PDF superior Ética y Estética del Cuento Tradicional

Ética y Estética del Cuento Tradicional

Ética y Estética del Cuento Tradicional

que es un modo de buscar el sentido de la existencia como un vivir para sí, sin el otro y en muchos casos contra el otro; no abrién.. dose al otro sino cerrándose al otro, ence.[r]

16 Lee mas

El cuidado de sí y la conjunción entre ética, estética y política

El cuidado de sí y la conjunción entre ética, estética y política

La inquietud de sí: conjunción entre ética, estética y política El breve recorrido que hemos realizado ha permitido plasmar el devenir de la inquietud de sí y graficar las características que constituyen este principio en la época antigua y en los primeros siglos del Imperio romano. Ahora bien, nos ocuparemos de mostrar que el cuidado de sí supone un tipo de discurso y una manera de concebir la relación entre ética, estética y política. En efecto, la parresia es la clase de discurso que acompaña a la inquietud de sí, en el sentido que se centra en el hecho de dirigirse al otro de una manera franca y veraz. El sujeto parresiástico habla con veridicción y valentía sobre los asuntos que lo constituyen y de las cuestiones que forman parte de la vida cotidiana. Se trata de un decir que se encuentra en correspondencia con lo que se es, con el pensamiento y en la manera como el individuo concibe el mundo. La parresia se considera una práctica que tiene como vocación hablar con la verdad, expresar una opinión de manera franca, valiente, honesta, esta actividad compromete la conducta del ciudadano en su ejercicio racional y prudente del poder, puesto que lo verídico debe de expresarse de una manera determinada y en consonancia con lo que se es.
Mostrar más

18 Lee mas

La ética y la estética, anotaciones para la construcción de material literario

La ética y la estética, anotaciones para la construcción de material literario

La reflexión ética devela la esencia del proceder humano; las manifestaciones más puras de la persona encuentran un lugar para ser pensadas y nos dan cada vez más luces acerca de lo que somos y de lo que queremos ser. Pero ese proceso reflexivo no es tan sólo un instrumento sino que es, a su vez, una manifestación de lo que somos. Somos seres éticos, y esa eticidad ha sido inspiración para miles de artistas que han plasmado en obras de Arte sus más profundos sentimientos, y nos han permitido reconocer en sus partituras, lienzos y páginas, los nuestros. La estética literaria, al igual que la de otras manifestaciones artísticas, tiene su soporte en la persona misma, pues la genialidad del artista hace evidente que existimos, que estamos allí, presentes en el mundo y que vivimos; el hecho de estar vivos nos sorprende, parece evidente pero, en ocasiones, no lo notamos y una simple página, hermosamente escrita, nos hace recordar que estamos vivos. Leemos apasionadamente a Shakespeare, a Joyce, a Borges; es nuestra voz la que entona esas palabras y nuestro corazón el que se apasiona. Sí, definitivamente, estamos vivos. Sentados en un sillón leyendo palabras que otro escribió y reconociendo en ellas que somos seres trascendentes.
Mostrar más

31 Lee mas

Una ética como estética de la existencia en el pensamiento de Michel Foucault

Una ética como estética de la existencia en el pensamiento de Michel Foucault

Lo que está en juego en estas reflexiones es la búsqueda de una justificación ética en el mundo contemporáneo. Al ligar la ética al arte de vivir se avanza en esta justificación. En la Historia de la sexualidad, Foucault hace una exploración del mundo antiguo, para mostrar abundantes ejemplos históricos de técnicas de subjetivación. A partir de esta “genealogía” del mundo griego, romano y también del cristianismo, se propone para nuestro presente una ética como estética de la existencia. Esta ética que se deriva de los textos antiguos se entiende como la necesidad de dar una forma bella a la vida individual. Lo que pasa a primer plano es la elección de la propia forma de existencia y la conducción individual de la vida. La tarea de la filosofía, en este contexto, está ligada a esta pretensión. Esta manera de ver la ética centra su atención en las prácticas y técnicas a través de las cuales el individuo se constituye como sujeto moral de sus propias acciones. No habría un código moral que imponga una valoración desde el exterior. La transformación del sujeto que se busca se logra a través de lo que este pensador francés llama: Tecnologías del yo, las cuales tienen como trasfondo la preocupación por uno mismo.
Mostrar más

66 Lee mas

El aprendizaje disciplinar de la música : saberes, ética y estética

El aprendizaje disciplinar de la música : saberes, ética y estética

Es así como la música es concebida en un primer momento como matemática absoluta (concepción pre-ateniense) y, más adelante, se integra a una especulación teórica que ya no es divina y sagrada sino humana. La música entra en el orden de los sentidos y, al margen de su función ética, comien- za a constituir una función estética (concepción ateniense). Finalmente, luego de Aristógenes, des- de la Escuela de los Ptolomeos se enfoca la teoría musical desde la óptica de la filosofía natural. Podemos decir que, con Pitágoras (siglo VI a.C.), la música abarca la teoría de los números, la doctrina del ethos y las primeras experiencias acústicas. La diferencia entre la postura pitagórica y la aristo- génica es la siguiente: para el pitagorismo la músi- ca tiene un origen extra-terreno, es decir, celeste. En cambio, la orientación aristogénica fundamen- ta el conocimiento en la experiencia misma, en la condición audible y terrena del fenómeno mu- sical, sin por ello dejar de lado la cuantificación numérica 3 .
Mostrar más

7 Lee mas

Roque Dalton: ética y estética de la liberación revolucionaria

Roque Dalton: ética y estética de la liberación revolucionaria

Una vez producida esta conciencia crítica, el escritor comprometido no vuelve su mirada hacia su yo sino para expresar el conflicto social, histórico. No se refugia en la torre de marfil, en la literatura solipsista; no reivindica la fantasía como mero juego de la imaginación, como ejer- cicio de evasión, como única posibilidad ética, sino que la concibe como fin y como medio. Como fin, según la filosofía estética predominante que reconoce un universo de reglas que le son propias al arte, que son propias de una dimensión humana que no puede ser abarcada por otras disciplinas, como la psicología o el pensamiento abstracto; como me- dio, según su filosofía social, que generalmente lo llevará a asumir un compromiso, una necesaria conexión -ética- entre ese universo artístico, individual, y el universo político, social. Como fin y como medio, en el entendido de que la obra de arte es salvadora, es reconstituyente de la humanidad y la unidad perdida, la ética y la estética reunidas otra vez para una obra de arte integral.
Mostrar más

6 Lee mas

Ética y estética en la obra de Juan Antonio Massone

Ética y estética en la obra de Juan Antonio Massone

REVISTÁDE HUMANIDADES/ VOLUMEN 11 /2005/ PP 49 58 MIGUEL ÁNGEL GODDY UNIVERSIDAD ANDRÉS BELLO " ETICA y ESTÉTICA EN LA OBRA DE JUAN ANTONIO MASSONE* Resumen El presente trabajo expone dos aspectos cap[.]

10 Lee mas

Etica y estética en el cuento tradicional

Etica y estética en el cuento tradicional

El cuarto relato de este estudio -”Juan Flojo”- forma parte de un ciclo de cuentos donde 10s protagonistas, todos con el nombre de Juan, encarnan la precariedad espiritual del hombre.. E[r]

16 Lee mas

Filosofía Latinoamericana Actual Epistemología, Ética, Estética

Filosofía Latinoamericana Actual Epistemología, Ética, Estética

Es aquí donde cabe anotar que, para Dussel, lo que sucede en la realidad es que el sistema de la totalidad está constituido por un dominador que domina al dominado. Cuando esto es así y el dominado no protesta, todo está bien y, entonces, se da ese movimiento hacia lo mismo (lo que en términos heideggerianos es la «mismidad del ser» (Heidegger , 2006: 335) .Y aquí ya estamos viendo un ejemplo de cómo se relaciona la Ética de la Liberación con la Filosofía Europea: se dialoga con ella, se usan sus categorías, pero para generar un pensamiento propio, que responda a las circunstancias latinoamericanas que el victimario no puede entender, que sólo puede entender la víctima que las padece. En este momento, basta decir que Dussel aplicó, en un primer momento, la crítica que Heidegger hizo acerca de la tradición y el ocultamiento occidental del Ser, pero trató de ir más allá de Heidegger, nombrando lo que él no pudo nombrar por estar también encerrado, como Hegel, en ese sistema de pensamiento de la totalidad, a saber: la Metafísica de la Alteridad. ¿Y qué es esto sino la aplicación de la filosofía bubberiana y levinasiana, que, aunque occidental, hunde sus raíces en la cosmovisión hebrea? Dussel, en su primera etapa, dialoga con la Biblia, con la Teología Clásica, con el Judaísmo, con la Fenomenología propia de Heidegger, y crea, desde su cosmovisión marxista, una meta-física mediante la cual se toca, se besa, se disfruta cara a cara al otro, a la otra, a esa otra parte del sistema totalizante que siempre quedó excluida del mismo. Pero no se vuelve total discípulo de la escuela filosófica judaica, pues llega a criticar a Lévinas, por cuanto éste se quedó con el concepto abstracto de otredad. Le faltó designar al Otro. ¿Quién es ese Otro? Dussel va a decir que Latinoamérica no es abstracta; sino concreta. Que ese Otro es el otro- oprimido, el otro-indígena, el otro-negro, la otra-mujer. Todos los/as débiles que no pudieron entrar en la historia, que no pudieron plasmar su voz por causa de su condición de víctimas. Entonces, la Etica de la Liberación fue relacionándose con la Filosofía Europea en la medida que se basaba en ella, para luego superarla, mediante la creación de categorías nuevas, distintas, aunque, obviamente, no del todo desligadas de la tradición filosófica occidental. Y ahora Dussel, con gran carácter, se atreve a dialogar de tú a tú, en este libro Ética de la liberación en la edad de la globalización y la exclusión, con Apel y Habermas. Critica con seriedad y rigor a Kant, Rawls, Apel y Habermas por su formalismo. Pero no se queda sólo en la destrucción, sino que deconstruye, es decir, genera nuevas propuestas a partir de lo “destruido”, uniendo dicho aspecto formal de la ética a la heteronomía propia de la ética material premoderna de Aristóteles y Santo Tomás de Aquino.
Mostrar más

77 Lee mas

La literatura y el arte: experiencia estética, ética y política

La literatura y el arte: experiencia estética, ética y política

La pintada en la esquina de Mitre y Rodríguez (ver Mural II), pleno macrocentro bahiense, propone el texto poético y el símbolo que representa al grupo: un poema de Marcelo (Díaz, debemos suponer) con una pava en el fuego. El que firma en minúscula, sin el poder de la palabra o la imposición de la escritura, la pava calentándose como se calienta la intervención poética de los mateístas. Esta pintada supone una detención por parte del lector, aguarda un lector a pie, por lo menos, que pueda tomarse cinco minutos y detenerse en el mural. Es una intervención estética, pero principalmente poética. Un poema que implica un fuerte juego de palabras entre el mar y el amor, la acción de saber (sabiduría) y saber (gustar) y una pregunta que se dibuja sobre el final. Un yo poético irrenunciable y un dominio del lenguaje preciso y de carácter lúdico, adaptándose al ámbito urbano. Hay que destacar la impronta individualista en la firma de quién forma parte de un colectivo intervencionista, las partes se identifican. El mateísmo destruye la postal del stablishment local, pierde objetividad en el foco y satura la imagen con subjetividad precisa: no está el mar completando la imagen del atardecer en el puerto de Ingeniero White, sosteniendo el barquito estático-muerto; el poema agujerea la foto, fragmenta la imagen y se abre el sentido virando al conflicto amoroso.
Mostrar más

146 Lee mas

Ética y estética en tres relatos infantiles peruanos

Ética y estética en tres relatos infantiles peruanos

Desde esa perspectiva, es significativo el título del libro El volador invencible, ya que, por una parte, alude a la pericia que adquiere Joaquín como arquero, pero también se refiere [r]

24 Lee mas

Hacia una ética y una estética de la innovación

Hacia una ética y una estética de la innovación

completan el bloque etnográfico de esta investigación: el estudio de las formas de creación y distribución de conocimiento de una comunidad hacker y la implantación de una metodologí[r]

252 Lee mas

Estética, ética, ecología

Estética, ética, ecología

Implica, por dtimo, el la vida como una itinerancia llena de rescate de una relaci6n creadofe, de esperanza, donde todo tiene ra, solidaria del hombre con el mundo entorno natural y cult[r]

12 Lee mas

La posibilidad de una ética "estética"

La posibilidad de una ética "estética"

El arte es una forma de protesta contra la lógica de la dominaCión, razón por la cual ha sido relegado a una funCión de mero "a(jorno" en la socie(jad incjustrial avanzad[r]

9 Lee mas

La estética de los objetos y la ética de los sujetos

La estética de los objetos y la ética de los sujetos

En este sentido, el estu dio en las aulas de los usos y formas de la publicidad debería orientarse, en mi opinión, a reflexionar sobre los fines de la publicidad en nuestras sociedades, [r]

10 Lee mas

Estética, ética, ecología

Estética, ética, ecología

calidad de vida y esto pasa por com prender y asumir que todo lo existente está en un fino y complejo proceso de encarnación por el cual lo material es. tocado por la dirección ascendent[r]

12 Lee mas

Bosquejo de una estética del cuento folclórico

Bosquejo de una estética del cuento folclórico

Las culturas agrícolas requieren una ampliación notable del abanico de los géneros del discurso tradicionales. Esto es una consecuencia de la mayor división del trabajo que se opera en una sociedad que produce sus propios alimentos y que amplía así sus expectativas de vida. En las socie- dades de cazadores recolectores los viejos son una carga. A partir de cierta edad el cazador pierde facultades y sus posibilidades de acertar en el blanco decrecen, no puede alimentar a su familia y depende de otros individuos y parientes. En cambio, en el régimen agrario los ancianos pasan a formar la casta dirigente: son los patriarcas, los depositarios del saber y de la alianza con los dioses. Se convierten en depositarios de las tradiciones. El cuento pasa a formar parte del capital de nuevos géneros que necesita la nueva autoridad (sobre todo, la parte femenina de esa nueva autoridad). Y ¿qué función le corresponde? A la función ya cono- cida de escenificar los valores esenciales de cohesión de la horda (ahora, familia patriarcal y tribu) hay que añadir la escenificación simbólica de los misterios de la vida agrícola, esto es, la asimilación del ciclo de la vida: vida, muerte, resurrección. El contenido mistérico del mito-cuento tradicional da lugar ahora al cuento maravilloso, que si ha recibido una atención preferente de los folcloristas y teóricos ha sido por ser el expo- nente central del nuevo género. Pero procedamos por orden. Veamos, en primer lugar, las consecuencias estéticas del crecimiento espectacular de la división de tareas que conlleva el nuevo sistema cultural.
Mostrar más

25 Lee mas

Del aula a la pantalla. Los valores sociales y ciudadanos y su representación en el cine

Del aula a la pantalla. Los valores sociales y ciudadanos y su representación en el cine

La segunda dirección de este trabajo, anun- ciada antes, apunta a establecer un espacio de relaciones entre los campos de la ética y la estética a partir del concepto de la represen- tación. Tomamos distancia de las posturas moralizantes que determinan una dimen- sión ética de la estética desde los supuestos efectos socializadores del cine. Si bien no se puede negar que en otros momentos las industrias culturales, como el periodismo en la formación política o la telenovela en la educación citadina, han brindado marcos de comprensión de nuevas realidades a los nacientes procesos de la democracia o de la urbanización de las poblaciones latinoa- mericanas (Martín-Barbero y Muñoz, 1992; Martín-Barbero y Rey, 1999), tales efectos sociales han sido suficientemente docu- mentados. No interesa tanto acá concebir al cine como una herramienta de divulga- ción, sensibilización o conocimiento frente a unos determinados valores, sino explorar, de un lado, desde categorías de la estética,
Mostrar más

11 Lee mas

CONCURSO DE OPOSICIÓN PARA EL INGRESO A LA EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR CICLO ESCOLAR 2018-2019 COIEMS-18

CONCURSO DE OPOSICIÓN PARA EL INGRESO A LA EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR CICLO ESCOLAR 2018-2019 COIEMS-18

Humanidades (Filosofía, Lógica, Ética y Estética) EDUCACIÓN MEDIA CON ESPECIALIDAD EN CIENCIAS. SOCIALES[r]

78 Lee mas

Dramático, posdramático y energético en las técnicas de actuación en la Argentina

Dramático, posdramático y energético en las técnicas de actuación en la Argentina

El desarrollo del realismo reflexivo en la Argentina a partir de la década del 60, tomando como modelo los textos realistas europeos y principalmente norteamericanos, como los de Arthur Miller y Tennessee Williams (Pellettieri: 1997), coincide con el momento histórico en que la sociedad, específicamente la clase media, comienza a reflexionar sobre sí misma y a autoproclamarse como portadora del cambio. Esta construcción compartida de la realidad, alcanza su expresión en la escena, por lo que el teatro se convierte en la representación de un referente externo. Así, la nueva estética se coloca bajo las órdenes de una dimensión ética, la transformación de la sociedad, por lo que el teatro será además portador de una tesis comunicada con claridad por el texto dramático y cuya puesta en escena no deberá opacar. Por lo tanto, el desempeño del actor tendrá que someterse al conflicto narrado, erigido como totalidad de sentido. No es casual entonces que el denominado “sistema” Stanislavski ocupara el lugar central en la formación del actor en aquellos años. Dada la consigna de que todo signo externo debe ser la expresión de una vivencia interna, la principal herramienta actoral será el recurso a la memoria como forma de rescate de sucesos personales del pasado, que puedan relacionarse por analogía con el conflicto que la obra representa. La labor del actor es entonces respetar la existencia de la realidad a recrear, para lo cual debe atenerse a la interpretación del subtexto, significado profundo aportado por el autor, a través del texto dramático y refrendado por el director, como responsable último de la puesta en escena.
Mostrar más

5 Lee mas

Show all 10000 documents...