PDF superior Guía de práctica clínica. Hepatite C: actualización 2013

Guía de práctica clínica. Hepatite C: actualización 2013

Guía de práctica clínica. Hepatite C: actualización 2013

Na Unión Europea, a prevalencia de persoas infectadas con hepatite C varía entre os diferentes países que a conforman, así a prevalencia máis alta, maior do 2 %, dáse no sur de Europa (Italia, Romanía e España) 23 . En España segundo recolle Bruguera na revisión feita no ano 2006, a prevalencia de persoas anti-VHC positivas en poboación xeral atópase entre o 1 e o 2,6 % o que supoñería un número de persoas infectadas entre 480.000 e 760.000. Existen amplas diferenzas xeográficas, concentrándose a maior afectación nas comunidades máis urbanizadas (entre o 2,5 e o 2,6 % de Madrid e Cataluña respectivamente) e menor nas menos urbanizadas (1,6 % en Asturias). A distribución por idade tamén é heteroxénea e mostra unha curva con dous picos, indicativos de patróns epidemiolóxicos diferentes, que dependen do mecanismo de transmisión máis prevalente en cada grupo. Os picos correspóndense co grupo de idade entre 30 e 45 anos, cuxa infección é atribuíble ao consumo de drogas por vía parenteral, e o dos maiores de 65 anos, atribuíble á recepción de transfusións antes de 1990 ou ao uso clínico de xiringas non esterilizadas antes de 1975 que foi cando se introduciu en España o material dun só uso. As diferenzas por sexo son máis notables nas idades comprendidas entre 25 e 45 anos, onde é máis elevada a prevalencia en homes, quizá debido a que a toxicomanía intravenosa é máis frecuente neles. Estímase que a influencia da inmigración na prevalencia da hepatite C en España é potencialmente alta, e depende da procedencia da poboación inmigrada. Os estudos levados a cabo en mostras pequenas concordan cos patróns internacionais coñecidos, de forma que asiáticos (entre o 11 e o 15 %) e subsaharianos (entre o 8 e o 17 %) rexistran as cifras máis altas, mentres que as dos norteafricanos son similares ás autóctonas (1,9 %) e as dos latinoamericanos, inferiores (0,4 %) 24 .
Mostrar más

94 Lee mas

Manejo del paciente con dispepsia. Guía de práctica clínica. Actualización 2012. Resumen ejecutivo

Manejo del paciente con dispepsia. Guía de práctica clínica. Actualización 2012. Resumen ejecutivo

En los pacientes con dispepsia no investigada meno- res de 55 a˜ nos y sin signos ni síntomas de alarma se recomienda la estrategia «test and treat», consistente en realizar una prueba del aliento con urea marcada con 13 C. En caso de que exista un tiempo de espera prolongado para realizar la prueba se puede optar por administrar antiácidos hasta la realización de la prueba del aliento o, si el control sintomático es inadecuado con antiáci- dos, tratamiento con inhibidores de la bomba de protones (IBP) durante 4 semanas y realizar la prueba del aliento tras haber suspendido este tratamiento al menos durante 14 días.
Mostrar más

6 Lee mas

Actualización de la guía de práctica clínica basada en la evidencia “diagnóstico radiológico de pie diabético”

Actualización de la guía de práctica clínica basada en la evidencia “diagnóstico radiológico de pie diabético”

Ledermann y colaboradores realizaron varios estudios primarios para evaluar la utilidad en la valoración de los tejidos blandos; y encontraron que los abscesos fueron más comunes en los pacientes con osteomielitis (p<0.001) y más frecuentes en los estados postquirúrgicos (p<0.002); adicionalmente 50% de los pacientes con osteomielitis tuvieron compromiso tendinoso (42, 43). Morrison y colaboradores evaluaron 62 pacientes diabéticos con diferentes secuencias en RM para diagnóstico de pie diabético infectado encontrando para el T1 una sensibilidad del 95%, especificidad de 94%, VPP de 93% y VPN de 93% y para el T1 con gadolinio una sensibilidad de 89%, especificidad de 91%, VPP de 94%, y VPN de 91% (44). Más recientemente Johnson y colaboradores evaluaron la utilidad de características específicas de imágenes T1, encontrando que sobre todo la presencia de disminución de la intensidad de señal con patrón medular confluente se correlaciona con osteomielitis (45) nivel 3 grado c.
Mostrar más

152 Lee mas

ACTUALIZACIÓN DE LA GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA (GPC) HIPERTENSION ARTERIAL PRIMARIA. Priorización de preguntas para actualización.

ACTUALIZACIÓN DE LA GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA (GPC) HIPERTENSION ARTERIAL PRIMARIA. Priorización de preguntas para actualización.

Recomendaciones Fuertes en contra 0 2 0 0 b) Examen de recomendaciones en guías de reciente aparición (paso 2) La versión inicial de nuestra GPC incluyó una revisión sistemática de guías con fines de revisión de su estructura, calidad y potencial para su adaptación o adopción parcial o total. En este caso, nos enfocamos en una búsqueda dentro de una lista a priori de organizaciones productoras de GPC de buena calidad (NICE, CHEP, JNC 8, Sociedad Europea de Cardiología/Hipertensión) con base en los criterios de la revisión inicial. Se buscó reconocer dentro de los puntos dentro del ámbito de aplicación de nuestra GPC en las áreas cubiertas por las otras guías recomendaciones que representaran a) divergencias en la formulación (V.g. en la interpretación de un mismo cuerpo de evidencia), b) novedades (V.g. incorporación de nueva evidencia) que sugirieran la necesidad de actualizar contenidos a partir de 2013. En las recomendaciones identificadas como de interés, se hizo una búsqueda manual de referencias que apoyaran la formulación contenida en las guías revisadas.
Mostrar más

34 Lee mas

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA

E. Búsqueda de Evidencia E.1. Búsqueda de Guías de Práctica Clínica La búsqueda de GPC siguió los siguientes pasos, que fueron desarrollados de manera sistemática para recolectar guías de los últimos 5 años (periodo 2012-2017). Estos pasos fueron realizados durante julio del 2017, previamente se estableció una secuencia estandarizada a partir del ámbito y objetivo de la guía; se utilizaron los términos “gallstone disease”, “cholelithiasis”, “cholecystitis”, “cálculos biliares, “colelitiasis” o “colecistitis” en los siguientes buscadores de Guías de Práctica Clínica:
Mostrar más

28 Lee mas

Guía de Práctica Clínica

Guía de Práctica Clínica

En esencia, la MBE pretende aportar más ciencia al arte de la medicina, siendo su objetivo disponer de la mejor información científica disponible -la evidencia- para aplicarla a la práctica clínica (Guerra Romero et al, 1996) La fase de presentación de la evidencia consiste en la organización de la información disponible según criterios relacionados con las características cualitativas, diseño y tipo de resultados de los estudios disponibles. La clasificación de la evidencia permite emitir recomendaciones sobre la inclusión o no de una intervención dentro de la GPC (Jovell AJ et al, 2006)
Mostrar más

45 Lee mas

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA

5 Cardiac Rehabilitation Series Canada 2014 Canada 6 Cardiac Rehabilitation- SIGN 2017 Escocia f. Evaluación de la Calidad Metodológica de las Guías de Práctica Clínica identificadas Dos metodólogos procedieron a evaluar las GPC preseleccionadas en forma independiente utilizando el instrumento AGREE-II (http://www.agreetrust.org/agree-ii/). Posteriormente, los metodólogos discutieron los ítems de AGREE – II con diferencias mayores a 2 puntos en cada GPC para llegar a un consenso, y un tercer consultor participaría cuando no hubiese acuerdo. Sólo aquellas GPC con un puntaje aprobatorio, es decir, puntaje mayor de 60% según AGREE-II, fueron incluidas en el proceso de adaptación. Para ello se consideró que deben cumplir las siguientes condiciones:
Mostrar más

64 Lee mas

Guía de Práctica Clínica

Guía de Práctica Clínica

3.3 Propósito Derivado de lo anterior, en este documento, un grupo de profesionales de la salud, encargados de la atención integral de pacientes con insuficiencia renal crónica sometidos a diálisis peritoneal, proporcionan recomendaciones razonadas y sustentadas en la evidencia científica disponible, que permitan tener un impacto positivo sobre la evolución de la enfermedad, particularmente en la disminución de la prevalencia e incidencia de peritonitis, coadyuvar a limitar la variabilidad de la práctica clínica de su manejo, limitar el uso inadecuado e indiscriminado de antibióticos y servir de apoyo en la toma de decisiones que permitan otorgar una atención médica integral, homogénea, con calidad, equidad y eficiencia.
Mostrar más

55 Lee mas

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA

Para profundizar en la formulación de recomendaciones, ver la versión en extenso de la guía. J. Validación de la Guía de Práctica Clínica adoptada La metodología utilizada para este propósito fue, en primer lugar, exponer los objetivos y alcances de la Guía, seguido de las preguntas y recomendaciones. En segundo lugar, se procedió a abrir la discusión con preguntas y observaciones de los expertos, las cuales fueron respondidas por el grupo expositor. En tercer lugar, se procedió a sintetizar las observaciones que se consideraron puedan aportar a la Guía. La validación se realizó con dos grupos; un grupo ampliado de expertos y los decisores.
Mostrar más

21 Lee mas

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA

En el estudio realizado por Furrer D. y col. se evaluaron 64 muestras de cáncer de mama y se comparó la técnica FISH utilizando un software de análisis de imagen automatizado “nuclei-sampling classifier” frente a la técnica FISH utilizando una medición manual y se encontró una tasa de concordancia del 98.4% hasta 100%. 37 El estudio realizado por Jacquemier J. y col. evaluó 840 muestras de cáncer de mama, se compararon las técnicas SISH, CISH, qPCR frente a FISH y se encontraron tasas de concordancia superiores al 95% cuando los estudios se basaban en HER2 / CEN17 o el número de copias de HER 2. 38 El estudio de Unal B. y col evaluó 40 muestras de cáncer de mama, se compararon las técnicas dual color silver del SISH (dc-SISH) frente a FISH y se encontró una tasa de concordancia que fue del 92%. 39 El estudio realizado por Wang y col. evaluó 237 muestras de cáncer de mama, se compararon las técnicas tipo BrightGen HER2 RT-qDx (tipo de RT-qPCR) frente a RT-qPCR convencional frente a los resultados de ICH/FISH y se encontraron medidas de predictibilidad mediante el área bajo la curva de 97% y 94%; sensibilidad de 92.1% para ambos; y una especificidad de 98.4% y 71.9% respectivamente. 40 En la revisión sistemática realizada por Bahreini y col. se meta-analizaron los resultados de 6629 casos de pacientes de 18 estudios donde se comparó la IHQ frente al FISH y se determinó una tasa de concordancia y discordancia de acuerdo al resultado de IHQ (0/1+, 2+ y 3+). Para IHQ 0/1+ se encontró una tasa de concordancia y discordancia de 96% y 4%; para IHQ 2+ de 36% y 64%; y para un IHQ 3+ de 91% y 9%. 41 Sin embargo, ninguno de estos estudios evalúan cambios ni nuevas técnicas en el algoritmo diagnóstico propuesto por la guía ASCO 2013, por lo que sus resultados no modifican la recomendación establecida por la misma.
Mostrar más

82 Lee mas

Guía de práctica clínica

Guía de práctica clínica

la racionalidad de los costos que dicha atención genera sobre la paciente, el feto y el neonato y el sistema de salud. En Colombia no existían guías nacionales de práctica clínica para el diagnóstico, el manejo ni el seguimiento de la DG, sino solo diversos abordajes en la evaluación, así como medicamentos y estrategias terapéuticas para el manejo de esa entidad patológica; en consecuencia, se generaba una alta variabilidad en la práctica clínica tanto para la evaluación como para el tratamiento.

48 Lee mas

GUÍA PRÁCTICA CLÍNICA PARA LA ATENCIÓN DE CASOS DE HEPATITIS C EN EL PERÚ

GUÍA PRÁCTICA CLÍNICA PARA LA ATENCIÓN DE CASOS DE HEPATITIS C EN EL PERÚ

La hepatitis viral C constituye una carga de enfermedad importante dentro de las enfermedades del hígado en el mundo. Cada año mueren cerca de 700,000 personas por complicaciones relacionadas con la infección por el virus de la hepatitis C: cirrosis, carcinoma hepatocelular y falla hepática. Actualmente se estima que existen en el mundo 185 millones de personas con historia de infección presente o pasada por virus C. De ellos 130 a 150 millones presentan anticuerpos positivos contra el virus C y 80 millones tienen infección crónica. Por otro lado, debido a la alta frecuencia de casos asintomáticos de la infección inicial, los datos de su incidencia, prevalencia y otros conexos, registrados por los establecimientos de salud, están lejos de mostrar la verdadera magnitud y trascendencia sanitaria de la hepatitis C. Problema de subregistro que actualmente adquiere mayor importancia sanitaria, debido a que los avances mundiales en la disponibilidad de recursos y de estrategias de intervención preventiva, así como para el tratamiento antiviral pertinente permitiría – de ser accesibles y utilizados oportunamente –
Mostrar más

88 Lee mas

Melanoma. Guía clínica práctica

Melanoma. Guía clínica práctica

La edición de una segunda edición de la Guía Clínica Práctica de Melanoma es ex- presión clara de la sensibilidad y compromiso de actualización de conocimientos, por una parte de los editores, que han reunido a un grupo de reconocidos especia- listas con dilatada experiencia y dedicación al diagnóstico y tratamiento de mela- noma, y por otra parte de la Consejería de Sanidad de la Región de Murcia, que ha decidido con gran acierto y visión de futuro continuar apoyando a esta iniciativa, que sin duda será tenida muy en cuenta desde las otras Comunidades Autónomas. Desde el Grupo Español Multidisciplinar de Melanoma (GEM) la consideramos un estupendo ejemplo a seguir. La Guía Clínica de la Región de Murcia es una herra- mienta de formación continuada, que actualiza los conocimientos y procedimien- tos en el diagnóstico y la terapia de melanoma, también de aquellas situaciones clínicas más refractarias a estos tratamientos, como son los melanomas extracu- táneos. Y todo esto se ha llevado a cabo sin perder la perspectiva de la prioridad indiscutible de la educación sanitaria y prevención, en esta enfermedad.
Mostrar más

181 Lee mas

Guía de Práctica Clínica sobre Asma

Guía de Práctica Clínica sobre Asma

Tanto la guía americana (53) como GINA (19) abogan por una valoración de sín- tomas diurnos, síntomas nocturnos y fun- ción pulmonar antes del inicio del tratamien- to. GINA establece además otra clasifica- ción adicional para cuando el paciente está recibiendo tratamiento, basada en la ante- rior y en la medicación que requiere para el control; esta clasificación resulta bastante compleja para su uso rutinario. La guía aus- traliana establece para adultos la clasifica- ción de la gravedad cuando el paciente está clínicamente estable (48). En general, las distintas guías coinciden en los puntos de corte para la función pulmonar, pero hay variaciones importantes a la hora de clasifi- car el asma según la frecuencia de sínto- mas. El planteamiento de la guía SIGN (20) es diferente: no describe una clasificación de la gravedad del asma, sino que define pasos de tratamiento a seguir en función de la necesidad de medicación, de forma que la gravedad se infiere según la necesidad de medicación.
Mostrar más

151 Lee mas

Guía de Práctica Clínica GPC

Guía de Práctica Clínica GPC

los recursos disponibles en la institución, deben tomar en cuenta, la opinión y preferencias del paciente y sus familiares. 4. El diseño de la estrategia de manejo médico nutricio deberá incluir la estimación de los requerimientos nutricios en forma individualizada, las vías de acceso disponibles, así como los objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo, dependiendo de la condición clínica del paciente.

26 Lee mas

Guía de Práctica Clínica GPC

Guía de Práctica Clínica GPC

El clínico debe conocer las escalas predictivas de riesgo para enfermedad grave en el niño. El grupo de trabajo adopta el sistema de luces de semáforo de La Guía publicada por el grupo RCOG colaborador del NICE para identificar a los niños de acuerdo a su riesgo.

14 Lee mas

Guía de Práctica Clínica GPC

Guía de Práctica Clínica GPC

c) Interacciones fármaco Interacciones fármaco Interacciones fármaco Interacciones fármaco----hierbas hierbas hierbas hierbas Como es raro que el paciente informe al médico sobre el consumo de productos herbales o complementos alimentarios, debe incidirse en el interrogatorio para buscar este dato. Hacer hincapié en aquellos adultos mayores que estén programados para cirugía para evitar las interacciones que se originan con diferentes productos herbales y fármacos anestésicos. Además, para llevar a cabo la prescripción anticoagulante, cuando esta se indique en el postoperatorio. Se reportó que 80% de 338 sitios web promocionan los 8 suplementos de hierbas más utilizados (Ginkgo biloba, la hierba de San Juan, la equinácea, el ginseng, el ajo, la palma enana americana, kava, y la raíz de valeriana) se observó también que incluyen al menos una declaración de propiedades saludables que sugiere que su uso podría tratar, prevenir o incluso curar enfermedades específicas.
Mostrar más

18 Lee mas

Guía de Práctica Clínica GPC

Guía de Práctica Clínica GPC

Alineación de Sindesmosis: en la proyección de mortaja, trazar una línea en el borde lateral de la tibia que coincida con el borde lateral del astrágalo.. Cualquier pérdida de relación [r]

10 Lee mas

Guía de Práctica Clínica GPC

Guía de Práctica Clínica GPC

No existen datos estandarizados a nivel mundial para decidir el inicio de TRE. Con base a la literatura analizada el grupo que elabora la presente guía recomienda indicar TRE en los niños y adultos con enfermedad de Gaucher tipo I cuando se cumpla con los criterios 1 y 2:

14 Lee mas

Guía de Práctica Clínica GPC

Guía de Práctica Clínica GPC

El tabaco, el alcohol, la cafeína, la baja ingesta de calcio y vitamina D son factores de riesgo que se asocian de manera menos consistente al riesgo de fractura. El realizar una historia clínica completa permitirá detectar diferentes factores de riesgo para osteoporosis y fractura.

17 Lee mas

Show all 10000 documents...