PDF superior Hábitos de actividad física de las personas mayores en España y condición social

Hábitos de actividad física de las personas mayores en España y condición social

Hábitos de actividad física de las personas mayores en España y condición social

territoriales más reducidos. Así en el estudio de Jimé- nez-Beatty (2002) en una muestra aleatoria de las per- sonas mayores de 65 años del municipio de Madrid, se encontró que realizaban actividad física: el 9,7% de las personas de posición social baja, el 19,9% de las personas de posición social media, y el 34,8% de las personas de posición social alta. En referencia a la actividad física practicada, las actividades realizadas por personas de posiciones sociales altas y medias son muy similares, la mitad hacían gimnasia de manteni- miento o similar y una cuarta parte realizaban acti- vidad en el medio acuático. Pero en las personas de posición social baja había un menor acceso (el 6,7%), al medio acuático y una mayor práctica de gimnasia. Respecto a la frecuencia de práctica, casi todas las personas practicaban con gran regularidad, dos ve- ces a la semana o más, y en mayor medida por las mañanas, no habiendo diferencias significativas en- tre las personas de las diferentes posiciones sociales. En cuanto al modo de organización de la actividad: las personas de posiciones sociales altas no acudían a centros de mayores, y la mitad acudía a alguna en- tidad deportiva o autoorganizaba su actividad; pero las personas de posiciones sociales medias y bajas, sí acudían a centros de mayores (más las de posicio- nes medias), y la mitad acudían a entidades deporti- vas (más las de posiciones bajas), autoorganizando su actividad en torno al 30% de las personas de ambas condiciones. En referencia a la presencia de técnico durante la actividad, éste estaba presente en el 56% de las personas de posición alta, en el 65% de las personas de posiciones medias y en el 66,7% de las personas de posiciones bajas. En cuanto a las insta- laciones o espacios utilizados, se observaban diferen- cias entre las personas según su posición social, en el sentido de que a medida que descendía la posición so- cial se reducía la práctica en instalaciones deportivas (56% en posiciones altas y 13% en posiciones bajas), y se incrementaba la práctica en centros que contaban con ellas (6% en posiciones altas y 60% en posiciones bajas). En el modo de desplazamiento, la mayor par- te de las personas acuden andando, si bien en mayor medida las personas de posiciones bajas (el 77%), que las personas de posiciones medias (el 66%), y altas (el 69%).
Mostrar más

12 Lee mas

Los hábitos de actividad física de las personas mayores en España y condición social

Los hábitos de actividad física de las personas mayores en España y condición social

En cuanto al modo de organización de la actividad física de las personas mayores en España, difiere nota- blemente del existente en el conjunto de la población (García Ferrando, 2006). En el sentido de que la mayor parte de las personas con edades superiores a 65 años, acuden a algún tipo de organización y sólo tres de cada diez autorganizan su actividad, tal y como ya se observó también en los anteriores estudios específicos de mayores en Madrid y Guadalajara (Jiménez-Beatty, 2002; Jiménez-Beatty et al., 2006). Es decir existe una tendencia inversa a la encontrada en el conjunto de la población española, donde siete perso- nas de cada diez autorganizan su actividad.Ahora bien, en el tipo de organización al que acuden (o al que pueden acudir, o al que les dejan acudir) para realizar su actividad, se han encontrado grandes diferencias entre las personas mayores según su posición social: en posiciones altas acuden sobre todo a empresas pri- vadas y asociaciones; mientras que en posiciones bajas acuden especialmente a Centros de Mayores (públi- cos en su mayoría) y Ayuntamientos; y en posiciones medias acuden también a Centros de Mayores y Ayuntamientos, pero en menor medida que las personas de posiciones bajas, pues también hacen algún uso de empresas privadas y asociaciones. Estas tendencias de diferenciación social en cuanto a la organi- zación con la que realizan la actividad física las personas mayores, son muy similares a las detectadas en los estudios de Madrid y Guadalajara (Jiménez-Beatty, 2002; Jiménez-Beatty et al., 2006).
Mostrar más

8 Lee mas

Estudio de las demandas de servicios de actividad física de las personas mayores en España. Características organizativas

Estudio de las demandas de servicios de actividad física de las personas mayores en España. Características organizativas

Desde hace algunos años y tal como han indicado Mosquera y Puig (2002), cuando ha sido posible (oferta de actividades para ellos, mejora de la condiciones de vida,...) las personas mayores han comenzado a sentirse atraídas por la actividad física y lo van incorporando en sus modos de vida. Así puede observarse un progresivo crecimiento de la práctica física de las personas mayores de 65 años, en los estudios de hábitos deportivos efectuados en España por García Ferrando: en el estudio de 2000 (García Ferrando, 2001) en las personas de 65 a 74 años, se encontró que practicaba actividad física el 8 %. Y en el último estudio de 2005 (García Ferrando, 2006) se encontró con respecto a las personas de 65 a 74 años, que practicaban actividad física, el 17 %.
Mostrar más

10 Lee mas

Demanda y percepción del monitor de las personas mayores en la actividad física y deporte en España

Demanda y percepción del monitor de las personas mayores en la actividad física y deporte en España

Dentro del disfrute del tiempo libre, hay que resaltar que según el Instituto Nacional de Estadística (2003) la segunda actividad diaria de ocio más realizada por las personas mayores es el ejercicio físico, a la que dedican como media una hora al día, a pesar de haber estado tradicionalmente marginadas del deporte moderno (García Ferrando, 2006; Jamet, 1998). Sin embargo, en la actualidad han comenzado a sentirse atraídas por la actividad física y deporte y la van incor - porando en sus modos de vida (Mosquera y Puig, 2002). Así parece obser varse en el estudio de hábitos deportivos en España del año 2005 en el que se obtuvo que el 17% de las personas entre 65 y 74 años practicaban actividad física y deporte (García Ferrando, 2006) y que se produce una evolución de la práctica en personas mayores respecto a décadas anteriores. No obstante, las personas mayores que practican actividad física y deporte son todavía escasas en comparación a otros grupos sociales, entre otros procesos, debido a la existencia de una serie de circunstancias, obstáculos o barreras.
Mostrar más

17 Lee mas

La demanda ausente de actividad física en las personas mayores en España  Aspectos promocionales y organizativos para su conversión en clientes de las organizaciones deportivas

La demanda ausente de actividad física en las personas mayores en España Aspectos promocionales y organizativos para su conversión en clientes de las organizaciones deportivas

González (2005) consideraba que no practicar nada de actividad física es totalmente desaconsejable, y añadió que este hecho, debería considerarse un factor de riesgo “combatible con la misma intensidad que la hipertensión o la dislipemia.” En las sociedades desarrolladas, las actividades cotidianas de la vida (desplazarse al lugar de trabajo, trabajar, realizar las tareas domésticas, etc.) requieren de manera progresiva menos esfuerzo. Por este motivo Gonzáles (2005) sugirió la fijación de objetivos de actividad física en las personas partiendo del conocimiento científico, llegando de manera analítica a términos de “gasto calórico, intensidad aeróbica, flexibilidad o potencia muscular.” Como la fijación de objetivos no es fácil, la propuesta fue fijarse en las intervenciones que han mejorado los hábitos de vida de grupos de población concretos como son las personas mayores, los adolescentes o los niños. Aún así, González (2005) añadió que la dificultad aumenta porque las actuaciones que pueden funcionar en un determinado entorno no se pueden llevar de igual manera a un contexto distinto. Siguiendo a González (2005) en España, el porcentaje de personas que no practican actividad física en su tiempo libre es alto, y son precisamente las personas que más necesitan la práctica de ejercicio físico, las personas que menos índice de práctica tienen. Hasta ahora, se conocía que la inactividad física era más común entre las mujeres, en las personas mayores y en las personas de clase social baja. Y además, los países y regiones más ricas tienen menor prevalencia de inactividad física.
Mostrar más

418 Lee mas

Actividad físico-educativa en el medio natural: influencia de práctica física sobre la condición física en mujeres mayores

Actividad físico-educativa en el medio natural: influencia de práctica física sobre la condición física en mujeres mayores

En cuanto al papel de las personas mayores en la actualidad, decir que a nivel mundial, es el segmento poblacional que más crecimiento está experimentando (Jenkins, 2005). Un papel importante en todo este proceso lo protagoniza la figura de la mujer, donde el valor medio será aún mayor que el de hombres (100 mujeres por cada 78 hombres). Esta causa es una esperanza de vida superior al de los hombres, implicando ello una paridad en cuanto el problema del envejecimiento mundial y su tratamiento político y legislativo (Ruiz-Montero y Baena, 2009). La población femenina española también supera a la masculina en medio millón de personas aproximadamente. Esto se traduce en 23.264.850 mujeres respecto a 22.798.661 hombres, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE, 2008). Ramos y Pinto (2005) vaticinan un crecimiento considerable de la población mayor española a causa de los positivos hábitos de vida saludables y calidad de vida.
Mostrar más

9 Lee mas

Efectos de la actividad física sobre la salud percibida y condición física de los adultos mayores

Efectos de la actividad física sobre la salud percibida y condición física de los adultos mayores

En la misma línea, Paker et al. (2008) predicen que un mayor volumen de actividad física se relaciona positivamente con la salud mental de AM y señala que la actividad física no requiere estar estructurada. Por otro lado, la participación en el PAFI no condujo a diferencias significativas en el resto de los componentes de la salud percibida como son la función física, el rol físico, el dolor corporal, la salud general, vitalidad la función social y el rol emocional. Este resultado coincide con el de otros estudios que tampoco relacionan la práctica de actividad física con resultados de mejora en el SF- 12v2 cuando los datos se analizan de forma general entre los participantes, sin establecer agrupaciones a nivel de intensidad o volumen de práctica de los participantes (Aoyogy et al., 2013; Imayama et al., 2013;). En cambio, la relación entre actividad física y salud percibida en personas mayores pasa a ser favorable cuando se correlacionan con otros aspectos del programa de actividad física como el grado de adherencia al ejercicio de los participantes, los cambios fisiológicos derivados del mismo o la intensidad de práctica del ejercicio. De esta manera el estudio de Imayama et al. (2013) consiguió resultados significativos en algunas variables del SF- 12v2 en aquellos sujetos que mostraron mayor adherencia al ejercicio y mayores cambios en la capacidad cardiorrespiratoria, y de Aoyogy et al. (2013) lo obtuvieron en aquellos sujetos que realizaron actividad física a mayor intensidad.
Mostrar más

14 Lee mas

Salud, condición física, dependencia funcional y competencia motriz y corporal percibidas en las personas mayores en España

Salud, condición física, dependencia funcional y competencia motriz y corporal percibidas en las personas mayores en España

La actividad física previene el desarrollo de una serie de fenómenos nocivos asociados con el envejecimiento y genera un bienestar físico en los ancianos acompañado de la sensación de bienestar psico-intelectual. Además, mejorar el estado físico y romper con la inactividad física permite una indiscutible mejora de la calidad de vida en la mayoría de las personas (Blain, Vuillemin, Blain y Jeandel, 2000). Así, el ejercicio físico reduce el declive de la capacidad física a la vez que disminuye la incidencia de las enfermedades cardiovasculares al actuar sobre sus factores de riesgo, reduce la pérdida de hueso, mejora el equilibrio con lo que se aminora la incidencia de las caídas y las correspondientes fracturas, colabora al mantenimiento del equilibrio nutricional, conserva la masa magra y disminuye la grasa, mejora la resistencia a la insulina, y contribuye a la prevención de algunas neoplasias malignas como las del colon y mama. Por otra parte, ejerce un efecto beneficioso sobre la función psicológica al mejorar el rendimiento cognitivo y disminuye la depresión, tal y como se expondrá posteriormente de forma más detallada, aumenta la longevidad y retrasa las comorbilidades asociadas al envejecimiento, por lo que mejora la calidad de vida de las personas mayores. Al facilitar la integración social, la función cognitiva y la autonomía posee una importante relevancia en el tratamiento de los ancianos frágiles (Blain et al., 2000 y Marcos-Becerro, 2002).
Mostrar más

848 Lee mas

Las necesidades de actividad física de las personas mayores en España

Las necesidades de actividad física de las personas mayores en España

Respecto a la fre- cuencia de práctica semanal, la práctica totalidad de estas personas desearía practicar dos veces o más a la semana, pero a medida que se asciende en la clase social[r]

9 Lee mas

Dirección económica y márketing de servicios de actividad física para personas mayores

Dirección económica y márketing de servicios de actividad física para personas mayores

Para obtener un valor real de este patrimonio, entraría en juego la conversión líquida de los activos inmobiliarios. La mayor parte de las familias españolas manifiestan que quieren envejecer en su casa. Según la investigación realizada por Costa, Gil y Mascarilla (2006), al 74 % de los encuestados les gustaría afrontar la vejez en su propia casa y sólo el 13% desea ser ingresado en una residencia cuando necesite asistencia. Teniendo en cuenta las características socioeconómicas de las personas mayores en España, con un nivel de renta relativamente bajo pero con una vivienda en propiedad, unidas a la necesidad de satisfacer la cobertura de las necesidades que requiere la vejez, la conversión líquida de patrimonios inmobiliarios puede constituir una buena solución para afrontar esta etapa. Ahora bien, según el informe del Imserso (2008), la monetización de patrimonios ha tenido fuerte resistencia social en España, ya que hay que sortear tanto la oposición de los herederos que ven en esta práctica la potencial pérdida de su herencia, como la complejidad técnica de los supuestos con fórmulas poco practicadas en nuestro país.
Mostrar más

487 Lee mas

Mejoramiento de la condición morfológica y fisiológica a través de la actividad física en adultos mayores

Mejoramiento de la condición morfológica y fisiológica a través de la actividad física en adultos mayores

características de cada adulto mayor para lograr el mejoramiento de su potencial físico, mental y sicológico de manera integrada que le permita retardar o atenuar las consecuencias negativas de la edad. De hecho, “al ejercicio físico adaptado para la población mayor se le puede denominar como la píldora antienvejecimiento por excelencia”, tal como lo expone (Castillo-Garzón, 2006) y es considerada “la medida no farmacológica más eficaz para la mayor parte de enfermedades asociadas con la edad” (Vogel, y otros, 2009), (Weisser, Preuss, & Predel, 2009)). Incluso se ha encontrado la esfera psicosocial se ve beneficiada o perjudicada directamente de la calidad de la salud, y capacidades funcionales (Jiménez Oviedo, Núñez, & Coto Vega, 2013). Diversos autores coinciden en que una persona, en edad avanzada, sufre cambios que alteran su patrón de vida, y que el nivel de sensibilidad hacia ese nuevo estado, es diferente en cada persona, al ser varios los factores que participan, tal y como lo señala (Camiña, Cancela, & Romo, 2001), citados por (Jiménez Oviedo, Núñez, & Coto Vega, 2013) al referirse que: “todos somos conscientes de que el proceso de envejecimiento deteriora una serie de funciones, e implica un proceso de involución de órganos y sistemas. Pero hay que señalar que dentro del colectivo de personas mayores, existen diferencias, en función de la historia vital de cada sujeto. Ello es debido a diferentes factores, tales como el sexo, el nivel ocupacional, los hábitos de vida…”. Como complemento (Heredia, 2006), menciona “...los tres objetivos de una buena actividad física: aumentar la flexibilidad, incrementar la fuerza y elevar la resistencia cardiovascular…”, por esto es importante desarrollar programas de ejercicio físico adaptados y de manera
Mostrar más

174 Lee mas

Análisis de la condición física funcional de personas mayores e influencia de un programa de actividad física

Análisis de la condición física funcional de personas mayores e influencia de un programa de actividad física

La población española envejece y seguirá envejecien- do durante las próximas décadas. Actualmente las per- sonas mayores de 65 y más años representan el 16,8% de la población total (IMSERSO, 2002). Por tanto es esperable encontrarnos cada vez con mayor número de personas mayores y a su vez con más limitaciones físi- cas, que vendrán dadas en primer lugar por el irreversible proceso de envejecimiento y en segundo lugar por la tendencia a estilos de vida cada vez más sedentarios. Pero muchas de estas limitaciones físicas pueden paliarse con el ejercicio físico, ya que tiene unos grandes beneficios para la persona, tanto a nivel fisiológico como psicoló- gico o social (ACSM, 1998).
Mostrar más

6 Lee mas

ANÁLISIS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA REALIZADA EN RESIDENCIAS DE PERSONAS MAYORES DE LEÓN.

ANÁLISIS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA REALIZADA EN RESIDENCIAS DE PERSONAS MAYORES DE LEÓN.

Aquellas residencias que realizan alguna actividad física están dentro de las sesiones de terapia ocupacional o forman parte de una rehabilitación o tratamiento puntual. Por ello, se hace necesario la incorporación de un programa de mantenimiento físico adaptado a éste colectivo que permita mediante la realización de actividades física la mejora de su salud mediante un envejecimiento activo.

9 Lee mas

Actividad física en personas mayores en relación con los polimorfismos de ACTN3 y ACE

Actividad física en personas mayores en relación con los polimorfismos de ACTN3 y ACE

mostró que las mujeres ACTN3 XX antes del entrenamiento obtuvieron mejores resultados en el pico de potencia, no obteniendo resultados significativos en el grupo de hombres. Y tras el entrenamiento, los individuos portadores del alelo R obtuvieron mejores resultados tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, el número de participantes de su estudio fue pequeño. Pereira et al. (Pereira, Costa, Izquierdo, et al., 2013) realizó dos estudios con 139 mujeres de edades medias en torno a 65 años, para las que diseñó un programa de entrenamiento de 12 semanas. En esta muestra estudió los efectos de los genotipos de ACE y ACTN3 combinados. Al inicio del experimento no encontró ninguna relación entre el genotipo y las variables asociadas a la condición física pero, tras 10 semanas, todas mejoraron, sin embargo el grupo denominado “POWER” (ACE DD y ACTN3 RR+RX) presentó unos resultados mucho más satisfactorios. En otro estudio de los mismos autores, el grupo “POWER” obtuvo mejores resultados en las pruebas de velocidad pero no en las de fuerza de piernas. (Pereira, Costa, Leitao, et al., 2013). En nuestro caso, haciendo esta agrupación por genotipo encontramos resultados en la línea de los de Delmonico et al. (Delmonico et al., 2007) ya que el genotipo XX en mujeres fue el que mejores valores obtuvo en fuerza de piernas y en los hombres no se encontraron diferencias en la condición física, sin embargo nuestro grupo ya llevaba realizando ejercicio físico al menos dos años. En las variables de agilidad y flexibilidad nuestros resultados también fueron contrarios a los de Pereira et al.(Pereira, Costa, Izquierdo, et al., 2013) ya que al agrupar el genotipo, las mujeres ACTN3XX presentaron mejores valores en estas variables por lo que creemos que tal vez los estudios longitudinales con programas de entrenamiento deberían ser más prolongados. Los participantes de nuestro estudio llevaban al menos dos años realizando una práctica continuada de actividad física dos días a la semana; por lo tanto, un entrenamiento puntual tal vez no sea suficiente para poner en funcionamiento nuevas rutas metabólicas. Además, los programas en los que participaron nuestros sujetos de estudio son voluntarios y aquellas personas que participan tienen ya una buena conciencia de la importancia de la realización de actividad física y probablemente han sido físicamente activos a lo largo de su vida.
Mostrar más

251 Lee mas

TítuloEfecto de la actividad física aeróbica sobre el deterioro cognitivo leve y estadios tempranos de demencia en personas mayores

TítuloEfecto de la actividad física aeróbica sobre el deterioro cognitivo leve y estadios tempranos de demencia en personas mayores

Respecto a las caídas previas dentro de los últimos 3 meses (sin consecuencias graves), solo 1 persona del GE presentó este antecedente. Se registraron además características de las actividades físicas que realizaban los participantes al momento de incorporarse al estudio (Tabla 8), con el propósito de obtener un perfil preliminar de su condición física antes de iniciar el programa de intervención. La mayoría de los sujetos de estudio realizaban al menos un tipo de actividad física (AF) en su tiempo libre durante la semana (62,9%), mientras que el 22,6% declaró no realizar ninguna AF y solo el 14,5% de los mayores dijo realizar de dos a tres tipos diferentes de AF. Estas actividades debían tener una frecuencia de dos o más días a la semana para incorporarlas al registro. Respecto al tipo de AF realizada, la más frecuente fue la caminata de paseo de al menos 30 minutos (56,5%), seguido de la caminata rápida (17,7%) y la asistencia a talleres de baile (8,1%). Otras actividades declaradas que tuvieron menor representación en la muestra fueron la natación y talleres de gimnasia grupal (4,8% cada una) y en último lugar el paseo en bicicleta o talleres de Taichí o Yoga (3,2% cada una). No se encontraron diferencias significativas entre los grupos para la cantidad y tipo de actividades físicas realizadas.
Mostrar más

201 Lee mas

Obesidad y sus co-morbilidades: estrategias desde la actividad física

Obesidad y sus co-morbilidades: estrategias desde la actividad física

Un lapso prudente para evaluar la eficacia del tratamiento es a los 6 meses y los parámetros que se tendrán en cuanta son el descenso de peso (idealmente alrededor de un 5% del peso original) y los indicadores metabólicos de laboratorio. En el caso específico de pacientes con DBT diagnosticada hace más de 10 años o en personas diabéticas mayores de 50 años o menores pero con factores de riesgo asociados, se deberán evaluar signos de polineuropatía diabética, deformidades en los pies, tipo de calzado y medias que se utilicen para la práctica de actividad física, por el riesgo de posibles ulceraciones (frecuentes en el pie diabético).
Mostrar más

13 Lee mas

Hábitos alimentarios y actividad física en el tiempo libre de las mujeres adultas catalanas

Hábitos alimentarios y actividad física en el tiempo libre de las mujeres adultas catalanas

En la Tabla 33 se muestran las Odds Ratio (OR) obtenidas al analizar la asociación entre los diferentes grupos de alimentos y el tipo de actividad física realizada durante el tiempo libre y observamos que no se detecta ninguna relación estadísticamente significativa. Sin embargo, sí se detecta una asociación débil directa entre el consumo de dulces y bebidas alcohólicas y la práctica de ejercicio físico (Tabla 34). Se observó una tendencia a un consumo ligeramente superior en las mujeres que realizaban ejercicio físico en su tiempo libre. Por otra parte, al analizar la actividad física y el consumo de energía y macronutrientes se obtuvo, igualmente, una asociación débil positiva entre consumo de carbohidratos y ácidos grasos saturados (Tabla 35), siendo por lo tanto mayor el aporte en las que realizaban actividades físicas, moderadas o activas, en su tiempo libre. Al analizar el consumo de energía y macronutrientes y la práctica de ejercicio físico, se observó una relación, también débil directa, entre el consumo de energía, carbohidratos y lípidos totales (Tabla 36), estimándose por lo tanto una tendencia a un mayor consumo en las que practicaban deporte en su tiempo libre.
Mostrar más

212 Lee mas

Diseño y gestión de un programa de actividad física para personas mayores institucionalizadas: un estudio de caso

Diseño y gestión de un programa de actividad física para personas mayores institucionalizadas: un estudio de caso

La vejez, en cambio, es la fase final del proceso de envejecimiento. Equivale a vivir muchos años, en comparación con otras personas del mismo grupo poblacional. Sus límites (excepto el de la muerte) han sido y son siempre imprecisos y dependientes, entre otros factores, de la esperanza promedio de vida al nacer de cada población. Según Romero (2002, p. 204), la vejez se considera como ―el momento de la vida en el que se presenta un deterioro de las funciones fisiológicas, con la consiguiente limitación corporal para realizar las actividades cotidianas‖. En realidad, apunta este autor, la vejez es una experiencia física, intelectual y social que el ser humano vive de forma global hasta el momento de la muerte, progresando con rapidez según los casos. Este deterioro en las funciones fisiológicas es lo que denominamos envejecimiento. Entendida como etapa del ciclo vital, Amador (2007) añade que puede ser interpretada como una etapa más de nuestra vida en la que si controlamos las condiciones externas de economía, atención, etc., y con unos mínimos de funcionalidad personal, debe representar una etapa positiva.
Mostrar más

472 Lee mas

50 I REVISTA SÍNDROME DE DOWNI

50 I REVISTA SÍNDROME DE DOWNI

Esto no es privativo de las personas con síndrome de Down porque, además de lo anterior en relación con una palabra desconocida, cualquiera de nosotros, enfrentados con un texto de una materia que no dominamos —filosofía, matemáticas, biología, física, astronomía— podemos verbalizar perfectamente su contenido sin entender un solo concepto, frase o párrafo. Lo que sucede es que en las personas con discapacidad intelectual, la dificultad para descifrar el signi- ficado de un contenido es mayor; es decir, párrafos cuyos contenidos pueden ser perfectamen- te entendidos por compañeros de su misma edad, les resultan inasequibles en su comprensión a pesar de que los verbalicen con suma precisión. En el síndrome de Down se añade otro fac- tor: la gran disociación entre la captación y la memoria de la imagen (memoria visual a corto plazo), que es un punto fuerte, y la dificultad de procesar y descifrar los mensajes escuchados, que es un punto débil. ¿Existirá un paralelismo entre cuánto y cuán cabalmente de lo que escu- chan realmente entienden, y cuánto y cuán cabalmente de lo que leen realmente entienden?
Mostrar más

10 Lee mas

Efecto de distintos programas de actividad física y el sedentarismo sobre la sarcopenia en personas mayores

Efecto de distintos programas de actividad física y el sedentarismo sobre la sarcopenia en personas mayores

El envejecimiento es un proceso biológico multi- factorial caracterizado por un deterioro progresivo de la capacidad funcional de los órganos y tejidos corporales (Burks y Conh, 2011; Gómez-Cabello et al., 2012), que afecta a la calidad de vida de las per- sonas mayores (Barbosa, Rodríguez, Hernández, Her- nández y Herrera, 2007; Beas-Jiménez, Lopez-Lluch, Sánchez-Martínez, Muro-Jiménez, Rodríguez-Bies y Navas, 2011; Park, Park, Shephard y Aoyagi, 2010; Silva, Karnikowiski, Tavares y Lima, 2012). El sistema músculo-esquelético se resiente durante el envejeci- miento, llegando ello a afectar a las funciones básicas del organismo, tales como la contracción muscular, el movimiento y la locomoción (Silva et al., 2012).
Mostrar más

6 Lee mas

Show all 10000 documents...

Related subjects