PDF superior Expediente con el Informe del estado general del Colegio Mayor del Rosario

Análisis y valoración del estado actual del parte de lesiones

Análisis y valoración del estado actual del parte de lesiones

Así, el criterio cronológico resulta confuso, pues en general, un médico clínico realiza el pronóstico valo­ rando el riesgo vital de las lesiones. Una lesión clíni­ camente gravísima puede ser leve desde el punto de vista médico-legal. Tras la Ley 3/ 1989, el parámetro diferenciador entre Falta y Delito será la actuación fa­ cultativa (Fig. 2); las lesiones que requieran sólo la pri­ mera asistencia facultativa y que no exijan tratamien­ to médico o quirúrgico serán Faltas, siendo Delito, aquéllas que no precisen para su sanidad además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médi­ co o quirúrgico, dando lugar a mayor pena si se em­ plean en la agresión armas, instrumentos, objetivos, medios, métodos o formas susceptibles de causar gra­ ve daño en la integridad del lesionado o reveladoras de acusada brutalidad, si quedan secuelas o se usó la tortura. El problema reside fundamentalmente en es­ tablecer qué se debe entender por asistencia faculta ti-
Mostrar más

8 Lee mas

Antigona de Sofocles

Antigona de Sofocles

A NTÍGONA .- ¡Oh Ismene, mi propia hermana, de mi misma sangre!, ¿acaso sabes cuál de las desdichas que nos vienen de Edipo va a dejar de cumplir Zeus en nosotras mientras aún estemos vivas? Nada doloroso ni sin desgracia, vergonzoso ni deshonroso existe que yo no haya visto entre tus males y los míos. Y ahora, ¿qué edicto es éste que dicen que acaba de publicar el general 1 para la ciudad entera? ¿Has oído tú algo y sabes de qué trata? ¿O es que no te das cuenta de que contra nuestros seres queridos se acercan desgracias propias de enemigos?

13 Lee mas

Texto 3 Jardon y ot – Prehistoria y cine

Texto 3 Jardon y ot – Prehistoria y cine

Son pocas las películas que transcurren en un contexto espacio temporal concreto y sin anacro- nismos, de manera que pudieran encajar en un supuesto «género histórico» (Hernández Descalzo, 1997). Algunas de estas producciones se basan en novelas ambientadas en tiempos prehistóricos como En busca del fuego (La guerre du feu, Jean Jacques Annaud, 1981) El clan del oso cavernario (The clan of the cave bear, Michael Chapman, 1986) o Ao,le dernier néandertal (Jacques Malaterre, 2010), recogen, con mayor o menor acierto, los resultados de las investigaciones del momento (Rosny, J.H. 1909; Auel, J.M. 1980; Klapczynski, M. 2007). En ellas se tratan temas como la coexistencia de diferentes especies del género homo, la hibridación entre nean- dertales y cromañones, la especificidad de la sexualidad humana, la importancia del fuego, la práctica de la violencia, del canibalismo, el descubrimiento de las emociones (la risa, el llanto, el amor, la pérdida...), la autoconsciencia, la aparición del arte y el pensamiento simbólico... temas que han sido objeto de debate científico y que en cierta medida podemos considerar pertinentes en un cine de temá- tica prehistórica. Es precisamente el excepcional tratamiento de estos temas el que ha convertido a En busca del fuego en la película de Prehistoria mejor valorada hasta el momento por los investigadores y por el público. Tanto en estas películas como en las anteriormente mencionadas, las ficciones que con- textualizan estos temas presentan esquemas narrativos universales que se reproducen una y otra vez tanto en el cine como en la literatura y que tienen origen en la tradición oral (la búsqueda del tesoro, el intruso benefactor o destructor, el ser desdoblado, el conocimiento de sí mismo, el amor redentor ...). Repasando los temas apuntados por Balló y Pérez en la Semilla Inmortal (Balló y Pérez, 2000) reconocemos en las películas que nos ocupan, este tipo de narraciones.
Mostrar más

175 Lee mas

Texto 2 Menendez y ot – El Arte En La Prehistoria

Texto 2 Menendez y ot – El Arte En La Prehistoria

eclesiásticos y de la sociedad en general reticentes a admitir tanto las teo- rías darwinianas como la antigüedad antidiluviana de algunos hallazgos y varios arqueólogos que como Jacques Boucher de Perthes (1788-1868), E. Lartet (1801-1871), Gabriel de Mortillet (1821-1898), etc., encuentran con cierto asombro, a través de estudios estratigráficos y geológicos (no olvi- demos que las raíces de la prehistoria y de muchos de los arqueólogos pre- historiadores residen en esa rama del conocimiento), las huellas materia- les de un pasado humano muy remoto. La necesidad de llevar a cabo tanto la clasificación de los objetos como la definición de una serie de tipos para sistematizar la Prehistoria en periodos cronoculturales («tipologías») que permitieran un mejor estudio de la misma pudo también contribuir de algún modo a fijar ideas evolutivas en los objetos, introduciendo juicios de valor sobre la calidad (perfección o belleza) de sus ejecuciones que des- embocan inexorablemente en comparaciones. La aceptación de la existen- cia de arte mueble pleistocénico por parte de los primeros estudiosos pue- de tener relación con una supuesta fracturación en la valoración del fenómeno artístico, «cisura que posibilita la distinción entre artesanía y arte, entre artes menores y mayores, entre arte de pequeño formato y arte de gran formato, entre el gusto inocente por el adorno y la sofisticada afi- ción por las Bellas Artes, etc.» (Moro y González Morales, 2004: 121). De modo que estas piezas de arte mueble tan antiguo comportaban única- mente un concepto de arte menor, artesanía, y así ayudaban a digerir en la mentalidad decimonónica el reconocimiento de formas artísticas en pueblos «tan poco evolucionados».
Mostrar más

122 Lee mas

Autopercepción del bienestar del cuidador familiar del adulto mayor y características sociodemográficas

Autopercepción del bienestar del cuidador familiar del adulto mayor y características sociodemográficas

Autopercepción del Bienestar es la satisfac- ción que manifiesta el cuidador/a familiar del adulto mayor en cuanto a la atención de sus necesidades como alimentación, eliminación, sueño, entre otras (Físico); amor, cariño, com- prensión, apoyo, entre otras (Psicológico); re- laciones personales, familiares, de pareja, labo- rales, financieros, actividades del hogar, entre otras (Social); valores, fe, esperanza, relación con un ser supremo, entre otras (Espiritual). Las necesidades que subyacen a la autoper- cepción pueden estar alteradas por el cumpli- miento de su papel como cuidadoras. Quienes, sin embargo, pueden responder positivamen- te en la medida en que logren compensar los problemas derivados y afrontarlos (Pessuto, Ferreira, 2008).
Mostrar más

9 Lee mas

Show all 10000 documents...