PDF superior Fotografías de la muerte y del dolor

Fotografías de la muerte y del dolor

Fotografías de la muerte y del dolor

¿Est á bien hacer público el dolor personal? ¿Dieron el sí esas personas para ser fot ografiadas? ¿Podrían haber dado un perm iso en esa sit uación ext rem a que t ant o se parece a la locura? Cuando se experim ent a un dolor int enso, uno se sient e enaj enado com o ser hum ano, vacío de subj et ividad porque t odas las cert ezas de la exist encia se han evaporado. Nada est á bien. Todo est á m al. Eso es la locura, sent ir que nada t iene sent ido. Expulsar con el llant o ese vacío de sent ido que nos carcom e las ent rañas es lo que nos devuelve lent am ent e el sent ido de realidad. Esas personas que grit aban de dolor est aban haciendo lo único hum anam ent e posible que se puede hacer en un m om ent o com o ese. ¿Som os m irones del dolor aj eno o com part im os con ellos lo que les pasa? Las act it udes frent e a esas im ágenes dependen de cada persona en un cont ext o social y cult ural part icular, no exist e un pat rón de respuest a frent e a ese t ipo de im ágenes.
Mostrar más

6 Lee mas

Sentido y límite de la visión filosófica sobre el dolor y la muerte

Sentido y límite de la visión filosófica sobre el dolor y la muerte

En cuarto lugar, el Dr. Padrón, en una apretada síntesis mostró la impotencia de la razón filosófica ante el sentido último de la muerte, tanto en la filosofía antigua cuanto en la moderna y contemporánea, porque ese “sentido del sentido” sólo apa- rece cuando hay una apertura a la Trascendencia y al Ser Absoluto Personal. Lo que la filosofía contemporánea busca en lo inmanente, incluso a través de una teología secularizada, no responde satis- factoriamente a la pregunta del por qué del mal, de la muerte de inocentes, etc. Como cristiano, es posible afirmar que sólo a la luz de la Pasión de Cristo el dolor y el mal en los inocentes adquiere sentido. Redimiéndonos mediante el sufrimiento que culmina en la Cruz, Cristo, el inocen-
Mostrar más

7 Lee mas

La familia, la enfermedad, el dolor y la muerte en la obra pictórica de Edvard Munch

La familia, la enfermedad, el dolor y la muerte en la obra pictórica de Edvard Munch

Con estas palabras resumía Edvard Munch el sentido de su pintura. Al igual que otros artistas, la enfermedad, el dolor y la muerte; marcaron de tal forma su vida que el pintor nunca pudo deshacerse del hombre que lo envolvía. “Yo no pinto lo que veo, sino lo que vi” decía Munch. Y lo que vio fue plasmado en su pintura como una percepción momentánea de una escena de la existencia humana. Quizás estemos acostumbrados al sufrimiento, al dolor en soledad. Podemos realizar el esfuerzo, ahora, durante apenas un instante, lo extremada- mente difícil que sería expresarnos desde cualquier técnica artística obviando el sufrimiento, la melan- colía y la soledad del dolor. Como un acto agóni- co, como el protagonista de una tragedia griega, Munch pintó lo que vio: un grito callado desde la cama, un marco inamovible de blancos radiantes, un soporte para la composición del lienzo y de su vida. Munch, el pintor de almohadas.
Mostrar más

7 Lee mas

Reflexiones sobre los efectos de las imágenes de dolor, muerte y sufrimiento en los espectadores

Reflexiones sobre los efectos de las imágenes de dolor, muerte y sufrimiento en los espectadores

Lil Junas, en un estudio sobre los concursos periodísticos más prestigiosos de Estados Unidos, observó que desde la instauración del Pulitzer de fotografía en 1942 y hasta 1981, 26 de los 40 Pulitzer fueron otorgados a fotografías cuyo tema era la violencia y la tragedia. Y es que la imagen es uno de los lenguajes de la comunicación más apropiado para reflejar la expresividad del sufrimiento y del dolor. Desde que se inventaron las cámaras en 1839, la fotografía y después la televisión ha acompañado a la muerte ¿Por qué este interés de profesionales de la información y público? En esta comunicación paso breve revista a las teorías más importantes sobre el particular: interés informativo, teoría de la catarsis, desrealización de amenazas, fascinación. A continuación entraré en el debate moral sobre lo que deberían o no deberían mostrar los medios, sobre todo la televisión, en relación con casos de sufrimiento, violencia, dolor y muerte. El asunto es controvertido porque a menudo hay un serio conflicto de valores (verdad versus dignidad, por ejemplo) y de derechos (por ejemplo, libertad de expresión versus preservación de la vida).
Mostrar más

5 Lee mas

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

El libro de Diéguez analiza la naturaleza y la razón de ser de estos fenómenos para- artísticos, liminales, fronterizos, que son performances en toda su variedad, instala- ciones y otras formas relacionadas de teatralidad, que por un lado abordan la realidad en sus manifestaciones más crudas, muchas veces anatómicas y biológicas, pero por otra surgen a partir del gesto de un determinado distanciamiento o exotopía que implica y exige el acto estético. Solo que la parte estética aquí no tiene la intención de despren- derse de las implicaciones emotivas, éticas, muchas veces políticas e ideológicas (“teleo- lógicas”, de acuerdo con Eijenbaum). Un grito condensado, codifi cado, en ocasiones simbolizado –hago esta reserva al darme cuenta de que en ocasiones estas formas no pasan deliberadamente por la simbolización–, que pueden evocar las obras de Edvard Munch, quizás la expresión artistica más intensa, en el siglo XX, de la angustia existen- cial. Pero el dolor de Edvard Munch, externado y legitimado por la pintura, está per- fectamente depositado en los recintos de los museos, cuya mera existencia establece la perspectiva necesaria para instaurar un objeto estético como tal, a una determinada distancia de la realidad o la vivencia que lo ha engendrado, para ser admitido justa- mente en su calidad “estética”. Además, para un espectador no remite a ninguna viven- cia específi ca, sino que apela a la simbolización de la experiencia del dolor. Pero el punto de comparación en este caso vale únicamente como una débil sugerencia de la intensi- dad, impresión producida por los tradicionales medios de lienzos, pinturas, pinceles y, en su ausencia, reproducciones en fotografías y películas. La película cinematográfi ca se ha convertido en un simulacro de la vivencia, simulacro que pretende involucrarnos ade- más en un ambiente de frivolidad (fun) por principio. La fotografía como registro y tes- timonio da cuenta de un hecho. No obstante, el fotoshop y otros artifi cios ampliamente utilizados en las redes sociales abren un infi nito campo para las falsifi caciones y bana- lizaciones. Los fenómenos para-artísticos de los que da muestra Ileana Diéguez buscan justamente la inmediatez del contacto corporal de la carne humana sufrida y masacrada con nuestro medio y requieren nuestra presencia.
Mostrar más

13 Lee mas

Dolor físico, muerte y sociedad

Dolor físico, muerte y sociedad

Daniel Callahan señala que los obje- tivos de la Medicina del siglo XXI tienen que ser dos: por una parte, prevenir y tratar de vencer las enfermedades, por otra, cuando independientemente de todos nues- tros esfuerzos llegue la muerte, conseguir que los pacientes mueran en paz, ya que a pesar de los avan- ces tecnológicos, nunca podremos posponerla indefinidamente. Se realizará una reflexión acerca del dolor y el sufrimiento al final de la vida y sobre las posibles interven- ciones psicológicas que contribuyan al logro del objetivo mencionado.
Mostrar más

6 Lee mas

Cuando la muerte visita la familia. De la pena y el dolor a la esperanza y la vida

Cuando la muerte visita la familia. De la pena y el dolor a la esperanza y la vida

Escribir sobre la familia que ha perdido a uno de los padres es, en primer lugar, reconocer que cada familia es única, que cada fallecido es único y que cada dolor es también único. Es desde este reconocimiento y desde el más profundo respeto desde donde me atrevo a compartir mi experiencia, por si esta puede ayudar a alguien que esté pasando por esta difícil situación.

5 Lee mas

Divagaciones por Mustio

Divagaciones por Mustio

En cuanto al artículo DIVAGACIONES, que ha inspirado estas consideraciones generales, no nos detendremos á detallarlo para dar á conocer su importancia. Basta decir que son lucubraciones de un cerebro que tiene siempre presente el dolor como un bien y la muerte como una esperanza. En él encuentran los más bellos pensamientos, profundos y aun incomprensibles para la generalidad de los lectores, pensamientos que el tiempo decifrará, unidos á la forma más adecuada al objeto.

13 Lee mas

¿Qué piensan los adolescentes sobre la vida y la muerte? Análisis de contenido de grupos de discusión de adolescentes en riesgo suicida

¿Qué piensan los adolescentes sobre la vida y la muerte? Análisis de contenido de grupos de discusión de adolescentes en riesgo suicida

Estudios previos informan sobre la incidencia de los factores vitales estresantes en el comportamiento suicida (Cohen, 2000; Fergusson, D. et al., 2000; Fachinelli y cols, 2005) los cuales generalmente reflejan una actitud de rechazo hacia la vida en la medida en que no puedan ser afrontados exitosamente. Los cambios personales parecen ser los que más preocupan a los jóvenes que piensan en el suicidio como una solución a sus problemas. Por otra parte, se han observado diferencias en las actitudes hacia la vida y la muerte en adolescentes en distintos niveles de riesgo de suicidio. Aquellos que están en riesgo alto poseen menor “Atracción por la Vida”, mayor “Rechazo hacia la Vida” y “Atracción por la Muerte”. En investigaciones previas (Fachinelli y cols, 2005) concluimos que lo que distingue a un adolescente en riesgo de suicidio no es la falta de temor a la muerte sino el grado de satisfacción con la vida, el dolor y la frustración resultante de situaciones estresantes y la concepción de la muerte como alternativa de resolución de conflictos. Entonces, la posibilidad de generar espacios de diálogo con los adolescentes acerca de sus preocupaciones, intereses, opiniones y valoraciones acerca de la vida y la muerte es un elemento clave para la comprensión de sus necesidades y la promoción de conductas adaptativas.
Mostrar más

10 Lee mas

La medicina del dolor

La medicina del dolor

En muchas ocasiones, esa «mirada humanitaria» se apoyó en la reivindicación del uso de opiáceos en pacien- tes terminales, es decir, en la política (no siempre acep- tada socialmente) de poner a disposición del enfermo los instrumentos y las sustancias necesarias para disminuir su sufrimiento (Clark, 2003). Ya en 1890, el médico Her- bert Snow abogaba por el uso generalizado del opio en el tratamiento del cáncer incurable (Snow, 1890). Tres años antes, también William Munk había comenzado su pionero tratado sobre la eutanasia reivindicando la ges- tión médica de la muerte; lo que también incluía poner al servicio del paciente los medios necesarios para evitar su sufrimiento. Este médico e historiador inglés considera- ba que el opio debía utilizarse tanto para aliviar el dolor como para aplacar el sentimiento de cansancio y abati- miento, el agotamiento y la ansiedad que acompañaba, en ocasiones, el último viaje (Munk, 1887). 1
Mostrar más

10 Lee mas

Perspectiva antropológica y psicosocial de la muerte y el duelo

Perspectiva antropológica y psicosocial de la muerte y el duelo

El duelo ocurre o se inicia inmediatamente des- pués, o en los meses siguientes a la muerte de un ser querido y está limitado a un período de tiempo que varía de persona en persona (no se extiende a lo largo de toda la vida). El trabajo de duelo es un proceso psicológico complejo de deshacer los lazos contraídos y enfrentarse al dolor de la pérdi- da. Al hablar de duelo no podemos dejar de citar a Freud, quien ha hecho importantes aportes en lo que a este tema respecta. Freud compara la melan- colía con el duelo en sus escritos de "duelo y melancolía". Ambas son reacciones ante la pérdida de un ser amado. En el duelo, la pérdida, trae gran- des desviaciones en la conducta normal. Pero no se considera una conducta patológica. Esto es muy importante porque todas las personas que sufren pérdidas afectivas atraviesan un proceso de duelo y es inevitable sentir tristeza ante semejante aconte- cimiento. En el duelo la pérdida es real, o sea que se pierde un objeto del mundo externo y se sabe cual es, la persona comienza con conductas anor- males (pero no es patológico), se supera con el paso del tiempo. Hay una menor productividad y el mundo queda pobre y vacío.
Mostrar más

17 Lee mas

Eutanasia y distanasia: dos extremos opuestos

Eutanasia y distanasia: dos extremos opuestos

Cuando se habla de la muerte digna existen dos extremos opuestos que conviene distinguir: la eutanasia y la distanasia. Mientras la eutanasia intenta acelerar la muerte, el encarnizamiento te- rapéutico se intenta retardarla o evitarla “a toda costa”. Entre ambos extremos parece haber un justo medio, que se intenta definir de la manera más nítida posible en este artículo. Para hacerlo, después de una breve introducción donde se aclara el método colativo y deductivo a usar (capítulo I), el autor analiza los valores fundamentales de la ciencia y de la práctica médica (capítulo II), los cuidados debidos al paciente, donde toca el muy utilizado principio de proporcionalidad terapéuti- ca (capítulo III); desarrollando lo anterior, distingue los medios ordinarios de subsistencia, las curas mínimas y las terapias ordinarias (o proporcionales). Con todos estos antecedentes ya se puede entrar a definir en el capítulo IV qué debe entenderse por “buen morir” y cómo son extremos irrazo- nables, tanto la eutanasia, como la distanasia. La conclusión principal es que resulta desproporcio- nado matar para calmar el dolor (la eutanasia): dar muerte a alguien es un medio desproporcionado para calmar el dolor; a la vez, la distanasia o ensañamiento terapéutico es igual de irrazonable, porque trata de mantener la vida a toda costa con medios que resultan desproporcionados. Solo hay obligación ética y jurídica de dar al paciente terminal las terapias proporcionales.
Mostrar más

16 Lee mas

La legalización de la eutanasia en el Ecuador, como una opción para garantizar una muerte digna en personas con enfermedad en fase terminal o estado vegetal

La legalización de la eutanasia en el Ecuador, como una opción para garantizar una muerte digna en personas con enfermedad en fase terminal o estado vegetal

Los cuidados y paliativos no adelantan ni retrasan la muerte, sino que constituyen un verdadero sistema de apoyo y soporte integral para el paciente y su familia. La buena muerte, se piensa que sería la que llega silenciosa, furtiva, inesperada, sin permitir percatarse de su presencia la que nos sorprendiera en el sueño al margen de la realidad, sin dolor ni agonía, sin experimentar sufrimiento físico y moral. Sin embargo, la mayoría de la población no está de acuerdo en que se debe de privar de la vida a una persona, ya que la cultura que se profesa en la sociedad incurre con la religión, la cual rige entre la mayoría de los habitantes; la religión católica está en desacuerdo con esta práctica ya que se piensa que solo Dios es el único que puede quitarle la vida a una persona. Los países más desarrollados del mundo lo definen dentro del derecho que tenemos los seres humanos de disponer de nuestro cuerpo, sin que intervenga al estado, consideran que la vivir la vida es un derecho y no una obligación.
Mostrar más

103 Lee mas

10 señales seguras que anuncian la muerte

10 señales seguras que anuncian la muerte

Esta entrada es por lo tanto para procurar un poco de paz en un momento tan lleno de dolor. Para que cuando esto suceda, te puedo decir por experiencia que es mucho mejor conocer los gestos que te permitan controlar mejor la agitación y el terrible dolor que puedes llegar a sentir justo cuando muere un ser querido.

6 Lee mas

Eutanasia y distanasia: dos extremos opuestos

Eutanasia y distanasia: dos extremos opuestos

Hoy en día los autores hablan de ortotanasia que consiste en procu- rar «todas las medidas encaminadas a mejorar la calidad de vida de los enfermos a quienes se pronostica la muerte a corto plazo, se evita el encarnizamiento terapéutico al retirar todas las medidas despro- porcionadas que en nada benefician al enfermo, se continúa con las medidas proporcionadas que disminuyen o suprimen el dolor y otras molestias, se procura que el paciente esté cómodo, movilizándolo, ali- mentándolo, realizando el aseo y las curaciones que sean necesarias, se administran sedantes y analgésicos con la frecuencia y a la dosis que se requiera, pero lo más importante es la comunicación y el diá- logo del enfermo con su médico, sus familiares, amigos y en su caso con el ministro de su religión, quienes proporcionan apoyo psíquico y moral» (Gutiérrez-Samperio, 2001, p. 273) 88 .
Mostrar más

22 Lee mas

Diferencias de género en actitudes hacia la vida y la muerte y sucesos vitales estresantes en adolescentes según riesgo de suicidio

Diferencias de género en actitudes hacia la vida y la muerte y sucesos vitales estresantes en adolescentes según riesgo de suicidio

Las diferencias de género encontradas en este estudio brindarían fuerte apoyo a la noción de que el comportamiento suicida es genérico, tal como lo plantean la “Teoría de la socialización género-rol” (Langhinrichsen-Rohling et al., 1998; González-Forteza, 1999; Lewinsohn, et al. 2001), o las denominadas “psicopatologías de género” (Burín, Moncarz y Velázquez, en González-Forteza, 1999). Considerando ahora los niveles de riesgo, encontramos que tanto los varones como las mujeres de riesgo alto presentan diferencias significativas respecto de adolescentes de riesgo bajo, en que tienen menor atracción por la vida, mayor rechazo hacia la vida y atracción por la muerte. Estos resultados coinciden con los encontrados por Orbach et al. (1991). Este autor comparó adolescentes suicidas, psiquiátricos y no suicidas, en las cuatro actitudes, encontrando tres perfiles diferentes para cada uno de los grupos. Halló que el grupo suicida estaba bajo en atracción por la vida y alto en rechazo de la vida. La única diferencia que hemos encontrado respecto de lo referido por Orbach es con relación al “rechazo hacia la muerte”. Mientras en su estudio los tres grupos puntuaban con valores que se considera como “indiferencia”, los resultados de nuestro estudio indicarían una actitud de desacuerdo con temer a la muerte. Esto es, los jóvenes de la muestra manifiestan “no temerle a la muerte”. Los hallazgos de Orbach más cercanos a estos resultados son aquellos que muestran que los adolescentes suicidas internados presentaban menor temor a la muerte que los internados no suicidas.
Mostrar más

13 Lee mas

EL CUERPO DE LETRADOS DEL GABINETE JURÍDICO DE CASTILLA-LA MANCHA Y LA PLACA Y LA MEDALLA

EL CUERPO DE LETRADOS DEL GABINETE JURÍDICO DE CASTILLA-LA MANCHA Y LA PLACA Y LA MEDALLA

Así llegamos a la actual norma que rige la materia que tratamos que es la Ley 5/2013, de 17 de octubre, de ordenación del servicio jurídico de la Administración de la Junta de Comunid[r]

35 Lee mas

Ética y práctica del diagnóstico y de la terapéutica genética

Ética y práctica del diagnóstico y de la terapéutica genética

Además, en las afecciones poligéni- cas multifactoriales de base genética parcial (enfer- medades comunes, como la diabetes, la hiperten- sión, la obesidad, la esquizofrenia, el Alzheime[r]

8 Lee mas

Vocabulario de género/forma de Fotografía, de la Biblioteca Nacional de España

Vocabulario de género/forma de Fotografía, de la Biblioteca Nacional de España

Úsase para las fotografías realizadas por el procedimiento en el cual una impresión fotográfica (habitualmente albúmina) es pegada, con el lado de la imagen hacia abajo, en una placa de vidrio, y el soporte de papel eliminado. La imagen se hace translúcida con aceite o cera, pudiendo destacarse con pintura adicional. Se usó principalmente desde 1880 hasta comienzos del siglo XX

19 Lee mas

Body representation, «race» and gender in Vida y muerte de la mulata. A story that repeats itself

Body representation, «race» and gender in Vida y muerte de la mulata. A story that repeats itself

A continuación, propongo situar esta imagen entre los mecanismos de racialización y sexua- lización que estructuraban la sociedad cubana, como el nuevo soporte para la imagen de «la mu[r]

29 Lee mas

Show all 10000 documents...