PDF superior Globalización de la economía y Derechos Humanos / Enrique Lluch Frechina

Globalización de la economía y Derechos Humanos / Enrique Lluch Frechina

Globalización de la economía y Derechos Humanos / Enrique Lluch Frechina

En cuanto a la globalización financiera se unen en ella dos fenómenos. El pri- mero tiene que ver con lo que ha sido denominado «modelo anglosajón de capi- talismo» (Albert, 1993) que es el predominante en estos mercados. El comporta- miento aquí descrito es el de aquellos que priorizan la búsqueda del beneficio a corto plazo y no a largo. Esto supone una gran movilidad de los capitales que pue- de provocar la inestabilidad de los mercados en el caso de que las circunstancias empeoren (las continuas crisis bursátiles a las que asistimos periódicamente no hacen sino demostrarlo). El segundo punto tiene que ver con la identificación que se hace de que «la libertad individual parece definirse en términos de libertad de elección entre más objetos a consumir» (Barcellona, 1996: 133). Esto no sola- mente le sucede a los individuos de la sociedad, sino que es una realidad también aplicable a los Estados, las empresas, las instituciones... Desde esta perspectiva, la consecución de la mayor cantidad de bienes posible parece ser la finalidad prin- cipal de nuestra sociedad actual (la utopía del crecimiento económico continua- do podría perfectamente encuadrarse en este conjunto). Una manera de conse- guir esto es a través del endeudamiento. Cualquier país, persona o empresa puede alcanzar hoy sus objetivos de consumo gracias a que hay otras personas o institu- ciones dispuestas a permitírselo a través del alquiler de su dinero. Las dos partes buscan su beneficio particular, los prestatarios incrementando sus posibilidades de consumo presente a consta de las de futuro, y los prestamistas al contrario. Sin embargo, este flujo de rentas es siempre asimétrico. La renuncia del prestatario es siempre 12 mayor a la del prestamista. A pesar de esto, el segundo incurre en el ries- go de impago por parte del primero.
Mostrar más

22 Lee mas

Globalización, derechos humanos e inmigración

Globalización, derechos humanos e inmigración

Sin embargo, cuando las economías están muy integradas, se corre el gran peligro de sufrir los efectos de situaciones que se presenten en otros lugares sobre las cuales no se tiene ningún control. Estas situaciones críticas pueden traer beneficios pero pueden generan efectos desastrosos, no solamente en el lugar del problema sino en otros países, provocando desajustes, crisis e inestabilidades de colosales magnitudes. Este pe- ligro ya ha mostrado sus consecuencias en el mundo. La crisis asiática fue uno de los acontecimientos más grandes que puso en evidencia los peligros de la globalización: en algunos lugares de Asía que presentaron gran crecimiento temporal, las inversiones disponibles después de un tiempo dejaron de ser tan rentables, produciéndose una desa- celeración de la economía que desincentivó la inversión, generándose fugas de grandes recursos hacia otros destinos, con graves consecuencias para los socios comerciales de estos países. Por ejemplo, el sector financiero japonés tenía invertido aproximadamente el 40% de su cartera en el sudeste asiático; al sobrevenir la crisis, la quiebra de Corpo- raciones e instituciones fue masiva, con terribles efectos para los habitantes de estos lugares y los de otros en los cuales estos bancos estaban presentes, incluyendo el propio Japón. La tecnología ha sido un factor fundamental en el proceso de globalización: el avance en las telecomunicaciones, en los sistemas de información, en la interconexión entre personas alrededor del mundo ha permitido que el comercio y los recursos, se movilicen, cambien de dirección o reinviertan rápidamente. Por lo tanto, si se presentan oportunidades en uno o muchos lugares, la distancia ya no es un impedimento para ac-
Mostrar más

479 Lee mas

"Globalización y Derechos Humanos"

"Globalización y Derechos Humanos"

tiones de principios para muchas personas y comunidades que participan en el pro- ceso de globalización, ahora bien advierte que el caleidoscopio de la globalización está sujeto a la tensión entre el conflicto y la cooperación, o dicho en términos económicos (...) entre la competencia y la cooperación, mostrándose el autor a favor de una actitud cooperativa, que ilustra con una experiencia personal. Nada de extraño tiene, en consecuencia, que considere que los flujos comerciales a escala global están sujetos a dicha tensión entre la competencia y la cooperación. Tras una mirada a la evolución histórica desde la década de los años 1920 y analizar sus correspondien- tes oscilaciones económicas entiende que la crisis financiera ha puesto en cuestión las limitadas competencias de los bancos centrales y de los organismos nacionales en la supervisión y regulación del sistema financiero global. Por último, aborda una cuestión nuclear para el desarrollo global de la economía bajo el epígrafe “La segu- ridad de suministro energético: petroleo”. En él esboza, con trazos firmes, los grandes cambios experimentados desde comienzos del siglo XX hasta la actualidad, en torno al petróleo, llegando a la conclusión que la cuestión energética trasciende la coyuntura, pues a su juicio el modelo energético que alimenta la expansión global de las econo- mías se basa en fuentes primarias de origen fósil (petróleo, gas, carbón), y al encontrarse estas de forma asimétrica repartidas a nivel global, el mapa global energético plantea inquietudes sobre la seguridad del suminis- tro, por lo que profetiza que la transición hacia un nuevo modelo energético global va a ser difícil y evolutiva. Cerrando su ponencia con la invitación a afrontar los retos que la globalización plantea. Todo un llamamiento a la responsabilidad para encarar el futuro, a buscar la solución no en
Mostrar más

6 Lee mas

España en el entorno internacional / coord , Pedro José Gómez Serrano ; autores, Enrique Lluch Frechina     [et al ]

España en el entorno internacional / coord , Pedro José Gómez Serrano ; autores, Enrique Lluch Frechina [et al ]

de los países ricos «generan una mayor inse- guridad global y acentúan los conflictos en los países en desarrollo», como han demos- trado numerosos estudios internacionales (Intermón-Oxfam, Amnistía Internacional e Iansa, 2004). La ventas de la Unión Europea han crecido casi un 900% entre 2000 y 2009, aunque su destino prioritario fueron otros países de la OCDE, una parte significativa amplió los arsenales de países que no se ca- racterizan por el respeto de los derechos de la persona o la calidad democrática como Colombia, Marruecos, Arabia Saudí, Kazaj- stán, Ruanda, Guinea Ecuatorial, India, Gha- na, Libia, Turquía, Israel, Pakistán y Sri Lanka. Además resulta difícil controlar que las armas vendidas a un país no acaben en otro. Tras un acelerado ascenso de las ventas en el exte- rior, España cuenta con el dudoso honor de ser la séptima economía exportadora de ar- mas del mundo. A cambio, se han producido avances importantes en el control político y la transparencia en la gestión de esta activi- dad para evitar la desestabilización de regio- nes conflictivas o alimentar la represión y el terror. A finales de 2007 España aprobó, tras una campaña de presión ciudadana, la Ley de Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso. Es de esperar que permita regu- lar de un modo más responsable un tipo de comercio caracterizado por su opacidad. No obstante, incrementar la producción y venta de armas no parece que sea una contribu- ción muy clara a la estabilidad del mundo. e) La política medioambiental constituye un ám-
Mostrar más

81 Lee mas

Posibles causas del hambre en el mundo y algunas propuestas para su erradicación en el contexto de la crisis económica / Enrique Lluch Frechina [y] Jorge Guardiola

Posibles causas del hambre en el mundo y algunas propuestas para su erradicación en el contexto de la crisis económica / Enrique Lluch Frechina [y] Jorge Guardiola

Con el fin de llevar esto a cabo, el punto de partida principal sería poner al ser humano y sus necesidades por encima de cualquier otro objetivo. Esto es, considerarlo como el fin último de la economía, en lugar de cosificarlo y trans- formarlo en un instrumento que permita maximizar el crecimiento económico o maximizar el beneficio de las empresas. El hecho de que la economía de mer- cado se transforme en sociedad de mercado obliga a las necesidades básicas a cotizar en los mercados, de tal forma que se descuidan los derechos funda- mentales de las personas. En este contexto, el tiempo de las personas o su actividad se transforma también en commodity, pasando de seres humanos a recursos humanos o capital humano. Este replanteamiento filosófico de la so- ciedad y de sus valores supone un gran cambio de paradigma, que aunque se exponga aquí de forma demasiado simplista, debería ser necesario para erra- dicar completamente el hambre.
Mostrar más

14 Lee mas

Países ricos, globalización y procesos de exclusión / Enrique Lluch Frechina

Países ricos, globalización y procesos de exclusión / Enrique Lluch Frechina

Existe una serie de situaciones que pueden afectarnos a cualquiera de nosotros y que producen una predisposición especial para caer en la exclusión social. Son lo que se denominan zonas de vulnerabilidad. Se trata de unas características físicas, culturales o políticas que allanan el camino para caer la marginación social a aquellos que las tienen. En concreto, ser mujer, anciano o niño, estar enfermo, minusválido o inválido, ser un inmigrante indocumentados o pertenecer a un estrato social de segunda o tercera categoría, ya sea por su pobreza o por ser miembro de una minoría étnica o racial considerada inferior son algunas de ellas. Como se puede observar, los motivos que predisponen para entrar en un proceso de exclusión a las personas que los sufren son muy variados. Desde los que están arraigados en nuestra cultura que relega a las mujeres a labores reproductivas como el cuidado de los niños o las tareas doméstica, o que discriminan a determinadas etnias considerándolas como inferiores, hasta las causas políticas que niegan derechos a aquellas personas que no tienen la ciudadanía de la nación en la que viven. Por otro lado, los niños, los ancianos, los enfermos y aquellos que tienen cualquier minusvalía física o psíquica se ven excluidos por la dificultad que tienen para realizar una actividad que les permita obtener unos ingresos suficientes para vivir de su trabajo. Por último, hay que señalar que lo mismo que la riqueza se hereda y gran parte de los ricos lo son porque sus padres les han dejado una renta alta que les genera unos elevados dividendos, los pobres también pueden recibir ese estigma de sus progenitores, lo que les condena desde el principio de sus días a la exclusión social. De hecho, "es más fácil dilapidar una fortuna (aunque hay fortunas que es imposible de dilapidar) que salir de la pobreza" (Tortosa, 1993: 48).
Mostrar más

31 Lee mas

Crisis y derechos sociales : análisis y perspectivas Comunitat Valenciana 2014 / editores, Enrique Lluch Frechina, Eduardo Esteve Pérez [y] Borja Gimeno Alacreu

Crisis y derechos sociales : análisis y perspectivas Comunitat Valenciana 2014 / editores, Enrique Lluch Frechina, Eduardo Esteve Pérez [y] Borja Gimeno Alacreu

sistemas de innovación de la economía social están estructurados, la generación y la difusión de nuevas ideas e innovación tiene un mayor porcentaje de éxito. Un factor clave de estos sistemas es la alianza estable entre los diferentes agentes de una región dedicados a fomentar la economía social, como las autoridades responsables de este ámbito, las universidades, las asociaciones, el sector empresarial y la propia economía social. Algunos ejemplos son Quebec, la Corporación Mondragón y el sistema CEPES Andalucía en el sur de España. En Mondragón, donde el último año la crisis se ha llevado por delante a la cooperativa de trabajo asociado ULGOR, la solidaridad del grupo ha permitido que un millar de sus socios trabajadores fueran reubicados en varias cooperativas de la comarca. En resumen, la economía social es capaz de utilizar distintos tipos de innovación que Shumpeter define como: de producto, de proceso, de mercado y organizativa. Esta capacidad de innovación también se ha observado en el ámbito de los productos, en particular en los servicios de bienestar social, como los servicios de apoyo a las personas dependientes y los servicios sociales y culturales. La teoría económica neoclásica reconoce las ventajas de la economía social en comparación con la economía pública y la economía lucrativa en la oferta de este tipo de producto, utilizando argumentos basados en la confianza en un contexto de información asimétrica entre los agentes y en la satisfacción de demandas heterogéneas y la gran cantidad de bienes relacionales. Sin embargo, esto se debe no solo a su capacidad de estructurar ofertas adecuadas a las nuevas demandas insatisfechas, sino también a su capacidad de cambiar valores y culturas, reorientando el tipo de desarrollo buscado (en el sentido de los modelos de consumo, producción y organizativo).
Mostrar más

98 Lee mas

Las condiciones de vida en la cuenca del río Zambeze / Luisa Alamá Sabater y Enrique Lluch Frechina

Las condiciones de vida en la cuenca del río Zambeze / Luisa Alamá Sabater y Enrique Lluch Frechina

Para constatar el grado de conocimiento que tienen los habitantes de la cuenca del Zambeze respecto a los derechos humanos se han formulado cues- tiones dirigidas a detectar la percepción que tiene la población sobre temas como la integridad física, el derecho de propiedad, la discriminación en la sociedad y la violencia de género. Se formularon preguntas como las siguien- tes: ¿puede la policía utilizar la fuerza con alguien que está detenido?, ¿tiene miedo a que alguien ocupe sus tierras sin su permiso?, ¿existe en esta sociedad discriminación por razón de sexo?, ¿puede pegarle su marido? Las respuestas a este tipo de cuestiones han denotado una falta de cultura sobre derechos humanos. Un elevado porcentaje de los entrevistados encuentra normal el uso de torturas y malos tratos, más de la mitad temen por el respeto a sus propie- dades, casi dos terceras partes de los entrevistados considera que vive en una sociedad que no es igualitaria ni justa y confirman una gran discriminación por motivos de género junto con una violencia creciente contra la mujer.
Mostrar más

11 Lee mas

CMPCC Acuerdo de los Pueblos y Conclusiones 2,3,5

CMPCC Acuerdo de los Pueblos y Conclusiones 2,3,5

Enfatizando la necesidad de acción urgente para lograr esta visión, y con el apoyo de los pueblos, movimientos y países, los países desarrollados deberán comprometerse con metas ambiciosas de reducción de emisiones que permitan alcanzar objetivos a corto plazo, manteniendo nuestra visión a favor del equilibrio del sistema climático de la Tierra, de acuerdo al objetivo último de la Convención. La “visión compartida” para la “Acción Cooperativa a Largo Plazo” no debe reducirse en la negociación de cambio climático a definir el límite en el incremento de la temperatura y la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, sino que debe comprender de manera integral y equilibrada un conjunto de medidas financieras, tecnológicas, de adaptación, de desarrollo de capacidades, de patrones de producción, consumo y otras esenciales como el reconocimiento de los derechos de la Madre Tierra para restablecer la armonía con la naturaleza.
Mostrar más

14 Lee mas

Comercio y crecimiento económico : el comercio entre España y los países más pobres / Enrique Lluch Frechina y Luisa Alamá Sabater

Comercio y crecimiento económico : el comercio entre España y los países más pobres / Enrique Lluch Frechina y Luisa Alamá Sabater

Desde este punto de vista se presenta una de las controversias que más in- vestigaciones en este campo han generado en las últimas décadas: ¿existe rela- ción causal entre crecimiento, desarrollo y reducción de la pobreza? Algunos autores presentan sus tesis al respecto, afirmando que la apertura exterior esta positivamente correlacionada con el crecimiento a largo plazo (Dollar y Kraay, 2002). Sin embargo Winters (2004) señala que es difícil de medir el impacto del la liberalización comercial sobre el crecimiento. En general, existen dos proble- mas metodológicos que impiden obtener conclusiones. Por un lado, se pueden utilizar distintas variables para medir el grado de apertura comercial de una economía, pero ninguna puede capturar plenamente todas las políticas públi- cas que pueden favorecer u obstaculizar el comercio. Además, las políticas de apertura comercial suelen ir acompañadas de otras medidas de política econó- mica liberalizadoras, por lo tanto es complicado determinar qué parte del cre- cimiento y la reducción de la pobreza esta causada por la liberalización comercial y qué parte corresponde a otros factores (Brock y Durlauf, 2001). Esta falta de consenso generada fundamentalmente por la dificultad de obtener evi- dencia empírica entorno a esta importante rama de la economía internacional obliga a ser prudentes y no extraer conclusiones precipitadas sobre la relación entre liberalización comercial y desarrollo de un país (Steinberg, 2006).
Mostrar más

24 Lee mas

El desarrollo desde una visión humanista cristiana = A christian humanist vision of development / Enrique Lluch Frechina

El desarrollo desde una visión humanista cristiana = A christian humanist vision of development / Enrique Lluch Frechina

El pensamiento cristiano avisa sobre cómo la concepción de que el crecimiento económico es el verdadero desarrollo esconde una nueva modalidad de religión en la que el tener, la ambición por el dinero, se han convertido en los nuevos dioses a los que hay que rendir pleitesía y ante los que hay que realizar sacrificios. De hecho el vocabulario normal de las élites políticas y económicas está lleno de esta clase de expresiones “sacrificiales” para justificar las políticas que se adoptan en aras de lograr en un futuro un crecimiento económico superior. Como afirma Sung (1999, p. 21) “La economía está fundada, como todas las ciencias, en ciertos presupuestos filosóficos; más aún, está fundada también en presupuestos teológicos o metafísicos”. La economía ofrece una utopía a seguir Lluch Frechina (2002). Un objetivo que promete una mejora para todos, un horizonte que permite (al menos teóricamente) luchar por algo mejor, por algo por lo que vale la pena luchar. Tiene poca importancia que esta aparente utopía no lo sea en realidad sino que se comporte más bien como una verdadera distopía (ya que a pesar de cumplir una de las características de la utopía como es que nunca se puede alcanzar, no cumple la otra, ya que el mundo que logra y el horizonte que ofrece no son tan perfectos como cabría esperar). El horizonte de un mayor crecimiento actúa, en realidad, como una estructura religiosa en la que se puede creer y que ofrece una promesa de vida mejor. Hay sacerdotes económicos que defienden esta promesa con fervor y niegan, con frecuencia, las realidades más evidentes para seguir apostando por esa meta de crecimiento económico continuado.
Mostrar más

24 Lee mas

Globalización y Derechos Humanos

Globalización y Derechos Humanos

En general, esta parte se refiere a las dimensiones de la mundialización en materia de derechos humanos y la manera en que cada hombre y mujer resultan afectados por ella, mientras que al mismo tiempo se subraya el papel de los Estados, de los agentes no estatales y de las instituciones internacionales que son participantes fundamentales en el debate continuado sobre esta cuestión.

4 Lee mas

impunidadsaes

impunidadsaes

propiedad, profanar tumbas y lugares sagrados, estar vinculada con detenciones ilegales, homicidios y otras violaciones de los derechos humanos. Estas últimas fueron cometidas en la promoción del proyecto minero Tampakan Copper-Gold que afecta a territorios in- dígenas, particularmente el del pueblo Bla’an. En el Perú, se presentó el caso de Espinar, anteriormente referido. En lo que atañe a Colombia, los testigos acusaron a Glencore por su actuación a través de las subsidiarias Prodeco y Carbones del Cerrejón LLC, así como a través de su participación en Fenoco. En este caso, se observó que la empresa era res- ponsable de fraude contra el patrimonio público; de evasión fiscal e impago de royalties; del incumplimiento de las obligaciones legales relativas a la mitigación, prevención y compensación de la contaminación; del deterioro de la calidad de vida de las comunida- des locales; de la generación de conflictos sociales, que conducen a la militarización; de restricciones del uso de la tierra; y de desplazamientos forzados por la contaminación. En la República Democrática del Congo, se denunció el caso del área minera de Kolwezi (Katanga), mediante la subsidiaria Kamato Copper Company, y se responsabilizó a la em- presa por trabajo infantil, explotación laboral de migrantes, fraude, corrupción, evasión fiscal, abuso y vinculación con la violación de los derechos humanos de las personas que protestan contra sus actividades. Finalmente, en Zambia se mencionó el caso de la subsidiaria de Glencore, Mopani Copper Mines, que se denunció por la contaminación que afecta gravemente a las comunidades locales, el falseo de cuentas para evadir impuestos y el desvío, por tanto, de sus ganancias fuera del país.
Mostrar más

130 Lee mas

CampaignSubmission ES jul2015

CampaignSubmission ES jul2015

Un claro ejemplo de ello es el de la industria textil de Bangladesh. En ese país, hay una fuerte industria textil que principalmente es subcontratada por grandes ETNs, las cuales se aprovechan de la débil legislación laboral vigente en el país. En abril de 2013, el colapso del edificio Rana Plaza, en el que se habían instalado varias fábricas textiles, supuso la muerte de más de un millar de víctimas y aproximadamente 2.500 trabajadores heridos. El incidente del Rana Plaza fue considerado como uno de los peores accidentes industriales mortales del Sur de Asia de los últimos 30 años desde el incidente de Bhopal en India. Aún así, las ETNs negaron cualquier responsabilidad, incluso legal, y culparon a sus subcontratistas locales y a sus proveedores, así como a los gobiernos locales. Algunas de las marcas más importantes, como por ejemplo Gap Inc. y Benetton, incluso se negaron a ofrecer una pequeña contribución para compensar a las familias de las víctimas. El principio de responsabilidad solidaria se debe aplicar también hacia arriba, para garantizar que los inversionistas, accionistas, bancos y fondos de pensiones que financian a las ETNs puedan ser responsabilizados por las violaciones de derechos humanos que las ETNs cometen.
Mostrar más

16 Lee mas

Recursos y desarrollo  Estrategias en la Unión suramericana Alai No 488

Recursos y desarrollo Estrategias en la Unión suramericana Alai No 488

pre tuvieron carácter de nacionales. Empero, supongamos que un recurso natural se explote en función del comercio internacional; y su- pongamos que el recurso natural sea de pro- piedad pública y el Estado del país exportador siga la receta indicada por Ricardo; es decir, el Estado recauda las ganancias extraordinarias correspondientes. En estas circunstancias, el Estado exportador recauda una renta de la tierra internacional, de la cual se beneficia- rán sus propios ciudadanos –además que éstos siempre disfrutarán en el mercado doméstico del recurso natural como un don libre de la naturaleza– y no los ciudadanos de los países importadores (para los cuales la situación ge- nera resultados similares a los que se produci- rían si los recursos fueran de propiedad priva- da). En otras palabras, si bien el capitalismo logró superar de alguna manera el obstáculo de la renta de la tierra dentro de sus fronteras nacionales respectivas, éste no fue el caso en el ámbito internacional. La división de la faz de la tierra en Estados nacionales, territoria- les, en el siglo XX hizo resurgir el problema, con el agravante de que los Estados como te- rratenientes tienen toda la pretensión de ser soberanos. La respuesta del capitalismo inter- nacional, no puede sorprendernos, fue buscar vías y medios para limitar los derechos sobe- ranos de los países exportadores en cuestión.
Mostrar más

36 Lee mas

Bases éticas para la mejora de nuestra organización económica y política / Enrique Lluch Frechina, Rafael S  Hernández

Bases éticas para la mejora de nuestra organización económica y política / Enrique Lluch Frechina, Rafael S Hernández

Todo ello demuestra que la economía puede funcionar con otros criterios que no sean el exclusivamente egoísta. Por ello debemos perseguir un cambio de mentalidad que podríamos concretar en tres ámbitos, el de las economías domésticas, el de la función del Estado y el de las empresas. En cuanto a las economías domésticas, hay que educar en la economía para concienciar de que más no siempre es equivalente a estar mejor; en que se diferencien las necesidades de lo que son simplemente apetencias o deseos, para centrar los esfuerzos económicos en las primeras y no en las segundas; en que la satisfacción se percibe de los bienes comprados y no por el hecho de comprar; en que con nuestras compras, n u e s t r o s a h o r r o s y n u e s t r o t r a b a j o , colaboramos en la construcción de la sociedad, por lo que tenemos que tener en cuenta criterios que vayan más allá de mi simple beneficio o de los retornos que voy a lograr con estas actividades.
Mostrar más

61 Lee mas

¿Puede construirse el modelo económico sobre bases distintas? : otras propuestas económicas / Enrique Lluch Frechina

¿Puede construirse el modelo económico sobre bases distintas? : otras propuestas económicas / Enrique Lluch Frechina

Pero este elemento, siendo importante, no es el que más influye a la hora de hablar de la satisfacción percibida por las personas. La racionalidad económica actual solamente tiene en cuenta los bienes de consumo individual para generar satisfacción. Es decir, es la cantidad de bienes individuales la que genera más o menos satisfacción en las personas. Esto olvida totalmente el carácter relacional de la persona. Somos personas en la medida que nos relacionamos con los otros y es la calidad de estas relaciones uno de los elementos clave para ser más o menos felices. Por ello, los teóricos de la Economía de Comunión insisten en la importancia de los bienes relacionales. Definen estos como “un patrimonio de conocimiento mutuo, de experiencias comunes, de hábitos de cooperación que ayuda a llevar una buena vida y a tener unas sinergias positivas que van más allá de lo económico” (Gui, Benedetto, 2001:153) Estos bienes relacionales son más importantes que los individuales y tienen una relación más directa con nuestro bienestar que los primeros. Es por ello que hay gente que se sorprende cuando se encuentran con personas que, a pesar de tener pocos bienes materiales, son felices y disfrutan de un alto bienestar. Un análisis de esta clase, es ciego ante los bienes relacionales y desconoce su existencia o menosprecia su influencia... Cambiar la mentalidad para concienciar de la importancia de estos bienes relacionales y la necesidad de gozar de ellos y mantenerlos, es otro de los elementos necesarios para mejorar el día a día de las economías domésticas.
Mostrar más

29 Lee mas

Más allá del decrecimiento / Enrique Lluch Frechina

Más allá del decrecimiento / Enrique Lluch Frechina

En los siguientes tres capítulos indico caminos a través de los cuales las Administraciones públicas, las empresas y las entidades financieras podrían ac- tuar para lograr un progreso real de la sociedad y de todos sus componentes (no incluyo a las familias, porque eso ya lo hice en el libro Por una economía altruista). El libro acaba con un capítulo de conclu- siones y un epílogo para escépticos, destinado en especial a aquellos que siempre piensan que cual- quier idea que se sale de la corriente principal de pensamiento es irrealizable. No planteo aquí cami- nos irrealizables o ideas peregrinas, sino sendas que pueden ser transitadas y que ya están siendo experi- mentadas por empresas, instituciones públicas o in- termediarios financieros valientes que se enfrentan a un ambiente hostil.
Mostrar más

22 Lee mas

Por una economía altruista : apuntes cristianos de comportamiento económico / Enrique Lluch Frechina

Por una economía altruista : apuntes cristianos de comportamiento económico / Enrique Lluch Frechina

De la introducción debo subrayar la interpela- ción que significa y el drama que supone la separación entre la fe y las realidades sociales, entre la ética y la economía, así como la pretensión de construir un humanismo sin trascendencia, un humanismo ateo, al final, un humanismo inhumano. Separar o in- cluso prescindir de alguna de estas perspectivas es distorsionar la visión de la realidad y la misma rea- lidad. Separar o prescindir de la fe o de las ciencias sociales es un empobrecimiento de la acción social y de la fe. Este es uno de los desafíos reconocidos por no pocos creyentes y no creyentes al que responde la doctrina social de la Iglesia. El autor es un expo- nente de la función interdisciplinar y evangeliza- dora de la doctrina social de la Iglesia.
Mostrar más

19 Lee mas

Cómo avanzar hacia una economía social de mercado / Enrique Lluch Frechina

Cómo avanzar hacia una economía social de mercado / Enrique Lluch Frechina

Me propongo en este artículo ofrecer una batería de propues- tas encaminadas a modificar el sistema económico español y di- rigirlo hacia lo que se denomina «economía social de mercado». Con todo, conviene recordar que España no es un país aislado que pueda tomar decisiones econó- micas independientes de lo que sucede en el resto del mundo. En primer lugar, estamos en un mercado único como es la Unión Europea que hace que, gran parte de las decisiones económicas que tengamos que abordar, haya que tomarlas en esta escala superior, siendo imposible llevarlas ade- lante en un único país de una
Mostrar más

11 Lee mas

Show all 10000 documents...