PDF superior Familia y fase terminal (parte II).doc

Familia y fase terminal (parte II).doc

Familia y fase terminal (parte II).doc

Medio rural: se suele tener mayor apoyo de familiares y de la vecindad; la dependencia de centros sanitarios es menor y la solidaridad del resto de la comunidad está más o menos garantizada Medio urbano: Existen más dificultades para cuidar directamente al paciente con enfermedad en fase terminal. Los domicilios no son adecuados para el cuidado, la proximidad física de los vecinos no tiene reflejo en una relación solidaria; por lo que la hospitalización del paciente suele ser el recurso más utilizado, sin tener en cuenta la fase de la enfermedad, ni los objetivos planteados para el paciente y el tipo de institución sanitaria.
Mostrar más

6 Lee mas

Tcnicas para romper con la conspiracin del silencio en la enfermedad terminal

Tcnicas para romper con la conspiracin del silencio en la enfermedad terminal

de capacitar paliativistas que velen por la atención integral del individuo moribundo, lo que a su vez involucra el proceso de comunicación del diagnóstico y del pronóstico de las enfermeda- des incurables. Por esta razón, el equipo de cuidados paliativos debe poseer valores y principios que rijan su actividad diaria, así como educación sobre la calidad y la cantidad de información que se le debe proporcionar al usuario con respecto a su enfermedad, su pronóstico y su tratamiento. De los motivos antes expuestos nace el siguiente objetivo general: Investigar estrategias empleadas por los equipos de asistencia pa- liativa para terminar con la cons- piración del silencio impuesta en los pacientes portadores de una enfermedad en fase terminal, por parte de su familia; a través de la revisión bibliográfica en distintos libros y revistas de interés en el tema. Dando como resultado los objetivos específicos citados a continuación:
Mostrar más

7 Lee mas

Calidad de vida en pacientes con cáncer de mama en fase terminal

Calidad de vida en pacientes con cáncer de mama en fase terminal

En las ultimas tres décadas el tratamiento para el cáncer de mama ha cambiado gradualmente dejando de ser un tratamiento con énfasis anatómico, radical y mutilante para pasar a ser desde la década de los años 80, un tratamiento biológico y más efectivo en mantener la calidad de vida de las mujeres que sufren de esta condición. Hace aproximadamente 25 años el tratamiento usualmente disponible era la cirugía mientras que hoy en día la mayoría de las mujeres reciben cirugía, radioterapia, quimioterapia y/o terapia hormonal como parte de su tratamiento primario (Camacho, 2000). Debido a esto el cáncer es una enfermedad que ha sido asociada a dolor y muerte. Como en cualquier paciente que sufre una enfermedad crónica, en estos enfermos, se alteran las relaciones del individuo enfermo con su medio, así como sus roles preestablecidos. Hay algunos cambios que pueden identificarse como comunes; por ejemplo, la inquietud que experimentan relacionada con su presente y su futuro, incluyendo la preocupación por la calidad de vida que podrán llevar. Pérez (2001). (Extraído de la red el 28 de mayo de 2006). Actualmente existen programas de cuidados paliativos que constituyen la forma práctica más viable para lograr una adecuada atención integral, cuando ya no es posible un tratamiento con fines curativos, ya que éstos persiguen lograr en primer lugar, el máximo control de síntomas y bienestar subjetivo, aspectos fundamentales en la preservación de la calidad de vida, tanto del paciente como de la familia (Redondo, Rodón, Chacón, Grau Abalo, y Nicot, 1998).
Mostrar más

37 Lee mas

Fase terminal y cuidados paliativos

Fase terminal y cuidados paliativos

Por otra parte, si bien el concepto de culpa y expiación de la culpa, a través del sufrimiento, es una construcción religiosa judeo-cristiana, el abordaje religioso ofrece también elementos para afrontar las crisis y es frecuente en nuestra sociedad el echar mano de las historias familiares con las que se pretende aminorar la crisis en la que se encuentra sumergida la familia. Con frecuencia se retoman actitudes religiosas para enfrentar los eventos metafísicos y se esgrimen recursos como las oraciones formales o las lecturas de textos religiosos, en un afán de encontrar consuelo. Conductas como las oraciones y los rezos compartidos, así como las muestras de afecto, suelen presentarse en los períodos iniciales de afrontamiento a la enfermedad terminal. Pero conforme el proceso avanza en su evolución incontenible, la solidaridad se transforma, primero en desconfianza; se duda de la veracidad del síntoma doloroso e incluso del sufrimiento, y después, en un rechazo a la situación o al enfermo al no encontrar soluciones. No es difícil corroborar la conducta social de los allegados a la familia, que en los primeros días se muestran solícitos y condescendientes, pero con el transcurrir del tiempo se alejan e incluso evitan el contacto con la familia y con el propio enfermo. Cabe aquí la frase de René Lariche: “ Sólo hay un dolor fácil de soportar, y éste es el dolor de los demás”, o la tan conocida frase popular : “En la cárcel y en la enfermedad se conoce a los amigos”. Es en este momento en el que la familia se enfrenta sola al cuidado del enfermo, con frecuencia ya abandonado por las instituciones de seguridad social, bajo la etiqueta de “incurable” ó “desahuciado” y se involucran directamente en el manejo del dolor, situación seguramente terrible, cuando es ampliamente reconocido, que incluso en un ámbito tecnificado y medicalizado, existe un alto grado de ineficiencia para su control.
Mostrar más

11 Lee mas

La terapia floral en la atencin al paciente terminal y su familia

La terapia floral en la atencin al paciente terminal y su familia

Aceptación pacífica de la muerte cercana como un fin alcanzable. (13) Si el paciente ha podido atravesar las anteriores etapas, aparece una especie de conciliación consigo mismo o con su situación y deja de rechazar su destino. Aclara la Dra. K. Ross que la aceptación no es necesariamente una fase feliz, “está desprovista de sentimientos”. Según esta especialista, en estos momentos es donde la familia necesita más ayuda. (14) Cuando el paciente moribundo ha encontrado cierta paz y aceptación, sus motivaciones e intereses disminuyen: deja de preocuparse por problemas del mundo exterior, no desea visitas, no le interesa la televisión; esto es algo que debe respetarse por parte de la familia y terapeutas.
Mostrar más

14 Lee mas

Perspectiva de la enfermera ante el paciente oncológico en fase terminal en Tampico, Tamaulipas, México

Perspectiva de la enfermera ante el paciente oncológico en fase terminal en Tampico, Tamaulipas, México

Por otra parte, al identifi car el papel que desempeña la familia en el proceso termi- nal del paciente oncológico, se refl exionó que ésta, más allá de ser una estructura conforma- da desde una visión clásica como un órgano de parentesco y dependencia que actúa como agente socializador; conjuga más bien cierto sentido de existencia entre sus integrantes, que brinda un signifi cado de vida, sea éste negativo o positivo. Así, al interior de las familias pue- den encontrarse miembros que se interesan en brindar cuidado y protección al familiar en fase terminal; pero desafortunadamente esto no su- cede con regularidad. La enfermera observa entonces, que el mayor reto al que se enfrenta el paciente oncológico en fase última es a la in- comprensión y ésta, indudablemente, se halla en la mayoría de los casos en el seno de la fa- milia, pues implica llegar a un nivel superior de relación con el otro, por el otro y para el otro.
Mostrar más

8 Lee mas

Familia y fase terminal (parte I).doc

Familia y fase terminal (parte I).doc

12.1 Características individuales: Son los recursos propios con los que se cuenta para afrontar una situación de estrés. Aquí influye el tipo de relación con el ser querido y con el resto de familiares. 12.2 Historia previa de pérdidas: Si la familia ha pasado por muertes anteriores será más vulnerable al proceso actual. Ante una nueva pérdida se reactivan los

8 Lee mas

Lazarillo de Tormes-anónimo.doc

Lazarillo de Tormes-anónimo.doc

– Buenos hombres, oídme una palabra, que después oiréis a quien quisieres. Yo vine aquí con este echacuervo que os predica, el cual me engañó y dijo que le favoreciese en este negocio, y que partiríamos la ganancia. Y ahora, visto el daño que haría a mi conciencia y a vuestras haciendas, arrepentido de lo hecho, os declaro claramente que las bulas que predica son falsas, y que no le creáis ni las toméis, y que yo, directa ni indirecta, no soy parte en ellas, y que desde ahora dejo la vara y doy con ella en el suelo. Y si en algún tiempo éste fuere castigado por la falsedad, que vosotros me seáis testigos cómo yo no soy con él ni le doy a ello ayuda, antes os desengaño y declaro su maldad. Y acabó su razonamiento. Algunos hombres honrados que allí estaban se quisieron levantar y echar al alguacil fuera de la iglesia, por evitar escándalo. Mas mi amo les fue a la mano y mandó a todos que, so pena de excomunión, no le estorbasen, mas que le dejasen decir todo lo que quisiese. Y así, él también tuvo silencio, mientras el alguacil dijo todo lo que he dicho. Como calló, mi amo le preguntó si quería decir más, que lo dijese. El alguacil dijo: – Harto más hay que decir de vos y de vuestra falsedad; mas por ahora basta. El señor comisario se hincó de rodillas en el púlpito y, puestas las manos y mirando al cielo, dijo así:
Mostrar más

38 Lee mas

La sedación paliativa ante síntomas refractarios : revisión de datos bibliográficos

La sedación paliativa ante síntomas refractarios : revisión de datos bibliográficos

c) Tercer caso: frente a un paciente en fase agónica. Tanto el enfermo como el equipo tratante y sus familiares ven la muerte como un hecho inminente. Es muy frecuente que este paciente se encuentre con una falla en la cognición, perciba dolor, disnea, delirio, se encuen- tre muy agitado. Los síntomas de la ago- nía se suponen que son refractarios, puesto que no se tiene tiempo para pro- bar o intentar aquellos tratamientos con que se cuenta. Por lo tanto, el tratamien- to indicado es la sedación (superficial o profunda). En este estado y ante la estra- tegia por utilizar, es necesario involucrar a la familia en la toma de la decisión para obtener su consentimiento, en el caso en que el paciente no pueda hacerlo. Este tipo de sedación se llama sedación en la agonía.
Mostrar más

27 Lee mas

Pedro Páramo-Juan Rulfo.doc

Pedro Páramo-Juan Rulfo.doc

La que le dio aquel hijito que se les murió apenas nacido, dizque porque ella estaba incapacitada: el mal de ojo y los fríos y la rescoldera y no sé cuántos males tenía su mujer, según[r]

32 Lee mas

II-I-6.doc

II-I-6.doc

 Utilizar las herramientas básicas de algunos sistemas operativos de red para la administración de usuarios.  Utilizar los elementos de seguridad y auditoria de algunos siste[r]

43 Lee mas

Otelo-Shakespeare.doc

Otelo-Shakespeare.doc

YAGO.- Pues yo lo siento, porque anduvo tan provocativo y tales insolencias dijo contra ti, que yo que soy tan poco sufrido, apenas pude irme a la mano. Pero dime, ¿os habéis casado ya? El senador Brabancio es hombre de mucha autoridad y tiene más partido que el mismo Dux. Pedirá el divorcio, invocará las leyes, y si no consigue su propósito, os inquietará de mil modos. OTELO.- Por mucho que él imagine, más han de poder los servicios que tengo hechos al Senado. Todavía no he dicho a nadie, pero lo diré ahora que la alabanza puede honrarme, que desciendo de reyes, y que merezco la dicha que he alcanzado. A fe mía, Yago, que si no fuera por mi amor a Desdémona, no me hubiera yo sometido, siendo de tan soberbia condición, al servicio de la República, aunque me dieran todo el oro de la otra parte de los mares. Pero ¿qué antorchas veo allí?
Mostrar más

63 Lee mas

VERSOS SENCILLOS.doc

VERSOS SENCILLOS.doc

Rápida como un reflejo, Dos veces vi el alma, dos: Cuando murió el pobre viejo, Cuando ella me dijo adiós.. Temblé una vez -en la reja, A la entrada de la viña,- Cuando la bárbara abeja [r]

21 Lee mas

Mujercitas.doc

Mujercitas.doc

Con la llegada de la primavera se pusieron de moda nuevas diversiones, y los días más largos daban tiempo para toda clase de trabajos y recreos. Era menester labrar el jardín, y, cada hermana tenía la cuarta parte de un jardincito, donde podía hacer lo que gustara. Hanna solía decir: "Adivinaría de quién es cada jardincito aunque lo viera en la China." Bien podía decirlo, porque los gustos de las muchachas diferían tanto como sus caracteres. Meg tenía en el suyo rosas, hebotropo, mirto y un pequeño naranjo. El jardincito de Jo no estaba dos años lo mismo porque siempre hacía experimentos. Este año iba a ser una plantación de girasoles, cuyas semillas habían de dar de comer a la gallina Muñuda y su familia de polluelos. Beth tenía flores perfumadas: arvejillas, reseda, delfino, clavelinas y artemisa, álsine para el pájaro y yerba gatera para los gatos. En su jardincito tenía Amy una glorieta, algo pequeña y desigual, pero muy bonita, rodeada de guirnaldas de madreselva y campanillas; lirios altos y blancos, helechos delicados y tantas clases de plantas como quisiesen florecer allí.
Mostrar más

133 Lee mas

El libro y el Bios: Algunos momentos en su historiografía  Lectura desde el paradigma ecológico  Volumen II

El libro y el Bios: Algunos momentos en su historiografía Lectura desde el paradigma ecológico Volumen II

Mateo Alemán y de Enero (Sevilla, 1547 - México, después de 1615) es un escritor español del Siglo de Oro conocido fundamentalmente por la novela picaresca Guzmán de Alfarache, publicada en dos partes, en 1599 y 1604, que estableció y consolidó los rasgos característicos de dicho género. Obra. La obra maestra por la que se le recuerda es fundamentalmente el Guzmán de Alfarache, novela picaresca conocida como El pícaro por antonomasia, en la lengua de la época y publicada en dos partes: la primera en Madrid en 1599 y una segunda en Lisboa en 1604 con el subtítulo de Atalaya de la vida humana. La narración es autobiográfica como en el Lazarillo de Tormes, aunque el personaje posee una doble dimensión, como pícaro y como pecador arrepentido, que corresponden a las dos fases sucesivas de su vida. El relato principal, narrado en un primoroso estilo, se halla cuajado de digresiones didáctico- moralizantes y ejemplos eruditos antiguos y modernos, sacros o profanos; dominan sin embargo Séneca, el Evangelio, el refranero popular y los lugares comunes de la predicación de la época. El Guzmán consolidó la fórmula de la novela picaresca en España y Europa, pues fue muy traducida, a veces incluso expurgada de las digresiones de tono moral que trufaban la narración, lo que impedía el propósito moral que el autor se había propuesto; éste había prometido una tercera parte que no llegó nunca a publicar. La principal característica de la filosofía de la vida emanada del Guzmán de Alfarache es un misantrópico pesimismo: la vida del hombre es una milicia en la tierra contra un mundo hostil que se mueve por la violencia; el protagonista intenta una y otra vez reformarse pero siempre vuelve a caer en el vicio, a la manera de Sísifo. Tan negra visión se suele atribuir a la atribulada vida del autor, o a su condición de descendiente de judíos conversos; en todo caso, las restantes obras del autor atestiguan que se trata de un moralista cristiano imbuido de la convicción de la absoluta igualdad de todos los hombres, y de la valoración de la virtud propia y de la dignidad por encima de los grupos y las castas.
Mostrar más

254 Lee mas

Impacto psicosocial en enfermeras que brindan cuidados en fase terminal

Impacto psicosocial en enfermeras que brindan cuidados en fase terminal

ABSTRACT Introduction: The experience and significance of the process of dying depend on sociocultural construction worldview of life, knowledge and personal experiences. In Mexico, as in other countries, death is something contradictory, feared and revered evaded. The nursing staff is immersed in this culture and from there his practice, aiming to contribute to the promotion, maintenance, recovery of health and hospice care. There are many research on performance and attitudes to death in nursing, but empty of emotional impact to the performance of care. Objective: To characterize qualitatively psychosocial impact on nurses who provide palliative care hospital patients in the end stage of life. Materials and Methods: A qualitative study, phenomenological method, in-depth interview technique, as informants four registered nurses, semiotic analysis focused on narratives. Results: Conceptualization: human, death, terminal phase, nurse-nursing; findings: self-perception as being split between the personal and the professional; significance of death as loss-gain; unfavorable hospital setting to die well; psychosocial impact and factors that intensify it; lack of training and support. Discussion: Conceptualization and significance of death reviewed in previous investigations, describing the psychosocial impact and its causes. Conclusions: Psychosocial impact related to multiple factors: address the social stigma of death, the divergence between taking professional vs. personal actions, what pertains to the hospital and a lack of a thanatological approach. Urgently develop a plan that accounts for these findings. This plan would result in less psychosocial impact on nurses and consequently improve hospital performance and improve quality of care and patient conditions.
Mostrar más

9 Lee mas

Aspectos psicológicos del paciente terminal: el adolescente y la familia

Aspectos psicológicos del paciente terminal: el adolescente y la familia

- Producen sufrimiento y un gran impacto en el paciente y en su entorno. Dado el envejecimiento que está sufriendo la población como consecuencia de la mejora de muchos factores (condiciones de salubridad, conocimientos y procedimientos médicos…), es muy común encontrar gran número de personas que sufren enfermedades crónicas, y que, a su vez, pueden convertirse en un futuro en enfermedades terminales. La enfermedad terminal más común es el cáncer, siendo, además, una de las primeras causas de muerte en nuestra sociedad. Además de enfermedades oncológicas, nos encontramos con pacientes terminales que padecen enfermedades degenerativas del sistema nervioso central, cirrosis hepática, EPOC, enfermedades relacionadas con el sistema circulatorio y SIDA (3) (6). En el ámbito de la pediatría, las enfermedades terminales más frecuentes son el cáncer (leucemia, SNC y linfomas), hepatopatías, lesiones neurológicas, malformaciones congénita y trisomías (8).
Mostrar más

38 Lee mas

PRACTICA_WORD examen parte 1.doc

PRACTICA_WORD examen parte 1.doc

El panorama se modificó totalmente con la aparición de las computadoras personales con mejore circuitos, más memoria, unidades de disco flexible y sobre todo con la aparición de progra[r]

6 Lee mas

Me siento parte de mi Familia

Me siento parte de mi Familia

Por otra parte, la mera consanguinidad no garantiza el establecimiento automático de los lazos solidarios con los que se suele caracterizar a las familias. Si los lazos familiares fueran equivalentes a los lazos consanguíneos, un niño adoptado nunca podría establecer una relación cordial con sus padres adoptivos, puesto que sus "instintos familiares" le llevarían a rechazarlos y a buscar la protección de los padres biológicos. Los lazos familiares, por tanto, son resultado de un proceso de interacción entre una persona y su familia (lo que quiera que cada sociedad haya definido por familia: familia nuclear o extensa; familia monoparental o adoptiva, etc.). En este proceso se diluye un fenómeno puramente biológico: es también y, sobre todo, una construcción cultural, en la medida en que cada sociedad define de acuerdo con sus necesidades y su visión del mundo lo que constituye una «familia».
Mostrar más

47 Lee mas

Micromorfología y anatomía de dos especies mediterráneas del género Ajuga L. (Lamiaceae)

Micromorfología y anatomía de dos especies mediterráneas del género Ajuga L. (Lamiaceae)

Por otra parte, de acuerdo con Ryding (1995), parece evidente la proximidad de Ajuga con la familia Verbenaceae, ya que a pesar de tener estilo terminal, este género presenta una serie d[r]

7 Lee mas

Show all 10000 documents...