta de ética en este ámbito. Para los estudiosos de los asuntos públicos es triste ver como aquella disciplina considerara como la “ciencia reina” o “ciencia divina”, que reclutaba a los mejores hombres, a los más capaces, a los estadistas, a los hombres buenos, ha degenerado en un espectáculo, en un show donde los actores principales son maestros del entretenimiento. Vedettes que posan para los medios, verdaderos bufones que restan seriedad y respeto al cargo. En las elecciones para gobernador del Estado de California, EEUU, en octubre de 2003, compitieron un luchador de sumo, un surfista, una actriz porno, un actor de cine, etcétera. Hoy en día, acceden a los cargos públicos cantantes, actores, deportistas, animadores (showmen), lo que refleja una tendencia de la cultura de nuestro tiempo que se manifiesta prácticamente en todo el mundo. Las elecciones adoptan la forma de una animada ficción, de un juego de fingimientos y disfraces, de manipulación de emociones e ilusiones, en las que triunfa no quien está dotado de mejores ideas y programas o de mayor poder de convencimiento, sino el que actúa mejor y encarna de manera más persuasiva el personaje que los técnicos de la publicidad le han fabricado porque, a su juicio, es el más vendible. Las imágenes han pasado a ser más importantes que las ideas. El papel mediático es vital. La elección del candidato responde a la publicidad y al marketing más que a un programa de gobierno o a la trayectoria del candidato. Las personas famosas han reemplazado a los pensadores, escritores o estadistas. El proceso electoral es un melodrama de sentimientos. A ello hay que añadir los demagógicos spots televisivos de la campaña electoral, de impresionante falta de nivel objetivo y moral, que tratan por todos los medios de liquidar al adversario.
Mostrar más

16 Lee mas

Ética, asesoria económica y política económica

Ética, asesoria económica y política económica

en calidad de fiduciario, o brindar asesoría hacia un propósito que pueda resultar también en beneficio propio; es, sin embargo, inmoral no divulgar el conflicto de interés, para que los potencialmente afectados puedan tomar las debidas precauciones . En el marco de la teoría moderna de las instituciones se reconoce que sus representantes, en general, no adoptan como propios los intereses de aquellas personas (directores) que supuestamente deben defender como si lo fueran; incumbe al dirigente la responsabilidad de diseñar estructuras de incentivos que permitan alinear dichos intereses en la medida de lo posible. Sin embargo, es incorrecto que el representante de la institución incurra en actos como por ejemplo robar, aceptar comisiones indebidas de clientes o en diversas prácticas de corrupción. Los asesores tienen que hacer frente a diversos elementos éticos, al igual que los burócratas y funcionarios gubernamentales electos, como los vinculados a la corrupción. Los gobiernos también deben abordar temas éticos en el diseño de los programas y lo mismo ocurre con las instituciones internacionales. Inicio el presente trabajo sometiendo el papel del asesor económico al análisis ético: ¿Qué significa ser un asesor económico ético? Esta es una pregunta importante, porque las instituciones financieras internacionales están activamente dedicadas a la asesoría económica. Al hacerlo ¿se comportan de manera ética? Examinaré seguidamente una serie de temas específicos: la ética en el trato que dan los países desarrollados a los que se encuentran en desarrollo, es decir la ética en el área del comercio, de las políticas ambientales globales, de la eliminación de la deuda, en materia de estrategias de crecimiento, manejo de crisis y, por último, temas éticos en política demográfica.
Mostrar más

28 Lee mas

Ética y política

Ética y política

El presente trabajo busca establecer a través de un desarrollo teórico la relación que guardan dos ciencias que marcan el rumbo de la vida pública de los ciudadanos: La Ética y la Política. Estas dos ciencias guardan un vínculo importante que ha sido centro de debate dentro de la historia del pensamiento político antiguo y no ha perdido su vigencia en el debate del pensamiento político actual. En la primera parte de este documento aborda las razones por la que se vincula a ambas ciencias al construir a través de la reflexión ética la presencia de valores que forman parte de la democracia. Posteriormente se aborda la relación que tiene la ética dentro del desarrollo de las actividades de los agentes socializadores donde se desarrolla la vida de Los ciudadanos y que son las responsables de establecer las normas y reglamentos que dan paso a la construcción de espacios de convivencia social, basados en una cultura de la legalidad resultado de la reflexión ética. Por último el apartado que muestra como la reflexión ética ha dado paso a varios conceptos que forman parte del pensamiento político contemporáneo que permite el debate de la desigualdad y la pluralidad como un tema compartido por instancias internacionales a través de índices que miden el bienestar social internacionalmente. Palabras clave: ética, política, moral y pensamiento político.
Mostrar más

19 Lee mas

Show all 10000 documents...