PDF superior Historia de la locura en la época clásica II

Historia de la locura en la época clásica II

Historia de la locura en la época clásica II

Pongamos un ejemplo tomado de Diemerbroek. Un hombre se veía afligido por una profunda melancolía. Como todos los melancólicos, su espíritu estaba enfocado a una idea fija, y esta idea era para él ocasión de una tristeza continuamente renovada. Se acusaba de haber matado a su hijo; y, en el exceso de sus remordimientos, decía que para su castigo, Dios había colocado a su lado un demonio encargado de tentarlo como el que había tentado al Señor. Él veía ese demonio, conversaba con él, escuchaba sus reproches y le replicaba. No podía comprender que todo el mundo que lo rodeaba se negaba a admitir esta presencia. Tal es, pues, la locura: este remordimiento, esta creencia, esta alucinación, estos discursos; en suma, todo ese conjunto de convicciones y de imágenes que constituyen un delirio. Ahora bien, Diemerbroek trata de saber cuáles son las "causas" de esta locura, cómo ha podido nacer. Y se entera de esto: el hombre había llevado su hijo a bañarse, y el muchacho se había ahogado. Desde entonces el padre se había considerado como responsable de esta muerte. Así pues, se puede reconstituir de la manera siguiente el desarrollo de esta locura: juzgándose culpable, el hombre se dice que el homicidio es execrable al Dios todopoderoso; de allí ocurre a su imaginación que está condenado por toda la eternidad; y como sabe que el mayor suplicio de la condenación consiste en ser entregado a Satanás, se dice que "se le ha asignado un demonio horrible". Aún no ve ese demonio, pero como "no se aparta de este pensamiento" que siempre tiene por "muy verídico, impone a su cerebro cierta imagen de ese demonio; esta imagen se ofrece a su alma por la acción del cerebro y de los espíritus, con tal evidencia, que cree ver continuamente al demonio mismo". cxiv
Mostrar más

145 Lee mas

Historia de la locura en la época clásicaI

Historia de la locura en la época clásicaI

alucinaciones bajo el sol de la locura, siempre delirios en los discursos de la sinrazón, y que se encuentran las mismas angustias en todos esos corazones sin reposo. Es que la medicina mental recibe así. las primeras cauciones de su eternidad; y si llegara a tener remordimientos se tranquilizaría, sin duda, al reconocer que el objeto de su búsqueda estaba allí, que la aguardaba a través del tiempo. Y luego, para aquel mismo que llegara a inquietarse del sentido del internamiento y de la manera en que se ha podido inscribir en las instituciones de la medicina, ¿no es reconfortante pensar que, de todos modos, eran locos los que se encerraba, y que en esta oscura práctica se ocultaba ya aquello que para nosotros toma la figura de una justicia médica inmanente? A los insensatos que se internaba, casi no faltaba más que el nombre de enfermos mentales y el estatuto médico que se atribuía a los más visibles, a los mejor reconocidos entre ellos. Procediendo a semejante análisis se adquiere sin esfuerzo una buena conciencia en lo que concierne, por una parte, a la justicia de la historia y, por la otra, a la eternidad de la medicina. La medicina se verifica por una práctica premédica; y la historia queda justificada por una especie de instinto social, espontáneo, infalible y puro. Basta con añadir a esos postulados una confianza estable en el progreso, para sólo tener que trazar el oscuro camino que va del internamiento —diagnóstico silencioso dado por una medicina que aún no ha logrado formularse— hasta la hospitalización, cuyas primeras formas en el siglo XVIII prefiguran ya el progreso, e indican simbólicamente el término de éste. Pero la desgracia ha querido que las cosas sean más complicadas; y, de manera general, que la historia de la locura no pueda, en caso alguno, servir de justificación, y como ciencia de apoyo, a la patología de las enfermedades mentales. La locura, en el devenir de su realidad histórica, hace posible en un momento dado un conocimiento de la alienación en un estilo de positividad que la cierne como enfermedad mental; pero no es este conocimiento el que forma la verdad de esta historia y la anima secretamente desde su origen. Y si, durante un tiempo, hemos podido creer que esta historia terminaba allí, ello ocurrió por no haber reconocido que la locura, como dominio de experiencia, nunca se agotaba en el conocimiento médico o para-médico que podía tenerse de ella. Y
Mostrar más

243 Lee mas

HISTORIA DE LA LOCURA en la época clásica II

HISTORIA DE LA LOCURA en la época clásica II

siglo XVIII, sigue estando, en gran parte, en este espacio de la generalidad abstracta. Pero en parte solamente. Al privilegio de la panacea se oponen, siguen oponiéndose desde la Edad Media, los privilegios regionales de las eficacias particulares. Entre el microcosmos de la enfermedad y el macrocosmos de la naturaleza, se traza desde hace tiempo toda una red de líneas, que establece y mantiene un complejo sistema de correspondencia. Idea antigua: no hay en el mundo una forma de enfermedad, un rostro del mal que no pueda borrarse, si se tiene la suerte de encontrar su antídoto que, por cierto, no puede dejar de existir, pero quizás en un cantón de la naturaleza infinitamente remoto. El mal no existe en estado simple. Siempre está ya compensado: "Antaño, la hierba era buena al loco y hostil al verdugo." Bastante pronto, el uso de los vegetales y las sales será reinterpretado en una farmacopea de estilo racionalista, y puesto en una relación discursiva con las perturbaciones del organismo que, supuestamente, debe curar. Hubo, no obstante, en la época clásica un sector de resistencia: es el dominio de la locura. Durante largo tiempo permanece ésta en comunicación directa con elementos cósmicos que la sabiduría del mundo ha repartido en los secretos de la naturaleza. Y, cosa extraña, la mayor parte de esas antítesis constituidas de la locura no son del orden vegetal, sino del reino humano o bien del reino mineral. Como si los poderes inquietantes de la alienación, que le hacen un lugar aparte entre las formas de la patología, no pudieran ser reducidos más que por los secretos más recónditos de la naturaleza o, al contrario, por las esencias más sutiles que componen la forma visible del hombre. Fenómeno del alma y del cuerpo, estigma propiamente humano, en los límites del pecado, signo de una decadencia, pero salvación, igualmente, de la caída misma, la locura sólo puede ser curada por el hombre y su envoltura mortal de pecador. Pero la imaginación clásica aún no ha expatriado por completo el tema de que la locura se halla ligada a las fuerzas más oscuras, las más nocturnas del mundo y que figura como una subida desde esas profundidades de bajo la tierra en que vigilan deseos y pesadillas. Por lo tanto, está emparentada con las piedras, con las gemas, con todos esos tesoros ambiguos que llevan en su brillo tanto una riqueza como una maldición: sus vivos colores ciernen un fragmento de la noche. El vigor, durante largo tiempo intacto, de esos temas morales e imaginarios explica sin duda por qué, hasta el fondo de la época clásica, se encuentra la presencia de esos medicamentos humanos y minerales y se les aplica obstinadamente a la locura, pese a la mayoría de las concepciones médicas de la época.
Mostrar más

148 Lee mas

HISTORIA DE LA LOCURA en la época clásica I

HISTORIA DE LA LOCURA en la época clásica I

Pero no es seguro que la locura haya esperado, recogida en su identidad inmóvil, al gran logro de la psiquiatría, para pasar de una existencia oscura a la luz de la verdad. No es seguro, por otra parte, que fuese a la locura, ni aun implícitamente, a la que enfocaban las medidas del internamiento. No es seguro, finalmente, que al hacer nuevamente, en el umbral de la época clásica, el antiquísimo gesto de la segregación, el mundo moderno haya deseado eliminar a aquellos que —sea mutación espontánea, sea variedad de especie— se manifestaban como "asociales". Que en los internados del siglo XVIII podamos encontrar una similitud ton nuestro personaje contemporáneo del asocial es un hecho, pero que probablemente no sea más que un resultado, pues ese personaje ha sido conjurado por el gesto misino de la segregación. Ha llegado el día en que este hombre, partido de todos los países de Europa hacia un mismo exilio, a mediados del siglo XVII, ha sido reconocido como un extraño a la sociedad que lo había expulsado, irreductible a sus exigencias; entonces, para la mayor comodidad de nuestro espíritu, se ha convertido en el candidato indiferenciado a todas las prisiones, a todos los asilos, a todos los castigos. No es, en realidad, más que el esquema de exclusiones sobrepuestas. Ese gesto que proscribe es tan súbito como el que había aislado a los leprosos; pero, como en el caso de aquél, su sentido no puede obtenerse de su resultado. No se había expulsado a los leprosos para contener el contagio; hacia 1657, no se ha internado a la centésima parle de la población de París para librarse de los "asociales". El gesto, sin duda, tenía otra profundidad: no aislaba extraños desconocidos, y durante largo tiempo esquivados por el hábito; los creaba, alterando rostros familiares en el paisaje social, para hacer de ellos rostros extraños que nadie reconocía ya. Provocaba al extraño ahí mismo donde no lo había presentido; rompía la trama, destrababa familiaridades; por él, hay algo del hombre que ha quedado fuera de su alcance, que se ha alejado indefinidamente en nuestro horizonte. En una palabra, puede decirse que ese gesto fue creador de alienación.
Mostrar más

134 Lee mas

Un monográfico de la revista : La Locura. Arte & Literatura

Un monográfico de la revista : La Locura. Arte & Literatura

No termina la historia aquí, querido lector; sólo queda que tú gozoso y atribulado, vayas de página en página, y que en este “Litoral” resuenen vivos, vivísimos, los mediterráneos y los atlánticos, ahí están Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, y los cuerdos que se creen locos y los locos que se creen cuerdos. Fina cuerda de luz y tinieblas. La vida que se aproxima a la muerte y la muerte que se aproxima a la vida. No te olvides de leer, después de el rock del manicomio, el capítulo dedicado a “Miguel de Prados: el hombre que prendió la mecha de Freud en el 27”. Esto da para una investigación que traspasa las líneas de los locos de París, Viena y Berlín, de los locos de Capuchinos, de Leganés y del mundo entero. Pinel, Jofré, Kraepelin, Alzheimer…y tantos otros. Pero ahí está también Leopoldo María Panero, que cruzó ya la línea en 2014, y escribió los poemas del manicomio de Mondragón, narciso de flautas y de rosas enfermas. Tú tienes la última palabra. Los demás debemos callar y escucharte.
Mostrar más

6 Lee mas

1.3 Punto de partida del pensamiento de Descartes - TEMA 5: DESCARTES

1.3 Punto de partida del pensamiento de Descartes - TEMA 5: DESCARTES

Aunque se formulen de diferente manera, las preguntas 3ª y 4ª son idénticas: explicar un problema (Conocimiento, Dios, Ser humano, Ética, Sociedad) en un autor de una época determinada. La pregunta debe presentar la época del autor, corriente filosófica a la que pertenece y anunciar desde el principio el problema que se va a abordar.

6 Lee mas

1.2. Marco filosófico - TEMA 4: SANTO TOMÁS

1.2. Marco filosófico - TEMA 4: SANTO TOMÁS

Aunque se formulen de diferente manera, las preguntas 3ª y 4ª son idénticas: explicar un problema (Conocimiento, Dios, Ser humano, Ética, Sociedad) en un autor de una época determinada. La pregunta debe presentar la época del autor, corriente filosófica a la que pertenece y anunciar desde el principio el problema que se va a abordar.

6 Lee mas

1.2. Marco filosófico - TEMA 6: HUME

1.2. Marco filosófico - TEMA 6: HUME

- La tolerancia religiosa y la libertad en la investigación propició el desarrollo de las ciencias experimentales con una figura como Newton que culminó la revolución científica iniciada en el Renacimiento. La obra de Newton será un modelo para Hume quien intentará hacer una filosofía moral al estilo de la filosofía natural de aquel. Es la época de las Academias científicas

6 Lee mas

1.1. Marco histórico - TEMA 2: ARISTÓTELES

1.1. Marco histórico - TEMA 2: ARISTÓTELES

3.1. ÉTICA A NICÓMACO. Como otras obras de Aristóteles la Ética a Nicómaco es un escrito de uso interno en su escuela, el Liceo, como una recopilación de apuntes. Eso explica su estilo árido y poco elaborado no preparado para una difusión más amplia. Trata de diferentes cuestiones relacionadas con la ética. Libro II, 4-6: LA VIRTUD

6 Lee mas

Dieta y salud en época Clásica

Dieta y salud en época Clásica

Los médicos y científicos de la época trabajan con las categorías disponi- bles a la hora de clasificar los alimentos; piénsese que no se disponía de cono- cimientos y categorías similares a las utilizadas en nuestra época, tales como vitaminas, proteínas, hidratos de carbonos, encimas, oligoelementos, etc… Su marco operacional se basaba en las propiedades que ellos podían apreciar y valorar en los alimentos y las asociaciones y observaciones realizadas por el transcurrir del tiempo; así se habla de alimentos flatulentos, astringentes, diuréticos, purgantes, fuertes, débiles, cálidos, fríos, secos, húmedos, densos, ligeros, nutritivos, etc…, categorías que como se aprecia se basan en el cono- cimiento por pares de opuestos presente en los investigadores jonios y, sobre todo, entre los pitagóricos.
Mostrar más

20 Lee mas

1.2. Marco filosófico - TEMA 7: KANT

1.2. Marco filosófico - TEMA 7: KANT

Puesto que la ciencia es un conjunto de juicios (diferenciar entre juicios analíticos y sintéticos a priori y a posteriori ) puede decirse que la condición de posibilidad de[r]

6 Lee mas

6. Ley de Educación de Puebla

6. Ley de Educación de Puebla

El Título Primero relativo al Sistema Educativo Estatal, contiene las disposiciones generales que delimitan la materia y el ámbito de aplicación de la Ley; se precisa el carácter de ord[r]

32 Lee mas

VISIÓN GLOBAL O TEMA SOBRE EL PENSAMIENTO DE SAN AGUSTÍN

VISIÓN GLOBAL O TEMA SOBRE EL PENSAMIENTO DE SAN AGUSTÍN

Luego utilizó sus conocimientos filosóficos para desarrollar y elaborar el pensamiento y la doctrina cristiana que supone una nueva concepción del mundo como CREACIÓN de [r]

6 Lee mas

Programa Historia de la Cultura II 2019.

Programa Historia de la Cultura II 2019.

- DAWSON, Christhoper. El movimiento de la revolución mundial. Bs.As., Huemul, 1963. - GARCÍA MARTÍNEZ, J.A. Arte y pensamiento en el siglo XX. Bs. As, EUDEBA, 1973. - GARABEDIAN, M.H., El Estado moderno. Breve recorrido por su desarrollo teórico. S/D. - GERMANI, G., Política y Sociedad en una época de transición, Buenos Aires, Paidós, 1974. - GERMANI, G.; L. LLACH, El ciclo de la ilusión y el desencanto. Un siglo de políticas

6 Lee mas

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS Diario Oficial de la Federación 5 de febrero de 1917 Fe de erratas 6 de febrero de 1917

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS Diario Oficial de la Federación 5 de febrero de 1917 Fe de erratas 6 de febrero de 1917

III. Se aplicarán sanciones administrativas a los servidores públicos por los actos u omisiones que afecten la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia que deba[r]

91 Lee mas

Las presidencias radicales 1916-1930.pdf

Las presidencias radicales 1916-1930.pdf

Y es sabido que durante la Semana Trágica, no sólo se utilizó para la represión a las fuerzas policiales y del ejército, sino que se autorizó a los miembros de la Liga [r]

18 Lee mas

presentación

presentación

Vacunas, medicamentos Finales del siglo XIX: la esperanza de vida eran 35 años. Fertilizantes, plaguicidas[r]

18 Lee mas

Historia de la enseñanza de Historia de la enfermería en Brasil

Historia de la enseñanza de Historia de la enfermería en Brasil

para funcionar cursos ou escolas, fossem de enfermagem ou qualquer outro. Assim, não é de se estranhar que não houvesse registros, livros ou listas de professores. Sobre as alunas, Mott (1999) conseguiu documentar nomes de alunas que frequentaram os cursos de enfermagem nesse Hospital. De qualquer forma, uma ata da época constitui documento fidedigno e aceito como registro histórico. Sobre os cursos criados pela Cruz Vermelha Brasileira (Mott & Tsunechiro, 2001), há registros de sua criação em São Paulo, em 1914 e na cidade do Rio de Janeiro, em 1916. Esses relatos, entretanto, nada mencionam sobre o ensino dessa disciplina, talvez porque seus fundadores estivessem mais preocupados com a formação técnica profissional e de voluntários para a guerra, considerando-se a Primeira Guerra Mundial que acontecia na Europa. Foi somente a partir de 1923, que esse tema passou a constar do elenco das disciplinas com o nome de “Bases históricas, éticas e sociais da enfermeira”. No Quadro abaixo constam as normas legais sobre o ensino de enfermagem, o título da disciplina e a respectiva carga horária (Tabla 1). Em 1931 essa disciplina chamou-se Ética e História da Enfermagem; em 1949, constava apenas História da Enfermagem. Com o advento de um sistema nacional de educação, em 1961, e a aprovação da primeira Lei de Diretrizes e Bases da Educação Nacional, os cursos de Enfermagem passaram a ser regidos pelo Parecer n. 271/62 (Brasil, 1974), cujo
Mostrar más

15 Lee mas

H istoria en el B achillerato

H istoria en el B achillerato

Posteriormente, la fisión del átomo, los transistores desde 1958, los microprocesadores en la década de los setenta, la unión de la microelectrónica y las telecomunicaciones en la telemática, indican diferentes y rápidas etapas de un progreso técnico interrumpido que no se queda en los laboratorios y centros de investigación, sino que trasciende al mundo del trabajo y llega a todas las capas de la sociedad. El trabajo en cadena, propio de la época industrial, va siendo sustituido por la utilización de ordenadores y la automatización no sólo de las grandes industrias, sino también del mundo del hogar, en el cual los electrodomésticos han venido a sustituir en la vida diaria a los pucheros y a las escobas. En el mundo del pensamiento el panorama es bien diferente. No hay un progreso lineal, sino más bien una especie de flujo y reflujo del pensar, en el que unas teorías rechazan los anteriores pretendiendo sustituirlas por otras que a su vez van a ser bien pronto igualmente repudiadas. Existencialismo, neopositivismo, estructuralismo, neomarxismo, filosofía hermenéutica, son otros tantos modos de pensar que van naciendo y agonizando en la época moderna. si en el campo de la técnica cada nueva idea o realización es punto de partida y apoyo para realizaciones subsiguientes, parece como si en el campo del pensamiento cada idea fuera el punto de referencia de una negación que llevara a posiciones opuestas. la ambigüedad de las expresiones y la manipulación del lenguaje vienen a reforzar la confusión que caracteriza el pensamiento de la segunda mitad del Siglo XX.
Mostrar más

171 Lee mas

El camino en zigzag 1955-1966.pdf

El camino en zigzag 1955-1966.pdf

La vigencia de la Constitución no depende sólo de la decidida voluntad del gobierno para imponerla y hacerla respetar, sino del espíritu y de la voluntad de todos para vivirla [r]

24 Lee mas

Show all 10000 documents...