PDF superior Humanidades, ética y política

Humanidades, ética y política

Humanidades, ética y política

El objetivo de este trabajo es mostrar la vinculación originaria que existe entre los conceptos de humanidades, ética y política. La tesis es la siguiente. Porque el hombre es un animal político, su acción se configura como encuadrada en las categorías de la reflexión ética; y la comprensión de que la naturaleza ética de la acción humana tiene un fundamento esencialmente político constituye el rasgo más característico de la forma histórica originaria del humanismo. Por consiguiente, la constitución de las humanidades como conjunto de disciplinas que expresan la concepción humanista del hombre y de su mundo debe apoyarse en una comprensión ético-política del ser humano. La demostración de esta tesis consistirá en señalar cómo la noción actual de las humanidades deriva de una forma de "humanismo" (concretamente, el humanismo italiano del siglo XV) que se entendió a sí mismo como reflexión acerca de la vida y las costumbres de los hombres políticamente organizados en una sociedad civil. La validez de la demostración reposa sobre un supuesto, a saber: que la continuidad existente entre manifestaciones históricas distintas (en este caso, entre las disciplinas culti­ vadas por los humanistas del siglo XV y las que nosotros impartimos en nuestros establecimientos educacionales bajo el nombre de "humanidades") obliga a postular una continuidad latente o manifiesta entre las concepciones básicas que sustentan a las diversas expresiones históricas en cuestión, a menos que se esté dispuesto a reconocer que la ''versión moderna'' de dicho proceso continuo carece completamente de sentido.
Mostrar más

12 Lee mas

Ética y política - Una relación obligada?

Ética y política - Una relación obligada?

(Colegio de Jalisco – Zapopan - México) laura.alarcon@coljal.edu.mx Resumo: La relación entre la ética y la política resulta ser un debate de gran actualidad ya que la tensión que existe entre ambos conceptos permite dilucidar algunas de las causas o consecuencias del mundo que estamos viviendo. Entender la política como una ciencia independiente de la moral no significa que no entablen una relación, unas veces endeble otras veces sólida. La distinción entre la ética pública y la moral privada resulta fundamental ya que no podemos hacer prevalecer nuestra moral privada para asuntos que atañen a la búsqueda de un bien social inspirados en la libertad, la justicia, la igualdad, la pluralidad y la tolerancia por señalar algunos. Para ello, es necesario tener una ética laica que rija las acciones de los hombres en sociedad en su vida pública. El mundo globalizado nos interpela urgentemente para crear una ética global responsable en la que todas las naciones participemos activamente y nos comprometamos con el bien de toda la comunidad internacional.
Mostrar más

12 Lee mas

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

Ética normativa y racionalidad estratégica: el problema filosófico de una ética política

natural hobbesiano o darwiniano en el nivel de la existencia humana, por la simple razón de que el pensamiento humano se basa no sólo en la estrategia de proliferación de los genes (39) que regula el comportamiento animal; sino necesariamente también en el hecho de compartir el significado y la verdad y por ende, en la comunicación consensual. Este argumento es correcto, pero no nos ayuda mucho, dado que el principio de comunicación consensual puede ser restringido a un sólo sistema sistema político de autopreservación o a una alianza de dicho sistema en detrimento de otras partes de la humanidad. Se trata, en efecto, de un argumento usual en nuestra era de crisis ecológica, especialmente a la luz de la amenaza de un desarrollo desmedido de la población. Y tanto es así que uno de los ganadores del Premio Nobel de economía ha sugerido recientemente que una solución adecuada para restaurar el equilibrio ecológico sería dejar morir de hambre a los pueblos del tercer mundo que no pueden ayudarse a sí mismos. Creo que esta sugerencia no se encuentra muy lejos de lo que sostienen tácitamente muchos personajes prominentes de las naciones industriales ricas. Sospecho que la mayoría de los casos se disfraza el problema real, al hablar de la prudencia política y la responsabilidad en el sentido neo-aristotélico, lo cual deja abierta la pregunta de si la responsabilidad se relaciona con el destino de la humanidad o sólo con el mantenimiento del nivel de vida del sistema político propio, y más aún, en aquellos sistemas que son económicamente dependientes entre si. En este punto se torna importante señalar que la ética aristotélica de la phronesis se basa en la distinción entre una praxis política prudente y una poiesis técnica hábil; sin embargo Aristóteles no hace la distinción entre una praxis consensual comunicativa y una praxis estratégica. Esto obviamente está relacionado con la restricción de su ética a un sistema de automantenimiento de la "polis" (a diferencia de la ética cosmopolita de Antístenes y la Stoa).
Mostrar más

23 Lee mas

La synderesis como fundamento de la ética y la política

La synderesis como fundamento de la ética y la política

Ahora bien, ningún acto bueno puede ser alentado, ni alguno malo censurado, si es que el hombre no sabe que debe hacer el bien y evitar el mal. El conocimiento de esto último lo aporta la synderesis, que es el hábito de los primeros principios aplicado a su función de conocer el primer principio del orden moral. Su contenido, en cuanto primer principio, se conoce intuitivamente, y es tomado del examen de la propia naturaleza humana. En efecto, ésta manifiesta al hombre su perfectibilidad y su inclinación a buscar la propia perfección. De ahí que la synderesis contiene el imperativo que hace que el hombre tienda a perfeccionarse, a ser feliz, a obrar bien. Por ello, la synderesis es fundamento de la ética y, en consecuencia, de la política. Y es un fundamento sólido debido a que se sustenta en la naturaleza del hombre, que es invariable.
Mostrar más

10 Lee mas

El Defensor Universitario. Entre la ética y la política

El Defensor Universitario. Entre la ética y la política

Con ello entramos en el terreno siempre tenso y difícil de las relaciones entre la ética y la política, porque los principios tienen que articularse con situaciones concretas para poder clarificarlas. Y ahí juega su papel, junto a la honestidad ética, el análisis serio y la prudencia política, que no es ni miedo ni posibilismo barato, sino justeza de miras, para tratar de ver claro y articular propuestas éticas razonables. En este campo no hay certezas cien- tíficas u objetividades claras y, si las hay, suelen resultar muy peligrosas y altamente aterradoras. Se trata de perspectivas, que requieren de la inte- rrogación y de la búsqueda. Y además creo que es difícil tener perspectivas claras, ya que el campo de la acción humana es un campo de ambigüedades, de intenciones no queridas pero creadas, de finitud humana en definitiva.
Mostrar más

14 Lee mas

Ética e política dos dereitos

Ética e política dos dereitos

A materia Ética e política dos dereitos humanos está ubicada no 2º curso do Grado, no módulo de formación humanística, constituíndo un período que debe ser cursado obrigatoriamente por todos/as os/as estudantes do Grado, sendo por tanto considerada como un aspecto de interese fundamental para a súa formación.

18 Lee mas

La vinculación entre ética y política

La vinculación entre ética y política

Cuando se comenta la importancia de fomentar la ética en el campo de la política y del gobierno, las reacciones en los interlocutores son de varios tipos: por un lado, una actitud de rechazo inmediato, en ocasiones acompañada de ironía, porque se considera que es de ingenuos pensar que en el mundo de la política, infectado por la mentira y la corrupción, pueda existir algún espacio para la ética; por otro lado, hay personas contrarias a las creencias religiosas que rechazan la ética por identificarla, erróneamente, con la religión. Finalmente, existe una postura más sensata que considera que la propuesta ética para los servidores públicos en estos tiempos es un acto de valor, un desafío, incluso un acto temerario, pero en todo caso, necesario.
Mostrar más

29 Lee mas

Ética, política y afectos en Spinoza: la cuestión de la felicidad política.

Ética, política y afectos en Spinoza: la cuestión de la felicidad política.

Podría pensarse que esta complejidad de la política spinoziana, y su dificultad para determinar claramente algunos conceptos claves (como el de potentia multitudinis) produce una fractura entre una Ética cuyo objetivo sería la salvación de los hombres a través de la felicidad y la libertad plena, y sus tratados políticos en los que Spinoza se confronta con la imposibilidad humana de trascender su naturaleza afectiva (y por lo tanto, su condena imperecedera a la servidumbre pasional) 9 . Nuestra lectura sin embar- go, nos lleva a pensar una continuidad entre política y ética, que no se basa en la posibi- lidad de la “cesación de los males políticos”, es decir, en sostener la posibilidad del al- cance “colectivo” de los fines éticos que el propio Spinoza había juzgado como “difíci- les” y “raros” a nivel individual 10 . No se trata de pensar una felicidad individual “plena” (que habría sido descripta en la Ética) como posible también a nivel colectivo, sino exactamente de lo contrario, esto es, de desmentir aun a nivel individual una compren- sión de la felicidad como “alcance de una plenitud” que no es sino una representación imaginaria de la felicidad. En la comprensión de la íntima conflictividad que se desplie- ga aún al interior de toda individualidad humana, y del hecho de que la felicidad indivi- dual tampoco implica la superación o la capacidad de trascender la vida pasional, sino
Mostrar más

19 Lee mas

Tecnologías de mejora humana, ¿ética o política?

Tecnologías de mejora humana, ¿ética o política?

Podemos reconocer el patrón que acabo de describir en un proceso dialéctico que tendría su punto de partida en la crítica de Williams (2005) a dos modelos de teoría política: lo que este autor llama el modelo “del decreto” (enactment model) y lo que llama el modelo “estructural” (structural model). De acuerdo con el primero, cuyo ejemplo paradigmático sería el utilitarismo, la teoría política intentaría guiar la acción política proponiendo principios, conceptos, ideales y valores. La teoría de la justicia de proporcionaría, en cambio, el paradigma del segundo modelo. Este, el modelo estructural, no aspiraría a guiar la acción política y se limitaría, más modestamente, a imponer ciertos límites morales a los actores políticos. Williams, lejos de sentirse obligado a elegir uno de estos dos bandos, señala que, en realidad, ambos comparten algunos errores fundamentales y merecen ser incluidos en el mismo saco como formas de moralismo político. A su vez, el moralismo político merece ser ubicado en el lado malo de una nueva dicotomía: la que confronta al moralismo político (patria común de utilitaristas, rawlsianos, kantianos y, en realidad, casi todas las tribus filosóficas, que habrían concebido mal las relaciones entre ética y política) con el realismo político (un club mucho más exclusivo en el que cuesta trabajo nombrar unos cuantos socios: Maquiavelo, Hobbes, Weber y el propio Bernard Williams). Ahora bien, a mi juicio, moralismo y realismo políticos comparten un error fundamental: postular la existencia de una finalidad o restricción fundamental y definitoria de la política (ya sea de índole moral o política), que todas las comunidades políticas deberían perseguir o respetar. Esto es lo que he llamado sustancialismo político. Puesto que, como acabamos de ver, cada vez que una dicotomía desaparece suele aparecer otra, al sustancialismo político yo opongo otra posición, el minimalismo político, que yo mismo he desarrollado en otros trabajos y que describiré más abajo (cfr. mi artículo “Beyond realism and moralism: a defense o political minimalism”, en preparación).
Mostrar más

12 Lee mas

Política sobre Ética y Conducta en Negocios

Política sobre Ética y Conducta en Negocios

Mientras que el objetivo primario de nuestra Compañía es el de maximizar el valor de los accionistas llevando a cabo operaciones provechosas, nuestra licencia para operar se deriva de la aceptación y buena voluntad de nuestros accionistas, incluyendo empleados, gobiernos y comunidades. Todas las actividades de Talisman deben, por supuesto, ser legales y seguras pero también es muy importante que sean llevadas a cabo de forma ética, honesta e imparcial, libre de mentiras y acciones impropias y siempre cuidando la reputación de Talisman. Como se ha discutido en esta Política, estos requerimientos se aplican a todas las transacciones con accionistas de Talisman.
Mostrar más

8 Lee mas

Ética, asesoria económica y política económica

Ética, asesoria económica y política económica

en calidad de fiduciario, o brindar asesoría hacia un propósito que pueda resultar también en beneficio propio; es, sin embargo, inmoral no divulgar el conflicto de interés, para que los potencialmente afectados puedan tomar las debidas precauciones . En el marco de la teoría moderna de las instituciones se reconoce que sus representantes, en general, no adoptan como propios los intereses de aquellas personas (directores) que supuestamente deben defender como si lo fueran; incumbe al dirigente la responsabilidad de diseñar estructuras de incentivos que permitan alinear dichos intereses en la medida de lo posible. Sin embargo, es incorrecto que el representante de la institución incurra en actos como por ejemplo robar, aceptar comisiones indebidas de clientes o en diversas prácticas de corrupción. Los asesores tienen que hacer frente a diversos elementos éticos, al igual que los burócratas y funcionarios gubernamentales electos, como los vinculados a la corrupción. Los gobiernos también deben abordar temas éticos en el diseño de los programas y lo mismo ocurre con las instituciones internacionales. Inicio el presente trabajo sometiendo el papel del asesor económico al análisis ético: ¿Qué significa ser un asesor económico ético? Esta es una pregunta importante, porque las instituciones financieras internacionales están activamente dedicadas a la asesoría económica. Al hacerlo ¿se comportan de manera ética? Examinaré seguidamente una serie de temas específicos: la ética en el trato que dan los países desarrollados a los que se encuentran en desarrollo, es decir la ética en el área del comercio, de las políticas ambientales globales, de la eliminación de la deuda, en materia de estrategias de crecimiento, manejo de crisis y, por último, temas éticos en política demográfica.
Mostrar más

28 Lee mas

ÉTICA Y POLÍTICA EN LA ENCRUCIJADA DE LAS LENGUAS

ÉTICA Y POLÍTICA EN LA ENCRUCIJADA DE LAS LENGUAS

Leibowitz marca un punto de viraje decisivo respecto a las interpretaciones dominantes del célebre relato bíblico: la luz con la que lo lee ya no es la de la moral sino la de la política. O mejor dicho, aquella de la relación entre ética y política. Allí donde, con horror ante la pluralidad, se ha visto la pérdida de la unidad, el fi lósofo ve la promesa de la diferencia, las posibilidades de resistencia. El fi lósofo que -al modo de los profetas- incansablemente y sin concesiones advertía contra las formas modernas de la idolatría (el Estado, los símbolos patrios, el apego a la tierra, a los lugares sagrados e incluso la adhesión idolátrica a los enseres rituales de la religión judía que incluyen a las Escrituras en tanto objeto idolatrado) señala los peligros del pensamiento único. El fi lósofo kantiano tampoco se dejaba engañar por las apariencias de la pluralidad presuntamente democrática, yendo al fondo de la cuestión, no cejaba ante cualquier forma de adoración o dogma advirtiendo la tentación del pensamiento único y del fascismo aun en los discursos que pregonan la democracia y la pluralidad. Allí donde a primera vista aparece el castigo, el fi lósofo judío (religioso ortodoxo)(14) leyó la promesa, sostuvo la política del disenso ante la tentación totalitaria disfrazada de nostalgia por la unidad perdida, abordó la historia desde la perspectiva de la resistencia y no del poder hegemónico en un país que, habiendo heredado la lengua de los profetas,
Mostrar más

14 Lee mas

La dimensión ética de la rebeldía política

La dimensión ética de la rebeldía política

ajena, y no obstante sostienen su organización militar y social para no rendirse ante el Estado y las fuerzas hegemónicas que pretenden su aniquilación. Su decisión rebelde sustentada en la aceptación de la alteridad, contenida en claros enunciados como “ un mundo donde quepan muchos mundos”, “ caminar escuchando”, “ mandar obedeciendo”, “ todo para todos, para nosotros nada”, constituye el eje sobre el que han girado los distintos momentos de su praxis política: razón comunicativa y diálogo con la sociedad civil e incluso con la clase política mexicana en la primera etapa de su lucha; desobediencia civil al instituir sus gobiernos y municipios rebeldes y autónomos en un segundo momento y una profunda radicalidad en el momento presente, al convocar a un gran movimiento nacional vinculado con otras luchas a nivel internacional, para emprender una lucha pacífica desde abajo y a la izquierda contra el capitalismo. En este tercer momento, los zapatistas aportan el capital ético que durante 23 años le ha valido al EZLN su permanencia y su congruencia a la hora de actuar y que como herencia exponen en la 6a. Declaración de la Selva Lacandona, como eje del proyecto que hoy se extiende a la participación de otros actores: la escucha y comunicación con la gente humilde y sencilla del pueblo, el ejercicio de la política como servicio y no como beneficio personal, el respeto por las decisiones comunitanas, el respeto recíproco a la autonomía e independencia de las organizaciones, el compromiso de una defensa conjunta y la manifestación de solidaridad con el que sufre injusticia. Podemos afirmar que el EZLN expone ante el mundo el testimonio de una rebeldía contemporánea, que —no sin la ausencia de conflictos— puede conciliar sus pretensiones de lucha y cambio social con una sólida congruencia ética sostenida en la aceptación de la alteridad y del rostro del otro. Esta opción los ha librado hasta nuestros días de caer en el terror, evidencia que nos demuestra que para el rebelde es posible fracturar la violencia que instaura la opresión, para posibilitar nuevas relaciones sociales desde las que emerja la paz.
Mostrar más

104 Lee mas

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

LA RELACIÓN COMPLEJA ENTRE ÉTICA Y POLÍTICA

El debate contemporáneo sobre las relaciones entre ética y política hereda los dos movimientos de la autonomía de la política y de la ética en la política. En las sociedades democráticas, pluralistas y seculares, en las cuales está vigente aquella que Max Weber llamó de “politeísmo de los valores”, tenemos sobre todo una vinculación entre ética y política de tipo pragmático. Esta consiste en escoger, entre las posibles combinaciones, aquellas que “evolutivamente” son más conformes a la solución “óptima” (o “menos mala”) de conflictos de intereses y dilemas morales, en el sentido de minimizar las consecuencias negativas de los actos y de maximizar (cuando fuera posible) los beneficios potenciales. Eso implica privilegiar éticas y políticas más útiles socialmente, que son prevalentemente de tipo consecuencialista (pero no necesariamente utilitarista).
Mostrar más

15 Lee mas

La vinculación entre ética y política en Aristóteles.

La vinculación entre ética y política en Aristóteles.

95 En tanto que existe un mundo corrompido en la política, en la función pública y en general en los asuntos de gobierno, es posible decir que hay falta de ética en este ámbito. Para los estudiosos de los asuntos públicos es triste ver como aquella disciplina considerara como la “ciencia reina” o “ciencia divina”, que reclutaba a los mejores hombres, a los más capaces, a los estadistas, a los hombres buenos, ha degenerado en un espectáculo, en un show donde los actores principales son maestros del entretenimiento. Vedettes que posan para los medios, verdaderos bufones que restan seriedad y respeto al cargo. En las elecciones para gobernador del Estado de California, EEUU, en octubre de 2003, compitieron un luchador de sumo, un surfista, una actriz porno, un actor de cine, etcétera. Hoy en día, acceden a los cargos públicos cantantes, actores, deportistas, animadores (showmen), lo que refleja una tendencia de la cultura de nuestro tiempo que se manifiesta prácticamente en todo el mundo. Las elecciones adoptan la forma de una animada ficción, de un juego de fingimientos y disfraces, de manipulación de emociones e ilusiones, en las que triunfa no quien está dotado de mejores ideas y programas o de mayor poder de convencimiento, sino el que actúa mejor y encarna de manera más persuasiva el personaje que los técnicos de la publicidad le han fabricado porque, a su juicio, es el más vendible. Las imágenes han pasado a ser más importantes que las ideas. El papel mediático es vital. La elección del candidato responde a la publicidad y al marketing más que a un programa de gobierno o a la trayectoria del candidato. Las personas famosas han reemplazado a los pensadores, escritores o estadistas. El proceso electoral es un melodrama de sentimientos. A ello hay que añadir los demagógicos spots televisivos de la campaña electoral, de impresionante falta de nivel objetivo y moral, que tratan por todos los medios de liquidar al adversario.
Mostrar más

16 Lee mas

La ética en la política colombiana

La ética en la política colombiana

WEBER, los que la siguen apropiadamente. El reino político no es un reino de santos. Un político ha de abrazar la ética del fin último y la de la responsabilidad, y debe sentir pasión por su advocación y ser capaz de distanciarse él mismo de la materia de sus esfuerzos (los gobernados). La legitimidad no puede ser atributo del poder si este se basa en el dominio, la coacción y la fuerza; en todo caso podría ser un atributo de aquellos poderes que se basen, por el contrario, en la igualdad, en la justicia y en la emancipación, y estos son los rasgos de la democracia participativa que además de método y autogobierno puede ser sistema justo y emancipador. En Colombia otorgamos legitimidad por el hecho de brindar seguridad, pero olvidamos otros temas como la educación y la salud. Estamos equivocados eligiendo siempre a los herederos de la política amañada y clientelista, que goza de amplia legitimidad. Y este comentario no pretende ser una crítica al presidente porque al menos ha sabido ganarse el aprecio de la gente, es a las personas que lo rodean que son “pirañas” que atacan a su presa cuando cae al agua.
Mostrar más

12 Lee mas

La trascendencia como intrínsicamente constitutiva de ética y política

La trascendencia como intrínsicamente constitutiva de ética y política

No solamente la ética, sino la política –en cuanto orien- tada al bien común– implican como constitutivo a la tras- cendencia metafísica, y aún religiosa. El artículo lo muestra analizando la “irrupción de los pobres” en la conciencia y la sociedad latinoamericanas como fenómeno saturado, en el sentido de Marion. Luego estudia aquella interrelación en la filosofía contemporánea, especialmente en Lévinas y en la filosofía de la liberación, que relee a éste en clave social. Por último, extiende lo dicho a toda situación con víctimas históricas, pues la auténtica trascendencia se juega en las re- laciones éticas entre los hombres, el respeto de sus derechos y la transformación de la sociedad en más justa.
Mostrar más

15 Lee mas

La ética y la corrupción en la política y la administración pública

La ética y la corrupción en la política y la administración pública

La ética, al estudiar las actitudes y comportamientos del hombre en su vivir establece tres géneros de vida. El primero se denomina Género Voluptuoso, en el que los vicios y deseos gobiernan al hombre. La voluptuosidad es pensar en una vida de placeres, esclavizado por los deseos y las pasiones. Para los filósofos y estudiosos del tema este tipo de vida es considerada indigna y más cercana a lo animal. El segundo genero es el Género Político, que tiene como atractivo la búsqueda del honores y reconocimiento. La honra pública, para quien es merecedor de honor, lo es por la relevancia e importancia de sus actos. En éste genero la mente del hombre logra gobernar a las pasiones gracias a un esfuerzo permanente y constante de principios éticos y valores educativos. Antiguamente se consideraba que la vida política era un género acompañado de educación y que sólo unos cuantos seres podían tener acceso. También se afirmaba que cuando un hombre aprende a vivir políticamente se vuelve dueño y señor de su conducta y, en consecuencia, actúa siempre en razón del bien común y a ello dedica su vida. La vida política es por tanto un género acompañado de la educación. Finalmente, el tercer género es el Contemplativo, el cual se refiere a la vida dedicada a la sabiduría. En este género se renuncia a los bienes materiales y a los honores por permanecer en la búsqueda del conocimiento.
Mostrar más

165 Lee mas

El concepto del otro en la ética y la política de la liberación dusseliana

El concepto del otro en la ética y la política de la liberación dusseliana

La superación de Dussel con respecto a Levinas consiste en asumir el carácter crítico ético del Otro dentro de un contexto de acción política-militante, es decir, en Levinas el Otro se nos revela en el cara-a-cara y debemos asumir la responsabilidad para con él, pero si se mantiene en su absolutez metafísica (como plantea Levinas), ¿Cómo puedo hacerme responsable de alguien que siempre está tan lejos de mí en múltiples sentidos? Sin embargo, como ya habíamos comentado, para que pueda asumir libremente mi responsabilidad con el Otro, él debe estar a mi lado, cerca de mí. La representación puramente ética del Otro no lleva a nada concreto, específico, ni mucho menos real: él me provoca y me llama a la responsabilidad pero como Otro absoluto sigue siendo una víctima a la que sólo puedo reverenciar y servir casi hipócritamente. El problema del Otro en Levinas es que no consigue, por su interés anti-totalidad, pensarlo en un sistema que podría ser análogo, semejante; su absolutez lo deja en el vacío incomprensible del enigma ético. En cambio, para Dussel es:
Mostrar más

25 Lee mas

Las humanidades y el saber clásico en el siglo xxi: de la ética a la política

Las humanidades y el saber clásico en el siglo xxi: de la ética a la política

Replantear el sentido y pertinencia de las humanidades, su presencia en el ámbito formativo de nuestro presente, es reformular, asimismo, la consi- deración de un sujeto abstracto, universal, ahistórico y modélico con el que se ha configurado cierta concepción del humanismo, las humanidades y el saber clásico como exento de contradicciones y límites morales propios de los sujetos y sus circunstancias. Un humanismo crítico, o si se quiere, un poshumanismo, o transhumanismo, donde el ser humano es parte de un todo con el que se relaciona, y no su centro, no deja de lado el papel de la utopía, entendida como imaginación, pero también como deseo, en la construcción de nuevos horizontes de existencia. En tiempos de barbarie esta utopía se alimenta de una voluntad de saber que se debe propiciar, alentar, en el esfuerzo por difundir la cultura, las ideas, las reflexiones; su aspiración mayor es contribuir a una capacidad humana de autoproblema- tización que permita nuevas configuraciones éticas de los sujetos, espacios de libertad que se desplieguen en nuevos ejercicios de la política orienta- dos a una felicidad como derecho y posibilidad de todo existente.
Mostrar más

17 Lee mas

Show all 10000 documents...