PDF superior Las imágenes en "Lo raro es vivir" de Carmen Martín Gaite

Las imágenes en "Lo raro es vivir" de Carmen Martín Gaite

Las imágenes en "Lo raro es vivir" de Carmen Martín Gaite

Estas son sus palabras: «el clavo fijo era la palabra neurona, como un amigo muerto atravesándose en mi camino, no podía dejarme de acordar del tono con que él la había dicho, del gesto [r]

15 Lee mas

Rosa Chacel, Carmen Martín Gaite: dos reflexiones en torno a mujer y creación

Rosa Chacel, Carmen Martín Gaite: dos reflexiones en torno a mujer y creación

A la lectora o lector familiarizada/o con la narrativa de nuestras dos escri- toras, esta breve enumeración no habrá podido dejar de recordarle numerosos títulos: desde el relato “Chinina Migone” o las novelas Barrio de Maravillas y Acrópolis de Chacel hasta las de Gaite Nubosidad variable, Lo raro es vivir o Irse de casa… Lo que nos lleva a preguntarnos, teniendo en cuenta las refle- xiones de una y otra autora citadas hasta aquí, cómo enjuiciaban las interesa- das esta conexión, es decir, la relación no ya de la literatura en general, sino de la suya propia, con la mujer y lo femenino.
Mostrar más

12 Lee mas

El espejo como metáfora de la alteridad y de la intersubjetividad en la obra de Carmen Martín Gaite

El espejo como metáfora de la alteridad y de la intersubjetividad en la obra de Carmen Martín Gaite

Finalmente, la autora vuelve a remarcar el deseo más o menos consciente de verse reflejado en el otro, que lleva al sujeto a buscar voluntaria o involunta- riamente un soporte humano para ello. La finalidad es conocerse y reconocerse, es decir, hallar una referencia que sirva para apuntalar la propia identidad, in- aprensible de forma individual. Así que, ya sea el espejo bueno o malo, entur- biado o cristalino, siempre que se asoma a él, el individuo acaba averiguando algo sobre sí mismo imposible de descubrir en solitario. Dicha necesidad está presente de forma explícita en varios personajes de Nubosidad variable y afec- ta, muy al principio de la novela, a Eduardo, quien, al faltarle el apoyo visual de su mujer Sofía, “se quedaba intimidado, como siempre que no encuentra el reflejo incondicional que precisa para refrendar su nueva imagen” (Martín Gaite 2012c: 15). En cambio, Sofía ejerce de “buen espejo” para con sus hijos y así lo explicita recordando su infancia: “mi espejo giraba para dar abasto a todo, yo era un espejo de cuerpo entero que los reflejaba a ellos al mirarlos, al devolver la imagen que necesitaban para seguir existiendo” (Martín Gaite 2012c: 41-42). Análogamente, el ya mencionado Diego de Fragmentos de interior, aunque a su pesar, debe reconocer que su amigo Víctor es “el único que le conocía a fondo y le devolvía una referencia certera de su imagen”, un reflejo de sí mismo que no esté deformado o falseado (Martín Gaite 2010b: 141). Por otra parte, en el caso de Águeda Soler, protagonista de Lo raro es vivir (1996), se aprecia una búsque- da de autenticidad por parte de Tomás, su pareja: “fue su primera tentativa de ponerme ante un espejo y sugerirme que me quitara alguna de mis máscaras”, es decir, un intento de librarla de otro tipo de identificaciones perjudiciales para ella (Martín Gaite 2011b: 159).
Mostrar más

23 Lee mas

En el laberinto de la traducción: el análisis de la versión italiana de El cuarto de atrás de Carmen Martín Gaite

En el laberinto de la traducción: el análisis de la versión italiana de El cuarto de atrás de Carmen Martín Gaite

134 universitarie alcune rassegne letterarie sui romanzi dell’autrice. Nell’anno 1990 non solo venne pubblicato il saggio monografico Dialogo e conversazione nella narrativa di Carmen Martín Gaite (Milano, Arcipelago) ad opera di Maria Vittoria Calvi, ma l’autrice stessa tenne conferenze nelle università italiane di Bergamo, Verona e Milano. Se la recezione delle opere dell’autrice si limitava all’ambito accademico, la situazione cambiò in seguito alla pubblicazione della prima traduzione italiana del romanzo Cappuccetto rosso a Manhattan ( Caperucita en Manhattan ), realizzata da Michela Finassi Parolo nel 1993. Il successo editoriale del libro risvegliò l’interesse editoriale per le opere della scrittrice e nel 1995 vennero pubblicate le traduzioni di Nubosidad variable e di El cuarto de atrás ad opera di Michela Finassi Parolo e pubblicate, rispettivamente, da Giunti e da La Tartaruga. La stessa traduttrice, diplomata in Lingue e Letterature Straniere presso l’Istituto Universitario di Lingue Moderne di Milano e l’Università Pontificia di Salamanca, fu incaricata anche delle traduzioni di La Reina de las nieves e di Lo raro es vivir , pubblicati rispettivamente nel 1996 e nel 1998 da Giunti. Le opere di Carmen Martín Gaite sono state accolte con successo non solo in ambito accademico ma anche dalla stampa e dal pubblico dei lettori.
Mostrar más

141 Lee mas

La importancia del contacto intercultural en Irse de casa de Carmen Martín Gaite

La importancia del contacto intercultural en Irse de casa de Carmen Martín Gaite

Irse de casa (Martín Gaite, 2009), la penúltima obra de Carmen Martín Gaite (1925- 2000), es una novela con rasgos autobiográficos. Al igual que en la mayoría de sus escritos, está llena de referencias a culturas no hispanas como, por ejemplo, citas literarias y letras de canciones en lengua extranjera. Se trata de un reflejo de su mundo novelístico y de su propia vida, como veremos a continuación. El personaje principal de esta historia, Amparo Miranda, tiene mucho en común con la propia autora. Amparo, del mismo modo que Martín Gaite, nace en una ciudad provinciana, es soñadora y trabajadora. Habla varios idiomas, aplica la filosofía de lo cotidiano a la vida, le gustan los cuentos de hadas y las canciones extranjeras, y acaba conociendo Nueva York. La novela no menciona claramente si Amparo, al igual que Martín Gaite, desde niña, imaginaba Estados Unidos como un lugar mágico, aunque soñaba con vivir allí y ser estrella de cine. Sin embargo, en el caso de la autora, nunca llegó a pensar en vivir fuera de España para siempre. En este punto nos preguntamos por las razones de ello y lo relacionamos con otras cuestiones de la caracterización del personaje que guiarán el contenido de este artículo: ¿Qué simboliza «lo extranjero» para el personaje? ¿Se produce alguna vez el así denominado choque cultural? ¿Qué es lo que le aporta a dicho personaje el contacto intercultural?
Mostrar más

11 Lee mas

Geografías del diálogo y procesos traductivos en Carmen Martín Gaite

Geografías del diálogo y procesos traductivos en Carmen Martín Gaite

de no vivir del oficio de traductor, por lo que puedo elegir qué hacer. Es un privilegio, claro, porque al traducir me tomo todo el tiempo que necesito. Ahora estoy con Jane Eyre. ¡Es increíble lo de esas mujeres! Las tres hermanas Brontë, que teniendo sólo las enseñanzas de un padre autoritario y viviendo con un hermano algo loco, fueran capaces de sacar de ese encierro esa agudeza de percepción para poder volar. Es otra demostración de que la literatura no es sólo la realidad, la literatura es volar sobre la realidad para verla mejor”. Disponible en http://www.revistaiguazu.com/entrevista-a-carmen-martin-gaite [fecha de consulta 17-8-2017]. En la segunda entrevista, que remonta a 1999 pero ha sido publicada por El Cultural el 22 de julio de 2010, con firma de Blanca Berasátegui, se refieren en dos pasajes las palabras de Carmen Martín Gaite sobre la traducción de Jane Eyre. En el primero la periodista resume las actividades corrientes de la escritora, sin nombrar la redacción de la novela Los parentescos, de la que posiblemente Carmen Martín Gaite no haya anticipado nada en la entrevista, pero comentando que la escritora está “terminando la traducción de Jane Eyre de Charlotte Brönte, un mamotreto de setecientas páginas apasionante”. Un poco más adelante cita entre comillas la actitud declarada de Carmen Martín Gaite hacia sus lectores, “Yo pienso mucho en el que me va a leer, soy muy considerada con él, que bastante favor me hace leyéndome”, y concluye explicando que “Carmen Martín Gaite da estos días las últimas puntadas a Jane Eyre, ‘que nunca creía que era tan buena novela’. Literalmente. Cose y traduce al personaje de la Brönte con la paciencia y el mimo que vertió hace ya años entre visillos. En eso no ha cambiado nada: le sigue gustando coser y pegar y se apasiona con los mismos tipos femeninos de la historia de la literatura. Ha traducido Madame Bovary y Cumbres borrascosas, se ha metido en la piel de Virginia Wolf, de Natalia Gingzburg... ‘Casi todo lo que traduzco son obras de mujeres’”. Disponible en http://www.elcultural.com/noticias/letras/Carmen-Martin- Gaite-Es-preferible-equivocarse-a-callar/729 [fecha de consulta 17-8-2017]. En esta segunda entrevista destacan la referencia a su novela Entre visillos, que como se ha visto recurre también en una nota de la traducción de Jane Eyre, y la importancia atribuida al lector como interlocutor imprescindible al que la escritora dedica todo su esmero literario.
Mostrar más

295 Lee mas

CARMEN MARTÍN GAITE OVVERO IL PERTURBANTE DEL QUOTIDIANO (Dobles, espejos, cuartos cerrados, laberintos)

CARMEN MARTÍN GAITE OVVERO IL PERTURBANTE DEL QUOTIDIANO (Dobles, espejos, cuartos cerrados, laberintos)

inconscio e io cosciente. Nel passo che segue, C si trova da sola e rievoca il passato cui la visione dei mobili familiari la riporta: ¡Cuántas habitaciones desembocan en ésta, cuántos locales! Querría hablarle al hombre de negro del vehículo narrativo que suponen los muebles, regalarle todas las imágenes que, en este rato, se me han aparecido entre el aparador y el espejo. Y muchas más surgirían si se asomara él [el hombre] aquí y empezara a darme pie con sus preguntas ligeras y quebradas que nada indagan, que son como dibujos de humo por el aire. […] La puerta está entreabierta, podría llamarlo, pero no vendría a cuento, confianza con él no tengo ninguna […] cojo [el termo] y lo coloco sobre una bandeja […], miro al espejo, sonriendo. Me desplazo del marco, apago la luz, y el aparador invade, solitario, el azogue oscurecido. Salgo al pasillo […]; (pp. 97-98).
Mostrar más

211 Lee mas

Carmen Martín Gaite as mediator in the publishing world: Her artistic commitment

Carmen Martín Gaite as mediator in the publishing world: Her artistic commitment

directamente a la biografía intelectual de Carmen Martín Gaite. Conocíamos la variedad de sus intereses intelectuales y cómo se desplegaron en múltiples direc- ciones, desde los géneros literarios consabidos (cuento, poesía, novela, teatro y en- sayo) a ese híbrido llamado “cuaderno de todo”, desde la investigación histórica al artículo periodístico, desde la traducción a las adaptaciones teatrales de los clásicos y los guiones para televisión. Su trayectoria es un paradigma de mujer de letras en la cultura española del siglo XX y ese papel se refuerza con esta labor que hemos comenzado a documentar de asesoramiento y madrinazgo editorial a la que dedicó su “afición” lectora y que potenció al mismo tiempo su auctoritas. La vida y obra de Martín Gaite están presididas por la curiosidad intelectual y por la búsqueda de un lugar desde el que afrontar con dignidad la tarea de vivir en una España donde la grisura franquista había sido sustituida por la falta de sustancia, tras una Tran- sición llamada democrática (Chirbes, 2011: 3). Para ella la creación literaria, la crí- tica y la mediación editorial fueron actos de una misma función: su compromiso con la literatura, que la llevó a apoyar a la joven narrativa siempre que traspasase el umbral de su exigencia. Sin duda, fue “un aspecto no demasiado frecuente entre los escritores consagrados” (Herralde, 2001: 57).
Mostrar más

10 Lee mas

El valor literario del espacio en Nubosidad variable de Carmen Martín Gaite y en La viuda de María Luisa Puga

El valor literario del espacio en Nubosidad variable de Carmen Martín Gaite y en La viuda de María Luisa Puga

Así pues, Puerto Real constituye para Mariana el lugar de su crisis existencial, el lugar donde cambia el rumbo del futuro, pero también donde enlaza con el pasado. Parece que el sitio, por su nombre propio, tampoco ha sido arbitrariamente elegido por la autora: es aquí que Mariana empieza a descubrir algo real, aunque le lleva por la calle Amargura. En mi opinión la autora se demuestra muy juguetona y los nombres en el texto (tanto nombres propios de personajes como de sitios) pueden ser pistas del juego de la lectura. A través de este sitio llega al reconocimiento de que se está engañando: no puede vivir plenamente y satisfecha bajo la máscara de la doctora León, sin otra cosa en su vida que su ocupación. Y este reconocimiento en Puerto Real, le empuja a ir a Cádiz. Sigue su recorrido hacia la liberación final. ¿Qué le hará feliz? Empieza a buscar algo para llenar su vida, siguiendo las huellas y las pistas de Manolo Reina. P.100: “Estuve deambulando por la Caleta, por el barrio de la Viña y por distintas calles y plazas que me traían el recuerdo idealizado de Manolo.” (NV: 100) Pero por este camino también tendrá que desmitificarlo: ella misma sabe que es un “recuerdo idealizado”, y aunque más tarde intenta recuperar su relación fallida de hace tres años, sabe que no es por dónde tiene que ir. No obstante, bucear en su historia personal le ayudará a entender nuevos aspectos de su vida.
Mostrar más

112 Lee mas

La concepción de la literatura en la obra de Carmen Martín Gaite: de la teoría literaria a la práctica funcional. Un modelo comunicativo

La concepción de la literatura en la obra de Carmen Martín Gaite: de la teoría literaria a la práctica funcional. Un modelo comunicativo

No es raro que alguien viaje a un sitio que ya conocía y sin embargo le parezca otro, tal vez porque escogió una compañía diferente, o porque viaja en un momento distinto de su vida. Así también ocurre, me parece, cuando se abre la puerta de Los parentescos. Lectores y lectoras, críticas y críticos, profesores y profesoras habrán reconocido en esta novela el idioma de la literatura de Carmen Martín Gaite, y lo habrán hecho con justicia pues aquí están, en efecto, sus personajes de carácter peculiar, a menudo pensativos; está la estructura que en algo evoca la estructura clásica del cuento de hadas; están los misterios familiares que han de ser desentrañados, las reflexiones sobre el arte de contar historias imbricándose en la propia historia; está una nueva casa zurriburri, el sentido del humor y ese libro de conjuros para la vida compuesto de situaciones, expresiones y actitudes que el lector puede adoptar a modo de amuleto. Conocemos la literatura de Carmen Martín Gaite, pero cabría decir que, siendo la misma, es otra la voz que nos acompaña en Los parentescos y algo nos estremece como si fuera extraño, habitaciones que nunca abrimos, senderos por donde nunca nos adentramos. 103
Mostrar más

927 Lee mas

De la novela a la televisión: Entre visillos, de Carmen Martín Gaite

De la novela a la televisión: Entre visillos, de Carmen Martín Gaite

En los primeros años del auge del feminismo en España, Martín Gaite publica «Las mujeres liberadas» (1971) donde afirma que la soledad es necesaria para la formación de un ser interior auténtico y fuerte, de manera que la mujer puede dejar el matrimonio y vivir por su cuenta como lo hizo ella misma. La soledad es esencial para forjar un ser femenino sólido y para la creatividad femenina y así lo considera a partir de su experiencia en 1980 en Nueva York, donde vivió durante un tiempo para impartir clases en un colegio. Martín Gaite se sintió sola, sin tener que dar explicaciones a nadie sobre absolutamente nada; sin embargo, echaba de menos ciertos vínculos pero se propuso resistir. En este momento leyó por primera vez Una habitación propia de Virginia Woolf (Johnson 2011: 14-15), de la que posteriormente utilizaría el concepto de androginia para rebatir el de literatura femenina 2 .
Mostrar más

48 Lee mas

"El cuento de nunca acabar" y "Visión de Nueva York" de Carmen Martín Gaite. Notas en forma de collages

"El cuento de nunca acabar" y "Visión de Nueva York" de Carmen Martín Gaite. Notas en forma de collages

no físico que nombra, realiza una transfiguración ilusoria, hace ver algo que no existe y enhebra imágenes ulteriores. Con su energía productora de signos o más bien de señales e índices que necesitan ser mostrados y narrados para ser creídos, la imagen despliega su fuerza través de los efectos que provoca, los cuales atañen menos a la esfera cognitiva que a la emocional y estética (cf. Marin 1993, p. 14). Los diminutos copos de nieve que de noche dan vueltas alrededor de la farola encendida se vuel- ven «palabras pequeñitas», una imagen que evoca el eje de la escritura de Carmen Martín Gaite: la comunicación oral y, por consiguiente, la inte- racción simultánea entre un yo y un tú de carne y hueso. La fuente lumi- nosa – una referencia constante en su obra – se configura como el origen antropomórfico del logos, una «boca desconocida» que habla. A partir del estupor que le causa el espectáculo de la nevada, la escritora se plantea un interrogante habitual en ella: decir la experiencia inscribiéndose como viviente en los medios expresivos que tiene a disposición. Ante la impo- sibilidad de abarcar con una forma lingüística la totalidad de la vivencia, opta por una parte representativa, una imagen que cumple con la doble institución de la mirada ficticia: la suya, en cuanto autora que ve lo que no es manifiesto, y la del lector que lo reconoce e interpreta según sus competencias histórico-culturales y afectivas (cf. Marin 1993, pp. 14-15). La imagen que Carmen Martín Gaite acaba de inventar actúa en segui- da. La nostalgia de la madre pierde la connotación dolorosa y empalma con una presencia fantaseada que surge de otra imagen, una real, es de- cir la foto pinchada en la pared. Al mirar a la madre en efigie, la hija se siente mirada por ella, pero el retorno del muerto o del espectro del que habla Roland Barthes a propósito de la fotografía (cf. 1989, pp. 35-36) no tiene aquí ninguna implicación siniestra. Al contrario, el cruce de miradas evoca una intimidad propicia. La autora extiende al retrato fotográfico lo que ella está percibiendo y nombrando, es decir la imagen alegre de la nieve-lenguaje o el acontecimiento de la creación literaria que se renueva en la actualización de la presencia añorada: la de la madre que le sonríe y la mira mientras ella por fin escribe. En realidad, dedicarse a la escritura es una excepción en la mezcla de entusiasmo e inquietud que califica sus múltiples quehaceres a lo largo de la estancia neoyorkina.
Mostrar más

22 Lee mas

El dibujo y el collage en la narrativa de Martín Gaite

El dibujo y el collage en la narrativa de Martín Gaite

Durante su primera estancia en Estados Unidos, Martín Gaite visita la exposición de Edward Hopper en el Museo Whitney de Nueva York. Ese encuentro la lleva a la elaboración de un cuaderno de collages como homenaje. En ese cuaderno, Martín Gaite añadió recortes de prensa y algunos de sus comentarios como el que dice que “Nueva York es una ciudad que no se puede captar ni transferir sólo con la pluma, se necesitan imágenes” (Servodidio y Welles, 1983: 5). Esas imágenes neoyorkinas se observan en los collages elaborados por la escritora y publicados en From fiction to Metafiction, Cuadernos de todo y Visión de Nueva York. En esta sección, me interesa también mostrar que los materiales reaparecen en sus artículos, poemas o novelas logrando con ello una yuxtaposición de lo visual con lo literario. Para ello, voy a trabajar con uno de los collages de los años noventa en los que se observa una constante utilización de materiales similares. Aparecen recortes de algunos textos de la propia autora; manos que enhebran hilos; añicos de espejo; imágenes de libros abiertos o cerrados; nubes y mujeres. Estos materiales utilizados en los collages también aparecen en la narrativa de Carmen Martín Gaite.
Mostrar más

9 Lee mas

Carmen Martín Gaite: la escritura terapéutica

Carmen Martín Gaite: la escritura terapéutica

Contrariamente, la expresión oral —al ser espontánea, directa, pero hui- diza— no permite autoanalizar nuestro pensamiento, por lo que sólo la escri- tura parece conducirnos a la conquista de nuestro propio yo. La confesión de Martín Gaite —«Yo soy un intento de sucesión de mí misma»— (Martín Gai- te, 2002a: 229), apunta al deseo universal de querer vivir una vida que me- rezca la pena ser escrita y guardada: «No vivir para contarlo. Vivir y luego contarlo» (Martín Gaite, 2002a: 235). Pretensión compartida por autores de la talla de Primo Levi, en Vivir para contar: escribir tras Auschwitz, quien afirma que nuestros recuerdos no sólo tienden a borrarse con los años, sino que se modifican e incorporan facetas extrañas (Levi, 2011: 21) o García Márquez que, en sus memorias Vivir para contarla, insiste: «La vida no es lo que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla» (García Márquez, 2002: 7). Ambos novelistas aseguran que recordamos nues- tras vivencias selectivamente y las contamos, después, con distorsiones. Mar- tín Gaite, por su parte, comparte el planteamiento —«No es recordar, sino seleccionar los recuerdos de determinada manera. [...] Cuando vivimos, las cosas nos pasan; pero cuando contamos, las hacemos pasar» (Martín Gaite, 2002a: 235 y 1973: 17-18)—, en la línea del filósofo José Antonio Marina:
Mostrar más

29 Lee mas

Tipología de personajes en la literatura infantil y juvenil de Castilla y León: Carmen Martín Gaite, Gustavo Martín Garzo y Óscar Esquivias

Tipología de personajes en la literatura infantil y juvenil de Castilla y León: Carmen Martín Gaite, Gustavo Martín Garzo y Óscar Esquivias

El primero al que hace referencia el autor comprende a todas aquellas personas que podían vivir sin ayudas pero sujetos a una estabilidad frágil, susceptible de resquebrajarse con los cambios económicos, la subida repentina de los precios o por circunstancias de carácter personal. Este grupo estaba formado por todas las clases sociales subordinadas y oscilaba entre el 60% y el 80% de la población. En el segundo nivel, Rheinheimer sitúa a aquellos cuya pobreza estaba admitida en la sociedad y recibían limosnas o ayudas de las instituciones. El porcentaje de este sector de la población era muy variable. En las ciudades inglesas, por ejemplo, podía situarse entre el 5% y el 22% y aumentaba mucho más durante las épocas de crisis, en parte porque un porcentaje del primer grupo sufría un descenso hasta el de los pobres aceptados. El tercer lugar hace referencia a los pobres no reconocidos, que no eran beneficiarios de ningún tipo de ayuda. La mayoría de ellos carecían de un hogar fijo y se veían obligados a sobrevivir como fuera, incluso empleando métodos delictivos. Es difícil estimar el tamaño de este sector. Se piensa que en Alemania, durante el siglo XVIII, oscilaba entre el 2% y el 10% de la población, y en las épocas de crisis aumentaba de forma considerable porque los pobres con hogar eran susceptibles de perderlo y emprender, por tanto, una forma de vida ambulante. Finalmente, el autor sitúa en el cuarto escalón de la clasificación a los apátridas. Es decir, a los gitanos, grupos nómadas o itinerantes, que procedían de fuera de Europa y se veían excluidos de las ayudas que recibían los sedentarios. Para ofrecer un panorama más preciso es necesario advertir que también existían diferentes grados de pobreza dentro de cada uno de los niveles mencionados. Es decir, en el último escalón tienen cabida tanto los vagabundos que se dedicaban a la venta ambulante y ganaban lo suficiente para pagarse un alojamiento como los mendigos que dormían en la calle y morían de frío.
Mostrar más

375 Lee mas

El cine en la educación literaria: la adaptación de "Un alto en el camino" de Carmen Martín Gaite como herramienta didáctica

El cine en la educación literaria: la adaptación de "Un alto en el camino" de Carmen Martín Gaite como herramienta didáctica

En los primeros años del auge del feminismo en España, Martín Gaite publica «Las mujeres liberadas» (1971) donde afirma que la soledad es necesaria para la formación de un ser interior auténtico y fuerte, de manera que la mujer puede dejar el matrimonio y vivir por su cuenta como lo hizo ella misma. La soledad es esencial para forjar un ser femenino sólido y para la creatividad femenina, y así lo considera a partir de su experiencia en 1980 en Nueva York, donde vivió durante un tiempo para impartir clases en un college. Martín Gaite se sintió sola, sin tener que dar explicaciones a nadie sobre absolutamente nada; sin embargo, echaba de menos ciertos vínculos pero se propuso resistir. En este momento leyó por primera vez Una habitación propia de Virginia Woolf (Johnson 2011: 14-15), de la que posteriormente utilizaría el concepto de androginia para rebatir el de literatura femenina 2 .
Mostrar más

61 Lee mas

Caperucita re escrita: "The bloody chamber" de Angela Carter y "Caperucita en Manhattan" de Carmen Martín Gaite

Caperucita re escrita: "The bloody chamber" de Angela Carter y "Caperucita en Manhattan" de Carmen Martín Gaite

Siguiendo parcialmente las líneas del cuento, ambos se separan tomando caminos distintos; esto es algo que permitirá a Mr. Wolf llegar primero, aunque no para devorar a su presa sino para re-encontrarse con el amor de su vida. En una alteración paródica del final del cuento, este lobo termina descubriendo no sólo la tradicional receta de la tarta sino a la abuela de Caperucita, de quién se había enamorado locamente a los diecisiete años y a quien nunca se había dirigido por ser mayor que él y por su timidez (178). Mientras, esta “niña de diez años, travie- sa, inconsciente y audaz” (188), pasea en la limusina, de donde vuelve a escaparse para comprobar que la moneda que le ha dado Miss Lunatic sirve para entrar en un pasadizo secreto que la llevará a la Estatua de la Libertad. Cuando llega a casa de su abuela sola, cumpliendo uno de sus mayores deseos, es testigo del final feliz, a lo cuento de hadas, que pondrá fin a la historia, en el que “la abuela vestida de verde, giraba en brazos del Dulce lobo, a los sones de Amado mío, que se estaba oyendo en el pick-up” (198-99). Ella misma interpreta este desenlace como lo más parecido a una escena de cine: “Ahora se había acabado la película. Había sido preciosa. Pero eran cosas que no le habían pasado a ella. Se sentía un poco como expulsada del paraíso” (199), por lo que decide huir sola, como muestran las últimas palabras del libro, “hacia la libertad” (205). No es gratuito así, que en esta apología de la libertad, las lecturas favoritas de Sara sean Robinson Crusoe, Alicia en el país de las maravillas y la misma Caperucita roja, pues, como ella misma expone, las tres tienen que ver con la libertad, y los protagonistas se enfrentan a sus propias aventuras solos, sin padres ni madres (22-23). De este modo, al final del cuento dejamos a Sara libre, dispuesta a escapar del yugo de la sociedad pa- triarcal, en el comienzo de lo que ha sido su “rito de paso” y deseando buscar esa libertad e independencia que la alejan de la niña del principio, ya que ahora posee la única fortuna que existe, y que le ha enseñado Miss Lunatic, “la de saber vivir, la de ser libre” (94).
Mostrar más

15 Lee mas

La figura de la mujer en la obra de Carmen Martín Gaite

La figura de la mujer en la obra de Carmen Martín Gaite

Sin embargo, y pese a todas las técnicas, tácticas y estrategias de domesticación usadas por todos los hombres en todas las latitudes y en todas las épocas, la mujer tiende siempre a ser mujer, a girar en su órbita propia, a regirse de acuerdo con un peculiar, intransferible, irrenunciable sistema de valores. Así que, con una fuerza a la que no doblega ninguna coerción; con una perseverancia a la que no convence ningún argumento; con una persistencia que no disminuye ante ningún fracaso, la mujer rompe los modelos que la sociedad le propone y le impone, para alcanzar su imagen auténtica y consumarse y consumirse en ella. Y para lograrlo no solo exige el descubrimiento de los rasgos esenciales bajo el acicate de la pasión, de la insatisfacción o del hastío sino, sobre todo, el rechazo sobre esas falsas imágenes que los falsos espejos ofrecen a la mujer en las cerradas galerías en donde su vida transcurre. No obstante, la mujer, según Rosario Castellanos, pudo construir la imagen propia, autorretratarse, redactar el alegato de la
Mostrar más

613 Lee mas

Meditaciones en torno a una casa (española de la Posguerra): La poética doméstica en las obras de Amalia Avia y Carmen Martín Gaite

Meditaciones en torno a una casa (española de la Posguerra): La poética doméstica en las obras de Amalia Avia y Carmen Martín Gaite

se de un tema de creatividad femenina y relaciones de género, nos hemos basado para este estudio en la histo- riografía de género y la historia social. En cuanto a las fuentes manejadas, son de diversa procedencia. Para el análisis de Carmen Martín Gaite: Su novela, Entre Visi- llos, Barcelona, 1ª ed., 1958. Manuales publicados sobre las características de la novela de esta autora, textos so- bre el contexto político, social y cultural de la España de la posguerra y otras obras publicadas por Carmen Martín Gaite: R. MARCUS, “Carmen Martín Gaite y la mujer hotelera”, en M. ALMELA BOIX, M. GARCÍA LORENZO, H. GUZMÁN, M. SANFILIPPO (coords.), Mujeres a la conquista de espacios, Madrid, 2012, pp. 187- 201 y E. SAMARTI,” El espacio de lo privado: los incen- tivos en la ventana en los cuentos de Carmen Martín Gaite (1953-58)”, en M. ALMELA BOIX, M. GARCÍA LORENZO, H. GUZMÁN, M. SANFILIPPO (coords.), Op.cit., pp.301-310; M. L. GAZARIAN GAUTIER, “Con- versación con Carmen Martín Gaite en Nueva York”, In- sula, nº 411, 1981, pp.10-14; C. MARTÍN GAITE, La bús- queda de interlocutor y otras búsquedas, Barcelona, 1982; M. CARBAYO ABENGÓZAR, Buscando un lugar entre mujeres: buceo en la España de Carmen Martín Gaite, Mála- ga, 1998; E. MARTINELL GIFRE, El mundo de los objetos en la obra de Carmen Martín Gaite, Cáceres, 1996; C. ALE- MANY BAY, La novelística de Carmen Martín Gaite, Sala- manca, 1990; J. JURADO MORALES, Del testimonio al in- timismo: los cuentos de Carmen Martín Gaite, Cádiz, 2001; ÍDEM, La trayectoria narrativa en Carmen Martín Gaite (1925-2000), Madrid, 2001; R. ARIAS CAREAGA, Escri- toras españolas (1939-1975): poesía, novela y teatro, Madrid, 2005. Para las relaciones de género en la posguerra, lec- turas sobre historia de mujeres y teoría de género: C. MOLINERO, “Silencio e invisibilidad: la mujer duran- te el primer franquismo”, Revista de Occidente, nº 223, 1999, pp.63-82; VV. AA., Mujeres y hombres en la España franquista: sociedad, economía, política y cultura, Madrid, 2003; A. CABALLÉ, El feminismo en España, la lenta con- quista de un derecho, Madrid, 2013. La antropología cul- tural en relación con el espacio y la identidad femenina también está presente en este capítulo y es un elemento clave en la obra de las dos artistas: A. REDONDO GOI- COECHEA y M. L. LLEDÓ PATIÑO, “Las imágenes de las mujeres en las novelistas de posguerra”, en Mujeres y hombres en la España franquista: sociedad, economía, po- lítica y cultura, Madrid, 2003; J. ALCOLEA, Los niños de la guerra, Madrid, 1983; J. BACHELARD, La poética del espacio, México, 1975; K. M. BARAÑANO LETAMEN- DIA, “El concepto de espacio en la fi losofía y la plástica del siglo XX”, Kobie Bellas Artes, nº 1,1983, pp. 137-224; O. DA ROCHA ARANDA, El modernismo en la Arquitec- tura madrileña. Génesis y desarrollo de una opción ecléctica, Madrid, 2009; L. MCDOWELL, Género, identidad y lugar,
Mostrar más

14 Lee mas

La literatura y la vida: los Cuadernos de Carmen Martín Gaite

La literatura y la vida: los Cuadernos de Carmen Martín Gaite

Desde el punto de vista genérico Visión de Nueva York es un diario que contiene las impresiones de sus días neoyorkinos expresadas a través de la letra y la imagen, porque está datado y muestra el día a día de la autora con más detalle que cualquiera de los Cuadernos de todo. Paseos, idas al teatro, comidas, visitas a librerías, bibliotecas y museos, estadías en el departamento y llamadas telefónicas e incluso sueños están prolijamente registrados a través de imágenes inteligentemente seleccionadas y yuxtapuestas, acompañadas casi siempre por breves referencias escritas de su puño y letra o con palabras recortadas de revistas o periódicos. Incluso, hay páginas que solamente contienen
Mostrar más

14 Lee mas

Show all 10000 documents...